ALL POSTS

EL CIELO NO ES UN LUGAR


Esto es lo que dice Benedicto XVI en su libro Jesús de Nazaret. Es el corolario lógico de su concepción de la resurrección de Cristo que ya no es la unión del alma de Cristo con el cuerpo yacente , unidos ambos con la Divinidad. Véase el post dedicado a esto, en este mismo blog  aquí. Su concepción de la resurrección se aparta completamente de la de la doctrina católica. Según él el Cuerpo de Cristo en el Sepulcro no participó del hecho de la Resurrección. Por consiguiente la tesis de que el cielo  no es un lugar es completamente consecuente a ello. Pero ¿qué habría que decir entonces de la Eucaristía, en donde la Iglesia confiesa que está el Cuerpo y Sangre de Cristo? ¿Y de la Asunción de María? ¿Y la devoción a los santos?. Explicando ello se pone en entredicho la letra de los Evangelios y de   los Hechos, así como muchos pasajes de la Resurrección de Jesús en los Evangelios, a los que él coloca en el terreno de los mitos.

Esta es la reseña traducida deTradition in Action

Benedicto XVI: El cielo no es un lugar sino la presencia de Dios entre los hombres

En su recientemente publicado libro Jesús de Nazaret , Benedicto XVI niega que en la Ascensión, Nuestro Señor fuese levantado al cielo, donde está sentado a la diestra del Padre Eterno, como profesamos en el Credo. En su nueva versión de los dos dogmas – Ascensión y la existencia del Cielo como un lugar – El Papa Ratzinger pretende que no había un lugar real adónde fue Nuestro Señor. Lo qué se dice acerca de la Ascensión en el Nuevo Testamento, según él, se refiere a una nueva forma de la presencia de Cristo entre los hombres. Es otra negación progresista de la fe católica por el Papa Benedicto XVI que concuerda con su concepción  de la resurrección y el limbo , y la negación [Nota del tr:como lugares] de Juan Pablo II del infierno y el cielo . A continuación se presentan fotocopias donde defiende esta tesis – Jesús de Nazaret – Semana Santa: Desde la entrada en Jerusalén hasta la Resurrección , San Francisco: Ignatius Press, 2011, pp 282 -284.  Véanse aquí