ALL POSTS

PARODIA DE LA ÚLTIMA CENA


En este blog hemos dedicado varias entradas al misterio inefable de la Ultima Cena. Creo que  sucedió en el día más importante de la historia de la Humanidad. Fue la víspera del 14 de Nissan (aunque el propio día 14 según el calendario judío),  víspera del primer viernes 7 de abril,  del año 30 de nuestra era, fecha del Sacrificio de la Redención. Algunos cálculos de investigadores recientes así lo atestiguan frente a otras fechas que deben decididamente descartarse, como sería el año 33 de nuestra era. Aquél día de la Pascua judía, en el que Nuestro Señor celebró la pascua comiendo el preceptivo Cordero, fue en  las últimas horas del día anterior a su muerte en Cruz, o sea el Jueves Santo. Pero en realidad eran las primeras horas del mismo 14 de Nissan como Dios había ordenado, bajo severas advertencias, que  tuviera lugar su celebración. La tradición farisea se apartó de lo así estipulado. Pero muchos devotos judíos -entre los cuales Nustro Señor- no desobecieron el mandamiento. Después los cristianos herederos de la tradición joanea-los cuartodecimanos- continuaron por muchos años celebrando la Pascua cristiana en las últimas horas del jueves. De todo ello pueden informarse en algunos posts de este blog.

En la noche de pascua el Señor procedió a la Institución de la Eucaristía que como canta Santo Tomás de Aquino es “memoriale mortis Domini“, porque en ella se instituyó la ceremonia memorial de la muerte del Señor y al mismo tiempo se adelantó el Sacrificio de la Cruz, sacramental e incruentamente, aunque real y místicamente celebrado. O sea tuvo lugar la primera Misa del mundo y en algún sentido la única Misa, porque las restantes-aunque numéricamente distintas- participan de su mística realidad instituída por N.S. Jesucristo. Todo ello puede meditarse en uno de los posts más leídos de este blog, aquí.

Por todo ello pueden comprender cómo me he sentido, al encontrarme  la entrada que puede verse en el blog de TIA. En caso semejantes me viene a la mente la expresión del salmista en la Vulgata “anima mea tabescebat”= expresión que reúne sentimientos de desfallecimiento, dolor al límite, convalecencia, desánimo…Me he sentido herido en lo más amado por mí (junto con la sucesión petrina) que es el Sacrificio Redentor Sacramental de la Última Cena, o sea la Misa.

Verdaderamente lo que sigue es un sacrilegio y una blasfemia con el agravante de ser realizado en las dependencias(Museo) de la Catedral (sede de un sucesor apostólico) y ante un clérigo que decididamente ha corrompido su función.

Parodia Santa Cena

La parodia de la Última Cena en la Catedral Würburg

La Diócesis de Würburg, Alemania informó el 29 de febrero de 2012, que permanentemente se mostrará una representación de la Última Cena por Henning von Glerken en su Museo de la Catedral. En esta parodia del artista  se incluye a seis mujeres y dos niños entre  12 personajes. Tres adultos, así como los niños, están completamente desnudos, y un adulto muestra un torso desnudo.

El lugar de Nuestro Señor en el centro está vacío, pero cuando un visitante se sienta en un banco delante de la pintura, la fotografía de su cara es automáticamente proyectada sobre la pared para ocupar el lugar central en el que falta  Cristo, como se muestra arriba .

El P. Jürgen Lenssen, arriba a la derecha,  director del Museo de la Catedral, elogia la interpretación y la justifica como un símbolo de las diferentes situaciones de la vida. Preguntado acerca de las personas desnudas, las considera como expresiones correctas de “las heridas de la gente“. Y agregó: “Para mí, la Última Cena está dondequiera tenga lugar la celebración de la vida.”

Vemos que esta blasfemia en un esfuerzo más de la Iglesia Conciliar para destruir el sentido de la sacralidad y el respeto a Nuestro Señor Jesucristo, en los fieles católicos. Esta tarea es todo lo contrario de la misión de la Iglesia Católica, que es la de glorificar a Dios en todo y llevar las almas al cielo.

Foto Kreut.net

Nuestra Señora de La Salette,

Encuentra en este libro más de 500 fotos del nuevo papado

2 replies »

  1. Los clérigos conciliares no sólo han perdido el sano sentido común sobrenatural, sino también el mismo sano sentido común puramente natural. Y no sólo lo han perdido, sino que además, se proponen abusar de su posición para obligar a lo que queda en sus profanadas iglesias a hacer lo mismo.

    ¿Y qué hace el alemán Ratzinger, supuesto tradicionalista? Cosas de éstas aumentan exponencialmente la culpa de los católicos conciliares que a pesar de ver abominaciones que no se permitieron los mismos protestantes, siguen reconociendo a esos abortos del infierno como católicos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s