ALL POSTS

VIDA RELIGIOSA ADULTERADA


Parafraseo el título de otra entrada del blog Un catolicismo adulterado,  para que se vea cómo dentro de la iglesia conciliar muchas cosas que parece que siguen siendo las mismas, en realidad se han visto despojadas de su substancia y han cambiado en lo más íntimo.

El post trata de las religiosas carmelitas del Monte Carmelo. La peculiaridad de ese convento es que conservan sus hábitos, quizás de estameña, sus sandalias en sus pies descalzos, el recitado del Oficio divino, la oración mental por dos horas diarias..etc.. pero ya no son auténticas carmelitas. Son católicas conciliares, si ambos términos se compadecen. Algunos conocidos blogueros de amplísima audiencia quizás se extasíen ante los hábitos, velos, clausura de estas carmelitas. Pero no escarban más profundamente para darse cuenta de que ya no son lo que eran, ni siquiera son las católicas que fueron durante los más de 400 años de  existencia de la gloriosa orden carmelitana de Santa Teresa.

Pero lo instructivo de esta entrada, que me ha animado  a traducirla de TIA es que es una metáfora de lo que sucede en la iglesia conciliar con movimientos que se reclaman  de tradicionalistas, y que hacen alarde de su aspecto exterior, hábitos, sotanas, latines.. pero que  merecerían el reproche de Nuestro Señor Jesucristo a los fariseos ” Por fuera son sepulcros blanqueados, pero en lo interior…”  El verdadero catolicismo se sustenta en los dogmas de la Santa Iglesia, vividos en una Fe sin tacha y excluyente. No es posible contemporizaciones  de ninguna clase si esto exige la aceptación de los nuevos dogmas, entre los cuales  los de “Nostra Aetate“, y   “Unitatis Redintegratio“.  O por decirlo más gráfivamente hay que elegir entre el Evangelio de Jesucristo predicado desde siempre por la Santa Iglesia Católica  o cualquier otro evangelio aunque lo predique un “Ángel del Cielo” o incluso un papa conciliar como Juan Pablo II.

Juan Pablo II es venerado  por las carmelitas. Todavía recuerdo su estancia en Alba de Tormes, que guarda el cuerpo incorrupto de Santa Teresa, y la alocución que dedicó a las religiosas ,  llamándo a  su convento “Un palomarcico de la Virgen”, como lo hacía la Santa con sus conventos; pero en realidad contribuyó más que nadie a que abandonaran su hermosa vocación de orar por la conversión a la Iglesia Católica, para pasarse a los nuevos ideales, como se dice en el post, de un  ” mejor entendimiento entre las religiones”. Su titánica actividad (Su visita a Israel con motivo del nuevo  Milenio, sus disculpas a los Judios por las pasadas actitudes hostiles, su predicación en la sinagoga de Roma , sus encuentros interreligiosos)  acabó por transformar un convento carmelitano en algo nuevo y hasta entonces desconocido en la Iglesia.

Naturalmente esto podría servir de advertencia para quienes se crean que el reconocimiento que tanto ansían de la iglesia conciliar, acabe por cambiar su ser y sustancia, haciéndoles algo parecido a una “Alta Iglesia Anglicana” apegada nostálgicamente a la Tradición pero cediendo en la Fe que se proclama exclusiva sin admitir otras versiones adulteradas, aunque no las quieran para ellos. Eso no es posible y acabarían siendo fagotizados, más pronto que tarde.

He aquí la entrada que ha merecido este comentario, traducida por Amor de la Verdad

 Carmelitas en Israel:

Hábitos tradicionales, doctrina Progresista

Por  Marian T. Horvat, Ph.D.

Aquí -me escribe mi amiga Jan desde Israel-  las cosas siguen estando igual  que antes, después del Concilio Vaticano II.  Quiere decir  que por lo menos aquí, el Vaticano II  ha tenido  buenas consecuencias.

Monjas carmelitas descalzas del convento del Monte Carmelo, Haifa, Israel.

A  la izquierda  una imagen de la comunidad tomada en 1994 y publicada en su página web. Vestidas con hábitos tradicionales con sus típicas sandalias , llevan la vida contemplativa que la Iglesia siempre ha elogiado.

Hacen rosarios y fabrican estampas con flores prensadas de Tierra Santa. Rezan el Oficio Divino y tienen la  oración mental personal en silencio durante dos horas cada día.

Todo parece igual  que en  los buenos días preconciliare, pero existe un gran cambio, no en el exterior, sino en el interior.

De ayer a  hoy  la misión carmelitana ha cambiado.

A lo largo de su hermosa historia, las Carmelitas abrazaron la vida de  oración y sacrificio ofrecidos por la Santa Iglesia y la conversión de los pecadores. “¿Acaso no es el apostolado de la oración”, exclama  Santa Teresita del Niño Jesús en su autobiografía, “más valioso que el de la predicación? Porque en nuestra oración, se consigue que  los trabajadores de la viña prediquen el Evangelio y salven miles de almas trayéndolas a la Iglesia Católica “La oración y el sacrificio  son las armas invencibles del Carmelo para ayudar a los no católicos a encontrar la luz de la  Feverdadera   y vencer los obstáculos que les impiden  alcanzar la Única Tabla de Salvación.

Los PP. José y Agustín Lemann, judíos convertidos, fundaron el convento del Monte Carmelo en 1892

Ell monasterio de las Carmelitas de Haifa fue fundado en 1892 por dos judíos conversos, hermanos gemelos, los PP. Agustín Lemann y  José Lemann, contemporáneos de los hermanos Ratisbona, otra famosa pareja de judíos conversos. Los gemelos Lemann nacieron en el seno de una familia judía rica y aristocrática de Lyon, Francia. Los dos jóvenes se convirtieron al catolicismo a la edad de 18 años y por poco fueron asesinados  por sus tíos cuando se enteraron que habían sido bautizados.

Los hermanos defendieron públicamente las razones de  su conversión, y con el tiempo llegaron a ser sacerdotes, teólogos, y cánónigos de la Iglesia. Llegaron a ser  buenos amigos del Papa Pío IX . Publicaron y difundieron entre los judíos un Postulatum , en el que les pedían que  reconocieran como Salvador a Nuestro Señor Jesucristo, y se unieran a la Iglesia Católica.

Más tarde, fundaron  un convento de carmelitas  en la montaña de Elías con el fin de que hubiera monjas  que vivieran en el monte Carmelo consagradas a la oración y sacrificio  por la conversión de los judios.

Hoy, sin embargo, siguiendo la orientación del Concilio Vaticano II, estas monjas de clausura del Monasterio de Nuestra Señora del Monte Carmelo, han rechazado esta misión. De acuerdo con la Madre Ángela del Bono, Superiora del Monasterio de Nuestra Señora del Monte Carmelo, la comunidad ya no  considera como su misión  el  orar por la conversión de los judios. Oran por sus vecinos judíos para que sean  buenos Judios. (1) “¿Cómo puedes ser servidor de Israel, si  hablas  de conversión?”  se pregunta la Madre del Bono, tratando de justificar el cambio. Detrás de la reja d hierro del locutorio, se lleva la mano a la frente para enfatizar lo absurdo de esa idea: “Imagina que alguien  viniera aquí y me dijera que me convierta en adventista o musulmán …” Pero lo realmente absurdo  es que la madre del Bono pueda censurar más de 2000 años de tradición carmelitana, diciendo cosas como ésas. ¿Con qué objeto oran las  hermanas contemplativas del Monte Carmelo  en comunidad y  en la oración personal? La  Madre del Bono nos lo explica:

Oramos para que los Judios sigan  siendo fieles a su Alianza.”

Oramos para que  lleguen a la plenitud de la revelación de Dios

Si son  buenos judíos  y nosotros  somos buenos cristianos, ya se está dando  gloria a Dios, sin forzar a nadie a cambiar. “

Oramos para que todos sean dichosos y  justos delante de Dios. Todos pueden alcanzar el cielo – Judios, católicos, musulmanes, zulúes. Si tienen   buena voluntad, si son piadosos, si siguen su propia conciencia, irán al cielo. “

Pues esto es lo que las hermanas carmelitas del monasterio de Monte Carmelo creen hoy día.

Nuevo espíritu  “misionero” del Vaticano II.

La Madre del Bono admite que tiempo atrás, las hermanas del Monte Carmelo rezaban por la conversión de los judíos. Es increíble pensar que fuera así”, dice con asombro. Ha sido tan adoctrinada con la enseñanza del Concilio Vaticano II y el ecumenismo de Juan Pablo II, que ni siquiera puede imaginar que en el pasado, hubiera algo  así como  oraciones por la conversión de los no católicos.

Dice que  no sabe con   seguridad  cuando cambió esto. Pero para nosotros no es difícil precisar el tiempo: fue después del Concilio Vaticano II. Las hermanas están familiarizadas con Nostra Aetate , el documento que inauguró el nuevo enfoque teológico sobre  los judios y el judaísmo,  rechazando  el tradicional espíritu misionero católico como algo negativo.

El viejo espíritu fue reformado y reformulado en otro espíritu distinto, en el que se exige la apertura y diálogo de la Iglesia con las falsas religiones.

La insistencia de Pablo VI y Juan Pablo II en este sentido ha sido decisiva para ellas. Hoy día siguen la teoría de una supuesta “jerarquía de verdades”, adoptada por el Concilio en el decreto Unitatis redintegratio , A. 11. En la jerga progresista el término ha venido a significar que cada religión tiene un poco de la verdad que las hace válidas.

A partir de éste y otros documentos del Concilio,  se ha enseñado a las  hermanas, erróneamente, que la Iglesia Católica no tiene la posesión total y exclusiva de la verdad, y que sería egocéntrico insistir en ello.

La plenitud de la promesa mesiánica abarcaría a todas las religiones. La unidad querida por Cristo implicaría que “todas las iglesias se conozcan y  reconozcan  entre sí y no que las otras iglesias regresen  a la Iglesia Católica.” (2) Un concepto, por cierto, que choca frontalmente con el dogma de la Iglesia que dice que fuera de la Iglesia Católica no hay salvación. También niegan el carácter misionero de la Iglesia.  A las hermanas carmelitas del Israel se les enseña a admirar  a Juan Pablo II y todo lo que hizo y dijo: Su visita a Israel con motivo del nuevo  Milenio, sus disculpas a los Judios por las pasadas actitudes hostiles, su predicación en la sinagoga de Roma , sus encuentros interreligiosos. Con este ejemplo que vino de la cabeza de la Iglesia,  se  les convenció de que su misión carmelita debería cambiar. Entonces  comenzaron a orar por un mejor entendimiento entre las religiones, en lugar de hacerlo por  la conversión a la Iglesia Católica.

Rechazo del pasado

Las hermanas son todavía lo suficientemente conservadoras para continuar con el hábito tradicional, pero ya no siguen “la doctrina de ayer.” Se convirtieron en progresistas en su forma de pensar.

La afirmación de que la conversión en general, y la conversión de los judios en particular, ya no debe ser objeto de su vocación carmelitana,  está en

El hábito y las apariencias son tradicionales pero la mentalidad es progresista

contradicción con el propósito para el cual fue fundada la orden. Sus santos fundadores [ y también los Lemann] claramente dijeron que los judíos deben entrar en la Iglesia Católica. Sus palabras fuertes e inequívocas sobre este tema se olvidan, o se ocultan en la actualidad. La puesta en práctica del ecumenismo del Concilio Vaticano II ha supuesto  uno de los golpes más profundos de la historia contra la fe católica y la Santa Iglesia.

Como puedes ver, Jan, todo el pasado misionero de la Iglesia es  juzgado  implícitamente como erróneo. El Vaticano II tuvo como objetivo cerrar la época en que la Iglesia se esforzó por la conversión de los herejes y paganos.

 Así que tenemos una contradicción flagrante: las hermanas están con  el hábito tradicionaly rezan el Oficio Divino, pero la razón de su existencia ha cambiado. Es lo que los progresistas han querido. Que se mantengan algunos de los rasgos tradicionales, pero que cambie su misión, su idea de la Iglesia. Los hábitos están permitidos, siempre y cuando  se impongan cambios doctrinales. Tengo la corazonada de que esto también ha ocurrido con muchos  movimientos  conservadores y  órdenes religiosas femeninas que se reclaman tradicionalistas,  pero que se comprometieron a aceptar las malas enseñanzas del Concilio Vaticano II. Son  frutos que todavía tienen un buen aspecto, pero que están podridos  por dentro.

1. “Monjas en el monte. Carmelo Ruega por Judios a ser

2. Ver esta afirmación hecha por el perito P.. Edward Schillebeeckx y otros como Guimarães, en las turbias aguas del Concilio Vaticano II , Capítulo IX, § § 51-55. Véase también su Animus Delendi II , parte II, capítulo IV, en el que demues Judios “, entrevista con la Hermana Ángela del Bono con Julia Lieblich, AP en línea, 25 de marzo de 2000.
tra cómo el ecumenismo tiene como objetivo destruir el espíritu misionero y la militancia de la Iglesia Católica.

Temas relacionados de interés
burbtn.gif - 43 Bytes   JPII abraza al rabino de Roma, 

burbtn.gif - 43 Bytes   Pablo VI lleva el símbolo que usaban exclusivamente los sumos sacerdotes judíos 

burbtn.gif - 43 Bytes   JPII recompensado por su apoyo a la religión judía 

burbtn.gif - 43 Bytes    Indiferentismo religioso: El Encuentro de Asís


7 replies »

  1. Aunque el tema no está directamente relacionado con la temática de mi web, pero si de forma inderecta, es tan sangrante la apostasía (silenciosa sólo para quienes no quieren oír) y el dolor que siento como católico , que me he tomado la licencia, sin su permiso, de poner esta carta en mi sitio web de matrecastissima.org
    Espero me disculpe por no haberle consultado antes.
    Que el sacratisimo Corazón de Jesús y el inmaculado corazón de la Virgen María ampare su blog.

    Me gusta

  2. Muy buen ejemplo de lo que da de sí la “hermenéutica de la continuidad”.
    Tenemos un buen ejemplo de ello en lo ocurrido con el monasterio benedictino francés de Le Barroux: Su fundador, Dom Gérard Calvet, se marchó de su monasterio en plena decadencia, y se estableció, sólo, en una pequeña iglesia románica cerca de Aviñón. No tardaron en presentarse las primeras vocaciones, por lo que se pusieron bajo la protección de Mons. Lefebvre, acompañándolo en su labor de resistencia a las deformaciones conciliares. Quisieron levantar un gran monasterio que atestiguara que era posible hacer en el S. XX lo que en el XII, sacrificándose muchas familias humildes para aportar los medios económicos necesarios. En 1988, le faltó tiempo a Dom Gérard para traicionar las intenciones de tantos sacrificios, y firmar un acuerdo con Roma, prometiendo, evidentemente, que nada iba a cambiar. Unos años más tarde, uno de sus monjes, el p. Basile Valuet, ha escrito una tesis mamotrética para demostrar que la declaración conciliar Dignitatis Humanae no contradice la doctrina tradicional. Vano empeño, pero que demuestra hasta qué punto pueden ser engañosas ciertas apariencias, por atractivas que resulten.

    Lo mismo ocurrió en España con las carmelitas de la M. Maravillas, diamantinas en su deseo de retener la Regla primitiva, pero bien aleccionadas por sus capellanes opusianos, sin atreverse a tocar el tema de las transformaciones generalizadas dentro de la Iglesia, que no pueden sino adulterar totalmente la entraña misma de la vida religiosa, aunque ciertas exterioridades se mantengan.

    Ese es el gran problema no sólo de los religiosos, sino de la inmensa mayor parte de los católicos “tradicionales”: Aceptan con gusto la doctrina católica y las formas tradicionales, mientras no les obligue a enfrentarse abierta y radicalmente con los principios básicos sobre los que se asienta el mundo moderno. Por ejemplo:

    ¿Quién sería capaz de reproponer en nuestros días la doctrina multimilenaria, revelada por Dios, y jamás modificada, sobre los deberes de las mujeres respecto de los hombres, y más en concreto del Esposo, tal como vienen expresados, por ejemplo, en las Epístolas de san Pablo, en el Catecismo de Trento, la Encíclica Casti Connubii, o las pastorales del Card Siri?

    ¿Quién sería capaz de recordar y formular una aplicación contemporánea de las condiciones de legitimidad de cualquier autoridad política, la absoluta Soberanía de Dios, los Derechos y Deberes de los gobernantes y gobernados, tal como los expresaba Bossuet, o Sardá y Salvany?

    ¿Quién de recordar la ilicitud y perversión antinatura de la usura, entre otras muchas…?

    ¿Quién se atrevería a recordar a los clérigos que su obligación primera y más esencial es dar culto a Dios, tal como Él estableció, es decir, mediante el canto coral solemne de ciclo entero del Oficio Divino, tal como está fijado en el Breviario de san Pío V, y en medio del cual se insertan una o varias misas conventuales cantadas, y que el resto de su vida y actividades debe modelarse según esa actividad primaria, y no al revés?

    ¿O que es voluntad de Nuestro Señor siempre intimada por la Iglesia a través de sus Concilios y sus cánones que esos mismos clérigos, y no sólo los monjes, vivan en comunidad canónica, sin nada propio, bajo una Regla y un superior, dedicados al servicio divino del Coro y del Altar, al estudio y enseñanza, a la penitencia, y al servicio pastoral de sus fieles, y que también en los dos últimos siglos, los frutos de haber obedecido al Señor y a Su Iglesia en esto ha sido inimaginable?

    En vez de eso, vemos como incluso los religiosos afiliados a la FSSPX se forman con los mismos autores, los mismos libros y las mismas ideas que desde hace más de dos siglos vienen preparando sistemáticamente la Revolución Conciliar.

    No es extraño que vayan a preparar los mismos lodos, en estos días, la entrega ya pactada de toda la estructura de la FSSPX a la Roma apóstata, con cambio de su nombre, Estatutos y organización, y la marginalización completa de los disidentes.

    Sin embargo, no pierdo la esperanza, porque sé que la sangre de los mártires, y el martirio incruento pero no menos valioso de muchos católicos en estos decenios nos está preparando una cosecha nunca antes vista, muchas veces profetizada como el renacimiento del mundo en una nueva época de la Iglesia en que los hogares estarán tan llenos del Espíritu Santo que parecerán conventos muy reformados, y esos conventos, de ser ahora pastos de Asmodeo, pasarán a ser auténticos cielos en la tierra y deambulatorios de los ángeles, de los que saldrán muchos pastores santos, sabios y celosos como otros Martín, Ildefonso, o Fructuoso, mientras los Reyes santos renovarán sus naciones según los designios del Corazón Real del Hijo de David.

    Dios sacará de debajo de las piedras nuevos hijos de cada uno de los Patriarcas de las Órdenes religiosas, como hizo con los religiosos de san Jerónimo, que habiéndose extinguido desde hacía ya siete siglos, fueron dos nobles españoles, uno caballero y otro capellán, a decir al Papa “despierte a san Jerónimo, que ya ha mucho tiempo que duerme”, aceptando éste enseguida, prevenido por las visiones de santa Brígida, y determinando con ello el futuro de todas las católicas Españas.

    Bien sabemos que la oscuridad de la noche se oscurece aún más cuando queda muy poco para las primeras luces del alba.

    Convirtámonos en repositorios vivos de nuestra herencia espiritual, de modo que cuando llegue la hora, ya cercana, de nuestra liberación, podamos transmitírsela a todos los que llegarán sedientos de santidad y sabiduría.

    Me gusta

  3. Estimado WebMaster:

    Te complementa la vision aqui presentada un POST que hice yo sobre el tema de la APOSTASIA CARMELITA: BRAZO DE LA ONU.

    http://derechosdedios.info/b2evolution/index.php?title=la-orden-carmelita-panreligiosa-tiene-un&more=1&c=1&tb=1&pb=1

    En este post, explico el porque la Orden Carmelita ha apostatado en masa, al hacerse PARTE LEGAL de la ONU.

    Es cosa generalizada ya…

    Y cambiando de temas: hubo oportunidad de que le dieses un vistazo a los links que deje sobre el asunto de las fechas?

    Y he aqui otra fecha mas: 6/6/6+6 la fecha del nuevo IPv6 (no hubo IPv5!)…
    Los tiempos se adelantan!

    Me gusta

  4. Sr. Sofronio, Webmaster y demas publico lector:

    Ya que muchos de nosotros, tenemos webs propias (nadie nos dicta el contenido), por que no utilizamos esta fuerza juntos?

    Dedicar un dia una portada o un post a un punto comun para llamar PODEROSAMENTE la atencion hacia un tema particular de la Iglesia?

    Vgr. “No a la anexion de la FSSPX por roma”
    Vgr. “Benedicto xvi declara publicamente: ‘no hay herejes. Todos son cristianos!” (en relacion a su carta de felicitacion a SM Isabel II)
    http://derechosdedios.blogspot.mx/2012/06/benedicto-xvi-envio-con-motivo-del.html
    Vgr.: “Excomuniones mutuas: Patriarcado Ucraniano y roma”

    Es solo una idea…

    Me gusta

  5. Estimado WebMaster:

    Con Roma (ursupada/dañada/en peligro), con la Doctrina (subvertida/contaminada/con algunos errores), y con un mundo (materialista/apostata/heretico/multicultural) en contra, solo faltaba que, los que nos decimos “profesar la Fe Catolica” estuviesemos divididos los unos contra los otros.

    Aun dentro de la “tradicion”, el señor ‘A’ no soporta al sitio ‘B’, y el del ‘C’ descalifica al del ‘D’.

    El resultado es que nos han dividido…

    Nos han vencido… Nadie sabe que hacer… todos intentamos defender, desde la trinchera de cada cual, su pedazo de bandera…

    Ante algo tan SIMPLE como la (futura) caida de la FSSPX, la division no solo continua, sino que se agiganta…

    Mal que bien, y aun si fue un “instrumento de control”, sirvio de catalizador para aglutinar, en torno al concepto de la “resistencia a roma”, mentes, espiritus y objetivos.

    Y ni siquiera podemos unificar su defensa, alertar a los “catolicos perplejos” del peligro que se viene y avecina… y quien sabe que mas venga despues!…

    Acaso ya se viene el tiempo en que se haga “de facto” y de “de jure” la “iglesia universal”?

    http://derechosdedios.info/b2evolution/index.php?title=la-cristiandad-esta-frita-con-defensores&more=1&c=1&tb=1&pb=1

    Me gusta

  6. Tuve el desatino de conocer a las Hermanas de Nuestra Señora de Sión, congregación fundada por uno de los hermanos Ratisbona. Hacía dos años me había convertido (si bien era bautizada, no tenía fe…), contaba con sólo 21 años y carecía de madurez espiritual y también humana. Me acerqué a ellas con el fin de discernir la vocación religiosa y trabajar para la conversión del pueblo judío. La hermana que me recibió, Marta Bauchwitz, fue la primera en “informarme” que la Iglesia “ya no hacia eso”, es decir, misionar para la salvación de las almas, que cada uno tenía que “amar” al otro por lo que era y no querer cambiarlo, que había que respetar a los judios por ser judios, sin buscar su conversión, coincidiendo plenamente con la mentalidad de esa comunidad carmelita. Esta señora vestía de civil; recuerdo sus dichos vanidosos con respecto a la vestimenta, tales como “es necesario que yo tenga dinero para comprarme ropa, porque voy a ciertos lugares (por el “apostolado”) a los que no siempre puedo ir con la misma ropa…”
    Esta mujer que habló de “amor”, tuvo siempre una actitud de desprecio y odio hacia mí, me juzgaba por mi “estilo” de vida…: yo no tenía empleo, lo cual no era responsabilidad plena mía, vivía en casa con mis padres; sin embargo aceptaba que las hermanas asistieran a las prostitutas en Brasil, cuidándole a los hijos mientras ellas “trabajaban”, no buscando de ninguna manera sacarlas de esa horrible vida, al contrario, avalando su actividad.
    Esta mujer dijo cosas como que Jesús nunca dijo que creyeran en Él (Juan 14, 1) como respuesta a mi cuestión de cómo es posible salvación sin creer en Jesús; que lo que Jesús pidió es que aprendiéramos de él, que es manso y humilde de corazón (Mateo 11,29), comulgando así con toda la doctrina modernista que corroe el pensamiento y el espíritu, en términos generales, del católico actual.
    Con respecto a la castidad, al yo en algún momento referirme a ella como imitación del estilo de vida de Jesús, siguió su docencia insana contestándome que la castidad era por amor, pero de ninguna manera imitar a Jesús ya que “nadie sabe si Jesús era virgen o no” (SIC)
    No es necesario plasmar aquí lo que esta persona pensaba de los otros dos consejos evangélicos…dejo librado a vuestra imaginación su ideosincrasia, que no es muy difícil de deducir después de todo lo que conté.
    Esta odisea “vocacional” me duró 2 meses… suficiente para empezar a conocer qué es el “progresismo”, la “Mala doctrina”, el desorden, la desproligidad, la maldad pérfida, y otras desgracias que trae el modernismo a la Iglesia y cómo está infiltrado en las congregaciones y órdenes de religiosas.
    Dato final: con las hemanas de Sión, conoci por primera vez la palabra “preconciliar”, como adjetivo de aquellos antiguos que no aceptan el Vaticano II, y predican cosas que ya no usa la Iglesia. Esta comunidad estaba en Almagro, Bs. As., no asistian a misa diaria porque los Padres de la iglesia más cercana eran “preconciliares”. Palabra dicha con desprecio y a modo de acusación no volví a escuchar nunca más en mi vida.
    Quiero aclarar que este escrito no es producto de rencor a esta persona, es una denuncia de algo vivido por mí, muy doloroso, muy… Ella era la imagen de esa congregación, no era algo personal, TODA LA CONGREGACIÓN PIENSA ASÍ.

    Me gusta

  7. Dios nos agerre confesados!

    Y despues de lo dicho por roma, acerca de las monjas de USA, (que deben estar igual de mal o peor), es de suponer que una buena parte de lo que debian ser los “jardines del Paraiso” donde JNS debia de encontrar el consuelo y Sus Derechos que el mundo le niega, se han convertido (como la Virgen anticipaba) en “pastizales de asmodeo”

    Me gusta