ALL POSTS

LA DANZA DE LA APOSTASÍA


Danzarín2

El jesuita que baila y danza en el vídeo nos explica cómo hinduismo y cristianismo bucan igualmente la elevación del alma a la divinidad. Cristianismo y panteismo hinduista se confunden. El concilio Vaticano II tiene con esto sus máximos
desarrollos. No parece sino que el celebrado en la Iglesia actual Teihard de Chardin miraría complacido la danza de un correligionario que celebra el Cristo Cósmico, el Alfa y Omega de la Creción glorificado en una danza de inspiración religiosa y sincrética de las religiones del mundo.

Danzarín3

La expansión del cristianismo en Asia iniciada por San Francisco Javier, alcanzó gran relieve con la misión de China- ver la Misión jesuita en China– con la traducción de los textos litúrgicos al chino y la inculturación en las tradiciones chinas como el culto de los antepasados, todo dentro de la ortodoxia, siguiendo la estela del padre Mateo Ricci,  y ahora ha llegado alentada por el Decreto Ad Gentes del Vaticano II, a una extravagante y confusa mezcolanza sincretista, teñida de heterodoxia y panteísmo.

2 replies »

  1. Salvas excepciones, parece increíble el odio desarrollado por los jesuitas contra la doctrina católica, y el mal que han traído a la Iglesia desde hace ya muchas décadas. ¿Un bárbaro hereje que escupe a los dogmas más sagrados, que profana, que niega, que ignora lo más sagrado? Casi seguro que es jesuita. La comprensión de Roma hacia estos destructores de la religión verdadera nos enseña también dónde está Roma. Y entretanto el inefable Cañizares negando que la Iglesia sufra ninguna crisis. Y en cierto sentido tiene razón. La neo-iglesia va bien, cumpliendo sus objetivos anti-crísticos uno tras otro, con inaudita ferocidad. La prueba de que ya no creen es que no temen. Pero a no mucho tardar estarán frente a Cristo dando cuentas de sus caminos impíos.

    Me gusta

  2. La otrora orden, la crema y nata de los soldados de Cristo, ahora convertidos en bailarines sodomitas….que triste debe estar en el cielo San Ignacio de Loyola, que ahora los “jesuitas” son más que peones en el NOM que se pretende implantar.

    Me gusta