ALL POSTS

UN SINGULAR DESAFÍO


Mensaje de Adversus Haereses sobre su última correría apostólica en blogs del exterior de la ciudadela [de la Fe Católica]

Respuesta dirigida a un comentarista, planteando un desafío. Es en la última entrada “Francisco quiere lío, y en grande“.
 
***
 
“A la crisis de la Iglesia… combatir desde adentro… misión de un guerrero cristiano…”
 
Agustín, querido, seguí tomando tu mamadera, que parece que para sopa todavía no estás…
 
Por pensar así, la mayoría de los “católicos” que leen y/o escriben defendiendo a los (pseudo)Papas desde Roncalli hasta el actual no tienen ya la Fe teologal. 
 
Ni siquiera saben que tienen la mente herética: te desafío a que preguntes (y te preguntes) a los que creen estar “en” la Iglesia Católica (conciliar) si la siguiente afirmación: 1)pertenece a la fe divina y católica; 2)si no pertenece, decime a qué dogma se opone y 3)si hay algún documento magisterial anterior al citado que haya sostenido la misma afirmación en el mismo sentido:
 
“entre el conjunto de elementos o bienes con que la misma Iglesia se edifica y vive, hay algunos y aún muchos y eximios, que pueden existir fuera del recinto visible de la Iglesia católica: la palabra de Dios escrita, la vida de la gracia, la fe, la esperanza y la caridad, los otros dones interiores del Espíritu Santo y elementos visibles. (…) según las condiciones diferentes de cada Iglesia o Comunidad, pueden sin duda engendrar realmente la vida de la gracia, y que hay que reconocer como aptas para abrir el acceso a la comunión de salvación.
Por tanto, estas Iglesias y Comunidades separadas, aunque creemos que tienen deficiencias, no carecen ni mucho menos de significación y peso en el misterio de la salvación. El Espíritu de Cristo no ha rehusado valerse de ellas como medios de salvación.” (Unitatis Redintegratio, n. 3- Cfr. Lumen Gentium n.15)
 
Espero tu respuesta (o la de algún otro que se anime).
 
Adversus Haereses.

Categorías:ALL POSTS

18 replies »

  1. El amigo Adversus Haereses no lo pones nada fácil a gente que ni siquiera ha leído el catecismo de Ripalda. A la primera pregunta responderán, privadamente para no hacer pública manifestación de su ignorancia, con esta otra “¿Que será una verdad de fe divina y católica?”. A la segunda responderán aunque no muy raudos “¡ A ninguno ! porque los dogmas evolucionan como los simios.o es que acaso no es evidente que venimos del mono!” La tercera, amigo A. Haereses, se la ha puesto usted muy, muy fácil, así que responderán algo como lo siguiente:
    “Que yo sepa el magisterio verdadero comenzó con el Concilio Vaticano II, luego ningún documento sostenía lo mismo, porque todos estaban preñados de perversión desde Constantino; sin embargo, sí se puede rastrear un esbozo de este magisterio en el gran Theilard de Chardin,teología que fue parecida a la….cosa de Darwin; es decir, que lo que éste dijo de la evolución de los monos, lo llevó a sus últimas consecuencias aquél, aplicándolo a Cristo. Mas no fue hasta el Concilio más grandioso de la Iglesia que reunió a más de 2500 obispos, cuando se sancionó como doctrina para siempre, lo que el jesuita perseguido por la Iglesia integrista había vislumbrado ¡ Y no me venga usted ahora, rapsoda, (rapsoda es el que recita versos o poemas ¿no quiere decir eso “Adversus)? conque me contradigo al decir para siempre, cuando antes he dicho que los dogmas evolucionan; porque ciertamente evolucionan pero siempre y para siempre en el mismo sentido, es decir, en el progresista; o sea, adaptándolos siempre a lo que diga la mayoría ¿O no ha oído usted nunca la frase, para que sepa que yo también sé latín Box populy vox DeY? (no se se ponga usted tiquismiquis y fariseo, si lo escrito en latín tiene faltas de ortografía y vaya al fondo. Y el fondo, Don Pelayo, digo Adversus Haereases- esto no sé lo que quiere decir, ni me importa-;; el fondo, digo es que el 80% juventud en la JMJ de Brasil,, según una encuesta realizada por el periódico ‘ La Nación’, quiere usar medios anticonceptivos y relaciones matrimoniales, es decir fornicar sin que ningún casposo integrista le señale obstinadamente que está en pecado; por supuesto esperan que el Papa del Mundo, Francisco, les entienda y no les condene; y este buen papa, en sintonía con esa mayoría del 80% que tiene derecho a ser feliz, no les ha recordado en ningún momento,, como debe ser, que fornicar es un pecado gravísimo; cosa que usted, un carca apestoso, no dejaría de callar, Y con esto espero haberle respondido ¡ Viva Bergoglio, digo, el Papa Paco, perdones pero es la cercanía que nos brinda su persona humildísima, por lo que le tuteo con toda confianza. Por cierto, váyase usted a Covadonga con Don Pelayo, o la Bética con Recaredo a gritar esa consigna preconciliar que decía: “!Viva Cristo Rey!” y no vuelva más por estos lares de la Iglesia Conciliar a molestarnos “

    Me gusta

  2. En otro orden. Dios está mostrando Su enfado con la Iglesia Conciliar.

    1.- El acto de clausura de la JMJ, debe de trasladarse a Copacabana. El horrible escenario y el lugar previsto ha sido inundado por lluvias torrenciales, convirtiéndolo en un pantano (imaginen a esos jóvenes que desean más preservativos y relaciones prematrimoniales, según la encuesta del periódico ‘La Nación’, en medio de uno de los mayores símbolos, Copacabana, de la lujuria desenfrenada y a donde acuden los más pervertidos a saciar su concupiscencia con esclavos infantiles, a los que han robado el alma).
    2.- En la anterior JMJ una torrencial lluvia huracanada acabó con un millón de formas que habían acopiado para la Misa de clausura. Los jóvenes se quedaron sin ‘comulgar’.
    3.- Cuando la ampoya que dicen contiene la sangre de Wojtyła llegaba a Lourdes para ser ‘venerada’, hace unos meses, un casi diluvio, providencial como jamás se había visto, impidió la entrada al Santuario de la ampoya.
    4.- Luego del encuentro sacrilego de Wojtyła con los líderes de las falsas religiones, donde se puso un buda encima del Tabernáculo de de Asís, el techo del templo se desplomó, muriendo algunas personas.
    5.- Elegido Bergoglio, un rayo cayó sobre la Cúpula de San Pedro, en el Vaticano.

    Esto no puede ser una coincidencia, sino la manifiesta ira de Dios por la gran apostasía de la iglesia conciliar.

    Me gusta

  3. El Éufrates ya se secó (ver Apoc), Asia dominará y Occidente servirá.
    Las “ranas” apocalípticas preparan una guerra con 200.000.000 de combatientes, mas toda la artillería pesada. Consecuencia: muere la tres cuarta parte de la humanidad. Fuente informativa: Apocalipsis de San Juan.
    Mientras tanto Bergoglio prepara a la gente para recibir la “marca” del Anticristo…Y Roma será destruída.
    Hacha Brava

    Me gusta

  4. Por favor, no tenga tantas ganas de conocer “tiempos interesantes”, y menos todavía, de intentar hacerlos cuadrar con los textos de la Sagrada Escritura. Tantos han vivido toda su vida con esa fiebre apocalíptica, para al final, acabar desencantados, desengañados y amargados, porque la “recapitulación de todo” con la que contaban para evitar cumplir su deber de estado no había llegado, y ellos habían gastado su vida en vano. No digo que sea su caso, pero sí deseo que sirva de aviso a otros, clérigos y laicos, que tienen demasiadas “ganas de guerra”.
    Los cristianos de los siglos martiriales se preparaban para ir al martirio, pero estaban muy lejos de desear que algún que otro decreto del emperador o del senado empezara otra persecución, en la que siempre estaba la posibilidad de acabar fallando lastimosamente.

    Y sobre todo, en un católico, ¡Qué escandalosa y sospechosa insistencia en ese pésimo deseo de que sea destruida nada menos que la Ciudad Eterna. Señal clara de la peligrosidad de ese prurito apocalíptico que seduce hoy a no pocas mentes…

    Me gusta

  5. Fernando Tellez, quienes ANSIAMOS ver realizada la Parusía del Señor, no deseamos sino que el triunfo del Divino Cordero sea completo…

    Los cristianos fieles de la primera Iglesia tenían esta esperanza en sus corazones, hasta tal punto que tuvo que salir San Pablo a “calmarlos” y recordarles que primero tiene que venir “el Inicuo”, el “hombre de pecado”, y hacerse manifiesta la Gran Apostasía… que nosotros estamos viviendo.

    Desear verdaderamente poder decir “Ha pasado”, anhelar el cese de este orden transitorio y el comienzo del definitivo, donde todo será como Dios lo había pensado desde el principio, es prepararse como conviene a tan inmenso Amor Divino que nos ha regalado el ser para ocupar un sitio junto a los Ángeles del Señor… porque así nos pensó: un reemplazo de los que cayeron… Ésa es nuestra grandeza. Ése es nuestro verdadero ser, que se hará manifiesto con la gloriosa Parusía del Señor.

    Unámonos desde ahora al celeste “Sanctus, Sanctus Sanctus”, y preparémonos al glorioso tránsito, ayudando a nuestros hermanos a hacer lo mismo, para que no se conviertan en “estatuas de sal” aferrándose insensatamente a lo que debe terminar, para la mayor gloria de Dios.

    Un saludo fraterno.

    P.D.: acépteme el dueño del blog el humilde pedido de colocar este comentario como una nueva entrada: me parece de suma importancia, como digna preparación para el acto final del Señor, aunque se demorara todavía un poco… Dios lo bendiga.

    Me gusta

  6. A los que sepan entender:

    La ERA CONSTANTINA ha terminado.

    Eso es el hito definitivo. Irrepetible en la historia de la humanidad. Nunca sucedio antes. Nunca sucedera de nuevo

    (por aquellos que dicen que la historia ‘es ciclica’, o que ya antes hubo ‘otras crisis’)

    Me gusta

  7. ¡Cuánto bueno! Me alegro de tener de nuevo entre nosotros a nuestro amigo Derechos de Dios.

    Evaluando su afirmación, decir en primer lugar que la historia, como tal, es irrepetible, y no es cíclica, pero que sin embargo, dentro de ella, sí se repiten patrones de conducta identificables como ciclos, y que siguen más o menos las mismas pautas. Esta es una de las leyes que hacen de la historia una disciplina científica, y no un gran casino.

    En cuanto a la llamada “era constantiniana”, primero, habría que definir, al menos sucintamente, lo que por esa expresión queremos comunicar. Supongo que por ahí entenderá, la situación normal, o de tesis, en que la potestad temporal reconoce como superior, y como origen último de su derecho, a la potestad espiritual, y procura cumplir en su actuar público el Bien Común sobrenatural definido por el Sacerdocio.

    Si esa corta e incompleta definición corresponde a su pensamiento, entonces he de decir que esa era no empieza con Constantino, sino con la Creación del hombre. Forma parte de la misma esencia natural de toda autoridad legítima, aunque sus formas hayan podido cambiar a lo largo de la historia.

    Presente estaba en los Patriarcas, en los Jueces y Reyes de Israel, en reyes paganos como Ciro o Trajano, y desde tiempos de los Apóstoles, es también una de las componentes esenciales de la Sucesión apostólica, que tiene su fuente y principio en Pedro y sus sucesores, y que luego se despliega a través de la jerarquía de jurisdicción tanto espiritual como temporal.

    Mientras haya Papa, Padre de los Príncipes y de los Reyes, no concluirá esa “era constantiniana”.

    Y Papa sigue habiendo, al menos de derecho divino constitucional de la Iglesia, aunque de momento, no esté ocupado legítimamente.

    Salvo, claro está, que sostenga, como otros, con los que no puedo estar de acuerdo, que ya estamos en el fin del mundo, y que no volveremos a tener otro Papa, porque ya viene el Señor en Gloria y Majestad.

    Pero como diría Rudyard Kipling, esa, ya es otra historia…

    Me gusta

  8. Ciertamente, cada segundo es en si mismo irrepetible. Aun asi, existen patrones comunes a los ciclos.

    Existe una corriente de opinion que quiere asimiliar la situacion actual a otras ocurridas a lo largo de la historia, lo cual es imposible.

    a) Sabemos que JNS vino “En la PLENITUD de los tiempos” (o sea: aquellos momentos fueron, de un modo u otro, la mejor epoca de la humanidad… y de esto hace 2000 años… Ergo: hace 2 milenios que el hombre tuvo su mejor epoca)

    b) Todo el AT fue “sombra y promesa” de lo que habria de ser un dia (el NT), asi que no cuenta como “tiempos mejores” pues aun no se tenia la Verdad Revelada COMPLETA

    c) Con CONSTANTINO inicio una era en la cual, la INSTITUCIONALIZACION de la VERDAD REVELADA (sostenida por Pedro y la Iglesia) era el “alma” o fundamento de los ESTADOS

    c1) Los estados admitian la superioridad de la Iglesia y aceptaban funcionar como sus guardianes, y guardianes de la implantacion doctrinal
    c2) Los estados complementaban la parte moral/economica/politica de la implantacion de la Doctrina (con todos los asegunes que quieran… el mundo esta bajo la potestad del “principe del siglo presente”)

    d) Con la “revolucion” inicia el proceso que culminara en nuestros tiempos (CVII), donde los ESTADOS no solo son ya no aceptan la superioridad de la Iglesia y su doctrina, sino que son DE JURE, su nemesis, pasando de ser los tutores de la Doctrina a los que encarnan, profesan y promulgan ANTI-DOCTRINAS, y lo hacen no “de facto”, sino “de jure”

    Esta condicion, donde las tinieblas retoman universalmente el control y lo hacen “de jure” no habia sucedido vez alguna, de modo universal, sino cuando fue la “plenitud de los tiempos” y es irrepetible… porque para acabar con este imperio, sera precisa la propia Intervencion Divina… tal cual fue en la “Plenitud de los Tiempos”

    Solo que esta vez, no sera el “inicio” de algo, sino que sera, necesariamente, la culminacion de algo.

    Me gusta

  9. Y sobre todo… Que escandalosa y sospechosa insistencia en ese pesimo deseo de que sea destruida NADA MENOS QUE LA CIUDAD DEL TEMPLO !!!

    ESO NUNCA SUCEDERA !!! Ese templo durara para siempre!… ningun imperio romano podra desmontarla piedra sobre piedra!… existira por siempre!

    (… Ehem!, Ehem!… algun parecido con lo ocurrido cerca del año 70 D.C. es pura y simple coincidencia… nada que ver con lo actual)

    Me gusta

  10. Buen sentido del humor, je,je! Hace ya unos cuantos siglos que los teólogos se plantean qué ocurriría si Roma fuera destruida. Y concluyen que seguiría habiendo un obispo, que llevaría el título de obispo de Roma, aunque viviera en otro lugar. Esto, aunque posible, es muy poco probable, y por eso, se suele llamar a Roma la Ciudad Eterna.
    Entre otras cosas, porque la destrucción de la ciudad y el Templo era signo de la decadencia de la Sinagoga en favor de la Iglesia, mientras que eso no puede ocurrir, de Fe, a la iglesia, que durará en su ser hasta el final del mundo.
    por esto tanto alucinado protestante o apocalíptico lleva siglos soñando con una destrucción de Roma, que les dé la razón.
    Que sigan esperando, que Roma ha conocido muchas catástrofes, pero ahí sigue…

    Me gusta

  11. Que curioso!

    Realmente es curioso!

    Alguien dijo “decadencia” ???

    Noooo !!!???
    Eso no puede suceder EN ROMA

    Ninguna ABOMINACION DESOLADORA (decadente ???) asolara JAMAS a “roma” !!!

    sueñan y deliran los que crean que cuando vuelva el Verbo, LA FE ESTARA EXTINGUIDA… nadie puede creer que cuando el “hijo del hombre vuelva, NO ENCUENTRE FE CATOLICA sobre la tierra ”

    Quien se atreva a preguntarlo, esta CONTRA Dios…

    durara por siempre!!! roma es eterna!!! roma es, fue y sera la “nueva jerusalem”

    ROMA ES INDEFECTIBLE !!!… (frente a los hechos SI HAY argumentos!)

    Me gusta

  12. Estimado Derechos de Dios:

    Estamos en los Últimos Tiempos desde hace 2000 años, precisamente porque mientras haya viadores en esta tierra, no hemos de esperar que vengan otros tiempos diferentes. Lo que Nuestro Señor ha establecido es definitivo, y durará en su fuerza hasta que Él venga a juzgar a toda la humanidad junta, sin Reino milenario ni otras imaginaciones.

    Y como intento explicar, no existe como tal ninguna “era constantiniana”. Porque lo que suele describirse como tal, no es más que lo exigido por la esencia misma de la autoridad legítima, de Ley divina tanto natural como positiva. No hubo que esperar hasta Constantino para que empezara a existir, y aunque ahora mismo, no haya ningún gobernante en esta tierra que cumpla en su actuar público con las exigencias de la ley de Dios, no por ello ha quedado ésta abrogada.

    Tampoco hubo que esperar a san Pedro para dotar a la verdad revelada de instituciones que la protegieran y aplicaran. Todas las instituciones de Israel, de fundación divina, como la monarquía o el Sumo Sacerdocio, estaban para eso, pero en su principio, ya venía siendo asistida institucionalmente desde tiempos de los Patriarcas, que unían en sí el Sacerdocio, la autoridad Real, y la Profecía.

    Incluso los gobernantes paganos eran conscientes de las exigencias de la ley natural, impresa en sus corazones, y por eso sabían que reinaban no por su poder humano, sino por el favor divino, que su primer deber era cuidar de la religión de su pueblo, por eso muchas veces unían a la dignidad real el sumo sacerdocio, y que debían ajustar su actuar público a ese orden superior, en la medida en que les era conocido.

    Un Trajano, un emperador de China, o un Alejandro Magno podían hallarse en un error de hecho sobre quién era ese verdadero Dios, y sobre su verdad revelada. Pero en lo que podían alcanzar con la razón natural sobre el origen y fundamento del poder soberano, desde luego que estaban acertados.

    Sólo hizo falta que un emperador romano reconociera a Cristo como ese fundamento divino, en vez de los falsos dioses de Roma, para que se perfeccionara y transfigurara por la Fe y la autoridad papal lo que ya observaba la ley natural.

    Precisamente porque era naturalmente sana, la autoridad del emperador romano era legítima, y así lo reconoció Nuestro Señor cumpliendo el edicto de Augusto, o ante Pilatos, lo mismo que las generaciones cristianas, obedeciendo, luchando, orando, y muriendo bajo y al servicio de esos gobernantes, aunque fueran paganos y perseguidores.

    Ni siquiera los gobernantes modernos se permiten olvidar esa ley inescapable. Saben perfectamente que siguen necesitando un principio más allá de lo natural, y que su actuar público tiene que estar necesariamente normado y orientado hacia un fin último que sobre pase la mera satisfacción de las necesidades materiales.

    A las ignaras masas, les venden la trola de la laicidad del Estado, el origen popular de la soberanía, la finalidad puramente intraterrena de su legislación, pero los verdaderos cripto-gobernantes harto saben que lo único que ha sucedido, es que se ha producido un cambio en el titular último del poder: Han abandonado y traicionado a Cristo-Rey, no en favor de una hipotética y absurda soberanía popular, sino en favor de Satanás. Y legislan, no simplemente para satisfacer los deseos del vientre y del bajo vientre, sino para llevar a sus pueblos a lo contrario de una vida virtuosa, una vida viciosa y satánica. Así como Trajano o Constantino obraban a favor del mayor Bien Común posible, la actual criptocracia trabaja en favor del mayor Mal Común Universal posible.

    Ha cambiado el capitán (sustituido por un pirata) y la finalidad del navío (puesto al servicio de los enemigos de todos los hombres), pero en sí mismo, sigue funcionando con las mismas leyes. Con Constantino, Stalin o Zapatero.

    Así que cualquiera que sea la forma en que vaya a darse esa “Intervención” divina, desde luego, no alterará la ley natural de toda soberanía (sólo la devolverá a su legítimo posesor), ni tampoco alterará lo que en ella es de ley divina positiva (seguirá la soberanía en manos de san Pedro viviente en sus sucesores legítimos, que la confiarán a otros pastores temporales de la Iglesia, los que la Providencia designe).

    Así son los azares de la guerra, unas veces nos vemos victoriosos y triunfantes, otras vencidos y casi a punto de total derrota, pero siempre bajo un orden inmutable, que ni se muda por la victoria, ni se inmuta por la derrota.

    Me dice que la situación presente de apostasía de las naciones es inédita en la historia, inasimilable a otras previas, y que necesariamente, debemos de encontrarnos en “otro tiempo”, diferente de todos, y que anuncia el fin de algo, y el principio de otra cosa.

    Yo digo que esa situación se ha dado muchas veces a lo largo de la historia, desde los días mismos de los gigantes y Titanes, antes del Diluvio, expertos en todas las artes necrománticas, y que persiguieron cruelmente a nuestros antepasados los Patriarcas, o de Nemrod, después del Diluvio, con el que la humanidad volvió a caer en el culto de los demonios, sin que el más o el menos alterara jamás la esencia de las cosas ni de los tiempos.

    La guerra que en este mundo viador se libra seguirá, unas veces con victorias, otras con derrotas, y otros, cuando nosotros ya hayamos muerto, en las generaciones que vengan, seguirán preguntándose si éste es ya el fin…

    Me gusta

  13. Muy apreciable Fr. Eusebio:

    Con el gusto que es leer sus comentarios, valga la pena proponer otro nivel de simetria.

    Porque ese concepto, que es emnientemente matematico? (o estetico!… pues ambas disc tienen destacables puntos en comun)

    Como dije antes, digamos que “descartamos” (por un decir) los tiempos del AT (por la razon de que la Verdad Revelada no habia sido propalada aun, ni siquiera dada completa… Y por lo tanto, habia, digamos… excusa… no asi en los tiempos del NT, donde ya no hay excusa que valga… LA LUZ BRILLA SOBRE TODA NACION)

    Si graficamos (influencia vs tiempo, X,Y) la influencia en la humanidad (INSTITUCIONES (gobiernos), personas, ciencias, etc.) de la INSITUCIONALIZACION de la Verdad Revelada (la Doctrina), veremos que dibuja una CAMPANA DE GAUSS, y que los limites o acotamientos de esa campana son: Y = ~ 200 Y’ =~ 1962, los cuales corresponden simetricamente con la Era Constantina.

    Ahora bien:

    Durante la Era Constantina (donde los estados eran la “mano civil o militar” de la Iglesia Verdadera), no se habia dado que la tierra entera estuviera TOTALMENTE bajo la obscuridad (con todos los asegunes que se quiera, siempre existio, mas grande o mas chica, La Cristiandad).

    Solo al terminar la Era Constanina es que se INSTITUCIONALIZA NUEVAMENTE la obscuridad como directriz “de jure” a nivel planetario.

    Por otro lado:

    Curiosamente, la era Constantina coincide con otros dos eventos que dan certidumbre de que esa era es unica en la historia humana.

    Al inicio de esta Era Constantina, los que detentaban el control del templo (y su asentamiento), fueron esparcidos a vagar entre las naciones.

    al FINAL de la Era Constantina, estos ultimos dejan de vagar entre las naciones y retornan…

    Nota la simetria?… Dios es un amante (digamoslo asi) de la simetria.

    Y ambas cosas, la coincidencia de ambas cosas, es lo que permite situar con precision que estos tiempos son atipicos en el devenir historico.

    Ciertamente, el como se desenvuelva el final de esta historia, tal cual Vd. lo plantea, nos es dificil de discernir. Reino Milenario? Jucio Universal?

    Lo cierto es que, al finalizar la Era Constantina, curiosamente concluye “el tiempo de las naciones” (se identifican?… yo supongo que si) y si sobreviene el milenio o el Juicio Universal… Yo no lo se…

    Y si Vd. tiene ideas al respecto, pues, son bienvenidas.

    Me gusta

  14. Estimado Derechos de Dios:

    Muy interesante su estudio simétrico-campana de Gauss, pero me surgen algunas observaciones:

    En el Antiguo Testamento, la verdad estaba completa, los hebreos fieles creían lo mismo que nosotros, solo que de manera implícita, mientras que nosotros creemos en estos contenidos de la Fe de manera explícita.

    Pero en lo que se refiere a lo esencial de la legitimidad, deberes y derechos de la autoridad soberana, ya tenían suficiente conocimiento, natural y revelado, por lo que no tuvieron que esperar a Constantino para saber de estas cosas.

    En segundo lugar, las fechas de inicio y final de esa era constantiniana me dejan perplejo:

    ¿Por qué empieza en el año 0 de nuestra era, si todavía reinaba un emperador, aunque conforme a la naturaleza de las cosas, todavía pagano, y cuyos sucesores lo seguirían siendo durante más de tres siglos?

    Similarmente, ¿Por qué acabaría esa era en 1962? ¿Qué se ha producido ahí, para que se interrumpa, si todavía no se había hecho casi nada del Concilio?

    Siendo además ese Concilio palmariamente ilegítimo, mal podría clausurar ninguna era.

    Como sin duda sabe, el derecho, sobre todo si tiene su base en la Ley natural, que por definición no puede cambiar, no se muda ni desaparece porque los que deberían observar sus prescripciones se rebelen contra su obligación. Aunque absolutamente todos los gobernantes del mundo renegaran de sus obligaciones hacia la religión, el derecho y justicia siguen ahí, esperando actualizarse de nuevo en los hechos. Por eso digo que es imposible que lo que venimos llamando “era constantiniana” se vea cancelada.

    Las personas jurídicas siguen teniendo plena existencia, aunque durante mucho tiempo, no haya ningún titular físico que las actualice en los hechos.

    Por ejemplo, las ördenes religiosas tienen existencia en derecho, aunque por ventura, no existiera ningún miembro vivo de ellas.

    Eso fue lo que pasó con la eximia y muy ibérica Orden de San Jerónimo, cuyos monasterios masculinos fueron totalmente suprimidos en 1835, así como la misma existencia civil de ella. Sus frailes, ya secularizados, fueron muriendo, de modo que ya a principios del S. XX, no quedaba ninguno, y las monjas jerónimas temían que se fueran cumpliendo los cien años de prescripción que sellarían la desaparición también jurídica de la Orden. Hasta que un Fr. Manuel de la Sagrada Familia recibió el hábito, y la Orden volvió a revivir en él, tanto de derecho como de hecho.

    Aquí, había una prescripción de 100 años, pero para las realidades que nos ocupan, no hay límite, son personas jurídicas perpetuas. Esto nos puede ayudar a entender cómo funciona el poder de jurisdicción, tanto temporal como eclesiástico: Mientras no haya sido suprimida una sede episcopal, o un título de nobleza, o real, o imperial, por un instrumento jurídico adecuado, y por la persona que legítimamente tiene ese poder, sigue subsistiendo con todos los derechos y deberes a él anexos, aunque esté ocupado por mucho tiempo por una serie de usurpadores, o no ocupado en absoluto.

    No se puede decir que el tiempo lo ha cancelado, y desde luego, nadie ha suprimido legal y legítimamente los derechos de los sucesores de Constantino, Clodoveo, o cualquier otro de los fundadores de las monarquías cristianas ya existentes, o que pudieran crearse en el futuro.

    Me dice que el principio de la era constantiniana coincide con la desaparición de Jerusalén y el Templo, y con la dispersión de los judíos, y que simétricamente, su vuelta a Jerusalén coincide con el fin de esa era.

    Me temo que el año 70 no supone absolutamente ningún cambio geopolítico notable por el que se pueda afirmar que cambiamos de era, y desde luego, la instauración del Estado-pirata conocido como Israel tampoco significa nada en el ámbito jurídico-teológico, puesto que no han sido ni siquiera los verdaderos descendientes de las XII Tribus, verdaderos hebreos, los que lo han promovido, y ha sido universalmente desaprobado por todos los rabinos no-sionistas, como contrario a la Ley de Dios.

    Es verdad sin embargo, que aquí existe una simetría: Siendo los judíos farisaicos, talmúdicos, cabalísticos, los que después del año 70 reinventan un nuevo judaísmo sólo muy remotamente emparentado con el de la antigua Sinagoga, los enemigos de todos los hombres, como decía san Pablo, y muy especialmente, los enemigos personales de Cristo, hay una relación inversamente proporcional entre la fidelidad de los cristianos y la influencia y poder de los judíos.

    Hoy que casi todos los que se llaman cristianos, por una u otra razón, son infieles a Cristo, lo normal es que sus enemigos los judíos hayan llegado a su máximo de poder e influencia. Nos lo hemos buscado, por no haber cumplido nuestro deber, como sí lo hizo, por ejemplo, una santa Ysabel la Católica.

    Ahora bien, esto no es en modo alguno atípico, solo es el cumplimiento de una ley histórica perfectamente comprobable.

    Contestando a su última pregunta:

    Sigue la historia de la Iglesia Militante, en que caben las intervenciones extraordinarias y milagrosas de Dios, siempre secundadas por la necesaria colaboración humana, como ha ocurrido muchas veces en la historia de la Iglesia tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.

    No habrá Venida de Nuestro Señor JesuCristo para instaurar una Nueva Era, ni un Reino Milenario, ni otra cosa parecida.

    Es de Fe que cuando vuelva otra vez el Hijo del Hombre, será para vencer al último y personal Anticristo, y enseguida después llamar a todos los hombres a Juicio, resucitados en su propia carne, y manifestar a toda inteligencia humana y angélica la gran tapicería de la historia humana, con todos sus por qués hasta entonces ocultos.

    No habrá Reino Milenario en el que quepan al mismo tiempo viadores y comprehensores, y mientras siga existiendo en esta tierra la Iglesia Militante, gobernada por su Madre y Maestra la Santa Iglesia Romana, no alterará
    Nuestro Señor el orden jurídico vicarial que Su Divina Sabiduría ha decretado, para tomar Él mismo las riendas.

    El Mismo Señor que prometió que su Inmaculada Esposa permanecería en su ser, con su misma divina constitución inalterada, garantizada por su divina indefectibilidad, todos los días, hasta el fin del mundo, no se desdecirá, para inaugurar otra economía jurídica.

    Y dentro de esa ordenación jurídica divina, no sólo se encuentran los pastores eclesiásticos, en primer lugar, Papa y episcopado subordinado, sino que también están sus vicarios en el orden temporal.

    También en ese dicho orden temporal, Nuestro Señor no vino a cambiar la Ley, sino a perfeccionarla y cumplirla hasta la última coma. Así lo ha hecho Su Iglesia, por Gracia y asistencia del Espíritu Santo, y así lo seguirá haciendo, hasta que suenen las trompetas que despertarán a los que duermen en el seno de la tierra, para llamarlos a Juicio.

    Ese Juicio está todavía lejano, al menos midiéndolo por la extensión de una vida humana, y es extremadamente probable que no lo veamos nosotros, ni nuestros hijos, ni los hijos de nuestros hijos.

    Así que a tomar ánimos, volver a tomar pleno conocimiento del Orden divino natural y sobrenatural, y a actuar en consecuencia, cada uno según le impongan deberes su estado y circunstancias, porque esto va para largo…

    Me gusta

  15. A Eusebio de Lugo (al que yo creía que era “fray”): Dice la Escritura en alguna parte que en el mucho hablar no falta pecado. Habla Usted demasiado!
    Con respecto a la diferencia entre las creencias de los hebreos y los cristianos; San Pablo se tomó el trabajo de escribir una extensa carta-tratado a “los Hebreos” , me remito a ella para que la lea o relea. Pongo solo una diferencia: la creencia en la Trinidad de Personas en Dios no la conocieron los Hebreos , sino en sombras, fue Jesucristo Quien la reveló…
    Hace usted aseveraciones infundadas sobre la creencia de la Iglesia Católica en el Milenio, descree de las palabras que Jesucristo reveló a San Juan y de lo que tantísimos santos han creído y escrito acerca de ello.
    Ha perdido autoridad para escribir sobre el tema.

    Me gusta

  16. Simón , por algo dijo el Señor :” Vendré como ladrón en la noche ” .

    Vemos que no todos reconocen que Nuestro Señor está a las puertas y que estamos viviendo en el Fin de los Tiempos (no como erróneamente dicen algunos “el fin del mundo” ).

    Además ,Roma será destruída cuando todos hayan sido marcado por el Anticristo , el cual será apoyado por el Falso Profeta .

    -Lucy-

    Me gusta

  17. Estimado Fr. Lugo:

    a) “en el antiguo testamento, la verdad estaba completa”… Me temo que, en estricto sentido estarian las SOMBRAS/FIGURAS COMPLETAS… y eso, con una serie de asegunes, pues esas sombras estaban NECESARIAMENTE DEFECTUOSAS (si no fuese asi, no habria necesidad de PERFECCIONARLAS en el NT)

    b) los antiguos poseedores de las Revelaciones Divinas NO TENIAN LA OBLIGATORIEDAD DE TRANSMITIRLO A TODO HOMBRE Y NACION… Tenian obligacion, eso si, de ser ellos mismos fieles a lo revelado, mas no asi de CONVERTIR al mundo, sino de TESTIMONIARLO

    c) El resto del mundo, tenia la obligatoriedad de vivir en LA LEY NATURAL.

    d) LA REDENCION FUE UN PARTEAGUAS en la historia de la humanidad.

    d1) El poder de las tinieblas en el AT (antes del parteaguas) era muy superior al que tuvo DESPUES del parteaguas

    d2) El poder de las tinieblas en el NT quedo DISMINUIDO PARA ARRASTRAR despues de la Institucion de la IGLESIA (Pentecostes, etc.)

    d3) Los gobiernos de cualquier nacion, en el AT, no tenian la OBLIGACION “de jure” de proteger a la Verdadera Religion (si la tenian en cuanto a lo implicita de la Ley Natural, no a lo EXPLICITA de la REVELACION DIVINA, LA CUAL AUN NO ERA LEY PERFECTA)

    d4) En muchas partes del orbe, en el AT, ni siquiera se enteraron de que existia una Religion Verdadera… se perdio en los tiempos esa nocion.

    ————————————————————————————————–

    En cuanto a los tiempos, ciertamente es un asunto de opiniones, dimes y diretes el elegir una fecha espeficica sobre otra fecha especifica. Lo que facilmente aceptable es señalar una epoca (decenio? quinquenio? siglo?) en una tendencia determinada.

    Lo cierto del asunto es que en el periodo comprendido entre la fundacion de la Iglesia (33/34 DC?) y la finalizacion de las mas grandes persecuciones (Edicto de Milan, 313, Edicto de Nicomedia, 311) se tienen los siguientes puntos:
    a) Medio mas o menos una generacion entre que el templo dejo de ser el Recinto de Dios, y la destruccion fisica del templo.
    b) El MUNDO no queria ver surgir la Religion Verdadera. Esta se fundamento en este periodo por una Ortodoxia escrita con sangre.
    c) El mundo (el principe del mundo) combatio por todos los medios esta irrupcion de la Divinidad en los asuntos del gobierno del mundo

    Lo cierto del asunto es que, desde el Edicto de Milan hasta el cvii, en el ORBE (planeta) hubo una Cristiandad (entendida esta como el que los Cristianos pudiesen vivir DE JURE bajo leyes derivadas de las DIVINAS, y considerando a la Iglesia como SUPERIOR AL ESTADO.

    Obviamente, (como en toda campana de Gauss), la tendencia (una vez pasado el punto de maxima) es hacia CERO, asi que desde 1600, con la ‘reforma’ el poder de la Iglesia comenzo a menguar en los gobiernos, iniciandose la franca caida con la revolucion francesa, seguida por la “internacional socialista”

    Porque 1962? porque no 1965? o 1982? (nuevo concordado con italia)
    Porque de un modo u otro, en el cvii, se dictamino “de jure” (si, si, ya se que ese concilio no fue LEGITIMO)… decia, se dictamino “de jure” que los estados ya podia ser todo lo acatolico que quisieran (“de facto” ya lo eran desde años antes)

    Y para 1982, ya no quedaban ni asomos de la Cristandad… lo hecho por Constantino (el poner a salvo a la Iglesia, bajo la autoridad del Estado, y ser, a su vez, tutelada por el Estado) se dejaba en un rincon de la historia.

    ————————————————————————————-
    la ACEPTACION de la Fe, se cuantifica discreta y binariamente
    la INFLUENCIA de la Fe, se cuantifica continua y analogicamente.

    Esta ultima tiene una cualidad emparentada con la inercia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s