ALL POSTS

¿CONCILIO VATICANO II MERAMENTE PASTORAL?


Algunos niegan infalibilidad al Concilio Vaticano II alegando su carácter pastoral que en su opinión fijó Juan XXIII. También alegan una declaración de Pablo VI, posterior al Concilio y carente de formalidad definitoria, reclamando para el Concilio un carácter de mero magisterio auténtico al que en principio se debe obsequiosa sumisión. Quizás esta declaración habría que inscribirla en el terreno estratégico o político de las actuaciones pontificias.

Pero hay otros textos con los que no se cuenta. Y estos textos son irreformables, incluso por futuros papas. Esto es lo que pretendo en esta entrada: traerlos a la consideración de los lectores. Si el Concilio fue debidamente convocado y sus textos debidamente votados y aceptados por los Padres conciliares, y si fueron promulgados por papas legítimos de los que no pudiese dudarse de su carácter de sucesores de Pedro y vicarios de Jesucristo, es evidente que los textos del Concilio- por muy dudosos y contradictorios que parezcan con el Magisterio anterior- gozarían de la infalibilidad magisterial- la que se desprendiera de su contexto- en paralelo a los de otros grandes concilios. El negar este carácter- hecha las salvedades anteriores- supondría caer en las censuras previstas para estos casos. O sea los que lo niegan caerían en el cisma. Aquí no entrarían por supuesto los que se apartaran desde un principio de la consideración básica y fundamental  que acepta la mayoría que no duda de la legitimidad del Concilio y de sus fautores.

Estas líneas son de candente actualidad porque en nuestros días se han suscitado opiniones de teólogos significados, que incluso han sido publicadas por los órganos de prensa pontificios que distinguen en un grado sorprendente la adhesión que merecen los textos conciliares, estableciendo dentro de ellos categorías, pero sin otorgar el calificativo de “fe católica” sino a los textos del Concilio que “repiten” anteriores textos del Magisterio. A muchos textos del Concilio le otorgan un mera adhesión motivada por el “religioso obsequio“. Descartados eso sí los párrafos meramente circunstanciales y válidos solamente para el momento de su promulgación, que se habrían vuelto obsoletos con el correr de los años.

Sobre  la Infalibilidad Del “Vaticano II”

  Algunos “católicos” afirman con aplomo que el Vaticano II no fue un CONCILIO INFALIBLE aunque haya sido convocado por un papa y su desarrollo fuera bajo la presidencia de papas y contara con el apoyo de papas : Juan XXIII  y Pablo VI.

 Su razonamiento ¿es válido? Esto es lo que veremos en este artículo basado en algunos textos.


 I. Fue  un concilio general y solemne

 Extractos de la bula “Humanae salutis” ) convocando el “segundo concilio ecuménico” del Vaticano.
– Juan XXIII  dijo que la idea de convocar el Concilio Vaticano II le vino “como una inspiración sobrenatural” …
Constitución Apostólica del Papa Juan XXIII,  PAPA POR LA DIVINA PROVIDENCIA convocando el Concilio Vaticano II.
Juan, obispo, SIERVO DE LOS SIERVOS DE DIOS PARA perpetua memoria,

 ..Por lo tanto, obedeciendo a la voz de nuestro corazón como a una inspiración sobrenatural , pensamos que había llegado el momento de dar a la Iglesia católica y a toda la familia humana un nuevo concilio ecuménico que se inscriba como uno más de los veinte grandes concilios que a lo largo de los siglos, nos han proporcionado tanto un progreso cristiano,  como  un crecimiento de la gracia en los corazones de los fieles.


“Hemos considerado una  inspiración del Altísimo   lo que se presentó  desde el comienzo de nuestro pontificado  a nuestra mente como una flor de una primavera inesperada, la convocatoria de un concilio ecuménico … ” (L’Osservatore Romano 10 junio de 1960)

 El criticar o dudar del Vaticano II sería equivalente a criticar (o dudar …) de los veinte grandes concilios ( desde Nicea, 325 al Concilio Vaticano I, 1870) que precedieron a este ” Concilio “ .
Esto se corrobora por las siguientes declaraciones papales:

1.Pablo VI, el 09.29.1963, dijo que el Concilio Ecuménico VII  fue convocado y realizado ” por una disposición divina ” (Enseñanzas de Pablo VI, Tip. Pol. Vaticana, Vol. I, 1963, pág.. 168)

2. Juan Pablo II el 25/11/1981:

… su nombre (Juan XXIII) está relacionada con el evento más importante y renovador de nuestro siglo: la celebración del Concilio Ecuménico Vaticano II , de la que sintió una especie de inspiración misteriosa e irresistible del Espíritu Santo ,  como él mismo tuvo que confesar ... ” (La enseñanza de Juan Pablo II, idem, Vol.IV de 1981, p.752.757)

3. Juan XXIII dijo que el concilio  Vaticano III sería un concilio UNIVERSAL y SOLEMNE(sinónimo de Ex Cathedra) :

  • “Proclamamos, ordenamos y convocamos para el próximo año 1962 el Concilio Ecuménico y universal del Vaticano , que se celebrará solemnemente en la patriarcal basílica vaticana, en los días que Dios en su providencia, nos permitirá acordar. Por lo tanto queremos  y ordenamos que acudan al concilio ecuménico convocado por nos… ” (Humanae salutis)

4. Él (Juan XXIII)  QUIERE Y ORDENA …

 “Por último, pedimos a todos los fieles y a todo el pueblo cristiano que presten  atención al Concilio y  oren intensamente a Dios Todopoderoso  para que se digne  apoyar esta empresa tan importante, ya inminente, y que el  la consolide con su poder para que se convierta en una empresa honrosa. Que estas oraciones comunes continuamente broten de la fe como una fuente de agua viva, que vayan acompañadas  de sacrificios voluntarios del cuerpo para que sean más agradables a Dios y soberanamente eficaces , que también se enriquezcan con un esfuerzo generoso de vida cristiana que demuestre que todos están dispuestos a poner en práctica las decisiones y órdenes que sean tomadas por el Concilio.(Humanae salutis) (Traducción del texto latino publicado por L’Osservatore Romano del 26 y 27 de diciembre de 1961.)

5. Pablo VI afirmó que era un concilio universal, solemne y que comprometía su infalibilidad:

  • EN NOMBRE DE LA SANTÍSIMA E INDIVISIBLE TRINIDAD, PADRE, HIJO Y ESPÍRITU SANTO. Los decretos que acaban de leerse en este santo y universal Concilio Vaticano II, convocado legalmente, han agradado a los Padres. Y  NOS EN NOMBRE DEL PODER APOSTÓLICO QUE TENEMOS DE CRISTO en unión con los venerables Padres, LOS  APROBAMOS, ADOPTAMOS Y DECRETAMOS EN EL ESPÍRITU SANTO, Y ORDENAMOS  QUE, PARA LA GLORIA DE DIOS, LO QUE  HA SIDO ESTABLECIDO CONCILIARMENTE  SEA PROMULGADO.  Roma, San Pedro, 4 de diciembre de 1963. Yo, Pablo, obispo de la Iglesia Católica.


Algunas aprobaciones parciales de textos conciliares inciden en las mismas ideas y con la misma fuerza definitoria:

a)Respecto de la Constitución sobre la sagrada liturgia “Sacrosanctum Concilium” , aprobada definitivamente por 2.147 votos contra 4 y promulgada el 4 de diciembre 1963  por  Pablo VI, Extracto de las Actas del Concilio Vaticano II,  textos completos de las constituciones, declaraciones y decretos promulgados:

  • Todas las cosas que que se establecen en esta Constitución han complacido a los Padres.y a Nos, y con la autoridad apostólica que tenemos de Cristo en unión con los venerables Padres, las aprobamos, tenemos y DECRETAMOS EN EL ESPÍRITU SANTO, Y MANDAMOS PARA LA GLORIA DE DIOS, QUE LO QUE SE HA ESTABLECIDO CONCILIARMENTE SE PROMULGUE. Roma, San Pedro, 21 de noviembre de 1964. Yo, Pablo, obispo de la Iglesia Católica.

b)Respecto de la Constitución dogmática sobre la Iglesia “Lumen Gentium” , aprobada definitivamente por 2.151 votos contra 5, promulgada el 21 de noviembre 1964 por Pablo VI, Extracto de las Actas del Concilio Vaticano II,  textos completos de las constituciones, declaraciones y decretos promulgados:

https://i1.wp.com/www.traditioninaction.org/HotTopics/HTimages_a/A052_Montini.jpg

“Habiendo sido reunido [el Concilio] bajo el Espíritu Santo y protegido bajo la protección de la Santísima Virgen María, a quien proclamó, Madre de la Iglesia de San José su  eslarecido esposo, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, el Concilio Vaticano II debe ser sin duda, considerado uno de los mayores eventos de la Iglesia .
(…)
Nos, decretamos y ordenamos que todo lo que se ha establecido  sinodalmente en este Concilio sea religiosamente observado por todos los fieles de Cristo para la gloria de Dios y honor a la Santa Madre Iglesia y para la tranquilidad y la paz de todos los hombres. Por ello Nos  hemos decidido y decretado que  estas Cartas  se establezcan y mantengan firmes, válidos y eficaces para siempre y  que se les otorgue y reciban plena y total eficacia, que se recurra a ellas, ahora y en el futuro de una manera completa por todos aquellos a quienes conciernan o puedan concernir;  que sirvan de juicio y conclusión; que  desde ahora quede  inútil lo que pueda atañer o podría ser contrario  a ellas a sabiendas o  sin saberlo, por cualquier persona o por cualquier autoridad.

Dado en Roma, en San Pedro, bajo el anillo del Pescador, el 8 de diciembre, en la fiesta de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María en el año 1965, el tercero de Nuestro Pontificado. ” Pablo VI,  Papa  

(breve “apostólico IN Spiritu Sancto, 8 de diciembre de 1965)


II. Un CONCILIO DOCTRINAL.

1. Juan XXIII dijo que:
..el Concilio Vaticano II  se ocupará de  asuntos de doctrina sobre la Sagrada Escritura, la tradición, los sacramentos y la oración de la Iglesia, la disciplina eclesiástica …

Esto requiere, por supuesto, el compromiso de la infalibilidad papal  para que la acción del Espíritu Santo fuera garantía contra los errores

“Estas frutos del Concilio Ecuménico de los que hemos hablado libremente y con frecuencia, implican una gran cantidad de discusiones, estudios y desarrollo. Por ello, son propuestas cuestiones de orden doctrinal o práctico, para que  las instituciones y los preceptos cristianos correspondan perfectamente a las múltiples realidades de la vida y sirvan al Cuerpo Místico de Cristo, y a su misión sobrenatural. Estas cuestiones se refieren a la Escritura, la tradición, los sacramentos y oracion de la Iglesia, la disciplina eclesiástica , las obras de caridad y asistencia, el apostolado de los laicos, las misiones. ” (Humanae salutis)

III. Conclusión

De acuerdo con todo lo anterior todos los que se consideran católicos y que están bajo la sumisión de los papas deben  obediencia y sumisión a los decretos y órdenes promulgados EX CATHEDRA por el Concilio Vaticano II  y los papas.


Porque: ” Se debe creer con  fe divina y católica todo lo que está contenido en la Escritura y la tradición, y todo lo que es ofrecido por la Iglesia como  verdad revelada por Dios, ya sea por un juicio solemne (Nota: el Concilio) o por su magisterio ordinario y universal “. (Constitución dogmática “Dei Filius” del Vaticano i ,  Capítulo III de la Fe)

  Aquellos  que se niegan a reconocer al Concilio Vaticano II, si lo aceptan como legítimo y aceptan a sus papas valedores,  como infalible son pues cismáticos. 

Los que se opone al Concilio Vaticano II, según el Concilio Vaticano I celebrado hace 100 años, caen consecuentemente bajo la sanción :

 El Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra, es decir, cuando, cumpliendo su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, define, en virtud de su suprema autoridad apostólica una doctrina sobre la la fe o la moral, para que se acepte por toda la Iglesia, tiene, por la asistencia divina que le fue prometida en la persona del bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad con que el divino Redentor quiso que su Iglesia estuviera provista, cuando se definen doctrinas sobre la fe y la moral. Por lo tanto, estas definiciones del Romano Pontífice son irreformables por sí mismas y no por el consentimiento de la Iglesia.
Si alguien, Dios no lo quiera, tuviera la presunción de  estar en contradicción con nuestra definición, sea anatema . “
(Extracto de la Constitución Dogmática “Pastor Aeternus IX” Pío XII, 4 ª sesión (18 de julio de 1870) Concilio Vaticano sobre la definición del dogma de la infalibilidad papal)


IV. La posición católica 

Si, en efecto, el Concilio Vaticano II no fuera infalible  la consecuencia sería, que el hombre que llamó y confirmó  el Concilio no fue  el legítimo Papa

 Un Concilio general es infalible (Vaticano 1: Dei Filius, . CH 3), siempre y cuando sea confirmada por el Romano Pontífice (Codex iuris canon aquí en 1917, canon 227).

Pero al ser  el Concilio Vaticano II fue un concilio general. Tendríamos que  El hombre que confirmó el Vaticano II no sería un pontífice romano. Entonces el Vaticano II no sería un “legítimo concilio”, sino una “reunión privada”, es decir, una reunión cuyos actos serían nulos.

LOS CATÓLICOS QUE ACEPTEN EL CONCILIO COMO LEGÍTIMO ASÍ COMO SUS FAUTORES, DEBEN ACEPTAR  LA INFALIBILIDAD DEL CONCILIO SI NO  QUIEREN INCURRIR EN LAS ANTERIORES CONSECUENCIAS.

6 replies »

  1. Muy buen post. Espero que los sacerdotes, fieles y simpatizantes de la FSSPX lo lean, y puedan darse cuenta de que algunos de los argumentos que vienen repitiendo desde hace cuarenta años casi sin cambios no tienen ningún sentido, y les hace caer en posturas heterodoxas que les quitan toda o al menos buena parte de su autoridad moral cuando se ponen a reprochar a los conciliares sus errores.
    Evidentemente, éstos, cuando todavía no había acabado el Concilio, se apercibieron enseguida de los aspectos defectivos presentes en la argumentación de los Padres del Coetus, y examinaron cuidadosamente cuales eran las argumentaciones de las diferentes cabezas de la incipiente resistencia católica contra la falsificación de la Iglesia perpetrada por el pseudo-Concilio Vaticano II.
    Y como buenos discípulos de Orwell, sabían que la mejor oposición es aquella que uno crea y controla desde el principio. Todos los Padres del Coetus cayeron en la trampa, y se comportaron en el Concilio de la misma forma que los menos exaltados o más conservadores entre los procuradores de la Asamblea Nacional que dió los primeros pasos de la Revolución francesa.

    No se dieron cuenta de que se les estaba embarcando en un proceso revolucionario, semejante a la masónica preparación de los Estados Generales de 1789, a pesar de que Juan XXIII dió sobradas muestras de su talante heretizante antes incluso de anunciar la convocatoria del Concilio. Cometieron el imperdonable error estratégico de aceptar el abandono de casi todos los esquemas preparatorios de los documentos definitivos, aceptando su sustitución por otros de cuya procedencia casi nadie sabía. Una vez abandonado el campo de batalla y la iniciativa al enemigo, se vieron reducidos a una guerra de escaramuzas, que no sólo no mejoró su situación, sino que favoreció al enemigo: Éstos sabían que la clave de su éxito radicaba en combinar lo más ambigüamente posible un fondo inevitablemente herético por acción o por omisión, con una apariencia lo más tradicional posible, que sería la encargada de engañar a la mayoría de las ovejas tradicionales que no se enterarían de nada, y a quienes, para cuando empezaran a darse cuenta, se podría presionar con la autoridad papal, por una parte, y con una cierta hermenéutica de la continuidad, por otra.

    Los encargados de la elaboración de la parte heretizante ya habían hecho su trabajo, ahora les tocaba a los Padres más tradicionales hacer el suyo, precisamente con sus protestas en favor de la Tradición, iban a maquillar unos textos que de por sí iban a resultar demasiado explícitos.

    Si hubieran cumplido con su deber, estudiando previamente las estrategias de manipulación tanto de masas como de asambleas, tan típico del arte real maquiavélico desde el S. XVI, se hubieran dado cuenta de que estaban participando de un CONCILIUM MALIGNANTIUM, en el que de ninguna manera hubieran debido participar, ni siquiera con la vana esperanza de aportar alguna mitigación al daño previsible. Sólo con oír el discurso inaugural Gaudet Mater Ecclesia, ya hubieran debido darse cuenta de que los principios que iban a regir el desarrollo de tan magna asamblea ya no eran católicos.

    Cuestión de principios evidentes: Era ilusorio pensar que ese árbol venenoso que estaba recién plantado fuese a dar otra cosa que malos frutos. Lo que hay que hacer en esos casos es separarse de una asamblea prevaricadora, y denunciarla con todas las energías. Eso hicieron la mayor parte de los asistentes al Concilio de Basilea, por ejemplo, por ello acabó compuesto por sólo unos pocos obispos y una mayoría de “teólogos” del mismo jaez que los que condenaron a santa Juana de Arco.

    Una vez acabado el Concilio, los conciliares se dieron cuenta de que una parte de la resistencia razonaba católicamente, dando origen a la postura que ellos motejaron enseguida injuriosamente como “sedevacantista”, posición que condenaron a la oscuridad mediática absoluta.

    Mientras, fomentaron la posición de aquellos católicos que si bien querían resistir, no querían sufrir el ostracismo destinado a los sedevacantistas. Una vez rechazada la verdad católica inescapable, a saber, que casi toda Jerarquía católica, encabezada por un falso Papa, había salido de la Iglesia católica, y había fundado lo que ellos mismos llamaban la Iglesia conciliar, tuvieron que construir toda una argumentación basada sobre principios no católicos para justificar una postura contradictoria in terminis: Reconocer legitimidad a un Papa y una jerarquía y un Concilio de los que a la vez se afirmaba que eran herejes, cismáticos, anticristos, y destruían la Iglesia.

    Los conciliares no podían estar más satisfechos: Habían logrado desactivar casi toda la resistencia católica, haciéndola caer en contradicciones absolutamente inextricables…

    (seguirá)

    Me gusta

  2. Para ello, sólo fue necesario arrinconar en la insignificancia mediática a los que se negaban a reconocer la legitimidad de la nueva Iglesia conciliar, mientras concentraban los focos informativos en la obra de Mons. Lefebvre, que acabó concentrando en él casi toda la visibilidad de la resistencia, así como vocaciones y recursos.

    Era la resistencia domesticada ideal: Reconocía la validez de la nueva misa, de las nuevas órdenes sacerdotales o episcopales, del nuevo derecho, de todos los papas y obispos conciliares, y perseguía sañudamente a los que se le oponían…

    Se le animó a exhumar todas las doctrinas de galicanos, jansenistas u cismáticos orientales en su intento de fundamentar una doctrina de la resistencia sistemática a unas autoridades reconocidas como legítimas.

    Mejor aún, y de esto trata el post que estoy comentando, se le animó a perseverar en el lamentable camino que muchos teólogos han adoptado desde el día siguiente de la definición de la infalibilidad en 1870, a saber; Restringir de tal modo el ámbito de la infalibilidad, que la mayor parte del Magisterio pontificio y demás actos normalmente considerados como infalibles quedaran fuera de ella. Eso le permitía reconocer a un Papa hereje sin renunciar a la definición de 1870.

    Hemos visto hace pocos días por el artículo de Mons. Ocáriz que esa es la doctrina comúnmente aceptada por la Iglesia conciliar, deduciendo de ella unas consecuencias monstruosas: Tendríamos por una parte a unos Papas que podrían enseñar el error a toda la Iglesia en cuestiones de Fe o moral, o hacer leyes generales dañinas al bien espiritual de los cristianos, o beatificar a un condenado al infierno, y aún así estaríamos obligados a inclinar la cabeza y prestar un verdadero asentimiento interior de mente y corazón, so pena de desairar a Nuestro Señor JesuCristo que hablaría a través de ese órgano falible.

    Pues no. El Papa como Maestro universal está siempre inmunizado contra el error, y además, por la indefectibilidad de la Iglesia, no puede caer en herejía como persona privada. Esto no significa que su gobierno, mandatos, pensamientos sobre las cosas más diversas, etc… sean siempre los mejores o más acertados, ni le confieran de manera carismática otra competencia que la aquí expresada. Por ejemplo, un Papa puede ser perfectamente ortodoxo, y sin embargo, ser una calamidad en su gobierno.

    Una vez bien entrampada la FSSPX en estas falsedades doctrinales, que le quitaban toda autoridad moral para enfrentarse a Roma, no quedaba sino empujarlos al cisma, al menos aparente, como ya se había propuesto la Conferencia episcopal francesa desde el mismo año 1971.

    No tengo más que pasearme por sitios como Infocatólica y otros como ellos, y leer los vitriólicos comentarios alentados por los comisarios iraburianos para darme cuenta de que la estrategia ha constituído un éxito rotundo, sin que los adherentes de la Fraternidad hagan esfuerzo alguno por corregir el tiro. Seguirán hablándonos del Concilio pastoral por mucho tiempo…

    Me gusta

  3. Fray Eusebio , usted escribe “pseudo-Concilio Vaticano II ” , pensé que el post dice todo lo contario …y que precisamente hay que aceptarlo por ser infalible, por favor pido un aclaración .

    Saludos

    Me gusta

  4. Estimada Lucy:

    El post no afirma que el Concilio es auténtico, más bien lo niega, como puede comprobar en las conclusiones finales.
    Lo que afirma es que SI hubiera sido un verdadero Concilio ecuménico, no hubiera podido errar en la Fe, y por ende, deberíamos haberlo aceptado.

    El asunto es que ha incurrido palmariamente en el error, por lo que no sólo el supuesto Concilio demuestra ser ilegítimo, sino también las autoridades que lo aprobaron, promulgaron y mandaron cumplir.

    El post apunta a que una parte de los católicos resistentes al Concilio han estado utilizando un falso argumento: El CVII no sería infalible porque habría querido renunciar a ese privilegio para ser solamente pastoral. El artículo demuestra que ello no es así en absoluto, y que fue intención de sus promulgadores obligar doctrinalmente a los fieles.

    Ese falso argumento les era útil a los susodichos, porque les permitía rechazar el Concilio, sin rechazar al mismo tiempo la falsa jerarquía eclesiástica que intentaba por todos los medios obligar a los fieles católicos a aceptar doctrinas previamente condenadas.

    Resumiendo:

    -O se acepta el Concilio, como legítimo e infalible, y entonces hay que reconocer y obedecer a las autoridades conciliares y posconciliares, lo que supone para la FSSPX desautorizarse e incluso disolverse.

    -o bien se rechaza como falso Concilio, y entonces hay que rechazar que Paulo VI fuera verdadero Papa, capaz de comunicar su infalibilidad al Concilio, así como habría que afirmar que todos los seguidores del CVII se separan, al menos en el fuero externo, de la Iglesia católica, y no pueden ser legítimos pastores de ella.

    Me gusta

  5. Disculpe mi tardanza en contestar, le agradezco su respuesta.
    Yo opino ( no se si me equivoco) , que la Iglesia no se debe abandonar aunque haya cosas incorrectas ,Jesucristo dijo que estaría con nosotros hasta el final de los tiempos , eso implica que Él no puede desaparecer del Santísimo y estar solo para aquellos que no celebren las misas montinianas , esto quitaría el privilegio al resto de los católicos .Lo que no me parecería correcto ,sería ir a las misas de ritos extraños , vuduísmo, hinduísmo , etc . Eso me parece un sacrilegio , no solo la misa sino ya el lugar de por sí estaría profanado.
    Bueno esa es mi opinión , si estoy equivocada, pido una aclaración , gracias .

    Me gusta

  6. En esta página hay un enlace donde se están publicando unos mensajes celestiales dirigidos a un tal Enoc , hé tomado un tema de dicho enlace porque me parece interesante para traerlo aquí , ya que veo que el Papa no es muy aceptado por algunos .

    El tema se titula: >>Rezad por el Papa , quieren que abandone la Silla de Pedro . <<
    Pinchen aquí : http://oracionesydevocionescatolicas.com/silla_de_pedro.htm

    Pido por favor ante posibles errores, lo hagan saber , gracias .

    Me gusta