ALL POSTS

INFALIBILIDAD DE LOS CONCILIOS ECUMÉNICOS


Sobre  la Infalibilidad de la Iglesia hemos puesto varias entradas en el blog. En esta traemos un artículo de Sédévacantiste pour rester catholique  tratando del importante y actual asunto de la Infalibilidad de los Concilios Ecuménicos presididos por el Papa y aprobados con su firma y aprobación, el más solemne modo de dar doctrina, y que en nuestros días se niega con tesón por aquéllos que la niegan al concilio Vaticano II, en un afán de resolver las diferencias doctrinales del concilio  con el magisterio pasado. Para escapar al dilema presentado, alegan que el último “Concilio” fue solamente “pastoral” o simplemente niegan que los concilios sean infalibles.

Habrá que recordar lo que se reprodujo en el blog sobre esta objeción, en el artículo del P. Barbara:

¡Dios mío!  [¡Alegar que el Concilio V.II haya sido meramente  pastoral! ]¿pero cómo se puede tragar semejante tontería? ¿Acaso en la Iglesia, los concilios pueden ser otra cosa que reuniones pastorales? Y no sólo porque los obispos asisten a él con sus votos de pastores de la Iglesia, sino ante todo porque la pastoral, es decir, la conducta y  defensa de los fieles, justifica su convocatoria. Como ya he señalado con frecuencia a los obispos,  en la Iglesia un pastor que no es al mismo tiempo maestro y doctor, tal vez sirva para guardar vacas, no para llevar una diócesis.

Además, ¿es cierto  que el Vaticano II  haya sido sólo pastoral? Sin duda, Pablo VI lo dijo, pero en una audiencia simple de los miércoles. Sin embargo, que yo sepa, ninguno de los que fueron engañados por esta gruesa mentira  y lo repiten como dogma de fe, no ha dudado ni por un instante que, en esa audiencia simple, Pablo VI gozaba de infalibilidad  hablando ex cathedra.

Para descubrir el engaño de esta alegación y rendirse a la evidencia basta con leer los textos oficiales. De todos los concilios, el Vaticano II fue el menos  pastoral y más doctrinal, hasta el punto de que incluso Pablo VI pudo decir: El Concilio Vaticano II fue mayor que el de Nicea.

Contrariamente a lo que piensa el padre Sélégny, lo diga o no, la enseñanza de un concilio promulgado por el Papa es magisterio extraordinario. Por esta sola razón, no puede contener error doctrinal, ya que está necesariamente protegido por la infalibilidad.

¿Cumplía el Vaticano II las  condiciones suficientes para que la enseñanza sea clasificada automáticamente entre aquéllas del magisterio infalible extraordinario?

Basta con leer los documentos oficiales, especialmente la fórmula solemne con que terminan  justo antes de la firma del “Papa” y de los Padres, para responder afirmativamente y estar convencidos de que la historia del Concilio ” pastoral “ es en realidad una trampa o, si se prefiere, una añagaza de los subversivos para “cloroformizar ” a los Padres” y hacerles respaldar todos sus errores.

Por otra parte ya habíamos escrito sobre el asunto en  Conciliábulo Vaticano II, y ¿Vaticano II meramente pastoral? y en otros posts sobre el Vaticano II que pueden verse en la pestaña de la parte superior.

A esta idea negadora de la infalibilidad del Concilio Vaticano II, se adhirió Mons.Ocáriz, uno de los peritos de la Santa Sede en las discusiones teológicas con la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, diciendo que “El Concilio Vaticano II no definió ningún dogma, en el que se propusiera  por un acto definitivo, alguna doctrina. Está refutado en el post  Grave error teológico de Mons.Ocáriz  por Arnaldo Xavier da Silveira.

Después de esta introducción cumple demostrar que los Concilios Ecuménicos son en sí mismos infalibles, y que esto es un dogma de fe. Para ello traemos el artículo siguiente.

Austremoine niega un dogma de Fe

Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra" (Hch 1, 8) Nuestro Señor a los Apóstoles

Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hch 1, 8)
Nuestro Señor a los Apóstoles

Puesto que el internauta  Austremoine ” difunde en los foros y blogs  supuestamente “tradicionalistas “una doctrina perniciosa claramente  contraria a la fe, creemos que es el momento de denunciarlo. A pesar de las falsas apariencias, Austremoine es, conscientemente o no,  enemigo de la doctrina de la Iglesia de siempre , doctrina inmutable que surge de la santidad de la Iglesia Católica.

El último ejemplo que traemos es su negación de un dogma católico. En un mensaje publicado en el foro liberal FECIT, dice que sostener como dogma la infalibilidad de un concilio ecuménico aprobado por un Papa ¡es una “necedad !

¿Un concilio ecuménico aprobado por el Papa es por su naturaleza infalible? ¿De dónde saca Ud. esta necedad ? ” (Fuente: Fecit )

Lo que Austremoine llama necedad es simplemente una verdad de fe creída y enseñada siempre por la Iglesia.

Sí, es de fe  que  un  Concilio  convocado y aprobado por un verdadero Papa es por lo mismo infalible , todos los católicos deben asentir a este dogma de  fe. Debido a que ex se y de jure, un concilio ecuménico forma parte del Magisterio extraordinario de la Iglesia, es infalible (Vaticano I, Constitución dogmática Dei Filius, cap. 3) .

La  infalibilidad papal y conciliar están relacionados entre sí, pero no son cosas idénticas. Los decretos de un concilio aprobado por el Papa son infalibles por el mero hecho de esta aprobación , porque el Papa es infalible también extra concilium  … La infalibilidad del concilio es intrínseca, es decir, deriva de su naturaleza . ”  ( Enciclopedia Católica , 1913, vol. IV, con Imprimatur del Cardenal Arzobispo de Nueva York John Murphy Farley)

 Todos [los teólogos católicos] admiten con certeza que un concilio ecuménico, confirmado por el Romano Pontífice es infalible en sí mismo . ” (Teología Dogmática , T.6, R. P Perronne, rector del Colegio de los Jesuitas, 1858)

“Los concilios ecuménicos y generales aprobadas por [el Papa] tienen ellos mismos una autoridad suprema e infalible , tanto en lo que se refiere a la fe como en lo que se refiere a las costumbres y a algunos puntos comunes de la disciplina de la Iglesia. Esta infalibilidad de los concilios ecuménicos les viene  de que representan a  la Iglesia infalible, según las promesas de Jesucristo. ”  (Diccionario de Teología para  uso de personas del mundo por el abbé Jacquin, 1858)

No hay lugar para ninguna duda, un Concilio Ecuménico es la Iglesia docente en su totalidad, es el órgano del Magisterio universal de la Iglesia. “Los concilios ecuménicos representan a la Iglesia universal”, dijo Thomas Gousset  ( cardenal arzobispo de Reims, en su Teología Dogmática 1853) lo cual no hace más que repetir una verdad enseñada por siglos. En el siglo XV, en el Concilio de Constanza, el Papa Martín V lo confirmó.

Ahora bien,  la Iglesia no puede ni engañarse ni engañarnos, en esto consiste el acto de Fe.
El eminente Mons. Louis-Gaston de Ségur, quien fue alentado y elogiado en repetidas ocasiones por el Papa Pío IX por sus publicaciones, lo  ha escrito con tal claridad que no queda lugar para la duda:

“El  Concilio [convocado y aprobado por el Papa] no es más que una Asamblea de la Iglesia docente, y por eso el Concilio  es infalible, y todos sus estatutos, sus decisiones tienen carácter de autoridad soberana y divinaTodos deben someterse a él, sin excepción .  Es muy simple:¿quién tendría derecho a no someterse a Dios “? El Papa es infalible , 1870)

concilio2

Así pues es de  fe que un concilio es, por su propia naturaleza , infalible por el hecho de que es aprobado por el Papa. Cualquier persona que se niega a reconocer el dogma promulgado en el Concilio Vaticano I, profesa la herejía. Finalmente, se incluye un extracto del Diccionario de Teología :

Con certeza un Concilio, al que fueron convocados todos los pastores de la Iglesia Universal, presidido por el Papa o sus delegados, confirmado con su autoridad, es la voz de la Iglesia Católica, a la que todos los fieles, sin excepción, están obligados a someterse . La Iglesia no puede profesar su Fe de manera más auténtica y resplandeciente que  por la  voz de sus pastores reunidos en asamblea, como su jefe. Quien  rehuse someterse a esta enseñanza es hereje, deja de ser miembro de La Iglesia de Jesucristo . ”  ( Diccionario Teológico del canónigo Berger, 1823)

Por ello  pedimos a Austremoine que se retracte de su herejía pública, que la repudie ante  el foro  FECIT  y ante los lectores del blog Tradinews. Es lamentable que plataformas de Internet que se reclaman de la Tradición lancen mensajes claramente acatólicos.

1 reply »

  1. Muy buena puesta a punto. Los textos precisan claramente que TODOS Y CADA UNO de los documentos aprobados por un Concilio general legítimo está ABSOLUTAMENTE LIBRE DE TODO ERROR ACERCA DE FE Y MORAL. Parece que ya estaban pensando en las objeciones de algunos lefebvrianos como este Austremoine, que sin duda intentaría convencernos de que hay que sacar el definitómetro, pasar por él todos los textos, para que pueda decirnos cuales son las partes de qué textos susceptibles de contener una definición ex catedra, únicos fragmentos de Concilio que serían definitiva e irreformablemente infalibles. Lo demás, o sea, 90 % o más, sólo sería “condicionalmente infalible”, por lo que sería lícito a todo católico tomar esos textos, y con sus pequeñas entendederas, ir a comprobar si, a su juicio, coinciden con lo que se ha enseñado siempre y en todas partes. Y si llega a la convicción contraria, siempre podrá aducir una adhesión prudencial y meramente provisional, un silencio obsequioso, una resistencia respetuosa, o a saber qué más escapatoria…

    Está claro que esa ralea de “católicos”, “resistentes”, “tradicionalistas” que con tanta alegría niegan los dogmas de la Iglesia, no pertenecen a la Iglesia visible, al menos por dos de los tres criterios vistos recientemente.

    Me gusta