ALL POSTS

LAS CUATRO NOTAS DE LA IGLESIA VISIBLE


La Iglesia visible compuesta de personas de toda condición tiene cuatro notas que la hacen aparecer como la única verdadera a toda persona de buena voluntad

 

LAS CUATRO NOTAS DE LA IGLESIA VISIBLE

  • 1. La nota de unidad
  • 2. La nota de santidad
  • 3. La nota de catolicidad
  • 4. La nota de apostolicidad
  •  5. ¡La Iglesia conciliar no posee en absoluto las cuatro notas de la Iglesia visible!
  • Conclusión Profundicemos ahora en las cuatro “notas” (= rasgos característicos) de la Iglesia visible con la ayuda del Catecismo romano (igualmente llamado “catecismo de Trento”). Este catecismo hace autoridad, porque ha sido redactado por una comisión de Padres del concilio de Trento, y después aprobado por el papa reinante en la Iglesia romana, el gran San Pío V. La Iglesia es una, santa, católica y apostólica: 1 La nota de unidad “No hay más que un Señor, una fe, un bautismo” (Efesios IV, 4). “No hay más que una sola fe que TODOS deben guardar y profesar públicamente” (Catecismo romano). Los 2221 obispos que votaron, el 28 de octubre de 1965, la declaración Nostra aetate de vaticano II, cayeron por este hecho directamente bajo un anatema del concilio Vaticano I: Conciliábulo de Vaticano II: declaración Nostra aetate (1965): “El budismo enseña (…) una vía por la cual los hombres (…) podrán adquirir el estado de liberación perfecta, alcanzar la iluminación suprema por sus propios esfuerzos”. Concilio Vaticano I (1870): De revelat., canon 3 (citado en Pascendi): “3. Si alguno dijere que el ser humano no puede ser divinamente elevado a un conocimiento y perfección que supere lo natural, sino que puede y debe finalmente alcanzar por sí mismo, en continuo progreso, la posesión de toda verdad y de todo bien: sea anatema”. Se podría multiplicar los ejemplos de divergencia entre la fe católica y la creencia conciliar. A este respecto, Romano Amerio ha escrito un libro de más de 600 páginas (Iota unum), ¡y hay por lo menos una cincuentena de temas que ha dejado de lado!

    La Iglesia conciliar no profesa la misma fe que la Iglesia católica. Pues LE FALTA LA NOTA DE UNIDAD

    2. La nota de santidad

    “La Iglesia es santa porque sólo ella posee el culto del sacrificio legítimo y el saludable uso de los sacramentos, los instrumentos eficaces de la gracia divina por los cuales Dios nos comunica la santidad” (Catecismo romano). 

 

Montini hizo elaborar una nueva misa por el francmasón Bugnini y seis pastores protestantes: El resultado es concordante. A título de simple muestra, señalemos que la invocación del Espíritu Santo (“Ven Espíritu santificador…”) ha sido suprimido y reemplazado por: “Tú eres bendito Dios del universo”. Ahora bien, ¿quién es este “Dios del universo”? Un libro escrito por un francmasón luciferiano convertido da la respuesta: ¿“Quién es pues el señor de los Cielos, si no es el Dios de los perezosos, de los ociosos y de los vagabundos, que imaginan el espíritu y se hartan de materia; que viven de ideas y consumen la realidad? No hay espíritu sin materia, y están identificados el uno a la otra, o bien el Señor de los Cielos es el dios de la Nada; ¡mientras que Satán es, por el contrario, el dios del Universo! El Dios del Universo, pues él comprende en un sólo ser espíritu y materia, el uno no pudiendo subsistir sin la otra. Ése sólo debe ser para nosotros el Dios que gobierna a los dos, y ése es Satán” (Domenico Margiotta: Le palladisme. Culte de Satan-Lucifer Dans les triangles maçonniques, Grenoble 1895, p.44).

El combate católico está focalizado sobre « la misa de siempre ». Esta focalización hace olvidar que todos los rituales y todos los sacramentos han sido cambiados. El rito ha sido cambiado en todas partes, la materia y la forma a veces.

En vista de estas informaciones sucintas, se puede afirmar que la Iglesia conciliar no tiene un “sacrificio legítimo” y que los otros sacramentos, por la mayor parte dudosos o inválidos, no contribuyen mucho a la santificación. Es porque LE FALTA LA NOTA DE SANTIDAD.

3. La nota de catolicidad

“Todos los fieles que han existido desde Adán hasta hoy, todos los que existirán en tanto el mundo sea mundo, que profesen la verdadera fe, pertenecen a esta misma Iglesia establecida sobre los apóstoles y los profetas” (Catecismo romano). “Católica” quiere decir “universal”. La fe “católica” es “universal” en el tiempo y en el espacio: es lo que ha sido creído por todos, en todas partes y en todo tiempo, como decía San Vicente de Lerins (Commonitorium, 434).

Un examen rápido (nuestra investigación) o numerosos y voluminosos estudios (publicados por católicos desde los años ’60) prueban sobreabundantemente que la creencia profesada por la Iglesia conciliar no tiene nada de “católica”, porque está en contradicción por lo que ha sido creído y enseñado durante dos mil años de catolicismo, aún desde hace seis mil años, pues la Iglesia comenzó con Adán, como lo dice el Catecismo romano y como lo explica magistralmente el padre Barbier (Los trésors de Cornelius a Lapide…, París 1856).

¡Aparte de los estudios católicos, se puede también citar los testimonios de los mismos conciliares, que se jactan de no ser más católicos!

Según el (pseudo) prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe, el texto conciliar Gaudium et spes “juega un rol de contra-syllabus en la medida que representa una tentativa para una reconciliación oficial de la Iglesia con el mundo tal como ha devenido después de 1789” (Ratzinger: Les Principes de la théologie catholique, traducción francesa 1985, p. 426). ¡Los conciliares reniegan pues de la enseñanza ex cathedra del Syllabus de Pío IX! Es una apostasía.

Congar, uno de los más importantes teólogos de Vaticano II, decía: “La Iglesia ha hecho, pacíficamente, su revolución de octubre” (in: Mons. Lefebvre: Carta abierta a los católicos perplejos, parís 1985, p. 133).

Confrontada a la ideología de los derechos del hombre, la Iglesia “ha pasado de un comportamiento de condena a un comportamiento positivo y esperanzador” (comisión pontificia “Justicia y Paz”: La Iglesia y los derechos del hombre, Ciudad del Vaticano 1975, p. 21) ¡Triunfo póstumo de los francmasones de 1789!

Como la Iglesia conciliar no es católica, LE FALTA LA NOTA DE CATOLICIDAD.

4. La nota de apostolicidad

“He aquí un último carácter propio para hacernos distinguir la verdadera Iglesia: ella se remonta a los apóstoles, que han hecho público el Evangelio. La doctrina de la Iglesia no es una doctrina nueva, que recién comienza a aparecer, sino que es la misma que ha sido enseñada por los apóstoles, y que ha sido esparcida por ellos en toda la tierra. Es por esto que los Padres del concilio de Nicea, inspirados por Dios, queriendo hacernos comprender cuál era la Iglesia católica, han agregado en el Credo la palabra “apostólica” (Catecismo romano).

Los apóstoles quemaron los malos libros (hechos de los apóstoles XIX, 19); Montini suprime el Index y alaba la libertad de prensa.

El apóstol San Pablo prohibía sacrificar a los ídolos (1. Corintios X, 14-22); Wojtyla lo hizo en África y en India.

El apóstol San pedro acusa a los judíos de deicidio (Hechos de los apóstoles II, 23); Vaticano II (Nostra aetate, § 4) lo niega.

Los apóstoles y los discípulos de Nuestro Señor expulsaban los demonios; la secta conciliar ha suprimido los exorcismos del bautismo, el exorcismo sobre los Santos Óleos del Jueves Santo, la sal exorcizada, el pequeño exorcismo de León XIII recitado al final de la misa, la orden de los exorcistas (Montini suprimió la orden de los exorcistas el 15 de agosto de 1972, acordando en su lugar a los obispos la facultad de mantener un exorcista si le parecía bien). El 29 de septiembre de 1985 (Documentation catholique, 1986, p. 197), la Congregación para la Doctrina de la Fe ha prohibido formalmente recitar a cualquiera el pequeño o el gran exorcismo de León XIII. Las plegarias de los agonizantes han sido expurgadas: toda mención del demonio, adversario temible de la última hora, ha sido suprimida allí. Las completas de los benedictinos han sido amputadas de la bella lección del apóstol San Pedro: “Hermanos, sed sobrios y vigilantes, pues vuestro adversario el diablo, rugiendo tal como un león, ronda alrededor de vosotros, buscando a quién devorar; Vosotros le resistiréis permaneciendo fuertes en la fe” (1. Pedro V, 8). 

Los dirigentes conciliares han abatido así todas las defensas sobrenaturales contra las fuerzas infernales. Esto es diametralmente contrario a las enseñanzas del apóstol San Pedro (citado más arriba) y del apóstol San Pablo, según el cual tenemos que luchar contra las potencias infernales esparcidas en los aires (Efesios VI, 10-17).

La Iglesia conciliar es diferente a la establecida por los apóstoles. Esto significa que LE FALTA LA NOTA DE APOSTOLICIDAD.

5. ¡La Iglesia conciliar no posee ninguna de las cuatro notas de la Iglesia visible!

La Iglesia conciliar no posee las notas de unidad, de santidad, de catolicidad y de apostolicidad, que son las marcas de la Iglesia visible. ¡En consecuencia, la Iglesia conciliar no es la Iglesia visible!

En septiembre de 1988, Mons. Lefebvre da una conferencia sobre la visibilidad de la Iglesia, demostrando que la Iglesia conciliar no tenía las cuatro notas, sino que, por el contrario, los católicos que habían rechazado la Iglesia conciliar las poseían (buenos sacramentos, doctrina católica, poder episcopal que remonta hasta los apóstoles), Esta conferencia, Monseñor la resumió más tarde en dos frases: “Somos nosotros la Iglesia visible” “Son los otros que no forman parte ya de ella” (entrevista en Le Choc, no 6, París 1989).

He aquí los principales extractos de su conferencia capital, llamada La visibilidad de la Iglesia y la situación actual, pronunciada ante los antiguos seminaristas de Ecône, el 9 de septiembre de 1988 (in: Bulletin officiel du district de France de la Fraternité Sacerdotale Saint Pie X, no 29, setiembre de 1988):

“…¿Dónde está la Iglesia visible? La Iglesia visible se reconoce por los signos que siempre ha dado para su visibilidad: es UNA, SANTA, CATÓLICA Y APOSTÓLICA.

Les pregunto: ¿dónde están las verdaderas notas de la Iglesia? ¿Están ellas en la Iglesia oficial (no se trata más de la Iglesia visible, se trata de la iglesia oficial) o con nosotros, en lo que representamos, en lo que somos? Es claro que nosotros guardamos LA UNIDAD de la fe, que ha desaparecido de la Iglesia oficial. Un obispo cree en esto, otro no cree, la fe es diversa, sus catecismos abominables enseñan herejías. ¿Dónde está la unidad de la fe en Roma?

¿Dónde está la unidad de la fe en el mundo? Nosotros la hemos guardado. La unidad de la fe realizada en el mundo entero es la CATOLICIDAD. Ahora bien, esta unidad de la fe en el mundo entero no existe más, prácticamente no hay más catolicidad. Hay ahora tantas iglesias católicas como obispos y diócesis. Cada uno tiene su manera de ver, de pensar, de predicar, de hacer su catecismo. No hay más catolicidad.

¿LA APOSTOLICIDAD? Ellos han roto con el pasado. Si han hecho alguna cosa, es precisamente eso. No quieren más lo que ha pasado antes del concilio Vaticano II…

La apostolicidad: Nosotros estamos ligados a los apóstoles por la autoridad. Mi sacerdocio me viene desde los apóstoles; vuestro sacerdocio viene de los apóstoles. Somos los hijos de aquéllos que nos han dado el episcopado. Nuestro episcopado desciende del santo papa Pío V y por él, nos remontamos a los apóstoles. En cuanto a la apostolicidad de la fe, creemos la misma fe que los apóstoles. No hemos cambiado nada y no queremos cambiar nada.

Y después, la SANTIDAD. No se harán cumplimientos o alabanzas…

Todo esto muestra que somos nosotros quienes tenemos las notas de la Iglesia visible. Si hoy todavía hay una visibilidad de la Iglesia, es gracias a vosotros. ESTOS SIGNOS NO SE ENCUENTRAN MÁS EN LOS OTROS. No hay más en ellos unidad de la fe; ahora bien, es la fe la que es base de toda visibilidad de la Iglesia.

La catolicidad es la fe que une en el espacio. La apostolicidad es la fe que une en el tiempo y la santidad es el fruto de la fe, que se concreta en las almas por la gracia del Buen Dios, por la gracia de los sacramentos: Es totalmente falso considerarnos como si no hiciéramos parte de la Iglesia visible…

No somos nosotros sino los modernistas quienes se salen de la Iglesia: En cuanto a decir “salir de la Iglesia visible”, ES CONFUNDIRSE ASIMILANDO IGLESIA OFICIAL E IGLESIA VISIBLE…”

Todos los domingos en la misa, los católicos cantan el Credo de Nicea- Constantinopla. “…Et unam, sanctam, catholicam et apostolicam Ecclesiam” Desprovista de notas de unidad, de santidad, de catolicidad y de apostolicidad, la Iglesia conciliar no representa en absoluto la verdadera Iglesia visible, como surge claramente del Credo, definido por los Padres de Nicea, retomado por los Padres de Constantinopla, y debidamente explicado por los Padres de Trento. (Catecismo romano).

¡¡¡Reconocer a Roncalli, Montini, Luciani y después Wojtyla como jefes de la Iglesia verdadera, es ponerse en contradicción con un artículo del Credo de Nicea-Constantinopla!!!

El Catecismo romano ha sido escrito justamente para ayudar a los fieles a discernir la verdadera Iglesia y para no confundirla con las sectas que son su falsificación. Hemos estudiado atentamente los criterios facilitados por este catecismo, después, con la ayuda de estas referencias, hemos descubierto que la Iglesia conciliar no es más que una secta cualquiera, fundada por impostores. Desde luego, ¿cómo hombres que no son parte de la Iglesia visible podrían ser su cabeza? ¡¿Desde cuándo se puede ser el Vicario de Cristo sin formar parte del cuerpo místico de Cristo?!

Una cuestión importante propuesta por Mons. De Castro Mayer

Mons. Antonio de Castro Mayer, obispo emérito de Campos (Brasil), había comprendido muy bien que la Iglesia no tenía nada que ver con la Iglesia conciliar. La víspera de las consagraciones de obispos en Ecône (1988), en efecto, Mons. de Castro Mayer defendía así lo bien fundado de la causa católica:

“Dejad al mundo decir que estas consagraciones son hechas en desacuerdo con la cabeza visible de la Iglesia. Pero permitidme proponer una cuestión. ¿Dónde está la cabeza visible de la Iglesia? ¿Podemos aceptar como cabeza visible de la Iglesia a un obispo que coloca divinidades paganas sobre el altar, al lado de NSJC? Si todos los hombres de Iglesia aceptan las enseñanzas de Asís, este error de poner a las divinidades paganas al mismo nivel de Nuestro Señor, ¿cuál será la consecuencia? Esto será la apostasía general” (in: Bonum Certamen, no 132, o también en: Simple lettre, Serre-Nerpol julio/agosto de 1993)

Una declaración valiente de un arzobispo de la Iglesia romana

He aquí el texto integral (traducido del latín) de una declaración valiente de un arzobispo de la Iglesia romana:

DECLARACIÓN

En nuestros días, ¿bajo qué aspecto nos aparece la Iglesia católica? En Roma reina el “papa” Juan Pablo II, rodeado por el colegio de cardenales, así como un gran número de obispos y prelados. Fuera de Roma, la Iglesia católica parece floreciente con sus obispos y sus padres. Los católicos son numerosísimos. Cada día, la misa es celebrada en tantas Iglesias, y el día del Señor, las iglesias acogen muchos fieles para oír la misa y recibir la santa comunión.

Pero a los ojos de Dios, ¿cuál es el aspecto de la Iglesia hoy? Esas misas – cotidianas y dominicales, a las que asisten los fieles – ¿agradan a Dios? ¡En absoluto! Pues esta misa es idéntica para católicos y protestantes. Por esta razón, no es agradable a Dios y es inválida. La única misa agradable a Dios es la misa de San Pío V que celebra un pequeño número de sacerdotes y obispos, de los cuales formo parte.

Es por esto que, en la medida de lo posible, abriré un seminario para los candidatos a un sacerdocio agradable a Dios.

Y aparte de esta “misa” que desagrada a Dios, hay numerosos elementos que Dios rechaza, como por ejemplo en la ordenación de los sacerdotes, en la consagración de los obispos, en el sacramento de la confirmación y en el de la extremaunción.

Además estos “padres” profesan:

  1. el modernismo
  2. un falso ecumenismo
  3. la adoración del hombre
  4. la libertad de abrazar no importa qué religión
  5. no quieren ni condenar las herejías ni dejar afuera a los herejes. 

He aquí por qué, en mi calidad de obispo de la Iglesia católica romana, yo juzgo que la Sede de la Iglesia católica en Roma está vacante, y que es mi deber, en tanto que obispo, emprender todo lo necesario para que perdure la Iglesia católica romana en vista de la salud eterna de las almas.

Adjunto a mi declaración el título de algunos documentos muy esclarecedores:

  1. San Pío V: bula Quo primum;
  2. Concilio de Trento, 22a sesión;
  3. Pío VII: breve Adorabile eucharistiae, y concilio de Florencia: Decreto para los Armenios; Decreto para los jacobitas;
  4. San Pío V: Missale romanum: “Los defectos durante la celebración de la misa”: “Los defectos de la forma”;
  5. Pío VI: constitución Auctorem fidei; San Pío X: decreto Lamentabili encíclica Pascendi;
  6. Concilio de Florencia: Decreto para los jacobitas; Pío IX: encíclica Quanta cura; Bonifacio VIII: bula Unam sanctam;
  7. Codex iuris canonici, canon 1322;
  8. Paulo IV: bula Cum ex apostolatus; Codex iuris canonici, canon 188, no4;
  9. Pontificale romanum: “De la consagración de los elegidos al episcopado”: “Forma del juramento” y “examen”. Munich, 25 de febrero de 1982 Pierre Martin Ngô-dinh-Thuc, arzobispo”.

Monseñor Ngô-dinh-Thuc (1887-1984) era doctor en teología, derecho canónico, filosofía y licenciado en letras. Con el fin de hacer perdurar el sacerdocio, consagró obispos.

4.4.6 Conclusión

Roncalli, Montini, Luciani y Wojtyla no forman parte de la Iglesia visible, sino de una secta no católica. Quién no forma parte del cuerpo místico de Cristo, de ninguna manera puede ser el Vicario de Cristo. “No puede ser la cabeza de la Iglesia aquél que no es miembro” (San Roberto Bellarmino: De romano pontifice, libro II, ch. 30).

Demostración en tres tiempos que estos hombres no son papas:

§ 1. “Sería absurdo decir que aquél que está fuera de la Iglesia pueda presidirla” (León XIII: encíclica Satis cognitum, junio 21 de 1896).

§ 2. “Sólo se pueden realmente a contar como miembros de la Iglesia aquéllos que han recibido el bautismo de regeneración y profesan la verdadera fe” (Pío XII: encíclica Mystici corporis, junio 29 de 1943).

§ 3. Roncalli, Montini, Luciani y Wojtyla no profesan la verdadera fe.

Conclusión: quién no profesa la verdadera fe no es un miembro del cuerpo de la Iglesia y no podría pues ser su jefe supremo.

RESUMIDO: la iglesia dicha “conciliar”, al no poseer las cuatro notas características de la verdadera Iglesia, es una secta, una “falsificación de Iglesia”. 

Roncalli, Montini, Luciani y Wojtyla presiden una secta herética; ellos no son papas de la Iglesia católica.

Símbolos papales de la Iglesia: La tiara de triple corona y las llaves dadas por Cristo a Pedro y sucesores símbolo del poder espiritual e incluso sobre la autoridad temporal

“Porque se ataca a la ciudadela misma de la fe, (…) recordaremos este precepto enseñado con frecuencia por San Carlos Borromeo (Concilio provincial, C. 1): “La primera y más grande preocupación de los pastores debe ser ocuparse de lo que se refiere a la conservación íntegra e inviolable de la fe católica, de esta fe que la Santa Iglesia romana profesa y enseña, y sin la cual es imposible agradar a Dios”” (San Pío X: encíclica Editae saepe Dei, mayo 26 de 1910).

Uno de los artículos de la fe particularmente atacado en nuestros días es éste: “Creo en la Iglesia una, santa, católica y apostólica” (ordinario de la misa, rezo del Credo de Nicea-Constantinopla).

“Que se haga resonar el Credo: por este canto la verdadera fe se afirma de una forma resplandeciente y el alma de los pueblos católicos, reavivando su creencia, se prepara a recibir la comunión del cuerpo y de la sangre de Cristo” (III concilio de Toledo, 589, canon 2). 

Moneda acuñada por San Hermenegildo con su divisa: Hereticum Hominem devita
Fuente: Misterio de Iniquidad, (en textos digitales y barra lateral)

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s