ALL POSTS

¡HABEMUS PAPAM!


Cuando el lector esté leyendo esta entrada, es posible que ya haya salido del Cónclave el próximo inquilino de las estancias vaticanas. Pero si no fuera así la frase del titulo tendría la misma actualidad, porque yo les voy a presentar al papa de quien se puede y ha podido decir :¡Habemus papam!.,. Ya tenemos papa.

Me estoy refiriendo a Su Santidad el Papa Miguel I. Creo que es uno de los 10 supuestos antipapas que proclaman ser papas. Como todos no pueden ser papas, porque papa como la madre ¡no hay más que uno”, al menos 9 de ellos, si no  todos, son antipapas.

Viniendo a nuestro papa Miguel I, voy a presentárselo a Uds.

pope michael i

David Bawden

De Wikipedia, the free encyclopedia

David Bawden (nacido en  Septuembre, 22, 1959 in Oklahoma City[1]), se hace llamar Papa Miguel l I,  es unciudadano Americano  y  conclavista [aquéllos sedevacantistas que proclaman la necesidad de proceder a un cónclave] y que reclama para si el papado. Él  dijo en  2009  que aproximadamente tenía 30 firms seguidores..[2]

Bawden fue elegido por un grupo de seis laicos  laypeople, entre los que se contaban él mismo y sus padres, quienes llegaron a creer que la Igleia Católica se había apartado de la Fe católica,  y que desde la muerte del  Papa Pio XII en 1958 no existieron papas legítimos. Casi todos ellos- incluyendo a su principal benefactora, Teresa Stanfill Benns— desde entonces le han abandonado.

En 1975, Bawden y su familia adhirieron a la  Sociedad de San Pío X (SSPX). Bawden ingresó en el seminario de la SSPX en  Écône,Switzerland  y en  Saint Joseph’s House, Armada, Michigan, pero abandonó el seminario en 1978.[1]

Bawden fue elegido para desempañar el papado en 1990, en un  conclave de  cinco personas, entre las que estaban su madre y su padre.[3]

Bawden cree que los cinco papas que hubo desde la muerte del  Pope Pius XII October 9, 1958, incluyendo  Pope Benedict XVI,  fueron modernistas, heréticos y apóstatas y que por  lo tanto sus elecciones al papado fueron inválidas .[4]. Él cree que habían  incurrido en excomunión  latae sententiae, por haber violado las leyes del papa San Pío X.[4] Cf.  Sedevacantismo .

Sobre  Bawden han sido escritos  muchos articulos .[5] . Bawden fue objeto de un capítulo en el libro escrito en  2004 : What’s the Matter with Kansas? by American journalist and historian Thomas Frank.[4]

Referencias

  1. a b Brisendine, Steve (30 May 2005). “Despite few followers, ‘Pope Michael I’ holds to beliefs”The Topeka Capital-Journal. Retrieved 24 April 2012.
  2. ^ Adam Fairholm (Director) (2009). Pope Michael (Online).
  3. ^ Fox, Robin (2011). The Tribal Imagination: Civilization and the Savage MindHarvard University Press. pp. 104.
  4. a b c “Antipopes among us”. What’s the Matter with Kansas?: How Conservatives Won the Heart of America. Macmillan. 2004. pp. 217–224. ISBN 0-8050-7339-6.
  5. ^ Coppen, Luke (29 February 2012). “Today’s Catholic must-reads”Catholic Herald. Retrieved 29 April 2012.

Con éste extracto de la vida y obras de Bawden podemos hacernos una idea de su personalidad.

Quizás fuera  mejor que viéramos   un vídeo en el que aparece el papa Miguel I y su entorno.

También recomiendo ver el film largo con aciertos fílmicos más que notables  popemichaelfilm.com/

Todo lo anterior me induce a responder las siguientes preguntas:

1. ¿Fueron todos los antipapas herejes?

He ahí una interesante cuestión.  No se trata de si  fueron cismáticos. Ello va implícito en el término antipapa. Me pregunto si en su doctrina y en sus documentos papales se observan herejías, o sea doctrinas  contrarias a la doctrina católica.

Pues bien como está bien establecido de los 40 reconocidos antipapas del pasados sólo una decena de ellos cayeron en herejías.

  1. Puede tacharse al antipapa (si lo fuera) Miguel de hereje, teniendo en cuenta sus escritos y documentos?

El lector puede consultar el  blog del papa Miguel I (en inglés)  donde se puede comprobar no sólo la ortodoxia sino la pulcritud intelectual de Miguel. En mi opinión su estilo es conciso y de una exactitud conceptual admirable. Conoce bien la doctrina católica y el Derecho canónico y hace juicios difícilmente rebatibles.  (Otra cosa es que tengamos que admitir como válido el cónclave de su elección -5 laicos, y dos de ellos sus papás. Cuesta creer que él haya caído en semejante necedad).

Pero no es extraño el decir que haya antipapas que no han sido herejes. Los antipapas de Avignon por ejemplo, no han caído (que yo sepa) en herejías. Incluso hoy día, hay escritos de notorios sedevacantistas, que muestran una gran altura intelectual y una perfecta ortodoxia. Al decir de sus opositores serían cismáticos aunque no pueden demostrar que sean herejes.

3. El contraste con los papas conciliares es asombroso.

Por no referirme al Concilio Vaticano II, en donde se descubren doctrinas en abierta oposición con el Magisterio anterior, e incluso sin referirme al magisterio de los papas conciliares, es indudable que casi todos estos papas, en su bibliografía anterior a su elección, han sido autores de escritos al margen de – si no en franca oposición a- la doctrina católica.

Obsérvese el siguiente resumen o raiz  de los principales errores anticatólicos hallados en los libros de Benedicto XVI con una cita leída recientemente que traigo como de pasada):

Recuerdan ustedes que el Papa Pio IX promulgó el Syllabus que es como la colección de los errores modernos, errores que siempre serán tales. Vean sin embargo las afirmaciones siguientes (Card.  Joseph Ratzinger, Teoría de los Principios Teológicos, Wewel, Verlag, Munich 1982; Herder, Barcelona 1985):
° “La Verdad es una dirección… Nunca una posesión definitiva”. (pág. 72).
° “La Fe cristiana ha nacido de una convulsión histórica (la pérdida de valor de los postulados de la religión judía de la época de Cristo)” (pág. 184).
° “Queda en claro el primado de la historia (ciencia de lo que acontece) sobre la metafísica (ciencia del ser, de lo permanente)” (pág. 220).
° (Hablando de la Iglesia) “Las instituciones dependen de las fuerzas vivas que surgen espontáneamente en la comunidad” (pág. 367).
° (Vaticano II) “Fue un intento de reconciliación oficial de la Iglesia con la nueva época establecida a partir de 1789 (Revolución Francesa)” (pág. 458).
° “Esto implica que no hay punto de  retorno al Syllabus… Que en modo alguno puede ser la palabra última y definitiva” (pág. 469).
Las afirmaciones son graves. Más graves porque eran de un Cardenal, en esos años nombrado Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio), presentado luego y todavía como gran defensor de la Fe y de la Ortodoxia Doctrinal. (cita de aquí)

Cualquiera ve que este pensamiento es contrario a una sana metafísica. En él, no hay, ni puede haber verdades trascendentes, ni una revelación objetiva. Es un pensamiento hegeliano, historicista, relativista.  Quien lo profese está en radical oposición a los dogmas católicos, y aun a los de cualquier religión. El Evangelio para su autor es un mero flatus vocis. Sólo sería válido en algún momento de la historia, y además tamizado por la interpretación que quisiera dársele. La “idea” hegeliana en estado puro.

Es claro que si confrontamos el pensamiento de un papa “oficial” que gozó de una elección regular hecha a por  todos los cardenales y además es reconocido y ensalzado por casi todo el cuerpo del catolicismo actual, y aun por casi toda la humanidad;  al del “papa” Miguel, éste resulta ser absolutamente católico frente al de Benedicto. (Véase también el post Análisis del libro.. y en general muchos de las entradas agrupadas en la categoría  Bemedicto XVI,-consúltese en la parte superior del blog).

  1. Quien adhiera y se someta a Miguel I  ¿en que incurriría?

Antes diré que  pienso que tendría asegurada una correcta posición teológica, frente a casi toda la humanidad y al cuerpo católico actual. Él seguiría creyendo en el dogma católico. viviría de acuerdo con la Verdades católicas. Cielo, infierno, pecado, gracia, Fe, etc.. Su vida sería “piadosa”, “ejemplar” plena de “oración”..Rosario, sacramentos, ascética tradicional. Daría el valor propio a la virginidad, al celibato, posiblemente tendría una verdadera vocación religosa en el espíritu de los fundadores religiosos  etc..

Pero el católico conciliar sería como uno más de los que conocemos o de aquéllos que reclaman en el momento actual, un papa en la línea de Benedicto XVI. Quizás con la boca renegaría de lo dicho en el extraordinario de Chiesa viva (véase aquí) incluso de los capítulo que se leen allí , de los dichos de Benedicto XVI, pero en realidad implícitamente no estaría muy lejos de ello. Formalmente basta que alguien recite en la misa del Novus Ordo  el “Una cum“, para que se haga responsable y solidario de la mentalidad de Benedicto XVI.

Con esto no se quiere decir  que hay que ir corriendo a sumarse a los seguidores de Miguel I. En realidad habría un claro pecado de cisma, como lo dice San Vicente Ferrer, quien en su tratado del Cisma, rechaza la adhesión a un antipapa, como uno de los pecados contra el primer mandamiento, de la primera tabla. [Aunque él equivocadamente se adhirió un tiempo al papa Benedicto XIII, que después ha sido tachado de  probable antipapa por la mayor parte de los teólogos e historiadores].  Un cónclave como el que  eligió a Miguel es claramente irregular, anticanónico, en mi opinión [y ridículo añado]. TODO RESULTARÍA EN UN PECADO DE CISMA,  por lo menos objetivamente, sin entrar en el fuero interno.

Pero respecto de los papas conciliares aunque conservando las apariencias de haber sido elegidos en cónclaves regulares y católicos; no es menos cierto que  estos no  serían cónclaves legítimos y canónicos si sus electores se hubieran apartado de las verdades católicas.

¿Puede uno ser un verdadero papa, si profesa lo dicho en la cita de más arriba, si ha establecido un ecumenismo contrario al ecumenismo católicoa, etc.. etc…?

Pues esto es lo que sucedió con los cinco anteriores papas, y sucederá inevitablemente con el papa que resulte del actual cónclave. Entonces adhiriéndose a ellos hay DOS PECADOS : CISMA Y HEREJÍA. [También excluimos el fuero interno]

Cerramos el post con estas preguntas,

¿Están tan alejados como parece Miguel I y Benedicto XVI ?

¿Estará Miguel muy alejado del próximo papa? 

Y haciéndose  la pregunta respecto de los respectivos seguidores de ambos,

¿Están los mil millones de uno en mejor posición que los 30 o 100 individuos del otro?

Sinceramente yo prefiero estar- si media ignorancia o tonteríaentre los seguidores de Miguel que entre  los que aclamen al próximo papa. Lo bueno, desde luego,  es no caer en la imprudencia de los seguidores de ambos. Sin duda también sería pecado.

 

2 replies »

  1. Desde que conoci las ideas del “Papa” Michael I, yo tambien pense que este hombre sabia de lo que hablaba…

    Es decir: su inteligencia parece funcionar adecuadamente en la interpretacion de la realidad, en sus juicios y en su conocimiento de como el mundo opera…

    Pero, supongo que no sera en este mundo donde pueda yo entender el porque, alguien de una inteligencia tan (aparentemente) recta, no comprende que su modo de concebirse a si mismo, y presentarse a si mismo, es ya en si mismo, motivo de sospecha…

    Hemos de reconocerle su entrega a la causa… saberse despreciado (porque el mundo no lo aprecia) de muchos (si no de todos), y aun asi, “mantenerse en sus cuarenta” y sin caer en exageraciones o desvios, es cosa que me parece meritoria…

    Generalmente, las desviaciones se acentuan con el tiempo… vease, si no, al “papa palmariano”, o a lutero, o a cualquier presidente moderno… terminan por creerse a si mismos que solo la Kryptonita puede dañarlos…

    No parece ser el caso del “Papa Michael I”.

    Algun truco tiene, en algo reside esa gracia…

    Me gusta