ALL POSTS

ORDINARIATOS ANGLICANOS


La basílica de Asís, medio destruída, después de sufrir un violento terremoto al poco de los aciagos días de la “Reunión de Asís”. Parece una metáfora de la actual situación de la iglesia conciliar.

Ha habido dos comentarios en el post “Nueva Religión, Nueva Iglesia” que transcribo a continuación, por su evidente importancia.
Uno es el de sofronio, remitiéndonos el texto de una colaboración, al parecer de un clérigo anglicano de la High Church, Alta Iglesia Anglicana, texto que aporta  Pedro Rizo, en Plano picado y contra picado

Alta Iglesia de Suecia“: “Más Seguro nadie puede estar

Al final de la comunión la congregación canta la canción: “más seguro, nadie puede estar” por Lina Sandell Berg (También titulada en inglés: “Los niños del Padre Celestial”). Información del sacerdote celebrante Bo Brander y de un representante del Organismo Internacional de Gedeones (a la que la organización de la colecta de la jornada fue dada), la bendición sacerdotal.

Subo estos dos comentarios a esta entrada. Me permito hacer en ambos comentarios algunos resaltes tipográficos (cursivas, negritas etc.)

Dice Sofronio:
Les dejo este comentario de un anglicano del que se puede extraer reflexiones interesantes:

Por si puede serviros nuestra experiencia como anglocatólicos:“Hemos tenido en la Comunión anglicana el mismo problema que vosotros (se refiere a los tradicionalistas) en la católica romana: que los jerarcas han abandonado los fundamentos de la Iglesia de Cristo, y haciendo esto, se han separado ellos mismos. El arzobispo de Canterbury estaba en la misma situación que los Papas conciliares; tuvimos que reconocer que ya no tenía legitimidad, y que la iglesia que presidía ya no tenía ninguna de las notas de la Única Iglesia Católica, como lo prueban sus derivas actuales. Lo mismo que no podemos colocarnos bajo su inexistente autoridad tampoco podemos ponernos bajo el amparo de los papas conciliares, que lo son sólo aparentemente. Los ordinariatos han sido un engaño de Roma para que perdiéramos el espíritu católico que tanto nos ha costado recuperar. Lo mismo que hubieran hecho con la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X, si ésta hubiera cedido a sus cantos de sirena.”

“Buena parte de los anglicanos pensábamos que la separación nos había privado de buena parte de la herencia católica de la antigua Iglesia de Inglaterra por lo que, en los últimos siglos, realizamos un lento y trabajoso proceso de reapropiación de esa herencia, que culminó en movimientos como el de Oxford. Poco a poco nos fuimos dando cuenta de que esa Tradición no podía mantenerse si no era acompañada por la sujeción al Papa, su infalible guardián e intérprete. Sabiendo que las órdenes anglicanas eran inválidas hasta hicimos reordenar nuestros obispos por uno de los viejo-católicos de Utrecht. Y cuando en los años 20´y 30´del pasado siglo estaba todo dispuesto para que la Iglesia de Inglaterra volviera a Roma, la mafia modernista y masónica que ya dominaba en las estructuras de la Iglesia de Roma nos dijo que lo mejor sería esperar hasta un nuevo Concilio que sellaría la unión.”

“Antes de ese Concilio el Papa era respetado hasta por sus adversarios protestantes u ortodoxos, que tenían gran cuenta de sus pronunciamientos, aunque no lo confesaran en público. Muchos de ellos hubieran vuelto en masa a Roma, si las presiones internas o de gobierno, más el modernismo oculto en Roma no los hubiera detenido. Por eso, el Vaticano II fue absolutamente antiecuménico, porque escandalizó de un modo increíble a todos nosotros, cuando echó a la basura lo que tanto nos había costado recuperar o mantener. Y, como si esto fuera poco, cometía los mismos errores contra los que luchábamos en nuestras confesiones, con la esperanza de hacer cambiar las cosas desde dentro. De modo que ahora hemos acabado por no tener sitio ni en la Comunión Anglicana, fiel imitadora del modernismo masónico propalado por el Concilio y sus malos papas, ni tampoco en la Roma conciliar que nos desprecia y acosa por demasiado tradicionales.”

En respuesta a este comentario, nuestra comentarista Tea Tephi, dice lo siguiente:

Tea Tephi
Maravillosa exposición del recorrido de muchos británicos, que sin abandonar un punto de lealtad a su País y a su Rey, han comprendido que para ser fiel a su Dios, debían volver a la casa común de los cristianos.

Y que entienden que su país, desde el S. XVI, está preso por una infestación satánica que sólo puede ser exorcizada por un Papa verdadero, capaz de restaurar una verdadera monarquía legítima de derecho divino, como la que proponía el gran Hilaire Belloc, que nos libere del Estado servil en el que yacemos.

Tremenda lección para todos aquellos que todavía piensan que pueden hacer cambiar las cosas manteniéndose dentro de un cuerpo eclesiástico que se ha convertido en un cadáver, porque el Espíritu Santo ya no la habita.

La Iglesia resultante del Concilio es tan poco la Inmaculada Esposa de Cristo como la Cranmerizada Iglesia de Inglaterra, por mucho que igual que los anglicanos, todavía quieran mantenerse en la ilusión de que siguen perteneciendo a la Iglesia Católica, conservan la Fe y el culto y sucesión apostólicos.

Y así como los católicos resistentes pueden aprender de los errores de sus hermanos disidentes británicos, creo que también pueden aprender de sus aciertos.

Por ejemplo, el modo en que han sabido conservar un verdadero culto coral, solemne, diario, aprovechando los tesoros musicales y litúrgicos legados por muchos siglos de tradición , como todavía se puede comprobar en las catedrales inglesas.

O el modo en que como bien dicen, han sabido reapropriarse su propia herencia católica, mientras que veo a los “tradicionalistas” ayunos de verdadera reflexión y análisis, prestos a repetir todos los errores que los han llevado a la desolación en que hoy día se encuentran.

A ambos magnificos comentarios yo sólo me permito decir que son fiel reflejo de la situación verdaderamente apocalíptica en que nos encontramos.

No quiero decir que nos encontremos en las vísperas del fin del mundo (en lo cual no creo, a lo menos con probabilidad), sino en una situación ya adelantada desde antiguo por muchos profetas católicos, como se puede colegir de muchos posts de este blog, que hablan de  una etapa histórica caracterizada por una quasi virtual desaparición de la Iglesia Católica fundada por Nuesro Señor Jesucristo. (Parecerá que la Iglesia haya desaparecido, como se dice en algunos de ellas)

Es decir todos podemos decir que esto es un castigo de la Justicia Divina, incluso echando la culpa a nuestros pecados, preferentemente de omisión, de callar cuando debiéramos haber hablado, de mirar para otro lado ante lo evidente, y remontándonos a los tiempos preconciliares, de “coqueteo” con el modernismo en lo teológico, con el  liberalismo en lo político y social. El castigo fue aquél a que quizás se referían , hablando de l 2ª mitad del Siglo 20 (pero mal interpretados como si se limitaran al ámbito de lo físico) la Hermana Lucía, en 1957 en la conocida entrevista, o al que se referían Elena Aiello,  y algunas otras almas privilegiada con revelaciones aprobadas. (Por no hablar de la profecía del profeta San Daniel):

Cuesta decirlo y aun oirlo, y mucho más aceptarlo, instalados como estamos en la comodidad y posesión de una existencia tranquila y con sinecuras distintas, en la que no faltan los sacramentos (falsos) la misita dominical y aun diaria (falsa igualmente) y el saberse sometidos a un papa, a unos cardenales, a unos obispos, y sacerdotes no solamente ilegítimos sino inexistentes. (La ****  el mejor sitio para vivir y para morir; o sea el cielo y la tierra en el bolsillo). Como enunciaba con un argumento un antiguo comodín en las discusiones escolásticas: Si concedemos la argumentación contraria : OMNIA RUIT. Todo se viene abajo con el evidente “shock”  para el cuerpo y para el alma: posición, prestigio, seguridades espiritituales y corporales, tranquilidad, dinero, poder….

Esto es lo que “neocons”, “tradis” “conciliares“Novusordistas”  “avanzadillas progresistas”, en fin todo el espectro  herético y cismático de la verdadera Iglesia Católica, tiene que oir:

No hay papa en la iglesia conciliar. Pero esto con ser grave es lo menos grave (pasó muchas veces) porque tampoco hay cardenales, obispos, sacerdotes, ritos, misas y comuniones. No hay Espíritu Santo que more y sea el alma de esa iglesia. La Iglesia indefectible, ya no es la romana. La iglesia es un resto, está en las catacumbas con aquéllos que guardan la verdadera Fe. Algunos (los menos) tienen sacramentos válidos y muchos tenemos que conformarnos con “sacramentos de deseo”. Eso sí, no somos herejes, ni cismáticos conciliares. Esa Iglesia un día será restaurada quizás sobrenaturalmente, pero también sin obviar la disposiciones canónicas.

Recuerdo mi catecismo Ripalda de  la infancia, respecto de la Fe Católica:

¿Pues qué? ¿Tan necesaria es la Fe?. 

Sí, porque sin ella nadie podrá salvarse.

Pues a aplicarse el cuento. Y si les pica, a rascarse.

1 reply »

  1. Pequeña precisión por si alguno malentiende el último párrafo:

    La Iglesia de Cristo, cuyo centro, por voluntad de su mismo fundador, está en Roma, no puede dejar de ser romana, incluso si el Papa, como ya ocurrió en el pasado, se viera obligado a vivir por mucho tiempo fuera de la Urbe.

    Pero la iglesia aparente que hoy día ocupa los palacios y las basílicas de Roma, esa sí que ha dejado de ser verdaderamente Romana, porque desprecia y desobedece toda la herencia acumulada durante muchos siglos por la especialísima Providencia de Dios.

    No sólo todo lo que enseñaron y mandaron los Sumos Pontífices, por lo que demuestra ser cismática y herética.

    Además, es infiel a todo el legado pre-cristiano, filosófico, cultural, artístico, jurídico, lingüístico, etc…que nuestro Dios hizo llegar a punto de maduración para que fuera el sustrato natural sobre el que se edificaría la Ciudad de Dios, el Cielo en la tierra, su Única e Inmaculada Esposa.

    La Santa Iglesia Romana sobrevive hoy en todos los fieles que aún la aman y obedecen, por poquísimos que sean, y no está lejano el día en que conozca su mayor victoria y expansión.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s