ALL POSTS

UNA ELECCIÓN PAPAL SINGULAR


 

SAN GREGORIO MAGNO PAPA Y DOCTOR DE LA IGLESIA (pulsa imagen)

Reproduzco  las lecturas del II Nocturno de los Maitines de la festividad de hoy, San Gregorio el Grande (éste sí) Papa y doctor de la Iglesia. Va con la traducción al inglés al lado. Fue una singular y milagrosa elección papal  con una columna de fuego posando en la cueva donde se escondió disfrazado precisamente para no ser elegido papa. Su verdadera humildad ( aborrecía títulos  y honores. Él no hubiera reclamado para sí los títulos que están en la mente de todos) le hizo rehusar y huir del nombramiento. Las lecturas van con los responsorios

Entre sus “hazañas”están el haber mandado que en la Misa se repitieran los kyries hasta 9 veces. También se “atrevió” a añadir en el canon de la Misa “Diesque nosotros in tua pace disponas”. Lo cual le valió alguna oposición  porque los contemporáneos juzgaban absolutamente intocable el canon de la Misa centenaria.

V. Jube, domne, benedicere.
Benedictio. Deus Pater omnipotens sit nobis propitius et clemens. Amen.

Lectio 4
Gregorius Magnus, Romanus, Gordiani senatoris filius, adolescens philosophiae operam dedit; et praetorio officio functus, patre mortuo, sex monasteria in Sicilia aedificavit, Romae septimum sancti Andreae nomine in suis aedibus, prope basilicam sanctorum Joannis et Pauli ad Clivum Scauri, ubi Hilarione ac Maximiano magistris, monachi vitam professus, postea abbas fuit. Mox diaconus cardinalis creatus, Constantinopolim a Pelagio Pontifice ad Tiberium Constantinum imperatorem legatus mittitur: apud quem memorabile etiam illud effecit, quod Eutychium patriarcham, qui scripserat contra veram ac tractabilem corporum resurrectionem, ita convicit, ut ejus librum imperator in ignem injiceret. Quare Eutychius paulo post cum in morbum incidisset, instante morte, pellem manus suae tenebat, multis praesentibus, dicens: Confiteor quia omnes in hac carne resurgemus.
V. Tu autem, Dómine, miserére nobis.
R. Deo grátias.

R. Inveni David, servum meum, oleo sancto meo unxi eum:
* Manus enim mea auxiliabitur ei.
V. Nihil proficiet inimicus in eo, et filius iniquitatis non nocebit ei.
R. Manus enim mea auxiliabitur ei.

17

V. Grant, Lord, a blessing.
Benediction. May God the Father Omnipotent, be to us merciful and clement. Amen.

Reading 4
Gregory the Great was a Roman, the son of Gordian the Senator, (and was born about the year of our Lord 540.) As a young man he studied philosophy, and afterwards discharged the office of Praetor. After his father’s death he built six monasteries in Sicily, and a seventh in honour of St Andrew, in his own house at Rome, hard by the Church of Saints John and Paul at the ascent of the hill Scaurus. In this monastery of St Andrew, he and his masters, Hilarion and Maximian, professed themselves monks, and Gregory was afterwards Abbot. Later on, he was created a Cardinal Deacon, and sent to Constantinople as legate from Pope Pelagius to the Emperor Tiberius Constantine. Before the Emperor he so successfully disputed against the Patriarch Eutychius, who had denied that our bodies shall verily and indeed rise again, that the Prince threw the book of the said Patriarch into the fire. Eutychius himself also, soon after fell sick, and when he felt death coming on him, he took hold of the skin of his own hand and said in the hearing of many that stood by: I acknowledge that we shall all rise again in this flesh.
V. But thou, O Lord, have mercy upon us.
R. Thanks be to God.

R. I have found David My servant, with My holy oil have I anointed him
* For My hand shall help him.
V. The enemy shall prevail nothing against him, nor the son of wickedness afflict him.
R. For My hand shall help him.

V. Jube, domne, benedicere.
Benedictio. Christus perpetuae det nobis gaudia vitae. Amen.

Lectio 5
Romam rediens, Pelagio pestilentia sublato, summo omnium consensu Pontifex eligitur: quem honorem ne acciperet, quamdiu potuit, recusavit. Nam alieno vestitu in spelunca delituit: ubi deprehensus indicio ignaea columnae, ad sanctum Petrum consecratur. In pontificatu multa successoribus doctrinae ac sanctitatis exempla reliquit. Peregrinos quotidie ad mensam adhibebat: in quibus et Angelum, et Dominum Angelorum peregrini facie accepit. Pauperes et urbanos et externos, quorum numerum descriptum habebat, benigne sustentabat. Catholicam fidem multis locis labefactatam restituit. Nam Donatistas in Africa, Arianos in Hispania repressit: Agnoitas Alexandria ejecit. Pallium Syagrio Augustodunensi episcopo dare noluit, nisi neophytos haereticos expelleret ex Gallia. Gothos haeresim Arianam relinquere coegit. Missis in Britanniam doctis et sanctis viris Augustino et aliis monachis, insulam ad Jesu Christi fidem convertit, vere a Beda presbytero Angliae vocatus Apostolus. Joannis patriarchae Constantinopolitani audaciam fregit, qui sibi universalis Ecclesiae episcopi nomen arrogabat. Mauritium imperatorem, eos qui milites fuissent, monachos fieri prohibentem, a sententia deterruit.
V. Tu autem, Dómine, miserére nobis.
R. Deo grátias.

R. Posui adjutorium super potentem, et exaltavi electum de plebe mea:
* Manus enim mea auxiliabitur ei.
V. Inveni David servum meum, oleo sancto meo unxi eum.
R. Manus enim mea auxiliabitur ei.

18

V. Grant, Lord, a blessing.
Benediction. May Christ to all His people give, for ever in His sight to live. Amen.

Reading 5
Gregory returned to Rome, and, Pelagius being dead of a plague, he was unanimously chosen Pope. This honour he refused as long as he could. He disguised himself and took refuge in a cave, but was betrayed by a fiery pillar. Being discovered and overruled, he was consecrated at the grave of St Peter, upon the 3rd day of September, in the year 590. He left behind him many ensamples of doctrine and holiness to them that have followed him in the Popedom. Every day he brought pilgrims to his table, and among them he entertained not an Angel only, but the very Lord of Angels in the guise of a pilgrim. He tenderly cared for the poor, of whom he kept a list, as well without as within the city. He restored the Catholic faith in many places where it had been overthrown. He fought successfully against the Donatists in Africa and the Arians in Spain. He cleansed Alexandria of the Agnoites. He refused to give the Pall to Syagrius, Bishop of Autun, unless he would expel the Neophyte heretics from Gaul. He caused the Goths to abandon the Arian heresy. He sent into Britain Augustine and divers other learned and holy monks, who brought the inhabitants of that island to believe in Jesus Christ. Hence Gregory is justly called by Bede, the Priest of Jarrow, the Apostle of England. He rebuked the presumption of John, Patriarch of Constantinople, who had taken to himself the title of Bishop of the Universal Church, and he dissuaded the Emperor Maurice from forbidding: soldiers to become monks.
V. But thou, O Lord, have mercy upon us.
R. Thanks be to God.

R. I have laid help upon one that is mighty, and have exalted one chosen out of My people
* For My hand shall help him.
V. I have found David My servant, with My holy oil have I anointed him.
R. For My hand shall help him.

V. Jube, domne, benedicere.
Benedictio. Ignem sui amoris accendat Deus in cordibus nostris. Amen.

Lectio 6
Ecclesiam ornavit sanctissimis institutis et legibus. Apud sanctum Petrum coacta synodo, multa constituit: in iis, Ut   in Missa Kyrie eleison novies repeteretur: ut extra id tempus, quod continetur Septuagesima et Pascha, diceretur: ut adderetur in Canone, Diesque nostros in tua pace disponas. Litanias, Stationes, et ecclesiasticum officium auxit. Quatuor conciliis, Nicaeno, Constantinopolitano, Ephesino, Chalcedonensi, tamquam quatuor Evangeliis honorem haberi voluit. Episcopis Siciliae, qui ex antiqua ecclesiarum consuetudine Romam singulis trienniis conveniebant, quinto quoque anno semel venire indulsit. Multos libros confecit: quos cum dictaret, testatus est Petrus diaconus, se Spiritum sanctum columbae specie in ejus capite saepe vidisse. Admirabilia sunt quae dixit, fecit, scripsit, decrevit, praesertim infirma semper et aegra valetudine. Qui denique multis editis miraculis, pontificatus anno decimo tertio, mense sexto, die decimo, quarto Idus Martii, qui dies festus a Graecis etiam propter insignem hujus Pontificis sapientiam ac sanctitatem praecipuo honore celebratur, ad coelestem beatitudinem evocatus est. Cujus corpus sepultum est in basilica sancti Petri, prope Secretarium.
V. Tu autem, Dómine, miserére nobis.
R. Deo grátias.

R. Iste est qui ante Deum magnas virtutes operatus est, et omnis terra doctrina ejus repleta est:
* Ipse intercedat pro peccatis omnium populorum.
V. Iste est qui contempsit vitam mundi, et pervenit ad caelestia regna.
R. Ipse intercedat pro peccatis omnium populorum.
V. Glória Patri, et Fílio, * et Spirítui Sancto.
R. Ipse intercedat pro peccatis omnium populorum.

3 replies »

  1. ¡Se podrían decir tantas cosas de san Gregorio Magno! Verdaderamente, dejó escrito para muchos siglos el modelo de todo verdadero pastor de la Iglesia, que ojalá siguiera el que salga elegido del cónclave que hoy empieza.

    Pero saltando sobre la ocasión que nos proporciona el Sr. Moimunan, voy a procurar comentar brevemente cuales puedan ser las implicaciones de las intervenciones milagrosas de las que Nuestro Señor ha juzgado oportuno servirse más de una vez en la historia de la Iglesia, como la presente, en que hizo aparecer una columna de fuego, semejante a la que guió a Moisés y al pueblo hebreo por el desierto…

    Como saben ya los lectores habituales, o han podido deducir los que hayan leído el resumen de la posición teológica de éste blog, aquí:

    https://moimunanblog.files.wordpress.com/2011/04/posicic3b3n-teolc3b3gica.pdf

    no somos pocos los católicos conscientes de que desde 1958, la Iglesia Católica se encuentra privada de un Papa legítimo que la guíe y apaciente, siendo los elegidos desde esa fecha meros usurpadores, que jamás han poseído verdaderamente el Pontificado, puesto que estaban inhabilitados por la Ley Divina natural y positiva, codificada definitivamente por el Papa Pablo IV en su bula Cum ex apostolatus, en la que se define que una persona que hubiese caído en herejía previamente a su elección es incapaz de recibir el Papado, aunque todos los cardenales la hayan votado unánimemente.

    Desde 1958,el tiempo ha ido pasando, los cardenales válidamente creados han ido muriendo, y los que aparentemente los han sustituido no son tales, entre otras razones, porque sólo un Papa verdadero puede crear cardenales.

    Una vez desaparecidos los electores ordinarios designados por el derecho, tocaría a los siguientes en la jerarquía de jurisdicción proveer a la elección de un Papa.

    (Éso fue lo que pasó, por ejemplo, en el Concilio de Basilea, en el S. XV, cuando fueron los obispos los que acompañaron a los cardenales (todos ellos dudosos) para proceder a la elección de un Papa, Martín V, capaz de superar el Gran Cisma de Occidente.)

    Lamentablemente, los obispos con jurisdicción ordinaria salieron de la Iglesia visible, al menos desde el 8 de Diciembre de 1965, cuando aprobaron las Actas del seudo-Concilio Vaticano II, aprobando por ende todos sus errores y herejías, por lo que perdían automáticamente cualquier jurisdicción que tuvieran sobre los fieles católicos.

    Aparentemente, el camino de una designación más o menos “normal” estaría cerrado; ya no sería posible elegir un Papa indudable, como decía por ejemplo Mons. Lefebvre, cuando exponía los argumentos que le hacían rechazar la así llamada posición sedevacantista.

    Otros católicos contestaron entonces recordando que cabía la posibilidad de que Nuestro Señor designara directamente, de modo extraordinario o milagroso, al que debía ser el sucesor de Pedro.
    Así parecen indicarlo una buena serie de profecías, ya parcialmente cumplidas, otorgadas en los últimos siglos a decenas de santos y místicos reconocidos…

    A lo que otros objetaban, recordando a su vez que el mismo fundador de la Iglesia la había constituido no como una sociedad puramente carismática, sino también como un organismo jurídico, por lo que ni siquiera el Señor podía desear violar el inalterable orden que Él mismo había instaurado, dispensándose de la necesaria intervención humana en la designación de la persona destinada para recibir el Pontificado

    Así pues, para que una elección de Papa sea válida, necesitamos que concurran dos tipos de intervención:

    Por una parte, evidentemente, la intervención divina, que puede ser más o menos manifiesta: Por ejemplo, a lo largo de muchos cónclaves, que alguna vez llegaron a durar hasta tres años, con duras pugnas entre diversas facciones, la acción del Espíritu Santo no era menos real que en Pentecostés, pero era sin duda mucho menos evidente, escondida debajo de las debilidades y limitaciones humanas.

    Otras veces, sin embargo, esa intervención divina es meridianamente clara, como nos lo muestra la historia de san Gregorio Magno, señalado por el dedo de Dios en forma de columna de fuego.

    Pero en ambos casos, junto a esa acción divina, siempre es necesaria la intervención de unos electores humanos establecidos por el derecho, que puede variar en sus modalidades, pero que en su esencia, es indispensable.

    En el caso de san Gregorio, ¿Quienes eran esos electores humanos? Algunos afirmarían, basados en las mismas Lecciones de Maitines, que era todo el cristiano pueblo de Roma. Y se equivocarían, porque propiamente, los electores eran, lo mismo que para las demás sedes episcopales, únicamente el clero poseedor de jurisdicción ordinaria, es decir, los párrocos titulares de las distintas iglesias de Roma, y que ya eran llamados cardenales.

    Sin embargo, no se equivocarían totalmente, porque lo anterior sólo viene dicho de los electores ordinarios. Ahora bien, imaginemos por un momento que, por ejemplo, hubiese advenido una epidemia de peste como la que conoció su predecesor Pelagio II, tan peligrosa que hubiese matado no sólo al Papa, sino a todos los electores ordinarios…
    ¿A quién pertenecería entonces el derecho/deber de elegir un obispo de Roma?
    Siendo así que la única Iglesia que tiene derecho nato de elegir al Pastor Universal es la propia Iglesia Romana, serían los fieles de esa Iglesia todavía católicos, (Cristianos en el antiguo sentido de la palabra, decía la V. Catalina Emmerich) los que tendrían ese derecho/deber, mientras que los clérigos y fieles del resto del mundo aceptarían esa designación, al menos implícitamente.

    No habría ningún problema jurídico, porque el derecho electoral prevé un modo de elección llamado “por aclamación o cuasi-inspiración, en que todos los cardenales aclamaban al mismo tiempo a la misma persona, como inspirados en esa decisión, de manera mucho más evidente en este caso, por el Espíritu Santo.

    Lo mismo que inspiró en el pasado a los electores ordinarios, podría hacerlo ahora respecto de los electores extraordinarios.

    Imaginen, llega un momento de crisis en que los católicos que aún quedan tanto en la Iglesia conciliar como fuera de ella coinciden por fin en que es necesario designar un Papa, podría perfectamente suceder que el Espíritu Santo moviera el corazón de los fieles, primero los de Roma, y luego los del resto del mundo, y se pusieran espontáneamente de acuerdo en la persona del elegido.

    El acontecimiento catalizador de ese acuerdo puede ser variado: En el caso de san Gregorio, fue una columna de fuego, en el caso del futuro Papa, quizás vaya a ser una intervención visible de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, fundadores y columnas de la Iglesia Romana,(como lo veía, por ejemplo, Sor Natividad de Bretaña), o como ocurrió con la elección de san Ambrosio, que se debió a que un inocente niño empezó a gritar, refiriéndose a quien era Prefecto de Milán, todavía laico: “¡Ambrosio obispo!, aclamación que todo el clero y pueblo empezó a repetir, hasta obligar al santo a aceptar, sentándole en la Cátedra episcopal, lo mismo que san Gregorio en Letrán.

    Así, quedaría resuelta la situación, sin que dificultad jurídica alguna pudiera poner en duda la legitimidad de la elección.

    Otro día examinaremos las profecías dadas por Dios en estos últimos siglos, y que llegan hasta dar el nombre de ese Gran Papa restaurador: Gregorio, que sería el XVII…

    Por cierto, hablando de columna de fuego; creo que el Gran Milagro anunciado en Garabandal, y que coincidirá con un acontecimiento venturoso para la Iglesia, ha sido descrito como algo parecido a una columna de luz, que se erguirá sobre la colina de los pinos, y que se podrá ver, fotografiar o filmar, pero que no se podrá tocar. Tiempo al tiempo, no nos queda mucho más por esperar…

    Me gusta

  2. (Apreciables Todos:
    Ya entrados en asuntos de PROFECIAS, dejo la liga de una muy particular profecia… este es de origen PROTESTANTE pero, se ajusta como guante a la situacion actual (APOSTASIA ROMANA INCLUIDA) ya que la vidente declara expresamente que la cusa de esta guerra mundial es LA APOSTASIA ROMANA EXTENDIDA POR TODAS LAS “NACIONES CRISTIANAS”

    http://religionydiscusion.wordpress.com/2013/03/12/guerra-nuclear-a-la-vista-profecia-protestante/

    Esta profecia de cumplirse, se cumplira (aparentemente), en estos dias, que las tensiones entre USA y NK son peligrosas… especificamente menciona “originada en el pacifico” y que sera entre “cristianos” y “seguidores de buda y de mahoma” (China/Korea/Iran))

    Me gusta

  3. Lo de la apostasía romana, no lo dice por la misma razón que nosotros, es que para el buen protestante, los católicos llevamos siendo apóstatas desde hace más de un milenio.

    Por lo demás, no es más que un refrito de otras profecías bastante más detalladas, pero que como casi todas, aún son condicionales.

    Lo de Corea del Norte, de momento, es mucho ruido y pocas nueces, otra cosa es que le interesara a China comprometerse, y al menos por ahora, no es así.

    Me gusta