ALL POSTS

LAS TRES LUCÍAS: UNA HISTORIA SORPRENDENTE



                                                                     


Arriba dos fotos de las dos Lucías. Una la de 1946, otra la de la Lucía  de los últimos años, a la derecha, la conocida Lucía de dientes pequeños, feos y encías inflamadas (como se aprecia mejor en otras fotos).

En la segunda fila,  la Lucía de 1946 con un mentón pronunciado y abultado. Se adivina un prognatismo que esconde unos dientes montados y grandes. A la derecha, la Lucía de 1963-1967, con dientes casi perfectos, sanos y bellos.

¿Cómo se explican estas cuatro fotos si son de la misma persona. No incidiremos en las facciones distintas de  tres de ellas, que no se explican meramente por el paso de los años. Las tres personas en cuatro fotografías que son (tres de ellas) inconciliables entre sí.

Las fotos de la parte superior nos invitan a una reflexión, que hago al final del post, que sin duda nos llevará a lo que sostengo en el título: Hubo tres Lucías. Una la verdadera y las otras dos, fueron dos religiosas que suplantaron su persona, en épocas diferentes. (Bajo los pontificados de Juan XXIII, Pablo VI, y Juan Pablo II).

En el mes  de mayo de 2011,escribí  en el post La impostora de Coimbra: Ideas contrarias a las de Lucía lo siguiente, precedido de las siguientes  fotos,  que comentaba diciendo lo que expongo más  abajo:

Lucía, dorotea, antes de entrar en el Carmelo, probablemente en 1946 o siguientes.
Esta es la portada de un libro publicado en 1963 (sólo pocos años después de las fotos conocidas de la Hna.dorotea Lucía dos  Santos). Aparece una Lucía que no es la de 1946, pero que tanpoco parece ser la de 2000

Lucía en 1967

La primera foto es de 1946. Las otras dos de  1963 y 1967 respectivamente.  Los  dientes  de la persona de las dos últimas fotos son casi perfectos. Comparadas estas fotos con  la de la foto de 1946, parecen  muy personas muy distintas. Sobretodo sus dientes. Pero tampoco se parecen a la Lucía de 1990 y 2000. Sobretodo en los dientes. (A menos que hubiera perdido sus perfectos dientes- una prótesis- y se hubiera puesto una dentadura de dientes pequeños y feos). Pero no parece que la Lucía de 1990  lleve dientes postizos con aquellas encías enrojecidas y retractadas.  ¿Y si hubiera habido dos suplantaciones?  Pues parece que sí.

¿Es la misma Lucía que la de 1967?
Ésta, arriba, es la Lucía que conocemos en fotos que datan del año 2000. Nótense sus dientes pequeños, feos y las encías enrojecidas y en algún punto retraídas.
La de 1967  ¿se cambió los dientes poniéndose otros pequeños, feos pero que parecen naturales?

Esta última hipótesis-de la doble suplantación- confieso que me hace reir. En un primer momento Lucía fue suplantada por una monja discreta que respetaba las declaraciones anteriores de Lucía. Después fue reemplazada por la jovial, sonriente y posconciliar “Lucía”.  Esta últimna estaba entregada a la mayor gloria de Juan Pablo II. Y para ello no tuvo ningún escrúpulo.

Después de todo este rompecabezas una cosa está clara: NOS HAN MENTIDO. Como dice Laurent MorlierTorrentes de iniquidad inundan la tierra¡ (véase su libro en los textos digitales del blog)

Yo me reservo un próximo post donde intentará dar mis conclusiones sobre este desagradable y ultrajante asunto. Intentaré distinguir lo que es cierto de lo que es probable. Y también de lo que es dudoso. Y sobretodo diré lo que a mí me parece absolutamente falso. A veces me pasa que ¡NO ME LO PUEDO CREER¡

Pues bien ahora es el momento de comentar la cuatros fotografías que encabezan esta entrada.

 

[Pongo otra vez las fotos y su pie, para tenerlas presentes en el comentario]

Arriba dos fotos de  Lucía. La primera a la izquierda, la Lucía sonriente de dientes feos, largos, montados y aparentemente sanos (son los de la auténtica Lucía en 1946).  A la derecha, la conocida Lucía de dientes pequeños, feos y encías inflamadas (como se aprecia mejor en otras fotos).

En la segunda fila, a la derecha, Lucía con un mentón pronunciado y abultado. Se adivina un prognatismo que esconde unos dientes montados y grandes A la izquierda en primer lugar, la Lucía de 1963-1967, con dientes casi perfectos, sanos y bellos

¿Cómo se explican estas cuatro fotos si son de la misma persona. No incidiremos en las facciones distintas de  tres de ellas, que no se explican meramente por el paso de los años. Las tres (cuatro)) fotografías son inconciliables entre sí.

La única posibilidad de que las  fotos de Lucía , circa 1946 y la foto de 1967 sean la misma persona es que se hubiera hecho una cirugía masiva de la boca, cambiándose toda su dentadura-dientes largos, montados e irregulares, aunque aparentemente sanos- para mejorar su apariencia con unos dientes, muy regulares, y muy aceptablemente estéticos.

Así son los  dientes que aparecen en la  fotos de la Lucía de 1967  pertenecientes la misma persona de otras fotos tales como las siguientes:

Lucía en 1963

La Lucía de 1967 que no muestra sus dientes

Lucía en 1967. Obsérvense sus dientes

Lucía en 1967 con Pablo VI

Lucía con Pablo VI en su viaje a Fátima de 1967

Aunque  la cirugía masiva de la boca se hubiera hecho en el Portugal de los años 1960 ss  ( en el que se sabe que estas cirugías eran más bien raras entre el pueblo por su precio y porque eran innovaciones ajenas a las costumbres de casi todos los portugueses), si con todo la Hermana Lucía la hubiera llevado a cabo en su convento de Coimbra, nos lleva a preguntarnos si entre las carmelitas descalzas de la época, se hacían estas cosas con el dispendio necesario para estos arreglos de la boca, y además para favorecer a  una hermana, más bien nueva en el convento, y con fama denvidente. Yo creo que es una posibilidad casi inexistente. Además, al argumento de los dientes, hay que añadir la diversidad en las faciones-óvalo de lacara, entrecejo, labios, mentón, pómulos, color de la piel(cetrina/ blanca) etc… lo cual no considero ahora.

Pero admitiendo esta rara  posibilidad que yo considero como digo inexistente, se nos viene encima el problema que surge de la comparación de la Lucía de 1963/ 1967 y la de los años 1990(quizás) en adelante.

En efecto los dientes han cambiado (por no hablar de las diferencias del resto de  las faciones entre la dos caras).

Abajo fotos los nuevos dientes, pequeños, feos, naturales (no postizos) como se desprende de las encías retraídas, algo separados et.. ¿Habría tirado a la basura su magnífica prótesis dentaria, (en la hipótesis de que fuera la misma Lucía de 1946) y se habría hecho unos implantes  (cosa imposible en aquella época) de los feos dientes que vemos en las fotografías de abajo? Habría cambiado de una prótesis buena a otra mala, con dientes pequeños y feos. ¿Y las encías retraídas y enrojecidas cómo se explican?

Considérense estas fotografías:

¿Es la misma Lucía que la de 1967?

La conclusión es obvia: LAS TRES LUCÍAS NO SON LA MISMA PERSONA. Es lo que se desprende  del sólo análisis de su apariencia dental. Pero ¿ qué qué diremos si nos fijamos en el conjunto de las facciones de la cara, en los tres casos ?.

Es obligado pensar que desde el comienzo de los años sesenta del pasado siglo, por las razones que sean, se consideró necesario suplantar a la verdadera Lucía – estuviera ella muerta o no, lo cual es imposible saberlo- para que no fuera una voz discordante en medio de la alegrías “conciliares” (bajo Juan XXIII). Más tarde se volvió a efectuar otra suplantación, para  servir de corifeo al Juan Pablo II, y más tarde sirviera de coartada al  secreto del”hombre vestido de blanco“, cuando se dio  publicidad en el año 2000 al Secreto publicado por el Vaticano.

A alguno le parecerá excesivo la historia de la doble suplantación. Pero, quien lo hace una vez ¿por qué no habría de hacerlo dos veces?

Si algún lector tiene alguna explicación mejor para estos abracadabrantes hechos, aquí estoy interesado en lo que pueda decir. ¡No se calle por favor¡  Comente esta entrada. Explique por qué no cree que esto no está acertado.

Anuncios

15 replies »

  1. Este vídeo es interesante, mantiene la misma tesis de la doble, aunque no de tres Lucías, sino de dos: la auténtica y la que suplanta la personalidad:

    Sin compartir todas sus tesis, puede encontrar en él.
    Capítulo 1: Fátima
    Capítulo 2: La impostora Hna. Lucía
    Capítulo 3: La versión vaticana del Tercer Secreto
    Capítulo 4: El legítimo mensaje dado en el verdadero Tercer Secreto
    Capítulo 5: La elección del cardenal Siri
    Capítulo 6: Juan XXIII
    Capítulo 7: Pablo VI, la Nueva Misa, y el Nuevo Rito de Ordenación
    Capítulo 8: Las herejías de los antipapas respecto a los otros “cristianos”
    Capítulo 9: Las herejías de los antipapas respecto a las otras religiones
    Capítulo 10: Un hereje no puede ser el Papa
    Capítulo 11: La apostasía del Vaticano II en su jerarquía, universidades y escuelas
    Capítulo 12: Las herejías de la impostora Hna. Lucía
    Capítulo 13: El asesinato de Juan Pablo I
    Capítulo 14: La conversión y consagración de Rusia
    Capítulo 15: La gran apostasía y el Anticristo
    Capítulo 16: La ramera de Babilonia

    Me gusta

  2. Me parece poco discutible el cambio entre la “primera Lucía” y la segunda. Pero no lo veo tan evidente entre la segunda y la tercera. El cambio en la dentadura defendido en el post bien podría deberse a que la impostora sufriera de bruxismo. Esto implica que durante el sueño y pudiera ser que aún despierta “rechinase” los dientes, lo cual con el tiempo conlleva a un desgaste exagerado de la dentición, junto con otros problemas derivados, como podrían ser las encías irritadas. Este bruxismo podría venir provocado por el estrés que bien justificado estaría en el caso de que fuese la impostora que se hacía pasar por la verdadera Lucía.

    Un saludo y gracias por el post

    Me gusta

    • El carácter de la tercera lucía era el de una monja extrovertida y desenvuelta. Siempre ha dado muestras de una gran seguridad en sí misma. Hay otros posts sobre ella en los que aparece claro las diferencias de mentalidad con la verdadera Lucía y de temperamento, por no hablar de las teológicas. Ahora bien es verdad lo que dice de que las diferencias físicas con la segunda Lucía no son tan evidentes.las dos parecen tener la misma edad ( veinte años menos que Lucía) . Si fuera así la tercera lucía habría muerto en torno a los 80 años.

      Me gusta

  3. Las cosecuencias ya se ven, y la vida del ser humano seria una muy diferente: Habría paz, la fé en Dios no estuviera tan eclipsada.Pero el mundo vive lo suyo, tiene su triunfo pero tiene su penitencia bien fuerte por engañar, difamar. Esconder astuta y malvadamente la verdad que Dios quizo que se supiera.Pero los hijos de la perdición desviaron el curso.Dirán: pero si Dios todo lo puede, por que permitió algo así? pues porque Dios , siendo nuestro creador nos invistió de un libre albedrío. Siendo el Señor, es caballero. no se mete. no obliga a nadie a seguir sus caminos.Como está el mundo ahora es una consecuencia de la soberbia, la falta de humildad y de reconocimiento de los mensajes del Señor a través de la Ssma. Virgen de fátima.Valiendose de una mujer muy sencilla.Pero ella repitió la pasión del Señor, la apresaron en un claustro y luego sutilmente la desaparecieron. Si hubiera habido respeto por Lucía, y obediencia a la Virgen Ssma.De seguro otra muy distinta fuera la vida de la Iglesia.Es mi humilde opinión. Y sin fines de contradecir a nadie ni mucho menos pelear con nadie porque al fin y al cabo,no veo las caras.Solo las letras.

    Me gusta

  4. 4 Lucías

    Yo creo que la Lucy II, que es la última, sí difiere de la, hasta ahora, 2ª en cronológica, de los años 60, pues según Vaticano, es ésta:

    (Lucy II, de slo 90)
    traditioninaction.org/HotTopics/HTimages_g-k/G011_Celina.jpg

    traditioninaction.org/HotTopics/g11htTwoSisterLucys_Horvat.htm

    y ésta no es esa, hasta ahora 2ª, de los 60. Veo su parecido con la última, pero aquí, de joven no se parece a la auténtca, pero tampoco a la, hasta ahora, 2ª.

    Pero, ¿no era éste el rostro de la 2ª en 1949 y 1951?

    (1949):
    lh3.googleusercontent.com/-nUnwGgUkzb0/UdsNSDezoJI/AAAAAAAADwU/TpzW4hlnlyg/s512/impostora1949blog.jpg

    (1951):
    lh4.googleusercontent.com/-_QvhGA1n1HQ/UdsNSf1b-zI/AAAAAAAADwg/ZBa9RMBDWCk/s512/impostora1951blog.jpg

    Se dice en esa página:

    to-chihiro.blogspot.jp/2013/07/two-sister-lucys-of-fatima-new.html

    que son la misma que ésta:

    (1967)

    lh3.googleusercontent.com/-7ZUlTs23b_A/UdsNSfliIfI/AAAAAAAADwc/2PSM_XURS7g/s512/impostora1967blog.jpg

    pero no estoy tan seguro. ¿Y si fuesen 4? Ésta IV, que sería la 2ª cronológica, sin publicidad en medios puede ser diferente de la de los años 60 y la de los años 90, y la de los años 60 sería la 3ª cronológica.

    Un estudio de las caras despejaría esto. Pero está el ADN.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s