ALL POSTS

NO ES LUTERO, NO ES CALVINO, NO ES KRAMER, SON..¡LOS OBISPOS¡


Es patente que hay un odium theologicum contra la Misa milenaria, renovación incruenta del Sacrificio del Calvario. La Misa (enviada por manos del Santo Angel) ante el sublime altar no se permite ni ser citada. Cuando se refieren a las “eucaristías” del “Novus Ordo” hablan del memorial del misterio pascual, pero no del  renovado místicamente Sacrificio de nuestra Redención. Esto es tabú.

Hay cardenales que permiten decir misas en su diócesis con rosquillas y cocacola como materia del  místico Sacrificio Redentor. Otros dicen ellos mismos la misa entre globos multicolores. Pero permitir la Misa milenaria, que celebraron Papas, Santos y celosos pastores, que fue objeto de la bula QUO PRIMUM TEMPORE…¡eso no¡ No se permite la misa anterior al Concilio Vaticano II como la llama en un lapsus (como creo) el portavoz vaticano, P.Lombardi

Aquí traigo un magnífico post de un magnífico escritor (TERZIO) que tiene un magnífico blog de mucho más alcance que éste. Pero como estoy de acuerdo con lo que dice (sin que esto signifique estar de acuerdo en todo con su autor y con otras entregas suyas) y para colaborar en lo posible en aumentar este alcance, aunque mi contribución sea milimétrica, lo quiero aportar copiándolo del blog ex-orbe
jueves 7 de julio de 2011

A cuatro años del 7 del VII del 2007

Los católicos conscientes sabemos lo que significó el Motu Proprio Summorum Pontificum publicado por SS. Benedicto XVI el 7 de Julio del 2007, lo sabemos, lo celebramos y lo recordamos. Es una fecha fácil de retener en la memoria, 7 del 7 del 7, inolvidable. Inolvidable para los católicos de buena voluntad; otros, sin embargo, sospechamos que desearían borrarla de la crónica.

Los que celebramos y damos gracias no desconocemos, todo lo contrario, la sorda oposición que se mantiene activa y militante contra el Motu Proprio y su intención. Es una oposición intra-católica que oculta una no sé si consciente o inconsciente voluntad contra-católica; el grado de consciencia o inconsciencia opositora si sé que se mide según la distancia del catolicismo que, justamente, supone la esencia del Motu Proprio. La esencia del Motu Proprio es la Misa Tradicional; la médula del Catolicismo, también.

A cuatro años-4 del siete de Julio del dosmilsiete, todavía no se han calmado las aguas. La instruccion del pasado 13 de Mayo es una prueba más de la no-quieta no-pacífica recepción del documento papal. Se disimulan aquiesciencias, se presentan coartadas de conformidad, pero la resistencia ha sido, es y va seguir siendo tenaz.

En España (y me repito, pues el caso se ha convertido en uno de mis mono-temas maniáticos) no ha habido un sólo obispo católico que se haya atrevido a celebrar gustosamente según la ‘forma extraordinaria’ (salvo las conocidas excepciones de Cañizares allende nuestras fronteras y Ureña, en dos anecdóticas ocasiones histórico-conmemorativas: un rito exequial y una Misa). Cuatro años y ni una sóla demostración de buena voluntad católica por parte de nuestra Jerarquía.

Item más: Se nota una bien trabada oposición oficiosa, una especie de consigna (no sé si de CEE, no sé si de espontanea co-iniciativa, no sé si de cripto-conciliábulo prelaticio) de no promover, de no dar cancha. Como la sentencia que escuché en directo de labios de un prelado -“No conviene crear necesidades”.

Pero cuando aparecen las ‘necesidades’, se despachan sub mínimis, con displicencia, con ánimo reductivo y voluntad mínimo-condescendiente, casi con repugnante oficialismo, con tendencia a marcar out el tema y señalar outsiders a los solicitantes y los implicados.

Lo peor, sin embargo, es lo que todos los afectados sentimos y callamos: ¿Por qué no Benedicto? ¿Por qué no la cabeza, el autor del Motu Proprio? ¿Por qué después de cuatro años el Papa no ha celebrado públicamente la Misa que él, motu proprio, ha feliz y santamente restaurado? Las razones se nos echan encima como una losa cuando nos explican, sotto voce, las presiones y las tensiones en la Curia. Y nos creemos la excusa cuando sabemos quienes forman la Curia. Y las curias, las otras curias de más allá, las extra-urbe.

Se nota, sin embargo, que la resistencia es muy cercana, que el foco de la actividad contra-Misa tradicional católica es europeo, muy europeo. Un formidable grupo de presión vaticanosegundista con refuerzos juanpablistas que hacen imposible que el Motu Proprio prospere y alcance sus objetivos que son (entiendo yo): 1º exámen-reflexión 2º restauración-sanación 3º integración-reasunción.

Del statu quo al dia de hoy, valga este patente documento como ilustración de lo dicho:

Este es el texto escrito de lo que se oye en el yotube, primero la voz en off de la locutora y después la transcripción-traducción de las palabras del funesto Lombardi (los subrayados en negrita son míos):

En 2007 Benedicto XVI permitió que se volviera a celebrar la Misa según la liturgia de antes del Concilio Vaticano II, sin necesidad de un permiso especial. Durante tres años, obispos de todo el mundo han informado al Vaticano de los problemas que han encontrado al aplicarlo. El Vaticano ha publicado ahora las respuesta a estos problemas. El documento es la Instrucción “Universae Ecclesiae”.

Lo firma el cardenal William Levada. Precisa por ejemplo que quienes participen en esta liturgia no podrán oponerse a la celebración por la forma ordinaria y deben reconocer al Papa como pastor supremo de la Iglesia universal.

P. Federico Lombardi:

“Quienes piden esta forma extraordinaria no pueden polemizar. Se cita en el número 19, “no puede de ninguna manera sostener o pertenecer a grupos que se manifiestan contra al validez o legitimidad de la forma ordinaria y sobre la autoridad del Papa como pastor de la Iglesia universal. Así que si un grupo pide esto porque considera que el otro rito de la Misa no es válido, no se le permite”.

El documento confirma que se podrá celebrar esta liturgia siempre que un grupo suficientemente numeroso de personas lo pida si no interrumpe el horario habitual de la parroquia. Quienes lo solicitan pueden ser de distintas parroquias o diócesis.

La instrucción concreta las requisitos especiales que debe cumplir el sacerdote. Deberá conocer el latín al menos para entender y pronunciar bien lo que está leyendo.

P. Federico Lombardi:

“Es difícil encontrar sacerdotes que conozcan esta liturgia. Que conozcan todos los gestos particulares, porque es difícil y si no se ha practicado por un tiempo, aprenderlo es complicado. Se tiene que conocer bien el latín y también lo que se hace, cómo se celebra”.

El Papa pide a los obispos que adopten las “medidas necesarias” para la correcta ejecución de esta “forma extraordinaria” de la Misa. Pero les pide que sus seminaristas conozcan la conozcan.

P. Federico Lombardi:

Se ve la dificultad que tienen los obispos en encontrar sacerdotes idóneos, porque no es que abunden los sacerdotes en general y mucho menos para este tipo de celebración. Así que se les pide que enseñen el latín en los seminarios. Porque es algo importante, es de cultura general”.

La Misa Tridentina es íntegramente en latín, el sacerdote celebra de espaldas a los fieles en voz baja y sin diálogo con la asamblea. También las lecturas son distintas, incluyen menos textos del Antiguo Testamento y sólo sigue el Canon Romano, mientras que en el misal actual hay cuatro prefacios que el sacerdote puede elegir libremente.

No sé si cabrían más expresiones descalificantes, preñadas de prejuicios, inductoras de desvalorizaciones, en tan breve secuencia de texto y palabra. El redactor de la noticia se ha esforzado en presentar la Instrucción sobre el Motu Proprio de la forma más desfavorable posible, sin atacar de frente, pero dejando en evidencia el tema. Tampoco parecen espontáneas las palabras de Lombardi, cargadas de insinuaciones de sospecha y desconfianza.

¿Qué concepto sacarían Uds. si tuvieran que hacerse un juicio del Motu Proprio, de la Instrucción Universae Ecclesiae y de la Stª Misa Tradicional (la católica y universal durante siglos, la sustituída en 1969 por el Misal de Pablo VI) según lo que dice Lombardi y la redacción de esa agencia ‘oficiosa’ del Vaticano?

Pues háganse cargo de que esas son las tendencias y las (malas) voluntades que corren e imperan en Roma. En otros sitios, en el extra-radio católico, figúrense.

Mientras, a la plena luz del sol que alumbra, la descomposición y deformación de la liturgia católica sigue su progresivo avance, con obispos activos o pasivos que actuan o consienten o ignoran. Los mismos que se horripilan si un cura les pide celebrar públicamente la Misa tradicional o un grupo de fieles solicitan la Misa de siempre en su parroquia de ahora.

El problema litúrgico católico no es un problema de fieles, es un problema de sacerdotes y obispos. Dado que los obispos ni hacen ni dejan de hacer, la clave de la recuperación estaría en los sacerdotes. Pero los curas están impedidos porque no pueden celebrar cum populo sin autorización expresa del obispo. En un aberrante caso de hipocresía respecto a lo más sagrado, a los sacerdotes se les permite celebrar en privado, de forma quasi-vergonzante, pero se les impide celebrar con los fieles motu proprio, por propia iniciativa, sin esperar que los fieles lo pidan.

¿Acaso pide un niño aprender a multiplicar? ¿Hay que esperar a que un niño pida catequesis para empezar a formarle en la doctrina cristiana? ¿Nunca se puede tomar la iniciativa cuando se trata de hacer el bien, hay que esperar la demanda?

Quizá esa sea la razón que ronda por la mente de nuestros prelados, que la Misa tradicional no es buena, no es beneficiosa, no es aconsejable, no es oportuna, no es adecuada, no es apta. Y por eso las reticencias, y por eso las negaciones, y por eso las dejadeces, y por eso las displicencias, y por eso las desganas, y por eso las resistencias, y por eso las negativas.

Y por eso las cosas que dice Lombardi, el portavoz oficial de la Santa Sede, tan contradictorio, tan desazonante, tan confudente, tan irritante.

Sin embargo, los católicos conscientes pensamos, creemos y mantenemos que, por la gracia de Dios, el 7 del 7 del 7 se abrió una puerta que no se va a cerrar.

Oremus!

+T.

Nota: Hay unn comentario que por ser, según creo, representativo de un sentir generalizado, lo copio con el permiso de su autor (si no le gusta lo quito). Es el siguiente:

Aquilifer dijo…

El polémico punto 19 de «Universæ Ecclesiæ» es una auténtica judiada, una maniobra miserable que revela la perfidia de los monseñores redactores de este documento y su irreprimible inquina contra la Misa tradicional.
Supongo que la mayoría de cuantos promovemos ardorosamente la plena restauración de la Liturgia tradicional Católica, gastamos nuestro tiempo y energía en este antipático combate precisamente porque albergamos alguna duda sobre la validez o sobre la legitimidad de la Misa bugniniana. Si yo tuviera pleno convencimiento de que el Novus Ordo es tan Santo y agrada tanto a Dios como el Rito milenario canonizado por San Pío V, no me tomaría la más mínima molestia en promoverlo ni en solicitarlo, ni emprendería algún que otro domingo un viaje a otra ciudad con la sola finalidad de poder asistir a este Rito. Si estuviera realmente persuadido de que ambas misas son meramente dos opciones equivalentes para un solo Santo Sacrificio, cualquiera me podría acusar con toda razón de comportarme como una especie de pijo elitista, movido por puro afán de distinción y con complejo de superioridad, que necesita imperiosamente distanciarse del común de los fieles. ¿Para esto es para lo que Lombardi destina «Universæ Ecclesiæ»? ¿Tan sólo para satisfacer a cultísimos diletantes y espíritus refinados?

8 de julio de 2011 00:43 

Categorías:ALL POSTS, Misa

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s