ALL POSTS

¿BEATIFICACIÓN DE JUAN PABLO II? ¡ABSOLUTAMENTE NO¡ -2


KAROL, ¿BEATO? ¡ABSOLUTAMENTE NO! – SEGUNDA PARTE
Lunes 9 mayo 2011
por Radio Cristiandad

Continuación de la entrada anterior…

SU TEOLOGIA

Es pensamiento general, pero errado, que la fe personal del Papa se identifica, necesariamente, con la de la Iglesia. En verdad, el Papa podría hasta imponer, “de facto”, una orientación herética.

Ya habíamos verificado esto con Paulo VI, que favoreció el neo-modernismo que está en la raíz de la “Nueva Teología” y lo vemos aún con Juan Pablo II, que fue personalmente favorable a la “Nueva Teología”.

La organización ecuménica de Asís, por ejemplo, ya estaba presente en los textos de Wojtyla cuando era profesor, Obispo, Cardenal. Como estará, después, cuando Papa, en sus encíclicas doctrinales, y como estará en sus viajes pastorales (?) a todos los continentes.

El error central de la teología de Juan Pablo II es este: Cristo fue muerto por todos los hombres y, por lo tanto, todos los hombres son salvos «sépalo o no; acéptelo o no mediante la fe» (Cfr. Karol Wojtyla, “Segno di contraddizione” (Signo de Contradicción), Milán 1977, c. 11)

Esa tesis, no convalidada ni en la Sagrada Escritura, ni en la Tradición, ni en la doctrina de la Iglesia, solo es fruto de la “Nueva Teología”, la cual afirma que la Redención y la salvación son incondicionales para todos los hombres,no solo objetivamente, sino también subjetivamente; de esta forma, la Redención universal salva a todos, siempre.

l Jesuíta herético, Karl Rahner, profesor de la Nueva Teología, enemigo de los dogmas del Catolicismo, de la autoridad papal y contestatario del celibato sacerdotal, fue llamado “el constructor de la Iglesia del porvenir”, “el primero de los teólogos”, “la mente del Concilio Vaticano II”. En el período del Vaticano II, Karl Rahner mantenía un declarado affair amoroso con la escritora Luise Riser, ex mujer del músico Kart Orff, a quién le escribió 1.800 cartas de amor, hasta 5 por día, en las cuales se dirigía a ella con frases como “mimosita”, “rizada”, “pescadito mío”, “mi querido pez”, “me asusta que me ames con esta pasión”, “¡no comas mucho, de lo contrario engordarás, y después no me gustarás más…!” ¿ Sabía Karl Rahner que su Luise estaba ligada de cuerpo y alma a otro importante abad benedictino de Baviera, M.A.?

De aquí nace la “nueva eclesiología” y la “nueva Revelación” de la Fe: Nuestro Señor Jesucristo solo tuvo la misión de “manifestar plenamente al hombre a sí mismo”, luego el hombre no sería ya un pobre pecador que tendría necesidad de la Redención, obtenida a través de la Fe y del bautismo, sino que es un hombre que, gozando de su condición de redención efectiva y garantida, manifiesta su estado naturalmente “sobrenatural”, esto es, ¡de hombre auto-divinizado!

Es un verdadero regreso al modernismo que reduce la Fe y la Revelación divina a un simple sentimiento y a una experiencia religiosa, aboliendo, de este modo, toda diferencia entre “religión natural” y Religión sobrenatural”, lanzando la premisa para la igualdad de todas las religiones.

Por eso, para el modernismo, la Revelación se reduce a una toma de conciencia de relación íntima Hombre-Dios, en el Cristianismo; o con Buda, Mahoma, etc., para las otras religiones. 

 
En cuanto a la Tradición, esta ya no es la transmisión de la verdad revelada por Dios, sino una nueva experiencia religiosa íntima y subjetiva en todos los individuos de todos los tiempos, llamada “Tradición viva”.

En su discurso del 11 de mayo de 1986, Juan Pablo II dice: «Voy recorriendo el mundo para encontrar a los hombres de todas las civilizaciones y religiones; porque confío en los gérmenes de sabiduría que el Espíritu suscita en la conciencia de los pueblos: de Él brota el verdadero recurso para el futuro humano de nuestro mundo».

Wojtyla, así, llega al modernismo mediante la “Nueva Teología”, que altera la noción católica fundamental y que lleva, necesariamente, a donde llegó Juan Pablo II, o sea, a la abolición de toda distinción entre “naturaleza” y “gracia” y de este modo, como consecuencia, a la herejía ,de la redención universal subjetiva, a la identificación de la Humanidad con la Iglesia,  así como a la abolición de la noción de “Redención” y de “Fe” a volver la Revelación de Cristo un hecho secundario, accesorio.

Esto lleva a comprender cómo la “Nueva Teología” pone el hacha «no tanto en la ramas, como en la propia raíz, esto es, en la Fe, en sus fibras más profundas». (Cfr. San Pío X , Pascendi)

Por eso, en la encíclica “Redemptor hominis” de Juan Pablo II, se encuentra la tesis de la redención universal subjetiva, como también se encuentra en la “Gaudium et Spes”, nº 22, que Wojtyla redactó en colaboración durante el Concilio:

El hijo de Dios, con su Encarnación se unió, en cierto modo, a cada hombre».

 Christoph Schönborn, en el Osservatore Romano del 21-1-1993, muestra también que, después, el pensamiento de Juan Pablo II no cambió: “escribiendo que el “texto-clave” del Nuevo Catecismo es el de la “Gaudium et Spes” 22″.

Pero también, durante todos sus viajes, los discursos ecuménicos de Juan Pablo II siempre tuvieron su fundamento, su explicación, no en la doctrina católica, sino siempre en la “Nueva Teología”. Todo está centrado en el hombre y en su desenvolvimiento integral, que implica igualmente la toma de conciencia en sí mismo de lo sobrenatural, inmanente en cada hombre, independientemente de la Fe y del Bautismo, “que lo sepa o no, que lo acepte o no mediante la fe”.

Teilhard de Chardin, el jesuíta hereje, apóstata y francamasón, fue condenado por el Santo Oficio el 30 de junio de 1962 por su producción: «… cuyas obras muestran ambigüedad e incluso serios errores en cuestiones filosóficas y teológicas, tales como ofender la Doctrina Católica». Sin embargo, durante el Vaticano II, Teilhard de Chardin fue reverenciado, citado y considerado como una fuente de confianza en cuestiones de Fe, a punto de ser llamado “El alma del Vaticano II”. He aquí alguna de sus citas: «Desde el principio, desde la infancia al descubrimiento del corazón de la materia, fue inevitable que me encontrara, un día, cara a cara con lo femenino»; «No más de lo que yo puedo hacer sin luz, oxígeno o vitaminas, ningún hombre puede hacerlo sin lo femenino»; «… nada se desarrolló en mi sino bajo la mirada y la influencia de una mujer»; «¿No es lo femenino la sensibilidad y la llama de mi ser?»; «Roma y yo tenemos dos concepciones diferentes del mundo. A veces, tengo un verdadero odio hacia todo lo que es la Institución histórica y natural de lo que Cristo hoy representa»; «Va constituyéndose ahora una religión de la tierra, la que se contrapone a la religión del Cielo!»; «Si, después de alguna crisis interior, yo fuera a perder mi fe en Cristo, mi fe en un Dios personal, mi fe en el Espíritu, me parece que continuaría creyendo en el mundo»; «En lo que a mi respecta, no tengo ningún interés personal en otra vida después de la vida»; «¡No mencione a ese hombre (San Agustín), quien ha estropeado todo introduciendo lo sobrenatural!»; «El Dios Cristiano de allá arrjba y el progresista Dios Marxista están unidos en la figura de Cristo». *** Ninguna maravilla, entonces, que este sacerdote fallido “que se desarrolló íntegramente bajo la influencia de una mujer” muriera el 10 de abril de 1955, Domingo de Pascua, entre los brazos de su amante. Su prima.

El 12 de mayo de 1981, en ocasión del centenario del nacimiento del jesuita monista y panteísta Teilhard de Chardin, la Secretaría de Estado escribió, “en nombre del Santo Padre”, una carta más que obsequiosa al Rector del Instituto Católico de París, en la cual se exalta al masón Teilhard de Chardin, haciéndolo, en suma, un precursor del Pontificado de Wojtyla.

Por otro lado, es fácil pensar que esta línea teológica es la misma cosa que la teoría de “del cristiano anónimo” del herético jesuita Karl Rahner, para quien todo hombre sería un “cristiano”, aunque lo ignore. En todo hombre sería pre-existente un germen sobrenatural.

El 12 de febrero de 1983, Juan Pablo II hizo Cardenal a Henri de Lubac, como una rehabilitación del todo injustificada, como también una retractación de la “Humani Generis” de Pío XII, una orientación teológica bien diferente de la de Juan Pablo II.

También Hans Urs von Balthasar fue glorificado por Juan Pablo II, junto con su “mitad”, Adrienne von Speyr, con la cual convivió por una veintena de años.

De hecho, en 1985, Wojtyla toma parte en Roma en un simposio sobre la “mística” Adrienne (¡que no frecuentaba la Iglesia siquiera en Domingo!) y Von Balthasar.

Urs von Balthasar, uno de los padres del Neomodernismo, creó su propia teología y se convirtió en el “Padre de la Nueva Apostasía Ecuménica”. En sus obras, él se propuso bautizar el idealismo, el darwinismo y el existencialismo, y en Teología, fue especialmente asesorado sobre todo por una mujer, Adrienne von Speyr, doctora en medicina, con la cual vivió en “hermandad espiritual” durante buenos 27 años!… Una mujer protestante quien trató de matarse en la bañera y luego se convirtió, yendo a Misa solo dos veces al año. Baltasar nunca dudó en exaltar el genio de Lutero y su “reforma”…! El 23 de junio de 1984, von Baltasar, recibió de Juan Pablo II el “Premio Internacional” de 10 millones de liras, asignado por el “Instituto Paulo VI” de Brescia.

En 1992, se celebró en Roma, bajo la presidencia de Ratzinger, el 20º aniversario de la fundación de la revista “Communio”.

El 29 de mayo, Juan Pablo II recibió en audiencia a los redactores de los diferentes países, pronunciando un solemne discurso, en el cual evocaba «con gratitud la memoria de sus dos promotores, eminentes teólogos de la catolicidad, el Cardenal Henri de Lubac y el Padre Hans Urs von Balthasar, afirmando que, “como Arzobispo de Cracovia, tuve ocasión de alentar y de promover la edición de “Communio”».

He aquí también quien era Wojtyla; al expresarse  a favor de “Communio”, el órgano oficial de “aquellos que piensan haber vencido”. Lo demuestra también la nominación episcopal de diversos colaboradores, entre los cuales: Schönborn, Scola, Corecco, Kasper, Lehmann, Martín, Lustiguer, etc., que se querían hacer pasar como “conservadores”, al paso que, en vez de eso, son modernistas, pero sin embargo más circunspectos.

Lo mismo ocurrió en todas las nominaciones para las diversas Congregaciones y Comisiones, donde, por fin, pululan los “nuevos teólogos”. Así también, la “Civiltá Católica” que, anteriormente, era considerada órgano autorizado de las orientaciones de la Santa Sede y órgano de ortodoxia católica, está hoy impregnada de “nueva teología”, como está también la  católica Stampa , como l’Avenire y todos los boletines diocesanos, que están alineados ¡”Ad instar Principis totus componitur orbis”!

Ahora, para todo lo que se dijo arriba, se reclama la infalibilidad que el Señor prometió a los Papas de todos los tiempos. Dado que todo cuanto proviene del Vaticano II no tiene el carácter de infalibilidad, tratándose de un Concilio pastoral, y ya que “el Magisterio Ordinario se torna infalible” cuando concuerda con todo lo afirmado por todos los Papas del pasado, se concluye que si el Papa de hoy contradice al Papa de ayer, creando un conflicto en la Doctrina, los católicos deben permanecer fieles a los Papas de todos los tiempos y conservar la Fe universal, en el tiempo y en el espacio, como justamente enseña Santo Tomás (S. Theol. 11-11, q.2 ad 3).

Nosotros imaginamos que Juan Pablo II conocía que el slogan masó- nico “libertad, igualdad, fraternidad” era la triple divisa con la cual la Orden Satánica de los Iluminados había planeado trastornar el mundo. ¿No conocía el Papa el espectáculo que mostró la Revolución Francesa al mundo: «Ciento treinta y ocho Obispos y Arzobispos, sesenta y cuatro mil Sacerdotes y Vicarios, fueron sentenciados a abandonar sus casas, sus parroquias o perjurar y apostatar. Todo el clero, todos los religiosos de ambos sexos, privados del patrimonio de la Iglesia y desalojados de sus propiedades. Los templos del Señor fueron convertidos en grandes prisiones para sus ministros. Trescientos de sus sacerdotes fueron masacrados en un solo día, en una ciudad. Todos los otros pastores, fieles a su Dios, fueron asesinados o alejados de su tierra natal, forzados a atravesar muchos peligros, algunos refu- giándose en naciones extranjeras? Nosotros no podemos creer que Juan Pablo II no sabía que «la Revo- lución Francesa declaró más de 300.000 víctimas, 3.000 de las cua- les fueron nobles» y que su «Terror fue precedido por una fiebre de Satanismo: alquimistas en todas partes, magnetizadores, nigromantes. Los nobles corruptos eran iniciados en rituales que evocaban a Satán, y los pueblos, como las ciudades fueron abandonadas a todas las prácticas de las ciencias ocultas. No hay duda que allí hubo relación entre causa y efecto de esta invasión de satanismo y de horrores innombra- bles que fueron la culminación. El carácter de la crueldad revolucionaria probó que uno no puede dar otra explicación que la acción de Satán, el homicida, como lo llamó Nuestro Señor».

JUAN PABLO II ¿MASÓN?

Juan Pablo II manifestó su posición conciliadora con la Masonería, cuando en 1983, promulgó el “Nuevo Código de Derecho Canónico” en el cual el canon 2335 del viejo Código (1), decía: «Los que dan su nombre a la secta masónica o a otras asociaciones del mismo género, que maquinan contra la Iglesia o contra las potestades civiles legítimas, incurren ipso facto en excomunión simplemente reservada a la Sede Apostólica» fue modificado por el nuevo canon 1374, que dice: «Quien se suscribe a una asociación que maquina contra la Iglesia, debe ser castigado con una pena justa; quien en cambio promueve o dirige una asociación de este tipo, debe ser castigado con entredicho».

Como se ve, el “Nuevo Canon” 1374 no menciona ya la Masonería, sino sólo  el interdicto por colaborar con la Logias masónicas, ni mantiene ya la excomunión ipso facto, porque hoy los masones son considerados únicamente pecadores públicos. Por otro lado, Juan Pablo II autorizó que se pueda conferir los Sacramentos a los masones, sin que primero se haga la renuncia.

Por ejemplo: el ex-Gran Maestre de la Gran Logia de Francia, Richard Dupuy, tuvo exequias religiosas. También el ex-Gran Maestre del Gran Oriente de Francia tuvo exequias religiosas en la Parroquia de San Francisco de Sales en París. En Soweto, en la Conferencia Episcopal de Africa del Sur, en 1996, ¡Juan Pablo II hasta admitió a Bill Clinton a la Comunión! Lamentablemente, Bill Clinton pertenece a la elitista sociedad masónica “The Order” de Oxford, en la cual los Illuminati adiestran a los miembros que deben ocupar elevadas posiciones políticas.

Estos “hechos” manifiestan claramente que la posición de la Iglesia de Roma, no confronta con la Masonería, está transformada, y que Juan Pablo II se alejó de sus predecesores (con la excepción de Paulo VI).

Pero, entonces, ¿de qué sirve condenar el aborto, la eutanasia, la contracepción, si después se entra en “dialogo” con la Masonería, siendo esta misma la que hace penetrar estas prácticas en la vida social de todo el mundo? ¡Es un “diálogo” que hace referencia a una falsa dignidad humana, conducido por la renuncia de los principios!

Sí es lícito, de algún modo, hacerse preguntas sobre Juan Pablo II: ¿cómo explicar su formación intelectual y explicar su adhesión persistente a las ideas masónicas? ¿De qué modo el pensamiento ocultista y masónico se ejerció sobre el joven Wojtyla en el Teatro Rapsódico de Cracovia?

“Fuertes con esperanza”. El altar de Zamosciu, durante la visita de Juan Pablo II a Polonia, el 22 de junio de 1999. Nos atrevemos a decir que la forma arquitectónica de pirámide, con el “ojo omnividente” en el vértice, es de inspiración masónica. La pirámide es, verdaderamente, el símbolo de los Iluminados de Baviera, quienes están en la cima de todas las logias masónicas del mundo, las que tienen como supremo objetivo el de desnaturalizar la Religión Católica para demolerla y hacerla entrar en la religión sionista-masónica universal para implementar el Gobierno Mundial. Su plan es tener su propio Papa para hacer la Revolución en la Iglesia Católica desde la cima. Creemos que con Benedicto XVI se ha hecho cumbre

Otro indicio de la pertenencia de Juan Pablo II a la Masonería deriva del hecho que, con sus encuentros, actos y escritos, contribuyó a la realización del programa masónico. Uno de estos fue la defensa de la laicidad del Estado, tan cara a la Masonería.

De hecho, mientras San Pío X, el 11 de febrero de 1906 escribe: «Separar el Estado de la Iglesia es una tesis absolutamente falsa, un gravísimo error», Juan Pablo II, el 11 de febrero de 2005 dice: «El principio de laicidad, si es bien comprendido, pertenece a la doctrina social de la Iglesia. Reclama la necesidad de una justa separación de los poderes».

El 18 de abril de 1983, Juan Pablo II concede audiencia y se deja fotografiar rodeado de miembros de la Comisión Trilateral (¡aún sabiendo que esta prepara abiertamente el Gobierno Mundial que será el reino del Anticristo y de Satanás!). Los miembros de la Comisión Trilateral estaban encabezados por Zbigniew Brzezinski y David Rockefeller. En el decurso de la audiencia fue criticada la lentitud con la que se desarrolla el procedimiento en dirección al “Nuevo Orden Mundial”.

Muchos libros, que documentan las instituciones ocultas que gobiernan el mundo, relatan el hecho de que la Comisión Trilateral es una importantísima institución de la Orden de los Iluminados de Baviera, que representa el vértice de la Masonería mundial.

On March 22, 1984, a smiling John Paul II received representatives of the Jewish organization B’nai B’rith of New York. “It is a meeting of brothers,” he told them.

El 22 de marzo de 1984, Juan Pablo II recibía en audiencia a una delegación de la B’nai B’rith (secta masónica judía de talmudistas), ¡que presenta a Cristo como un demonio y trabaja en la destrucción de la Iglesia Católica!

En todo caso, es hecho conocido que, por intermedio de Juan Pablo II y de masones de la Alta Masonería judía de B’nai B’rith, se realizaron contactos regulares intensos y constantes.

Esto no puede sorprender si se sabe que, antes de él, Paulo VI debía su elección al pontificado a la intervención de dos miembros de la Alta Masonería de B’nai B’rith que, presentes en la sala vaticana, después de haber oído la elección a Papa del Cardenal Giuseppe Siri, amenazaron de persecución a los católicos de todo el mundo.

El 21 de noviembre de 1982, en ocasión de la visita a Palermo de Juan Pablo II, leíase en el “Giornale di Sicilia” que «Juan Pablo II recibió la bienvenida de los miembros de la comisión masónica de la Piazza del Gesù, entre los cuales estaba el masón Giuseppe Manfalarinella, en vestimenta de Soberano Gran Comendador y Gran Maestre de la Orden. El automóvil blanco papal era conducido por Angelo Siino, de la Cosa Nostra

Zbigniew Brzezinski, ideologo de la Comisión Trilateral y miembro de diferentes instituciones globalistas. De acuerdo a declaraciones hechas por W. Jaruzelski y por el mismo Brzesinski, él habría sido el hombre que eligió a Karol Wojtyla como el nuevo Papa.

Aunque aquí, se debe recordar que Zbigniew Brzezinski, de origen polaco, fue el teórico y el arquitecto de la Comisión Trilateral, cuyos miembros entraron en masa en la administración Carter. Brzezinski fue el “gurú” y el educador de Carter, de cuya administración se reservó los Negocios Extranjeros y la Seguridad Nacional.

Brzezinski, por otro lado, era miembro del C.F.R., del Grupo Bilderberger, del Instituto Atlántico, del Instituto Aspen, del IILS de Londres, etc., y, por estas prestigiosas posiciones suyas, era uno de los hombres de relieve en la realización del plan del Gobierno Mundial de los Iluminados de Baviera.

En el libro de David A. Yallop, “Habemus Papam”, sobre la elección de Juan Pablo II, en la página 36 se lee:

el 15 de octubre de 1978, se inició una larga y muy áspera lucha entre los sostenedores de Benelli y la fracción de Siri. Al final del primer día, después de cuatro consultas, no se llegaba a un acuerdo. Al día siguiente… Giovanni Benelli… llegó a apenas nueve votos de la mayoría, pero no fue más lejos. Al almuerzo del segundo día se produce gracias a las fuertes presiones de Franz König y John Krol, un candidato de compromiso: Karol Wojtyla. En la octava votación, la Iglesia elige el primer Papa no italiano después de 450 años».

Es obligado recordar que Karol Wojtyla, cuando iba a Italia, paraba casi siempre en Viena, de visita a Franz König. El Cardenal König, Arzobispo de Viena, era masón y “existen dos procesos civiles en los cuales está reconocida su pertenencia a la Masonería”. El histórico miembro de la Masonería, Prof. Aldo Mola, sindica a König como perteneciente a la Masonería, en base a informaciones obtenidas en altísimo nivel.

Continuará próximamente

3 replies »

  1. Ustedes están locos o que? Se dan cuenta del montón de barrabasadas que dicen? A parte de demostrar una grandísima ignorancia en lo que la teología se refiere, atreviéndose a atribuir a teólogos, e incuso papas, cosas que jamás en su vida han dicho o querido decir. Son ustedes los herejes, no ellos, que ponen en sus labios lo que nunca han dicho. Ni Rahner ni von Balthasar son neo-modernistas, ni el Papa ha dejado de basar su doctrina en el magisterio de la Iglesia. Y tanto insitir en lo femenino.. no tendrán ustedes un complejo que intentan proyectar en los demás? Venga ya! Dejen de hacer daño a la Iglesia! Y, sobre todo, no digan mentiras, porque el Señor les pedirá cuentas!

    Me gusta

  2. Ya que Ud.insulta le diré lo que pienso de Ud. que ciertamente no es un insulto sino una justa descripción. Ud. es un cobarde. Alega cosas que no prueba porque no se atreve a refutar las cosas dichas en el artículo, que, como se ve, están basadas en citas textuales. Por cierto, están escritas por personas expertas en teología, cosa que Ud.no conoce ni por el forro. En realidad Ud. profesa un wishful thinking, es decir cree lo que desea y no es capaz de asumir los retos que el artículo le supone. Siga Ud. con sus tópicos, y afirmaciones generales sin ningún tipo de argumentación. Esto le hará profesar errores contra le Fe de los que algún día Alguien le pedirá cuentas. Como sin duda lo hará o habrá hecho con aquéllos que Ud. admira.

    Me gusta

  3. Felicidades por este articulo, muchos catolicos verdaderos en todo el mundo sabemos que “el lobo con pien de oveja” se sento en el trono de San Pedro desde 1958, los verdaderos catolicos seguimos a N.S. Jesucristo y su doctrina y esperamos en Dios a si morir, ademas sabemos que el demonio no prevalecera sobre la Iglesia, la verdadera Iglesia de N.S. Jesucristo y todos su Papas legitimos. Gracias a Dios existen sacerdotes en el mundo que tambien lo saben y no cambiaran el ritual de la Misa, aunque segun la iglesia modernismo excomulgo a algunos de ellos, como ellos mismos dicen ” no nos pueden excomulgar de su iglesia porque jamas hemos pertenecido a ella, a esa iglesia modernista, nosotros nos quedamos en la iglecia de Cristo.
    Viva Cristo Rey!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s