ALL POSTS

¿MUERE CRISTO EN LA MISA?


He aquí una pregunta que causará un sobresalto en cualquier católico, sobretodo si profesa la Tradición, que se verá constreñido a balancearse  o entre la respuesta a la pregunta decantándose entre  la negación pura y simple, o entre la negación del verdadero carácter sacrificial del Santo Sacrificio de la Misa. Esta designación, como algunos no católicos quieren, sería una falsedad o exageración que abogaría en favor de la conmemoración  o recuerdo (anamnesis como ahora dicen)del Sacrifico Redentor de Cristo realizado en el Calvario una vez y para siempre- según la epístola a los Hebreos. Esto último se identifica con la teologia protestante de Lutero, Calvino y Melancthon (anteriores al concilio de Trento) y Kennitius y Osiander (después del concilio) que dijeron que la Última Cena del Señor no fue un sacrificio diciendo tambié que la Misa católica no es un sacrificio sino un invento del diablo.

A mi me ha aparecido que sería interesante recoger lo que dice la teología católica tomándolo de un compendio de teología tan acreditado como el siguiente y que en su título afirma ser  meollo de la teología dogmática (escolástica como lo es la obra extensa del autor) esto es:

Medulla Theologiae dogmatica” auctore Valentino Zubizarreta, 1947, Bilbao. .Este libro, como dice el egregio prologuista, Cardenal Pacelli, es un resumen o compendio de la obra extensa del mismo autor Teología Escolástico-Dogmatica, ( la cual recoge el pensamiento escolático teológico que se caracteriza por la precisión en sus enunciados),  y que el mismo prologuista aprovecha en la presentación para manifestarle “mi mayor estima.”

 

SANTA MISA TRIDENTINA Y MILENARIA

La cuestión es la siguiente:

¿La misa que ciertamente es un memorial del sacrificio Redentor (Haced esto en memoria mía) aunque no sólo, sino que es la actualización del sacrificio del Calvario, involucra otra vez la muerte de Cristo? Los autores de la crítica a la emisión de Radio Cristiandad dicen que no sólo es un memorial, sino que es la representación del sacrifico del Calvario en la que se hace presente la muerte del Redentor. Pero esto es decir poco porque si es representación o si se quiere un hacerse presente de la muerte de Cristo,  parece que excluye la victimación actual y sustancial de Cristo en la misa y deja en el aire la pregunta ¿Cristo muere otra vez en la misa?. Porque si no es así por mucha representación (término denostado por los teólogos católicos, por ejemplo San Leonardo di Porto-Maurizio, que afirma en su famoso opúsculo “El tesoro escondido.. que la misa no es  una representación sino que es una actualización del Sacrificio del Calvario), tendriamos la negación de la realidad sacrificial y sustancial de las misas, actual y numéricamente consideradas, (lo cual es de fe)

Como se ve a esto no llega el término representación, ni aunque se escriba con un misterioso guioncito re-presentación (como se suele hacer actualmente en los posconciliares tratados teológicos)  que supuestamente querrá decir según la terminología  de los críticos “hacerse presente” el Sacrifico del Calvario.

Yo me voy a limitar a repetir-sin añadir nada propio aunque sí deduciendo- lo que se afirma en el compendio citado,  en el que se  resume y compendia  la teología escolástica católica y los posteriores desarrollos casi  hasta nuestros días (anteriores al CVII), con autores tan acreditados como Billot y otros que cito.

Explicito la cuestión que nos ocupa en forma de unas cuantas preguntas.

¿Muere Cristo en la Misa?. o si no ¿Se asiste a una conmemoración de su  muerte? o ¿quizás sea una re-presentación en la que se nos hace presente la muerte sucedida hace  dos milenios en el Calvario? ¿O quizás esta muerte  más bien se actualice  en las misas, más allá de cualquier re-presentación en la que se hiciera presente  según la terminología de los críticos aludidos? Precisando más:

¿La misa es un sacrifico numéricamente distinto del Sacrificio del Calvario? ¿Y que hay que decir  del sacrificio de la Última Cena? ¿Estamos ante tres sacrificios  en los que la Víctima y el Sacerdote serían el mismo,  pero que son sacrificios numéricamente distintos? ¿Se tendría que hablar  de tres sacrificos específicamente- in specie- distintos (respecto de el del Calvario) aunque fueran el mismo sacrificio  por razón de la Víctima y del Sacerdote que inmola  la Víctima ?. Y presisando más, si son tres sacrificios numéricamente distintos ¿son entre ellos- la misa y la Cena- específicamente distintos  y sobretodo diferentes  en especie dos de ellos del sacrificio del Calvario? ¿En que son diferentes?

Yo no pretendo contestar por mí mismo, por faltarme autoridad y ciencia, a estas preguntas. Solamente me propongo enunciar la doctrina de la teología  escolástica católica (aunque en absoluto pudiera entenderla mal)- y aun del dogma católico- que las responde.

Suscipe Sancte Pater hanc Inmaculatam Hostiam

Misa es un término que quiere decir “enviada” en alusión a lo que en la Misa Tridentina se significaba en la oración “..iube haec perferri per manus sancti angeli tui..” y a lo que al final de ella decía el Sacerdote volviéndose al pueblo Ite Missa est  o sea la ofrenda ya ha sido enviada. Se trata de una ofrenda u ofrendas si se refiere específicamente al Cuerpo y Sangre del Señor presentes y “místicamente” separados en la consagración como también sucedía en los sacrificios de corderos muertos a cuchillo con efusión de  sangre físicamente separada de los cuerpos muertos (los cuales fueron abrogados con el Sacrifico Redentor de Cristo).

El tema a precisar en este post da respuesta a  estos interrogantes exponiendo el dogma católico que proclama el carácter sacrificial de la Misa con una víctima verdaderamente  inmolada (y no sólo re-presentada por muy hecha presente que fuese). La advertencia es que me limito a exponer-sin ninguna aportación propia fuera de la de la inteligencia, que puede ser errada, del compendio- las proposiciones que nos suministra la teología dogmática católica, algunas de ellas calificadas con la censura “de fide” esto es “de fe” y otras como explicaciones probables.  Son las primeras unas tesis que nadie podrá negar  sin colocarse automáticamente fuera de la Iglesia. Son las siguientes:

1.La Misa es un verdadero y propio sacrificio (de fide). (por consiguiente no meramente re-presentado o hecho presente)

  1. La esencia del Sacrifico de la Misa está en la doble consagración de ambas especies.

La doctrina católica profesada desde siempre está recogida en el Concilio de Trento en su sesión 22,c.1:

…Así pues el Dios y Señor Nuestro, aunque había de ofrecerse una sola vez a Sí mimso al Padre en el altar de la Cruz, mediante la muerte, a fin de realizar la eterna redención , pero como no iba a extinguirse su sacerdocio  con su muerte (Heb. 7,24 y 27), en la Ultima Cena la noche en que fue entregado, para dejar s su esposa amada, la Iglesia, un sacrificio visible, con el que se representara aquél suyo sangriento, que había sido consumado una sola vez en la Cruz y su memoria permaneciera hasta el fin de los siglos (1 cor.11, 23ss) y su eficacia saludable se aplicara para el perdón de los pecados…declarándose a sí mismo constituído sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec (Ps.109,4) ofreció a Dios Padre su cuerpo y su sangre bajo las especies de Pan y vino y bajo los símbolos de estas mismas cosas, los entregó a sus Apóstoles a quienes entonces constituyó sacerdotes del Nuevo Testamento..y a sus sucesores en el sacerdocio les mandó  que lo ofrecieran con estas palabras Haced esto en memoria mía (Lc.22,19; 1Cor11,24)…

Lo que sigue son deducciones que yo particularmente hago de lo que dice el concilio:

El Sagrado Concilio no excluye términos como representación o memoria o incluso el caracter simbólico de las especies sacramentales, sino que todo esto lo completa afirmando que hubo una oblación sacrificial de Cristo constituyéndose a Sí mismo en  Sacerdote de Melquisedec (que también ofreció pan y vino) y constituyendo a sus Apóstoles (y sucesores) en verdaderos sacerdotes para que ofrecieran el mismo sacrificio de  su Cuerpo y Sangre, bajo las simbólicas especies de pan y vino.

Por todo ello aunque sí se puede hablar de representación del Sacrificio del Calvario, o de  el hacerse presente (el mismo sacrificio),  de memoria, de símbolo de las especies, también hay que hablar  de  un verdadero Sacerdocio de Cristo en la Cena (y no sólo en el Calvario) , y verdadero sacerdocio de los Apóstoles (y sus sucesores) en la oblación de un verdadero sacrificio de una verdadera víctima (que está bajo las especies de pan y vino). Todo esto es algo distinto de una mera re-presentación y de un mero “hacerse presente” (por muy presente que se hiciera) el sacrificio del Calvario. Este último fue único y definitivo (como proclama la epístola a los Hebreos) en cuanto al logro total y definitivo de la Redención. Pero no excluye (en  su unicidad y definitividad) otros sacrificios  referidos solamente al fruto distribuído a y conseguido por, los fieles que asisten o se unen espiritualmente (in voto) a estos sacrificios.

¿Qué dice de todo ello la “Medulla…“?

Siguiendo a la “Medulla.. “ hay que decir lo siguiente en perfecta concordancia con el tridentino :

De las palabras evangélicas de San Lucas (Este es el cuerpo mío que se entrega por vosotros.. Este caliz es  la nueva alianza en mi sangre que por vosotors se derrama)   se desprende que Cristo ofreció su cuerpo y Sangre con lo equivalente a su destrucción para la remisión de los pecados: al consagrar separadamente el cuerpo y la sangre… que lo partió (el pan) y lo dio a sus discípulos.

No repito las tesis “de fide” enunciadas antes que incluyen el carácter sacrificial de la misa, y su esencia realizada en la doble consagración del pan y del vino.

La existencia de una verdadero sacrificio incluye la existencia de una verdadera víctima inmolada. Esta no  sería  tal si no hubiera muerte y destrucción de ella.

Extraigo lo siguiente que en mi opinión es lo que enseña el compendio:

Pero puesto que Cristo en el Calvario era mortal sufrió una muerte física (Nota mía: esta palabra en al filosofía tomista no se limita a lo material sino que incluye a los seres espirituales o resucitados  y sin  llegar a la univocidad, puesto que hay otros grados de ser,   significa sin identificarsereal” puesto que hay realidades que trascienden la realidad física v.g. la esencia y existencia del ser)).

Cristo en la Ultima Cena no sufrió una muerte física (por designio de Dios), y tampoco en la Misa (puesto que ya no es mortal, o sea está resucitado y  ya no muere más). No puede decirse que haya un verdadero sacrificio porque  haya una acción “incruenta” (esto es sin derramamiento de sangre).  Las  acciones  incruentas o cruentas si no hay destrucción o muerte de la víctima, no  son propiamente sacrificios porque no son  equivalentes  a la destrucción o muerte de la víctimas. Ahora bien, sin ésta no hay sacrificio.

Pero Cristo padeció y padece en las misas una muerte mística (inmolatio mystica) que sin ser física no es irreal. Sin ella no podríamos hablar de verdadero sacrificio.

Esta inmolación mística es la que se dio en la Ultima Cena y en nuestras misas. Y está no sólo significada sino místicamente realizada en la doble consagración del pan y del vino tal como se dio en aquella Cena y en nuestras misas.

¿Que quiere decir víctima místicamente inmolada? 

Aquí entramos en el terreno de las explicaciones probables.

Según el autor citado, Valentín Zubizarreta:

“Entra las diversas sentencias  que explican esta muerte mística  realizada en la doble consagración, a mí (dicho autor) me parece la  teoría más probable  la  que enseña que Cristo, en cuanto víctima y hostia de este sacrificio, se inmola y es muerto (en latín mactari o sea sacrificado a los dioses, muerto violentamente o con muerte cruel, en honor de los dioses etc.) en cuanto se pone bajo las especies sacramentales y por ellas es representado ante nuestros sentidos en cierta manera (in quodam externo habitu) de muerte y destrucción” (Así Billot, Van Noort, Tanquerey)

La oblación real se hace en el mismo acto de la consagración en el   reconocimiento de la Suprema Majestad con la mística inmolación  en cuanto por medio de especies sensibles se nos presenta como víctima con apariencia (in habitu externo) de destrucción, esto es con el cuerpo separado de la sangre.

Difícilmente se puede expresar con más precisión y hondura, la muerte mística que se lleva a cabo en la consagración,  que es la esencia del sacrificio de la misa y de la Cena del Señor. Sin esa muerte y destrucción mística no habría sacrificio de la misa y  de la Cena. No es suficiente apelar a la re-presentación o al “hacerse presente” del Sacrifico del Calvario para que se  efectúe real y verdaderamente un sacrificio, por más que la víctima y el sacerdote, sean los mismos que en el Sacrificio del Calvario.

Yo creo que los agrestes críticos a una exposición incompleta-en mi opinión- de Radio Cristiandad, aunque no falsa, del sacrificio de la misa, han hecho  el papel de “alguacil alguacilado“. Nos queda por último referirnos a la relación existente entre la Cena y la Misa respecto del Sacrificio del Calvario.

El Gran PONTÍFICE JESUS SACERDOTE ETERNO realizó  la REDENCIÓN ETERNA   ofreciéndose en su SANGRE  UNA SOLA VEZ   con lo que penetró en el SANTUARIO

¿Que relación hay entre la Cena y la Misa y el Sacrificio del Calvario?

Estos son algunos extractos de la “Medulla…

Todos los católicos, que admiten,como es lógico, la enseñanza del tridentino, creen firmemente que la Cena, la Misa y el Sacrificio del Calvario tienen un carácter sacrificial . Pero  hay las siguientes teorías:

a) Algunos creen que la Cena y la Misa no son sacrificios completos en sí mismos. Sino que unidos al Sacrifico de la Cruz  completan un único Sacrificio, porque creen que alcanzan compleción en aquella  única acción sacrificial (del Calvario). Así  Mac Donald y Bernardi.

b)Mauricio de la Taille cree, por su parte, que sólo hay dos sacrificios completos en sí mismos: el de la Cruz y el de la Misa. Porque cree que la acción sacrificial de la Cena y la de la Cruz fueron numéricamente un único sacrificio ya que la oblación incruenta de la Cena iba acompañada de la obligación e intención de ser inmolada cruentamente la víctima en el Calvario (oblatio incepta in coena per totam iam passionem perseverat).

c) La opinión mucho más común cree que la Cena, la Misa y la Cruz son numéricamente tres sacrificios completos en sí mismos, por ser la oblación de la víctima diversa en cada uno de ellos.

El sacrificio de la misa difiere específicamente o sea en su especie del Sacrificio del Calvario. Porque el modo es diferente, siendo el de la primera incruento, la víctima es inmortal e impasible, y además  en la misa se repite muchas veces la ofrenda, pero en la Cruz fue  sacrificio una sola vez.

El sacrificio de la Cena también difiere en especie del sacrificio del Calvario porque fue distinto el rito del sacrificio.

El sacrificio de la misa y el de la Cena son esencialmente y específicamente  iguales. Pero difieren en la circunstancia de que en la Cena se significa la pasión y Cruz como algo futuro. Pero en la Misa se significa la Pasión y muerte en Cruz como algo pasado de lo que se hace memoria.  Además en la Cena, Cristo era víctima  pasible y mortal. Pero no así en la Misa , puesto que en ella la Vícttma es impasible e inmortal.

Por consiguiente, como se desprende de estos extractos, en ella  no muere físicamente ni sufre  N.S.Jesucristo, que está glorioso e inmortal en el cielo.

Por todo lo dicho y extraído, aunque sumariamente, del compendio citado, hay que decir lo siguiente, que no se encuentra normalmente en los catecismos y libros devocionales:

La misa es un verdadero sacrificio. No meramente una representación. El carácter de sacrificio reside en que hay una víctima que se inmola o muere místicamente. Lo cual se realiza en la doble consagración. Sin ello no habría sacrificio. Esta es una diferencia esencial y específica con el sacrificio de la Cruz, en el cual la Víctima sufrió la muerte física en medio de enormes dolores. Pero la inmolación mística, es una inmolación y destrucción real, aunque no física.

La misa es numéricamente (en cuanto al tipo o especie de sacrificio) distinta tanto del sacrifico de la Cena como del de la Cruz . En esta  la víctima era pasible y mortal. Pero en la misa la Víctima es impasible e inmortal porque es el mismo Cristo glorioso. Y en la Cruz el sacrificio se realiza una sola vez al contrario que en las misas. Además en él se obtuvo la total y completa redención del género humano. En la misa no se obtiene esto-que ya está obtenido- sino la aplicación de este fruto a los muchos en que fructifica la sangre derramada de Cristo.

Por tanto la misa difiere esencialmente y numéricamente del sacrificio de la Cruz.

La Cena y la Misa son esencialmente  y especifícamente iguales. Pero difieren en la circunstancia de que en la Cena Cristo era pasible y mortal, además de que se realizó una sola vez teniendo Cristo presente en ella la pasión y muerte en Cruz como algo futuro que seguiría a la Cena. Pero en el sacrificio de la  misa, además de ser Cristo -la víctima- inmortal y realizarse muchas veces,  la pasión y muerte de Cruz pertenece al pasado y se rememora y representa en el rito, pero sin afectar al hecho de ser un verdadero y actual Sacrificio.

Por todo ello concluye el autor que la Cena, la Misa y la Cruz son tres sacrificios numéricamente distintos y en sí completos (tria sunt numero sacrificia completa) , y en los tres el Sacerdote y la Víctima son los mismos. En los tres hay inmolación aunque sólo en la Cruz esta inmolación es cruenta.

Es un error pensar-según la fe y teología católica- que en la Misa no hay inmolación o que ésta es la de la Cruz “haciéndose presente“, como si en ella no hubiese real, propia y sustancial inmolación. La inmolación mística es una muerte real, aunque no física, sino mística. Si no se admite esto no podríamos hablar de un verdadero Sacrificio de la Misa o de la Cena del Señor. Habría en su lugar sólamente el Sacrifico de la Cruz rememorado, o pensado, o hecho presente en los otros dos. Esto no es católico.

Esta es la doctrina que resplandece en la teología católica y en los libros de devoción de santos y teólogos (por ejemplo en San Leonardo en su opúsculo “El tesoro escondido de la Santa Misa (léase en Textos digitales de este blog AMOR DE LA VERDAD). Testigo de ello es la “Medulla theologiae dogmaticaedel carmelita V.Zubizarreta.

Respecto de la Ultima Cena de Jesús a la que he dedicado dos posts en este blog(demostrando que  ella se celebró en  la pascua judía que fue un perfecto símbolo y prefiguración del sacrificio del Calvario y de la Misa, precisamente por la inmolación de un cordero y su manducación) me propongo si Dios quiere hacer otro post en el que se profundice en su caracter sacrificial esencialmente igual que el de la Santa Misa. La Última Cena fue la primera Misa  aunque por sus circunstancias pueda considerarse  un sacrificio numéricamente- aunque no esencialmente ni específicamente- distinto al de la Misa. Veremos cómo la negación de que sucediera precisamente  en la pascua judía, rechazando de paso la inerrancia de los sinópticos, como hace Benedicto XVI en su último libro, afecta íntimamente a la concepción católica de la Misa y de la Cena del Señor.

3 replies »

  1. la cuestión es la siguiente: ¿está Cristo realmente presente en esa “santa misa tridentina y milenaria?¿de veras gozan ahí de una real transubstanciación, celebrándola en un templo en manos de la secta conciliar y por tanto en comunión con herejes? apuesto a que no, triste es decirlo, pero el que comulga con herejes es hereje, y entre herejes no habita el Espíritu Santo, ese que invocan en la eucaristía para que la obre, y sin el Espíritu de Dios mal podrá ser esa la Santa Misa tridentina y milenaria, el Santo Sacrificio que “obtuvo la total y completa redención del género humano”, bien entendido esto, claro está, sin santurrones extremos ni protestantes y falsas inconveniencias, falta que los redimidos quieran irse del captor, porque los hay que aunque les hayan pagado su rescate, prefieren quedarse a servir al moro

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s