ALL POSTS

LA CONQUISTA DE TIERRA SANTA POR SALADINO


 

La batalla de los cuernos de Hattin, en una ilustración medieval

Nuestro comentarista Frisgo, (Javier), que nos ha obsequiado en ocasiones con comentarios de un alto nivel, nos ha enviado un magnífico trabajo, cuyo tema y título aparecen debajo de estas líneas.

Él había sido invitado a colaborar en el blog, y aunque por ahora ha declinado la oferta, sin embargo nos ha enviado la traducción que podéis ver al final de la introducción, que traemos en esta entrada, de su trabajo, cuyo enlace al documento pdf. también traemos.

Nos cabe el orgullo, de publicar en el blog esta primicia de la traducción española, y es posible que también lo sea en internet. En cualquier caso nos congratulamos de colaborar en la difusión, con nuestros modestos medios, del trabajo.
Yo invito a su lectura por la calidad histórica y literaria del relato, pues como Javier dice en el mensaje enviado: El relato es impresionante. Hay fragmentos que a mí me han puesto la piel de gallina, y aunque no del todo, algo de ese dramatismo he conseguido traspasar a la traducción. Otros fragmentos son de un lirismo conmovedor. Es un relato en primera persona, de un testigo ocular que narra aquellos dramáticos días. Le envío la traducción como un pequeño presente para usted y su empresa de “Amor de la Verdad”.
Ahora bien, su importancia trasciende la meramente la histórica y literaria, pues como también  Javier dice en la Introducción, es muy difícil reflexionar sobre este texto y no poner en comparación su momento histórico con el momento actual. El islam llama a las puertas de Europa hoy como lo ha hecho durante siglos. Pero tiene ahora una quinta columna dispuesta a abrirlas , encaramada al poder y que ha dado con un conjuro eficaz para ocultar al mismo tiempo la traición y la cobardía. Lo llaman “tolerancia”. Y son los mismos que la esgrimen quienes acosan sin cesar a los cristianos y conducen contra ellos una campaña de descrédito y mentira basada sobre todo en la ignorancia y el odio. Europa será cristiana o no ser á. Así de claro. Los intentos de la élite burocrática por recrear lo que en otro tiempo fue la cristiandad están condenados al fracaso, porque sus bases son falsas. E igual de ridícula que es la pretensión de construir Europa a capricho de una burocracia engrosada y a menudo corrupta que propone una nueva religión, la adoración del Estado, resulta igualmente ridículo pensar que 1200 años de expansionismo islámico se van a detener ahora porque nos apliquemos a la rendición preventiva.

Por todos esos motivos, nos felicitamos  por la publicación del trabajo en el blog, ya que no es en absoluto ajeno  a los tópicos de nuestro interés, que enteramente está dedicado a la Iglesia Católica y a la Verdad que en la historia ella defendió incluso en el campo de batalla (cosa incomprendida y calumniada en el día de hoy)

DE EXPUGNATIONE TERRAE SANCTAE PER SALADINUM LIBELLUS

Rerum britannicarum medii aevi scriptores 66, ed. J. Stevenson, London 1875
Versio digitalis: Brian Smith, Hong Kong Franciscus Xavier hanc editionem fecit

Introducción

De expugnatione terrae sanctae per Saladinum libellus es el relato de la campaña de Saladino contra Tierra Santa en el verano de 1187. Nosotros hemos usado el texto electrónico de   Bibliotheca Augustana 1, incorporado por Ulrich Harsch en 2005 y que proviene a su vez de la edición inglesa de 1875: Rerum britannicarum medii aevi scriptores 66, ed. J. Stevenson, London 1875, aunque es de notar que en la misma página la versión electrónica se atribuye a Brian Smith, de Hong Kong.

De mayor interés que el autor de la versión electrónica es el autor del manuscrito, que puede fecharse alrededor de 1190. Mientras que unas fuentes lo consignan como anónimo, por ejemplo, la misma Bibliotheca Augustana, otras lo atribuyen a Radulphus Coggeshalensis. Es curioso que ́este sea el caso de la edición de 1875 que es la fuente de los autores de la versión electrónica. Idéntica atribución se encuentra en la Itinera Hierosolymitana Crucesignatorum – Vol III 2

Hasta donde sabemos, ésta es la primera traducción al espanñol. Existe traducción inglesa debida a James Brundage. 3 Fragmentos de esta traducción pueden encontrarse en Medieval Sourcebook 4 5, pero ignoramos si en el trabajo original de 1962 se encuentra la traducción completa. Por otro lado, se encuentra en marcha un proyecto de traducción en la Universidad de Leeds 6 , inacabado en la fecha en que escribimos estas líıneas, finales de junio de 2008. En la mencionada Itinera Hierosolymitana se encuentran fragmentos traducidos al italiano.

De expugnatione… es frecuentemente citado como fuente en investigaciones medievales, particularmente en aquellas relacionadas con la tercera cruzada, y también en historia militar e incluso en arquitectura civil. Nuestro propósito al acometer esta traducción ha sido el puramente literario. En efecto, De expugnatione... es un relato en primera persona de particular fuerza y viveza. Está escrito con dolor y fe y pueden encontrarse recursos literarios como el realmente sorprendente flashback del primer párrafo, que hoy calificaríamos de “cinematografico”, o la preciosa metáfora que leemos en el tercer capítulo, cuando comienzan esas palabras sobrecogedoras: Stabant sancti quasi agni sine balatu inter rabidissimos lupos... ¿Cómo no destacar también la angustia en las calles de Jerusalén? Al mismo tiempo, encontramos fragmentos reiterativos, que son poco más que enumeraciones de hechos. Pero siempre con los destellos de la autenticidad. El autor no narra algo que ha oído o estudiado, algo sobre lo que tenga especial interés, sino que nos habla de unos lugares y unos meses que forman dolorosa parte de su vida, y no únicamente en el plano espiritual, pues sabemos que fue herido en la cara por una flecha que no pudieron extraer los cirujanos.

Nuestra intención ha sido trasladar al español este texto, no fragment riamente, sino conservando una unidad de estilo. Hemos llegado hasta donde nuestras posibilidades lo han permitido, máxime cuando, al avanzar el trabajo, nos dábamos cuenta de que una traducción plenamente satisfactoria estaba quizás fuera de nuestro alcance. Por varias razones. En primer lugar, por nuestra limitada maestría en la lengua latina. En segundo, por las dificultades intrínsecas al texto, de las que citamos a) la traslación de los topónimos (muchos han cambiado de nombre, otros no existen), b) el uso de términos que no hemos podido encontrar en los diccionarios consultados, c) la traslación de nombre propios de persona e incluso la aparición de personajes que no hemos podido identificar. En tercero, porque en algunas ocasiones no hemos podido encontrar un sentido satisfactorio al texto latino, enfrentándonos con el dilema de si dar una traducción deficiente u omitir algunas palabras o líneas pero respetando la continuidad del relato. En unas ocasiones hemos optado por una traducción que no nos satisface completamente, y en otros por la simple omisión. Hubiésemos en algunas ocasiones podido remediar estos defectos acudiendo a una interpretación más literal; pero en ese caso hubiésemos introducido otro defecto, a saber, la pérdida de la unidad de estilo al sacrificar el nuestro propio, el que imprimimos a la traducción, por el estilo del autor, no siempre claro. En total, pueden faltar una docena de líneas por traducir. No siempre habremos de cargar con la completa responsabilidad de estas imperfecciones. El estilo original oscila entre párrafos altamente poéticos y otros monótonamente narrativos, pasando por frases ambigüas, siempre impregnadas del estilo personal del autor (7) .

Aspecto del lugar de la batalla en la actualidad

En cualquier caso, el relato siempre está vivo y se siente la marca de la autenticidad. Es más que nada esa marca la que hemos perseguido. No dejaremos de advertir que el lector puede también encontrar algunas dificultades, aun en el texto traducido. En efecto, sería preciso un contexto general sobre las cruzadas y sobre el desarrollo de los reinos cristianos. Nosotros no podemos suministrar ese contexto, pero el lector interesado puede encontrar textos tan adecuados como el de Madden (8).

Para terminar, es muy difícil reflexionar sobre este texto y no poner en comparación su momento histórico con el momento actual. El islam llama a las puertas de Europa hoy como lo ha hecho durante siglos. Pero tiene ahora una quinta columna dispuesta a abrirlas , encaramada al poder y que ha dado con un conjuro eficaz para ocultar al mismo tiempo la traición y la cobardía. Lo llaman “tolerancia”. Y son los mismos que la esgrimen quienes acosan sin cesar a los cristianos y conducen contra ellos una campaña de descrédito y mentira basada sobre todo en la ignorancia y el odio. Europa será cristiana o no ser á. Así de claro. Los intentos de la élite burocrática por recrear lo que en otro tiempo fue la cristiandad están condenados al fracaso, porque sus bases son falsas. E igual de ridícula que es la pretensión de construir Europa a capricho de una burocracia engrosada y a menudo corrupta que propone una nueva religión, la adoración del Estado, resulta igualmente ridículo pensar que 1200 años de expansionismo islámico se van a detener ahora porque nos apliquemos a la rendición preventiva.

En Alicante , a 23 de junio de 2008, día de San Juan

 
1http://www.hs-augsburg.de/H ̃arsch/Chronologia/Lspost12/Libellus/lib intr.html 2 2 http://www.christusrex.org/www2/cruce3/index.html
3De Expugnatione Terrae Sanctae per Saladinum, trad. James A. Brundage, en The Crusades: A Documentary Survey, Marquette University Press, 1962
4 http://www.fordham.edu/halsall/source/1187hattin.html
5 http://www.fordham.edu/halsall/source/1187saladin.html
6 http://www.leeds.ac.uk/history/weblearning/MedievalHistoryTextCentrr/De %20Expugnatione.doc
7. Y este es el punto de vista del traductor cuya maestria en l lengua latina no es sobresaliente
8The new concise history of the crusades, Thomas F. Madden 3

Éste es el enlace que nos da Javier a su valiosa traducción.

La conquista de Tierra Santa.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s