ALL POSTS

LA CONSAGRACION DE RUSIA AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA


La consagracion de Rusia ya se produjo y la conversión también
Artículo publicado por mí en 2009-05-02  en el blog sursum Corda. Véase aquí
La consagración de Rusia se produjo en el 7 de Julio de1952 por su Santidad Pío XII, como se expone en la “Sacro Vergente amno”, carta apostólica, en la que se nombra a Rusia específicamente (“de manera especial”) aunque no exclusivamente pues también fue consagrada la “entera raza humana”.

Hay que reconocer que no se hizo en unión de todos los obispos de la Iglesia que juntos y el mismo día debieron haberla hecho tal como era el pedido de NªSª. Esto hizo que el efecto de la conversión fuera menos aparente, y menos rápido y con muy menores consecuencias. Pero aquella consagración no cayó en saco roto. Y desde luego el comportamiento de Rusia fue esencialmente distinto a partir de ella. La respuesta de Dios N.S. siempre está en proporción del grado en que nos involucramos en nuestras súplicas y entrega a El. Algo parecido pasó en las apariciones de Fátima en las que la Virgen llegó a decir que el milagro que vendría en Octubre 1917 hubiera sido mayor si en Agosto no se hubiera impedido la aparición del día 13 por parte de las autoridades.

Aqui quiero hacer un breve inciso. Algunos utilizan la palabra “conversión” en su sentido más fuerte o sea conversión a la Iglesia católica. Pero este no es su unico sentido, ni siquiera en castellano, En el diccionario “María Moliner” se admiten muchos significados al término conversión, por ejemplo “que alguien abandone su mal comportamiento”.En portugués, que es el idioma que usó Nª Sª, la palabra “converÇao” tiene tb la acepción muy frecuente de “cambio” incluso en la vida ordinaria. Por supuesto en el griego bíblico y moderno la palabra “metanoeite”=convertíos (convertíos y creed en el evangelio, Mc 1,15) implica solamente un cambio de conducta dejando atrás anteriores comportamientos. Es la palabra que usaron (metanoia) los socialistas griegos y que se veía en infinidad de letreros en las calles de Atenas en cierta campaña electoral. La palabra “cambio” se ha usado tb en las recientes elecciones de USA. Si se lee con detenimiento y seguido el mensaje de Fátima se ve que la Virgen Sma. para evitar la persecución causada por “Rusia” esparciendo sus errores por todo el mundo y causando revoluciones y el martirio de los buenos, con el “aniquilamiento” incluso de países, vendría a pedir la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón, como lo haría en el año 1929, el 13 de Junio, en Tuy. Cosa que hizo S.S.Pío XII, aunque tarde como predijo el Niño Jesús en la aparición de Pontevedra, cuando ya lo peor había pasado. Algunos países dejaron de existir (como pasó con los paises bálticos cuya soberanía y estructura civil y militar y social dejó de existir”. Como escribe Carroll:”The small Baltic nations – Lithuania, Latvia and Estonia – were now ready for Stalin to pluck. He moved at once to impose ‘mutual assistance treaties’ on them, whose only significant clause provided for stationing large numbers of Soviet troops on their territory. These treaties were signed on September 28 (Estonia), October 5 (Latvia), and October 10 (Lithuania). They could now be taken over at any time.” (Warren H. Carroll, The Rise and Fall of the Communist Revolution, Christendom Press, p. 310).
Nótese que esta es la única manera en que un país puede ser aniquilado. Ni aun con la muerte y desaparición física de sus habitantes, inmuebles etc.. en una guerra nuclear podría decirse que un país sería “aniquilado” pues restaría su geografía.

Como dijo la hermana Lucía ” El buen Dios promete por este medio (la consagración) el cese de la persecución de Rusia”. O sea la” conversión” de Rusia, de la guerra a la paz.

Esto es exactamente lo que hizo Rusia, aunque paulatinamente después de la consagración de 1952. Hasta el punto que la Iglesia llegó adoptar actitudes blandas como la Ostpolitik de Montini, Casaroli y hasta del Beato Juan XXIII y su concilio (que pactó no nombrar ni denunciar a Rusia (o sea U.R.S.S.). Finalmente en 1989 tuvo lugar el simbólico derrumbe del muro de Berlin y la caída del comunismo y de la U.R.S.S. que era quien portaba “los errores de Rusia” habiendo causado millones de mártires y hasta cien millones de muertos (también y sobretodo ortodoxos rusos ) y en la mayor persecución de la historia desde Diocleciano que tuvo lugar en la católica España por parte de las hordas marxistas del masónico, socialista y comunista gobierno del Frente Popular , cuyos obispos (de España) no siguieron el ejemplo de los portugueses que consagraron la nación (y la libraron, como reconoció Pío XII) al Inmaculado Corazón de María el 13 de Mayo de 1931, renovada en 1938 a la vista de la cruel contienda española causada en definitiva por el Frente Popular (con las masas gritando por las calles “Viva Rusia”).

A todo este horror siguió un cambio que era el que pretendía la Virgen con la consagración. Este cambio, todo lo imperfecto que se quiera, puede ser llamado un triunfo del Corazón Inmaculado de María Santísima sobre los proyectos criminales del Imperio Soviético. Y nadie ha demostrado que no se refiriera a esto. Más bien por el contexto hay que suponer que era el sinificado que le dio la Virgen Sma. cuando prometió la conversión de Rusia.

En mi opinión el tema de la Consagración y la persecución de Rusia (que ha causado más de cien millones de muertes en el mundo e innumerables tragedias así como sufrimientos a la Iglesia y al Santo Padre) es ya historia. Mucho de ello se podría haber evitado si se hubiera hecho una inmediata consagración al Inmaculado Corazón, tal como sí hicieron los obispos portugueses de consuno por dos veces . Pero se hizo tarde y no ateniéndose a los requerimientos de NªSª. Tb el Rey de Francia, Luis XVI intentó cumplir los requerimientos hechos a su abuelo por el Sacratísimo Corazón de Jesus por medio de Sta. Margarita, pero esto no evitó ni su ejecución y la de su familia, ni tampoco ahorró a Francia los horrores de la Revolución.

Ahora, en mi opinión, estamos en el “cierto tiempo de paz” predicho en Fátima al que la profecía de La Salette llama una “falsa paz”. Creo que ahora vivimos, después de unos años (¿veinte años? (¿cincuenta años?) de paz relativa universal (imperfecta, falsa, pero un tiempo muchísimo mejor para el ámbito occidental que el vivido por la generación de la segunda Guerra Mundial y siguientes) “el comienzo de los dolores” Mt.24,8 ; como dice NºS.en el Evangelio, en su discurso escatológico. Estos tiempos del fin (caracterizados por la gran apostasía y la abominación de la desolación en el Templo de Dios,o sea crisis de la Iglesia del culto al hombre y demás abominaciones, no son el fin del mundo sino los que preceden al decenas de veces anunciado ( en la Biblia y en muchas profecías católicas)”gran castigo o tribulación” el “dies irae” o “.día de Yahveh”. Pero tb son los tiempos en que NºS. dice “levantad la cabeza” porque se acerca vuestra liberación” Lc.21,28. Esta será el “triunfo del Reino de Dios” o de “Cristo” o del “Sagrado Corazón” o de “María” como dice San Luis de Monfort o tb si se quiere el “triunfo del Inmaculado Corazón”. El triundo del Inmaculado Corazón, ya ha tenido lugar, aunque imperfectamente, en relación a la persecución de Rusia (correspondiendo a la imperfecta consagración de 1952) al habernos librado de la violentísima persecución de Rusia que estuvo a punto de convertir (aquí otra acepción del término convertir) el mundo en un Gulag.

Algunos confunden esto con el fin del mundo y juicio final precedido por la parusía. Pero Cristo dijo “pero no viene enseguida el fin” “sed nondum statim finis” Lc.21,9 ;Mt 24,6. Será el “cumplimiento del tiempo de las naciones” Lc 21, 24. Será el juicio(castigo) de los vivos, como decía el llorado B.Martín Sánchez, en oposición al juicio de los muertos al fin del mundo. El primer juicio(en sentido de castigo, muy común en la biblia v.gr. “el que no cree en el Hijo ya está juzgado” o sea condenado “) será acompañado de la aparición (en sentido figurado o moral) de Xto Juez “iudex tremendus iudicabit populus suum” como termina la profecía de San Malaquías. Pero esto es una venida de Xto no física sino moral. No puede estar muy lejos porque faltan uno o dos lemas (lo cual sería interesante explicar) para su cumplimiento. El juicio de muertos con la resurrección de ellos acontecerá con la “venida de Xto en gloria y majestad” y visiblemente (P.Lacunza). Esta será la verdadera Parusía.

La primera venida, sólo moral y ya próxima vendrá acompañada y seguida del triunfo de la Iglesia católica, con la conversión de los judíos y todas las sectas, para reinar Xto (opportet illum regnare, 1Cor,15,25) un tiempo indefinido (aquí se dividen las opiniones sobre su duración) y que algunos han llamado milenio (milenarismo espiritual y mitigado). Esta venida coincidirá con la muerte de las dos terceras partes de la humanidad en la gran tribulación “tal que no la hubo antes desde el principio del mundo ni la habrá ya más” (Mt.24,21). Al final de este “milenio” vendrá el fin del mundo con la venida de Xto el Juez de los muertos. Este milenio será esplendoroso pero de hombres en nuestra condición. No habrá desaparecido el sufrimiento totalmente, ni la muerte, ni el pecado, ni la posible condenación, todo lo cual es propio de los “viatores”. Será el Reino de los Sdos Corazones y una época esplenderosa de la iglesia y de prosperidad en toda la tierra.

Sólo queda apuntar la gran duda que hace también dividirse a los que estudian estos temas. Y es ¿el anticristo para cuando? Dejando aparte los precursores del anticristo y antecristo (el Anticristo ha venido ya , 1Jn.2,18; 4,3), creo que el anticristo personal, si es así como debe interpretarse, vendrá poco antes del fin del mundo. Pero no estoy seguro. Muchos creen que vendrá en estos tiempos finales de las naciones. Yo traigo ahora a colación unas palabras proféticas de la Beata Ana María Taigi (“caso único entre los faustos de la Santidad” como reza su bula de Beatificación. Algo único y famoso por sus profecías,muchas cumplidas, y por su videncia sobrenatural. Ahora incorrupta en una Iglesia romana.)

Hago un copy del blog de “El Cruzado” que recoge parte de la profecía de la Beata Ana María Taigi.

Cita:

Ella tiene diversas profecías sobre el castigo al mundo que Dios enviará para hacer justicia por las graves ofensas y traiciones a Nuestro Señor. Los tres días de tinieblas son coincidentes entre muchas revelaciones de diversos santos y beatos: será el momento del castigo de Dios.

Sobre el Castigo:
Cinco años antes de la muerte de Pio VII — refiere Mons. Natali — me describió la gran prueba en preparación: las revoluciones se abatirán sobre Roma, los desastres disminuirán por las satisfacciones de los santos. La cizaña será arrancada y luego la mano de Dios volverá a imponer orden allí donde será impotente el esfuerzo humano.Los castigos de la tierra serán mitigados, pero los del cielo serán universales y espantosos. Millones de hombres morirán por el hierro, sea en la guerra, sea en las luchas civiles; otros millones perecerán de muerte imprevista. Después, naciones enteras volverán a la unidad de la Iglesia, muchos turcos, paganos, judíos serán convertidos y su fervor llenará de confusión a los antiguos cristianos. En una palabra, me decía que el Señor quería limpiar el mundo y su Iglesia, para lo cual preparaba un renacimiento milagroso, triunfo de su misericordia.

La tierra rodeada de llamas, la cubren las tinieblas…

La misma visión se presentará muchas veces a la beata. Ve a la tierra

rodeada de llamas, la cubren las tinieblas, se hunden numerosos edificios, la tierra y el cielo parecen agonizar. La prueba es seguida de un renacimiento universal. Y todo esto ocurrirá cuando parezca que la Iglesia ha perdido todos los medios humanos de hacer frente a las persecuciones” (Mons. C. Sallotti, pág. 159).

No obstante, ve un día que el sol se abre y da paso a torrentes de sangre, mientras la Virgen intercede para detener los castigos preparados. Símbolo de las grandes crisis mediante las cuales Dios iba a purificar a la Iglesia.
Parece desencadenarse un espantoso ciclón, el cielo arde, tiembla la tierra, se vislumbran pestes, revoluciones, revueltas, matanzas, batallas, negros aeróstatos recorren el cielo, cubriendo la tierra de fuego y de tinieblas…
“(Mons. C. Sallotti, pág. 172).

Roma: los cadáveres de los muertos serán numerosos…

Los cadáveres de los muertos en los alrededores de Roma serán tan numerosos como los peces dejados en esta ciudad por un reciente desbordamiento del Tiber. Tinieblas pestilentes, pobladas de visiones horrorosas, envolverán la tierra durante tres días. El flagelo de la tierra habrá sido mitigado por las oraciones, pero no el del cielo que será espantoso y universal.

“Todos los enemigos de la Iglesia, ocultos o aparentes, perecerán en las tinieblas, con excepción de algunos que Dios convertirá después. El aire será apestado por los demonios que aparecerán bajo toda suerte de formas horribles.
“Los cirios benditos preservarán de la muerte así como las oraciones a la Santa Virgen y a los ángeles. Después de las tinieblas San Pedro y San Pablo descenderán de los cielos, predicarán en todo el universo y designarán el Papa. Una gran luz saldrá de su persona e irá a posar sobre el Cardenal futuro Papa”

“San Miguel Arcángel apareciendo, entonces, sobre la tierra bajo forma humana, tendrá al demonio encadenado HASTA LA EPOCA DE LA PREDICACIÓN DEL ANTICRISTO. En ese tiempo la religión extenderá su imperio ‘Unus Pastor’. Los rusos serán convertidos, así como los ingleses y la China , y el pueblo estará en júbilo contemplando el triunfo brillante de la Iglesia” (M. Servant, pág. 234; B. Sánchez, pág. 49).”

El último párrafo es el que interesa puesto que coloca la venida del anticristo al fin de la época gloriosa de la Iglesia, cuando la caridad se haya mitigado. La venida de San Pedro y San Pablo (quizás no haya que tomarlo como suena) para nombrar un nuevo Papa ya fuera de las series de la profecía pseudoepigráfica de San Malaquías es un lugar común entre las profecías católicas. Induce a pensar que el papado y quizás sus electores desaparecerán en la gran tribulación. Quizás tb los obispos del mundo, o quizás, la casi totalidad, (“ecclesia de medio fiet” como decía Domingo Soto tomando la expresión de San Antonino) apartados de la fe y sucesión apostólica como ya pasó cuando la herejía arriana (tan actual) que denunciara el gran San Atanasio (cuya fiesta celebramos hoy). En aquel tiempo solo un uno por ciento de los obispos (algunos hablan de dos) se mantuvieron fieles a la fe católica. Y los demás ya no eran obispos por su defección herética. San Hermenegildo juzgó ser preferible la muerte a comulgar de mano de uno de ellos. Aquí termino y me voy rápido a rezar el símbolo atanasiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s