ALL POSTS

EZQUIOGA Y EL MILENARISMO


Es imprescindible leer  las dos entradas  anteriores sobre “Ezquioga masacre de profetas” aquí  y aquí para la inteligencia de lo que a continuación escribo. Se hace necesario comprender el alcance de la condena del Santo Oficio a instancias de un gobierno masónico y de un clero modernista, desdiciéndose de la prudencia de la primera nota,  quizás para parar el golpe de la persecución religiosa española de 1931 ss- la más terrible en la historia de España al mismo nivel quizás de la persecución a la Iglesia de Diocleciano–  que de todas maneras vino más tarde tal como lo había anunciado en términos patéticos la dolorosa vestida de negro y cinturón rojo, blandiendo una espada en una mano y en la otra la Cruz, como dando a elegir entre ambas. Penitencia o sangre.

Es mi propósito seguir con el mismo tema en entradas posteriores, escribiendo con detalle algunas de las supuestas profecías de Ezquioga, tanto las que ya desgraciadamente parecen haberse cumplido como las que quedan posiblemente por cumplirse.

Pero ahora me adelanto a reproducir aquéllas que tienen que ver con los presupuestos milenaristas.  

Por supuesto en lo que atañe tanto a la sobrenaturalidad de Ezquioga, como en la tesis milenarista, me mantenga en el terreno de las hipótesis. No tengo certeza, ni  albergo probabilidad,  de la autenticidad de una y de otra. Pero he considerado interesante ilustrar a mis lectores sobre ambas posiciones.

Mis fuentes que adelanto son, como ya dije, “El tiempo que se aproxima” de JoséLuis Urrutia S.J. y “Los profetas de la piel de toro” de José María Sánchez de Toca.  También tengo en cuenta las tesis que enunció en muchos escritos Benjamín Martín -Sánchez   sobre SU milenarismo.

EXPOSICIÓN DEL MILENARISMO

Por una parte en el Antiguo Testamento aparece bien clara la promesa  de una época de gran prosperidad , aunque la perspectiva profética  no distingue los diversos planos y afirma que seguirá a la venida del Mesías, sin especificar los diversos planos  y afirma que seguirá a la venida del mesías, pero sin especificar que no sea inmediatamente después.

El Apocalipsis anuncia que Satán estará encadenado mil años, tiempo que los mártires vivirán y reinarán con Cristo. De ahí la teoría de un futuro plenamente feliz en esta vida durante mil años.

Al comienzo del Cristianismo era una opinión muy extendida la  de que estaba próxima la segunda venida de Cristo, por lo que era obligado a poner después de ella los mil años en los cuales Cristo reinaría corporal y visiblemente.

Las opiniones milenaristas se dividen acerca de si la resurrección general, e incluso el juicio final, será al principio y no al fin de esos mil años.

Entre ellas destacamos:

Cerinto y los ebionitas , herejes de siglo I, que incluían en la felicidad milenaria la licitud de los placeres carnales como la fornicación.

San Papías, discípulo del apóstol San Juan, y su amigo San Policarpo, también discípulo de San Juan,  San Justino  (S.II) y el último importante Lactancio (S.IV), también profesaron las ideas milenaristas [¿Sería aventurado afirmar que el mismísimo apóstol San Juan, autor del Apocalipsis, también profesó estas ideas?]

San Ireneo pasa por haber profesado estas ideas como sería claro si los siguientes pasajes fueran auténticos y no apócrifos o interpolados como muchos sostienen:

 “Si alguien no acepta estas cosas como referidas a los tiempos del reino, caerá en infinidad de contradicciones y dificultades, tal como los judíos caen y se debaten. (…) La bendición de que acabamos de hablar se refiere por tanto, sin discusión a los tiempos del reino: cuando reinen los justos después de haber resucitado dentre los muertos y (haber sido, por el hecho de esta misma resurrección, colmados de honor por Dios); cuando incluso la creación liberada y renovada produzca en abundancia toda clase de alimentos, gracias al rocío del cielo y la fertilidad de la tierra. Esto es lo que los presbíteros que habían visto a Juan, discípulo del Señor, recuerdan haber oído de él cuando evocaba la enseñanza del Señor relacionada con aquellos tiempos”. (Contra las Herejías, ed. Apostolado Mariano 1999, Libro V, p. 120-121).

“…vendrá entonces el Señor desde los cielos sobre las nubes, en la gloria de su Padre, y mandará al estanque de fuego al Anticristo con sus fieles; inaugurará al mismo tiempo para los justos los tiempos del reino es decir el descanso, el séptimo día que fue santificado, y entregará a Abraham la herencia prometida: Es el reino en que, según la palabra del Señor, `muchos del oriente y del occidente vendrán y se sentaran con Abraham, Isaac y Jacob´”. (Ibídem, p. 114).

“Es necesario también declarar a este respecto que los justos deben, en primer lugar, en este mundo renovado, después de resucitar a continuación de la aparición del Señor, recibir la heredad prometida por Dios a los padres y reinar en ella; solamente después tendrá lugar el juicio de todos los hombres. (…) Es preciso por tanto que el mundo mismo, restaurado en su primitivo estado esté sin ningún obstáculo al servicio de los justos. Esto lo que el Apóstol hizo conocer en su carta a los Romanos cuando les dice: `Porque la creación está aguardando en anhelante espera la revelación de los hijos de Dios…´”. (Ibídem, p. 117).

“Estos acontecimientos no podrán situarse en lugares supracelestes -porque Dios, dice el profeta, mostrará su esplendor a todas las naciones que hay bajo el cielo-, pero sí se producirán en los tiempos del reino, cuando la tierra haya sido renovada por Cristo y Jerusalén haya sido reedificada según el modelo de la Jerusalén de arriba”. (Ibídem, p. 128).

“Así, pues, de manera precisa, ha visto Juan la primera resurrección que es la de los justos, y la heredad de la tierra que debe realizarse en el reino; y por su parte, totalmente de acuerdo con Juan, los profetas habían profetizado ya sobre esta resurrección. Esto es exactamente lo que enseño el Señor, cuando prometió beber la mezcla nueva del cáliz con sus discípulos en el reino”. (Ibídem p.132)

“Esto se encuentra ya en el libro del Génesis, según el cual la consumación de este siglo tendrá lugar el día sexto, es decir, el año 6.000; después vendrá el séptimo día, día de descanso acerca del cual dice David: `Aquí está mi reposo, los justos entraran por el´; este séptimo día es el séptimo milenio, el del reino de los justos, en que todos se ejercitarán para la incorruptibilidad, después que haya sido renovada la creación, para los que hayan sido guardados para este fin. Es lo que confiesa el Apóstol cuando dice que la creación será liberada de la esclavitud de la corrupción, para tener parte en la libertad gloriosa de los hijos de Dios”.(Ibídem, p.133).

“Y nada de todo esto se puede interpretar de manera alegórica, sino, al contrario, todo es aquí firme, verdadero y poseedor de una existencia autentica, realiza por Dios para el disfrute de los hombres justos”. (Ibídem, p. 130).

“Si algunos tratan de interpretar estas profecías en sentido alegórico, no lograran ponerse de acuerdo entre sí en todos los puntos: Serán convencidos de error por los textos mismos…”. (Ibídem, p. 127).

“Todas las profecías de este género se refieren sin discusión a la resurrección de los justos, que tendrá lugar después de la venida del Anticristo y destrucción de las naciones sometidas a su autoridad: entonces reinaran los justos sobre la tierra, cuando crezcan a causa de la aparición del Señor; y, gracias a Él se irán acostumbrando a asir la gloria del Padre en el Reino y tendrán acceso al trato con los Santos Ángeles, así como a la comunión y unión con las realidades espirituales”. (Ibídem, p. 127).

“Esto era lo que decía San Ireneo, discípulo de San Policarpo, quién junto con San Papías, fueron discípulos directos de San Juan. ¿Qué mayor tradición apostólica histórica y directa se puede esperar?”

Espero que a los impugnadores del milenio no les acontezca el destino de Judas, el traidor por incrédulo: “He aquí lo que Papías, oyente de Juan, compañero de Policarpo, hombre venerable, atestigua por escrito en su libro IV -porque hay cinco libros compuestos por él-. Y añadió: `Todo esto es creíble para los que tienen fe, porque, prosigue él, como Judas el traidor siguiese incrédulo y preguntase: ¿Cómo podrá Dios crear tales frutos? El Señor le respondió: Verán quienes vivan hasta entonces´”. (Ibídem, p. 122).

“Tales promesas significan por tanto claramente el banquete, que proporcionara esta creación en el reino de los justos y que Dios ha prometido servir El mismo”. (Ibídem p. 126).

Estos textos tendrían una fuerza incontestable si fueran auténticos y no interpolados. Recuérdese que San Ireneo fue discípulo de san Policarpo, que como hemos dicho, junto con San Papías (ambos defendían el milenarismo) fueron discípulos del apóstol San Juan autor del Apocalipsis. El Padre Urrutia afirma taxativamente  que “se ha demostrado que son interpolados“, sin dar las fuentes o citas de esa demostración.

La disputa sobre el Milenarismo  fue muy viva durante el S.III. Pero después de la refutaciones de la escuela de Alejandría (Clemente, Orígenes y Dionisio-aunque éste llegó al extremo de negar la inspiración del Apocalipsis), y sobretodo de San Jerónimo y de San Agustín (que anteriormente había profesado la opinión milenarista que rechazó después), fue definitivamente enterrada en la Iglesia.

Pero no dejó de colear en algunos escritores de los cuales el más significativo fue el jesuita chileno P.Lacunza. Éste tuvo un amplio influjo entre los protestantes.

La Iglesia no tomó postura oficial hasta 1944; el Santo Oficio notificó que no podía enseñarse con seguridad (“tuto doceri non potest”) un reinado corporal y visible de Cristo en esta vida antes del juicio final.

Obsérvese que esto no es una condena sino la advertencia de que no se puede enseñar el milenarismo como algo cierto y seguro.  De manera semejante la inclusión en el índice de la obra del padre Lacunza como ha sucedido en otras ocasiones, es una medida disciplinar. Ha habido obras incluídas en el Índice  que después fueron sacadas de él, e incluso recomendadas por Santos y  Sumos Pontífices (San Pío X) como es el caso de la Mística Ciudad de Dios  de la Ven. María de Jesús de Ágreda.

Errores básicos, en opinión del P.Urrutia, de la opinión milenarista:

a)La restauración profetizada si aveces se dice que será después del juicio :

Esta opinión

O bien se refiere a la restauración definitiva  de la Jerusalén celestial (Dan 12,2ss; 1 Cor.15,23ss; Sal 21,28 y 71, en su sentido literal etc..) después del Juicio Universal

O bien al juicio o castigo de los enemigos de Israel  antes de la restauración futura (Jer.46,10.28; Ez. 30,3.26; Is. 63,4; 66,15 ss etc.)

Y se tuvo por

b) Creer que la venida del Señor estaba próxima; por tanto los mil años del Apocalipsis habían de transcurrir después de ella.

O por

c)Imaginar que durante el milenio de Satán encadenado va a dejar de ser verdad la existencia en el mundo de cizaña, de tentaciones y escándalos, de sufrimiento y cruz.

Pero a la vista de estas hipótesis el Milenarismo no tiene sentido en la actual providencia. Porque

1. Si es antes de la resurrección o del Juicio final, ¿no van a ser probados los que vivan durante ese milenio?

2. Si es después de la resurrección universal y tienen la visión beatífica entonces ya es el cielo. [Nota mía ¿pero esto excluye que el cielo se tenga en la tierra durante mil años  en una nueva tierra y nueva creación?]

Por consiguiente, en opinión del P. Urrutia, después de los últimos tiempos con la conversión de los judíos el final del mundo no tardará mil años.

Visión milenarista de Ezquioga:

Traigo el resumen que hace el P.Urrutia de Ezquioga:

En primer lugar lo que atañe a los últimos tiempos:

Si no hacéis mucha oración y penitencia vendrán castigos terribles y morirá una tercera parte de la humanidad. cuando las mujeres no se distingan de los hombres por su manera de vestir, entonces estará próximo el fin del mundo[no dijo de los tiempos].Cuando los religiosos sean expulsados  de España estará muy cerca el castigo. Habrá guerra mundial, primero en Italia y luego en España; después, durante el castigo-muy corto perro terrible-cinco días de comunismo y entres días caerá fuego y no amanecerá; que nadie salga de casa, pues los hombres confundidos, se matarán unos a otros. Habrá terremotos en el extranjero y luego en España. El fuego destruirá las cosechas. Habrá mucha hambre. París será carbonizado. Marsella y San Sebastián, tragadas por el mar. Madrid, Barcelona y Málaga serán también las más castigadas. Muchos morirán de una enfermedad contagiosa. Habrá que abrirse camino entre los cadáveres como se abre cuando hay nieve. Un gran monarca que fue malo en su juventud irá a África, dominará todo el mundo, tendrá un compañero muy bueno que le ayudará a difundir la religión y morirá crucificado en Jerusalén. Habrá una sola religión: los crucíferos de Jesucristo que empezarán en Sevilla, convertirán el mundo; su fundador será el gran reformador de la Iglesia. Antes, muchos sacerdotes abandonarán el celibato. Después del reinado del Corazón de Jesús vendrá eñ Anticristo con más mártires de los que ha habido. [Muchas de estas cosas fueron anteriormente dichas por profetas católicos. Hay que notar que fueron dichas por gentes iletradas, algunas de ellas de habla vascuence que no habrían podido leer los  textos aludidos, máxime en aquella época -1931 ss-. Pero el demonio sí los conocería)

Lo que converje con la opinión milenarista es lo siguiente:

Después del Juicio bajarán los justos con Jesús a la tierra durante mil años; ya no podrán pecar: Será una especie de paraíso.

Comentario del P.Urrutia:

No es fácil de entender, o admitir, que los bienaventurados estén sólo en la tierra y en ella sólo mil años. Aunque esto no es el milenarismo. Porque es ya después del Juicio Universal

A la vista de todo lo dicho parece evidente que la visión milenarista coincide en parte con el milenarismo especial anunciado en Ezquioga.

Mi propio resumen:

En Ezquioga se anuncia un peculiar milenarismo consistente en que :

1. Jesucristo reinará corporalmente y visiblemente en la tierra.

2. Reinará sobre los bienaventurados que bajarán del cielo a la tierra. 

3. La tierra  será entonces el paraíso. Con justos confirmados en gracia y habiendo ya recibido su cuerpo anterior resucitado y glorioso.

4. Esto durará mil años.

Si bien es difícil de entender que los bienaventurados bajen a la tierra, con su cuerpo resucitado y glorioso, y esto por mil años; también hay que decir que

  1. La resurreción de los cuerpos gloriosos también es muy difícil de entender. Sobretodo si se tiene en cuenta que habrán resucitado para estar eternamente en el cielo junto a ángeles incorpóreos.
  2. Que los  justos con sus  cuerpos resucitados  después de haber sufrido en vida terrena persecuciones, martirios, desprecios y ataques de muy diversa índole por su fe en Jesucristo,  es algo  con lo que es CONGRUENTE  decir que reinen con Cristo precisamente en la tierra donde ellos fueron rechazados y donde  Jesucristo fue privado del Reino que le pertenecía.

  3. El triunfo de Cristo y de los justos en el cielo es algo que se acepta sin dificultad por difícil que sea su comprensión aunque la Fe nos lo enseña. Pero también es verdad que este triunfo parecería que no sería completo, y sobretodo DEJARÍAN DE CUMPLIRSE LITERALMENTE MUCHAS PROFECÍAS BÍBLICAS  y de innumerables profetas católicos  si no tuviera lugar el prometido Reino, añorado por los primeros cristianos, y pedido siempre por los fieles católicos en el Padrenuestro : “ADVENIAT REGNUM TUUM”.

A continuación traigo algunas consideraciones de Don Benjamín Martín Sánchez, magistal que fue dela catedral de Zamora, sobre las profecías bíblicas acerca de  lo que se podría tenerse como un milenarismo, aunque de sentido distinto al comúnmente entendido.  Ni es lo que se dice en Ezquioga ni  es lo que se entiende por milenarismo comúnmente.

UN MILENARISMO PARADÍSIACO

Después del juicio universal de naciones [no es el juicio final sino el castigo/juicio de las Naciones] se habrá formado un pueblo santo, tendrá lugar un milenarismo paradísiaco, y si a alguno no le agrada que diga “milenarismo” (debido a que varios han caído en errores condenados por la Iglesia por no haber interpretado rectamente el pasaje de los mil años del apocalipsis) dígase una “época maravillosa de paz“, a la que contribuirá el estar condenado o reprimida la acción de Satanás”.

[sigue lo relativo a la conversión de los judíos y el triunfo definitivo de la Iglesia de Cristo cuando se cumplirá la profecía de un solo rebaño bajo un solo pastor, y también las profecías referentes al reinado de Jesucristo y a la abundancia de bienes materiales : fertilidad, longevidad,felicidad y paz en el mundo etc..] [Igualmente muchas profecías católicas de santos]

Algunos dicen que no se puede admitir tanta grandeza de bienes materiales ..pues son como un envoltorio o símbolo de los bienes materiales; mas si hemos de ser consecuentes no podenos ir contra la exigencia del texto sagrado que reclama el cumplimiento literal de lo anunciado por los profetas.

Razones para esta última afirmación:

1.Si ha sido un hecho real y público la dispersión de Israel ..y posterior repatriación ¿Por qué  no ha de ser real también las promesas temporales de su futura grandeza?

2. Los profetas anunciaron no sólo los padecimientos de Cristo sino sus posteriores glorias. Si las primeras se han cumplido ¿Por qué no se han de cumplir las restantes?

3. La tercera razón nos la da Benedicto XV en su encíclica Spiritus Paraclitus citando a San Jerónimo: “Porque no es posible que tantas promesas como cantan en sentido literal los santos profetas, queden reducidas a no ser otra cosa  que fórmulas vacías y términos materiales de una simple figura retórica; ellas deben, por el contrario, descansar en un terreno firme, y cuando queden establecidas sobre los cimientos de la historia podrán elevarse hasta la cumbre del sentido místico”

En consecuencia mi criterio es éste: ..”las profecías con sus promesas de bienestar temporal, han de tener cumplimiento y será para cuando Israel en masa  (Rom.11,26) se convierta y sea Iglesia de Cristo. ” y se halle purificada la tierra y quede libre de la maldición a que fue sometida a raiz del pecado de nuestros primeros padres. Entonces será cuando la creación inanimada tomará parte en la felicidad del hombre”. “La humanidad , como nota Díez Macho en su “Historia de la salvación” empezó con un paraíso y terminará con un retorno al estado paradisíaco en el que el bien dominará al mal, los buenos a los malos, el Mesías a Satán: con dominio total exclusivo y perpetuo” (Textos tomados de la obra de   Benjamín Martín Sánchez, Breve Historia del Pueblo de Israel, p.133-134)

Por mi parte termino diciendo que yo creo que es posible y aun probable un peculiar milenarismo como el que expone Benjamín Martín Sánchez,   aunque esto no encaje con el término “milenarismo”, tal como se ha entendido en la historia.  La Biblia parece que así lo enseña.

Respecto del milenarismo que se anuncia en Ezquioga, yo no me esforzaré en defenderlo, aunque creo que para Dios todo es posible. Es una materia de opinión, sin mayor relevancia para nuestra personal salvación.

Ezquioga sigue siendo un enigma. Aunque también creo que en esa aparición pudo haber cosas sobrenaturales, sobretodo por los cumplimientos de algunas profecías difíciles de explicar. Pero no necesariamente es buena enteramente ni en su mayor parte. Recuérdese Lourdes, donde también hubo fenómenos preternaturales o quizás satánicos, sin que esto afecte a lo fundamental de la aparición de Nuestra Señora, la Inmaculada Concepción.

3 replies »

  1. Me parece que la dificultad central del milenarismo, radica en que “otro vendrà en su nombre, y a ese si lo aceptarèis”, el Anticristo vendrà corporalmente y reinarà y serà aceptado por la gran `mayorìa como el mesias esperado, ahora lo son sus proposiciones sus obras, impulsadas por los diez reinos y la bestia con cuernos de cordero. Entonces predicarlos serìa lanzar a los catòlicos a las fauces de los lobos, el milenarismo y el TRIUNFO DEL CORAZÒN INMACULADO “Al final mi Corazòn Inmaculado Triunfarà”, es un misterio pero es de FE. Y es inconcebible pensar que el milenio y el cumplimiento del Padre Nuestro “hagase Tu Voluntad en la tierra como en el Cielo.” tendra lugar solo en el Cielo…. absurdo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.