ALL POSTS

MISAS COMPARTIDAS


UN NUEVO HALLAZGO LITÚRGICO  

Es lo que se practica en Francia en lo que llaman  “Messe-partage“, Misas domésticas compartidas , en la diócesis de Cambrais, tal como lo dice el sitio Web parroquial  aquí.

La noticia la tomo de TIA que remite a la página parroquial francesa citada.

Las fotografías son del sitio original.

La “evolución” de la liturgia conciliar y posconciliar  cada vez sorprende menos, pero no deja de ser chocante la originalidad de los párrocos galos en acercar, parece que habitualmente, las formas litúrgicas e inculturizar la “parole de Dieu“y los sagrados misterios, en lugares domésticos.

La siguiente es la carta enviada  a  TIA,

¿Llegará la restauración  litúrgica del Papa Ratzinger? He aquí, en la diócesis de Cambrai (Francia) una Misa doméstica llamada “Messe-partage” en marzo de 2012.”Partage” en francés significa “compartir”, “co-participar”, “participar”, etc y expresa una  idea de convivencia …

Por ejemplo, en la nueva iglesia, después del Evangelio se tiene “un temps de partage”, un tiempo de convivencia, en el que todos comparten algo con los demás.. comparten ideas … Le “temps de partage” también puede ser un momento para comer juntos una tarta.

Abajo, una  foto de la misa, seguido de la noticia en el sitio web parroquial, que traduzco para los lectores. El original en francés en el sitio   citado

Atentos saludos 

LD, Francia

Partage

Noticia  parroquial  de la “messe-partage” el 22 de marzo de 2012

Trece personas se reunieron para participar en una Messe-partage [Misa compartida] celebrado por el cura párroco  JN Carlier el 20 de marzo en la casa de los  señores L’hermitte, Ruelle d’Avignon  à Preux-au-Bois

El Evangelio elegido para esta reunión fue el de Juan 5: 1-18, que el folleto «Parole de Dieu, service du frère »  titula “la curación del tullido de Bethsaza“, un hombre, pobre entre los pobres,  enfermo desde hacía 38 años a quien Jesús sanó en un Sábado y a quien también perdonó sus pecados.

Este relato es una invitación a que miremos a los pobres, a los que han caído en el “fondo del pozo”, a quienes acostumbramos a no verlos realmente,  cuando pasamos: se han convertido en “invisibles” para nosotros. Por supuesto,  debemos tener en cuenta tanto la pobreza en su dimensión física como espiritual.

Una historia que nos invita a oir atentamente “a los débiles sin voz”.

Al final de la Misa, se ofreció a todos, café con pastas.

Fueron momentos cálidamente compartidos por todos, pero, sobre todo por la Sra. L’ hermitte, que es inválida desde hace algún tiempo.

Partage1

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s