ALL POSTS

RATZINGER VS. OCÁRIZ


Como en el blog hay algunos posts dedicados a Mons.Ocáriz, me ha parecido bien completarlos con el siguiente artículo tomado de Disputationes Theologicae.
También por esta contradicción dentro del Vaticano entre el Card.Ratzinger y sus actuales teólogos, se pone de manifiesto la debilidad de los argumentos de Mons.Ocáriz anteriormente señalados en este blog. Pero además se pone de manifiesto también la falta de unidad en algo tan importante como la concepción sobre la vigencia del magisterio de los papas, entre Benedicto XVI y sus teólogos. No tiene nada de extraño que en la Iglesia Conciliar actual se proyecte la falta  de la nota de unidad   de doctrina en su enseñanza. Lo que aparece clarísimo a cualquier fiel que frecuente cualquier domingo parroquias de una misma ciudad. Se hallan desavenencias fundamentales por ejemplo en temas como el Pecado Original, Ecumenismo,  Presencia Real  Eucarística, Resurrección….. tan desviados y apartados del magisterio de la Iglesia y de los papas.
En este blog se ha defendido la tesis de la infalibilidad pontificia no sólo en el Magisterio solemne y extraordinario sino también en el magisterio ordinario de los papas enseñando desde su cargo a toda la Iglesia, sin más precisiones. Cualquier fiel apoyándose en esta roca de las enseñanzas papales puede presumir de hallarse en la verdad y en el camino de la salvación. Pero éste no  es el caso en el católico medio conciliar.

. Ejemplo de magisterio auténtico pero provisional, sería- según el autor del artículo- el caso de la condenación de Galileo, una vez aceptada como evidente(?) la  falsedad del Geocentrismo. Pero quizás olvida el autor, Daniel Pinheiro, que en ese célebre caso no estaba involucrado, quizás, el Magisterio del Romano Pontífice.

Llaman la atención el ejemplo de Magisterio, puesto por el Cardenal Ratzinger como típico de un magisterio auténtico provisional al estar relativizado por las circunstancias de su tiempo, hasta el punto de poder ser desechado?/ajustado en la actualidad cual sería la referencia de Ratzinger a las condenas de la Libertad Religiosa en el S.XIX (por cierto en documentos que parecen hacer uso formal de la enseñanza ex-cathedra), y el magisterio de comienzos del S.XX contra el Modernismo, ¿querría el Cardenal que su vigencia requiriera correcciones (¿hasta qué grado?) una vez desaparecidas las circunstancias de su tiempo?.  Ahora bien, ni las circunstancias han cambiado (antes bien se han hecho más acuciantes por ejemplo en el caso del modernismo) ni esos documentos están imbricados de temporalidad, por lo que no serían un caso de magisterio auténtico provisional, en un afán relativista. El mismo autor cree que sería muy dudosa la pretensión del Cardenal.

Como consta en los escritos de Joseph Ratzinger:

¡ La verdad que evoluciona con el tiempo!

… No es sólo el Papa [Juan Pablo II] el que está encausado. El Cardenal Ratzinger, que  pasa en los medios por tradicionalista, de hecho, es un modernista. Para convencerse de ello basta leer su libro  Principios de la la teología católica “ para conocer su pensamiento.  Como cuando demuestra cierta estima por la teoría de Hegel, escribiendo: “A partir de él, ser y tiempo se compenetran cada vez más en el pensamiento filosófico. La noción del mismo Ser en adelante involucra la noción de tiempo … la verdad deviene función del tiempo, lo real no es tal, pura y simplemente, es verdad por un tiempo, porque pertenece al devenir de la verdad,  la cual es en cuanto deviene[evoluciona]..

¿Habrá afectado su simpatía por la filosofía hegeliana a su concepción del Magisterio auténtico provisional?

En fin, les dejo el artículo pleno de consecuencias y corolarios. Juzguen Uds.mismos

Este es el artículo que trasladamos del italiano del P. Daniel Pinheiro  para ilustración del lector que podrá así complementar lo dicho en los tests dedicados a Mons. Ocáriz.

Énfasis  y subrayados nuestros para la facilitación de la lectura.

Cardenal Ratzinger: “[Instrucción  Donum Veritatis ] afirma – tal vez por primera vez tan claramente – que hay decisiones del Magisterio que no pueden ser la última palabra sobre una materia como tal, sino un anclaje importante para el problema, y sobre todo una expresión de prudencia pastoral, una especie de disposición provisional. Su contenido sigue siendo válido, pero los detalles en los que las circunstancias de tiempo pueden haber influido necesitan correcciones más tarde. En referencia a esto, se puede pensar así tanto delas declaraciones de los papas  del siglo pasado sobre la libertad religiosa como de las decisiones antimodernistas de principios de siglo “(L’Osservatore Romano. Edición semanal , 27 de junio de 1990, p. 9 ) [1] .

Monseñor Ocáriz: ”  El Concilio Vaticano II [no]ha definido ningún dogma, en el sentido  deque ofreciera alguna doctrina mediante un acto definitivo. Sin embargo, el hecho de que un acto del Magisterio de la Iglesia no está garantizada por el carisma de la infalibilidad no significa que se deba  considerarse “falible” en el sentido de que fuera una ” doctrina provisional” o incluso  “opiniones autorizadas“. Cualquier expresión del Magisterio auténtico debe ser aceptado por lo que realmente es: una instrucción dada por los pastores que, en la sucesión apostólica, hablan con el “carisma de la verdad”(Dei Verbum, n º 8) , “revestidos de la autoridad de Cristo “ (Lumen gentium, n. 25) , “a la luz del Espíritu Santo” (ibid.). (L’Osservatore Romano, 2 de diciembre de 2011, p. 6)

El cardenal Ratzinger afirma claramente que hay un magisterio que es provisional y  da un ejemplo. Esta magisterio, según el cardenal, no es la última palabra sobre una cuestión, es decir, no es, obviamente, un Magisterio infalible, sino Magisterio auténtico, que debe ser ajustado en determinados aspectos.Esta enseñanza podría ser una expresión de prudencia pastoral, una contribución al problema. Pero la cautela es provisional. Las decisiones prudenciales pueden y a veces deben cambiar con las circunstancias. Se gira a una posición sin llegar a prohibir o condenar a otra posición. Por tanto, es un Magisterio ejercido en un momento dado y en las circunstancias  de ese momento, y que por lo tanto, puede cambiar si cambian las circunstancias. El cardenal no afirma que cualquier Magisterio  no-infalible sea  explícitamente temporal, sino que puede darse  un magisterio de este tipo. Tradicionalmente llamamos a este tipo de Magisterio provisional, un Magisterio cuya  doctrina es tuta  vel  non tuta. Este Magisterio no zanja una cuestión, sino que indica que esta doctrina en el contexto contemporáneo a este acto de Magisterio se puede enseñar sin peligro para la fe y la moral, o, también, no puede ser enseñado sin poner en peligro la fe y la moral. Por ejemplo, una tesis filosófica puede ser condenada como non tuta, no porque el Magisterio la considere falsa de una manera absoluta, sino porque en las circunstancias del caso (sobre todo teniendo en cuenta el estado de la teología , de la filosofía y de la ciencia en este momento) no puede conciliarse fácilmente con el Depósito de la Fe y por esto  no es aconsejable mantenerla.

Con el paso del tiempo el Magisterio puede condenar definitivamente  esta teoría o puede afirmar su compatibilidad con la Revelación. En este contexto se podría mencionar el caso de la condena de Galileo, a quien se le había pedido que no enseñase perentoriamente lo que en el momento era sólo una teoría no probada y  que no hiciese conexiones exegéticas  en sus teorías. En principio, por lo tanto, éste magisterio auténtico sería puramente provisional y puede existir, según lo declarado por el cardenal Ratzinger. Que éste sea  el caso del Magisterio contra la libertad religiosa en el siglo XIX y de las decisiones magisteriales en contra del modernismo a principios del siglo XX, es al menos muy dudoso [1] .

Un análisis de la declaración del obispo Ocáriz no es fácil, ya que su texto no es claro.¿Acaso significa simplemente que el magisterio del Concilio Vaticano II no pertenece a esta especie de Magisterio infalible provisional? ¿que este Magisterio existiría en otros textos, pero no en los de  el último Concilio? ¿Podemos interpretar así su ambigua declaración : “el hecho de que un acto del Magisterio de la Iglesia no está garantizado por el carisma de la infalibilidad no significa que se pueda considerar como ” falible “, en el sentido de que transmitiría  “doctrina provisional “. u  “opiniones autorizadas” ? ¿Con esto, dice que un acto del Magisterio (puramente) auténtico no  transmite necesariamente una doctrina provisional, aunque sí podría hacerlo? O en sentido contrario ¿significa que ningún acto del Magisterio (puramente) auténtico puede ser provisional? Su última frase sugiere más bien esto, puesto que, para explicar la afirmación de que el Vaticano II no es provisional, termina por englobar todo el magisterio auténtico: ”  Cualquier expresión del Magisterio auténtico debe ser aceptado por lo que realmente es: una  enseñanza de los pastores que,  teniendo la sucesión apostólica, hablan con el “carisma de la verdad”Dei Verbum , n º 8), “revestidos de la autoridad de Cristo” ( Lumen gentium , n. 25), “bajo la la luz del Espíritu Santo “( ibid. ) “. Mons. Ocáriz por lo tanto, parece excluir la posibilidad de un magisterio provisional, contradicciendo al Cardenal Ratzinger, a la práctica de la Iglesia y a la enseñanza común de los teólogos.

También se debe afirmar que el magisterio no infalible viene siempre acompañado de un  cierto carácter provisional, pues de lo contrario tendríamos un magisterio siempre definitivo, inmutable, irrevocable,  en fin infalible. La distinción entre falible e infalible dada por la propia Iglesia no tendría ningún sentido. El carácter provisional se puede expresar bien de manera directa (o explícitamente) por el Magisterio, cuando dice que una doctrina es  tuta vel non tuta, bien indirectamente (o implícitamente), cuando el Magisterio afirma  una doctrina (enseñando  la verdad de ella) o la  condena (enseñando su falsedad), sin decidir la cuestión definitivamente. Hay que añadir que este carácter provisional puede tener varios grados. Este Magisterio meramente auténtico aunque no sea directa o explícitamente provisional no es de jure, infalible y puede ser reformable. Es una enseñanza que por lo tanto, puede contener errores, aunque esto sea bastante raro, y por lo tanto no puede exigir un asentimiento absoluto por el mero hecho de que se trate de un acto magisterial de la autoridad eclesiástica.

P. Daniel Pinheiro


[1] Esta enseñanza no es  Magisterio Infalible extraordinario, pero es muy probable que sea  Magisterio infalible ordinario pontificio, basado en la revelación misma. Esta posición también tiene sólidas razones teológicas doctrinales en apoyo de la misma. Acerca de la libertad religiosa hay que recordar el estudio de Monseñor de Castro Mayer .

                                                                                                

Publicado por Disputationes Theologicae

3 replies »

  1. Si el contenido sigue siendo válido,Ratzinger dixit, pero los detalles en los que las circunstancias de tiempo pueden haber influido necesitan correcciones más tarde, cabe compararlo a un manzano al que se le hace un injerto para que dé peras. Al principio su aspecto casi no varía, parece un manzano, pero cuando pasa la ‘alegre primavera’ y llega el tiempo de la recolección y las hermosas manzanas esperadas carecen del sabor habitual, se apresuran los expertos agricultores a predicar a los descontentos que, en realidad, sólo ha cambiado la apariencia pero que, en esencia ,siguen siendo manzanas y les invitan a mirar el tronco y las leñosas ramas para demostrarlo.

    Con el tiempo, el leño del árbol va adquiriendo la apariencia de lo que realmente es: un peral que ya no da manzanas, sino lo propio, peras. A estas alturas, la mayoría se ha acostumbrado al sabor de la pera y sólo unos pocos recuerdan de tarde en tarde el gusto y olor de la manzana. Ahora ya hacen compotas de pera con agua y azucar, ya no comen el exquísitez del pastel de manzana, demasié para sus estómagos delicados. Por supuesto ellos no le llamrán compota de pera, sino compota de manzana.

    Pero una inmensa multitud cada vez mayor, sin demasiada deliberación cómo suele hacer la muchedumbre, quizá inconscientemente sabe que, si por arte de ‘magia hegeliana’ a una pera se le sigue obstinadamente llamando manzana, mañana no habrá impedimento para llamar a esa pera tal vez ceraza, fresa o lo que convenga. Estos no lo saben expresar, pero se salen de las iglesias, porque una manzana no puede ser hoy una pera y mañana una fresa y para irritarlos más, mantener el mismo nombre. Y si alguien se obstina en esos cambios, ellos no debaten con los expertos agricultores, simplemente dejan de sostener las falsas alcancías de los poderosos agricultores y se van. Mal hecho, pero no toda la culpa la tienen ellos. A fin de cuenta con esta tesis de Ratzinger se ha cargado de un plumazo la infalibilidad, no sólo del pasado y en el presente, pues ¿Quién podrá ‘sentir’ como infalble lo que él mismo diga o digan sus sucesores, si se aplica al tema su mismo pensamiento? Tal pensamiento está muy lejos de la evolución homogéna del dogma que, eso sí, siempre sostuvo la Iglesia. Está muy lejos de de Marín Sola y de los grandes tólogos tomistas.

    Claro, la manzana es más ácida que la pera, que suele ser más dulce. Siempre prefirieron los tibios permanecer viadores en el Tabor (dulce pera) que subir al Gólgota (ácida manzana y amarga pasión)

    Me gusta

  2. Estimado Sofronio? qué bonito post. Yo he sido agricultor y puedo aplicarme a la letra y con todo rigor, aquéllo del vate salmantino: Del monte en la ladera/de mi mano plantado tengo un huerto/ que con la primera/ anuncia el fruto cierto….y por lo tanto algo sé de injertos- y plantar árboles en el huerto propio del monte, en la ladera, lo mismito que conozco algo de la profesión del trilero desde que en tiempos lejanos perdí un billete de no sé cuanto. Perdone tan baja comparanza pero a veces pienso que estamos en manos de trileros.. teólogos sí y hegelianos también, quizás kantianos, todos alemanes eso sí (para Kant 2 más 2 no son 4 sino es un juicio sintético a “priori” que no tendría que ser siempre así ni siquiera en otra galaxia, sino sólo para seres humanos. La verdad es que la verdad no es algo temporal o circunstancial ni necesita correcciones. Pensar así es una “corrección” a la Eterna Verdad que no admitiría correcciones así y menos en su vicario.

    Me gusta

  3. ya se ve que el P. Pinheiro no entiende ni a Ratzinger ni a Ocáriz. Decir “una enseñanza del Magisterio puede ser provisional” (Ratzinger) no implica afirmar que todo lo que no sea enseñado con el carisma de la infalibilidad tenga que ser necesariamente provisional. Ocáriz está explicitando que aunque no haya enseñado dogmas infalibles, el CVII en sustancia no es provisional.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s