ALL POSTS

CONCILIÁBULO VATICANO II


Esta entrada estaba programada en orden a definir los contornos de la infalibilidad pontificia. Pero la casualidad, o providencia mejor, ha querido que  coincidiera con la noticia que leemos hoy en los medios:

Gerhard_Ludwig-Benedikt_XVI

La noticia en Vatican Insider -como leemos en un medio conciliar-no se ha andado con medias tintas. Ha dicho, nada menos y nada más, que los que consideran el último Concilio como una ruptura con la Tradición de la Iglesia aplican una “interpretación herética”,…sí, leyeron bien, HERETICA, y atribuye este error no solo a los modernistas (¡!)sino también a los “neo-tradicionalistas” que abrazan este tipo de postulados.

Es cierto que no es muy distinto a lo que ya había dicho el Papa incluso cuando era prefecto para la Congregación para la doctrina de la fe, pues reitera efectivamente que solo la hermenéutica reforma en la continuidad es la única que respeta “ el conjunto indisoluble entre la Sagrada Escritura, la Tradición completa e integral y el Magisterio, cuya mayor expresión es el Concilio presidido por el Sucesor de Pedro como líder de la Iglesia visible”. Pero alude además a “las potenciales herejías que anidan en las posturas tradicionalistas”.

Esto en verdad es un misil en toda regla contra el “Tradicionalismo” en su conjunto. Pero lo es en gran medida y con especial virulencia a los que reconociendo las autoridades de la Iglesia Conciliar, tienen que aceptar sus veredictos y plegarse-si fueran coherentes- a sus dicterios. Su postura contradictoria queda en evidencia. Desconocemos qué camino tomarán en el futuro pero nos maliciamos que persistirán en el error. La importancia del hecho sucedido en la actualidad sin duda marcará un antes y un después, en las elecciones obligadas a toda persona coherente: someterse enteramente con piedad filial o “determinarse por el Magisterio de la Iglesia Católica”

Este es el artículo que traemos a continuación y que tiene la virtud de desenmascarar las falsas componendas de quienes se empeñan en adornar el CVII, de epítetos como “Pastoral”, “No dogmático” “Magisterio ordinario” no vinculante etc… Algunos piensan en las categorías que asume el autor de el artículo: “Es lícito impugnar el Concilio? La respuesta es positiva. Pero ¿no habría que plantearse lo contrario?: ¿Es lícito y moral no impugnar el Concilio?  En mi opinión, en las circunstancias que lo exigieran, no es lícito. Es más todo católico estaría obligado a hacerlo bajo cualquier amenaza o pena. Incluso la pena que comprometiera nuestra vida.

Esta entrada puede completarse con las que se obtienen pulsando la pestaña “Vaticano II” en la parte superior del blog. Sin embargo ésta es, en mi opinión, la entrada más descriptiva sobre el Vaticano II y los problemas que plantea al católico que quiere mantenerse fiel a la Fe católica.

Descargue documento en PDF

CONCILIÁBULO VTICANO II

¡Venerables hermanos! Nuestro invitado de honor al concilio Vaticano II va a explicar de qué forma la libertad religiosa “tiene sus raíces en la Revelación divina”

3.3 VATICANO II: ¿CONCILIO INFALIBLE O CONCILIÁBULO FALIBLE?

  • 3.3.1: Vaticano II: ¿Pastoral o dogmático?
  • 3.3.2: ¿Magisterio infalible extraordinario u ordinario?
  • 3.3.3: Valor de obligación de Vaticano II
  • 3.3.4: Contradicción Entre Vaticano II y la doctrina católica

• 3.3.5: ¿Es permitido impugnar este conciliábulo?

• 3.3.6: Conclusión * **

Vaticano II es el triunfo de una corriente hereje, llamada “católicos liberales” (siglo XIX), después “modernistas” (siglo XX). Las enseñanzas de Vaticano II son contrarias a la fe. Quienquiera se adhiera a él, se separa de la Iglesia católica.

Se puede establecer el razonamiento siguiente:
§ 1. Un concilio general es infalible (Vaticano I: Dei Filius, c. 3), a condición de que sea confirmado por el pontífice romano (Codex iuri canonici de 1917, canon 227).
§ 2. Ahora bien Vaticano II fue un concilio general. Pero se equivoca § 3. Luego, el hombre que confirma Vaticano II no fue un pontífice romano.
Así pues, Montini no era papa y Vaticano II no era un “concilio” sino un “conciliábulo”, es decir una asamblea herética cuyos actos son tachados de nulidad.

Un concilio con el papa está al abrigo del error. Si Vaticano II se equivoca, esto prueba que Montini no era papa. Este razonamiento simple y claro debería bastar.
Ciertos pensadores intentan por lo tanto evitar la conclusión de este razonamiento (que prueba que Montini es un impostor). Ellos proceden así:

§ 1. Recusan el dogma de la infalibilidad de los concilios generales (imitando así a Martín Lutero).

§ 2. Dicen, además, que Vaticano II no habría puesto en juego la infalibilidad. Según ellos, esta asamblea habría tenido “un carácter pastoral, pero no dogmático”. En consecuencia, no habría ninguna decisión infalible.

§ 3. Su conclusión: como Vaticano II no habría comprometido su infalibilidad, no se podría probar que Montini no era papa. Luego, sería papa.

3.3.1 VATICANO II: ¿PASTORAL O DOGMÁTICO?

¿Qué se entiende por pastoral? ¿Sería sinónimo de “disciplinario”? Pero entonces el carácter “disciplinario” no excluye el carácter dogmático, y viceversa, pues desde Nicea a Vaticano I, todos los concilios ecuménicos se ocuparon de la fe y todos (salvo II y III de Constantinopla) se ocuparon igualmente de la disciplina.

El adjetivo “pastoral” deriva del sustantivo “pastor”. Los pastores son los ministros del culto que tienen cargo de almas. ¿Y la carga de almas no requiere que el pastor hable de dogmas a creer y de la moral a observar? El “carácter pastoral de Vaticano II” está así lejos de excluir la doctrina, bien al contrario: “para satisfacer su carga pastoral, nuestros predecesores han trabajado infatigablemente en la propagación de la doctrina” (Vaticano I: Pastor aeternus, cap. 4). “Nos hemos considerado como un deber de nuestra carga pastoral exponer a todo el pueblo cristiano en esta carta encíclica la doctrina…” (Pío XII: Mystici corporis, junio 29 de 1943). “La carga pastoral está así ordenada a velar para que el pueblo de Dios permanezca en la verdad que libera. Para cumplir este servicio, Cristo ha dotado a los pastores del carisma de la infalibilidad” (Catecismo de la Iglesia católica, París, 1992, no 890; ADVERTENCIA: este catecismo es herético en muchos aspectos; citamos no obstante esta frase, pues es verdadera).

Es verdad que Montini habla del “carácter pastoral” de Vaticano II, pero Wojtyla le atribuye un carácter doctrinal: “…la continuidad del concilio con la Tradición, especialmente sobre los puntos de doctrina que…” (motu proprio Ecclesia Dei, julio 2 de 1988). Roncalli, también le atribuye un carácter doctrinal, porque había asignado al conciliábulo “como tarea principal mejor guardar y mejor explicar el depósito precioso de la doctrina cristiana” (Wojtyla: constitución apostólica Fidei depositum, octubre 11 de 1992). El carácter pastoral va a la par con el aspecto doctrinal: “Los Padres conciliares han podido elaborar, a lo largo de cuatro años de trabajo, un conjunto considerable de exposiciones doctrinales y de directivas pastorales” (ibídem).

Es cierto que muchos textos conciliares son “constituciones pastorales” ¡Pero existen igualmente dos textos conciliares que llevan justamente el título: “constitución DOGMÁTICA Lumen Gentium” y

“constitución DOGMÁTICA Dei Verbum”! ¿¿¿Cómo las “constituciones dogmáticas” podrían provenir de un conciliábulo sedicente “no dogmático”???

Además, en Dignitatis humanae figuran palabras que indican un carácter dogmático, tales “doctrina, verdad, palabra de Dios, Revelación divina”.

Vaticano II no fue solamente pastoral, sino también dogmático. Vaticano II fue pastoral y dogmático a la vez.

Vaticano II fue también dogmático, pues el dogma, según la acepción corriente del término, son las verdades de la fe a creer, extraídas de la revelación. Ahora bien, en Vaticano II, la libertad de cultos y de prensa fue presentada como estando contenida en la Escritura Santa, luego como siendo de fe divina. “Este concilio de Vaticano escruta la tradición sagrada y la santa doctrina de la Iglesia” (Dignitatis humanae, § 1); la libertad religiosa tiene su fundamento en la “palabra de Dios” (§ 2); ella corresponde “al orden mismo establecido por Dios” (§ 3); ella es necesaria a la sociedad preocupada “de la fidelidad de los hombres hacia Dios y su santa voluntad” (§ 6); actuar contra ella sería “actuar contra la voluntad de Dios” (§ 6); “esta doctrina de la libertad tiene sus raíces en la Revelación divina, lo que, para los cristianos, es un título de más para serle fiel” (§ 9); ella corresponde a la palabra y el ejemplo de Cristo” y “los apóstoles siguieron la misma vía” (§ 11); por eso “la Iglesia, luego, fiel a la verdad del Evangelio, sigue la vía que han seguido Cristo y los apóstoles cuando reconoce el principio de la libertad religiosa como conforme a la dignidad del hombre y a la Revelación divina (…). Esta doctrina, recibida de Cristo y de los apóstoles, ella, en el curso de los tiempos, la ha guardado y transmitido” (§ 12).

3.3.2 ¿MAGISTERIO INFALIBLE EXTRAORDINARIO U ORDINARIO?

Con el fin de negar la infalibilidad de Vaticano II, ciertas personas se atrincheran tras la famosa declaración que hizo Montini el 12 de enero de 1966: “Dado el carácter pastoral del concilio, éste ha evitado proclamar según el modo “extraordinario” dogmas afectados por la nota de infalibilidad”. He aquí que parece dar razón a los opositores a la infalibilidad de Vaticano II. Ahora bien, esta frase ha sido truncada. No nos hemos contentado con el texto amputado del discurso de Montini, sino que

leímos también la sucesión, reportada en l’Osservatore romano del 13 de enero de 1966: “Dado el carácter pastoral del concilio, éste ha evitado proclamar según el modo “extraordinario” dogmas afectados de la nota de infalibilidad. No obstante, el concilio ha atribuido a sus enseñanzas la autoridad del magisterio supremo ordinario” Montini asimila luego a Vaticano II un magisterio ordinario. Ahora bien, como lo enseña Vaticano I (Dei Filius, c. 3), el magisterio ordinario es, él también, siempre infalible.

A decir verdad, esta declaración de Montini es bastante extraña: clasifica un concilio (¡o más aún: “conciliábulo”!) en la rúbrica “magisterio ordinario”, cometiendo así un error de clasificación grosero. Porque, por definición, todo concilio, y con más razón un concilio general, hace siempre parte del magisterio extraordinario. Diga lo que diga Montini, Vaticano II forma parte del magisterio extraordinario, y no del magisterio ordinario. Y se podría invocar en apoyo de esta aseveración, una frase de Wojtyla: “El segundo concilio Vaticano ha recordado SOLEMNEMENTE que el derecho a la libertad religiosa es sagrado para todos los

hombres” (alocución de 22 de diciembre de 1979). Se podría todavía aludir a su motu proprio Ecclesia Dei de 22 de julio de 1988, que asimila Vaticano II al magisterio extraordinario, porque lo coloca entre los concilios ecuménicos (que son del tipo, por definición, del magisterio extraordinario): “El resultado al cual ha arribado el movimiento promovido por Mons. Lefebvre puede y debe ser una ocasión para todos los fieles católicos de reflexionar sinceramente sobre su propia fidelidad a la Tradición de la Iglesia, auténticamente interpretada por el magisterio eclesiástico, ordinario y extraordinario, especialmente en los concilios ecuménicos, desde Nicea a Vaticano II”.

¿Entonces? ¿Extraordinario u ordinario? A nuestro criterio: extraordinario. Pero en verdad, poco importa el modo, pues que sea ordinario o extraordinario, el magisterio debe ser considerado como infalible, según las palabras de Pío XII. “Desde que se hace oír la voz del magisterio de la Iglesia, tanto ordinario como extraordinario, recibidla, a esta voz, con un oído atento y con un espíritu dócil” (Pío XII a los miembros del Angelicum , enero 14 de 1958). O todavía León XIII: “Cada vez que la palabra de este magisterio declare que tal o cual verdad hace parte del conjunto de la doctrina divinamente revelada, cada uno debe creer con certeza que esto es verdad” (León XIII: encíclica Satis cognitum, junio 29 de 1896)

Al fin de Dignitatis humanae, Montini aprueba todo el texto, haciendo jugar su autoridad suprema de (sedicente) Vicario de Cristo: “Todo el conjunto y cada uno de los puntos que han sido decretados en esta declaración han complacido a los Padres. Y Nos, por el poder apostólico a Nos confiado por Cristo, en unión con los venerables Padres, los aprobamos en el Espíritu Santo, los decretamos, los establecemos y ordenamos que esto que ha sido establecido en concilio sea promulgado para gloria de Dios. Roma, en San Pedro, el 7 de diciembre de 1965. Yo, Paulo, obispo de la Iglesia católica”.

A partir de Vaticano II, la libertad de cultos hace parte de la fe católica, porque ella está contenida en el Evangelio. Negarlo, sería, según los propios términos de Montini citados arriba, ir contra el veredicto del Espíritu Santo, que ha hablado por el órgano de un concilio ecuménico infalible.

Wojtyla, por su parte aprueba el Catecismo de la Iglesia católica (París, 1992), donde puede leerse en el no 891: “«La infalibilidad prometida a la Iglesia reside también en el cuerpo de los obispos cuando ejerce su magisterio supremo en unión con el sucesor de Pedro» (Constitución dogmática Lumen gentium, § 25; cf. Vaticano I), sobre todo en un concilio ecuménico. Cuando, por su magisterio supremo, la Iglesia propone alguna cosa «a creer como siendo revelada por

Dios» (constitución dogmática Dei Verbum, § 10) y como enseñanza de Cristo, «es necesario adherir en la obediencia de la fe a tales
definiciones» (Lumen gentium, § 25)”. Si se comparan los términos de este catecismo con aquéllos de Dignitatis humanae, surge que Vaticano II reúne las condiciones de infalibilidad: “revelado por Dios” (C.I.C.) = “raíces en la Revelación divina” (D.H.); “enseñanza de Cristo” (C.I.C.) = “doctrina recibida de Cristo” (D.H.).

Por otra parte, el carácter “pastoral” de Vaticano II no quita para nada su infalibilidad, bien al contrario: “La carga pastoral del magisterio es así ordenada a velar para que el pueblo de Dios permanezca en la verdad que libera. Para cumplir este servicio, Cristo ha dotado a los pastores del carisma de la infalibilidad en materia de fe y de costumbres” (Catecismo de la Iglesia católica, no 890).

3.3.3 VALOR DE OBLIGACIÓN DE VATICANO II

Montini impone a los fieles aceptar la enseñanza no solamente de Dignitatis humanae, sino de todos los textos conciliares. En su alocución de 12 de enero de 1966, decía, en efecto: “El concilio ha atribuido a sus enseñanzas la autoridad del magisterio supremo ordinario, el cual es tan manifiestamente auténtico que debe ser acogido por todos los fieles según las normas que les ha asignado el concilio, tenida cuenta la naturaleza y el fin de cada documento”.

Montini hizo anexar a Lumen gentium una declaración, cuya lectura en el aula conciliar por Felici, secretario del conciliábulo, había ya ordenado. “Se ha demandado qué calificación teológica debe ser atribuida a la doctrina que es expuesta en este esquema. La comisión doctrinal ha respondido que se reporta a las reglas generales conocidas por todos y reenvía a su declaración del 6 de marzo (1964): «Habida cuenta de la costumbre conciliar y del fin pastoral del presente concilio, este santo sínodo no define como debiendo ser tenidos por la Iglesia sino únicamente los elementos relativos a la fe o a las costumbres que haya declarado abiertamente tales»”.

Ahora bien, el vocabulario empleado en Dignitatis humanae indica bien que la libertad religiosa es un “elemento relativo a la fe y a las costumbres” (§ 10: “Luego, es plenamente conforme al carácter propio de la fe que en materia religiosa sea excluida toda especie de coacción”).

Y otro texto conciliar debe ser considerado como relativo a la fe: el decreto sobre el ecumenismo Unitatis reditegratio. Pues el esquema preparatorio de dicho decreto fue también aprobado por los Padres el 1 de diciembre de 1962: “Habiendo sido concluido el examen del decreto sobre la unidad de la Iglesia, los Padres del concilio lo aprueban como un documento donde son reunidas las verdades comunes de la fe” (in: Documents conciliaires. Concile oecuménique Vatican II, L’Église. L’oecumenisme. Les Églises orientales, Centurion, París 1965, p. 166). Dignitatis humanae y Unitatis redintegratio, mas las dos constituciones dogmáticas Dei Verbum y Lumen

Gentium, que contienen elementos relativos a la fe, deben ser “tenidos” (Comisión doctrinal marzo 6 de 1964, citado más arriba).

Este conciliábulo completo tiene “un valor particular de
obligación” (Wojtyla, septiembre 1 de 1980). Este conciliábulo es, para los conciliares, EL concilio por excelencia. Tiene, a sus ojos, una infalibilidad y un valor de obligación que sobrepasa por mucho a todos los otros concilios. Montini exclama indignado: “¿Cómo hoy alguno podría compararse a San Atanasio (alusión a Mons. Lefebvre) osando combatir un concilio como el segundo concilio de Vaticano, que no tiene menos autoridad, que es aún sobre ciertos aspectos más importante todavía que el de Nicea?” (Montini: Carta a Mons. Lefebvre, junio 29 de 1975).

Wojtyla, por su parte sitúa a esta reunión en la categoría de los concilios ecuménicos a los cuales todo buen cristiano debe obedecer. Según él, Vaticano II había definido verdades de fe en conexión con la Revelación divina: “Por su parte, la Sede apostólica no perseguía más que un solo fin en sus conversaciones con vos (Mons. Lefebvre): favorecer y salvaguardar esta unidad en la obediencia a la Revelación divina, traducida e interpretada por el magisterio de la Iglesia, notablemente en los veinte y un concilios ecuménicos, de Nicea a Vaticano II” (carta de Wojtyla a Mons. Lefebvre, junio 9 de 1989). A partir de Montini y Wojtyla, Vaticano II es un concilio ecuménico que goza de la misma autoridad y de la misma infalibilidad que los concilios ecuménicos de Nicea, Calcedonia, Constantinopla, Letrán, Trento, Vaticano I.

3.3.4 CONTRADICCIONES ENTRE VATICANO II Y LA DOCTRINA CATÓLICA

Los libros malvados fueron combatidos desde siempre, la libertad de prensa aborrecida desde siempre, San Pablo mismo anima a los cristianos convertidos a quemar públicamente sus libros de brujerías (Hechos de los apóstoles XIX, 19).

En el palacio de los papas en Aviñón es anunciado un decreto pontificio del tiempo de Benedicto XIV: los editores culpables de imprimir escritos de los herejes protestantes debían sufrir nada menos que ¡¡LA PENA DE MUERTE!!

“Es necesario luchar con coraje, tanto como la cosa lo demande, y exterminar con todo rigor el flagelo de tantos libros funestos; jamás se hará desaparecer la materia del error, si los criminales elementos de la corrupción no perecen consumidos por las llamas” (Clemente XIII: encíclica Christianae reipublicae Salus, 25 de noviembre de 1766).

“Esta licencia de pensar, de decir, de escribir y aún de hacer imprimir impunemente (…) todo lo que pueda sugerir la imaginación más desarreglada” es “un derecho monstruoso” (Pío VI: breve Quod aliquantum, marzo 10 de 1791).

La libertad de prensa es una “libertad execrable para la cual no se tendrá jamás suficiente horror” (Gregorio XVI: encíclica Mirari vos, agosto 15 de 1830).

La condena de la libertad de prensa forma parte del magisterio pontificio ordinario. Ahora bien, esta enseñanza es infalible, a partir de San Pío X (juramento antimodernista): “Yo, N., abrazo y recibo firmemente todas y cada una de las verdades que la Iglesia, por su magisterio infalible, ha definido, afirmado y declarado, principalmente los textos de doctrina que son directamente dirigidos contra los errores de este tiempo”.

Pero Vaticano se rebela contra esta enseñanza infalible, afirmando: “Los grupos religiosos tienen también el derecho de no ser impedidos de enseñar y manifestar su fe públicamente, de viva voz y por
escrito” (Dignitatis humanae, § 4). Los sintoístas, los cainitas (secta cuyos discípulos se esfuerzan en hacer toda suerte de pecados, con el fin de imitar a Caín), los supralapsarios (grupúsculo protestante), los gomarianos (idem), los luciferinos (antaño discípulos de Lucifer de Cagliari, combatidos por San Jerónimo; hoy adeptos del culto de Lucifer), los adoradores de la cebolla (esto existe en Francia el día de hoy) y los adeptos de todas las otras sectas locas – ¡oh, perdón! debería haber dicho “grupos religiosos” son pues autorizados a expandir sus errores por vía de la prensa.

De dónde un problema de autoridad: la libertad de prensa fue condenada por el magisterio papal ordinario “infalible” (San Pío X). Pero la misma libertad de prensa fue aprobada por Vaticano II como derivada de la “Revelación divina” (término que compromete la infalibilidad de Vaticano II).

Igualmente. La libertad de cultos, calificada de “desastrosa y por siempre deplorable herejía” por Pío VII (carta apostólica Post tam diuturnas, abril 29 de 1814), fue presentada como una verdad de fe por Vaticano II.

Uno de los redactores de Dignitatis humanae, el Padre Congar, escribió que según este texto, la libertad religiosa estaba contenida en la Revelación. Ahora bien, él mismo admite que tal afirmación era una mentira. “A demanda del papa, yo colaboré en los últimos parágrafos de la declaración sobre la libertad religiosa: se trataba de demostrar que el tema de la libertad religiosa aparecía ya en la Escritura, pero no está allí” (in Éric Vatré: A la droite du Père, París 1994, p. 118) ¡Qué confesión! ¡Declarar que una doctrina es revelada, mientras se sabe pertinentemente que eso es falso! ¡Los obispos del conciliábulo que han aprobado este texto –entre los cuales Montini– son impostores!

La libertad religiosa es incluso contraria a la Revelación. Cuando los judíos rendían culto al becerro de oro, ¿Moisés los felicitó? No los animó a “manifestar libremente la eficacia singular de su doctrina para organizar la sociedad y vivificar toda la actividad humana” (Dignitatis humanae, § 4). La inexistencia del derecho a la libertad religiosa es una verdad revelada. Dios, por ejemplo, ordena a Gedeón derribar el altar dedicado a Baal por su propio padre (Jueces VI, 25). El profeta Elías DEGÜELLA con sus propias manos a los padres de Baal (3. Reyes XVIII, 40). Ahora bien, Elías es el más grande de los profetas, porque fue especialmente honrado por NSJC durante la Transfiguración (luego, Cristo está en contra de la libertad religiosa). El sucesor de Elías, Eliseo consagra a Jehú. El rey Jehú hizo masacrar a todos los fieles de Baal, demolió el altar y “ellos demolieron también el templo de Baal e hicieron una cloaca, la que permanece hasta ahora” (4. Reyes, X 25-27). Esa cloaca, al costado de Jerusalén se llama la Gehenna…

“La libertad religiosa demanda, además, que los grupos religiosos no sean impedidos de manifestar libremente la eficacia singular de su doctrina para organizar la sociedad y vivificar toda la actividad humana” (Dignitatis humanae, § 4). Pero Cristo dijo: “Yo soy el camino, la verdad, la vida” (Juan XIV, 6). No dijo que otras religiones aportaran la vida. Por otra parte, cristo dijo: “Separados de mí no podéis hacer nada” (Juan XV, 5). No dijo que se podía hacer cualquier cosa (organizar con “eficacia” la sociedad) gracias a Buda o Mahoma. Cristo dijo: “Aquél que no crea serácondenado” (Marcos XVI, 16). No dio la autorización para honrar al Ser supremo (término caro a los francmasones) según un culto X. Si Vaticano II pretende que los budistas, musulmanes, protestantes, animistas, etc. tienen el derecho de “honrar con un culto público a la divinidad suprema” (Dignitatis humanae, § 4; la expresión “divinidad suprema figura también en Nostra aetate), esto prueba que los prelados han adoptado la ideología y el lenguaje de las logias masónicas, tal como Wojtyla en Asís, demandando a sus invitados rezar simplemente a “un poder supremo”, “el Ser absoluto”, “un poder por encima de todas nuestras fuerzas humanas”, , “esta realidad que está más allá de nosotros”.

“¿Divinidad suprema?” Un comentarista atento podría asimismo subrayar que el adjetivo “supremo” implica que existen igualmente divinidades inferiores. Vaticano II profesaría entonces el politeísmo…

Pasemos ahora al decreto sobre el ecumenismo titulado Unitatis redintegratio, aprobado igualmente “en el Espíritu Santo” por Montini, el 21 de noviembre de 1964. “Justificados por la fe recibida en el bautismo, incorporados a Cristo, ellos llevan con justo título el nombre de cristianos, y con todo derecho son reconocidos por los hijos de la Iglesia católica como hermanos en el señor” (§ 3) Pasaje curioso e inaudito: ¡¿los adeptos de las diversas sectas herejes o cismáticas son de ahora en más considerados como teniendo la fe?!

Los “actos de culto” de estos hermanos “pueden ciertamente producir efectivamente la vida de la gracia, y se DEBE reconocer (N del T: “hay que confesar” en la versión vaticana en castellano) que ellos dan acceso a la comunión de salud. (…) El Espíritu de Cristo no rehúsa servirse de ellas (las sectas protestantes o cismáticas) como de medios de salud” (Ibidem).

Vaticano II obliga a creer como verdad de fe divina (“se debe reconocer”) que el protestantismo conduce a la salud. La infalibilidad es comprometida claramente.

Pero Pío IX ha enseñado ex cathedra lo contrario: “Es también muy conocido este dogma católico: que nadie puede salvarse fuera de la Iglesia católica, y que no pueden obtener la salud eterna aquéllos que se muestran rebeldes a la autoridad y a las definiciones de la Iglesia, así como quiénes se han separado voluntariamente de la unidad de la Iglesia y del pontífice romano, sucesor de Pedro, a quién ha sido confiado por el Salvador la guarda de la viña” (Pío IX: carta Quanto conjiciamus, agosto 10 de 1863).

Y los concilios anteriores a Pío IX van en el mismo sentido. Citemos solamente un texto poco conocido, que proviene del concilio de Sens, realizado en 1528: “El luteranismo es una exhalación de la serpiente infernal”. Y este mismo concilio no era verdaderamente partidario de la libertad religiosa: “Nos conjuramos (…) al rey (…) de señalar el celo del cual está lleno por la religión cristiana, alejando a todos los herejes de las tierras de su obediencia, exterminando esta peste pública, conservando en la fe esta monarquía”, y prohibimos “las asambleas de los herejes”.

3.3.5 ¿ES PERMITIDO IMPUGNAR ESTE CONCILIÁBULO?

¿Se tiene el derecho de impugnar el conciliábulo de Vaticano II?

¡Sí, pero es necesario que la argumentación sea contundente! El argumento del “concilio pastoral”, no vale nada pues este conciliábulo ha sido igualmente doctrinal (es el mismo Wojtyla en persona que lo asegura, y por una vez, él tiene razón: ¡constitución dogmática Dei Verbum; constitución dogmática Lumen gentium!). Y decir que Vaticano II no habría comprometido solemnemente su infalibilidad no rima con nada: ¡por definición, todo concilio forma parte del magisterio solemne! Y aún si se adoptara el punto de vista (erróneo) de Montini, clasificando Vaticano II en la categoría del magisterio ordinario universal, la infalibilidad estaría igualmente comprometida (Vaticano I: Dei Filius, c. 3).

Afirmar que este conciliábulo es contrario a la Tradición es conforme a la verdad. Impugnar Vaticano II haciendo valer la contradicción flagrante con la sana doctrina es un buen reflejo del católico. No obstante, este reflejo instintivo no es suficiente, él solo, para resolver una cuestión misteriosa: ¿Cómo es posible que un concilio ecuménico, en principio asistido por el Espíritu Santo, se equivoque?

El primer concilio, aquél de Jerusalén, escogió una fórmula que se hizo célebre: “Ha parecido bien al Espíritu Santo y a nosotros” (Hechos de los apóstoles XV, 28). El papa Pío XII enseña: “Cristo, bien que invisible, preside los concilios de la Iglesia y los guía por su luz” (encíclica Mystici corporis, junio 29 de 1943, apoyándose en San Cirilo de Alejandría; Ep. 55 de Synod.). Montini, actuando como doctor público de la Iglesia universal, ha aprobado Vaticano II “en el Espíritu Santo” Montini y Wojtyla ponen a Vaticano II en el mismo rango que los veinte concilios ecuménicos (de Nicea a Vaticano I).

Ahora bien, quienquiera que impugne un concilio ecuménico –tales los arrianos contra Nicea o los protestantes contra Trento- es hereje. Pretender que se puede pensar distinto que un concilio ecuménico es una herejía. He aquí la 29a proposición de Martín Lutero: “Nos ha sido dado el poder de invalidar la autoridad de los concilios, de contradecir libremente sus actos, de constituirnos en jueces de actos que ellos han producido, y de afirmar con seguridad todo lo que nos parece verdadero; sea esto aprobado o desaprobado por no importa qué concilio”. Esta proposición fue reprobada por León X (bula Exsurge Domine, mayo 16 de 1520). Negando la infalibilidad de un concilio general, Lutero presentaba una doctrina desconocida hasta entonces en la Iglesia. Lutero hizo “discípulos” en el siglo XX: los modernistas (clérigos católicos contaminados por los errores modernos) se abocan en su momento a contradecir los concilios, lo que lleva a San Pío X a retomar la condena de la 29a proposición de Lutero en su encíclica Pascendi de 8 de septiembre de 1907. Por su motu proprio Praestantia de 18 de noviembre de 1907, agrega, para aquéllos que propagaran doctrinas condenadas en Pascendi, la pena de excomunión ipso facto.

Los católicos no podrían invocar la Escritura ni la Tradición contra un concilio ecuménico (en el caso aquí de Vaticano II), porque los protestantes han esgrimido la Biblia contra Trento y los viejocatólicos han hecho valer la Tradición contra Vaticano I. Y no se podrían referir a Mons. Lefebvre, porque (es necesario recordar este truismo) la autoridad doctrinal suprema en la Iglesia, no es un obispo emérito sino el pontífice romano. Ahora bien, Montini ha garantizado, como doctor público, la conformidad de este conciliábulo con la Tradición y Wojtyla ha certificado, él también como doctor público, que Vaticano II era conforme a la Tradición:

“Nada de lo que ha sido decretado en este concilio, como en las reformas que hemos decidido para ponerlo en obra, es opuesto a lo que la Tradición bimilenaria de la Iglesia conlleva de fundamental y de inmutable. De esto, Nos somos garantes, en virtud, no de nuestras cualidades personales, sino de la carga que el Señor nos ha conferido como sucesor legítimo de Pedro

y de la asistencia especial que nos ha prometido como a Pedro: “Yo he rogado por ti para que tu fe no desfallezca” (Luc XXII, 32) Con nosotros es garantía el episcopado universal” (Montini: Carta a Mons. Lefebvre, octubre 11 de 1976).

“La amplitud y la profundidad de las enseñanzas del concilio Vaticano II requieren un compromiso renovado de profundización que permitirá iluminar la continuidad del concilio con la Tradición, especialmente sobre puntos de doctrina que, tal vez a causa misma de su novedad, no han sido todavía bien entendidos por ciertos sectores de la Iglesia” (Wojtyla: motu proprio Ecclesia Dei, julio 2 de 1988).

Los católicos deberían ir hasta el fin de las exigencias de la Verdad y respetar toda la Tradición, incluida la sentencia de León X de condena de la 29a proposición de Lutero. Si es prohibido impugnar un concilio ecuménico legítimo, no quedan más que dos soluciones canónicamente correctas: sea aceptar religiosamente Vaticano II, don del Espíritu Santo a la Iglesia; sea verificar si este concilio ha sido realmente ecuménico o no. Pero no se podría jugar a dos puntas, aceptar que este conciliábulo figura oficialmente entre los concilios ecuménicos y a un mismo tiempo ignorarlo (actitud luterana).

CADA UNO de los concilios ecuménicos ES inatacable. TODO concilio ecuménico es asistido por el Espíritu Santo. ¡Tal es la enseñanza EX CATHEDRA de Pío XII en Mystici corporis (pues el papa ha escrito esta encíclica “en tanto que doctor de la Iglesia universal” para enseñar a “todo el pueblo de Dios” los “misterios revelados por Dios”)!

Añadimos todavía EL especialista por excelencia de la infalibilidad: el papa Pío IX: “Si ellos creyeran firmemente con los otros católicos que el concilio ecuménico es gobernado por el Espíritu Santo, que es únicamente por el soplo de este Espíritu que él define y propone lo que debe ser creído, no pensarían jamás que cosas, o no reveladas o dañinas para la Iglesia, podrían ser allí definidas e impuestas a la fe, y no imaginarían que maniobras humanas pudieran contrarrestar el poder del Espíritu Santo e impedir la definición de cosas reveladas y útiles a la Iglesia” (breve Dolendum profecto, marzo 12 de 1870).

Que se mida bien esto: ¡si Vaticano II fue parte de los concilios ecuménicos, ES inspirado por el Paráclito y luego teológicamente canónicamente inatacable! Por el contrario si NO es ecuménico (porque le faltaba el custodio de la fe: el papa), no es asegurado por la asistencia del Espíritu Santo, aún si numerosos obispos estaban presentes (como en el conciliábulo de Rimini, por ejemplo).

Que quienes se obstinaran en querer tener a Montini por papa, nos demuestren de forma plausible ¿¿¿cómo Cristo, contrariamente a sus cuatro promesas (Luc XX, 32; Mateo XVI, 18 y XXVIII, 19-20; Juan XIV, 15-17), podría abandonar a su Vicario en pleno concilio ecuménico???

Igualmente, que expliquen de forma coherente ¿¿¿por qué la fórmula “Ha parecido bueno al Espíritu Santo y a nosotros” (concilio de los apóstoles en Jerusalén) habría funcionado, mientras que la fórmula “Nos los aprobamos en el Espíritu Santo” (Vaticano II) no habría funcionado???

En suma, pretender que se puede rehusar un concilio ecuménico aprobado por un papa (Montini) viene a dar la razón a Lutero contra León X y San Pío X.

3.3.6 CONCLUSIÓN

Vaticano II ha comprometido su infalibilidad, pero no obstante se ha equivocado. ¿Cómo explicar esta defección?

Montini afirma haber CONFIRMADO “EN EL ESPÍRITU SANTO”, mientras que Vaticano II ES HEREJE en muchos aspectos. Esto PRUEBA que él no puede haber sido papa verdadero y que el Espíritu Santo no lo ha asistido. Si él hubiera sido papa, la Iglesia universal, apoyada sobre Pedro no hubiera podido errar, como lo enseña el doctor angélico (Suma teológica, suplemento de la IIIa parte, q. 25, a. 1).

Se conoce la célebre exclamación de los Padres del concilio ecuménico de Calcedonia: “¡Pedro ha hablado por la boca de León!” Y bien, ¿Pedro ha hablado por la boca de Montini? Si sí, aquéllos que impugnan Vaticano II no valdrían más que los contestatarios nestorianos, que rehusaron el veredicto de Pedro en Calcedonia; si no, Montini no era sucesor de Pedro. Tertium non datur. (“No hay tercera solución”).

Decir que Montini no habría hablado de todo sería ridículo, porque ha aprobado todos y cada uno de los documentos conciliares en su nombre personal. Y pretender que habría actuado solamente “en tanto que doctor privado” sería grotesco: aprobar un concilio ecuménico es un acto público, destinado a ser llevado al conocimiento del mundo entero. ¿Pedro ha hablado por la boca de Montini? ¡Sí sí, no no!

Por otra parte, Montini mismo ha establecido muy claramente que comprometía su infalibilidad para certificar la ortodoxia de Vaticano II: “Nada de lo que ha sido decretado en este concilio, como en las reformas que Nos hemos decidido para ponerlo en obra, es opuesto a lo que la Tradición bimilenaria de la Iglesia comporta de fundamental e inmutable. De esto, nosotros somos garantes, en virtud, no de nuestras cualidades personales, sino de la carga que el Señor nos ha conferido como sucesor legítimo de Pedro y de la asistencia especial que nos ha prometido como a Pedro: “Yo he rogado por ti para que tu fe no desfallezca” (Lucas XXII, 32). Con nosotros es garante el episcopado universal.

Nadie puede invocar la distinción entre dogmático y pastoral para aceptar ciertos textos de este concilio y rehusar otros. Cierto, todo lo que es dicho en un concilio no demanda asentimiento de la misma naturaleza: sólo lo que es afirmado como objeto de fe o verdad anexa a la fe, por los actos “definitivos”, requiere un asentimiento de fe. Pero el resto hace también parte del magisterio solemne de la Iglesia al cual todo fiel está obligado a un acatamiento confiado y una puesta en aplicación sincera.

Queda aun que en conciencia, se dice, no siempre se ve cómo acordar ciertos textos del concilio (…) con la sana tradición de la Iglesia (…) ¿Pero cómo una dificultad personal interior permitiría que alguien se erija públicamente en juez de lo que ha sido adoptado legítimamente y prácticamente por unanimidad, y de arrastrar conscientemente a una multitud de fieles en su rechazo? Si las justificaciones son útiles para facilitar intelectualmente la adhesión (…) ellas no son por ellas mismas necesarias al asentimiento de obediencia que es debido al concilio ecuménico y a las decisiones del papa. Es el sentido eclesial el que está en causa (…).

Nosotros os decimos, hermano, que estáis en el error. Y con todo el ardor de nuestro amor fraternal, COMO CON TODO EL PESO DE NUESTRA AUTORIDAD DE SUCESOR DE PEDRO, os invitamos a retractaros, a reaccionar y a cesar de infligir heridas a la Iglesia de Cristo. (Nosotros os exigimos una retractación pública de vuestro rechazo de Vaticano II). Esta declaración deberá pues afirmar que os adherís francamente al concilio ecuménico Vaticano II y a todos sus textos –sensu obvio- que han sido adoptados por los Padres del concilio, aprobados y promulgados por nuestra autoridad. Pues una tal adhesión ha sido siempre la regla, en la Iglesia, desde los orígenes, en lo que concierne a los concilios ecuménicos” (Montini: Carta a Mons. Lefebvre, octubre 11 de 1976).

Algunos piensan que Montini ha perdido el pontificado al firmar Dignitatis humanae. Nosotros pensamos más bien que jamás lo ha poseído desde el comienzo, pues, si hubiera sido elegido legítimamente papa, el carisma de la infalibilidad justamente lo hubiera preservado de caer en la herejía. Si jamás ha sido papa desde el comienzo, esto significa que su elección debió ser inválida. Las razones de la invalidez de su elección serán presentadas en el capítulo 4.1.

Pero antes, en el capítulo 3.4, haremos un estudio “bis” sobre su sucesor Wojtyla.

RESUMEN: Vaticano II, en principio infalible, yerra, porque le faltaba un elemento constitutivo esencial: un papa.

Fuente: Misterio de Iniquidad, cap.3 (2)

3 replies »

  1. Gracias, muchísimas gracias a quienes trabajan en este blog… La importancia de lo publicado es inmensa.

    Y ciertamente, como dice el dueño del blog, ha intervenido la Providencia divina para que este post fuera publicado luego de la declaración de “heréticos” a quienes han venido engañándose a sí mismos y confundiendo a otros al no querer ver a Verdad: que la Sede petrina está USURPADA, lo cual queda claramente probado con esta declaración de Müller avalada por el archinefasto BXVI-Ratzinger…

    Queda, ahora rogar especialísimamente por aquellos que han tenido por válidas sus órdenes sagradas que no han sido tales, consecuencia directa del accionar malvado de Montini, Bugnini y sus secuaces. Roguemos para que puedan reconocer la real situación con toda humildad, se hagan ordenar por algún obispo real y tengan la valentía de pedir perdón también a los fieles que han estado en contacto con ellos por haber sido causa de que no tengan la Fe verdadera e íntegra, al haberlos inducido a aceptar como autoridades a quienes nunca lo fueron, no haberlos ayudado a reconocer los desvíos de la Fe y dejar que fuesen incorporados como verdades.

    Y una palabra a los obispos verdaderos que han señalado denodadamente la usurpación, que quizá sean buscados por quienes acabo de mencionar para que los ordenen: pareciera que el Señor está allanando el camino para la reunión en la Verdad plena entre todos los que ya poseen y los que quieran poseer las Órdenes Sagradas… Que nadie deje de advertir este momento de Gracia: que después de haberles hecho pasar por un riguroso examen de la fe ortodoxa a quienes quieran ser ordenados, puedan trabajar unidos por la Gloria de N.S.Jesucristo y en una acción restauradora de la vida de Su Iglesia, hasta el grado que Él permita antes de Su Venida.

    Una ermitaña.

    Me gusta

  2. Dios lo quiera, que muchos abran los ojos y tengan la Valentía de LEVANTAR LA VOZ CONTRA LA USURPACIÓN, que no sean como tantos ASALARIADOS QUE vieron venir al lobo Y NOS ENTREGARON EN SUS FAUSES.
    ¿Cuantos obispos durante el Concilio? ¿cuantos después de su aplicación? y solo 4 EN TODA LA CRISTIANDAD se atrevieron a hablar.
    Hablo de M. Lefebvre, M. de Castro Meyer, M. Thuc, M. Carmona ignoro si fueron más, pero de estos he oido hablar, solo de sacerdotes loables también, como el Padre Saenz, el Padre Campos, etc. etc.
    Es tan lamentable ver tales números.
    Los demás prefirieron hacer lo políticamente correcto aunque eso significara sin ambajes la TRAICION A CRISTO, A SU EVANGELIO, y por de fault a todos los fieles que por TRADICIÓN estaba preparada y bien aleccionada para obedecer y confiar en SUS PASTORES.

    Me gusta