ALL POSTS

LA IMPOSTORA DE COIMBRA. PARTE II



¡DIOS MIO¡ ¿PODRÁ SER ESTO POSIBLE?  ¡NO PUEDE SER¡  Y ADEMÁS…ES IMPOSIBLE. Esta es la célebre respuesta de un torero español que ha pasado al acerbo de frases cómicas populares.

Por seguir hablando de toreros yo creo que la evidencia de la tesis del artículo de AMOR DE LA VERDAD Parte I de “La impostora Lucía …” se resume -según el decir de  del diestro Jesulín  en dos palabras: IM- PRESIONANTE.

Me propongo en este post  rebatir algunas objeciones vistas en en los comentarios, en Comentarios en Radio Cristiandad  del artículo citado, añadiendo y comentando más fotografías extraídas de internet (del sitio ya citado en el anterior artículo y en menor medida de otros).

Creo que ahora la evidencia sí será de verdad im-presionante. Pero la fuerza de las pruebas  está en la concurrencia  de  las  distintos indicios que surgen de la comparación de las fotografías  con la dramática diferencia existente entre las declaraciones de la antigua y la nueva Lucía. Esto me propongo hacer en un post posterior a éste.

Si la comentada carta fraudulenta presentada por el Cardenal Bertone en este mismo blog aquí  fuera de la nueva Lucía-lo cual ella nunca ha impugnado- entonces   las pruebas de las diferencias flagrantes entre esa carta y los escritos de Lucía tanto en lo religiososo como en lo caligráfico, se añadiría  a  la evidencia fundamental de post, estamos ante dos personas diferentes

Por ello  añadiremos en el siguiente  post las fotocopias de la  carta  manuscrita citada y la de  la tercera memoria.  A ello se sumarán las diferencias de las declaraciones de las dos Lucías.

Pero vengamos al objeto de este post , que es enteramente “fotográfico” con algunos comentarios.

1. Respuesta a la objeción del envejecimiento de Lucía  es decir al gran numero de años que median entre las fotos.

En primer lugar hay que decir que no median tantos años. Se trataría de 20 años (entre las fotos de Lucía en los cuarenta y las de la nueva Lucía) o a lo más treinta.

Para rebatir esta idea hay que afirmar que los rasgos infantiles fundamentales  se mantienen siempre inalterados: Óvalo de la cara, nariz, menton, ojos, color de la tez, dientes, pómulos, entrecejo.. y esto es lo que se dijo en el post anterior.

Entre la primera foto y la segunda han pasado más de 15 años, y respecto de la tercera treinta años

Fotografías del papa Juan pablo II en su niñez y en los últimos años de su vida

En estas fotos de Karol Wojtyla median 60, y casi 80 años. Pero los rasgos fundamentales se han mantendio inalterables.

Fotografía de Joseph ratzinger en disitntas etapas de su vida 

 Se observan perfectamente que los rasgos del adolescente  Joseph Ratzinger  en dos edades  distintas, se han mantenido.

2.Lucía de Fátima y Lucía de Coimbra. Comparación. 

Entrecejo de Lucía y de la otra

Cejas,entrecejo y comienzo de la nariz. Cuencas de los ojos

Labios, espacio entre nariz y labios,comisuras, mentón, óvalo de la cara

 [Comentarios de Marian T. Horvat]En la foto 5b , los  labios de la hermana Lucía se juntan y se cierraaa herméticamente en una línea ondulante. Sin embargo, los labios amplios son evidentes. La forma de la boca de la Hermana Lucía II, sin embargo, apunta hacia abajo, como siempre, el labio superior formando una forma de U-invertida. Ella está  apretando los labios que son delgados y habitualmente no cubren sus dientes. • Las dos arrugas en las mejillas de la hermana Lucía I que se extienden hasta más allá de la forma de la boca  en dos líneas muy rectas. Sin embargo, los pliegues de la mejilla de la hermana Lucy II forman arcos. • Bajo el labio inferior de la Hermana Lucía  hay una zona cóncava sombría. En ella los contornos del músculo en la mitad de la barbilla se pueden notar. Sin embargo, no hay espacio cóncavo debajo del borde inferior de la Hermana Lucía II, ni salientes de ningún tipo en la barbilla, aunque uno podría esperar que este tipo de defecto se intensificara en lugar de desaparecer con la edad. 

3.¿Qué hay de los dientes?. ¿Podrían haber cambiado tanto porque son postizos?

Encias inflamadas y enrojecidas incompatibles con prótesis dentarias. También estan retreaídas.

[Comentario de Marian T.Horwat, refutando el argumento de que pueden haber mediado prótesis dentarias]

En cuanto a que la Hermana Lucía II parece estar usando dentadura postiza, la objeción es débil. No es indiscutible que la Hermana Lucía II no lleve dentadura postiza.  Pero algunas observaciones de sentido común  apuntan al hecho de que los dientes tendrían que ser  naturaless  Nadie sustituye  feos dientes en mal estado por otro conjunto de fea y mala dentadura. En efecto, ¿por qué un dentista competente va  a construir prótesis mostrando demasiado  unas fea  encías que aparecen en una persona que está a menudo sonriente?¿Por qué optar por tal sistema, feos dientes cortos para una persona tan importante destinada a desempeñar un papel público? Profesionalmente hablando, es muy poco probable que alguien hubiera hecho tal cosa  colocando esos dientes tan cortos . Lo más probable es  que los  feos dientes sean  naturales,  no dientes implantados ni  de una dentadura postiza. • Además,  las dentaduras  artificiales no cambian su apariencia. Pero a veces Lucy II tiene las  encías inflamadas  y llegan a cubrir un diente ( véase la flecha en la 4a foto ). A veces las encías parecen retractarse por lo que algunos dientes parecen más largos  en la foto 4b . Por eso, en lugar de prótesis  es muy probable que se trate de dientes naturales de la Hermana Lucía II.

Si la hermana Lucía II lleva dentadura postiza está abierto a  discusión, pero no es algo que pueda deducirse de la observación de las fotos.[Nota: Los dentistas siempre optan por poner dientes postizo o implantes en todo parecidos a los anteriores subsanando eso sí los defectos. ¿Pero cómo  los dientes  de Lucía tan grandes, aunque irregulares, van a ser sustituídos por unos dientes tan pequeños? Y las encías que parecen  inflamadas y enrojecidas, ¿cómo van a ser propias de una dentadura postiza o dientes implantados?

Y si se trata de los dientes naturales de la Hermana Lucía II, son claramente diferentes de los dientes naturales de la Hermana Lucía I. En ese caso, ¿cómo puede explicarse el  hecho de que no  estemos ante dos personas diferentes? 

4.Espacio entre la boca y la nariz

Desde que era niña, la hermana Lucía tenía un espacio amplio entre la base de la nariz y la punta de su labio superior ( fotos 6a, 7a, 8a ). En este espacio también se nota un surco vertical definido, el surco nasolabial, en el centro.

Sin embargo, el espacio entre la base de la nariz y el labio superior de la Hermana Lucía II parece mucho más corto, y no hay ninguna surco visible por encima del labio.

5.. El perfil de las dos Lucías.

Dramáticas diferencias entre los dos perfiles

La imagen de perfil de la Hermana Lucía  es de la foto que yo saqué el 22 de de mayo  de 1946 en la Capilla de las Apariciones de Fátima.

Sor Lucía II está sentada junto a la tumba de Francisco en Fátima el 13 de mayo de 2000.

Sus cabezas están en posiciones muy similares, están mirando hacia adelante, y ambas tienen las expresiones propias de  la meditación o de  la oración.

 Aunque la cara de la hermana Lucía está algo ensombrecida, el perfil de la nariz es muy claro. Qué acertadamente se ajusta a la descripción de Walsh, quien señaló que “la punta de su nariz parecía chata.” 

Sin embargo, la nariz de la Hermana Lucía II es redondeada en la punta, apuntando ligeramente hacia abajo.

Las diferentes formas de la nariz se puede medir por el ángulo formado por la intercesión de la línea de la nariz con el espacio por encima del labio superior. En la Hermana Lucía que ángulo formado por estas líneas es un ángulo obtuso. Por el contrario, el ángulo de estas líneas en la Hermana Lucía II es un ángulo agudo.

También se puede observar a este perfil plano de la Hermana Lucía II en el arqueó las cejas, lo que confirma las observaciones anteriores.


La barbilla de la Hermana Lucía a pesar de ser  más joven, no retrocede fuertemente en su cuello, con la tendencia a desaparecer en un doble mentón.

Sin embargo, la barbilla de la Hermana Lucía II, a pesar de que es de más edad y más pesada, se proyecta hacia adelante y hacia afuera. Es tan notoria que forma una especie de plataforma que se extiende hacia fuera más allá de su nariz. Es “en forma de linterna,” como uno de mis lectores tan acertadamente lo describió

6. ¿Qué hay de la piel tal como se adivina en las fotografías?

En las fotografías de Lucía siempre se aprecia un color cetrino Justo lo contrario del color más blanco de la Hermana Lucía de Coimbra. He aquí la traducción del interesante comentario de Marian T. Horvat.

La Hermana Lucía II parece haber perdido las características toscas de los  campesinos-  Al revés de la piel de la Hermana Lucía I,  tiene un tono de piel mucho más clara y tersa, lo que indica una persona de posición social.

Para  admitir este cambio de tono de la piel, algunos lectores sostuvieron que podría explicarse por la edad, que hace que la piel se torne  flácida y clara. De aquí que según ellos,  daría la impresión de una persona de diferente nacionalidad o nivel social.

Tal vez esto puede suceder a veces, pero con respecto al caso de la Hermana Lucía , respecto  del cambio radical de color de la piel  que se puede observar en las fotos, esto no parece probable. A  la derecha se observan dos  mujeres portuguesas mujeres de edad tal como aparecen en la famosa foto del milagro del sol. Ellas son campesinos como Lucía, y muy probablemente de la misma zona, ya que vinieron a presenciar el milagro que  los niños habían dicho que sucedería. Parecen ser un buen ejemplo de lo que sucede normalmente con los campesinos de esa zona cuando llegan a la vejez. Sus caras siguen siendo toscas y conservan sus características campesinas.

Además, la madre de Lucía, a la derecha de las  dos mujeres de edad , que probablemente tiene unos 50 años, no muestra ninguna tendencia a tener un tono de piel diferente.

7.LOS GESTOS Y EL  ESPÍRITU

Los últimos dos conjuntos de imágenes presentan seis fotos  de Sor Lucía I y en varias poses. La mayoría de las fotos de la hermana Lucía  datan de 1946.

Sor Lucía  parece solemne, compuesta y reservada en esta primera serie de fotos ( 9-14 ). Ella siempre se encuentra en una pose  muy recogida, con las manos en un gesto discreto. Parece ser una persona no acostumbrada a ser fotografiada, un poco incómoda y molesta con ello. Esta observación se confirma por  ( biógrafo de Lucía e historiador de Fátima+++–+), quien también se refirió a su timidez.

Desde sus posturas, los gestos y la expresión, es fácil creer que ella es la persona que vio a la Virgen y entendido la gravedad del mensaje y el papel que debe jugar en él. Su expresión también se ajusta a una persona que vio el infierno como lo hizo el 13 de julio de 1917.

Ella había mantenido este mismo estado de alma, al menos hasta el 26 de diciembre de 1957 cuando el Padre Agustín Fuentes, tuvo una entrevista con ella. El P. Fuentes era el archivero oficial de Fátima  entonces (después fue sustituído y alejado de sus cargos) y confidente de la hermana Lucía. En esa entrevista, confirmó que ella parecía muy seria y muy “triste”.

Dijo que ella reflejaba una  gran preocupación de que “nadie – ni los buenos ni los malos -. Estaba prestando atención al mensaje de la Virgen”  También  estaba muy preocupada por la revelación del tercer secreto, y destacó una vez más que un gran castigo vendría para el mundo, donde algunas  naciones desaparecerían, si la humanidad se mantuviera ajeao a los mensajes de la Virgen. Lo que se avecinaba, advirtió, era una batalla decisiva entre el diablo y la Virgen, donde las almas de los fieles, sería abandonadas por las autoridades religiosas.

Ella le dijo: “ Padre, no debemos esperar a que venga de Roma ni del Santo Padre un llamamiento a la penitencia . Tampoco de los obispos , ni de los superiores de las  congregaciones religiosas “. Cada persona tiene que salvar ella sóla su propia alma, confiando en el Rosario y la devoción al Corazón Inmaculado de María. Estaba preocupada también por el Santo Padre y el Obispo de Fátima, los únicos autorizados a conocer el secreto, han optado por no saberlo para que no verse influenciados por él.” , Véase la entrevista entrevista  de Sor Lucía por el P.Fuentes

Estas preocupaciones tan graves se reflejan en su expresión y comportamiento general.

8.Las fotos de la hermana Lucía II de su visita a Fátima en mayo de 2000.

Expresión y comportamiento de la nueva hermana Lucía


Sin embargo, en el conjunto de las fotos de la hermana Lucía II ( fotos 9-14 ), vemos a una persona con un estado diferente del espíritu. Siempre está sonriente, tranquila y relajada en público, en su posturas y gestos.

Ha perdido la timidez natural típica de la hermana que Lucía, se convirtió no sólo en  atrevida, sino también completamente cómoda e integrada en ambientes externos a su vida contemplativa. En las fotos 13 y 14 , un amigo tiende su brazo alrededor de ella, [ Nota:estrechándola el hombro con la mano]  un gesto de protección que ella acepta sin reservas.

En un tête-à-tête con Juan Pablo II (foto 11), se inclina hacia adelante, con el rostro sonriente y jovial. Ya no parece preocupada por el futuro, su misión, el castigo que viene, la corrupción de las almas consagradas, o las preocupaciones  de que había hablado anteriormentes. Parece optimista.

9. La Hermana Lucía en la visita de pablo VI a Fátima

 

10.LA JOVIAL Y SONRIENTE LUCÍA DE COIMBRA

 

La Hermana Lucía y Juan Pablo II.

Son muchísimas las fotos de la nueva Lucía con el Papa Juan Pablo II. Lo que más extraña que si los dos estaban al tanto de la suplantación ¿cómo se muestran tan tranquilos y desempeñan tan bien sun papel). Esperaríamos algo de contención y pudor. ¿O es que el Beato fue engañado por su entorno?

Sor Lucía recibe la comunión y aprovecha para besar la mano del papa, en un gesto poco respetuoso con Jesús Sacramentado a quien acababa de recibir.

Sólo queda demostrar las contradictorias declaraciones de la nueva hermana Lucía con las que en su día hizo la antigua hermana  Lucía. Esto lo dejamos para otro post. Las diferencias como veremos son dramáticas. Allí también traeremos dos textos manuscritos de ambas religiosas y compararemos su escritura. Algo de eso  ya lo  hemos dicho aquí

8 replies »

  1. Según los conocimientos, competencia y posición de que gozamos los fieles, tenemos el derecho e incluso a veces el deber de manifestar a los Pastores opiniones sobre cuestiones que pertenecen al bien de la Iglesia y también tenemos el derecho de dar a conocer nuestras opiniones a los demás fieles cristianos, por el debido respeto a la integridad de la fe y la moral, con la debida reverencia hacia los pastores; y, con la consideración por el bien común y por la dignidad de las personas. [Código de Derecho Canónico. Canon 212, § 3.]

    Como la masonería illuminati diabólica del Vaticano a eliminado

    a la verdadera Lucia de Fátima, antes de estas dos fotos con Paulo VI

    Muy apreciado Antonio Vicente
    Siento mucha satisfacción al saber que hay hombres de Dios investigadores de la altura de usted. En estos momentos álgidos y decisorios para nuestra Iglesia Católica, por estar dirigidos por una jerarquía masónica desde el Concilio Vaticano II, que importante es tener todo en claro.

    Ya no hay ningún misterio para que la masonería eclesiástica vaticana desde 1960 tengan tan oculto por tantos años el Tercer Mensaje Secreto de Fátima, porque la Santísima Virgen María, en mi país, en el Ecuador, ha Dictado dos Mensajes Secretos de Fátima, en dos apariciones distintas, el primero en marzo de 1990 y el segundo en marzo de 1994.

    He editado un libro con los tres Mensajes Secretos de Fátima y su investigación y aporte son los más interesantes con los que me he topado, gracias y mil de bendiciones, Estoy a sus órdenes,

    Oswaldo Cobo Bahamonde

    Me gusta

  2. Si bien ya no hay duda de que tristemente ésto es verdad,mi pregunta es; ¿cómo consiguieron que ésta monja se prestara para éste engaño por practicamente toda su vida?? quién era ésta mujer??

    Me gusta

  3. “El P. Fuentes era el archivero oficial de Fátima (…) y confidente de la hermana Lucía. En esa entrevista, confirmó que ella parecía muy seria y muy triste”, estas no parecen palabras de quien la ve tras una oscura reja y es difícil de creer que quien era el confidente, o confesor, de la Hna. Lucía no pudiera distinguirla de una impostora, como se ha sugerido que esa entrevista de 1957 la hizo con la falsa, como el mismo Moimunan que sostiene que la verdadera murió el 31 de mayo de 1949

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s