ALL POSTS

CARTA A EUROPA 2ª


Gracias a la gentileza de frisgo

rorschach1

Aquí documento PDF

Segunda epístola a los europeos

Por Michel Geoffroy

Hermanos europeos, creéis que Dios ha muerto y que esto anuncia vuestro reino, el de los hombres. Pero en verdad os digo, los que pretenden esto y se hacen llamar ”liberales” os engañan para esclavizaros, y ya os conducen en verdad hacia la muerte del hombre.
Esos demonios liberales llenos de palabras suaves, que os hacen creer que defienden vuestros derechos y vuestras libertades, en realidad odian al hombre y buscan su ruina.
Su culto bárbaro afirma que el hombre es inepto para hacer el bien. Esos demonios pretenden fundar una sociedad no sobre la virtud, sino sobre el vicio, no sobre el amor, sino sobre su contrario: el egoísmo, que ellos llaman derechos del individuo, y sobre el comercio. No lo quieren construir sobre la entrega y el honor, sino sobre la concupiscencia y el engaño.
Quieren fundar el orden del mundo sobre todo lo que las civilizaciones pasadas consideraban pecados o vicios de los cuales había que protegerse. Es por ello, hermanos míos, que su culto es realmente demoníaco y constituye la más terrible de las depravaciones.
Los demonios liberales, sea cual sea el nombre bajo el cual se nos presentan, profanan sistemáticamente todas las instituciones que han constituido la
Humanidad en la Historia: destruyen en particular la soberanía política bajo todas sus formas: el Estado, las leyes, las fronteras y la ciudadanía, incluso las artes y los mismos idiomas. Sólo buscan privar al hombre del atributo esencial de su humanidad: su libertad de elegir su camino en el seno de su comunidad y la consciencia de su identidad.
Pretenden encarnar las luces del bien, pero en realidad abren la vía al reino del Mal al someter voluntariamente al hombre a fuerzas que escapan a todo control.
En verdad os digo, el liberalismo es el peor enemigo del género humano, hermanos míos.
Los demonios liberales, para inducirnos a la tentación, os han prometido el paraíso de la abundancia. También os han prometido que podrían construir el mañana según su voluntad en un mundo en paz.
Pero en verdad os digo, han omitido deciros que quieren someter al mundo a su ley enloquecida y que llevarán a una guerra cruel a todos los que se oponen
a ella. Porque todos los que se oponen a ellos se encuentran colocados fuera de la humanidad y sucumben por el hierro y el fuego. Han omitido también
deciros que os convertiréis en cambio en esclavos de Mammon, su verdadero dios.
En verdad os digo, estos malos profetas os han engañado ya que este supuesto paraíso corresponde al infierno que temían vuestros ancestros: un mundo de dolor y de desesperación, poblada de almas en pena, un mundo en el que los valores están invertidos, en el cual los idiomas están corrompidos
y en el cual el Mal se disfraza con los ropajes del Bien.
Hermanos míos europeos, juzguemos el árbol liberal por sus frutos venenosos.
Mirad lo que han hecho de vosotros: unos simples ”recursos humanos” al servicio de la economía, es decir del Becerro de Oro. Porque ya no vivís en comunidad, hermanos míos: sois a la vez numerosos, ya que os amontonan para satisfacer las necesidades de la economía, y solitarios, ya que en nombre del culto liberal, destruyen todas las comunidades sobre las cuales se apoyaban vuestros ancestros para vivir con sus semejantes y escapar a la desesperación. Ya no sois más que individuos, es decir un vacío, una nada, ya que el hombre no existe por si mismo, fuera de la hermandad de sus semejantes.
Mirad vuestras ciudades destruidas, transformadas en zonas comerciales y en dormitorios para mano de obra. Mirad vuestras fronteras abiertas, vuestras campiñas desiertas y vuestros templos vacíos. Ahora lo importante es que el dinero y las mercancías circulen a cualquier precio. Mirad vuestra cultura envilecida, ya que esos iconoclastas os han enseñado a odiar a vuestros padres y a renegar de los valores de vuestros ancestros. Mirad la triste cohorte de vuestros hermanos sin trabajo, sin familia, sin porvenir.
Esos demonios ebrios de un poder ahora total, atacan no solamente vuestra cultura, sino también a vuestra propia naturaleza, ya que tienen prisa por
reinar sobre la nada.
Después de haber rechazado reconocer y valorar las diferencias humanas, afirman ahora que los sexos no serían más que convenciones y que la mujer sería igual que el hombre, un eslabón de la cadena de explotación, una consumidora sin alma, un ente destinado a satisfacer apetitos en una vida vacía de toda trascendencia.

Luchan en todos los frentes contra la natalidad y destruyen las familias: consideran a los hijos como una carga, una mercancía o como un ”derecho” que se puede reclamar antes que como una bendición, fruto de la unión de un hombre y una mujer. Banalizan la más antigua institución humana, la del matrimonio, para mejor destruirla. Organizan voluntariamente la mezcla de los pueblos y las etnias para arrancar las raíces de las identidades, y la vuestra en particular, como si fuera mala hierba. Y os prometen haceros morir antes de vuestra hora ya que vivís demasiado tiempo y costáis demasiado caro.
Estos malos pastores pretenden defender los derechos de los animales o de las plantas para mejor banalizar vuestra humanidad y haceros olvidar
vuestro origen divino.
En verdad os digo, hermanos míos, que os hacen perder cada día que pasa un poco más de vuestra humanidad, ya que sois como máquinas, simples engranajes del Moloch económico que todo lo consume. Porque no consumís, hermanos míos, sois vosotros los consumidos.
Ya no veis el mundo a través de vuestros ojos, sino a través de las pantallas que os siguen a todas partes. Ya no sabéis mirar el cielo. Ya no sabéis escuchar los sonidos de la naturaleza y de la vida. No habláis a vuestros semejantes más que por medio de aparatos y artilugios. Vuestros hijos, ya marcados por el signo de la Bestia económica, viven en una realidad virtual, en un mundo de quimeras prefabricadas de las que se convierten en prisioneros.
Los demonios liberales os pintan vuestro pasado como un abismo de oscuridad y de opresión. Pero este subterfugio sólo sirve para haceros considerar más amable un presente terrible. Porque esos malos pastores, en lugar de liberaros, como dicen, han logrado someteros a la servidumbre económica, a la esclavitud política y a la abyección moral.
En verdad os digo, la secta liberal es el peor enemigo del Hombre y su triunfo significaría el fin de la Humanidad. Es por eso que hay que rechazar
a estos profetas de las tinieblas y romper todos sus ídolos, hermanos míos. Porque su lengua es mentirosa, y todo lo que dicen son sólo mentiras.
Debéis echar a los mercaderes del Templo. Y entonces volveréis a ser hombres en medio de vuestros hermanos.

3 replies »

  1. THE RETURN OF THE KING (2013)

    “Debéis echar a los mercaderes del Templo. Y entonces volveréis a ser hombres en medio de vuestros hermanos.”

    Esto está muy lindo, que dirían al otro lado del charco, pero yo me pregunto: Sólo con echar los mercaderes del Templo,suponiendo que os dejaran los esclavos lobotomizados por la mátrix, ¿Es suficiente?

    Porque para volver a ser hermanos, ¿Qué os falta? Os falta, nos falta, un Padre, y una Madre. Nos faltan Dios Padre, y la Santa Madre Iglesia.

    Pero no en abstracto, no, a la manera gnóstica, sino concretos, encarnados en instituciones naturales existentes desde la creación del mundo, y asumidas, sanadas, recreadas y elevadas por la Gracia que sólo puede dar Dios a través de Su Iglesia.

    Esas instituciones eclesiales a través de las cuales la paternidad de Dios se hace realidad en la vida pública de los hombres, y sin las cuales es inevitable que Mammón nos vuelva a esclavizar, no son otras que el Sacerdocio y el Imperio. Las dos espadas, las dos llaves…

    En otras palabras, que mientras los hombres no acepten el poder espiritual del Papa y los demás prelados, en su vida religiosa, y el de los Soberanos temporales legítimos, en su vida política, social y económica, y reconozcan que ésos son precisamente los medios ordinarios dispuestos por la Providencia Divina para arrebatar al Príncipe de este mundo su dominio sobre nuestras vidas, no mereceremos vernos libres de nuestras cadenas, las visibles, y sobre todo, las invisibles.

    Pero henos aquí en aquella desesperada situación en que los pueblos y los individuos ya no soportan ni sus males, ni los remedios de esos males. Y por eso llevan siglos imaginando sistemas más inmundos y absurdos los unos que los otros, o intentando aliar, como el clero conciliar, la doctrina católica con “los mejores frutos de dos siglos de cultura liberal” (Cfr, un tal Ratzinger).

    Antes que en ningún otro pueblo, experimentó Inglaterra las consecuencias del terrible error de identificar como libertadores a los peores enemigos de cualquier libertad: Tenían a un Rey, Carlos I , armado con todas las armas espirituales conferidas por la Iglesia a través de la ceremonia de la Unción-Coronación-Entronización, y con todas las armas temporales y jurídicas conferidas por los derechos de Soberanía determinados en la Ley de Dios natural y positiva…

    Un Rey bueno, pacífico y justo, que intentó por todos los medios legítimos de los que pudo disponer defender a su pueblo de los esclavos satanistas y usureros que se aprestaban ya a transformar Londres en una nueva Venecia.

    ¿Qué hicieron con él? Tras haberle negado los debidos medios económicos, en nombre de la libertad del pueblo, le hicieron la guerra con ayuda del oro judaico, lo apresaron, juzgaron ignominiosamente,y decapitaron, convirtiéndole en mártir, el único santo canonizado por la Iglesia de Inglaterra.

    http://skcm.org/

    https://encrypted-tbn1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQkf_ffGCFRfXUOgaTVs4_zGzjatP69lWo60gSKjC1kvK-646js

    Con ello, habían matado al Padre que los engendraba y los hacía hermanos en el orden socio-político…¡Freud tuvo en quién inspirarse!

    Y todo eso, para caer bajo el dominio del infernal Cromwell, una dictadura tan insufriblemente puritana, que se apresuraron, unos años después, en restaurar la monarquía con Carlos II, nunca tuvieron Rey más bonachón y simpáticamente granuja…

    Pero cuando su sucesor Jaime II quiso cumplir íntegramente su deber de Rey Católico, tiempo les faltó para expulsarlo, y prohibir que ningún católico pudiese ser Rey, aún consorte.

    https://encrypted-tbn2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcRVbw2kKiOVfjqeD5BjW5vCYIH9HMpvmEqvxpgmQMoPqIHpQq_-MA

    Eso sí, abriendo la puerta a Guillermo de Holanda, que invadió Inglaterra con un ejército de holandeses, junto con otro ejército de banqueros que edificarían un Imperio sobre la base de la sodomía usurera, y del culto luciferiano que engendraría el nacimiento de la masonería moderna unos años después.

    A cambio de un Bill of Rights que nunca fue protección de nada, ataron las manos del único que podía liberarlos, el Rey,mientras se entregaban a la satánica esclavitud que entrega a sus hijos a los peores abusadores (como el infame Jimmy Savile), o los condena al suicidio (un niño sufriendo acoso en clase por parte de la mayoría pakistaní y agresivamente islamizante).

    Desde entonces, han estado soñando con el retorno de la “Old merry England”, y con edificar una Nueva Jerusalén,

    mientras sus satánicos amos los obligaban a trabajar por una miseria en los “dark satanic mills”, o a luchar y morir en las masónicas guerras de imposición del New World Order en las que se prostituía el lema “For God, King, and Country”

    Y todo esto, por no haber aceptado el don de Dios que Nuestro Señor les ofrecía, simbolizado en Su Sagrado Corazón, precisamente en 1688-1689, cuando estaba a punto de fraguarse la tragedia (llamada con todo el cinismo del mundo Glorious Revolution), que traería un siglo más tarde la Revolución Francesa, y todas las demás hasta el día de hoy, en que vemos cómo el payaso italiano Pepe Grillo va a ser capaz de llevar a su país al estallido, para a continuación, dirigir sabiamente las iras populares hacia el Vaticano.

    No me gustaría estar en los zapatos (rojos o marrones) del (o los) Papas cuando eso ocurra…

    Está mas que profetizado que el Rey volverá, en el principio de la era de consolación, en un descendiente de la Casa Real de David, de los lises de Francia, como los conservaron siempre los Reyes legítimos de Gran Bretaña en su escudo, porque sabían que un día,ese Gran Monarca anunciado los salvaría de lo que está ahora muy cerca de caernos encima…

    Y por fin, en la última de las edades, Dios sabe cuando, en la persona del Rey de eterna Gloria, al que alabamos en Cuaresma…
    Laus tibi Domine, Rex aeternae Gloriae…

    Me gusta

  2. Estimado James: me temo que las cartas del señor Geoffroy son una a modo de papilla para despertar los jugos gástricos, y es en calidad de eso que yo las ofrezco. Y aún así, sepa que la inmensa mayoría de los occidentales vomitarán esa papilla como infecta y “retrógrada”. Quizás de algunos llame la atención. Pero aún a estos les costará un tiempo hacerse cargo de la magnitud de la tragedia histórica en que vivimos. Y aún otro tiempo en darse cuenta de que lo único que queda es rezar y esperar el castigo. Los hombres de hoy en día ya no pueden reformarse a sí mismos, ya nunca descenderán de su soberbia y no importa el caos material ni moral que los ahogue proclamarán hasta el último momento su pretensión de autonomía total y absoluta de Dios y su rechazo de todo lo Santo y Sagrado y perseverarán, como dice Geoffroy, en edificar una “civilización” sobre todas aquellas cosas de las que sus ancestros se quisieron proteger.

    Me gusta

  3. Mi querido amigo:

    Estoy totalmente de acuerdo con Ud. ni dándoles la papilla sabiamente dosificada consentirán en tragarla. Prefieren morir, no ya sólo de inanición, sino de envenenamiento masivo…

    Me gusta