ALL POSTS

UN CARDENAL ACUSA A LA TRADICIÓN


 

He cambiado la entrada del post dejándola como está ahora. Pido disculpas si alguien se ha sentido ofendido del calificativo que he dado al Cardenal Koch.

El Cardenal Koch ha acusado   a los “lefebvrianos” de luteranismo y por extensión a todos los tradicionalistas, que son fieles a la Tradición y que la interpretan como suena y constatan las enormes diferencias con el Concilio Vaticano II y el magisterio último de la iglesia conciliar. Claro que cabe la hipótesis de que no hubiera habido tal acusación. Quiero decir que quizás no habría habido tal denuesto o acusación a la Tradición, si la acusación de luteranismo hubiera sido más sutil de lo que parece.

Me pregunto si en el fondo el Cardenal Koch no habrá querido hacer un elogio de los “lefebvrianos” al compararlos con Lutero. ¿Que otra cosa podría pensarse de un Cardenal

Benedicto espera su turno para hablar en la iglesia luterana de Roma

de la Nueva Roma ecuménica que cada poco multiplica elogios a Lutero (véase en este blog Honor a Lutero),como los recientes de Benedicto XVI en Erfurt? ¿O los de Juan Pablo II que acudió al sepulcro del notorio hereje como “peregrino” según él mismo dijo? ¿Acaso no han dicho los mandamases de Roma que los luteranos no necesitan conversión?. Incluso se ve con malos ojos, y ha llegado a prohibirse el proselitismo con los ortodoxos y los hermanos separados protestantes. ¿Será una tácita confesión de que los” lefebvrianos” están bien donde están y no tienen que convertirse ni tienen por qué conversar con Roma para llegar a la plena comunión? Igual que los luteranos, que según ellos tienen delante en su fundador un magnífico ejemplar para los seguidores de Cristo.

Todo esto es ridículo. La nueva Roma, ecuménica y modernista, se mete en jardines, cada poco, de los que es difícil salir.

En 2011Benedicto fue a Erfurt donde predicó haciendo grandes elogios de Lutero

Los mandamases de Roma navegan en una pura contradicción. Esto es patente.

.

Benedicto predicando en Erfurt.

LUTERO UN MODELO PARA LOS CATÓLICOS

Esta es una frase de Benedicto XVI en Erfurt adonde acudió a celebrar, en 2011, el 500 aniversario de la fundación del protestantismo, tal como se considera que esto tuvo lugar con la publicación de las 95 tesis del heresiarca (véanse más fotos Benedicto en Erfurt.

Allí dijo que Lutero era un modelo y además que “el pensamiento de Lutero y su entera espiritualidad eran Cristocéntricas” y “Cristo fue el corazón de su espiritualidad y que el amor por Él , viviendo en comunión con Él, fue lo que guió su vida

A la vista de todo esto ¿ podría alguien  dejar de pensar que  el Card. Koch no pretendió denostar a los tradicionalistas y sí más bien animarlos a permanecer así,  tal como Lutero lo hizo apartado de Roma ?

O dicho  con otras palabras si para Juan Pablo  y Benedicto fue tan grandiosa la figura de Lutero, ¿Es que podría ser para el cardenal Koch esta misma figura, algo que pudiera descalificar a quien a ella se le compare?

En la Biblia de Lutero se compara al papa con las plagas del apocalipsis (papa montado en el caballo de la peste y hambre, en el grabado) pero los papas de hoy no se cansan de alabar la teología de ese gran “cristiano”y seguidor de Jesucristo

A continuación un post de Pedro Rizo, que difundo, que trata por extenso de este tema. Lo pueden ver también aquíComo hago siempre, diré que no quiero decir que coincida con él en  todas las apreciaciones suyas. Pero merece la pena su lectura.

Lutero y Lefebvre, comparación criminal. ©

Por  Pedro Rizo

  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Cardenal Koch: “Sobre el Concilio, los lefebvrianos se comportan como Lutero”.
Reafirma – el cardenal – la autoridad de todos los documentos del Concilio Vaticano II. (Titular en Religión Digital).

Verdaderamente poco puede decir un simple cristiano, Iglesia enseñada, al que se pide obediencia a lo enseñado y pagar para sustento de cardenales como el señor Koch, en opuesto a quienes se supone deben defender el depósito de fe recibido y por ello, como el citado cardenal, cobran su salario y beneficios de su destino de representación apostólica. Pero vamos a intentar una sencilla reflexión.

¿Se comportan como Lutero? Vamos, qué cosas hay que oír. El Concilio de Trento,que figura entre los grandes dogmáticos, quizás el mayor, fue convocado a causa de las herejías de Martin Lutero y sus ataques al Papa, del que no aceptaba autoridad con respecto a la Revelación y la Tradición apostólica.

Lutero con sus blasfemias fue la causa, y el Concilio de Trento fue el efecto.

Parece que con los lefebvrianos ha ocurrido totalmente al revés. Cualquier espectador puede ver que es diametralmente al contrario. Con el Concilio Vaticano II las herejías de Lutero han quedado en curso de sanción aprobatoria, como docenas de voces oficiosas y oficiales lo afirman. Al tiempo que los principios de la Revolución Francesa han influido o modelado documentos de este concilio hasta el punto de que ya antes de su clausura se comparó como un nuevo asalto o toma de la Bastilla. A lo que, naturalmente, Monseñor Lefebvre se opuso. Esto es totalmente distinto a lo que el Cardenal Koch afirma.

El Concilio Vaticano II, no en su totalidad sino en los errores que al mantenerse lo inhabilitan, ha sido la causa; Lefebvre, el efecto.

Se está haciendo ya, más que necesario, urgente e indispensable, preguntarse si un concilio que fue clausurado hace medio siglo no clama al cielo su revisión cuando ofrece tantos puntos de discordia, incluso para muy relevantes nombres de sus propias autoridades. Cosa que no se conseguirá mediante actos de imperio jerárquico, o encargando su materia a quienes se han distinguido en conjurarse en su contra.

Sería bueno que los cardenales afines a Koch no abusaran tanto de su altavoz jerárquico y su discutible autoridad apostólica y se fijaran en otra comparación mucho más deseable. Por ejemplo, la figura de San Bernardo de Claraval que salvó a la Iglesia de la podredumbre de fe, de moral e intelectual que la ahogaba. Lefebvre con San Bernardo, sí; con Lutero, no. Decir lo contrario es un asesinato a la historia, una burla, el exabrupto de los tontos utilizados.

Aunque sólo sea por la ley evangélica de juzgar por los frutos las comparaciones luteranistas resaltan marcadamente estúpidas. ¿Quienes se alegran hoy de las ambigüedades doctrinales, litúrgicas y eclesiales del Concilio Vaticano II? Sin duda todos los que han dejado de ser católicos como lo fueron nuestros predecesores, o los que antes de Juan XXIII hubieran sido apartados de comunión por herejes modernistas. Como el propio Mons. Roncalli estuvo señalado en los registros del Santo Oficio con su maestro y amigo Buonaiutti.

Hay demasiadas ideas subordinadas que se colocan en posición de principales.Porque no es el caso de la rebeldía lo que importa sino su razón. Porque no es la disciplina sino la fe. Ni lo es la consagración de obispos sin la aprobación del Papa Juan Pablo II, sino las razones de aquel papa para no otorgarla.

Medio siglo de inseguridad en lo que se cree y en lo que se adora, si es que se adora algo en esta religión postconciliar, no puede mantenerse salvo que el propósito, o deseo, de que todo lo que se derrumba – que no es precisamente la FSSPX, como desearían los“liberados” – fuera fondo estratégico del Concilio.

 

2 replies »

  1. Que se ha fumado ese Cardenal Koch, está delirando,si hay alguien parecido a Lutero es la falsa Iglesia conciliar con su adulterada misa esa si es protestante y eso sin hablar de lo demás, por que tanto odio a la Tradición?
    Qué bruto pongale cero… si hay alguien parecido a Lutero es el heresiaca Georgius Marius Bergoglion o si no esto tres años despues de está noticia https://moimunanblog.wordpress.com/2015/08/28/la-plaza-de-martin-lutero-en-roma/

    Me gusta

  2. Odian la tradición, odian Trento, odian a San Pío X y su Pacendi y les odian
    Porque los condena a todos y cada uno de ellos, todas y cada una de sus doctrinas falaces.

    Y la manera de salvaguardarlas es proclamar la Virtud de la obediencia, aunque se ordene la traición a Cristo y al Evangelio, contradiciendo una vez mas las Sagradas Escrituras:
    Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres Hechos 5:29

    Por lo que obedecer al que manda lo opuesto a lo que manda Dios, lejos de ser una virtud es un acto condenable y farisaico.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s