ALL POSTS

LIBERTAD DE CULTOS


Nuestro lector Juan Santiago nos envía un mensaje con la noticia que transcribo precedida de su comentario:

Poco a poco algunos van cayendo en la cuenta del cambio de la Fe Católica a la nueva fe surgida del conciliábulo  Vaticano II . Esta vez se trata de la declaración Dignitatis  humanae y la falsa doctrina de libertad de cultos, ya condenada por los anteriores Papas. Ahí va una muestra recogida de la Agencia Faro:

Vaduz / Bruselas / Madrid, 15 noviembre 2012, festividad de San Alberto Magno, obispo, confesor y doctor. Si al empezar el pasado mes de julio FARO recogía la buena noticia de la derrota en referéndum en Liechtenstein de la propuesta de abolir el derecho a veto de su Príncipe Soberano (cuyo sucesor, S.A.S. Alois von und zu Liechtenstein, había anunciado que vetaría la legalización del aborto y otras leyes contra natura aunque fuesen aprobadas en referéndum) hoy tenemos que volver a dicho Principado por causa de una muy mala noticia.

Anuncia InfoCatho.be que “El principado de Liechtenstein y la Santa Sede han concluido las negociaciones con vistas a un nuevo concordato sobre las relaciones Iglesia-Estado. El gobierno de Liechtenstein ha comunicado que la firma del acuerdo debería tener lugar a principios de diciembre.

El parlamento del Principado debate este acuerdo durante una sesión extraordinaria convocada el 15 de noviembre de 2012. El punto principal de este nuevo tratado es que ya no se define a la religión católica como la Iglesia nacional [sic]. Esta modificación constitucional abre el camino a la igualdad de las religiones. También significa que la Iglesia católica abandona los privilegios ligados a su condición de religión del Estado.

La nueva reglamentación debe regular principalmente la cuestión de la enseñanza de la religión en las escuelas así como la de la financiación de las comunidades reconocidas. El gobierno del principado propone la introducción de un impuesto eclesiástico para las religiones reconocidas”.

El pequeño Principado de Liechtenstein gozaba prácticamente de unidad religiosa de hecho hasta hace no muchos años, cuando la inmigración introdujo algunos elementos extraños, aún muy minoritarios. Mayor es la presencia de la irreligión, como ha ocurrido en todas las sociedades católicas a raíz del C. Vaticano II. El mismo que introdujo, especialmente en su declaración Dignitatits humanae, la falsa doctrina de la libertad de cultos (“libertad religiosa”), en virtud de la cual el Vaticano tomó la iniciativa de obligar a los estados católicos a imponerla, y a renunciar después hasta a la mera confesionalidad católica o al requisito de que el jefe de Estado profesara la Religión verdadera (casos de España, Colombia, el cantón suizo de Valais, las repúblicas italiana y argentina, etcétera).

Después de esta nueva muestra de descatolización gratuita y de cambios legislativos en favor de las sectas exigidos otra vez por el propio Vaticano, queda por ver si aquellos que siguen sosteniendo la obediencia ciega a la actual jerarquía sacan las conclusiones adecuadas. Especialmente aquellos que por otro lado dicen seguir sosteniendo la Realeza Social de Cristo Nuestro Señor.

La separación del poder político respecto del orden moral y religioso no puede ser aceptada por un espíritu cristiano, ni aun creyente de otra fe, más que como apostasía o como pecado. El régimen estatal o de convivencia neutra nació a la realidad con la escisión religiosa del siglo XVI, pero no se erigió en teoría hasta el racionalismo y el estatismo, que son plantas de suelo arreligioso y agnóstico […] antes de llegar a tal situación y de admitirla, el cristiano ha de luchar hasta el final por conservar comunitariamente esa unidad religiosa, considerada siempre como el bien más precioso que ha recibido de sus antepasados y el patrimonio que debe transmitir a sus hijos.