ALL POSTS

APOSTANDO CON SAN MALAQUÍAS


bertone3

En estos días previos al Cónclave, que se piensa será adelantado en unos cuantos días contra lo establecido por la Constitución Apostólica   UNIVERSI DOMINICI GREGIS  de Juan Pablo II del 22 de febrero de 1996 que reemplaza el anterior escrito del Papa Pablo VI en el año 1975 (Romano Pontifici Eligendo y trata sobre el modo en que se ha de desarrollar un cónclave y los diversos elementos a tomar en cuenta cuando la Sede del Papa queda vacante, les propongo una apuesta sobre quien será el futuro “pontífice” pero con la particularidad de que debe hacerse con los ojos puestos en la PROFECÍA DE SAN MALAQUÍAS.

La constitución de  JPII determina que la espera para que todos los cardenales puedan participar en la elección es de 15 días a partir del anuncio del fallecimiento del pontífice. Este período puede prolongarse por razones justas hasta un máximo de 20 días. Pero esto, al parecer se va a modificar, puesto que no ha habido fallecimiento de ningún pontífice sino una orden formal voluntaria de remoción de la propia autoridad pontifical, con la renuncia conocida de Benedicto XVI, que impuso los acontecimientos a venir desde el 11 de febrero de 2013 hasta la fecha de la elección del nuevo “pontífice”.

Estamos, pues en vísperas de saber el día del comienzo del Cónclave, con todos los cardenales electores -algunos no acudirán por razones específicas-   (siempre de edad inferior a 80 años), y el Cardenal que será elegido previa su aceptación  del cargo y  su declaración del nombre elegido, y la fecha en que esto ocurra, son todavía desconocidos y de ello se hacen cábalas. Sobre la persona que ocupará la Sede, se están haciendo apuestas en diversos foros. Nosotros nos sumamos a ellas en este post. Pero bien entendido, no lo hacemos llevados de un espíritu frívolo lúdico, sino que lo hacemos como un modo de adherirnos a la profecía de San Malaquías. Tengo escrito en el post El final.. que los lemas no son unos acertijos que han resultado acertados y que pueden servir de entretenimiento (lo que nunca sucede en las profecías católicas auténticas, ni tampoco en las bíblicas) sino que su esencia es la que propone uno de sus críticos más conspicuos,Maitre, con este tenor : “ La profecía de San Malaquías es la historia anticipada de las última edades del mundo por medio de la historia de los últimos papas“.  Se inscribe pues, en mi opinión, en el acerbo de profecías católicas sobre los papas y los  últimos tiempos , sirviendo de aviso de Dios y consolación de los cristianos de esos tiempos, que deben ver en ello los designios del Altísimo.. No menos es, también, un respaldo divino al papado o sea a los Vicarios de Dios y sucesores de San Pedro. En efecto creemos que esta profecía es auténtica, en cuanto que es  inspirada y profética, aunque muchas veces hemos expresado  nuestra opinión de que es una profecía pseudoepigráfica; quiero decir que no sería del mismo San Malaquías sino de alguien del círculo de historiadores romanos de finales del siglo XVI. Bien podría ser su autor el comentador de los lemas anteriores a su publicación por el agustino Arnoldo Wion, en su obra- Lignum vitae..- quien la cita como de pasada al describir la vida de San Malaquías  En mi opinión bien podría ser el mismo Ciaconus, o sea el dominico español P.Chacón eminente historiador eclesiástico buen  conocedor  de los lemas de los papas  anteriores a su publicación. Más en concreto,  se habría fijado en la obra del agustino Pannivio  en cuya obra Epítome Romanorum Pontificum .. publicada en 1557,  se describen minuciosamente –y gráficamente- los escudos papales que dan pie a los lemas y comentarios del mismo Chacón desde  el lema correspondiente a Celestino II, Ex castro Tíberis, en 1143 hasta el papa Urbano VII, elegido en 1590, “De rore coeli“. De este lema  Chacón expone su comentario que sigue al lema separado por un punto, como siempre y comenzando por el relativo qui, lo que sucede muchas veces aunque no siempre.

En esta entrada pretendo hacer una apuesta sobre el próximo futuro ocupante de la Sede, pero accediendo al resultado no como hacen otros estudiando el perfil- nacimiento, edad, nacionalidad, cariz conservador o progresista  etc…- sino meramente ateniéndonos a la profecía de San Malaquías.

Para ello ofreceré una pauta describiendo un acierto-a modo de ejemplo entre muchos- de los  más importantes de esta profecía, la cual  no consta en sus lemas de palabras oraculares o sibilinas, vale decir ambiguas como eran los oráculos de las sibilas, sino por el contrario se fundamentan en un preciso y a veces inintercambiable estudio de datos concretos-nacimiento, escudos, características de los diversos pontificados etc… Esto nos servirá de pauta para que con el estudio de los dos- o mejor uno en mi opinión- lemas que queden, nos lleve a determinar el futuro “papa”.

No hace falta recordar que estudios parecidos hechos en ocasiones anteriores, resultaron un fracaso ante el hecho tozudo de la elección del pontífice. Por lo tanto los resultados de  “esta apuesta” puede resultar igualmente un fracaso estrepitoso. Lo aceptamos de antemano, pero al menos servirá para un conocimiento mayor de la profecía, lo que nos permitirá beneficiarnos de los fines arriba descritos, que son enteramente católicos y espirituales.

Finalmente diré que yo me voy a aventurar a apostar  por un personaje concreto entre los cardenales elegibles. Y lo que es más expresaré mi “predicción” sobre la fecha de la elección del futuro “pontífice”.

En los comentarios de esta entrada se invita a participar a los lectores, cual si una casa de apuestas se tratare,  por lo que están invitados a dar el nombre de sus preferencias y a expresar también su opinión acerca del cónclave, en cuanto a su duración: Breve, normal, o larga.

Por ejemplo un común lector podría decir que el elegido será Fulano, expresando si lo desea su interpretación de los lemas que faltan de la profecía.  Además añadirá una de las tres palabras sobre la duración del Cónclave: Breve, normal, o larga.

Los comentarios, si los hay,  serán expuestos al final de esta entrada que será revisada con el paso de los días.

No se tache esta iniciativa de frívola, porque pienso que tendrá consecuencias beneficiosas.

Sirva todo lo anterior, de preánbulo del  post.

Ahora solo me quedan tres cosas:

1-Presentar la cuadra en la que está el caballo ganador, aunque de momento desconocido. Los elegibles están en el vídeo que les traigo(visto en el blog Católicos-Alerta).

Uno de  ellos, con seguridad será el futuro “papa”

2. Paso ahora a exponer el final de la profecía con el lema o lemas que falten. Expondré mi interpretación de esta final, abogando por eliminar interpretaciones erróneas, en mi opinión, para ayuda de los lectores. De todas maneras, cada uno debe actuar de acuerdo a su manera de ver el final de la profecía.

Ésta es la página correspondiente al final de la profecía tal como aparece en la primera edición de la profecía en el “Lignum Vitae..” publicado por Wion en 1595.

Y ésta es la fotografía de las tres primeras ediciones. Junto a la anterior está la 2ª de 1598, y la 3ª de 1694.

(Hay que notar que cuando apareció la 2ª, probablemente aún vivían tanto Chacón como Wion. Ec la 3ª se 1624, en la que se estableció la lectura común hasta nuestros días, probablemente no)

Teniendo a la vista estas fotografías, doy la transcripción de la última parte de la profecía y su traducción:

In psecutione. extrema S.R.E sedebit. 

Petrus Romanus, qui pascet oves in multis tribulationibus; quibus transactis civitas septicollis diruetur & Iudex tremendus iudicabit populum suum.Finis.

Quod ad pontifices adjecta non sunt ipsius Malaquiae sed R.P.F. Alphonsi Giaconis, Ordinis Praedicatorum, huius prophetiae interpretis.

En la persecución (?)última  (de la) Santa Romana Iglesia se sentará (reposará).

Pedro Romano, que apacentará a las ovejas en medio de muchas tribulaciones; pasadas las cuales la ciudad de las siete colinas será destruida y el Juez tremendo juzgará a su pueblo. Fin.

Lo que se añade a los (nombres de los )  pontífices  no son del mismo Malaquías sino del R.P.F. Alfonso Chacón, de la Orden de Predicadores, intérprete de esta profecía

Sobre locual hay que decir con probabilidad que:

In psecutione debe leerse In persecutione o sea en la persecución.

(lo que sigue en cursiva puede omitirse porque es algo técnico y no afecta demasiado a la apuesta)

Los que lo niegan leen In prosecutione = A continuación

Pero esto en mi opinión es erróneo por los siguientes motivos que el P.Igartua explica en su libro en las páginas 151 y 152.

Brevemente: Ésa hipótesis fue sustentada por el eminente intérprete Dehin. La ceptación de su hipótesis cambiaría enteramente el significado de los últimos lemas de la profecía. Dehín lo interpreta textualmente así:

A continuación (in prosecutione) la Santa Iglesia Romana [tomando las siglas S.R.E. en nominativo y sujeto de la frase] reinará como última (extrema) [ o sea en la última y única Iglesia antes del fin del mundo].

O sea según él mismo dice:

Después del lema “Gloria Olivae”  habiendo sobrevenido en éste pontificado la unidad de todas las iglesias [ digo yo: cosa que no ha sucedido] será ya la Iglesia Católica romana la que seguirá reinando como única Iglesia en el fin de los tiempos, o hasta que llegue el fin.

O sea, la profecía anunciaría no el fin del mundo sino la unidad de las iglesias cristianas.: Un solo rebaño  y un solo pastor (Jn.10,16), con una duración ilimitada y desconocida.

Pero el fundamento para decir esto es que en la paleografía irlandesa, aunque no en la occidental, p con un trazo horizontal debe leerse pro.

Ahora bien, aunque fuera escrita por mano de San Malaquías (lo cual es dudoso), tendríamos que preguntarnos, si el mismo santo obispo, buen conocedor de la cultura latina occidental, en su viaje a Roma y durante su estancia allí en su visita al papa Inocencio II en 1139, ¿usaría una abreviatura no usada en el siglo XII en Roma? Y si el escrito proviniera  del editor de la primera edición, Wion, o del comentador Chacón, [que probablemente la escribió en un papel, si no fue su autor] ¿iban a usar una abreviatura absolutamente ajena  a la paleografía occidental del siglo XII?. Y además los editores de la segunda edición y tercera, utilizando la lectura per, el primero en vida de los dos citados, y el segundo vivos todavía muchos de la escuela historiográfica de ambos, ¿es concebible que usaran esa abreviatura que, como puede puede constatarse ellos  no la utilizaron nunca?

Creemos que con razón ningún editor, ni ningún intérprete de las decenas de ellos,  leyó  el último lema in prosecutione, fuera de Dehin, que por otra parte ponía la unión de los cristianos en el pontificado de “Gloriae Olivae”

Sólo queda decidirse por aceptar como lo hace Igartua, después de un minucioso estudio de 6 páginas, con segura certeza, como lema la frase:

In persecutione.  extrema S.R.E. sedebit.

Ello explicaría el punto con que acaba y la minúscula de extrema ya que la hace concordar con la palabra anterior  en ablativo, persecutione y sobretodo las letras S.R.E. muy usadas en cancillería, conocidas de sobra por el historiador Chacón.

Pero subsiste la pregunta ¿Es un lema o bien como han querido la mayoría de los intérpretes no lo es y es una mera explicación del lema último, Petrus Romanus?

El lema debería leerse así:

In persecutione. [sigue el comentario de Chacón] extrema Sanctae Romanae Ecclesiae.  Termina con un punto quizás indicando que no afectan al siguiente lema, en renglón  aparte y con el margen de los lemas, y con mayúscula: Petrus Romanus. [la cosa cambió en la tercera edición en que se impuso hasta nuestros días la lectura común]

Sólo queda el último lema  que es el que empieza por Petrus Romanus,-SI ES UN LEMA PERSONAL- cuya traducción hemos dado más arriba. La única duda estriba en si es un lema seguido de un comentario de Chacón, o todo él es un lema. A favor de esta última hipótesis sería el hecho de que el pronombre qui ,  sigue a una coma y no a un punto como sucede en todos los lemas seguidos de un comentario que empiece por qui.

Luego entonces, y para resumir, hay varias hipótesis:

1.In persecutione es un lema que corresponde a un futuro papa [el que vendrá en breve]

2. Petrus Romanus es un lema personal de un futuro papa que vendrá después del próximo.

3. Petrus Romanus es un lema personal, al que afectaría la frase in persecutione…La frase in persecutione afecta a modo de explicación como han querido los editores de la profecía desde la tercera edición.

4. Petrus Romanus es una clave de toda la profecía sin que corresponda a un lema personal. Entonces el próximo papa encarnaría el lema In persecutione.

5. Lo que sigue a Petrus Romanus es un comentario de Chacón. La  coma que observamos nos sobraría entonces y sería un lapsus de Chacón.

6. Todo el párrafo de Petrus hasta Finis es un lema inspirado.

7. Finis se refiere al fin de la profecía pero no al fin del mundo. [Esto último es lo que yo pienso]

Para una aclaración de todo esto me remito al libro de Igartua donde  está explicado por extenso.

Método para encontrar el posible candidato

Podría traer muchos lemas pero me ceñiré a uno que nos enseña a aplicar los lemas a un posible candidato:

JUAN PABLO I.. Lema : “De medietate lunae”  “De la mitad de la luna” o de la “luna menguante

Comentario: Lucini Albinus, Bellunensis, electus die de medietate lunae: Albino Luciani, de Belluno,[Bella luna] elegido el día de la luna media (menguante)

Personal: su nombre quiere decir “Blanca Luz“, propia de la luna.

Histórica: La brevedad de su pontificado que duró solamente 33 días (del 26 de agosto al 29 de septiembre) se refleja en el lema por ser la luna símbolo de la mutabilidad y cambio, máxime al señalar su mitad.

Simbólica: La luna es símbolo clásico de la inestabilidad de lo humano.

Así pues el lema le conviene desde cuatro punto de vista:  Nombre propio, apellido, lugar de nacimiento (diócesis) y día de su elección.

Históricamente le conviene por su pontificado brevísimo.

Probabilidad. Al ser 6 los elementos que se estudian en los lemas la probabilidad de acierto  en todos ellos sería 1/12 , o sea 1/2. Pero en el caso de Juan Pablo I  al ser cuatro los aciertos entre los 6 que estudiamos, sería 1/12-elevado a 4. O sea 1/20.736. Y si añadimos el acierto histórico la todavía sería más asombroso.

Dicho para que se entienda la probabilidad de elegir en aquel caso un papa, que por nombre, apellido, diócesis de nacimiento,  día de elección, y pontificado mudable y breve como la luna,  estuviera relacionado con la luna, hace que la conveniencia de su lema  a cualquier otro fuera remotísima.

De los 132  cardenales que  concurrieron al cónclave en 1978, NI UNO SOLO, ofrece alguna característica que pueda relacionarse con la luna menguante.

Además fue elegido  el primer día justo antes de la noche en que apareció la luna menguante. Ser elegido el primer día del cónclave es algo raro. Si hubiera sido elegido un día después o unos días después ya no hubiera sido elegido cuando la luna está justo en su mitad.

La probabilidad dicha subiría con los nuevos aciertos.

Hasta aquí resumido lo que dice sobre este pontificado el P.Igartua.

Quién será elegido

Teniendo todo esto en cuenta, me atrevo a decir que el Cardenal Tarsicio Bertone podría ser muy bien el elegido. Según tengo entendido él es de nombre Pedro y nacido en una villa que lleva el nombre de Romano.

El ocupó durante muchos años puestos en Roma,  más importantes quizás que ningún otro, al revés de otros cardenales que vienen “de fuera” y no han sido curiales.

Tampoco hay que olvidar que es salesiano, de la familia de San Juan Bosco. Ahora bien ningún santo como él ha dado  varias profecías tan extensas, sobre el destino de la ciudad de Roma, sus vicisitudes y en particular  las que tienen que ver con su destrucción (tal como leemos en la profecía)

También observamos que el Cardenal Bertone ha estado muy involucrado en la publicación y explicación del supuesto Tercer Secreto de Fátima, en junio del año 2000, en el que como saben se describe una pintura  muy relacionada con las profecías de San Juan Bosco, sobre los avatares del vaticano víctima de un ataque con el papa huyendo entre cadáveres.

¿Hay otras características, que le hagan singularmente relacionado con Pedro romano?

Pues no lo sé,  habría que estudiar su escudo, y otras cosas más , que desbordan lo que pretendo en este post.

Aquí sólo me limite a decir algo,  en este juego de apuestas,  según la profecía de los papas, Y yo me decanto por citar a éste cardenal.

Quizás los hechos vengan  desmentir esta apuesta. En verdad no me haría sentirme infeliz en absoluto, más bien al contrario, aunque sí “perdedor”.

Circunstancia de tiempo en la elección del nuevo pontífice

Finamente  expresaré mi apuesta, que reconozco tiene ribetes  de arbitraria, en la que  me ha parecido hacer un paralelismo de la elección del nuevo Pontífice  con la profecía de Daniel, que el mismo Señor Jesucristo citó como apropiada a los últimos tiempos-en los cuales quizás estemos- en la cual podemos leer  la orden dada para la reedificación de Jerusalén hasta la aparición de un PRÍNCIPE UNGIDO  una duración de 7 semanas (Dan.9,25)

Si consideramos que este es el primer Cónclave que se realiza después de UNA ORDEN  que, con la dimisión del actual pontífice,  establece la elección de un papa, un príncipe ungido, con un  interregno desconocido, bien podría asimilarse al célebre texto de Daniel de la celebre profecía de las 70 semanas, con un primer trecho de 7 semanas en  la elección del príncipe después de una orden, lo que nos haría pensar que la elección sería 7 semanas después de la célebre renuncia.

O sea a la apuesta propuesta mi voto es:

EL ELEGIDO SERÁ EL CARDENAL BERTONE DESPUÉS  DE UN CÓNCLAVE DE LARGA DURACIÓN.

Ya fuera de la apuesta diré que su elección, para asimilarla a la cita bíblica, será el 1 de Abril, a las siete semanas de la orden, dada por Benedicto.

Que a Uds. les parece una apuesta descabellada, desde muchos puntos de vista y a contrapelo de lo que se oye tanto sobre la edad del  futuro “papa”, como de la duración de la duración del Cónclave…. Pues les diré que a mí me parece lo mismo, pero esto es una apuesta y si uno quiere ganar dinero en las apuestas (en esta caso gloriarse del acierto) debe apostar por el caballo por el que nadie apuesta.

¡A APOSTAAAAR!

 

5 replies »

  1. Frisgo, la primera parte fue muy buena. Supongo que ésta también lo será por lo que pienso publicarla. Con ello repararé un poco la frivolidad del post de la apuesta.

    Me gusta

  2. Interesantes comentarios…

    Pero, mi teoria es que aun no es tiempo de que venta “Pedro Romano”, puesto que “la gloria del olivo” aun esta vigente y reinante (desde las sombras), ya que el es “oficialmente” “SU SANTIDAD benedicto 16, PAPA (emerito)”… Asi que, mientras el este vigente, tooodooo mundo se ira con la finta de que ya llegamos a los tiempos del “proximo”…

    De cualquier modo, yo apostaria a que el de Brazil, sera “el bueno”, ya que tiene todo para ganar la carrera: el apellido, el plan de trabajo para la destruccion eclesiastica, la maquinaria andando ya en esa direccion… la ventaja de ser europeo, PERO, “latinoamericano”… Ya es hora de tratar de hacer caer a america latina… no lo han logrado… han avanzado en su destruccion, pero, mal que bien, se tienen hasta “ateos Guadalupanos”!!!…

    El conclave sera breve
    ———————————————————————————
    Teoria 2: (de Hollywood)
    En “angeles y demonios” se nos recuerda de un conclave donde por una truculenta situacion mueren algunos “papables”… Imaginense si algo asi pasara!… y Tarcisio se queda en el trono!…

    Me gusta

  3. Estimado moimunan: no hay nada que reparar. Es bueno relajarse de vez en cuando. Ya es todo bastante terrible.

    Saludos.

    Me gusta

  4. Últimamente, he estado sumergido en la lectura de la magna obra Lignum Vitae, del pacientísimo benedictino Arnoldo de Wion, y la verdad es que no salgo de mi asombro: Hace una magistral exposición de la historia y los frutos de la Orden benedictina, a través de la cual uno adivina la importancia absolutamente incomparable que ha tenido la Regla y espiritualidad benedictina en aquellos siglos en que se plasmaron casi todas las instituciones eclesiásticas y temporales de las que aún vivimos. Verdaderamente, el espíritu apostólico se conservó en los claustros monásticos y canonicales, hoy ya casi perdido del todo…
    Leyendo estas obras, libro cerrado para los que desconocen la lengua latina, uno adquiere una visión de la Iglesia harto distinta de la vehiculada por los medios de intoxicación y propaganda modernos, casi totalmente ignorantes de la verdadera historia, lo mismo que los clérigos modernistas, totalmente olvidados del sentido y leyes de su estado clerical.

    Llama la atención la gran cantidad de documentos antiguos y recientes que el sabio monje se molesta en transcribir, e incluso traducir, para la instrucción y edificación de sus lectores. Así es como uno se da cuenta de que la profecía de san Malaquías no fue editada como lo haríamos nosotros hoy, en edición especial y atractiva presentación, sino como uno más entre los centenares de documentos dados a luz, muchas veces después de haber dormido durante siglos en las estanterías de una biblioteca, un archivo o una sacristía, ignorados hasta por sus poseedores. Realmente, no me parece que un documento entre otros cientos, perdido en un enorme mamotreto de difusión más bien restringida, haya sido concoctado o falsificado para favorecer la elección de un candidato al Papado. El mínimo sano sentido común habría indicado la necesidad de editar la profecía en un pliego suelto, a muchos ejemplares, fácilmente transmisibles, no en un tocho sólo apto para estómagos intelectuales sólidos.

    Así que me reafirmo en creer en la autenticidad de la profecía, en que su autor es efectivamente el gran santo irlandés del que os pongo aquí la biografía:
    http://trigodedios.blogia.com/temas/fiesta-de-san-malaquias-de-armagh-3-de-noviembre-.php

    Y me reafirmo también en que ni Wion ni Chacón eran unos deshonestos falsificadores, sino muy escrupulosos, ni era fácil engañarlos con falsificaciones, y por último, que no parece que hubiesen concedido a esa sucesión de lemas la importancia capital que ha ido adquiriendo en los últimos siglos, merced al uso que de ella han querido hacer los enemigos del Papado: (Cripto-cátaros, protestantes, gnósticos, ocultistas, modernistas, progresistas, etc…) en un intento de convencer al mundo de que el fin de Babilonia-Roma estaba cerca.

    Con la consiguiente reacción de los católicos, inclinándose por intentar probar que es una falsificación…

    Y todo esto, por una malísima interpretación, fruto en primer lugar, de no ponerla en su contexto histórico: San Malaquías fue a visitar al Papa, para que éste confirmara la inmensa labor regeneradora de la Iglesia de Irlanda, otorgándole el palio, y cuando llegó a Roma, se encontró con que el Papa estaba siendo perseguido por un antipapa, el falso cristiano y verdadero judío Pierleoni, que se hacía llamar Anacleto II.

    Cuando por fin llegó a hablar con el verdadero Papa, Inocencio II, éste, afligido más allá de sus fuerzas por las tribulaciones revolucionarias de las que era víctima la Iglesia de Roma, sabedor por su amigo san Bernardo de las facultades proféticas de su interlocutor,le preguntó hasta cuando durarían esa serie de combates incesantes contra enemigos cada vez mejor disfrazados.

    A lo que respondió la Providencia, como suele, por unas vías que no son las nuestras, pero que iban mucho más allá de lo que el mismo Papa Inocencio esperaba.

    Le entregó la carta de navegación de lo que iba a ser la historia de la Iglesia en lo que quedaba de tiempo hasta conocer, por fin, el triunfo de la edad consolativa, bien conocida por muchos autores, por ejemplo el V. Bartolomé Holzhauser, que divide las eras de la historia de la Iglesia así:

    La seminativa, de Cristo a las persecuciones, la irrigativa, de las persecuciones hasta León III, la pacífica, desde León III hasta León X (Porque aún no ha estallado en toda su virulencia el contagio moderno), la purgativa, de León X hasta el Papa Santo (el Gran Papa restaurador de las profecías, ¿Quizás León XIV?), luego (In PROsecutione), la edad consolativa, desde el Papa santo hasta la aparición del Anticristo, y por fin, la edad desolada, desde el Anticristo hasta el fin del mundo.

    Lo que viene a decirle al Papa (Y a nosotros), es que después de Gloria Olivae, in prosecutione, La Santa Iglesia Romana reinará inmensa, suprema.

    Y AQUÍ SE ACABA EL TEXTO PROFÉTICO, como bien se encargan de advertir las líneas finales.

    Pero en su último comentario, el historiador Chacón no tiene ésto en cuenta, e interpreta que el fin de los lemas indica, no el fin de la era purgativa, sino el fin de la Iglesia, tout court.

    Y como por otra parte, sabe que, según tradición romana, el último Papa debe llamarse Pedro, y que después de las últimas persecuciones, la destrucción de la Urbe (Roma), anticipará la del Orbe (el mundo), escribe su último comentario siguiendo el patrón de los anteriores: Primero el nombre del Papa, luego qui…más desarrollado, por ser el último.

    Interpretación comprensible, PERO ERRÓNEA.

    Fenómeno, sin embargo, muy en la línea de muchas profecías verdaderamente dadas por Dios, pero cuya intelección reserva Dios a sólo algunos, mientras se sirve de las causas segundas para celar el significado verdadero a los demás, por las razones que Él se sabe…

    Cuando observo el prurito apocalíptico que invade a ciertos católicos, rayando alguna vez en lo propiamente ridículo, doy gracias a Dios por habernos dado muchas profecías de tantos santos y místicos de los últimos siglos, amén de las apariciones de Su propia Madre, que nos ayudan a comprender que ésto no es el comienzo del fin de la Iglesia, sino sólo el comienzo del fin de la era purgativa (Y ya se sabe, igual que en el Purgatorio, cuanto más cerca están las almas de su liberación, más intensa es la purgación, porque más intenso es el amor que las anima), así como el prolegómeno de una nueva edad, gloriosa para la Iglesia, aunque no sepamos cuanto tiempo va a durar.

    No intenten encastrar los textos del Apocalipsis en la situación actual, porque aún no hemos llegado a la realidad de su cumplimiento último, sólo, todo lo más, a un muy imperfecto esbozo de lo que será la era desolada de la Iglesia, para la que todavía faltan siglos, probablemente.

    Los partidarios de la inautenticidad de la profecía, o de su pseudoepigrafía arguyen la gran cantidad de doctores, eruditos, peritos, especialistas, semejantes muchas veces al amateur impugnador de infocatólica, para quitarle todo valor a la profecía, y conservar su confort intelectual.

    Se me ocurre pensar que como esos doctores sean como los que desde hace cinco siglos han tratado, por ejemplo, del origen del poder temporal, o de la infalibilidad del Papa, consiguiendo, no sólo NO aclarar las cosas, sino emborronar lo que antes estaba más claro que el sol de mediodía, poco caso ha de hacerse de semejantes artistas…

    Vengamos ahora a la apuesta:

    CÓNCLAVE: Vista la tensión e incertidumbre, me inclino por un cónclave LARGO.

    PERSONAJE ELECTO: Scola parece demasiado obvio, me inclino por Bagnasco, discípulo del card. Siri.

    O si quieren algo insospechado, Mons. Francesco Moraglia, Patriarca de Venecia. Por lo que me cuentan por aquí, alguien de mucho relieve, incorruptible, mucho más enérgico de lo que podría parecer, ideal para deshacer el empate de un cónclave largo, puesto que aún no es cardenal, aunque vaya vestido con la púrpura romana, que Venecia es mucha Venecia. Por algo han salido de allí tres Papas en un siglo. ¿Quién sabe, un Papa Sarto en 1903, y un “Papa Santo” en 2013?

    NOMBRE: Me inclino por León XIV, simpático para todo el mundo, y muy adecuado para el que tenga que bregar con la reforma de la Curia y de la Iglesia conciliar …(Ahí es ná)

    Y sino, Clemente XV, otro nombre poco usado, para alguien que tendrá que tomar decisiones tan controvertidas como su inmediato antecesor en el nombre…

    Hala, ya sabéis quién NO va a acertar, que siga la rueda…

    Me gusta