ALL POSTS

¡EL INFIERNO ES ETERNO¡


No desprecies, hermano, el temor de Dios alegando que lo mejor es amarlo. Si temes a Dios terminarás amándolo, y si llegas a amarlo muchísimo, temerás muchísimo la pérdida de Dios, día y noche. Como decía San Ignacio en sus Ejercicios espirituales, aunque el temor filial es cosa pía y santísima a veces  “el temor servil ayuda a muchos a salir del pecado mortal, y una vez salidos, fácilmente vienen al temor filial, que es todo acepto y grato a Dios nuestro Señor, por estar en uno con el amor divino“. (Regla 18 del sentir con la Iglesia). Por ello será bueno-en palabras del mismo santo- alcanzar de Dios a través de esta lectura “interno sentimiento de la pena que padece los condenados, para que, si del amor del señor eteno me olvidare por mis faltas, a lo menos el temor de las penas me ayude a no venir en pecado ( Meditación del Infierno).

•Este post es una traducción de la entrada aparecida hoy 31 de mayo de 2011 en el blog francés La Questión. No he visto en ningún sitio nada que hable del infierno con el acento impactante con que lo hacen los editores de ese blog. Nada más recibir el mensaje de esta publicación, una vez vista esta magnífica entrada, me he puesto en la tarea de traducirla y ofrecer a los hispanohablantes esta doctrina tan olvidada hoy. •Desde hace muchísimo tiempo no he oído a sacerdotes o predicadores hablar del infierno (como tampoco del pecado que lleva a él, ni de la gracia que nos libra de él). Hago la traducción con inmenso agradecimiento a los editores del  tradicional, antimodernista y antiliberal  blog  “La Questión” por hacerme posible colaborar en su apostolado con mis humildes medios, y espero que lo que ha resonado en oídos franceses lo haga igualmente en los hablantes de lengua castellana con no menor fruto.

•Intentaré traducir algo de los textos que aparecen en los vídeos. Pero aunque no se comprenda bien lo que se dice por estar en francés, serán, con todo, muy provechosos para los que los vean. Me congratulo como editor de este blog AMOR DE LA VERDAD, de  poder trabajar en esta traducción y pido a Dios que se divulgue en otros blogs, de mayor audiencia, para que llegue al mayor número de personas y les sirva para el bien de sus almas.

•MISERICORDIA DOMINI SUPER TIMENTES EUM
 
El INFIERNO ES ETERNO
•La polémica acerca de la programación en  grupos  satanistas como   Hellfest muestra, por si hubiera necesidad de ello,  que la aclaración sobre la naturaleza terrible del infierno es absolutamente esencial, ya que muchos tienden inconsideradamente a  tomar este asunto a broma y como una representación grotesca  con la que uno podría reirse o montar espectáculos, cuando la realidad de este lugar abominable no  autoriza  absolutamente a que se pueda olvidar este sitio de perdición donde las almas de los condenados son eternamente atormentadas por los demonios.
•En verdad, lejos de ser el producto de una fértil imaginación, el infierno es desde hace miles de años visto con horror y  reconocido como un lugar de sufrimiento por los autores de las Sagradas Escrituras. Mil  años antes de la era cristiana, cuando todavía  todavía no había aparecido la civilización griega o la  romana, David y Salomón con frecuencia hablaban del infierno como de una gran verdad, que hasta tal punto  era  conocida y reconocida por todos que ni siquiera necesitaba ser demostrada. En el libro de los Salmos, David dijo, entre otras cosas, hablando de los pecadores “que sean echados al infierno, peccatores convertantur in Infernum . Los malos sean  confundidos, y se precipiten en el infierno, et in infernum deducantur . Y también habló de las penas del infierno, dolores Inferni.
•I. UNA VERDAD ETERNA
    
Monseñor de Segur (1820-1881) en su notable libro ” El Infierno ” (1876) [1], escribe:
“Lo que todas las personas siempre han creído en todo momento, es lo que se llama una verdad de sentido común, o, si se quiere mejor, de sentimiento común universal. Cualquier persona que se niegue a admitir que una de esas grandes verdades universales no  tendría, como se ha señalado con razón,  sentido común.
Debe estar loco, de hecho,  quien imagine que uno puede tener razón contra todo el mundo. Sin embargo, en todos los tiempos, desde el principio del mundo hasta ahora, todos los pueblos han creído en el infierno. Bajo un nombre u otro, en formas más o menos alteradas, que reciben, almacenan y proclaman la creencia en un castigo formidable en un castigo sin fin, donde habrá  fuego  para  castigo de los impíos, después de la muerte. Es un hecho, y así fue claramente establecido por nuestros grandes filósofos cristianos, y sería superfluo, por decirlo así, tomarse la molestia de probarlo.  

“La doctrina del infierno es una verdad innata, es decir, una verdad cuya luz divina original brilla en nosotros a pesar de nosotros mismos, es decir, en nuestra más profunda conciencia, incrustada en las profundidades de nuestras almas como un diamante negro, que brilla con un resplandor oscuro. De  nadie puede haber salido, porque es Dios mismo quien la puso allí. “(Monseñor de Segur, el infierno, 1876).

  •Esto explica por qué, según el santo prelado, la idea del infierno  no ha sido inventada y es una verdad innata:

“Así que el infierno no es una invención. No fue inventado,  porque no no pudo haberlo sido. El castigo eterno del infierno es un dogma  que la razón no puede entender, ella puede conocerla, pero no la puede entender, porque está más allá de la razón. Lo que el hombre no puede entender, ¿cómo se podría inventar? La doctrina del infierno es lo que llamamos “una verdad innata, es decir, una verdad de  origen divino cuyas  luces brillan en nosotros a pesar de nosotros mismos, es decir, en nuestra más profunda conciencia, incrustadas en las profundidades de nuestra alma como un diamante negro, que brilla con un resplandor oscuro . De nadie pudo haber salido, porque es Dios mismo quien la puso en su lugar . Podemos cubrir el diamante y tapar sus oscuras resplandores; podemos volver a otro lado la mirada, y olvidarlos por un tiempo, se puede negar con palabras, pero creeremos en esta verdad  a pesar nosotros mismo, y la conciencia no dejará de proclamarla. Y agregó: “Los impíos que se burlan del infierno, en el fondo,  tienen un miedo terrible. Los que dicen que están  ciertos de que no hay infierno, se mienten a sí mismos y mienten a los demás. Es un deseo impío del corazón, más que una negación de la mente racional. No, el hombre no ha inventado el infierno. Él no inventó algo que no podía inventar. La doctrina del fuego eterno del infierno está puesta por  el mismo dios. Es parte de la primitiva gran revelación que está a la base de la religión y de la vida moral de la humanidad . II. La evidencia del infierno ¡Jesucristo en el Evangelio habla del infierno catorce veces  ¡ Un pasaje clave es: “Si tu mano es una oportunidad para que el pecado, córtala: es mejor entrar en la próxima vida con una sola mano, que ir con tus dos manos al infierno, al fuego inextinguible, el fuego que  nunca cesará. Si el pie o el ojo es para ti ocasión de caer, cortalo, arrácalo y tíralo lejos de ti: es preferible  entrar en la vida eterna con un solo pie o un solo ojo, antes de ser arrojados con los pies o los ojos, en la prisión de fuego eterno, ignis  inextinguibilis gehennam donde el remordimiento no cesa y el fuego no se extingue, et non ignis extinguitur . “San Juan también nos habla sobre el infierno y el fuego eterno. Acerca del Anticristo y su falso profeta, dijo: “Ellos serán arrojados vivos al abismo ardiente de fuego y azufre, in  Stagnum  ignis ardens sulphure,  en donde serán atormentados día y noche por todos los siglos de los siglos,   cruciabuntur  die ac nocte in saecula saeculorum . (Apocalipsis XX, 2).

En cuanto a San Judas,  habla también  del infierno  en donde  nos dice que los demonios y los condenados: 

” Están encadenados por toda la eternidad en la oscuridad, y sufren el castigo del fuego eterno , ignis poenam sustinentes aeterni . (San Judas 1. 6).

alejaos de mí, malditos, al fuego eterno .. E irán  al castigo eterno (San  Mateo XV, 41-46)       •Por su parte, cuando Cristo evoca el día del juicio, nos hace saber de antemano  las mismas  palabras  que pronunciará  contra  los réprobos: “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno, discedite a me , maledicti, •in ignem aeternum “. Y añade: “Y estos irán al tormento eterno, in supplicium aeternum “. (San Mateo  XV, 41). Así pues, la eternidad de las penas eternas del infierno eterno es  de fe.   • San Alfonso de Ligorio(1696-1787) establece:

“La eternidad del infierno  una verdad de fe.  No es  una opinión cualquiera, sino que es una verdad atestiguada por Dios frecuentemente  en la Sagrada Escritura: ” Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno … Ellos irán al tormento eterno ” (XV Mateo, 41-46). ” .. sufrirán el castigo de una  eterna perdición “(II Tesalonicenses i. 9). “Todos serán salados con fuego” (Marcos IX, 48). Al igual que los alimentos  se conservan en sal,  el fuego del infierno atormentará a los condenados, y a semejanza de  la sal, él los conservará con vida . Allí, dice San Bernardo, el fuego  quemará con el fin de mantener en vida para siempre. “ [2] (III.Del diablo )”

 III.Horror del Infierno

 

•Con su sentido de realismo espiritual tan acentuado, San Alfonso  de Ligorio explica lo que son las penas del infierno:

“De todos los castigos que los condenados sufren en sus sentidos, el más cruel es el del fuego, que afecta a tacto. La carne del impío“, dice  el Eclesiático,  tendrá el tormento del fuego y el gusano “(Eclesiastés 7, 17). Además, en la sentencia  final, el Señor dice así: “Aléjaos de mí, malditos, al fuego eterno” (Mateo XXV, 41). Incluso en este mundo, el castigo del fuego es el mayor de todos los castigos. Y sin embargo, nuestro fuego y el fuego del infierno son tan diferentes que,  puestos uno al lado del otro, el primero sólo tiene la apariencia de fuego, y como dice San Agustín, “es fuego en pintura. ” San Vicente Ferrer agrega que comparado con el el fuego del infierno, el actual no tiene calor. [3] Cual es la razón de una diferencia tan grande, y cómo explicar que el fuego del infierno es peor que el de la tierra. He aquí  la explicación: “La razón es que Dios creó el fuego aquí para nuestro uso, mientras que el fuego del infierno, lo creó expresamente para atormentar. “Uno es el fuego que se utiliza para los usos del hombre”, dice Tertuliano, otro  es el fuego de la justicia de Dios. “ Es el soplo de la ira vengadora de Dios la que enciende este fuego, como Dios mismo lo dijo: “Un fuego se encendió en mi ira” (Jer. 15, 14). Isaías también  lo llama  un espíritu ardiente “. Venga el Señor  a lavar las manchas con un soplo ardiente (Isaías 4, 4).

•El condenado no sólo está expuesto al fuego, sino que está sumergido en el fuego:

” Id malditos al  fuego eterno.” Así, los desgraciados condenados estarán rodeados por las llamas, como la madera lo está  en un horno. Tendrá un abismo de fuego bajo  sus pies,  y un abismo de fuego en la cabeza, un abismo de fuego a su alrededor. Lo que toca, lo que ve, lo que respira,  es fuego, y sólo fuego. No es un fuego  sólo envolvente,  sino que se meterá dentro, atormentará a los condenados en sus entrañas. Su cuerpo no será más que  fuego, por lo que  quemará las entrañas del cuerpo, el corazón dentro del pecho, el cerebro en la cabeza, la sangre en las venas, la médula de los huesos. “¡Oh Dios! Exclama el profeta rey, los convertirás en pavesas abrasadas “(Salmo 20, 10). [4] Todas las torturas de este mundo son una sombra ,en comparación con las penas del infierno 

•¿Qué será de los condenados después de la muerte? El gran santo explica: ” fuego ardiente dentro de ellosl mismo . ¿Cuántas personas que no quieren para viajar  estar  por un tiempo expuestas al sol,  o permanecer en una habitación demasiado caliente, temen una chispa que salta de una vela. Y estas mismas personas no temen el fuego del infierno! ¿Quién de vosotros”, clamaba Isaías,  aguantará  este fuego devorador? “(Isaías 23, 14). Sí, devorando  como una bestia salvaje devora una cabra,  así el fuego del infierno devora a los condenados, devorando si, pero nunca llegando a  matar .«. Un jour viendra, ou plutôt une nuit, où tes impuretés se changeant en une poix brûlante raviveront dans tes entrailles et rendront d’autant plus terrible la flamme qui te brûlera sans cesse en enfer ». Saint Jérôme ajoute que ce feu fera ressentir tous les tourments, toutes les douleurs que l’on souffre sur cette terre, douleurs de côté, de tête, d’entrailles, de nerfs. « Par le seul supplice du feu, dit-il, les pécheurs subissent en enfer tous les supplices ». Il n’y a même pas jusqu’au supplice du froid que ce feu ne fasse endurer. « Que le damné, dit Job, passe du froid le plus glacial à la plus excessive chaleur » (Job 24, 19)! Mais, qu’on y fasse attention, toutes ces tortures d’ici-bas ne sont qu’une ombre, d’après saint Jean Chrysostome, en comparaison des peines de l’enfer. 

“Continua”, dice san Pedro Damián   dirigiéndose al impúdico,  continúa insensato, halagando tu carne. Llegará un día, o más bien una noche, cuando tus impurezas trocándose en pez hirviente se reavivarán en tus entrañas volviendo aún más terribles las llamas  que queman sin nunca apagarse. “ San Jerónimo dice que en este fuego se sentirán todos los tormentos, todo el dolor que sufrimos en esta tierra, dolores de cabeza,  de los intestinos, de los nervios. “Con la pena única de fuego, dijo, los pecadores en el infierno sufrirán  todas las torturas”. No faltará en este fuego ni siquiera, la tortura del  frío que hace sufrir. “Que el condenado”, dijo Job, pase del mayor frio frío glacial al excesivo calor  “(Job 24, 19)! Pero atención, dice San Jerónimo, todas estas torturas en nuestro mundo, no son más que una sombra , en comparación con las penas del infierno.[5]   

•Pero más grave aún será  el  sufrimiento del alma en su interior: “Cada potencia del alma, separadamente,  será  igualmente atormentada . Los condenados serán atormentados en su memoria por el recuerdo de los años que el cielo le dio para salvarse y los vivió para perderse, y  por las gracias que recibió de Dios y que no las aprovechó. También será atormentado en su mente, porque comprenderá cuan grande es  el bien que  ha perdido, perdiendoo  a Dios y el cielo y en segundo lugar, comprenderá lo imposible que es recuperarlos alguna vez. Y será atormentado en su voluntad, ya que  sus deseos ya no  serán escuchados. “El deseo de los pecadores perecerá” (Salmo 111, 10). ¡Pobre hombre!  No tiene ya nada de lo que quiere pero siempre tendrá  lo que aborrece. es decir, los tormentos eternos. Él querría librarse de estos tormentos y encontrar la paz, pero paraa siempre será atormentado y jamás tendrá ya paz. [6]

Lo que sigue está pendiente de reevisión

•IV. La condenación eterna  Pero todas estas terribles castigos, pero probablemente a temblar a los pecadores más endurecidos, no son nada en comparación con el dolor de la pérdida. La oscuridad, las infecciones, gritando, furioso fuego, todo esto no es el infierno. Lo que hace que el infierno es la desgracia de haber perdido a Dios. La solemne advertencia: “El infierno es todo en la primera palabra de la sentencia de condena:” Maldita sea, ¿tiene de mí “. Ve y di a Jesús Cristo, yo no quiero que nunca vea la cara. “Si hablamos de mil infiernos”, dice San Juan Crisóstomo, nunca decimos lo que es lamentable que la persona se convierte en un objeto de Jesucristo El horror odio Renegados y la maldición de Dios, maldiciendo a Dios, maldición de todos los beneficios que ha recibido de Dios: la Creación, la Redención, los sacramentos, especialmente el Bautismo y la Penitencia, y especialmente el Santísimo Sacramento del altar. Maldice a todos los ángeles y los santos, pero sobre todo su ángel de la guarda y santos patronos, y más particularmente a la Santísima Madre de Dios. Pero sus maldiciones más furiosos son las tres Personas divinas, y sobre todo porque el Hijo de Dios, que se inmoló en la cruz para salvarlo y él la maldición de la heridas, sangre, dolor y muerte. [7]El remordimiento y la desesperación de los condenados se completa, irrevocable, sin remedio sin sombra de un ablandamiento,  tan absoluta como sea posible!Maldición, como se ha señalado con fuerza a todos los doctores de la Iglesia, es la separación total, en última instancia, de Dios y ella es un horrible estado de desesperación. Esta es la desesperación que Cristo habla que designa como “el gusano” que se alimenta de los condenados. “Cualquier cosa es mejor, nos lo repite, para ir en esa prisión de fuego donde el gusano no muere reprobados, moritur eorum no ubi barniz .Como señaló el Mg Segur: “Este gusano de los condenados, el remordimiento es la desesperación. Se llama gusano, porque el alma pecadora y los condenados, surge de la corrupción del pecado, como en el cadáver que surjan de la corrupción de la carne. Olvídate, no sólo en la eternidad, todo es perfecto por así decirlo, como el mal es bueno, perfecto, puro, sin esperanza ni posibilidad de mitigación. El remordimiento y la desesperación de los condenados será completa, irrevocable e irreversible, sin una sombra de cierta atonía, sin la posibilidad de suavizar, tan absoluta como sea posible, como el mal absoluto no existe. [8]ConclusiónEl inconsciente, los tontos irresponsables y pervertidos jugando con los poderes del infierno , harían bien en reflexionar sobre todas estas verdades antes de caer en comportamientos sacrílego y blasfemo, en las actitudes, culpable que, por su adhesión a Satanás y sus demonios los perderá para siempre por sumergirse en las profundidades del infierno.Seguimos repitiendo el infierno, el diablo, no son sujetos de broma, los elementos de los cuales puede ser divertido para jugar. Animar, usan los símbolos diabólicos simpatizar con Satanás, es destino de su alma a la condenación es tomar el riesgo de tener que correr siempre en el abismo de fuego, no deban ser destruidos – sería demasiado simple – pero a estar eternamente condenado a sufrir la mayoría de los dolores insoportables que soportar la condenación perpetua, para ser separado de Dios por siempre!El fuego del infierno, y esto debe ser cuidadosamente ponderado por los que imprudentemente se acerca demasiado – por la música, entretenimiento, y los actos, incluso – discípulos del diablo, es una luz que llega a las almas que devora mente, porque es una sustancia espiritual, como es el alma de los réprobos, que tortura, come, devora y castigados por la eternidad!Como Santo Tomás de Aquino explica:“En la purificación final del mundo, será en los elementos de una separación radical, todo lo puro y noble permanecer en el cielo de la gloria de la Santísima, mientras que todo lo que es innoble y lo inmundo sea echado al infierno por el tormento de los condenados. Y así, ya que cada criatura es un motivo de alegría para los elegidos y los condenados en todas las criaturas encontrar una causa de tormento. “Notas.1. El libro recibió la bendición apostólica del Papa Pío IX , quien declaró: “Lo felicitamos de todo corazón por lo que no se deje de llenar en una escala tan grande y con tanto éxito, la Oficina del Herald Evangelio. Cualquier cosa que después se extendió rápidamente en las filas de la gente por miles. Obviamente, para que su escritura sea así solicitado, se debe apelar, y no pueden por favor, si tuvieran el don y el de conciliar los espíritus, y penetrar hasta el fondo de los corazones, y no cada uno de sus efectos positivos. Así que pon a beneficiarse de la gracia que Dios te dio, y seguir trabajando duro y cumplir con su ministerio de evangelización. En cuanto a nosotros, nos comprometemos a partir de una amplia ayuda de Dios, en mediante el cual usted puede introducir a los medios de salvación de las almas a un mayor número cada día, y tejer una corona de gloria magnífica. Mientras tanto, como prenda de celestiales favores y otros regalos del Señor, recibir la bendición apostólica Te proponemos que con gran amor, Hijo amado, para mostrar el resultado de Nuestra paternal benevolencia. ( Dado en Roma junto a San Pedro, 2 de marzo de 1876, el trigésimo año de Nuestro Pontificado. Pío IX, el Papa).2. S. Alfonso de Ligori, Consideraciones sobre la Máximas Eternas , 1758.3. Ibíd.4. Ibíd.5. Ibíd.6. Ibíd.7. Ibíd.8. Monseñor de Segur , el infierno , 1875. En cuanto a la ubicación del infierno, aquí están los detalles de Mons. de Segur, en su libro: “La revelación cristiana y las escuelas católicas están de acuerdo que nos muestre las profundidades del fuego central abrasador de la tierra como el lugar que serán emitidos después de la resurrección, los cuerpos de los condenados. Así, el famoso Catecismo de Trento dice en palabras que el infierno es “el centro de la tierra, la tierra en el Medio “. Es también la enseñanza formal de Santo Tomás, que, sin embargo, que esto se siente como el más probable. “Aunque a nadie”, dijo, sabiendo que no importa dónde esté un infierno, a menos que hayan aprendido directamente del Espíritu Santo, tenemos razones para creer que está bajo tierra. En primer lugar, porque su mismo nombre parece indicar: infernus , el infierno, significa lo que está abajo, en un lugar menos respecto a la Tierra. Luego, en la Escritura, los impíos se dice que son “underground, Terram subtus “. Además, se dice en el Evangelio mismo y en las Epístolas de St. Paul, el Viernes Santo el alma santa de Nuestro Señor, temporalmente separado de su cuerpo hacia abajo “en el corazón de la tierra, en terrae corde “y” en lugares por debajo de la tierra en Inferiores contradictorio terrae “.

1 reply »

  1. “Me congratulo como editor de este blog AMOR DE LA VERDAD -dice Moimunan-, de poder trabajar en esta traducción y pido a Dios que se divulgue en otros blogs de mayor audiencia, para que llegue al mayor número posible de personas y les sirva para el bien de sus almas.”, pues sí, todo un piadoso y laudable deseo, para el que
    diríase que a veces colabora con las penas de ultratumba atormentando a los lectores con el intento de ponerse a comprender qué significan expresiones como esas de las que dice, y se queda tan tranquilo: “Lo que sigue está pendiente de reevisión”, y tanto, oiga, hasta la misma “reevisión”, porque más retorcido parece el texto que las llamas y gusanos del infierno, “Maldita sea, ¿tiene de mí?”. Ve y dile a Jesús Cristo, yo no quiero que nunca vea la cara”, terrible tormento descifrar esto, “donde el gusano no muere reprobados, ‘moritur eorum no ubi barniz'”, ¡espantoso! no habrá barniz ni laca capaz de encubrir y disimular ni paz cochina que aquiete esa conciencia atormentada, “Obviamente, para que su escritura sea así solicitado, se debe apelar, y no pueden por favor, si tuvieran el don y el de conciliar los espíritus, y penetrar hasta el fondo de los corazones, y no cada uno de sus efectos positivos.”, obviamente, esto es una clara y cruda anticipaciión de las penas del infierno y de lo que sentirán los réprobos, ¡que ni de tormentos como este podrán apelar! tratando de entender las cosas y qué diablos hacen allí, ja ja (lo peor será las risas de los demonios), y qué mal casan y condicen esas imágenes del averno, lago ardiente sin consuelo, con esas risotadas del santo padre Bergoglio al lado, o mejor dicho, qué bien y correlativo va lo uno con lo otro, cómo trabaja el necio para que la gente se olvide de las cosas futuras y por tanto contribuye a llevarlas a aquel lugar del que se dicen esas terribles y tristísimas palabras: “sus deseos ya no serán escuchados”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s