ALL POSTS

INFALIBILIDAD DEL MAGISTERIO ORDINARIO DEL PAPA


Este trabajo del P. Barbara es sencillamente excepcional entre todo lo que puede leerse sobre el tema. Irá seguido de otro de Dom Paul Noo O.S.B. coincidente con sus puntos de vista y que le sirve al autor como apoyo a sus aserciones.

Su importancia la califico de trascendental desde dos puntos de vista. El primero es porque demuestra con una argumentación de la que nadie podría evadirse, que el MAGISTERIO ORDINARIO PONTIFICIO ES INFALIBLE y lo que es más,  esta afirmación afirma ser de FE DIVINA por estar inequívocamente fundada en la doctrina explícita evangélica dada por boca de Nuestro Señor Jesucristo. Además,  está expresado – lo que el Padre Barbara no cita- de una manera infalible en el texto de la Bula “Licet ea” promulgada por Sixto IV, contra los errores de Pedro de Osma (el que éste se hubiere retractado de sus errores con anterioridad a la promulgación de la bula no resta un ápice de su vigencia a perpetuidad). El error  es el siguiente condenado ex-cathedra:

“Ecclesia Urbis Romanae errare potest”. (Puede verse con el número 730 en los Denzinger- no en los falsificados, a partir del  publicado por Karl Rahner en 1937, y los de ediciones recientes al cuidado de Hünermann-  tales como el de 1854 que está en la barra lateral).

Su importancia crece de punto- es el segundo punto de vista- porque se puede observar que las posiciones  erróneas”católicas” del arco eclesiástico actual, TODAS, profesan, tanto las conciliares  con teólogos “papales” como Ocáriz, o los movimientos “progresistas” que se alejan de la llamada posición “neoconservadora”, pasando por las posiciones dentro del radio de acción “lefebvriano” sin olvidar algunas posiciones sedevacantistas, sobre todo al otro lado del océano; todas ellos profesan la posición teológica que niega la infalibilidad del magisterio ordinario pontificio, quizás debido a una equivocada comprensión de la constitución dogmática “Pastor Aeternus” del Concilio Vaticano I [comprensión refutada por el autor]. Esa es la razón por la que yo he llamado en alguna ocasión, a dicha posición herejía y madre de todas las herejías. Piense el lector si los extremos que pueden observarse en las posiciones antedichas, algunos en verdad extravagantes, serían posibles  con una sumisión atenta y filial a la doctrina del magisterio ordinario de los papas, profesando su infalibilidad,  simple verdad  que aparece con claridad en los textos evangélicos  citados por el autor del artículo (de Fe divina) y también en la definición ex-cathedra anteriormente citada, así como en la constante aceptación en toda la historia de la Iglesia : “Roma locuta causa finita”. El testimonio de los Padres de la Iglesia, sin excepción, también lo corrobora, así como el testimonio de los santos doctores de la Iglesia, particularmente San Roberto Belarmino. (Véanse los posts en este blog bajo la categoría “infalibilidad pontificia“).

La profesión de la tesis desarrollada por el autor, también apoyaría la unidad y la fuerza de la “resistencia” ante la situación actual  vivida en nuestros días, de una iglesia conciliar  chapoteando en la herejía.

De menos importancia es la observación del autor, pero también de gran valor, en el sentido de que es la única posición teológica que “libera” a los católicos de la angustia y perplejidad que surge del cruel dilema-como explica el autor- sufrido por ellos en nuestros días.

Por último diré, que proporciona una infinita paz de la conciencia frente a la asunción de decisiones en las que muchos de la “resistencia” juzgan pecaminosamente -en mi opinión- a la Sede y “resisten” al que creen legítimo pastor, y frente a ellos, otros asumimos posiciones “audaces” que desafía el común y viciado sentir actual, cuya legitimidad sería dudosa sin el respaldo de la doctrina de los papas, y de lo  que “siempre se ha creído” en la Iglesia (tanto docente como en los creyentes en general) más allá de las disquisiciones singulares habidas en algún momento, en distintas épocas, entre los teólogos.

Dicho todo esto, asumiendo la veracidad del artículo, en su parte esencial, queda no obstante por discutir algún punto del que nos apartamos, en este blog, de su autor.

Me refiero a la toma de posición que el autor, limitándose a aceptar la infalibilidad del papa en el ejercicio de su cargo, explica así:

Si llegara [el Papa] a ser  hereje  o cismático en privado, estaría  separado de Cristo. Al ser privada su culpa , la Iglesia no sabría  que el ocupante de la Santa Sede no sería ya el Vicario de Cristo. Entonces, en su gran misericordia, para con su esposa, en lugar de asistir al “papa”, que lo sería sólo materialmente, Cristo lo cegaría hasta tal punto, que llegaría a enseñar públicamente, oficialmente, un error. Y así, los que tienen fe viva podrían darse cuenta por  un razonamiento muy simple que el “papa” en realidad no sería  Papa.

He aquí el razonamiento. La infalibilidad del magisterio ordinario, enunciada claramente en la Escritura,  enseñada por el Magisterio de manera explícita  y siempre creída  en la Iglesia es una verdad de fe. Quien enseña oficialmente el error, por este simple hecho, se demuestra que no es y no puede ser Papa. Porque, repitámoslo para  los más obstinados,  se llegaría a la conclusión de que Cristo no es Dios. [N.T. ¿Pero cómo sabríamos los fieles lo que es o no es un error, si la única norma es la enseñanza del papa, que en la hipótesis de un falso papa aunque tenido por tal, estaría enunciando un error?]

He extraído lo anterior del cuerpo del artículo, con la nota añadida por mí, porque es el punto del que yo y otros disentimos. Expongo nuestras razones que ofrezco a la consideración de los lectores, para su examen y si fuera posible lograr su aquiescencia:

1. Se compadece muy mal con las sentencias de Jesucristo al establecer la primacía de Pedro:

a/ Simón Bar Jona, Yo te digo que Tu eres Pedro y sobre esta Roca, estableceré mi Iglesia, y contra ella ( muy posiblemente la Roca) no podrán las puertas del Abismo.   Es una promesa hecha a la persona de Simón, que promete la indefectibilidad de la Fe de Pedro. Sin ella no se ve como iba a ejercer su función magisterial infalible.

b/ “Yo he rogado por tí.. para que tu Fe no falle”   ¿Acaso hay algo que limite el poder omnipotente de esta oración del Verbo eEncarnado? La limitación sería “en su cargo magisterial de confirmar a los hermanos”. Pero no consta en absoluto.   Además ¿cómo podría confirmar Pedro a sus hermanos si él mismo hubiera sufrido el fracaso de su Fe?

2.En la hipótesis de haber caído en “cisma o herejía cualquier papa”-por lo que dejaría, acepta el autor, ya de serlo- el autor “supone gratuitamente” que Cristo en su gran misericordia le cegaria hasta tal punto, que le dejaría caer en graves errores en su magisterio  público y oficial, lo a primera vista parece algo hasta blasfemo. [Todas estas son varias suposiciones de las que no hay ninguna prueba]

3. Pero en ese hipotético caso,  los que tienen fe viva, podrían “darse cuenta” que el papa no es ya en realidad papa [Siguen las suposiciones , y ademas limitadas a los que tienen Fe viva-¿y los demás?-]  por un razonamiento muy simple. [¿Acaso no vemos que ahora pocos hacen ese razonamiento simple?]

4. Aunque la cosa fuera así de simple, ¿quien les daría certeza de que lo predicado por ese papa es un error? ¿Acaso el medio para  la certeza, para los fieles, en todas las épocas y en todas las cuestiones no ha sido siempre, según la enseñanza de los pastores mil veces repetida, la aprobación del y conformidad con el papa?  ¿Dónde estaría entonces el papa si en la hipótesis ya no existiría, y aún más, si estuviera suplantado por un hereje? ¿No serviría este método lleno de suposiciones para crear disensiones entre los fieles y dejarlos aún más perplejos? Piénsese en la experiencia habida desde hace cincuenta años. ¿Cuántos se han dado cuenta de errores de bulto tanto los del concilio como en lo dicho y hecho por los papas conciliares, mediante razonamientos teóricamente simples?

5. El autor admite que este caso, gracias a Dios, nunca se ha dado. ¿Cómo no ver en ello, aceptando la debilidad de los papas “que llevan la dignidad  de su cargo en vasos de arcilla”, un signo clarísimo de la verdad de la indefectibilidad personal en la Fe (no en la moral o y otros aspectos ajenos a ella) del Vicario. Es sorprendente  que haya sucedido así,  por lo que es un indicio fortísimo de la verdad de la proposición. Los fieles siempre lo han creído, en todas las épocas y de todas condiciones, luego es la verdad [como razona San Roberto]

  1. Last but not least,  ¿Acaso su hipótesis del papa meramente “materialiter”,  del papa hereje, no ha sido ya refutada por muchos?

Por estas razones y alguna más que omito la suposición del autor, no es posible. Si hemos de dar fe a lo dicho por Cristo, hemos de concluir, que quien garantiza el “milagro” del magisterio ordinario infalible, podría también garantizar la prerrogativa de la indefectibilidad en la fe ( o sea el quedar libre de caer en la herejía) de su Vicario, aun como persona particular o doctor privado. Si el autor nos pide fe para lo primero, ¿qué le impide no pedirla también para lo segundo? Todo indica que ella es una prerogativa única, que ni siquiera se da en santos, doctores, reyes, autoridades religiosas o civiles. También aquí vale lo de “Potuit, decuit ergo fecit”

Dicho esto, invito a los lectores a la consulta de los posts que están en la categoría “infalibilidad pontificia“, en los que se ofrece y razona, a veces con pruebas irrefutables por autores de gran autoridad, la sentencia que hemos llamado, la “indefectibilidad en la Fe” o la “indestructibilidad de la Roca” sobre la que reposa la infalibilidad del magisterio ordinario de los obispos, la infalibilidad de la Iglesia (super hanc petram edificabo ecclesiam meam), la fe de los fieles, y ¿por qué no decirlo?- la infalibilidad “discente” de los fieles que si concuerdan con el “papa” son infalibles para vencer cualquier duda u objeción, o cualquier enconado ataque que pueda llevarlos incluso al martirio.

Añado el magnífico comentario habido, con el que, junto con el preámbulo y el texto del artículo incluyo en este documento PDF

Sanmiguel

Por  el Père Noël Barbara

INDICE

La infalibilidad del magisterio ordinario del Papa

Naturaleza del magisterio eclesiástico

Naturaleza de la infalibilidad

¿Cuando el Papa y los obispos  son infalibles?

La infalibilidad del magisterio ordinario del Papa es una verdad de fe divina.

Corolario

Diferencias entre los teólogos

Apostilla del  el último minuto

A  propósito de un estudio del Abbé Sélégny

¿Presupuesto  falso “o” verdad divina de la fe “?

El día que Dios quiera darnos un papa, cuando se haya restaurado el orden en  la Iglesia, cuando los historiadores estudien el período posconciliar, absoutamente escandaloso, todos tendremos que  reconocer  que ningún obispo, absolutamente ninguno, se puso en pie para condenar, en nombre de la fe católica, las enseñanzas oficiales y heréticas de los “papas” del Vaticano II

Si se preguntaran por la razón de  este escándalo sin precedentes, la encontrarían en la  “herejía del siglo XX “, que es la negación práctica de la infalibilidad de la Iglesia de Roma, la Iglesia del Papa.

En el número 2 de la revista Forts dans la Foi (segundo trimestre de 1988), llamé a esta herejía, la deformación de los dogmas.

Allí dije:

Después de la solemne definición de la infalibilidad personal del Papa, como ya no se podía negar el dogma sin salir de la Iglesia por  herejía formal, los liberales se las arreglaron para neutralizarlo. ¿Cómo? De dos maneras simultáneas: Restringiendo al máximo  su alcance y  negándose a reconocer el Magisterio ordinario de la Iglesia de Roma, Maestra de  la verdad, con el  que las demás iglesias  deben concordar.

El Maestro ya nos había advertido: “los hijos de este mundo son más sabios que los hijo de la luz”(LcXVI, 8).

Una vez más, los hijos del siglo se mostraron hábiles. Actuaron con tanta habilidad, que su  errónea interpretación  de la infalibilidad papal se  infiltró y se extendió por todas partes. En la práctica, sin ninguna declaración, el error suplantó a la verdad revelada.

Inspirándome en la fábula (1),  diría que los padres conciliares del Vaticano II ” no  todos eran  herejes, pero todos estaban contaminados” (2). Sí, todos los obispos, entre ellos los dos que también se adhirieron a la resistencia, el Arzobispo Lefebvre y Monseñor de Castro Mayer.

Esta errónea interpretación de la verdad revelada  ha llevado a estos últimos a actitudes  escandalosas,  y  ahora sus fraternidades, sacerdotes, religiosos y fieles enrolados en su movimiento no pueden desembarazarse de ella.

Un colega me escribió en el último mes de mayo, con motivo  de mi “Carta abierta a la Fraternidad”:

“A partir de un presupuesto falso, Ud. convierte en inútiles  sus argumentos y conclusiones. ¿Cual es este faso presupuesto ? “El Papa es infalible cuando enuncia una doctrina a la Iglesia universal (o, lo que es lo equivalente, con la intención de que sea oída por la Iglesia universal); ahora bien, el ha proferido muchas herejías ante la Iglesia. En consecuencia, él no puede ser papa porque lo segundo contradice el presupuesto.”.  Pero la presuposición es falsa”.

Sin ánimo de ofender a este colega, doctor en Teología sin embargo,  como todos los liberales, llama presuposición falsa a lo que es una verdad de fe divina, como lo paso a demostrar.

La doctrina que enseña que el Papa es infalible, incluso en su magisterio ordinario, es de gran importancia para la resistencia católica.

En primer lugar, porque claramente se enseña en el Evangelio que es una doctrina de fe divina, y la debemos creer igual que  las restantes verdades que ha complacido al Señor revelarnos a través de su Hijo.

Además, en la crisis actual, con esta doctrina, y sólo con ella, podemos decir con la seguridad que da la fe que los papas del Vaticano II carecen de la Autoridad de Pedro.

 Infalibilidad del Magisterio ordinario deL Papa  (4)

Por haber sido revelado por Jesús de parte del Padre, este privilegio se inscribe en la infalibilidad del Magisterio de la Iglesia. Ella se sigue de las palabras con que fue instituido el magisterio como  también de la razón por la que el Señor lo ha establecido.

Palabras de Jesús, al establecer el magisterio

“Y Jesús se acercó y les habló así: Todo poder me fue dado en el cielo y en la tierra. Id, pues, y enseñad a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a practicar todo lo que yo os he mandado “(Mateo xxviii, 18-20)

“Seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta los confines de la tierra “ (Act I, 8).

Razón por la que Jesús instituyó el magisterio

La razón proviene de las mismas palabras de Cristo que acabamos de leer. Para convencerse  sólo hay que dar a  las palabras utilizadas su significado obvio.

Con estas palabras, el Señor encarga  a los Apóstoles y a sus sucesores,  ir por el mundo para

– informar con precisión, a los hombres de todas las naciones y de todos los tiempos, de todo lo que Él  ha revelado por encargo de su Padre

– en todas las circunstancias de tiempo y lugar,  explicar a los hombres de todas las condiciones cómo debe practicarse todo lo que el Señor ha mandado,

– con el fin de asegurar su salvación eterna.

dilema ineludible

Al leer estas palabras (enseñar a practicar todo…) y sus requisitos (quien no crea será condenado), viene naturalmente a la mente  una idea. Si su autor no fuera Dios mismo, sería un sádico o un insensato.

De hecho, cuando uno conoce la inconstancia del corazón humano, la movilidad de sus resoluciones más reflexivas, las causas múltiples que afectan a su juicio y determinan sus convicciones, y cuando también conocemos, tal como   la Escritura lo dice explícitamente y sin ninguna excepción, que “todo hombre es mentiroso– “omnis homo mendax “ (Romanos III, 4)- a menos que Dios sea Todopoderoso, que puede hacer todo de la nada , quien dice estas cosas, tendría que ser un loco o un sádico, por confiar sus secretos a hombres mentirosos, y afirmar que  la fe en estos secretos, hasta el fin de los tiempos y para todas las personas, sea la condición sine qua non para la salvación del fuego del infierno eterno.

Su solución

Para los católicos, este dilema se resuelve rápidamente, sin presentar ninguna dificultad.

Creemos que Jesús es “el Cristo, el Hijo de Dios vivo» (Mt XVI, 16). Siendo Todopoderoso como su Padre, a Él le ha complacido “elegir lo necio del mundo para confundir a los sabios y  a los poderosos, a fin de que nadie se enorgullezca delante de él” (I Cor, 27-29).

Jesucristo, “cuya sabiduría no se equivoca en sus planes” (oración del domingo 7 después de Pentecostés), haciendo uso de su Omnipotencia dijo a sus discípulos que había tomado  las medidas necesarias para lograr el fin que se propone al encomendar esta tarea de enormes proporciones a hombres simples, pero especialmente escogidos por él para llevarlo a cabo fielmente. (Juan XV, 16 y Heb. V. 4).

Medidas tomadas por el Señor

Primeramente, para que estos hombres normalmente acostumbrados al error –“omnis homo mendax”- no falsifiquen  la verdad que les confió, la transmitan íntegramente y la interpreten fielmente hasta al final de los tiempos, Jesús hizo a estos hombres  ministros suyos con el compromiso de Su  asistencia por medio del Espíritu Santo, todos los días hasta el fin del mundo.

“Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo xxviii, 20).

“Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros” (Acto I, 8).

“Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de la verdad “ (Juan XIV, 15-17).

“Pero el Paráclito, que el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Juan XIV, 26).

“Tengo todavía mucho que deciros, pero no lo podéis sobrellevar. Cuando venga el Espíritu de verdad, él os enseñará toda la verdad “ (Juan XVI, 12-13).

“El Espíritu Santo os enseñará en aquella hora lo que debéis decir” (El XII, 12).

Así pues, previendo el ataque que sufrirían por parte de los poderes desatados del infierno, y para que su fe no desfalleciese, se asoció especialmente a  uno de ellos para que fuera con él, la piedra angular de toda su santa Iglesia.

En declaraciones exclusivas a Simon, pero en presencia de todos, Jesús dijo:

“Y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (M t. XVI, 16).

“Dijo el Señor: Simón, Simón, he aquí que Satanás os ha reclamado para cribaros como al trigo: pero yo he rogado por ti, para que tu fe no falle: y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos “ (La XXII, 31-32).

Naturaleza del magisterio eclesiástico

Como su nombre  indica, el Magisterio es función específica encomendada por el Señor a los que deben propagar su enseñanza, y a los seleccionados para esta función.

Los seleccionados

Fue el Colegio Apostólico en su totalidad, Pedro y los once. Son también todos sus legítimos sucesores hasta el fin de los tiempos, el Romano Pontífice, sucesor de Pedro en su Sede en Roma, y ​​todos los obispos católicos en comunión con el Papa.

Función

El Maestro se encargó de los detalles. La función se encarga a:

1- Los Apóstoles y sus sucesores serían sus “testigos”  “predicando el Evangelio a toda criatura “,  “enseñando a las naciones – a lo largo de los siglos, y cualesquiera que sean las condiciones de vida de las personas, momento y lugar -y tmbién enseñándoles cómo practicar  todo lo que el Señor había mandado “ También les encargó  “bautizar en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo “. Finalmente, en palabras de San Pablo,  instituyó el Magisterio de aquellos que habían  sido elegidos para ejercer como  “ministros de Cristo y administradores de los misterios de Dios “ (I Cor IV, 1-2).

Un dispensador, un ministro, no es más que un instrumento. Indudablemente no es un instrumento inerte, es una persona. Elegido para servir, conserva su libertad. Pero esto no cambia su naturaleza, y su naturaleza, por supuesto, tiene que ser una herramienta en las manos de Aquél  que lo eligió para servirse de él.

Como son sólo instrumentos en las manos de Cristo,  Cristo pudo decir con verdad, que él los eligió y los envía en su nombre: “¿Quién os escucha me escucha a Mí, quien os desprecia a Mí me desprecia” 

2-  Simón y todos los papas que posteriormente  hubo en la tierra, después de su partida,  otros-él mismo, serán la piedra visible sobre la que repose  su Iglesia (la verdadera piedra invisible es Cristo en persona. (Act. IV, 11), para confirmar la fe de todos, en una palabra, su Vicario.

Sin embargo, “la esencia del vicario dice Dom Grea,  es que sea  una sola persona jerárquica con aquél a quien representa, que ejerza toda la autoridad, sin división y sin que no haya otras autoridades al margen de él. “ Por ello, Simón Pedro se convirtió es “una señal clara y eficaz”de la presencia de Cristo entre nosotros (La Iglesia y su constitución divina).

Consecuencia

Ya sea ministerial o vicarial, el Magisterio exige la fidelidad de quienes han sido investidos. “Se pide a los dispensadores, dice el Apóstol, que se les halle fieles. “

Esta fidelidad  inquebrantable del Vicario  y de los ministros de Cristo, al mismo tiempo que es la gloria de la Iglesia Católica, atestigua que, desde el principio, el vicario y los ministros gozan de una especial asistencia divina en todo momento, y confirma la verdad de la infalibilidad del Magisterio.

Naturaleza de la infalibilidad

Los Padres del Concilio Vaticano I,  declararon: “El Espíritu Santo no fue prometido a los sucesores de Pedro para que promulguen  una nueva doctrina, sino que  con su ayuda  religiosamente guarden y expongan fielmente la revelación transmitida por los Apóstoles, es decir, el depósito de la fe “ (Denz. 1836).

De esta precisión deriva  la naturaleza de la infalibilidad. Es la preservación de cualquier error, de la que goza el ejercicio del Magisterio, con la asistencia especial de Dios.

En el Diccionario de Teología Católica Dublanchy precisa : “En cuanto al Magisterio establecido por Jesucristo en su Iglesia, está claro que la inerrancia provista por Dios, no es la simple  inerrancia de hecho, incluso perpetuamente realizada , sino que es una inerrancia de derecho, en virtud de la cual  la autoridad docente de la iglesia se conserva libre de  error con la ayuda sobrenatural que recibe del Espíritu Santo. (IV, col. 2175).

Dificultad

A estos hombres, que reciben una asistencia especial, Cristo los eligió sólo como ministros de la dispensación de los misterios, es decir, para “guardar santamente y exponer fielmente la fe”. Por eso, son infalibles exclusivamente en este ministerio, en esta dispensación. Fuera del ministerio de esta dispensación, siguen siendo lo que son, hombres falibles.

Sin embargo, precisamente porque aparte de este ministerio siguen siendo hombres falibles, su infalibilidad ministerial habitual presenta un desafío para nuestra mente. En efecto, ¿cómo admitir  que hombres,  que siguen siendo hombres con las pasiones desordenadas heredadas por el pecado original, y por tanto sujetos a error y a la mentira  como todos los demás hombres- “omnis homo mendax”- ¿cómo pueden ser infalibles en su ministerio al hablar o  tomar la pluma para exponer o explicar la doctrina?

Solución

Esta dificultad es sólo aparente. El sentido común informado por la fe católica enseña que no es más difícil que Dios provea la transmisión completa y exacta del depósito de la fe, incluso hecha por  hombres mentirosos, que el que haga surgir agua de una roca (Ex. XVII, 6),  o hable por medio de una mula (Num. xxii, 28) o resucite a un muerto “, que huele ya mal” (Juan XI, 39). En este sentido, el ángel Gabriel fue categórico: “No hay nada imposible para Dios” (The I, 37) y la Iglesia nos hace cantar cada domingo en las Vísperas: “Deus noster autem in coelo, omnia quecumque voluit fecit. Nuestro Dios está en los cielos. Lo que quiere Él lo hace “(Sal 113,11).

Sí, lo repito en la confianza de ser comprendido por una mente creyente y recta, la infalibilidad del magisterio ordinario no presenta dificultades mayores que las que hallamos en cualquier otro misterio divino .

¿Qué prueba tenemos para admitir, a pesar de las dificultades normales en su aceptación, la existencia de un solo Dios en tres personas iguales y distintas? ¿O  que una mujer sea madre permaneciendo virgen, “antes, durante y después del parto” ? ¿O  que creamos en la presencia real -no simbólica o moral -de Cristo en un trozo de pan consagrado? Para estos dogmas y todos los misterios revelados por Cristo, comprendida la infalibilidad del magisterio ordinario, sólo se tiene que proporcionar una prueba: el Maestro lo dijo. En cada uno de los misterios que profesamos, podemos y debemos decir con seguridad: “Credo quidquid dixit Dei Filius, nil hoc verbo veritatis Verius” [N. del Adórote devote]

Nada más verdadero, nada  más cierto que la palabra de Dios. Y así como creemos en los misterios de la esencia divina,  en la maternidad virginal de María, en la presencia real de Jesús en la Eucaristía y en todo aquello que ha tenido a bien revelarnos, creemos  por la misma razón que los hombres que constituyen  el Magisterio de la Iglesia, por una ayuda sobrenatural recibida del Espíritu Santo, son infalibles y  están preservados del error, cada vez que llevan a cabo aquello para lo que  Jesús los escogió:  dar testimonio de Cristo enseñando lo que el Señor ha revelado a los hombres, enseñando a practicar lo que Jesús ordenó.

¿Cuándo el Papa y los obispos son infalibles?

Antes de responder, hay que señalar que los que detentan el Magisterio no necesariamente se benefician de la asistencia de las personas divinas cuando “interactuan” con la gente, o cuando expresan “ideas personales” .(5) En estos casos, no realizan su ministerio, no dispensan los misterios de Dios. Entonces  son personas privada que dan opiniones personales.(6)

Los titulares del Magisterio, el Papa y los Obispos en comunión con él gozan del privilegio de la infalibilidad, cuando actúan como ministros de Cristo,  dispensando los misterios de Dios.  No lo  hacen una vez o dos veces por siglo, sino todos los días. Escuchemos  filialmente a  Pío XI,  lo que nos dice con su autoridad infalible:

“El Magisterio de la Iglesia, establecido en la tierra según el plan de Dios para mantener perpetuamente intacto el depósito de las verdades reveladas y su conocimiento por los hombres se ejerce diariamente por el Romano Pontífice y por los obispos en comunión con él “ (Mortalium animas).

Pío XII no habló de otra manera. “Pero si las preocupaciones del gobierno de la Iglesia son grandes y muy numerosas,  el Pontífice  no olvida el “ministerio de la palabra” que Pedro consideraba como el principal de sus  deberes de apóstol junto con la oración. ¿Acaso  Cristo no le dijo a él y a los otros discípulos: “Id y predicad a todas las naciones lo que Yo os he enseñado?” …

“Sin duda,  sobre todo  ejercemos esto cuando en ocasiones solemnes, Nos nos dirigimos a toda la Iglesia y  a los obispos, nuestros hermanos en el episcopado”; cuando ejercemos  el ministerio, sin embargo, Nos somos el Padre de todos, incluso de los más humildes, somos el Pastor no sólo de las ovejas madres, sino también de los corderos: ¿cómo podremos abandonar el ejercicio simple y sagrado del ministerio de la palabra dejar de llamar a nuestros hijos directamente con nuestra propia voz, enseñando lo que nos dijo Cristo nuestro Señor? “ (Discurso a los jóvenes esposos, 01/21/1942).

Cuando el Papa expresa una idea personal, debe remarcarlo. En el pasado,  ellos  nunca han dejado de especificarlo.

Este no es el caso de los “papas” del Vaticano IL Enseñan el  error “ex cathedra” en calidad de papas,  en los documentos oficiales y en los discursos, en los espectáculos que protagonizan  ante el mundo como cabezas visibles de la Iglesia católica. Consideremos, por ejemplo, Pablo VI, en su viaje y en su discurso en la ONU,  o en las actas del concilio que promulgó. Pensemos en  Juan Pablo II, en sus discursos,  en sus encíclicas, en su “circo” de Asís, en sus visitas oficiales a las iglesias protestantes y  a la sinagoga de Roma.

El ejercicio ordinario del magisterio, es el de todos los días.
En otras circunstancias, el mismo magisterio se ejerce pero de otra manera. Dejemos al  Papa Pío XI, hacer precisiones:

“En las  ocasiones en que  hay que oponerse con mayor eficacia a los errores y a los ataques de los herejes,  o hacerlo con mayor claridad o detallando ciertos aspectos de la doctrina sagrada a fin de que sean mejor comprendidos por los fieles,  el magisterio comporta entonces  la misión de  proceder por decretos con  definiciones oportunas y solemnes” (Mortalium Animos).

Entonces se da  su ejercicio solemne o extraordinario.

De estas comunicaciones  extraordinarias extraigamos dos verdades.

primera verdad. Que esta enseñanza sea hecha

1- En la forma extraordinaria : dirigida a toda la Iglesia, a las personas “de los Obispos, nuestros hermanos en el apostolado” y en medio  de gran solemnidad

2- O en la forma ordinaria, con la simplicidad adecuada para la enseñanza  cotidiana, como hizo, por ejemplo, Pío XII con los jóvenes esposos.

Pero  siempre es una y la misma enseñanza de Cristo, confiada por Él a los que ha elegido para enseñar en su nombre, infaliblemente, la verdad. El mismo Pío XII declaró: “A los que enseñan con el Magisterio ordinario, se aplica la palabra” ¿Quienes os escuchen a Mí me escuchan “(Humani Generis).

Segunda verdad. El Magisterio infalible puede usar “decretos” y “definiciones solemnes” para oponerse con mayor eficacia a los errores y a los ataques de los herejes, o para desarrollar con mayor claridad o detalle aspectos determinados de la doctrina sagrada. Sin embargo no sólo en los  “decretos” y “definiciones solemnes” es  infalible.

El Magisterio es infalible ante todo para enseñar sin error los misterios de Dios, lo cual lo hace todos los días, nos asegura Pío XI.

Si fuera cierto lo contrario, si sólo fueran infalibles los decretos y definiciones (dogmas), dado que ” esta  enseñanza se  practica todos los días”,  se llegaría a la conclusión de que se proclaman todos los días, si no  verdades nuevas,  al menos nuevos dogmas.

Esta aclaración era necesaria para aclarar a los que se resisten a admitir la infalibilidad del magisterio ordinario del Papa, porque, para ellos, aceptar esta doctrina  supondría reconocer, en cada palabra del Papa, el valor de una definición dogmática.

La infalibilidad del magisterio ordinario del Papa es una verdad de fe divina

Esta manera de exponer la infalibilidad del magisterio ordinario del Papa va en sentido contrario de todo lo que se enseña sobre el mismo tema en la iglesia oficial del Vaticano II, en  la Sociedad de San Pío X y  en todas las capillas del movimiento “lefebvrista”. [N.T. y también, a lo que yo pienso, en muchas capillas sedevacantistas]

Sin argumentos en contra de la prueba de esta verdad, pero sin atreverse a volverse atrás ante los ojos de sus fieles, los sacerdotes que mantienen este error intentan escabullirse diciendo:

Esta manera de concebir y exponer la infalibilidad del Magisterio del Papa, podría ser verdad, pero siendo algo  nuevo y peculiar de Forts dans la Foi,  no es más que una opinión.

¡Pues no! Esta forma de concebir y exponer la infalibilidad del Magisterio de  la Iglesia de Roma, es decir, del Papa no es una nueva sentencia. Está claramente  en el Evangelio, es una doctrina de fe divina. La Iglesia siempre lo ha entendido en el sentido que he descrito, y ha expresado su fe en esta verdad diciendo desde tiempo inmemorial: ” ¡Roma locuta est causa finita est!”

He aquí la prueba de esta afirmación. La extraigo de la práctica de la Iglesia que cree, de la doctrina de la Iglesia docente, e incluso del comportamiento de los herejes.

Prueba sacada  de la práctica de los creyentes de la Iglesia.

Esta filial sumisión de los creyentes en la Iglesia sólo se explica por una creencia constante entre los fieles católicos: el Vicario de Cristo no puede errar cuando enseña religión.

Siempre y en todas partes los fieles de la Iglesia católica se distinguieron de los otros cristianos por su obediencia al Papa. Por ello, incluso en tono de burla, los no católicos los llamaban y aún los llaman ” papistas“.

A su vez, esta creencia se explica por el hecho de que en la Iglesia Católica, así como los sermones de catecismo del domingo, fue enseñado siempre que el Papa era infalible en todo aquello que mira a la religión. Cuando se enseña las verdades que hay que creer, la moral que hay que practicar o las devociones que hay que cultivar, el Papa no puede errar, ya que Jesús ha prometido asistirle “todos los días hasta el fin del mundo.” ¿Cuántas veces se nos ha dicho que “quien escucha las enseñanzas del Papa es al mismo Jesús a quien escucha  porque Jesús ha dicho a los que envió: “¿Quién a vosotros escucha a Mí me escucha, quien a vosotros desprecia a Mí me desprecia“?

Prueba sacada de la doctrina de la Iglesia docente.

Los obispos católicos han reconocido siempre en la Iglesia de Roma, “Maestra de todas las iglesias”, y en su jefe, el Papa, la regla próxima y viva de la fe a la que tenían que adaptar la suya propia. Como no intento escribir  un tratado teológico, solamente voy a dar algunas citas. Servirán para dar testimonio de la verdad de esta afirmación.

A finales del siglo II, en un texto ya clásico, San Ireneo dijo que la regla de  fe más segura es estar de acuerdo con “la Iglesia de Roma, la más grande, la más antigua, la más famosa todas,  fundada por los gloriosos  apóstoles Pedro y Pablo. … Con esta Iglesia todas las iglesias y todos los fieles sobre la tierra, deben concordar, debido a su excelente y  principal preeminencia, (…) gracias a ella todos los fieles  esparcidos por toda la tierra han conservado la tradición venida de los apóstoles. “ (Berthold Altaner Resumen de la Patrística, p. 117)

En el siglo VII, los Padres del Concilio Ecuménico VI , III de Constantinopla (680-681), escribieron al Papa Agatón: “A tí, obispo de la  primera sede de la Iglesia universal, nos abandonamos para saber lo que hemos de hacer, porque tú estás establecido sobre la roca firme de la fe “.

En su respuesta, el Papa afirma que “según lo prometido por el Señor, la fe de la Iglesia Romana se ha mantenido inquebrantable y por eso todas las Iglesias católicas siempre han ido en pos de  la autoridad de la Santa Sede. “ (Nicolas Iung, el Magisterio de la Iglesia, p.33).

Para concluir con estos testimonios sacados de la práctica (7) de la Iglesia  docente, he de recordar  que en el concilio Vaticano I

1. Esta doctrina, ya clásica, fue invocada muchas veces. He aquí dos citas que hacen autoridad:

La primera es de Pastor Aeternus. Antes de definir la perpetuidad del primado del bienaventurado Pedro, la Constitución dice: “Por tanto,” volverse a la Iglesia de Roma, por razón de su origen superior (San León Magno), siempre ha sido necesario a todas las iglesias, es decir, a los fieles de todo el mundo, para ser una sola cosa con esta  Santa Sede, de la que derivan “los derechos de la venerable comunión»(San Ireneo), como miembros unidos a la cabeza, formando un solo cuerpo. “(Denz. 1821 Dumeige 469).

La  segunda  la extraigo de un discurso del Mons. D’Avanzo en nombre de la diputación de la fe. Cito algunos pasajes destacando: “Hay en la Iglesia, un doble modo de infalibilidad : el primero es ejercido por el magisterio ordinario … Porque así como el Espíritu Santo, Espíritu de la Verdad permanece todos los días en la Iglesia, la Iglesia también enseña verdades de fe  cotidianamente, con la asistencia del Espíritu Santo. Ella enseña verdades  bien sea las definidas, bien sean las expícitamente contenidas en el depósito de la revelación, pero aún no definidas, o, finalmente,  las que son objeto de una fe implícita. Estas verdades  la Iglesia las enseña todos los días, tanto por el Papa principalmente, como por los obispos en comunión con él. Todos, el Papa y los obispos, son infalibles en este magisterio ordinario, por la misma infalibilidad  de la Iglesia. Sólo difieren en esto, los obispos no son infalibles por sí mismos, sino necesitan la comunión con el Papa, que los confirma, pero el Papa, él sólo, no necesita de nadie salvo de la asistencia del Espíritu Santo que le fue prometida. Por ello, él enseña pero no es enseñado.  Confirma pero no es confirmado. “ (Dom Nau, Oc p. 15).

2 – Basándose sobretodo  en la infalibilidad del magisterio ordinario del Papa, los infalibilistas pudieron hacer triunfar la infalibilidad del magisterio extraordinario. Basta leer los textos del concilio para constatarlo. “La invocación hecha por uno u otro de sus reporteros a la tradición romana como regla de fe, como suficiente en sí misma, está en el texto del capítulo IV, donde hallamos la enseñanza de la Santa Sede en pie de igualdad con los decretos de los concilios,  lo que sería suficiente para darnos garantías de que la tradición se reconoce como regla de fe en la enseñanza ordinaria de la Santa Sede, ” tradición, de la que  se disfrutaba con una tranquila posesión” , precisa Dom Nau, de quien hemos tomado el argumento.

Prueba  extraída a “sensu contrario”

Añado esta prueba sobretodo  para mostrar con qué  responsabilidades cargan la Fraternidad de San Pío X, los sacerdotes,  religiosos enseñantes y todos aquellos que no admiten la infalibilidad del magisterio ordinario,  expresado todos los días por el Papa y los Obispos en comunión con él.

Si me permito darla es porque un verdadero Papa lo ha hecho, antes que yo. Escúchenlo:

“Por tanto, siempre que la palabra de este magisterio  dice que una verdad forma  parte de la doctrina divinamente revelada (8) , todos deben con certez tenerla por verdadera, porque si fuera  errónea, se seguiría que Dios mismo es el autor del error de los hombres, lo cual es evidentemente absurdo.

Luego, citando a Ricardo de San Víctor, el Papa añadió: “Señor, si estamos equivocados, eres Tú el que nos has engañado.” (Leon XIII, Satis Cognitum)

Sí, debemos tener el valor de decirlo. Si los Papas del Concilio Vaticano II, que oficialmente enseñaron el error a toda la Iglesia por más de un cuarto de siglo, siguen siendo formalmente papas, avalados por la  Autoridad de Pedro, que hace  su enseñanza diaria infalible, oficialmente pudieran haber enseñado el error a la Iglesia universal, sería en la práctica reconocer:

– O que Jesús nos engañó al asegurar que Él y el Espíritu Santo estarían con los suyos  hasta el final de los tiempos,  cuando dijo a quienes envió “los que a vosotros oyen  a Mí me oyen“.

– O que se había equivocado al anunciar algo que no pudo conseguir ya que de hecho vemos lo contrario de su promesa;

En ambos casos, sería equivalente a decir que no es la Verdad, por lo que no es Dios.

Esta absurda blasfemia   necesariamente conduce al error de los que niegan la infalibilidad del Magisterio ordinario (9), que se “ejerce todos los días por el Romano Pontífice y los Obispos en comunión con él”.

Confirmación

“Veritas  liberabit vos. La verdad os hará libres “ Juan VIII-32

Esta afirmación del Maestro confirma  nuestra comprensión fundamental de la infalibilidad papal. En efecto, a la inversa del absurdo a que lleva  el rechazo del dogma,  esta  afirmación libera completamente a las almas católicas, lo que demuestra, según las palabras de Jesús, que esta declaración es verdad.

En primer lugar, ofrece una explicación al problema de fe que los papas del Concilio Vaticano II plantean a  la conciencia católica. Además, proporciona a nuestra resistencia la posibilidad de servir con eficacia  a la Iglesia  al despojar de Autoridad a todos estos Papas “, que lo son sólo en apariencia.

¡Sí! Firmemente creemos y proclamamos en voz alta: el Maestro no nos ha engañado al asegurarnos que el Vicario actuando como Papa, no enseña el error.

No solamente no nos ha engañado al prometernos esto,  sino que dio a los que creen en su palabra un medio tan fácil como absoluto para distinguie al auténtico pastor del mercenario.

El Papa, como sabemos, no es un robot. Aunque ninguna dignidad en la tierra iguala a la del Vicario de Cristo, los Papas “la llevan en vasos de arcilla”  (II Cor IV 7).

Al llegar a ser Vicario de Cristo, como se sabe, el Papa recibe de Dios, no sólo una ayuda especial y  constante ” todos los días hasta el fin del mundo”, sino también luces y gracias proporcionadas  a sus necesidades.

Nunca podremos repetirlo bastante,  el Papa nunca podría cometer pecados de herejía o cisma en el cargo oficial cotidiano, del magisterio ordinario.

Si llegará a ser  hereje  o cismático en privado, estaría  separado de Cristo. Al ser privada su culpa , la Iglesia no sabría  que el ocupante de la Santa Sede no sería ya el Vicario de Cristo. Entonces, en su gran misericordia, para con su esposa, en lugar de asistir al “papa”, que lo sería sólo materialmente, Cristo lo cegaría hasta tal punto, que llegaría a enseñar públicamente, oficialmente, un error. Y así, los que tienen fe viva podrían darse cuenta por  un razonamiento muy simple que el “papa” en realidad no sería  Papa.

He aquí el razonamiento. La infalibilidad del magisterio ordinario, enunciada claramente en la Escritura,  enseñada por el Magisterio de manera explícita  y siempre creída  en la Iglesia es una verdad de fe. Quien enseña oficialmente el error, por este simple hecho, se demuestra que no es y no puede ser Papa. Porque, repitámoslo para  los más obstinados,  se llegaría a la conclusión de que Cristo no es Dios. [N.T. ¿Pero cómo sabríamos los fieles lo que es o no es un error, si la única norma es la enseñanza del papa, que en la hipótesis de un falso papa aunque tenido por tal, estaría enunciando un error?]

Objeción. Este razonamiento ¿no convierte en certeza lo que es sólo una opinión? La Iglesia nunca se ha pronunciado sobre la pérdida del pontificado del Papa caído en herejía.

Respuesta:

Si la Iglesia nunca  se ha pronunciado oficialmente sobre este asunto, es porque en veinte siglos, este problema nunca ha surgido. En las discusiones sobre esta posibilidad los teólogos nunca han llegado a aceptar la hipótesis de un “papa” caído en la herejía. Para nosotros, el evento se convirtió en realidad. Nos encontramos ante un hecho innegable.

Durante un cuarto de siglo “LOS PAPAS” DEL VATICANO II  HAN ENSEÑADO  EL ERROR OFICIAL DEL VATICANO EN LA IGLESIA UNIVERSAL y la Iglesia no puede, sin destruirse, permanecer bajo la “jurisdicción” de un hereje formal. Por tanto, es el deber de todo aquel que tiene fe y amor a la Iglesia  resolver este problema de acuerdo con la doctrina católica.

Si, hoy en día, no podemos aprender de la historia para hacer frente a esta desgracia, tenemos, en los documentos papales y en la Escritura, los principios que permiten resolverla a la luz de la fe.

En primer lugar nos encontramos con la enseñanza tradicional sobre la naturaleza del magisterio y la garantía de su infalibilidad.

También encontramos la enseñanza tradicional del Magisterio sobre las consecuencias de los pecados contra la fe. Recordemos  sólo dos textos.

– “El que, incluso en un solo punto, rehúsa su asentimiento a las verdades divinamente reveladas, realmente habrá abdicado por completo de la fe, ya que se niega a someterse a Dios que es   soberana Verdad y el motivo formal de la fe “ (Satis Cognitum).

En esta cita , León XIII no innova nada. Se limita a repetir la enseñanza tradicional.

– A su vez, Pío XII haciéndose eco de la tradición, enseña que el cisma, la herejía o la apostasía  separan  del cuerpo de la Iglesia. “Porque el pecado, incluso el pecado grave no  tiene de suyo por resultado- como el cisma, la herejía o la apostasía – la separación del hombre del Cuerpo de la Iglesia “ (Mystici Corporis Christi)

Por estas enseñanzas, el cristiano de fe viva, tiene derecho a concluir:

1 – Respecto de algunas verdades establecidas en la doctrina, como  v.gr. el dogma más firme  de nuestra religión, “fuera de la fe católica nadie puede salvarse” (Pío VIII), o la verdad que  identifica el Cuerpo Místico de Cristo con la Iglesia “quod est Mystici Corporis Christi Ecclesia” (Pío XII), los “papas” del Vaticano II con pertinacia han enseñado otras nuevas doctrinas en conflicto con la fe católica, han demostrado que abdicaron realmente de la fe teológica.

2 – Puesto que el pecado contra la fe por sí mismo da lugar a la separación del Cuerpo de la Iglesia, es imposible admitir que quien está separado de Cristo y de la Iglesia pueda ser al mismo tiempo el Vicario de Cristo y cabeza visible de la Iglesia.

3 – Así pues, aunque los “papas” del Vaticano II fueron elegidos por aquellos que tenían el derecho de elegirlos, su ocupación de la  sede de Pedro no es una ocupación más que material pero sin la autoridad de Pedro.

En consecuencia, hasta que la iglesia decida sobre sus casos, podemos y debemos considerarlos como lo que son,  “papas” que no son el Vicario de Cristo, “papas” para quienes la palabra “¿Quién os escucha a Mí me escucha. ¿Quién os desprecia a mí Me desprecia” no tiene aplicación.

Esta enseñanza, en perfecta armonía con las Escrituras, nos permite decir , como dice san Pablo a los Gálatas, a todos los cardenales, obispos, sacerdotes y creyentes comunes y corrientes que siguen las nuevas doctrinas del Concilio Vaticano II, “0h insensatos obispos, cardenales ( sacerdotes), quién os ha fascinado para que no obedezcáis ya a la verdad? “ (Gal III, 1) Nos sorprende que  tan rápidamente os hayáis desviado de la verdad recibida de nuestros padres para profesar otra verdad. No es que haya otra verdad. Sino que algunas personas quieren destruir la doctrina de la Iglesia Romana “Madre y Maestra de todas las demás iglesias”, la que los Padres ortodoxos os  han transmitido para que vosotros, también la transmitais  completa y en el sentido con que la padres ortodoxos siempre la han entendido. Además, con la misma seguridad que tuvo el Apóstol, podemos decir de aquellos que predican una doctrina nueva: “sint anatema”

Corolario

¿Cómo explicar las diferencias de los teólogos sobre este punto de la doctrina?

Es indiscutible que estos desacuerdos, sobre una doctrina de fe divina, es un escándalo y atrae la maldición de los cielos. “¡Ay de aquel hombre por quien viene el escándalo.” Además, obstaculizan ante todo la defensa de la fe. Por tanto, es deber de todos trabajar para que estos escándalos cesen presionando los sacerdotes de sus centros de misas para que estudien  esta doctrina a la luz de la Escritura y la Tradición.

Los fieles también deben saber, y decirlo,  que todos los que, sean sacerdotes o laicos, continúen afirmando que se trata de una cuestión abierta acerca de la cual, cada uno puede tener su propia opinión, yerran. He demostrado que la infalibilidad del magisterio ordinario del Papa es una doctrina de fe.

Sin embargo, estas diferencias no nos deben asombrar, y menos aún causar sorpresa. El Maestro nos advirtió: “Es necesario que haya escándalos” (Mat. XVIII, 7), y Pablo nos dio la razón de su necesidad : “a fin de que se reconozca a aquellos de vosotros que tengan una virtud (fe,  dice la Biblia de Fillion) probada “ (I Cor XI, 19).

Sea como sea, este comportamiento no es un misterio teológico,  incluso se explica  con facilidad, como demostraré. En primer lugar, quisiera recordar algunas verdades que las almas de buena voluntad, que leen y entienden lo que leen,  podrán sacar un comportamiento práctico católico.

lª verdad. El rechazo de la infalibilidad del magisterio ordinario del Papa es algo nuevo. Es “la herejía del siglo XX.” Hasta el siglo pasado, como ha señalado Dom Nau en el texto citado anteriormente, “se disfrutó de ella con una pacífica posesión”, no impugnada por nadie, y todos los teólogos la  ‘aceptaron’ sin dificultad.

verdad . A través de los siglos, cuando esta verdad fue impugnada, los teólogos siempre han estado divididos. Y en tiempos de crisis, la mayoría de ellos siempre han puesto sus talentos de la parte aparentemente más poderosa. Baste recordar, por ejemplo, la actitud de los teólogos alemanes en el momento de la rebelión de Lutero, y de los ingleses en la época de Enrique VIII.(10)

Como la historia es un “perpetuo volver a comenzar” las divisiones existentes de los teólogos sobre este punto de la doctrina, no deberían sorprendernos, y mucho menos molestarnos.

3ª verdad. Sea cual sea su reputación y los valiosos servicios que prestan con frecuencia a la Iglesia, los teólogos, como tales, no constituyen Magisterio. Por voluntad de Cristo, la Iglesia docente incluye sólo al Papa y a los obispos que están en comunión con él.

Estas tres verdades nos empujan con naturalidad a practicar una regla de conducta, absolutamente segura, bajo la fe católica.

Regla de conducta. Dado que nos hablan-no los teólogos- en su nombre, Dios ha instituido infaliblemente, que cada vez que una doctrina sea claramente enseñada por el Magisterio, como es el caso de la infalibilidad, esta enseñanza nos debe bastar. De hecho, incluso los teólogos en su enseñanza, deben regularse por ello.

Estos últimos, me refiero a quienes son católicos, que verdaderamente aman a la Iglesia y se empeñan en servirla (11) no  deben discutir, ignorar, minimizar, diluir o debilitar esta enseñanza, sino que deben presentar todas las pruebas que puedan encontrar para justificarla.

Hay dos posibles explicaciones para este comportamiento de los  teólogos acerca de la infalibilidad del magisterio ordinario del Papa.

Por mi parte, la veo como una maniobra de los liberales mencionados al comienzo del trabajo. Puesto que no podían negar abiertamente este dogma, se las arreglaron para silenciarla para que la mayoría de los católicos la perdieran de vista y, finalmente, la ignorasen.

Pero no hay que olvidar que si los liberales llegaron a silenciar  completamente  el dogma, para que en la práctica fuera negado por muchos, la responsabilidad recae también, si no principalmente, en los teólogos y obispos católicos que lo permitieron. Aqui se comprueba la certeza del dicho de San Pío X , a quien le encantaba citarlo : “La fuerza de los malos viene de la cobardía de los buenos.”

En el estudio mencionado anteriormente, Dom Paul Nau adelanta otra explicación: 

Todo lo que sucede (desde la promulgación de Pastor Aeternus} sucede como si la brillantez de la definición  hubiera eclipsado la verdad hasta entonces universalmente reconocida “.

Y dice en una nota:

Es comprensible que pudiera introducirse este cambio de perspectiva: desde 1870, los manuales de teología llegaron a establecer en sus propios textos la tesis del Concilio. Ninguno de ellos afrontó  el estudio del magisterio ordinario del pontífice en solitario, por lo que se fue perdiendo de vista. Parecía que el magisterio papal se reducía solamente a las definiciones ex-cathedra. Desde entonces, habiéndose centrado nuestra atención en ellas, nos hemos acostumbrado a considerar las declaraciones doctrinales de la Santa Sede con la única perspectiva de los juicios solemnes: ellos sólos aportarían a la doctrina las garantías necesarias. Pero desde esta perspectiva se hace imposible comprender la verdadera naturaleza del magisterio ordinario. Sin embargo esta perspectiva permanece en más de un autor. “

Con el fin de confirmar la apreciación de este teólogo, aporto aquí dos citas:

“El Papa  ejerce  personalmente un magisterio infalible, no sólo mediante sus  juicios personales , sino también por el Magisterio ordinario que se extiende perpetuamente a  las verdades obligatorias para toda la Iglesia”. (El magisterio ordinario de la Iglesia y de sus órganos . París, 1887, p.98).

“Se llama  magisterio ordinario universal a la enseñanza del Papa y los Obispos en cualquier momento y en cualquier país. Cuando nuestro Señor dijo a sus Apóstoles: “Id y enseñad a todas las naciones”,  no limitó sus poderes a un tiempo y a un lugar determinado. El Papa y los obispos  desempeñan su función de doctores, no sólo en raras ocasiones y ocasiones solemnes, sino siempre y en todas partes “(Boulenger, disculpa Manual, p.399)

Apostilla en el último momento

La revista “Sal de la Tierra, La comprensión de la fe”, N º 3 (revista publicada bajo la responsabilidad de los dominicos del convento de La Haye-aux-Bonshommes, Avrillé F 49.240), me acaba de llegar. Contiene un estudio de l’ Abbé Sélégny, de la Fraternidad de San Pío X, sobre  “El Magisterio… a la luz de la infalibilidad.”

Creo que es mi deber poner en  guardia a mis lectores. El autor de este trabajo,   víctima de la falsa enseñanza ofrecida en Ecône sobre este tema, claramente no entiende  la razón de la infalibilidad magisterial en general,  ni el alcance  de la infalibilidad papal, ni los trucos de los  modernistas que han llegadoa ocupar posiciones claves en la Iglesia desde Pablo VI.

No voy a  volver a escribir mi estudio, sólo voy a comentar algunas deficiencias patentes en el estudio y pedir un deseo.

Finalidad de la infalibilidad magisterial. Un texto oficial nos lo ha recordado. La infalibilidad otorgada al Magisterio es “para guardar santamente” y “para exponer fielmente “ el depósito de la fe (Vaticano I).

En razón de esta finalidad, una conclusión se impone naturalmente, pero también inexorablemente. Siempre que el magisterio * “conserva “ o “expone” el depósito de la fe, está protegido por la infalibilidad prometida. Si no fuera así, y el Magisterio cayera en el error, como dijo el Papa León XIII, la responsabilidad sería de Dios y de nadie más.

Alcance de la infalibilidad papal. El P. Sélégny  afirma que para que sea infalible, el Magisterio debe tener la determinación de enseñar definitivamente“.

Esto no es acertado. Es incluso falso.  porque el magisterio es infalible siempre que se ejerce y  ” se ejerce todos los días “, en palabras de Pío XI.

El abbé Sélégny deja patente  la causa de su error desde el principio de su artículo. Según él, la infalibilidad papal fue definida como dogma de fe en el Concilio Vaticano II.

Trucos de los modernistas que han acaparado los puestos claves  en la Iglesia desde la llegada de Pablo VI. El Señor nos ha prevenido de la habilidad que tienen los hijos de las tinieblas en  sus negocios. ¿Tenemos en cuenta esta advertencia? Por ejemplo, por el mero hecho de que se diga del Concilio Vaticano II  ser un concilio “pastoral”, para este sacerdote y para muchos otros, el  Concilio no está protegido por la infalibilidad y podría enseñar el error sin dejar de ser Magisterio.

Esta afirmación no es más cierta que la anterior. En efecto, el Concilio Vaticano I no definió ” el hecho simple de que  el Papa goza de infalibilidad “. Definió un aspecto de la doctrina de la fe que entonces era rechazada, la infalibilidad personal del Papa en su magisterio extraordinario. Pero la infalibilidad del magisterio ordinario no era cuestionada. Como dijo Dom Nau, “ entonces se la aceptaba con  una tranquila posesión. “ El Concilio no definió nada al respecto.

¡Dios mío!  [¡Alegar que el Concilio V.II haya sido meramente  pastoral! ]¿pero cómo se puede tragar semejante tontería? ¿Acaso en la Iglesia, los concilios pueden ser otra cosa que reuniones pastorales? Y no sólo porque los obispos asisten a él con sus votos de pastores de la Iglesia, sino ante todo porque la pastoral, es decir, la conducta y  defensa de los fieles, justifica su convocatoria. Como ya he señalado con frecuencia a los obispos,  en la Iglesia un pastor que no es al mismo tiempo maestro y doctor, tal vez sirva para guardar vacas, no para llevar una diócesis.

Además, ¿es cierto  que el Vaticano II  haya sido sólo pastoral? Sin duda, Pablo VI lo dijo, pero en una audiencia simple de los miércoles. Sin embargo, que yo sepa, ninguno de los que fueron engañados por esta gruesa mentira  y lo repiten como dogma de fe, no ha dudado ni por un instante que, en esa audiencia simple, Pablo VI gozaba de infalibilidad  hablando ex cathedra.

Para descubrir el engaño de esta alegación y rendirse a la evidencia basta con leer los textos oficiales. De todos los concilios, el Vaticano II fue el menos  pastoral y más doctrinal, hasta el punto de que incluso Pablo VI pudo decir: El Concilio Vaticano II fue mayor que el de Nicea.

Contrariamente a lo que piensa el padre Sélégny, lo diga o no, la enseñanza de un concilio promulgado por el Papa es magisterio extraordinario. Por esta sola razón, no puede contener error doctrinal, ya que está necesariamente protegido por la infalibilidad.

¿Cumplía el Vaticano II las  condiciones suficientes para que la enseñanza sea clasificada automáticamente entre aquéllas del magisterio infalible extraordinario?

Basta con leer los documentos oficiales, especialmente la fórmula solemne con que terminan  justo antes de la firma del “Papa” y de los Padres, para responder afirmativamente y estar convencidos de que la historia del Concilio ” pastoral “ es en realidad una trampa o, si se prefiere, una añagaza de los subversivos para “cloroformizar ” a los Padres” y hacerles respaldar todos sus errores.

Razonamiento de la fe, post factum. Con el Concilio Vaticano II, nos encontramos frente a un hecho.

Convocado el “concilio”por un Papa y presidido por sus representantes,  sus decretos fueron promulgados regularmente por una persona que,  en apariencia por lo menos, era el Papa. Este “concilio” se clausuró hace mucho tiempo. Ahora es ya un hecho histórico.

Santo Tomas dice con razón: “Ningún principio see mantiene  frente a hechos contrarios. ‘

Esta es la doctrina católica: “Debemos creer con fe divina y católica todas las verdades contenidas en la palabra de Dios escrita o transmitida por la tradición y que la Iglesia, mediante un juicio solemne o por su magisterio ordinario y universal, propone como reveladas por Dios. “

El principio es que el Concilio Vaticano II al ser un concilio ecuménico, no puede enseñar el error doctrinal.

El hecho contrario es que los textos promulgados por el “concilio Vaticano II” contienen errores varios.

Siguiendo a Santo Tomás, deberíamos concluir con normalidad que el principio (infalibilidad del Magisterio) desmentido por el hecho contrario, no se tiene en pie.

La fe teologal se opone a tal conclusión. En efecto, aquí, la verdad del principio está garantizada por la veracidad de Dios, que es absoluta.

Pero la veracidad de Dios no suprime el hecho. Permanece en su materialidad y no puede eludirse. ¿Cómo salir de la contradicción?

Tendremos que negar  la contradicción con un  razonamiento estúpido, o  liberaremos las conciencias mediante un razonamiento apoyado en la fe.

 Razonamiento estúpido.  Es el que hacen todos aquellos que al no tener una fe probada, se dejan conducir por el sentimiento. Ellos someten los principios a múltiples contorsiones  para adaptarlos a sus prejuicios y salvar así arbitrariamente las apariencias.

Por desgracia para ellos, los partidarios de esta salida, se hunden inevitablemente en el absurdo blasfemo que mencioné anteriormente y en el libre examen. Además se ven obligados a juzgar sin cesar a una autoridad que reconocen como tal, pero a la que al final  no pueden honestamente  someterse si quieren seguir siendo católico.

Razonamiento de la fe. Ésta es el razonamiento no sólo de los que poseen la virtud de la fe, sino de los que tienen esta virtud  como guía de su comportamiento.

Puesto que están acostumbrados a respetar la ley,  saben que la ley prohíbe resistir a la autoridad. Pero tampoco olvidan que por razón de la misma virtud teologal de la fe deben rechazar las novedades del concilio Vaticano II. Comprenden entonces, a la luz de la fe, que los responsables de las doctrinas erróneas, que no pueden aceptar, no son y no pueden estar investidos por Dios  de la  Autoridad de la que se han desviado.

El problema surgido a la conciencia católica del Concilio Vaticano II, queda de este modo  resuelto conformando el principio con los hechos. A pesar de todas las apariencias contrarias, el llamado “concilio” del Vaticano II no era ni podía ser Magisterio de la Iglesia Católica. El “Papa” que lo aprobó  no ha podido ser investido de la autoridad de Pedro, que es la esencia del papado. Por esto, repetimos, los que usan este razonamiento tienen una certeza de fe.

Último deseo. Que el abbé Sélégni, a quien envío esta crítica de su trabajo, tenga el valor de aceptar  la verdad o  la caridad de refutar teológicamente  el mío. Se lo envío con prioridad.

Notas:

1 Jean de La Fontaine, los animales enfermos de la peste.
2 Ayer, el Arzobispo Lefebvre, Monseñor de Castro Mayer, ahora la Sociedad de San Pío X con todos los sacerdotes, religiosos y religiosas que se encuentran a su paso, todo fue a pique en este punto crucial.

3. 1 mayo de 1992.

4. Hemos leído con provecho que he publicado sobre este tema, en particular, firmes en la fe, N º 1 y 2 de 1988.

5.Cuando un Papa expresa una idea personal, debe decirlo. En el pasado, aquellos de entre ellos que nunca han dejado de especificar.

6.Tel no es el caso de los “papas” del Vaticano IL Enseñan error “ex cathedra”, como los papas en los documentos oficiales y los discursos, en los actos espectaculares que representan, con los ojos del mundo, como cabezas visibles de la Iglesia católica.Consideremos, por ejemplo, Pablo VI, en su viaje y su discurso en la ONU, las actas del concilio que ha promulgado. Para Juan Pablo II, en su discurso, sus encíclicas, su “circo” de Asís, sus visitas oficiales a las iglesias protestantes y la sinagoga de Roma.

7 “El papel de la Iglesia Romana, escribe Dom Nau, fue reconocido por los propios galicanos: “Es el privilegio de la Iglesia romana, un privilegio de ninguna  otra Iglesia particular, el  representar por sí sola, a la Iglesia universal “, dijo Pierre d’Ailly. (8 ocp nota 10).

8. El Vaticano II no lo duda al afirmarlo en el decreto de la Libertad Religiosa. Declaratio de libertate religiosa, No. 12.

9. ¿Cuántas religiosas  (contemplativas, enseñantes o activas) son engañadas en este punto?. ¿Cómo no comprenden que al seguir obstinadamente la posición aberrante de Mons. Lefebvre y de su Fraternidad, de forma indirecta, niegan la divinidad de su Esposo.

10. En la resistencia al Concilio Vaticano II, el partido más numeroso está formado por la Fraternidad del Arzobispo Lefebvre. ¿Qué hay de  sorprendente al ver al grupo más  numeroso de teólogos  después de él  inclinarse y tratar  de defender su posición, insostenible en términos de fe, repitiendo  veinte veces  los argumentos refutados? En tiempos de crisis, incluso entre teólogos, la parte  gregaria de los hombres llega a sobresalir. “Monseñor dijo” se convierte en la mayor prueba. El Abbe Froehly una vez escribió en su informe: “Si Monseñor  dice que la tierra es cuadrada, los tradicionalistas de un extremo al otro de la tierra, dirán que la tierra es cuadrada.”

11.He aquí dos citas para los teólogos que desean servir a la Iglesia en la crisis actual. La primera es la de Pío XII. “Si los papas en sus actos juzgan expresamente sobre una cuestión que antes era controvertida, todo el mundo entiende que este asunto, en la mente y la voluntad de los Pontífices, ya no se considera como cuestión abierta entre teólogos “ (Denz. 2313).

Añado al texto el comentario habido   en el documento el siguiente comentario.

10 replies »

  1. Excelente artículo, pero que necesita alguna apostilla:

    Totalmente de acuerdo, la raíz de todos los cismas y herejías está en el orgullo y rebelión de los hombres que rechazan someterse al Soberano que el Señor ha puesto sobre sus cabezas.

    Ya hemos visto cómo, desde el siglo XIV, se levantó una rebeldía contra el Orden Divino, hermosamente expuesto en la Bula Unam Sanctam, y se pretendió que un Papa podía caer en herejía, precisamente para poder negar la validez perpetua de esa Bula.

    Pueden leer El Nombre de la Rosa, de E. Eco, para hacerse una idea de las doctrinas absolutamente heréticas y subversivas que ya se discutían con total impudencia en la primera mitad del S. XIV. Por la misma razón que los griegos con Honorio, inventaron los pro-cátaros la supuesta Herejía de Juan XXII, que les permitía negar tranquilamente la infalibilidad del Magisterio Ordinario, tanto como la indefectibilidad personal de la Fe del papa.

    Sus sucesores no harán más que bordar sobre el mismo tema. Viéndose derrotados en el tema del Magisterio Extraordinario, sabían que si no lo impedían, las siguientes sesiones del Concilio definirían también con toda precisión la infalibilidad del Magisterio ordinario, no sólo del Ordinario Universal, sino también, del Ordinario del Papa solo.

    Así que hicieron estallar la guerra franco-prusiana, e invadir Roma por las tropas italianas, dejando a Pío IX prisionero en el Vaticano.

    Desde entonces, no han cesado de deformar la interpretación de la definición de 1870, hasta pretender el absurdo de que el Papa es SÓLO infalible en sus definiciones solemnes.

    Siendo las palabras del Señor tan claras, y su interpretación no dudosa, me asombra hasta qué punto ciertos teólogos logran hacer oscura hasta la luz de mediodía de Agosto.

    El Señor ni se engaña, ni nos engaña, ni es un impotente.

    Repetiré aquí lo que el Papa san León IX decía a los cismáticos “ortodoxos”, tempranos negadores de la infalibilidad de Pedro viviente en sus sucesores, precisamente en el infausto año 1053, justo antes de consumarse el cisma ya latente:

    “¿Alguien estará bastante LOCO como para firmar que la oración de Aquél para quién querer es poder haya podido quedar despojada de efecto, aunque sea en un sólo punto?¿Acaso la Sede del Príncipe de los Apóstoles en su Iglesia Romana, por el mismo Pedro, o por sus sucesores, no ha condenado refutado y vencido todos los errores de los herejes? ¿Acaso no ha confirmado los corazones de sus hermanos en la Fe de Pedro, QUE HASTA AHORA NO HA FALLADO, Y QUE, HASTA EL FIN, NO FALLARÁ JAMÁS? (S. León IX, carta In terra pax, 2 de Septiembre 1053)

    Y ¿Qué es fallar, sino enseñar el error, aunque sólo sea una vez? Si el Papa dice que no ha fallado nunca, ¿Alguien se atreverá a contradecirle, ganándose el apelativo no sólo de hereje, sino directamente de loco? (Y conste que lo dice un santo canonizado, como aviso a los calumniadores de los santos papas Liberio, Honorio et reliqua…).

    Lo que dice el artículo sobre la estricta obligación que tenemos de adherir al Magisterio por motivo de Fe sobrenatural tienen un importantísimo corolario: Si hay obligación incondicional de abrazar la verdad enseñada por la Iglesia, es porque primero ha habido una Promesa IGUALMENTE INCONDICIONAL DE QUE SIEMPRE NOS SERÁ ENSEÑADA LA VERDAD SIN MEZCLA DE ERROR ALGUNO.

    De lo contrario, estaríamos en un estado de intolerable servidumbre, teniendo que obedecer y abrazar por motivo de fe sobrenatural unos contenidos que podrían ser erróneos.

    Sólo en la mente perversa de un Guillermo de Ockham, que negaba toda la realidad de los conceptos y las leyes inmutables de Dios, que Él mismo observa después de haberlas promulgado, puede caber que todo un Dios pueda obligar a sus criaturas, bajo pena de condenación, a abrazar el error, porque lo manda el Príncipe, en esto caso eclesiástico, poco más tarde, cualquier politicucho con ínfulas de Mesías.
    Así se entiende que las cosas son buenas (o verdaderas) porque las manda el príncipe, cuando lo contrario es verdadero: Dios manda creer las cosas porque son buenas y verdaderas en sí mismas, (porque participan de la verdad, bondad y belleza de Dios)y no pueden dejar de serlo, ni el Papa puede dejar de ser verdadero.(Porque participan también de esa misma verdad, bondad y belleza, que luego comunica al resto de la Iglesia).

    Los falibilistas son los últimos herederos del nominalismo, aunque se pretendan tomistas.

    Hay un texto que se echa cruelmente en falta en este excelente artículo: La Bula de Paulo IV Cum ex apostolatus, que habla precisamente sobre el tema de un Papa aparente, pero en verdad ilegítimo, no por haber caído en herejía o cisma como tal, sino por ser ineligible.

    Y dice Pablo IV en su Bula: “No debe ocurrir que se pueda acusar al Papa de herejía“, porque por una parte, sabía perfectamente que es imposible que un Papa verdadero caiga en herejía, y porque, por otra parte, sabía que los enemigos de la Iglesia no cejarían hasta sentar a uno de los suyos en el trono, y que a través de sus herejías, quitaría la Fe de los fieles en la infalibilidad de los Papas, sobre la que se apoya todo el resto del edificio de la Iglesia, como sobre una roca.

    Por ello, es imposible que un Papa canónicamente elegido, pueda caer en error contra la Fe, aun simplemente como persona privada, por cuya causa perdería el Pontificado ante Dios, pero seguiría siendo materialmente Papa ante los fieles.

    Lo que dice Paulo IV es que el tal no ha sido nunca válidamente Papa, y por ello, no cabe Papa “material“. Y se cuida bien de precisar que esa elección es nula de pleno derecho, siempre lo será, no es sanable, no da derecho a nadie, no se puede decir que conserva ciertos derechos o facultades, ni siquiera virtualmente.

    Con ello, el Papa estaba refutando la llamada Tesis de Cassiciacum, que es lo que aparece en filigrana tras las palabras del buen P.Barbara.

    En cuanto a lo que dice, que Nuestro Señor cegaría ese papa materialiter, y lo obligaría a decir una herejía, ¿Quién se atrevería a sostener honradamente tal cosa? ¿Se convertiría el Señor en causa de condenación de los hombres? En modo alguno…

    Los hechos han demostrado abundantemente que aunque esos presuntos papas hayan proferido no una, sino miles de monstruosas herejías, la mayor parte de los antiguos católicos, o no se han enterado, o han mirado para otro lado, cuando no defienden a capa y espada las herejías de su ídolo, que no papa, haciendo bueno a Ockham y todo el nominalismo. “El jefe, (cualquiera que sea), siempre tiene razón“.

    Sin embargo, es posible que tenga una cierta razón: Pablo IV prefigura en su Bula una situación en la que un papa ilegítimo por herejía antecedente es acogido como legítimo por toda la Iglesia, gobierna pacíficamente muchos años, sin que nadie se dé cuenta de nada.
    ¿Cómo se cerciorarán los fieles del vicio de origen inhabilitante, que hace ilegítimo a aquél que todo el mundo ha acogido como su máximo pastor?

    “Se conoce el árbol por sus frutos”
    Nuestro Señor no lo va a empujar a la falta, sino que él mismo, como Judas, manifestará lo profundo de su corazón, normalmente, por toda una serie de actos de gobierno, u omisiones significativas, que pondrán en alerta a los demás pastores de la Iglesia, y a los demás fieles.

    Ni siquiera haría falta que enseñase oficialmente el error. Así como Pascual II, tras haber otorgado el Privilegium, fue amenazado de ser sospechoso de no haber sido nunca Papa, por dos santos obispos canonizados, como Bruno de Segni e Yvo de Chartres, así pensaba Pablo IV que reaccionarían los fieles. No sospechó el grado de envilecimiento, pérdida de las esencias, y de la verdadera doctrina sobre la infalibilidad e indefectibilidad del Papa que iba a afectar a los católicos del S.XX, mucho antes de Vaticano II.

    Dos siglos de lavado de cerebros liberal-masónico, y de aceptación gozosa de toda una serie de monstruos como legítimas autoridades políticas no podían haber pasado en balde…

    Dice que la Iglesia no se ha pronunciado sobre la hipótesis de un Papa caído en herejía, ¡Cosa más falsa! La Iglesia viene repitiendo desde siempre que la Fe de Pedro es indefectible, INMUNIZADA CONTRA LA HEREJÍA O CUALQUIER OTRO ERROR REFERIDO A SU OBJETO PROPIO.

    Era evidente que eso era imposible, como aún repetía la diputación de la Fe cuando el Vaticano I.

    Papas que no son Vicarios de Cristo, ¡Habráse visto absurdo! Como si pudiera haber círculos cuadrados, o pecados virtuosos.

    Una cuestión abierta, opinable, eso es lo que otros quisieran que nosotros pensáramos de la posición que niega toda legitimidad (ni siquiera material) a los jerarcas conciliares. Pues no, como ven, si la sostenemos, es precisamente porque viene imperada por la Iglesia, que zanjó el tema de la manera más solemne, hace más de cuatro siglos, aunque sus enemigos se hayan esforzado por esconder esa sentencia, y sus hijos se hayan dormido en los laureles…

    Me gusta

  2. Vicario:
    El que ‘hace las veces de’… Persona cuya funcion o razon de ser es actuar de la misma manera que el representado, siguiendo en todo su forma de pensar y actuar.

    El Vicario de Cristo, es, mas que cualquier otro hombre, el “Alter Christus” (otro Cristo) por excelencia, ya que Cristo mismo le concede su propia infalibilidad para explicar y confirmar a las ovejas en la Doctrina Revelada por el mismo.
    ———————————————————————–
    Benedicto xvi????
    ‘alter christus’????
    El que obra como el representado y CONFIRMA a sus ovejas en la Fe Ortodoxa???

    Me gusta

  3. Pero estas dos formas de Magisterio, infalible u ordinario, no se contradicen necesariamente ni deben separarse ni dividirse más allá de lo debido. El artículo traído y los comentarios del editor, a mi modesto entender, caen en una falsa concepción considerando que los que le contradicen suponen que el magisterio infalible del papa es el solemne; tesis que no es cierta, al menos en todos. Pero eso no es así, el papa es infalible cuando habla ex cathedra. Y para que el papa hable ex cathedra no se requiere que su juicio o definición sea solemne. Por lo tanto, los que afirman que el papa sólo es infalible cuando define ex cathedra de forma solemne, yerran a mi entender; pero los que sostienen que los actos del papa en su magisterio ordinario son, todos, irreformables, se equivocan. Pues la cuestión es que siempre que el Papa habla ex cathedra es infalible, lo cual puede hacer mediante una declaración solemne o en su magisterio ordinario. El magisterio ordinario puede ser, por lo tanto, infalible o no, cuestión que sólo se distingue conociendo si el papa habla ex cathedra o no.

    De este equívoco, surge la paradoja de que los que defienden que el magisterio ordinario del papa es infalible siempre, mantienen la misma postura de que los defensores acérrimos del conciliábulo – véase a Ocariz- , distinguiéndose sólo en que éstos reconocen como legítimos a los papas postconcileres, mientras que éstos no; por lo cual les resulta imposible a ambos salir de una repetida petición de principios; y por otra parte están los que defienden que el papa es sólo infalible en una declaración de magisterio solemne o extraordinario, sometiendo a libre examen el resto de su magisterio, caen casi en el libre examen protestante. Ambos no distinguen la nota característica de la infalibilidad, muy clara en el Concilio Vaticano I, que hable ex cathedra.

    Porque, en efecto, el magisterio ordinario expresa, a niveles distintos que el solemne, pero unidos y relacionados entre sí, la naturaleza de la enseñanza magisterial de la Iglesia. El Magisterio ordinario constituye un momento avanzado y peculiar del camino de la Iglesia en la comprensión cada vez más plena de la verdad, bien afirmando lo ya definido como doctrina inamovible, bien aplicándola a la casuística del siglo, o desplegando su esplendor escondido.. Pero precisamente por este motivo no totaliza este camino, sino que el Magisterio ordinario representa el camino habitual mediante el cual se anuncia en la Iglesia la doctrina de la verdad, habiendo que distinguir en el mismo cuál, entre sus partes, afirma una doctrina anterior ya infalible y por tanto irreformable o anuncia un despliegue más profundo de la verdad, de aquellos otros argumentos, realidades históricas, hechos contingentes..que forman, por sí mismo, el núcleo al que se aplica la infalibilidad.

    Al fin del discernimiento de cuándo habla ex cathedra el papa, al margen de si lo hace de forma solemne u ordinaria, los teólogos más sinceros distinguen lo siguiente

    Sujeto de la infalibilidad es todo Papa legítimo, en su calidad de sucesor de San Pedro, príncipe de los Apóstoles ; pero solamente el Papa, y no otras personas u organismos a quienes el Papa confiere parte de su autoridad magistral, v.g., las congregaciones pontificias.

    Objeto de la infalibilidad son las verdades de fe y costumbres, sobre todo las reveladas, pero también las no reveladas que se hallan en íntima conexión con la revelación divina

    Condición de la infalibilidad es que el Papa hable ex cathedra (que no quiere decir de forma solemne solamente). Para ello se requiere : a) Que hable como pastor y maestro de todos los fieles haciendo uso de su suprema autoridad apostólica. Cuando habla como teólogo privado o como obispo de su diócesis, entonces no es infalible, aunque se puede reconocer la indefectibilidad (entiéndase correctamente) . (3) Que tenga la intención de definir alguna doctrina de fe o costumbres para que sea creída por todos los fieles. Sin esta intención, que debe ser fácilmente conocible por la fórmula usada, que no tiene que ser una proclamación solemne, o por las circunstancias, no puede haber definición ex cathedra.

    La asistencia consiste en que el Espíritu Santo preserva al Supremo maestro de la Iglesia de dar una definición errónea («assistentia negativa») y le conduce, en cuanto sea necesario, al recto conocimiento y proposición de la verdad, valiéndose para ello de gracias externas e internas («assistentia positiva»). La asistencia divina no dispensa al sujeto del magisterio infalible de la obligación que tiene de esforzarse por llegar al conocimiento de la verdad con los medios naturales, principalmente con el estudio de las fuentes de la revelación; cf. Dz 1836.

    Hay que atender al tipo de documento que el Sumo Pontífice utiliza, para discernir con más facilidad cuando habla ex cathedra, así como a las distintas fórmulas con que lo hace. Será más fácil ver esa nota en una Bula, que en una carta apostólica, aunque no necesariamente deba ser así..A tales efectos, les dejo los documentos formales principales que usa un Papa, por lo que ayuda a saber cuando habla ex ctahedra:

    CARTAS ENCICLICAS: documentos del papa, dirigidos a los Obispos, sobre un tema importante. El título consigna las primeras palabras del texto, generalmente en latín.

    EPISTOLAS ENCICLICAS: son poco frecuentes y se usan para dar instrucciones, por ejemplo, sobre un Año Santo.

    CONSTITUCION APOSTOLICA: por este medio, el papa ejerce su autoridad sobre temas administrativos. Por ejemplo, creación de una nueva Diócesis.

    EXHORTACION APOSTOLICA: se utiliza normalmente después de una reunión de Obispos.

    CARTA APOSTOLICA: dirigida a un grupo de personas: A las familias, a las Mujeres.

    BULA: utilizada para asuntos judiciales; ej.: “Unigenitus”, que condenó la tesis jansenista sobre la gracia irresistible (l7l3).

    MOTU PROPRIO: documento en que se expresa el Papa “por sí mismo”. Ej.: la proclamación de un Santo como Patrono de un determinado colectivo.

    En definitiva, la nota característica de la infalibilidad del Papa es la de hablar ex cathedra, al margen de la formalidad de su magisterio, y cuyas condiciones las tienen más arriba, aunque habría que profundizar mucho más, a raiz de la actual crisis de la Iglesia cuyos teólogos ma´s fidedignos, apenas pudieron imaginar; de ahí la dificultad y los distintos intentos de solución entre los que quieren mantenerse fieles a la Tradición, que no hay que considerar, a priori, mal intencioandos.

    Me gusta

    • Estimado Sofronio: Por más que lo medito no acabo de comprender de donde saca Ud.- bien que, en palabras suyas, a su modesto entender- que tanto el autor como el editor crean lo que Ud. dice:
      El artículo traído y los comentarios del editor, a mi modesto entender, caen en una falsa concepción considerando que los que le contradicen suponen que el magisterio infalible del papa es el solemne; tesis que no es cierta, al menos en todos. Pero eso no es así, el papa es infalible cuando habla ex cathedra.

      El autor opone constntemente a “magisterio ordinario” el “magisterio extraordinario”- aunque a veces lo llama “magisterio público y oficial”. De hecho la palabra “solemne” el autor la pronuncia referida a la expresión del mismo Papa Pío IX, que explica que a veces “el magisterio comporta ..proceder con definiciones oportunas y solemnes” como se ve en la cita siguiente

      El ejercicio ordinario del magisterio, es el de todos los días. En otras circunstancias, el mismo magisterio se ejerce pero de otra manera. Dejemos al Papa Pío XI, hacer precisiones:
      “En las ocasiones en que hay que oponerse con mayor eficacia a los errores y a los ataques de los herejes, o hacerlo con mayor claridad o detallando ciertos aspectos de la doctrina sagrada a fin de que sean mejor comprendidos por los fieles, el magisterio comporta entonces la misión de proceder por decretos con definiciones oportunas y solemnes” (Mortalium Animos).

      El autor aclara: Entonces se da su ejercicio solemne o extraordinario.

      Pero tanto en la mente del papa como en la del autor no se pueda extraer que se refieran a magisterio solemne com POMPA. Por eso el autor habla de magisterio extraordinario, frente al magisterio ordinario que es el de todos los días.

      Por su parte el editor del blog no ha escrito la palabra SOLEMNE en su preámbulo. Antes bien se refiere a los opositores que “niegan la infalibilidad del magisterio ordinario pontificio” sin especificar para nada que ellos sólo admitan el magisterio solemne.
      Yo creo que Ud. confunde solemne con pompa. Tanto en las definiciones con “pompa” como la de la Inmaculada Concepción, como las definiciones ex-cathedra, tienen su grado proporcionado de solemnidad, aunque éstas últimas meramemte en la fórmula de la bula o documento. Considere, por ejemplo, la bula “Licet ea” ex-cathedra que usa la siguiente formula para condenar al que sostenía que “
      Ecclesia Urbis Romanae errare potes” (esto forzosamente tiene que entenderse también del magisterio ordinario del papa como así lo entendió él mismo):
      Nos, declaramos (…) que las proposiciones precitadas son falsas, contrarias a la santa fe católica, erróneas, escandalosas, totalmente extrañas a la verdad de la fe, contrarias a los decretos de los santos Padres y a las constituciones apostólicas y que ellas contienen una herejía manifiesta” Seguidas de esta solemne declaración:
      y las otras (proposiciones) que Nos dejamos en silencio a causa de su enormidad (que aquéllos que las conocen las olviden, y que aquéllos que no las conocen no sean puestos al corriente por nuestra presente), Nos, las declaramos falsas, contrarias a la santa fe católica, erróneas, escandalosas, totalmente extrañas a la verdad de la fe, contrarias a los decretos de los santos Padres y a las constituciones apostólicas, y conteniendo una herejía manifiesta” (¿Le parece poca solemnidad la que hay en estadefinicón ex-cathedra? (Sixto IV: constitución apostólica bajo la forma de bula Licet ea de agosto 9 de 1478).. Y esta solemnidad en la expresión, también se da en los documentos del concilio vaticano II, que llevan aneja junto a la firma del papa fórmulas solemnes que Ud. mismo puede ver.

      Ud. sigue diciendo:
      “El magisterio ordinario puede ser, por lo tanto, infalible o no, cuestión que sólo se distingue conociendo si el papa habla ex cathedra o no”. ¡Pues esto es lo que rebate el autor con múltiples argumentos. Los más fuertes son los extraídos de la letra evangélica. Diciendo eso da la impresión de que Ud. o no ha leído el artículo o no ha comprendido nada de lo que en él se dice.

      Sigue Ud: “De este equívoco, surge la paradoja de que los que defienden que el magisterio ordinario del papa es infalible siempre, mantienen la misma postura de que los defensores acérrimos del conciliábulo” .
      En efecto el autor, y yo también” defendemos que los concilios son un acto extraordinario del magisterio. Aunque fueran meramente ordinario o auténtico (palabra nueva inventada por los psudo papas conciliares y teólogos modernistas, y usada or Ocáriz para meterse en un laberinto) serían infalibles. Pero en realidad, el CVII es una acto del magisterio extraordinario, con fórmulas de aprobación “Ex-cathedra” y muchas veces con gran pompa. Y además declarado “mayor” que el de Nicea por el falso papa que lo aprobó.

      Ud. sigue diciendo:
      habiendo que distinguir en el mismo cuál, entre sus partes, afirma una doctrina anterior ya infalible y por tanto irreformable o anuncia un despliegue más profundo de la verdad” . Pero este galimatías ¿qué es?. El magisterio ordinario es de por sí infalible porque es el magisterio que Cristo encargó para transmitir la verdad evangélica, se refiera o no al magisterio anterior irreformable o no.Lo único cierto en lo que Ud dice es que algunas veces podría referirse[si fuera cierto] a cosas que no caen dentro de la Fe u de la moral. Y entonces no sería infalible porque ni siquiera sería magisterio pontificio .
      Lo cierto es como dijo Pío XI “ El Magisterio es infalible ante todo para enseñar sin error los misterios de Dios, lo cual lo hace todos los días. Y, sea extraordinario, en intervalos grandes de tiempo, con pompa o sin ella, sea extraordinario pero más frecuente en bulas y documentos ex-cathedra con las formulas requeridas, sea ordinario sin estas fórmulas ex-cathedra, sea ordinario y limitado a grupos, o alocuciones domésticas… siempre, como asegura Pío XI es infalible, es decir no puede caer en el error.
      Oiga Ud. a Mons. D’Avanzo,en nombre de la diputación de la -fe en el CVI:
      Hay en la Iglesia, un doble modo de infalibilidad : el primero es ejercido por el magisterio ordinario
      la Iglesia también enseña verdades de fe cotidianamente, con la asistencia del Espíritu Santo. Ella enseña verdades bien sea las definidas, bien sean las expícitamente contenidas en el depósito de la revelación, pero aún no definidas, o, finalmente, las que son objeto de una fe implícita. Estas verdades la Iglesia las enseña todos los días, tanto por el Papa principalmente, como por los obispos en comunión con él. Todos, el Papa y los obispos, son infalibles en este magisterio ordinario, con la misma infalibilidad de la Iglesia.

      O como dice León XIII:
      Por tanto, siempre que la palabra de este magisterio dice que una verdad forma parte de la doctrina divinamente revelada (8) , todos deben con certeza tenerla por verdadera, porque si fuera errónea, se seguiría que Dios mismo es el autor del error de los hombres, lo cual es evidentemente absurdo.
      Su postura, permítame que le diga es la que el autor señala como absurda blasfemia a la que necesariamente conduce al error de los que niegan la infalibilidad del Magisterio ordinario (9), que se “ejerce todos los días por el Romano Pontífice y los Obispos en comunión con él”.

      O si me lo permite pero sin ánimo de ofenderle antes bien deseando que abandone el marasmo de sus explicaciones, su postura me recuerda la que el autor califica de :
      Razonamiento estúpido. Es el que hacen todos aquellos que al no tener una fe probada, se dejan conducir por el sentimiento. Ellos someten los principios a múltiples contorsiones para adaptarlos a sus prejuicios y salvar así arbitrariamente las apariencias.

      Estas contorsiones,cabriolas, equilibrismos, retorcimientos, “fraygerundismos” limitaciones arbitrarias de los textos evangélicos y de las sentencias de los Santos Padres y de los papas en su magisterio, que una y mil veces se les ponen ante los ojos, pero que nunca acaban de aceptar, por seguir en sus treces y en la posición que está arruinando a la Iglesia, que escandaliza a los fieles, y que Cristo con seguridad echará en cara a los difamadores de la Verdad, Él mismo quien dijo -“Qui Vos audit Me audit”; todo esto digo es lo que un alma recta ve y comprende en los dichos y argumentos de quienes no hace falta citar y Ud. lee en los blogs españoles, llamados, católicos.
      ¡Qué paz y qué libertad se obtiene de la verdad evidente: El concilio y sus papas no son tales ni hacen el magisterio que Cristo había encomendado, PORQUE SON FALSOS PAPAS, y su falsa Iglesia Oficial, conciliar es la Iglesia de que hablaba Julia Jahemny cuyo post leer leer en el blog y también a la que se refería Soeur Nativité de Bretagne, también en este blog.
      Carísimo, perdóneme si he podido ofenderle. Lejos de mí que sólo pretendo su salvación y el aumento de su gracia.

      Me gusta

  4. Comprendido todo esto¿que nos queda?
    Pues no pretendo oscurecer la verdad por el entrañable afecto que tengo por la Fraternidad San Pío X, al contrario, para dolor de mi corazón he tenido que abandonar ese bastión, por comprender que era indefendible la posibilidad de UN PAPA HEREJE. (así como antes abandone la Iglesia Conciliar y todos mis grupos de oracion)
    Pero mi pregunta va a lo siguiente, quien como yo tiene una buena cantidad de seres queridos alejados de Cristo y su Iglesia, los cuales han sido enajenados por el mundo y sus seducciones, a ¿dónde les llevaría? cuando digo, vuelvete a Dios´, ve a Misa los domingos, confiesate, comulga, etc. para a continuación decirles que no a la iglesia visible, sino a donde yo voy, y ya no es la Fraternidad, sino una pequeña capilla adosada a la cochera de una casa, se razcan la cabeza y si les doy pormenores prefieren no escucharlos, porque presuponen “si yo estoy alejado de Dios, esta ya está delirando”, pretende me acerque a Dios y me adhiera a una secta, y los comprendo de veras, pero ¿como tratar de “convertir”, a quien ni siquiera le importa la fe, y hacer llegar a las conclusiones a que he llegado siendo que me llevó tantos años de reflexión,lecturas bíblicas, meditación y exposiciónes de las posturas católicas y no católicas de la defensa de la fe y que ven en mi fluctuación, léase, aparicionismo, carismatismo, lefebvrismo para terminar en sedevacantismo, no una búsqueda de la verdad sino una falsa religiosidad y o que se yo,?
    Cuando todos en el entorno son tan felices con su Iglesia conciliar, con su Papa, con sus Misas Novus Ordo, con sus sacramentos deformados y con su “ejemplar” modo de vida.
    Que si les hablas de Asis y les muestras las fotos dicen que es un fotomontaje, que si hablas de la defensa de la fe, dicen que eres un protestante, que si les hablas de que un Papa no puede errar, dicen que es un pecado juzgar a “sus ungidos” del que no saldré ilesa, que si les hablas del la infiltración dentro de la Iglesia o de la conjura del Alta Venta o de la Oración de León XIII, etc, de las Apariciones de la Salette, te dicen que es para mañana. para el prox. Papa, un desastre. Un soberano desastre.
    De repente dan ganas de abandonar esta lucha por lo imposible de llevar a Dios a las almas que están lejos, ante tan “evidentes, tradicionales y bondadosas intenciones de los que me contradicen”,
    Si que encuentro paz en los estudios y escritos que anteceden y los muchos otros que en este post, avalan con VERACIDAD la posición a que he arribado de reconocer que un verdadero Papa no puede ser hereje.
    Pero esa paz se derrumba cuando a los que por Providencia Divina debiera conducir hacia Dios, no solo no los acerco sino que los alejo,(aprovechándose de la virtual situación de ser contradicha por los mejores) maniatada por los hechos y dichos de los que me rodean, como la oveja negra de la familia, el objeto de sus oraciones, el escándalo para sus piadosos,
    Un martirio interior agobia mi alma y me hace pensar ser un Quijote que ha perdido la razón y solo pelea con molinos de viento, y la hace clamar constantemente: “Dios mío, Dios mío, por qué me haz abandonado”

    Me gusta

    • Muy apreciable Adri:

      Y bien que lo dices, es asi… somos “lo ultimo de lo ultimo” en cosa de religion… somos el “enemigo publico No. 1” ganado a pulso…

      Somos “enemigos de la iglesia” porque nos ponemos “al mismo nivel que los testigos de jeovha o que los masones, que odian y atacan a la iglesia y al santo padre”

      Entiendo perfectamente de lo que hablas, y puedo hacerme una idea de la angustia que esto conlleva… (‘y si estamos en el error?’) es una duda o tentacion que me parece posible ataque a todos…

      Es POSIBLE que estemos errados?… si… es POSIBLE… es PROBABLE que estemos errados?… no, no es PROBABLE…

      (es posible que mañana caiga a las 13:45 pm un meteoro sobre la torre eifel y la haga añicos?… si, es posible, pero, es infinitesimalmente improbable)

      Pero, a diferencia del Quijote, quien no captaba la realidad como es, nosotros (dentro de los limites humanos) si CAPTAMOS la realidad como es…

      Una teoria (o explicacion probable de la realidad) para que pueda ser considerada como PROBABLE EXPLICACION ha de cubrir algunos pasos:
      a) Describir toda la fenomenologia
      b) Explicar TODOS los fenomenos (sin distingos)
      c) PREDECIR el comportamiento futuro.

      Cuando comparo lo observdo en la realidad, con lo que Dicta la Iglesia, descubro que por muy sorprendente que sea, se ajusta a los hechos… y cuando, al pasar de los años, veo que el cariz que toman las cosas va agravandose y cumpliendose en sus peores escenarios, confirmo que la explicacion es la correcta.

      Aunque, Dios tiene formas de pensar, percibir y discernir inexplicables por nosotros… Dios es mucho mas impredecible que cualquier otra cosa que exista… Ve posibilidades donde nosotros no las vemos… Aunque, algo que Dios jamas hara, es HACER CIRCULOS CUADRADOS. por muy Dios que sea, no los hara.

      Solo Dios sabe cuales de nuestros presupuestos (deducciones) que nosotros vemos como culitativos, el sabra si son cuantitativos…

      Aunque una cosa si tengo clara: Nuestras teorias (o posiciones teologicas, es lo mismo), SON CONGRUENTES con la Doctrina y con la Realidad…

      Y es ahi donde encuentro descanso, para lidiar con un mundo HOMOCENTRICO, que ha rechazado, abandonado, ridiculizado y negado la realidad TEOCENTRICA.

      Saludos y Dios ayude, de fortaleza para continuar, y luces para comprender.

      Me gusta

  5. My right esteemed fellow Sofronio:

    Desde el principio de su comentario, parece Ud. estar haciendo una distinción entre dos formas de Magisterio, el uno infalible, (supongo que extraordinario) y el otro ordinario (y supongo que falible).

    Como sabrá, las terminologías que usamos en la expresión de los dogmas de la Iglesia pueden, en ciertas ocasiones, acarrear confusiones muy penosas de solucionar. Me temo que ésa sea la situación con la expresión ex cathedra.

    Encontramos esa expresión en primer lugar en la cátedra de Moisés, a la que Nuestro mismo Señor se refería, mandando que se obedecieran a los que en ella se sentaban, porque el Espíritu Santo les impedía enseñar el error.

    Eso mismo creyeron todas las generaciones cristianas durante más de un milenio acerca de la Cátedra de Pedro en Roma, sin hacer distinciones entre uno u otro modo de enseñanza.

    Sólo cuando en el S. XIV, algunos obreros de iniquidad empezaron a querer deponer al Papa por herejía, se empezó a desarrollar por parte de los teólogos un vocabulario capaz de manifestar los diversos modos en que se expresaba una única autoridad siempre infalible.

    Por juicios ex cathedra se entendió siempre los juicios más categóricos que solía emitir el Papa con el fin de terminar una controversia, condenar un error, o por alguna otra grave causa.
    Y esto, el Papa podía hacerlo con solemnidad, en un Concilio, con Encíclica o Bula, o con un instrumento tan modesto y poco solemne como un simple Breve. No importa el medio, sino que el Papa entiende zanjar la cuestión, condenar un error, o enseñar con la máxima autoridad.
    Todo el mundo entendía que el Papa, haciendo esto, era siempre infalible.

    Precisamente para escapar de esas condenaciones, los conciliaristas, galicanos o jansenistas sostuvieron que el juicio del Papa no era irreformable (aquí tiene el segundo término problemático) hasta que la Iglesia no hubiera dado su consentimiento.

    Es precisamente a esa opinión a la que van a contestar los Padres de Vaticano I, definiendo que en esos juicios más solemnes, el Papa es infalible ex sese, non ex consensu ecclesiae.

    Pero no dice nada del Magisterio de todos los días, en que todo el mundo sabía que el Papa era igualmente siempre infalible, aunque no utilizara todo el peso de su autoridad, y todavía concediera cierto margen de maniobra a los doctos, para que hicieran su trabajo de reflexión y elaboración teológica.

    Si le hubieran dado tiempo, el Concilio también hubiera definido con todo cuidado la infalibilidad incondicionada del Magisterio Ordinario, por eso procuraron que la guerra lo impidiera, para restringir lo más posible la infalibilidad a los juicios solemnes que acababan de ser definidos en el Concilio.
    ¿Qué mejor que traicionar al Concilio sirviéndose de las palabras mismas del Concilio?

    Pasemos ahora al segundo término controvertido: Me intriga mucho qué es lo que entienden exactamente por Juicio no definitivo, o reformable? Acaso, que el Papa puede enseñar como verdad, hoy, lo que quizás mañana, él mismo, o alguno de sus sucesores desmentirá?
    Por lo que tendríamos la obligación de aceptar hoy, bajo severísimas penas, incluso de excomunión y condenación eterna, lo que más tarde resulte ser falso?

    O peor, resultaría entonces que no habría obligación en conciencia de acoger como dicho por Nuestro Señor (Qui vos audit, Me audit) la palabra oficial del Papa, sino sólo de observar un obsecuente silencio, salvo que la conciencia personal nos impulse a protestar?

    Y ¿Dónde quedaría entonces el oficio de Pedro de confirmar con autoridad a sus hermanos, y de ser fuente de unidad tanto doctrinal como jurisdiccional?

    Seríamos entonces como mis connacionales anglicanos de la High Church, que reconocen una cierta infalibilidad extensa, es decir, que lo que la Iglesia-comunidad ecuménica de todos los cristianos “de Tradición” acepte, eso es la verdad, mientras que las doctrinas católico-romanas no pasarían de “particulares”, o “provisionales”.

    Leo en la Catholic Encyclopedia:

    From these considerations we are justified in concluding that if Christ really intended His promise to be with His Church to be taken seriously, and if He was truly the Son of God, omniscient and omnipotent, knowing history in advance and able to control its course, then the Church is entitled to claim infallible doctrinal authority. This conclusion is confirmed by considering the awful sanction by which the Church’s authority is supported: all who refuse to assent to her teaching are threatened with eternal damnation. This proves the value Christ Himself set upon His own teaching and upon the teaching of the Church commissioned to teach in His name; religious indifferentism is here reprobated in unmistakable terms.

    Nor does such a sanction lose its significance in this connection because the same penalty is threatened for disobedience to fallible disciplinary laws or even in some cases for refusing to assent to doctrinal teaching that is admittedly fallible. Indeed, every mortal sin, according to Christ’s teaching, is punishable with eternal damnation. But if one believes in the objectivity of eternal and immutable truth, he will find it difficult to reconcile with a worthy conception of the Divine attributes a command under penalty of damnation to give unqualified and irrevocable internal assent to a large body of professedly Divine doctrine the whole of which is possibly false. Nor is this difficulty satisfactorily met, as some have attempted to meet it, by calling attention to the fact that in the Catholic system internal assent is sometimes demanded, under pain of grievous sin, to doctrinal decisions that do not profess to be infallible. For, in the first place, the assent to be given in such cases is recognized as being not irrevocable and irreversible, like the assent required in the case of definitive and infallible teaching, but merely provisional; and in the next place, internal assent is obligatory only on those who can give it consistently with the claims of objective truth on their conscience — this conscience, it is assumed, being directed by a spirit of generous loyalty to genuine Catholic principles.

    To take a particular example, if Galileo who happened to be right while the ecclesiastical tribunal which condemned him was wrong, had really possessed convincing scientific evidence in favour of the heliocentric theory, he would have been justified in refusing his internal assent to the opposite theory, provided that in doing so he observed with thorough loyalty all the conditions involved in the duty of external obedience. Finally it should be observed that fallible provisional teaching, as such, derives its binding force principally from the fact that it emanates from an authority which is competent, if need be, to convert it into infallible definitive teaching. Without infallibility in the background it would be difficult to establish theoretically the obligation of yielding internal assent to the Church’s provisional decisions.

    http://www.newadvent.org/cathen/07790a.htm

    (Incidentalmente, para más información sobre ese caso Galileo, vean:

    http://creacinseisdas.blogspot.com.es/2011/01/ha-rehabilitado-la-iglesia-galileo.html

    http://creacinseisdas.blogspot.com.es/2012/03/la-santa-y-prudente-defensa-de-la.html

    Como ve, reconocen que sería un abuso intolerable el exigir una adhesión en conciencia, por Fe sobrenatural, a un entero cuerpo de doctrina posiblemente afectado de errores (como el concilio Vaticano II, por ejemplo).
    Pero en vez de retroceder ante tamaña monstruosidad, y reconocer que no existen tales juicios provisionales, no definitivos, reformables y no infalibles, como buenos discípulos de Ockham, insisten en que se haga un esfuerzo de voluntad, y se obedezca al jefe, acogiendo “provisionalmente” una sentencia reformable, hasta que la presión de las conciencias libres y soberanas haga que la autoridad cambie sus decisiones, y se conforme con lo que el Spiritus privatus ha dictado a la conciencia del Pueblo de Dios soberano.

    Ahí tiene la explicación de Vaticano II, convocado para poner a tono la enseñanza de la Iglesia con la mentalidad moderna, homogéneo desarrollo del Evangelio.

    Los Ocáriz intentan hacer el mismo encaje de bolillos: Por una parte, mantener la existencia de un magisterio simplemente auténtico falible, creación posconciliar ex post para librar al Concilio de toda crítica, mientras por la otra, sostiene la obligación de los católicos de obedecer a un magisterio posiblemente erróneo, insoportable abuso, inconcebible en la mente antigua, pero muy consecuente con el mundo moderno pervertido, que ha olvidado el amor incondicional a la Verdad que salva.

    Por todo ello, me gustaría que nos diera algún ejemplo concreto de pronunciamiento reformable, no definitivo, provisional, que haya sido impuesto a los católicos, y luego retirado, o retractado. (Hasta 1958, claro).

    Por cierto, nos habla de doctrina anterior ya infalible, ¿Qué entiende por ello? Yo creía que era el órgano vivo de la Iglesia el que era infalible, no la doctrina.

    Además, ¿Cómo sabemos que no contiene error, es decir, cómo sabemos que la autoridad que la enseñaba era infalible, o sólo enseñando de manera provisional, pero ya se sabe, lo provisional acaba durando mucho tiempo, se hace tradición, y acaba siendo definitivo…(De eso sabemos un rato en mi país, conservador de sus tradiciones hasta cuando al parecer de los continentales nunca tuvieron sentido).

    Así que nos vemos reducidos a tomar la opinión del gremio de los teólogos, el más dividido que pueda haber, a la hora de saber si algo es infalible, irreformable definitivo o no…

    Hemos vuelto a la situación de la Iglesia cuando los concilios cismáticos de Constanza-Basilea, gobernados por la Universidad de París, que decía de sí misma: “La Iglesia debe ser gobernada por la ciencia, y como, del aviso de todos, ésta está mejor representada en París que en ningún otro lado, le corresponde a la Sorbona decidir lo que se haya de hacer con el Papa”. Los mismos que condenaron a santa Juana de arco, por defender la Soberanía de derecho divino de los Reyes (Ex sese, non ex consensu Regni), y la Soberanía igualmente de derecho divino de los Papas, también en su enseñanza (Ex sese, non ex consensu Ecclesiae).

    Se hubiera podido ahorrar el trabajo de la última parte de su comentario; no importa en qué tipo de documento, en qué forma, por modo ordinario o extraordinario, la fe de toda la Iglesia desde siempre sostiene que NUNCA el papa enseñará el error.

    Por cierto, lo que dice que el Papa, cuando habla como Obispo de Roma, no goza de infalibilidad, ¿Se da cuenta del absurdo? Si alguien es Papa, es porque es obispo de la Sede infalible e indefectible, por eso se condenó como herejía la proposición “Ecclesia Romana errare potest”, dirigiéndose a la Urbe, se dirige al Orbe entero, que habla, respira, siente y cree a través de su Madre y Maestra!

    Me gusta

  6. Gracias Derechos de Dios, por tu comentario. Y sí que Dios tenga misericordia y nos de Valor para permanecer fieles a El aunque ello nos cueste la vida. Ahora solo nos cuesta, la honra.

    No es posible dar un paso atrás, pues cuando se ve con claridad la Traición a Cristo y a Su Evangelio, ¿a qué volveria? a vivir la duplicidad, la hipocrecía, a cerrar los ojos a la evidencia.
    ¡De Dios nadie se burla! ¿de qué me serviría? trataría quizás de engañar a Dios de que lo hacía por no dar escándalo, o negar que lo que me ha llevado hasta aquí tiene todos los visos de ser irrefutable, Hacerme cómplice por comodidad de los que tales cosas hacen, solo para sentirme aceptada por “los míos”, NO VALE LA PENA, porque sería tener en más mi bienestar personal y TRAICIONAR A Cristo. A Quien pretendo amar SOBRE TODAS LAS COSAS.
    Me imagino que tales cosas vivieron los apóstoles en sus primeros días, tuvieron que irse totalmente fuera de lo conocido y apreciado como lo más excelso en su vida, y comensar de cero CONTRA TODOS.
    Pienso mucho en esto cuando hablan de la visibilidad de la iglesia, cuando en su principio sólo contaban con 11 apóstoles y Nuestra Santísima Madre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s