ALL POSTS

RAZONES PARA LA RESISTENCIA


Ecos de la Resistencia

Artículo tomado de Tradition in Action. Traducido por Amor de la Verdad 

 Por Patrick Odou                                                                                                   Reseña del libro  Razones de la Resistencia: La jerarquía de la Iglesia Católica habla
de la Crisis posconciliar , por Jason A. Roberts: Jacksonville, Prensa Reina de los Mártires, 2011, 71p.Hay un pequeño libro interesante  que circula en los círculos tradicionalistas, que fue escrito por

Compre aquí

Jason A. Roberts, cuyo título es razones de la resistencia: La jerarquía de la Iglesia Católica habla sobre la crisis post-Vaticano II . Este opúsculo contiene una introducción de cinco páginas, 10 páginas de semblanzas de los que se citan (papas, cardenales, obispos y sacerdotes, y noticia de los documentos expedidos por los organismos eclesiásticos), 36 páginas de citas sobre los problemas tenidos con la liturgia post-conciliar y sobre el Vaticano II  y, por último, una conclusión de nueve páginas seguidas de ocho páginas de notas al final, dando citas de las fuentes. 

El objetivo principal de Razones para la resistencia es mostrar  a los católicos  del Novus Ordo que – de acuerdo con la Jerarquía misma – no todo está bien con la nueva liturgia y las enseñanzas del Concilio Vaticano II. Creo que el objetivo principal se logra. Las citas, que también se pueden encontrar en estudios más extensos y completos, son suficientes en cantidad y calidad para hacerse al menos preguntas sobre el Concilio y sus frutos.

Por ello, el trabajo de Roberts ofrece buenas razones, como dice el título, para refutar a aquéllos que cuestionan o se oponen a la posición tradicionalista. Algunos altos miembros de la jerarquía de la Iglesia han declarado que existen sobre ello problemas, dificultades, preocupaciones y objeciones: ” He aquí  algunas citas en las que se expresan  argumentos en contra de una aceptación unívoca del Concilio Vaticano II, el Novus  Ordo de la Misa y los otros  ritos sacramentales posconciliares,  hechos  por clérigos (a menudo de entre los de más alto rango de la Iglesia), ya desaparecidos o que actalmente tienen buena relación con Roma. “(p. 4). 

Roberts cortésmente asume que muchos  católicos del Novus Ordo no conocen los argumentos presentados por algunos miembros de la jerarquía católica contra el Vaticano II y sus frutos: “Puede ser una sorpresa para muchos el que las razones de  los católicos tradicionalistas  ya han sido expresadas  incluso por jerarcas de la Iglesia al enjuiciar al Concilio Vaticano II y sus consecuencias. Muchas de las objeciones críticas al Concilio, a su “espíritu” y a las nuevas prácticas litúrgicas impuestas a los fieles han surgido desde dentro de la Iglesia. De hecho, estas voces a menudo se han oído  directamente de  los ocupantes de la Cátedra de San Pedro o de su entorno “(P. 3).

Citas que vienen al caso

Los católicos se están hartando de las novedades posconciliares

Luego, armado con estas citas, en un intento de redargüir , Roberts afirma que, en verdad los tradicionalistas  se oponen al Concilio Vaticano II y sus novedades precisamente  por escuchar a la jerarquía : ” Ellos [los tradicionalistas] afirman que son fieles católicos, precisamente porque  han escuchado  y creído en las palabras de la Jerarquía de la Iglesia post-conciliar, al  plantear objeciones a los cambios introducidos por el Concilio Vaticano II  “(p. 4). Otro punto interesante  es que estas citas proceden de fuentes que no siempre son tradicionalistas: “¿Hay que aclarar  que los  que hacen estas citas no necesariamente se consideran  a sí mismos “tradicionalistas “ ? Sin embargo, sus palabras no son insignificantes o irrelevantes en los tiempos  post-conciliares de una Iglesia  que a veces parece estar  dividida en su interior” (p. 4).

He aquí algunos ejemplos de  citas: 

  • “Podemos decir que la corrección teologica de la misa tridentina se corresponde con la incorrección teológica de la Misa  del  Concilio Vaticano lI” (Cardenal Stickler, p. 29)
  • “Si la Iglesia no fuera  divina este Concilio  (Vaticano II) la habría enterrado.” (Cardenal Siri, p. 50.)
  • “El esquema de la liturgia causa confusión y complicación. Si se aprueba, causaría inmediatamente un escándalo a nuestro pueblo. … Los cambios no son necesarios. “(Cardenal McIntyre, p. 35)
  • “El Vaticano II es la Revolución Francesa en la Iglesia. … No se pueden entender las revoluciones francesa o rusa a menos que se conozcan  los viejos regímenes terminados con ellas. … Pasa lo mismo  con la Iglesia: una  reacción sólo puede juzgarse en relación con el estado de las cosas que la precedieron … “(Cardenal Suenens, p. 49.)

Pros y contras

Como  sucede con las pequeñas obras, este libro no es muy profundo en su análisis. De hecho, no pretende ser un estudio concluyente: “Este trabajo no pretende ser un tratamiento integral de los desafíos sufridos por la Iglesia Católica desde la inauguración del Concilio Vaticano II. Ha habido muchos trabajos  publicados en el pasado que tratan de estos asuntos, y sin duda habrá más en el futuro  a medida que se desarrolle en el largo plazo el impacto del Concilio. “(P. 4). Estoy de acuerdo. Ejemplo de ello es la serie de 11 volúmenes ( Eli, Eli, Lamma Sabbactani ) sobre el Concilio Vaticano II, escrito por Atila S. Guimaraës. Siete volúmenes ya han sido publicados hasta la fecha, cuatro volúmenes más están por venir.

No coincido con el autor cuando tratando de salvar el Concilio sugiere que “las declaraciones de ruptura en los documentos del Concilio han de ser  anulados y denunciados, y las declaraciones … ambiguas respecto de la teología católica pre-conciliar  deben definirse a la luz de la Tradición católica. “(p. 41).  Yo no creo que la ambigüedad pueda o deba ser conservada. Por el bien de la Iglesia y la pureza de su doctrina, el Concilio Vaticano II, con sus aguas turbias debe dejarse a un lado

Además, tal vez debido a la  brevedad del opúsculo, hay algunos aspectos de   Razones de la

Ratzinger: La Misa Tridentina es una liturgia muerta

Resistencia que pueda inducir a error a los fieles. Presentando citas de los  progresistas  Suenens y  Ratzinger, sin hacer ninguna reserva, se puede recibir la falsa impresión de que estos hombres están  profunda oposición al Concilio Vaticano II y a sus cambios. Esto ciertamente no es el caso. La verdad es que estos hombres son los principales responsables y culpables de la crisis en la Iglesia. La admisión de algunos errores del Concilio o de sus frutos muchas veces contradicen lo que han afirmado en otras ocasiones en favor de esos errores . Por ejemplo, el obispo Edward J . Slattery dice: “Incluso antes de su elección como sucesor de San Pedro, el Papa Benedicto nos instaba a abandonar   la antigua liturgia de la Iglesia para recuperar un culto católico más auténtico. Por esta razón, yo restauré la venerable posición ad orientem’  en la celebración de la  misa en la Catedral “(p. 30). Esa frase puede llevar a pensar que Joseph Ratzinger fue siempre favorable a la “antigua liturgia.” Esto no es verdad,  el Padre. Ratzinger definió la misa tridentina como una “liturgia muerta”, como se puede leer aquí 

Por lo tanto, el mensaje de  razones de la resistencia , a veces confunde al lector. No obstante, creo que fue buena la idea de Roberts de publicar un libro de bolsillo con citas seleccionadas como manual de tradicionalistas. En este tiempo de crisis, necesitamos un arsenal completo de  obras  centradas en diferentes aspectos de la revolución conciliar. Animo a este joven escritor a proseguir sus esfuerzos  contra el progresismo para construir el Reino de María.