ALL POSTS

CONVERSACIONES ROMA-FRATERNIDAD: UNA TRANSACCIÓN POLÍTICA


Traemos del sitio Contra Reforma Católica el penetrante artículo del Hermano Bruno de Jesús, en el que se enjuician las conversaciones habidas y cuyo resultado aún no es definitivo, entre el Vaticano y la Fraternidad de San Pío X. La solución dada por el autor para una buena salida de la negociación, que es un llamamiento al Papa para que haga uso de la infalibilidad pontificia, es algo que en muchos suscitará objeciones o la juzgarán   de diversas maneras, quizás negativas.

Traducción del blog Amor de la Verdad. Este es el artículo:

Llamamiento al Papa

El  Preámbulo doctrinal  que el Vaticano  ha ofrecido para su  ratificación a la Fraternidad de San Pío X sigue siendo secreto. Prueba evidente de que se trata de una transacción entre las dos partes  preocupadas solamente por la opinión  pública de su respectiva clientela y no por la definición de la Fe católica  condenando la herejía, o por la restauración del vínculo de la caridad, superando la escisión.

Comentamos el  Foro de La Croix del Martes, 03 de enero 2012, que pone de manifiesto que nadie se preocupa en estas conversaciones de la verdad divina:

” Para los líderes de los dos grupos [sic! Se considera al Vaticano un “grupo” enfrentado a otro grupo, la Sociedad de San Pío X, …],  se trata de concluir el proceso de reconciliación y seguidamente , revelar públicamente las concesiones que hayan acordado hacer. Finalmente, algunos fieles de una y otra parte, con seguridad, se opondrán. “

Las Conferencias Episcopales se negarán,, en líneas generales,  a  admitir a los integristas  “reconciliados”. Y los integristas se dividirán entre refractarios y acuerdistas.

 Pero los líderes de uno y otro “grupo”: [el Papa, por un lado, el obispo Fellay por el otro …]asumen este riesgo, al parecer, dando prioridad a la firma de un pacto entre  caballeros .

”  Sin embargo, lo que se hace evidente es la indiferencia de los negociadores – incluyendo, por desgracia a los negociadores romanos [es decir al Papa de quien son sus agentes…]- respecto del sensus fidei fidelium, o sea de la capacidad de  los fieles para percibir la verdad de la fe. Es evidente que, para ellos, el conflicto puede ser resuelto mediante un acuerdo en la cumbre con un gesto de buena voluntad de los participantes, es decir, de  Benedicto XVI y del obispo Fellay y sus entornos respectivos  , “ a quienes, unos y otros, preocupa un bledo la verdad de Dios.

”  En cuanto a la buena gente,  aparentemente se piensa,  terminarán alineándose con  las decisiones que vengan de arriba . “

Tal es la indiferencia general hacia la herejía, pública y claramente denunciada por el Abbé de Nantes en 1968 ante las autoridades romanas.

En un proceso rigurosamente instruido, el abad de Nantes se constituía acusador  de las Actas de un Concilio en donde el Hombre, sus derechos, su dignidad suplantan el lugar de Dios y de su Majestad, la ciudad terrenal sustituye a la celestial, y la esperanza y los proyectos de los cristianos, el progreso del cosmos, la evolución de los pueblos se han convertido en el motor de la historia, en vez de serlo el Evangelio de la Salvación.

En cuanto al vínculo de la caridad, es claro que  “ para Roma como para el obispo Fellay, se trata no tanto de restaurar la vida fraterna entre católicos romanos e integristas  cuanto de hacer una  transacción. Realmente, lo que está en juego no es una reconciliación   gratuitamente acordada que movilizaría a todos los creyentes . ”

Sin embargo, la movilización es esencial en dos frentes. Por una parte, dentro de la Iglesia,  es urgente llevar a los cristianos a la disciplina y a la virtud seriamente comprometidas por la depravación increíble, la relajación, y la licencia de las costumbres. Por otra, deben ser abordados también grandes peligros externos, los más amenazadores que la Iglesia haya tenido que enfrentar desde sus comienzos: el Islam, a punto de conquistar no sólo  África sino también  Europa, y el comunismo que está en  camino de conquistar el mundo bajo la férula de hierro de China.

Por ello, todos deberían reconocer  que esta lucha  no puede tener éxito sin la condena de la alianza contranatura, de la connivencia instituida por el Concilio Vaticano II no sólo con el comunismo, sino con el adversario mahometano, tal como se  hizo con la declaración Dignitatis Humanae y el decreto Nostra Aetate . Hay que poner remedio a la desorientación  por medio del retorno a la íntegra verdad católica , requisito necesario para  reformar  las costumbres y defender de la Cristiandad.

En lugar de esto, vemos que el Vaticano y la Sociedad de San Pío X  van en busca de ” un compromiso en el que cada una de las dos partes negociadoras accedería a las demandas de la otra parte ¡si se le da lo que pide ! Quizás la reconciliación de los corazones sea, en realidad, imposible! Pero entonces, ¿Para qué los debates actuales? “ Todo esto es algo vano

” El eventual regreso de los integristas y la interpretación del Concilio Vaticano II , conciernen a todos los católicos y  tratándose de cuestiones de fe y  de la unidad de los creyentes, las negociaciones son, por lo menos, problemáticas “

Sólo existe una salida: hacer un llamamiento a la infalibilidad del Papa.

”  Sea vuestra palabra  : ”  ¿Sí? Sí  “, ” ¿ No  ? No  ”  ,  lo que pasa de esto proviene del maligno. “(Mt 5, 37)