ALL POSTS

LA JUDAIZACIÓN DE LA MISA : COMENTARIOS


  1. Elocuente símbolo de la sacrílega judaización de la Misa cuyo logro más acabado es la misa delCamino Neocatecumenal

    En el importante post con el mismo título de éste hubo algún comentario que objetaba a lo sostenido en el artículo. Lo reproducimos así como el vídeo que acompañaba su objeción. A ello respondió Fray Eusebio con un importante comentario que reproducimos en esta entrada. También reproducimos otro comentario de Derechos de Dios con la respuesta ilustrativa de Fray Eusebio.

    Gabriela Galantti |

    PUES EN REALIDAD, ESTAN BASTANTE ERRADOS. LA MISA NO SE JUDAIZA, SINO, MUY POR EL CONTRARIO, SE HA DESJUDAIZADO A TRAVEZ DE LOS MILEÑOS. HABRIAN DE SABER QUE LA MISA ES UNA CELEBRACION LITURGICA NETAMENTE JUDIA, NACIDA EN ESA MISMA MATRIZ, DESDE DONDE JESUS QUISO DAR NUEVO SIGNIFICADO SACRAMENTAL A LO QUE LOS JUDIOS VENIAN HACIENDO HACE MILES DE AÑOS. ES EVIDENTE QUE JESUS NO “LES ENSEÑO” A LOS DISCIPULOS A REALIZAR LA LITURGIA DE LA EUCARISTIA ¡PORQUE ELLOS YA LA CONOCIAN! ¿CUAL ES EL RITO DE LA EUCARISTIA? ES LA LITURGIA DEL SEDER DE PESAJ, QUE UNIDA AL RITO SACRIFICIAL OFICIADO POR LOS SACERDOTES EN EL TEMPLO DE JERUSALEM, CON TODAS SUS FORMAS, NOS DAN COMO RESULTADO: LA MISA TRADICIONAL TRIDENTINA.
    ES LAMENTABLE EL EJERCITO ANTISEMITA QUE SUBSISTE AUN DENTRO DE LA IGLESIA CATOLICA, OBRANDO SIGLO TRAS SIGLO, CONTRA EL MISMO CRISTO, EN SUS PALABRAS, QUE SON PROFECIA Y MANDATO: “QUE SEAN UNO, COMO TU Y YO SOMOS UNO”.
    ESOS QUE DEBEN SER “UNO”, ES LA IGLESIA + EL PUEBLO JUDIO.


  2. RECOMIENDO ESTA CLARA EXPOSICION DEL APOLOGISTA FRANK MORERA.

    …padre del movmiento post-conciliar y ecuménico Ratzinger hace caso omiso de Cristo y del divino Magisterio..

  3. Fray Eusebio de Lugo | 

    Cara Signora Gallanti:

    Tal vez sea útil recordar la distinción que siempre observó la Iglesia entre el antiguo pueblo de Israel, o hebreos, herederos legítimos de la Promesa, el Culto y la Enseñanza, que era sombra, prefiguración de la Iglesia, que es el cumplimiento de todo lo prometido y prefigurado en el antiguo Israel. Y por otra, los judíos, propiamente dichos, es decir, los hijos ingratos y degenerados de Israel, que a pesar de haber reconocido la Venida de su Señor, no quisieron darle gloria, sino que lo asesinaron.

    Cuando hablamos de judaización de la Misa, no nos estamos refiriendo a la influencia recibida del antiguo Israel, puesto que nosotros somos ese Israel, su herencia es la nuestra, y sigue viviendo, infinitamente mejorada y florecida, en todas las instituciones tradicionales de la Iglesia.

    Mientras que los que desde los inicios de la era cristiana se llaman judíos, aunque guarden materialmente una parte de la herencia de sus padres, la han traicionado y la siguen traicionando todos los días, porque han modificado totalmente la interpretación de los antiguos ritos y fórmulas, para que ya no les recuerde constantemente al Mesías que ya ha venido y ellos mataron y siguen queriendo matar, sino para esperar todavía a otro mesías, que será nada menos que el último Anticristo.

    Es de la influencia de éstos últimos, que muchas veces, ni siquiera son descendientes de las XII Tribus, de lo que nos quejamos.

    Uno de los mayores males que sufren los cristianos está en haber reducido el significado de todo el culto divino, y sobre todo de su parte principal, la Santa Misa, a ser repetición o rememoración de la Última Cena, malísimamente entendida, al modo protestante y modernista.

    Sin embargo, el culto instituido por Dios en el Antiguo Testamento tenía como centro absoluto el que se celebraba solemnísimamente en el santo Templo de Jerusalén, principalmente sacrificial, pero siempre acompañada por una extensa y muy rica alabanza musical en las varias horas del día y la noche.
    Como en círculos concéntricos, estaba, primero el culto del Cielo, luego, como su traducción en formas sensibles, el del Templo, centrado en los sacrificios, y la alabanza divina, luego el culto sinagogal, y por fin, el culto doméstico que empezaba en el Templo, seguía en la Sinagoga, y acababa en torno a la mesa familiar.

    De todo ésto, el judaísmo anticristiano,rabínico, talmúdico, cabalístico sólo conservará parte del culto sinagogal, callando su significado mesiánico, o deformándolo, y el culto familiar, objeto de la misma mutación.

    Los ritos y palabras que revelaban y anunciaban a Cristo, y por ello eran portadores de vida, se convertirán en las manos de los rabinos en negadores de la Venida de Cristo, y en anunciadores del Otro, del Anticristo, a quién sí acogerán los judíos. A esta primera monstruosidad, fueron añadiendo muchas otras los judíos, dando un significado oculto y cabalístico a cada rito o palabra de la Cena, entre anticrístico y luciferiano, que la convierte en auténtica profesión de fe luciferiana, acompañada de toda una serie de las más horrísonas blasfemias contra Nuestro Señor y Su Santa Madre, y de maldiciones contra los akkum, es decir, los cristianos.

    No es de extrañar que en todo tiempo, la Iglesia haya prohibido con rigurosas penas a sus hijos el tomar parte en estas liturgias invertidas y nefandas, y que su celebración, en el caso de los marranos que tan bien hemos conocido aquí en España, fuera tenida por herejía profesada públicamente, y pasible de hoguera.

    Comete el error de pensar que el seder actual, tal como modificado por los rabinos, es el mismo, en rito y sobre todo, en significado, que el celebrado por Nuestro Señor. Aun en el caso de que el rito externo hubiese sido el mismo, el significado era bien diferente del que le dan los judíos. Empujar a los cristianos a frecuentar los judíos actuales supone exponerlos a los peores abusos y engaños, y hacer que pierdan la Fe católica y judaicen de la peor manera. Significa hacerlos entrar en comunión in sacris con la negación y los negadores palmarios de Cristo, y exponerlos al efecto terrible de las maldiciones que trufan toda esa liturgia, y que ellos no advierten, porque se creen que aún tienen esos ritos el significado del Antiguo Testamento.

    El mero hecho de que utilice el arsenal dialéctico del adversario, acusándonos de antisemitas, ya indica que le han vendido la mercancía averiada de que los judíos carnales actuales son “nuestros hermanos mayores en la Fe”, de quienes tendríamos que aprender a ser cristianos y a entender nuestro culto, y que son intocables, porque para ellos, aún regiría la Primera Alianza.
    Más horroroso todavía es que pretenda que Nuestro Señor JesuCristo rezaba y mandaba obrar en favor de la unión o reunión del pueblo cristiano con su negación, los judíos infieles y perversos. NO EXISTE PUEBLO JUDÍO. No existe genealógicamente, porque las diez tribus “perdidas” se fundieron con los pueblos del mundo, y se hicieron cristianos al tiempo que lucía la luz del Evangelio para ellos, y porque la mayoría de los que se llaman judíos en realidad son kázaros convertidos en el S X.
    Tampoco son pueblo ni religiosamente, puesto que se puede ser judío y ateo, ni culturalmente, ni nacionalmente, por mucho que se empeñen los sionistas, ni de ninguna otra manera. Volverán a ser pueblo, para su desgracia, cuando se manifieste el Anticristo.
    Pretender unir aquello con la Iglesia es blasfemo, pero perfectamente cabalístico, en que Dios es a la vez luz y tinieblas, bien y mal, hombre y mujer, etc…

    El vídeo que nos propone es un buen ejemplo del arte con que los “católicos” conciliares saben mezclar maravillosamente el error con la verdad, muy útiles recordatorios con graves errores teológicos, y aplicar lo que sólo pertenece a la Liturgia Católica tradicional celebrada en toda su solemnidad, integridad, esplendor y belleza, tal como la del Templo, o la de nuestras catedrales en otros tiempos, y aplicarlo a la liturgia deformada por el Concilio y posterior revolución litúrgica, y que se parece a cualquier liturgia apostólica como un huevo a una castaña.

    Sin ánimo de ser exhaustivo, simplemente a modo de ejemplo:

    Nos empieza a explicar la Eucaristía, enseñándonos una mesa, supónese que sacrificial, sospechosamente parecida a la mesas posconciliares sobre las que se celebra el no-sacrificio bugniniano. Olvidando decirnos que el altar cristiano es también el cumplimiento del altar de los sacrificios, del altar de los perfumes, y del Sancta Sanctorum, es decir, los sagrarios, sagrarios-manifestadores, capillas eucarísticas en el trasaltar o Transparentes, tan odiadas por toda laya de modernistas, kikos incluidos.

    Nos dice entre otras lindezas, y más de una vez, que Nuestro Señor se convierte en pan y vino!!!, justo lo contrario de lo que realmente ocurre.
    Y como por supuesto, se niega a explicar, en la medida en que nos es dado, el misterio eucarístico, para no tener que hablar de transustanciación, se quedarán los fieles sin tener ni idea de lo que ocurre en el altar.

    Luego nos dice la monstruosidad, ya refutada en los siguientes posts de este blog, La Última Cena fue una Cena Pascual” y La-ultima-cena-fue-la-primera-misa/, que no hubo cordero en la Última Cena, cuando lo cierto es que esa Cena es precisamente la última parte (manducación-comunión), del sacrificio que venía preparado desde la noche anterior, con una vigilia de oración en la Sinagoga, muy semejante a los Maitines y Laudes del antiguo Oficio Romano, o a las agripnias del Athos, seguía con la ida procesional al Templo, culminaba con el sacrificio del incienso y los corderos, y se consumaba en casa con la cena vesperal.

    Precisamente como Completas definitivas que cierran la Antigua Alianza, y abren su cumplimiento con el sacrificio de la Primera Misa, las antiguas figuras que ese vídeo parece querer resuscitar pasan, y el culto cristiano empieza.

    La interpretación que da de la palabra presbítero es aberrante, y muestra de vergonzosa ignorancia histórica.

    Por supuesto, pasa por completo de puntillas sobre el problema del ofertorio de la Misa Nueva, completamente subvertido en su sentido, recitando, como si las hubiera recitado Nuestro Señor, las muy cabalísticas palabras que el marrano Montini-Alghisi introdujo, alterando sustancialmente el significado esencial de lo que se va a realizar en el canon, e invalidando el sacrificio.

    Pasemos sobre su afirmación de que nunca como ahora hubo un laicado tan entregado…

    Entre las cosas más graves, la afirmación de que en la Misa sólo se renueva, rememora, o representa el sacrificio de Cristo en la cruz una vez cumplido, y que Éste sigue celebrando en el Cielo, PERO NO EN LA TIERRA. Aquí nos encontramos en el corazón misma de la subversión litúrgica del S. XX, la llamada teoría del Misterio Pascual, del monje benedictino alemán Odo Casel, que se proponía “superar” las definiciones tridentinas de la Misa como sacrificio afirmando que se trataba de hacer anámnesis, recuerdo mistérico semejante a los cultos paganos, en que el sacrificio de la cruz se hace presente en el altar, por la fe de los fieles, (se re-presenta), PERO SIN QUE SE OFREZCA POR MINISTERIO DEL SACERDOTE OFICIANTE UN VERDADERO Y PROPIO SACRIFICIO NUMÉRICAMENTE DISTINTO DEL DE LA CENA Y DE LA CRUZ.

    Así se entiende que cuando se pregunta hoy día a fieles Y sacerdotes qué están haciendo, dirán: Una celebración de la Cena. Y si le empieza a explicar que la Misa es el ofrecimiento actual de un verdadero y actual sacrificio dependiente del de la Cruz, (no del de la Cena), pero numéricamente distinto, la cara de sorpresa y horror es como para asustar. Una vez perdido el sentido de la necesidad absoluta del sacrificio de la Cruz, y su aplicación, el de la Misa, ya no se entiende nada ni de la liturgia hebraica, ni de la apostólica.

    ¡Vaya a decirle eso al santo Cura de Ars, o al P. Pío de Pietrelcina, que sufría en sus carnes cada uno de los pasos de la Pasión a medida que los re-actualizaba mediante los misteriosos ritos y ceremonias de la Misa, y os dirían que ni con varias vidas se agotarían los significados, misterios, y eficaces operaciones causadas por la menor de las ceremonias de la Santa Madre Iglesia, razón por la cual una santa Teresa se declaraba dispuesta a morir por cualquiera de ellas!

    Muchas de las cosas que recuerda, puestas en el contexto de la liturgia tradicional solemne, oriental u occidental, se entenderían muy bien, y de hecho, muchos judíos buscadores sinceros de la verdad se convirtieron porque se dieron cuenta de que todo el culto del Templo y la Sinagoga sobrevivía en el culto de nuestras catedrales, (por ejemplo, las de España o Inglaterra) cuando éstas todavía no habían sido arrasadas por los bárbaros pre o postconciliares.
    Se daban cuenta de que la disposición de sus altares, rejas, vía sacra, sillerías de coro cerradas en medio de la nave, presididas por su facistol y dominadas por las tribunas de órganos y cantores, con sus claustros y demás, eran la exacta realización del Templo celeste, visto por Ezequiel, y del Templo de Jerusalén, y que la liturgia que en ellos se celebraba, era realmente el cumplimiento de su prefiguración.

    Pero en la especie de salón-¿iglesia? en que se desarrolla la charla, ¿Quién podrá reconocer un heredero del Templo, o de la sinagoga?
    Por haber perdido el sentido de todo ese organismo de tradiciones litúrgicas formadas y desarrolladas por el Espíritu Santo en el seno de la Iglesia del Antiguo y Nuevo Testamento, y que realmente unía el Cielo y la tierra, al antiguo y al Nuevo Israel, ha sido posible ir a mendigar agua a las cisternas agujereadas y envenenadas de los rabinos, cuando teníamos océanos de agua viva en nuestros libros litúrgicos y sus expositores.

    Así como los cristianos, una vez que pierden la fe en la infalibilidad activa de la Iglesia en su enseñanza de la doctrina, acaban en la duda sistemática o la apostasía, igualmente, perdiendo la fe en la providencia especialísima e infalible de Dios en los menores detalles de la liturgia aprobada por la Sede Romana, van a judaizar miserablemente, y a servir de esclavos a los preparadores del reinado del Anticristo.

    toledo-catedral-capilla-y-retablo-mayor-6308

    IM000777.JPG

    Gloucester_cathedral_interior_001

    Este comentario se completa con los siguientes:

    • DerechosDeDios |
      Apreciable Fr. Eusebio…
      Ya entrados en gastos… fuera posible que explicara algo de la substitucion que hicieron los conciliares de la palabra “TESTAMENTO” por “ALIANZA”?
      Segun mi leal saber y entender, la alianza implica necesariamente que sea “entre iguales”… sobre todo en la “oracion eucaristica” actual (que no Canon!) donde dicen “sangre de la nueva y eterna alianza
    • DerechosDeDios |
    • Y “testamento” implica la muerte del testador (para entrar en posesion)
      • Fray Eusebio de Lugo
        Muy interesante cuestión la que nos propone.
        Originariamente, se usaba para referirse al pacto de Dios con algunos personajes bíblicos como Noé o Abrahán la palabra Berith, relación contractual que no precisa si es de igualdad o superioridad. Esta palabra se traduce en griego como Diatheké, y en latín, como Testamentum.
        Y ello es así porque los LXX traductores, asistidos por el Espíritu Santo, se dieron cuenta de que en griego, sí diferencian entre Syntheké, (Pacto entre iguales, alianza), y Diatheké, (Testamento, o voluntad, entendida no como última voluntad del moribundo, sino como la imposición del soberano sobre su pueblo de una obligación, sin que se pueda hablar de igualdad de partes o contrato sinalagmático, como si el pueblo pudiese exigir, como jurídicamente, una contraparte por su obediencia, en vez de confesar humildemente, “Somos siervos inútiles, sólo hicimos lo que debíamos”).
        Esa es también la razón por la que san Jerónimo, especialmente asistido por el Espíritu Santo, traduce por Testamentum, que la Iglesia Romana ha guardado religiosamente, hasta que los orcos conciliares han entrado a saco.
        Esta cuestión tiene más importancia de la que podría parecer, porque la actitud de muchos de nuestros contemporáneos, (en la que también somos susceptibles de caer nosotros alguna que otra vez), parece dictada por una comprensión de su relación con Dios como una especie de contrato bilateral en que a cambio de una asistencia mínima al culto, y una cierta observancia moral, Dios vendría obligado a asegurarnos nuestro bienestar temporal, así como el de los nuestros.
        Así que cuando nos golpea alguna tragedia, o las cosas no nos van tan bien como desearíamos, la reacción automática es ir a reclamar a nuestro agente de seguros divino, amenazando denunciarlo por incumplimiento de contrato, publicidad engañosa y uso de letra pequeña…
        Encontramos gentes que “se enfadan con Dios”, curas, como el famoso Padre Rossi, que animan a sus “fieles” a “perdonar” a Dios¡!, o peor, gentes que ni siquiera buscan a Dios, lo ridiculizan, y ridiculizan a los que todavía desean honrarlo y adorarlo como tal, pero que tienen la inmensa caradura de reclamar responsabilidades por desgracias de los que ellos mismos tienen la culpa!
        Tiene también implicaciones eclesiológicas y políticas.
        Por ejemplo, la llamada “teoría ascendente sobre el poder soberano”(tanto eclesiástico como temporal).
        Que sostiene que el poder soberano viene de Dios, pero que éste lo entrega al “pueblo”, que es quien decide a quién y en qué condiciones lo va a entregar, estableciendo un contrato entre iguales, que puede ser roto si el susodicho (y nunca bien definido) “pueblo” estima que el soberano ha infringido alguna cláusula del contrato, hecho que haría lícito la desobediencia sistemática, el irrespeto de la persona e institución del soberano, e incluso el regicidio o tiranicidio.
        No sólo eso, sino que en su gobierno y administración ordinaria, ese soberano también vendría obligado, a través de ese mismo contrato, a obtener el consenso del “pueblo”, so pena de perder la legitimidad de ejercicio.
        Contra esa comprensión pactista, constitucional, parlamentaria, democrática, etc…suscitó Nuestro Señor a santa Juana de Arco, renovadora del Pacto que Dios hizo no directamente con los franceses, sino con Clodoveo y su descendencia, que viene luego impuesto, soberanamente, sobre las cabezas de ese Reino, constituyéndolo jurídica y políticamente, como corpus mystico-politicum.
        No tuvimos esa suerte en España, donde los pactistas dominaron hasta el punto de defender abiertamente el regicidio, como el infame Mariana, error teológico político que sigue afectando a los carlistas actuales, que lo identifican directamente con la sana tradición católica¡!
        Lo mismo ocurre con la autoridad soberana espiritual, la del Papa, que los herederos espirituales de los cátaros han convertido en cabeza ministerial de un Colegio Episcopal soberano, susceptible de perder su cargo por voluntad de ese mismo Colegio, representante de la voluntad del “Pueblo de Dios”, infalible no por sí mismo, sino por recibir esa facultad de la Iglesia, que no proviene, tanto en lo que respecta al poder de Orden, como al poder de jurisdicción, de esa Roca soberana, sino que es el Papa el que de algún modo recibe su autoridad del consenso de los fieles.
        Así se entiende que un P. Méramo haya soltado hace poco la barbaridad de que si el Papa provoca que una parte de los católicos no le obedezcan, ha perdido la legitimidad de ejercicio, (se ve que en contra de Paulo IV, le reconoce la de origen), por lo que los fieles no tendrían obligación de obedecerle.
        (El sueño de muchos, no sólo se quitan de en medio una autoridad que les mande, sino que además, impiden eficazmente que pueda elegirse alguna vez un Papa verdadero, puesto que el puesto ya estaría ocupada por una persona designada, “materialiter”.)
        Lo que puede dar de sí cambiar una palabra por la otra…

4 replies »

  1. Interesante!

    Tks por la informacion… dado mi desconocimiento del griego, no tenia idea de que existiesen dos palabras para esos conceptos semejates, que bien distintos…
    Y de acuerdo con la acepcion de la palabra TESTAMENTO, que en esa voz no implica la muerte del testador, sino la imposicion u otorgamiento de una ley o norma, tiene mucho mas sentido el asunto…

    Por otro lado:
    Segun tengo entendido… los que iniciaron el relajito ese de “regañar a dios” porque no se pone a la altura su deber de cumplir nuestras expectativas, fueron nuestros “hermanos mayores en la fe”, que cuando dejaron el AT para ampliarlo y convertirlo (en la version ampliada) en su libro principal, algunos de sus maestros (que no teologos!) ya tenian por costumbre increpar al Hacedor para que entendiese su punto de vista…

    Estoy intentado compilar los terminos que los encantadores montinianos han trastocado o substituido, para formar un “diccionario conciliar” donde ser expliquen las alteraciones doctrinales A RESUELTAS de los cambios de palabras… cosas como “palabra” por “Verbo”, “alianza” por “Testamento”, “amor” por “caridad”, etc. etc. etc.

    Cada traduccion se aleja mas de la Palabra de Dios y se acerca mas al “misterio del hombre”…

    Pero, me parece que ese proceso ya ha tocado fondo:

    Ya tenemos para uso de la maravillosa “iglesia sincretista” la estupenda “biblia interconfesional”, en lengua castellana y con manufactura española…

    Que dira Dios el dia que les pase revista a los otrora Monjes Catolicos… Y su antecesor, Sn. Isidoro de Sevilla… como los juzgara…

    Me gusta

  2. Muchas gracias, tanto al editor, como a Fray Eusebio, como a Derecho de Dios, por este artículo.

    Le de la transformación de Cristo en pan y vino que dice la kika, es un disparate de antología digno de ponerse en aquellos famosos libritos que recogían las mayores insensateces que los alumnos de bachillerato respondían en los exámenes. Había una respuesta, de las pocas que recuerdo, de una alumna que, ante la pregunta de cuál era la fórmula del ácido sulfúrico, respondía por escrito: ‘De esa parte no me acuerdo, pero sí de su esqueleto y también del ‘Helefante”, falta ortográfica incluida. Por lo que resulta que el conocimiento de estos kikos en perpetuo catecumenado judaizante, que si alguna vez pudieran haber sido católicos hace mucho que dejaron de serlo, es bastante inferior a los de la ignorante del ejemplo sobre química. De Santo Tomás ni oyeron hablar.
    El daño que está haciendo a la fe católica este movimiento postconciliar, tan querido de Juan Pablo el turbobeato, es muy grave.
    Feliz Navidad a todos. Jesús, ven pronto.

    Me gusta

  3. Apreciable Fr. Lugo:

    Me temo que no capto su argumentacion respecto a Sta. Juana de Arco… la dinastia Merovingia (con la que se hizo el pacto) reino hasta el S. VIII, mientras que Sta. Juana de Arco es del S. XIII…
    Segun estas fechas, ya no reinaban los Merovingios en esos tiempos…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s