ALL POSTS

IMÁGENES DE LA JMJ DE RÍO 2013


  Tomadas de Veritas liberabit vos

image

MÁS IMÁGENES DE LA JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD RÍO 2013

 

Rate This

Sus sacerdotes violaron mi ley, y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio; y de mis días de reposo apartaron sus ojos, y yo he sido profanado en medio de ellos.

Ezequiel  22:26

Además de las fotos anteriores  les traigo el ya conocido vídeo que está precedido de sun comentario de nuestro amigo Hernán Federico B. B.

En realidad, llamarme lobos a estos imbéciles , es ser demasiado generosos. No llegan a ser ni siquiera estúpidos. Se me acaban las categorías para “clasificarlos” en una que no debe pasar de ser entomológica, en la clase o filo de los vermes.
Como los gusanos asquerosos se alimentan del pus de las heridas infectadas. Verdadera fauna cadavérica.

10 replies »

  1. A mí me parece igual de ridículo que a Ud el vídeo de los Obispos bailando, pero creo que se rebaja Ud insultándolos. Desmerece el comentario con esos apelativos que, dicho sea de paso, dejan en entredicho su caridad y su educación.

    Me gusta

  2. Catecismo de San Pio X:

    390.- ¿Qué nos manda el tercer mandamiento: SANTIFICARÁS LAS FIESTAS? – El tercer mandamiento: santificarás las fiestas, nos manda honrar a Dios con obras de culto en los días de fiesta.

    400.- ¿Qué otras cosas hemos de evitar principalmente en las fiestas? – En las fiestas hemos de evitar principalmente el pecado y todo lo que pueda inducirnos a él, como son las diversiones y reuniones peligrosas.

    S. S. BENEDICTO XV
    Encíclica «Sacra propediem» con ocasión del VII centenario
    de la fundación de la Tercera Orden Franciscana (6 de enero de 1921)

    …que mientras éste progresa constantemente en todo lo que entraña comodidad y bienestar para la vida, parece sin embargo retroceder miserablemente a las vergonzosas lacras de la antigüedad pagana en lo que es de mayor monta, es decir, en el deber de llevar una vida justa y honrada. Pues cuanto más se oscurecen a los ojos de los mortales los eternos bienes que en el cielo les aguardan, tanto más se dejan atraer y arrebatar los hombres por los caducos bienes terrenales; y el que una vez ha llegado a abatir su alma hasta el fango, pronto sentirá que la virtud se va en él embotando, que los bienes del espíritu le hastían y que nada le satisface sino el goce del placer.

    Vemos, pues, de una parte, cómo por doquiera aumenta el desenfreno en allegar riquezas y en acrecerlas sin límite, y de otra, cómo va extinguiéndose aquella tolerancia y resignación de otros tiempos ante los sufrimientos que acompañan de ordinario a la pobreza y escasez; y todavía, a la hoguera de rivalidades que, como hemos dicho, existen entre ricos y proletarios, para atizar más la envidia de los desheredados, viene a añadirse el ostentoso y excesivo culto que muchos tributan a su cuerpo, culto de ordinario acompañado de vergonzosas liviandades.

    Y al hablar de esto, nunca podremos deplorar bastante la ceguedad de tantas mujeres de toda edad y condición, las cuales ridículamente engreídas por el deseo de agradar, no echan de ver que con la extremada locura de su modo de vestir, además de ofender a Dios, desagradan a todo hombre sensato. Y no se contentan con aparecer en público con adornos tales que la mayor parte de ellas los hubieran rechazado tiempo atrás como enteramente reñidos con la modestia cristiana, sino que se atreven a penetrar sin temor alguno en el sagrado templo, y a asistir a las funciones sacras, y hasta a presentarse en la Mesa Eucarística, donde se recibe al Autor de la castidad, ataviadas con los incentivos de feas concupiscencias. Y no hablemos de esas danzas -si una mala otra peor- que salidas de la barbarie, han irrumpido poco ha en los salones más elegantes, sin que sea posible encontrar cosa más a propósito que ellas para acabar con el último rastro de pudor.

    Saquen ustedes sus propias conclusiones sobre lo que ha sido la jmj de Copacabana. Que por cierto vaya lugarcito que han elegido. En plena playa de Copacabana (famosa por ser lugar habitual de prostitución, inmoralidad y desenfreno) donde el destape y el desenfreno han convivido con el “culto a Dios”. Bonita manera de santificar el Día del Señor.

    Me gusta

  3. “Sus sacerdotes violaron mi ley, y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio; y de mis días de reposo apartaron sus ojos, y yo he sido profanado en medio de ellos.”
    Ezequiel 22:26

    Me gusta

  4. A intención de nuestra estimada Julia, que expresa la reacción de no pocos de nuestros contemporáneos siempre que los católicos empiezan a llamar las cosas por su nombre, y se dejan de circunloquios y vaselinas, reproduciré aquí los capítulos del áureo libro “el liberalismo es pecado”, de D. Félix Sardá y Salvany, en que éste explica magistralmente que en todo tiempo, se ha llamado por su nombre a aquellos que lo merecían, y que esa es precisamente una gran obra de verdadera caridad, tanto hacia el encausado, como hacia aquellos que éste amenazaba engañar.

    “XXI.- DE LA SANA INTRANSIGENCIA CATÓLICA EN OPOSICIÓN A LA FALSA CARIDAD LIBERAL.

    ¡Intransigente! ¡Intransigencia! Oigo exclamar aquí a una porción de mis lectores más o menos resabiados, tras la lectura del capitulo anterior. ¡Qué modo de resolver la cuestión tan poco cristiano! ¿Son o no prójimos, como cualquier otro, los liberales? ¿A dónde vamos a parar con estas ideas? ¿Cómo tan descaradamente se recomienda contra ellos el desprecio de la caridad?

    “¡Ya apareció aquello!”, exclamaremos nosotros a nuestra vez. Ya se nos echo en nosotros Io de la “falta de caridad”. Vamos, pues, a contestar también a este reparo, que es para algunos el verdadero caballo de batalla de la cuestión. Si no lo es, sirve a lo menos a nuestros enemigos de verdadero parapeto. Es, como muy a propósito ha dicho un autor, hacer bonitamente servir a la caridad de barricada contra la verdad.

    Sepamos ante todo qué significa la palabra caridad.

    La teología católica nos da de ella la definición por boca de un órgano el más autorizado para la propaganda popular, que es el sabio y filosófico Catecismo. Dice así: Caridad es una virtud sobrenatural que nos inclina a amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios. De esta definición, después de la parte que a Dios se refiere, resulta que debemos amar al prójimo como a nosotros mismos, y esto no de cualquier manera, sino en orden y con sujeción a la ley de Dios y por amor de Dios.

    Ahora bien: ¿Qué es amar? Amare est velle bonum, dice la filosofía: “Amar es querer bien a quien se ama”,. ¿Y a quién dice la caridad que se ha de amar o querer bien? Al prójimo, esto es, no a tal o cual hombre solamente, sino a todos los hombres. ¿Y cuál es este bien que se le ha de querer para que resulte verdadero amor? Primeramente el bien supremo de todos, que es el bien sobrenatural: luego después, los demás bienes de orden natural, no incompatibles con aquél. Todo lo cual viene a resumirse en aquella frase “por amor de Dios,”, y tras mil de análogo sentido.

    Síguese, pues, de ahí, que se puede amar y querer bien al prójimo (y mucho) disgustándole, y contrariándole, y perjudicándole materialmente, y aun privándole de la vida en alguna ocasión. Todo estriba en examinar si, en aquello que se le disgusta o contraría o mortifica, se obra o no en bien suyo, o de otro que tenga mas derecho que él a este bien, o simplemente en mayor servicio de Dios.

    1.° O en bien suyo. Si claramente aparece que disgustando y ofendiendo al prójimo se obra en bien suyo, claro está que se le ama aún en aquello en que por su bien se le disgusta y contraría. Así al enfermo se le ama abrasándole con el cauterio o cortándole la gangrena con el bisturí; al malo se le ama corrigiéndole con la reprensión o el castigo, etc. Todo lo cual es excelente caridad

    2º O en bien de otro prójimo que tenga derecho mejor. Sucede frecuentemente que hay que disgustar a uno, no en bien propio suyo, sino para librar de un mal a otro a quien el primero se lo procure causar. En este caso es ley de caridad defender al agredido de la violencia injusta del agresor, y se puede hacer mal a éste cuanto sea preciso o conveniente para la defensa de aquél. Así sucede cuando en defensa del pasajero, a quien acomete el ladrón, se mata a éste. Y entonces matar o dañar, o de otra cualquier manera ofender al injusto agresor, es acto de verdadera caridad.

    3.° O en el debido servicio de Dios. El bien de todos los bienes es la divina gloria, como el prójimo de todos los prójimos es para el hombre su Dios. De consiguiente, el amor que se debe a los hombres, como prójimos, debe entenderse siempre subordinado al que debemos todos a nuestro común Señor. Por su amor y servicio, pues, se debe (si es necesario) disgustar a los hombres; se debe (si es necesario) herirlos y matarlos. Adviértase la fuerza de los paréntesis (si es necesario), lo cual dice claramente el caso único en que exige tales sacrificios el servicio de Dios. Así en guerra justa, como se hieren y se matan hombres por el servicio de la patria, se pueden herir y matar hombres por el servicio de Dios; y como con arreglo a la ley se pueden ajusticiar hombres por infracción del Código humano, pues dense en sociedad católicamente organizada ajusticiar hombres por infracción. del Código divino, en lo que obliga éste en el mero externo. Lo cual justifica plenamente a la maldecida Inquisición. Todo lo cual (cuando tales actos sean necesarios y justos ) son actos de virtud, Y pueden ser imperados por la caridad.

    No lo entiende así el Liberalismo moderno, pero entiende mal en no entenderlo así. Por esto tiene y da a los suyos una falsa noción de la caridad, y aturrulla y apostrofa a todas horas a los católicos firmes, con la decantada acusación de intolerancia e intransigencia. Nuestra fórmula es muy clara y concreta. Es la siguiente: La suma intransigencia católica es la suma católica caridad. Lo es en orden al prójimo por su propio bien, cuando por su propio bien le confunde y sonroja y ofende y castiga. Lo es en orden al bien ajeno, cuando por librar a los prójimos del contagio de un error desenmascara a sus autores y fautores, les llama con sus verdaderos nombres de malos y malvados, los hace aborrecibles y despreciables como deben ser, los denuncia a la execración común, y si es posible, al celo de la fuerza social encargada de reprimirlos y castigarlos. Lo es, finalmente, en orden a Dios cuando por su gloria y por su servicio se hace necesario prescindir de todas las consideraciones, saltar todas las vallas, lastimar todos los respetos, herir todos los intereses, exponer la propia vida y la de los que sea preciso para tan alto fin.

    Y todo esto es pura intransigencia en el verdadero amor, y por esto es suma caridad, y los tipos de esta intransigencia son los héroes mas sublimes de la caridad, como la entiende la verdadera Religión. Y porque hay pocos intransigentes, hay en el día pocos caritativos de veras. La caridad liberal que hay está de moda es en la forma el halago y la condescendencia y el cariño; pero es en el fondo el desprecio esencial de los verdaderos bienes del hombre y de los supremos intereses de la verdad y de Dios.

    XXII.- DE LA CARIDAD EN LO QUE SE LLAMA LAS FORMAS DE LA POLÉMICA,

    Y SI TIENEN EN ESO RAZÓN LOS LIBERALES CONTRA LOS

    APOLOGISTAS CATÓLICOS.

    Mas no es este último principalmente el terreno en que coloca la cuestión. el Liberalismo, porque sabe que en el de los principios sería irremediablemente vencido. Mas a menudo acusa a los católicos su propaganda, y en este punto es donde, como hemos dicho, suelen hacer especial hincapié ciertos católicos buenos en el fondo, pero resabiados de la maldita paste liberal. ¿Qué hay, pues, sobre el particular?

    Hay lo siguiente: Que tenemos razón los católicos en esto como en lo demás, y no la tienen, ni sombra de ella, los liberales Fijémonos para esto en los siguientes puntos:

    1.° Puede claramente el católico decir a su adversario liberal, que lo es. Nadie pondrá en duda esta proposición. Si tal autor o periodista o diputado empieza por jactarse de Liberalismo, y no oculta poco ni mucho sus ideas o aficiones liberales ¿qué injuria se le hace en llamarle liberal? Es principio de derecho: Si palam res est, repetitio injuriam non est: “No hay injuria en decir lo que está a la vista de todos”. Mucho menos en decir del prójimo lo que él mismo dice a todas horas de sí . ¿Cuántos liberales, no obstante, particularmente del grupo de los mansos o templados, tienen a gran injuria que los llamen liberales o amigos del Liberalismo un adversario católico?

    2º Dado que el Liberalismo es cosa mala, no es faltar a la caridad llamar malos a los defensores públicos y conscientes del Liberalismo. Es en sustancia aplicar al caso presente la ley de justicia que se ha aplicado en todos los siglos.

    Los católicos de hoy no hacemos innovación en este punto, nos atenemos a la práctica constante de la antigüedad. Los propagadores y fautores de herejías han sido en todos tiempos llamados herejes. como los autores de ellas. Y como la herejía ha sido siempre considerada en la Iglesia como gravísimo mal, a tales fautores y propagadores ha llamado siempre la Iglesia malos y malvados. Regístrense las colecciones de los autores eclesiásticos. Véase cómo trataron los Apóstoles a los primeros heresiarcas, y cómo siguieron tratándolos los Santos Padres, cómo los han seguido tratando los modernos controversistas y la misma Iglesia en su lenguaje oficial. No hay, pues, falta de caridad en llamar a lo malo, malo; a los autores, fautores y seguidores de lo malo, malvados; y al conjunto de todos sus actos, palabras y escritos, iniquidad, maldad, perversidad. El lobo fue llamado siempre lobo a secas, y nunca se creyó hacer mala obra al rebaño ni a su dueño con llamarle y apostrofarle así.

    3.º Si la propaganda del bien y la necesidad de atacar el mal exigen el empleo de frases duras contra los errores y sus reconocidos corifeos, éstas pueden emplearse sin faltar a la caridad. Es éste un corolario o consecuencia del principio anterior. Al mal debe hacérsele aborrecible y odioso; y no puede hacérsele tal, sino denostándolo como malo y perverso y despreciable. La oratorio cristiana de todos los siglos autoriza el empleo de las figuras retóricas más vivas contra la impiedad. En los escritos de los grandes atletas del Cristianismo es continuo el uso de la ironía, de la imprecación, de la execración, de los epítetos depresivos. La ley de todo esto deben ser únicamente la oportunidad y la verdad.

    Hay otra razón además. La propaganda y apologética popular (y siempre es popular la religiosa) no puede guardar las formas enguantadas y sobrias de la academia y de la escuela. No se convence al pueblo sino hablándole al corazón y a la imaginación, y éstos sólo se emocionan con la literatura calurosa y encendida y apasionada. No es malo el apasionamiento producido por la santa pasión de la verdad. Las llamadas intemperancias del moderno periodismo ultramontano, aparte de ser muy flojas comparadas con las del periodismo liberal (ejemplos recientes tenemos por ahí cerca), están justificadas con sólo abrir por cualquier página las obras de los grandes polemistas católicos de los mejores tiempos.

    El Bautista empezó por llamar a los fariseos “raza de víboras”. Cristo Dios no se abstuvo de apostrofarlos con los epítetos de “hipócritas, sepulcros blanqueados, generación malvada y adúltera”, sin que creyese por ello manchar la santidad de su mansísima predicación. San Pablo decía de los cismáticos de Creta, “qua eran mentirosos, malos bestias, barrigones, perezosos”. Al seductor Elimas Mago llámale el mismo Apóstol hombre lleno de todo fraude y embuste hijo del diablo, enemigo de toda verdad y justicia”.

    Si abrimos las colecciones de los Padres, no topamos más que con rasgos de esta naturaleza, que no dudaron emular a cada paso en su eterna polémica con los herejes. Citaremos tan sólo uno que otro de los principales. San Jerónimo, disputando con el hereje Vigilancio, le echo en cara su antigua profesión de tabernero, y le dice: “Otras cosas aprendiste (y no teología) desde tu temprana edad; a otros estudios te has dedicado. No es por cierto cosa que pueda ejecutar bien un mismo hombre, averiguar el valor de las monedas y el de los textos de la Escritura; catar los vinos y tener inteligencia de los Profetas y de los Apóstoles”. Y se ve que el Santo controversista les tenía afición a esos modos de desautorizar al adversario, pues en otra ocasión, atacando al mismo Vigilancio, que negaba la excelencia de la virginidad y del ayuno, pregúntale con festiva donaire “si lo predicaba así para no perder el consumo de su taberna.” ¡Oh’ ¡cuántas cosas hubiera dicho un crítico liberal, si eso hubiese escrito contra un hereje de hay uno de nuestros controversistas!

    ¿Qué diremos de San Juan Crisóstomo en su famosa invectiva contra Eutropio, que en personal y agresiva no tiene comparación con las tan agrias de Cicerón contra Catilina o contra Verres? El melifluo Bernardo no era ciertamente de miel al tratar con los enemigos de su fe. A Arnaldo de Brescia (gran agitador liberal de su siglo) le llama con todas las letras “seductor, vaso de injurias, escorpión, lobo cruel.” El buen Santo Tomás de Aquino olvida la calma de sus fríos silogismos para dirigirse en vehemente apóstrofe contra su adversario Guillermo de Saint-Amour y sus discípulos, Y llamarlo a boca llena “enemigos de Dios, ministros del diablo, miembros del Anticristo, ignorantes, perversos, réprobos.” Nunca dijo tanto el insigne Luis Veuillot. El dulcísimo San Buenaventura increpa a Geraldo con los epítetos de “imprudente’ calumniador, espíritu maléfico, impío, impúdico, ignorante, embustero, malhechor, pérfido e insensato.” Al llegar a la época moderna se nos presenta el tipo encantador de San Francisco de Sales, que por su exquisita delicadeza y mansedumbre mereció ser llamado viva imagen del Salvador. ¿Creéis que les guardó consideración alguna a los herejes de su tiempo y país? ¡Ca! Les perdonó sus injurias, les colmó de beneficios, procuró hasta salvar la vida a quien había atentado contra la suya. Llegó a decir a un su rival: “Si me arrancaseis un ojo, no dejaría con el otro de miraros como hermanos”. Pues bien; con los enemigos de su fe no guardaba clase alguna de temperamento o consideración. Preguntado por un católico si podía decir mal de un hereje que esparcía sus venenosas doctrinas, le contestó: “Si, podéis. con tal que no digáis de él cosa contraria a la verdad, y sólo por el conocimiento que tengáis de su mal modo de vivir; hablando de lo dudoso como dudoso, y según el grado mayor o menor de duda que sobre eso tengáis.” Más claro lo dejó dicho en su Filolea, libro tan precioso como popular. Dice así: “Los enemigos declarados de Dios y de la Iglesia deben ser vituperados lo más que se pueda. La caridad obliga a cada cual a gritar: “¡Al lobo!” cuando éste se ha metido en el rebaño, y aun en cualquier lugar en que se le encuentre.”

    ¿Habrá necesidad de dar a nuestros enemigos un curso práctico de retórica y de critica literaria? He aquí lo que hay sobre la tan decantada cuestión de las formas agresivas de los escritores ultramontanos, vulgo católicos verdaderos. La caridad nos prohíbe hacer a otros lo que razonablemente no hemos de querer para nosotros Nótese el adverbio razonablemente, en el cual está todo el quid de la cuestión. La diferencia esencial de nuestro modo de ver y del de los liberales en este asunto, estriba en que estos señores consideran a los apóstoles del error como simples ciudadanos libres, que en uso de su perfecto derecho, opinan de otro modo en Religión, y así se creen obligados a respetar aquélla su opinión y a no contradecir- la más que en los términos de una discusión libre; al paso que nosotros no vemos en ellos sino enemigos declarados de la fe que estamos obligados a defender, y en sus errores no miramos libres opiniones, sino formales herejías y maldades, como enseña la ley de Dios. Con razón, pues, dice un gran historiador católico a los enemigos del Catolicismo: “Vosotros os hacéis infames con nuestras acciones; pues bien, yo os acabaré de cubrir de infamia con mis escritos.” Y por igual tenor enseñaba a la viril generación romana de los primeros tiempos de Roma la ley de las Doce tablas: Adversus Lostem aeterna auctoritas esto. Que se podría traducir: “a los enemigos, guerra sin cuartel.

    XXIII.- SI ES CONVENIENTE AL COMBATIR EL ERROR, COMBATIR Y DESAUTORIZAR LA PERSONALIDAD DEL QUE LO SUSTENTA Y PROPALA .

    Pero dirá alguno: “Pasa esto con las doctrinas en abstracto”, ¿es conveniente el combatir el error, por más que sea error cebarse y encarnizarse en la personalidad del que lo sustentan.

    Responderemos a eso, que muchísimas veces sí, es conveniente, y no sólo conveniente, sino indispensable y meritorio ante Dios y ante la sociedad. Y aunque bien pudiera deducirse esta afirmación de lo que llevamos anteriormente expuesto, queremos todavía tratarla exprofeso aquí, pues es grandísima su importancia.

    En efecto; no es poco frecuente la acusación que se hace al apologista católico de andarse siempre con penalidades; y cuando se le ha echado en cara a uno de los nuestros lo de que comete una personalidad, paréceles a los liberales y a los resabiados de Liberalismo, que ya no hay más que decir para condenarle.

    Y no obstante no tienen razón; no, no la tienen. Las ideas malas han de ser combatidas y desautorizadas, se las ha de hacer aborrecibles y despreciables y detestables a la multitud, a la que intentan embaucar y seducir. Mas da la casualidad de que las ideas no se sostienen por sí propias en el aire, ni por sí propias se difunden y propagan, ni por sí propias hacen todo el daño a la sociedad. Son como las flechas y balas que a nadie herirían si no hubiese quien las disparase con el arco o con el fusil. Al arquero y al fusilero se deben dirigir, pues, primeramente los tiros del que desee destruir su mortal puntería, y todo otro modo de hacer la guerra sería tan liberal como se quisiese, pero no tendría sentido común. Soldados con armas de envenenados proyectiles son los autores y propagandistas de heréticas doctrinas; sus armas son el libro, el periódico, la arenga pública, la influencia personal. No basta, pues, ladearse para evitar el tiro, no; lo primero y más eficaz es dejar inhabilitado al tirador. Así, conviene desautorizar y desacreditar su libro, periódico o discurso; y no sólo esto, sino desautorizar y desacreditar en algunos casos su persona. Sí, su persona, que este es el elemento principal del combate, como el artillero es el elemento principal de la artillería, no la bomba, ni la pólvora, ni el cañón. Se le pueden, pues, en ciertos casos sacar en público sus infamias, ridiculizar sus costumbres, cubrir de ignominia su nombre y apellido Sí, señor; y se puede hacer en prosa, en verso, en serio y en broma, en grabado y por todas las artes y por todos los procedimientos que en adelante se puedan inventor. Sólo debe tenerse en cuenta que no se ponga en servicio de la justicia la mentira. Eso no; nadie en esto se salga un punto de la verdad, pero dentro de los límites de ésta, recuérdese aquel dicho de Crétineau-Joly: La verdad es la única caridad permitida a la historia; y podría añadir: La defensa religiosa y social.

    Los mismos Santos Padres que hemos citado prueban esta tesis. Aún los títulos de sus obras dicen claramente que, al combatir las herejías, el primer tiro procuraban dirigirlo a los heresiarcas Casi todos los títulos de las obras de San Agustín se dirigen al nombre del autor de la herejía: Contra Fortunatum manichoeum; Adversus Adamanctum; Contra Felicem; Contra Secundinum; Quis fuerit Petilianus; De gestis Pelagii; Quis fuerit Julianus, etc. De suerte que casi toda la polémica del grande Agustín fue personal, agresiva, biográfica, por decirlo así, tanto como doctrinal; cuerpo a cuerpo con el hereje tanto como contra la herejía. Y así podríamos decir de todos los Santos Padres.

    ¿De dónde ha sacado, pues, el Liberalismo la novedad de que al combatir los errores se debe prescindir de las personas, y aun mimarlas y acariciarlas? Aténgase a lo que le enseña sobre esto la tradición cristiana, y déjenos a los ultramontanos defender la fe como se ha defendido siempre en la Iglesia de Dios. ¡Que hiera la espada del polemista católico, que hiera y que vaya derecha al corazón; que esta es la única manera real y eficaz de combatir! .

    XXIV.- RESUÉLVESE UNA OBJECIÓN A PRIMERA VISTA GRAVE CONTRA LA DOCTRINA DE LOS DOS CAPÍTULOS PRECEDENTES.

    Dificultad, a primera vista gravísima, puede al parecer oponerse por nuestros contrarios a la doctrina que en los anteriores capítulos acabamos de sentar. Nos conviene dejar de esos escrúpulos (o lo que fueren) limpio y desembarazado nuestro camino.

    El Papa, dicen, es cierto, ha recomendado diferentes veces a los periódicos católicos la templanza y moderación en las formas de la polémica, la observancia de la caridad, el huir las maneras agresivas, los epítetos denigrantes y las injuriosas personalidades. Y esto dirán ahora, es lo diametralmente opuesto a cuanto acabáis de exponer.

    Vamos a demostrar que no hay contradicción ¡válganos Dios entre estas nuestras indicaciones y los sabios consejos del Papa. Y no nos costará, por fortuna, ponerlo patente.

    En efecto: ¿a quién se ha dirigido el Papa en esas sus repetidas exhortaciones? Siempre a la prensa católica, siempre a los periodistas católicos, siempre suponiendo que lo son. De consiguiente, es evidente que al dar tales consejos de moderación y templanza, los refirió a católicos que trataban con otros católicos cuestiones libres entre ellos; no a católicos que sostenían contra anticatólicos declarados el recio combate de la fe.

    Es evidente que no aludió a las incesantes batallas entre católicos y liberales; que por lo mismo que el Catolicismo es la verdad y el Liberalismo la herejía, han de reputarse en buena lógica batallas entre católicos y herejes. Es evidente que quiso se entendiesen sus consejos sólo en relación con nuestras disidencias de familia, que no pocas son por desgracia, y que no pretendió que con los eternos enemigos de la Iglesia y de la fe luchásemos nosotros con armas sin filo y sin punta, usadas sólo en justas y torneos. De consiguiente, no hay oposición entre la doctrina sentada por nosotros y la que contienen los aludidos Breves y Alocuciones de Su Santidad Porque la oposición en buena lógica debe ser ejusdem, de eodem el secundum idem. Y aquí nada de esto tiene lugar.

    ¿Y cómo podría la palabra del Papa interpretarse rectamente de otra manera? Es regla de sana hermenéutica que un texto de las Sagradas Letras debe interpretarse en sentido literal, cuando a este sentido no se opone el restante contexto de los Libros Santos; acudiendo al sentido libre o figurado cuando aparece dicha oposición. Análogo es lo que podemos establecer al tratar de la interpretación de los documentos pontificios.

    ¿Puede suponerse al Papa en contradicción con toda la tradición católica desde Jesucristo hasta nuestros días? ¿Pueden creerse condenados de una plumada el estilo y manera de los más insignes apologistas y controverstista de la Iglesia, desde San Pablo hasta San Francisco de Sales? Es evidente que no. Y es evidente que así sería, si debiesen entenderse tales consejos de moderación y de templanza en el sentido en que (para su conveniencia particular) los interpreta el criterio liberal. Es, pues, sólo admisible conclusión la de que el Papa, al dar tales consejos (que para todo buen católico deben ser preceptos) intentó referirse, no a las polémicas entre católicos y enemigos del Catolicismo, como son los liberales, sino a la de los buenos católicos en sus disidencias y diferencias entre sí.

    No, no puede ser de otra manera, y lo dice el mismo sentido común. Nunca en batalla alguna les encargó el capitán a sus soldados que no hiriesen demasiado al adversario; nunca les recomendó blandura con él; nunca halagos y consideraciones. La guerra es guerra; y nunca se hizo de otra manera que ofendiendo. Sospecha lleva de ser traidor el que en el fragor del combate anda gritando entre las filas de los leales: “¡Cuidado con que no se disguste el enemigo! ¡no tirarle demasiado al corazón!”

    Pero ¿qué más? El mismo Papa Pío IX nos dio por sí propio la interpretación auténtica de aquellas palabras, y mostró de qué manera aquellos consejos de templanza y moderación deben aplicarse. A los sectarios de la Comuna llamó en una ocasión solemnísima demonios, y a los del Catolicismo-liberal llamo peores que esos demonios. Esta frase dio la vuelta al mundo, y salida de los labios mansísimos del Papa, quedóle grabada en la frente al Liberalismo como estigma de eterna execración. ¿Quién, después de ella. temerá excederse en la dureza de los calificativos?

    Y las mismas palabras de la Encíclica Cum multa, de que tanto ha abusado contra los más firmes católicos la impiedad liberal, aquellas mismas palabras en que nuestro Santísimo Padre León XIII encarga a los escritores católicos que “las disputas en defensa de los sagrados derechos de la Iglesia no se logran con altercados, sino con moderación y templanza, de suerte que dé al escritor la victoria en la contienda, más bien el peso de las razones que la violencia y aspereza del estilo, es evidente que no pueden entenderse más que de las polémicas entre católicos y católicos sobre el mejor modo de servir a su causa común, no a las polémicas entre católicos y enemigos declarados del Catolicismo, cuales son los sectarios formales y conscientes del Liberalismo.

    Y la prueba está al ojo con sólo mirar el contexto de la referida preciosísima Encíclica.

    El Papa acaba de exhortar a que se mantengan unidas las Asociaciones y los individuos católicos. Y después de ponderar las ventajas de esta unión, señala como media principalísimo para conservarla esta moderación y templanza en el estilo que acabamos de indicar.

    He aquí deducido de esto un argumento que no tiene contestación.

    El Papa recomienda la suavidad del estilo a los escritores católicos para que les ayude a conservar la paz y la mutua unión. Es así que esta paz y mutua unión sólo debe quererla el Papa entre católicos y católicos, y no entre católicos y enemigos del Catolicismo. Luego la suavidad y moderación que recomienda el Papa a los escritores sólo se refiere a las polémicas de los católicos entre sí, nunca a las que debe haber entre católicos y sectarios del error liberal. Más claro. Esta moderación y templanza la ordena el Papa como medio para el fin de aquella unión. Aquel media debe, de consiguiente, caracterizarse por este fin al que se ordena. Es así que este fin es puramente la unión entre católicos, nunca (quia absurdum) entre católicos y enemigos del Catolicismo. Luego tampoco debe entenderse aplicada a otra esfera aquella moderación.

    XXV.- CONFÍRMASE LO ÚLTIMAMENTE DICHO CON UN MUY CONCIENZUDO ARTÍCULO DE “LA CIVILTÁ CATTOLICA”.

    Dudamos se encuentre salida a este argumento, porque no la tiene. Mas como la materia es trascendentalísima, y ha sido objeto en estos últimos tiempos de acalorada controversia; siendo además escasa y de flojo peso nuestra autoridad para fallar sobre ella en definitiva; habrán de permitirnos nuestros lectores aduzcamos aquí en pro de nuestras doctrinas voto de más reconocida, por no decir de incontestable y de incontestada competencia.

    Es el de La Civiltá Cattolica, periódico religioso el primero del mundo, no oficial en su redacción, pero sí en su origen, pues fue fundado por Breve especial de Pío IX, y por él confiado a los Padres de la Compañía de Jesús. Este periódico, pues, que no deja sosegar con sus artículos, ya en serio, ya en sátira, a los liberales de su país, se vio varias veces reprendido de falta de caridad por esos mismos liberales. Para contestar a estas farisaicas homilías sobre la templanza y la caridad, publicó dicha Civiltá un artículo donosísimo y lleno de chiste, a la por que de profunda filosofía Vamos a reproducirlo aquí para consuelo de nuestros liberales y desengaño de tantos pobres católicos resabiados que les hacen coro, escandalizándose a todas horas por nuestra tan anatematizada falta de moderación.

    Dicho artículo se titula: “¡Un poco de caridad!”, y es como sigue:

    “Dice De Maistre que la Iglesia y los Papas nunca pidieron para su causa más que verdad y justicia. Todo al revés de los liberales, quienes, por cierto saludable horror que deben naturalmente de tener a la verdad y mucho más a la justicia, no hacen más que pedirnos a todas horas caridad.

    “Cerca de doce años ha que estamos por nuestra parte asistiendo a este curioso espectáculo que nos dan los liberales italianos, los que no cesan un punto de mendigar lacrimosamente fastidiosamente, desvergonzadamente nuestra caridad, suplicándonos, puestos los brazos en cruz, en prosa y en verso, en folletos y periódicos, en cartas públicas y privadas, anónimas y seudónimas, directa o indirectamente, que ¡por Dios! tengamos con ellos un poco de caridad; que no nos permitamos ya más hacer reír al prójimo a su costa; que no nos entretengamos en examinar tan al por menor y con tantos perfiles sus elevados escritos; que no seamos tan pertinaces en sacar a luz sus gloriosas hazañas; que hagamos vista gorda y oídos sordos para con sus descuidos, solecismos, mentiras, calumnias y mistificaciones; que (en una palabra) les dejemos vivir en paz.

    Pues en definitiva, caridad es caridad; y que no la tengan los liberales, está muy en su lugar y se comprende perfectamente; pero que no la usen escritores como los de La Civiltá Cattolica, este sí, que es otro cantar.

    “Justo castigo de Dios es que los liberales, que tanto han aborrecido siempre la publica mendicidad, hasta el punto de prohibirla en muchos países bajo pena de cárcel, se vean ahora forzados a hacerse públicos pordioseros, pidiendo de puerta en puerta, como pícaros reaccionarios… un poco de caridad.

    Con cuya edificante conversión al amor de la mendiguez, han imitado los liberales aquella otra no menos célebre y edificante conversión de un rico avaro a la virtud de la limosna. El cual, habiendo asistido una vez al sermón y oído una exhortación muy fervorosa a la práctica de ella, de tal suerte se conmovió, que llegó a tenerse por verdaderamente convertido. Y a la verdad, habíale gustado sobremanera el sermón, tanto que (decía él al salir del templo) es imposible que esos buenos cristianos que lo han escuchado no me den de vez en cuando y desde hoy en adelante alguna cosa por caridad. Así nuestros siempre estupendos liberalazos, después de haber demostrado con hechos y escritos (cada cual según sus alcances) que le tienen a la caridad el mismo amor que el diablo al agua bendita: cuando después, oyendo hablar de aquélla, vuelven en sí y recuerdan que hay en el mundo algo que se llama la virtud de la caridad, y que esa puede en ocasiones serles de algún provecho, muéstranse de repente furiosamente enamorados de ella y vanla pidiendo a voz en cuello al Papa, a los Obispos, al clero, a los frailes, a los periodistas. a todos… hasta a los redactores de La Civiltá.

    “¡Y es preciso oírles cuán bellas razones saben aducir en su abono! A creerles a ellos, no hablan en eso por interés propio, ¡santo Dios! sino por el interés de nuestra Religión santísima, que tienen ellos en las entretelas del corazón, y que no puede menos que salir muy perjudicada del modo tan poco caritativo con que nosotros la defendemos. Hablan por el interés de los mismos reaccionarios, y especialmente (¡quién lo creyera!) por el de nosotros mismos, los redactores de La Civiltá Cattolica. “¿Qué necesidad tenéis, en efecto (así dicen en tono confidencial), de meteros en esas peleas? ¿No tenéis bastantes hostilidades que arrostrar? Sed tolerantes, y lo serán con vosotros vuestros adversarios. ¿Qué os ganáis con este ruin oficio de perros aullando siempre al ladrón? Y si a la postre salís de eso molidos y apaleados, ¿a quién debéis la culpa sino a vosotros mismos, que os lo andáis buscando, al parecer, con el mayor empeño?”

    “Sabia y desinteresada manera de discurrir, que no tiene otro defecto que el de ser muy parecida a aquella que en la novela I pro messi spossi recomendaba a Renzo Tramaglino el comisario de policía, cuando a las buenas quería llevarle a la cárcel, porque presumía que a las malos el mancebo no se había de dejar conducir “Creedme (le decía a Renzo), creedme a mí, que soy práctico en esas cosas. Caminad pasito y en derechura, sin ladearos acá ni allá, sin que os noten; así nadie reparará en nosotros, nadie advertirá lo que hay, y conserváis así vuestro honor.

    “Mas aquí observa Manzoni que “de tan galanas razones Renzo no creía ni una, ni que el comisario le quisiese a él, ni que tomase muy a pecho su honra y reputación, ni que de veras tuviese intención alguna de favorecerle. De suerte que tales exhortaciones no sirvieron más que de confirmarle en el designio ya preconcebido de portarse enteramente al revés.”

    “Designio que (hablando en plata) estamos muy tentados de formar también nosotros. Porque no sabemos, a fe, persuadirnos de que a los liberales les importe poco o mucho el daño mucho o poco que podamos causar a la Religión, o de que se tomen gran pena por lo que realmente a nosotros pueda convenirnos. Creemos, al contrario, que si los liberales juzgasen verdaderamente que nuestro modo de vivir perjudicaba a la Religión, o siquiera a nosotros mismos, no solamente guardaríanse de advertírnoslo, sino que antes bien nos alentarían con aplausos.

    “Y se nos figure que ese hacerse el celoso y ese rogarnos que modifiquemos nuestro estilo, son clara señal de que nada pierde en eso por culpa nuestra la Religión, y que nuestros escritos tienen algunos lectores, lo cual para el escritor no deja de ser siempre algún consuelo.

    “Y por lo que toca a nuestro interés y al principio utilitario, toda vez que los liberales han sido con justa razón tenidos siempre por grandes maestros en este particular, y tienen fama de haber aplicado este principio más bien en provecho propio que en favor nuestro, habrán de permitirnos creer, como hasta hoy hemos creído, que en todo este negocio que se ventila sobre nuestro modo de escribir contra ellos, no somos nosotros los que más perjudicados salimos, ni es la Religión.

    “Por lo cual habiendo manifestado esta nuestra pobre opinión! y supuesto que las razones que podríamos llamar intrínsecas e independientes del principio utilitario, que alegan los liberales en favor propio y contra nuestro modo de escribir, han sido muchas veces refutadas en las pasadas series de La Civilta Cattolica, no nos restaría aquí más que despedir con buenos modos a esos mendigos de nuevo cuño, advirtiéndoles hagan en adelante su oficio de abogados en causa propia, mejor de lo que lo hacían con Renzo aquéllos dichos esbirros del siglo XVII. Mas porque no dejan aun alguno de ellos de seguir pordioseando, y recientemente han publicado en Perusa un opúsculo con el título: “¿Qué es el llamado partido católico?” en que no se hace más que mendigarle a La Civiltá Cattolica un poco de caridad, no será inútil repitamos una vez más en. el principio de esta quinta serie las mismas antiguas respuestas contra las mismas antiguas objeciones. Y también será eso gran obra caritativa. No ciertamente aquella que nos piden los liberales, sino otra que tiene también su mérito, cual es el de escucharlos con paciencia, no sabemos ya si por la centésima vez.

    No merece menos el tono humilde y quejumbroso con que de algún tiempo acá nos andan pidiendo un poco de caridad.

    XXVI.- CONTINÚA LA HERMOSA Y CONTUNDENTE CITA DE “LA CIVILTÁ CATTOLICA”.

    Prosigue así el famoso artículo de La Civiltá Cattolica, y proseguimos nosotros la oportunísima cita de él.

    “Si nos piden (dice) los liberales la verdadera caridad, única que les conviene y única que nosotros como redactores de La Civiltá Catolica les podemos y debemos dar, tan lejos andamos de querer negársela, que, al revés, creemos habérsela prodigado muy mucho hasta ahora, si no según todas sus necesidades, al menos según nuestra posibilidad. Es intolerable abuso de palabras el que cometen por ahí los liberales, diciendo que no usamos con ellos de caridad. La caridad, una en su principio, es varia y multiforme en sus obras. Tanto usa muchas veces de la caridad el padre que reciamente pega a su hijo, como el que le cubre de besos. Y muy fácil es que sea muy a menudo manar para con su hijo la caridad del padre que le besa que la del que le sacude.

    Nosotros pegamos a los liberales, no puede negarse, y les pegamos muy a menudo; con meras palabras, por supuesto. Pero ¿se podrá decir por esto que no les amamos?, ¿que no tenemos para con ellos caridad? Esto podráse decir más bien de lo que contra las prescripciones de la caridad interpretan mal las intenciones del prójimo En cuanto a nosotros, lo más que podrán decir los liberales es que la caridad con que les tratamos no es la que ellos desean. Mas no por eso deja de ser caridad, sí, señor, y es mucha caridad, y pues sor ellos quienes piden caridad y nosotros quienes se la regalamos de balde, bien podrían recordar aquí aquel viejo refrán que dice: “A caballo regalado no le mires el pelo”.

    “Quisieran ellos la caridad de que les alabásemos, admirásemos, apoyásemos, o de que por le. menos les dejásemos obrar, a sus anchas. Nosotros, al revés, no queremos hacerles sino la caridad de gritarles, reprenderles, excitarles por mil modos a salir de su mal camino. Cuando sueltan una mentira, o plantan una calumnia, o pillan los bienes ajenos, quisieran esos liberales que nosotros les cubriésemos esos y otros pecadillos veniales con el manto de la caridad. Nosotros, al contrario, les apostrofamos de ladrones, embusteros y calumniadores, ejerciendo con ellos la caridad más exquisita de todas, la de no adular ni engañar a aquellos a quienes queramos bien. Cuando se les escape algún disparate gramatical, de ortografía, de lenguaje, o simplemente de lógica, quisieran ellos que hiciésemos sobre eso la vista gorda, y lloran y gimotean cuando de eso les advertimos en público, quejándose de que faltamos a la caridad. Nosotros, al revés, hacemos con ellos la buena obra de obligarles como a palpar con sus propias manos una cosa que deben saber, y es que no son tan grandes maestros como se les figura, que no llegan más que a medianejos estudiantes; y así procuramos en lo que podemos, promover en Italia el cultivo de las bellas artes, y en el corazón de esos liberales el ejercicio de la humildad cristiana, de la cual se sabe tienen harta necesidad.

    “Quisieran sobre todo esos señores liberales que se les tomase siempre muy en serio, que se les estimase, reverenciase, y obsequiase y tratase como personajes de importancia; resignaríanse a que se les refutase, sí, pero sombrero en mano, inclinando el cuerpo y baja la cabeza en reverente y humildosa actitud. De donde vienen sus quejas cuando alguna vez se les pone en solfa, como se suele decir, esto es, en caricatura, a ellos, los padres de la patria, los héroes del siglo, los italianos de verdad, la “propia Italia, Como suelen decir de sí mismos en más compendiosa expresión.. ¿Quién tiene, empero, la culpa, si es tan ridícula esa pretensión que al mismo Eleráclito le hiciera soltar la carcajada?

    “¡Pues qué! ¿Hemos de estar siempre ahogando todo movimiento natural de risa?

    “Dejarnos reír cuando ciertamente no se puede pasar por menos, es también obra de misericordia, que los liberales podrían otorgarnos con toda voluntad, ya que por su parte nada les cuesta. Cualquiera comprenderá muy bien que así como hacer reír honestamente a costa del vicio y de los viciosos es de suyo cosa muy buena, según aquello de castigat ridendo mores, y aquello otro de ridendo dicere vetum, quid vetat? así hacer reír alguna que otra vez a nuestros lectores a costa de los liberales, es verdadera obra de misericordia y caridad, para los mismos lectores, que ciertamente, no han de estar siempre serios y con la cuerda tirante mientras leen el periódico. Y al fin y al cabo los mismos liberales, si bien lo consideran, ganan mucho en que se rían los otros a costa de ellos, por cuanto de esta suerte viene a conocer todo el mundo, que no son a voces todos sus hechos tan horribles y espantables como pudiera parecer, ya que la risa no suelen provocarla de ordinario más que las deformidades inofensivas.

    “¿No nos agradecerán alguna vez el carácter de inocentonas con que procuramos presentar algunas de sus picardías? Y ¿cómo no advierten que no hay medio más eficaz para lograr se corrijan de ellas, que esta chacota y risa con que se mueve a sabiendas todo aquel que las ve por nosotros puestas en su debida luz? Y ¿cómo no ven que no tienen derecho alguno para acusarnos, cuando así lo hacemos, de no obrar con ellos como manda la caridad?

    “Si hubiesen leído la vida de su gran Victor Alfieri, escrita por él mismo, sabrían que, cuando chicuelo, su madre, que lo quería muy bien educado, solía, cuando le atrapaba en alguna travesura, mandarle ir a Misa con la gorra de dormir. Y cuenta Alfieri que este castigo, que no hacía sino ponerle algo en ridículo, de tal suerte se afligió una vez, que por más de tres meses se portó del modo más intachable. “Después de lo cual (dice él), al primer amago de rareza o travesura, amenazábanme con la aborrecida gorra de dormir, y al punto entraba yo temblando en la línea de mis deberes. Después, habiendo caído un día en cierta faltilla, para excusar la cual le dije a mi señora madre una solemne mentira, fui de nuevo sentenciado a llevar en público la gorra de dormir. Llegó la hora; puesta la tal gorra en la cabeza, llorando yo y aullando, me tomó de la mano el ayo para salir y me empujaba por detrás el criado”. Pero por más que llorase y aullase y pidiese inexorable; y ¿cuál fue el resultado? “Fue, continúa Alfieri, que por me atreví a soltar ninguna otra mentira: y ¡quién bendita gorra de dormir debo yo el haber salido más enemigos de aquella!” En cuya última frase el fariseo que siempre suele tenerse por mejor.

    “No insistan, pues, los liberales en quejársenos de que no les tratamos con caridad. Digan más bien si quieren que la caridad que nosotros les damos, esa no la reciben de buena gana. Lo sabíamos ya. Mas eso no prueba sino que por su estragado gusto necesitan ser tratados con la sable caridad que gastan los cirujanos con sus enfermos, o los médicos del manicomio con sus locos, o las buenas madres con sus hijos embusteros.

    “Mas aunque fuese verdad que no tratamos con caridad a los liberales, y que los tales nada de eso han de agradecernos, no por eso tendrían ellos derecho alguno a quejarse de nosotros. Sabido es que no a todo el mundo se puede hacer caridad. Nuestras facultades son muy escasas: hacemos la caridad según la medida de ellas, prefiriendo, como es nuestro deber, a aquellos que nos manda preferir la misma ley de la caridad bien ordenada.

    “Decimos nosotros (entiéndase bien) que hacemos a los liberales toda la caridad que podemos, y creemos haberlo demostrado. Mas en la suposición de que no la hagamos, insistimos aún en que no por eso han de abrumarnos a quejas los liberales. He aquí un símil que hace muy a nuestro caso. Está un asesino con su puñal agarrado a un pobre inocente para clavárselo al garguero. Acierta a pasar de pronto un quídam que lleva en la mano un buen garrote, y le arrima al asesino un firme garrotazo a la cabeza, lo aturde, lo ata, lo entrega a la justicia, y Libra así, por su buena estrella, de la muerte a un inocente, y de un malvado a la sociedad.

    “Este tercero ¿ha faltado en nada a la caridad? Si hemos de escuchar al asesino, a quien es regular le duela el porrazo, claro que sí. Dirá tal vez, que contra lo que se llama norma incuipatae tutelae, el golpe fue asaz recio, y que con serlo menos podía bastar. Pero, a excepción del asesino, alabarán todos al pasajero, y dirán que verificó un acto, no sólo de valor, sí que de caridad, no en favor del asesino, ciertamente, sino en favor de su víctima. Y que si por salvar a éste abrió los cascos a aquel, sin tener tiempo de medir muy escrupulosamente la fuerza del golpe, no fue ciertamente por falta de caridad, sino porque la urgencia del lance era tal, que no se podía usar de caridad para con el uno sin sacudirle lindamente al otro, y eso sin pararse en sutilezas sobre el más o el menos de la: inculpata tutela.

    “Apliquemos la parábola. Se da a luz por ejemplo, un folleto maldiciente, calumnioso y escandaloso contra la Iglesia, contra el Papa, contra el clero, contra cualquier cosa buena. Creen muchos que todo lo de aquel folleto es pura verdad, supuesto que es su autor un célebre, distinguido honrado escritor, cualquiera que sea. Si alguien para defender a los calumniados y para librar del error a los lectores, le arrima unas cuantos varapalos al desvergonzado autor, ¿habrá aquél faltado a la caridad?

    “No podrán ahora negar los liberales que se encuentran ellos más a menudo en el caso de salteadores que en el de víctimas. ¿Qué maravilla será, de consiguiente, que lleven por ello algún trancazo? ¿Qué tendrá de extraño se quejen de que no se les trate con caridad?

    Ensayen empero no ser ellos tan bravucones y buscarruidos; acostúmbrense a respetar los bienes y la honra de los demás; no suelten tanta mentira; no derramen tanta calumnia; piénsenlo un poco antes de dar su fallo sobre cualquier cosa; tengan en más las leyes de la lógica y de la gramática; sean sobre todo honrados. como poco ha se lo aconsejó el barón de Ricasoli, con poca esperanza de buen éxito, a pesar de la autoridad y ejemplos de tal consejero, y podrán entonces querellarse con razón si no se les trata, como de la libertad, pretenden ser absolutos monopolizadores.

    “Mas ya que obran tan mal como escriben; ya que andan siempre con el partial a la garganta de la verdad y de la inocencia. asesinos de una y de otra con sus hechos y con sus libros, lleven en paciencia si no podemos en nuestros periódicos prodigarles otra caridad que aquella algo dura que creemos, aun contra su parecer, es la más provechosa, así a ellos como a la causa de los hombres de bien”.

    XXVII.- EN QUE SE DA FIN A LA TAN OPORTUNA COMO DECISIVA CITA DE “LA CIVILTÁ CATTOLICA”.

    “Hemos defendido (prosigue) contra los liberales nuestra manera especial de escribir, demostrando que no puede estar más conforme a aquella caridad que tan de continuo nos están encomendando. Y porque hablábamos hasta aquí con liberales, a nadie habrá causado maravilla el tono irónico que hemos venido empleando con ellos, no pareciéndonos, por cierto, exceso de crueldad oponer a los dichos Y hechos del Liberalismo ese poquitillo de figuras retóricas. Mas ya que tocamos hoy este asunto, no será quizá ocioso que, cambiando por supuesto de estilo, y repitiendo ahora lo que ya en otra ocasión hemos escrito a igual propósito, demos fin a este artículo con algunas palabras dirigidas en serio y con todo respeto, a los que no siendo en modo alguno liberales, antes siendo firmes adversarios de tal doctrina, puedan no obstante creer que jamás es licito, escríbase contra quien se quiera, salirse de ciertas formas de respeto y caridad, a que tal vez han .juzgado no se conformaban bastante nuestros escritos”.

    “A cual censure queriendo contestar nosotros, ya por el respeto que a esos tales debemos, ya por el interés que tenemos en nuestra propia defensa, no creemos poder hacerlo más cumplidamente que resumiendo aquí, con brevedad, la apología que de sí mismo hace muy extensamente el P. Mamachi, de la S. O. de Predicadores, en la Introducción al libro III de su doctísima obra: Del libre derecho de la iglesia de adquirir y poseer bienes temporales. “Algunos, dice, si bien confiesan quedar convencidos de nuestras razones, decláramos, sin embargo, amigablemente que hubieran deseado, en las respuestas que damos a nuestros adversarios, mayor moderación. No hemos combatido por nosotros, sino por la causa de Nuestro Señor y de la Iglesia. y por más que se nos haya atacado con manifiestas mentiras y con atroces imposturas, no hemos querido salir jamás en defensa de nuestra persona. Si empleamos, pues, alguna expresión que pueda parecer a alguien áspera o punzante, no se nos hará la injusticia de pensar que provenga eso de mal corazón nuestro o rencor que tengamos contra los escritores que combatimos, supuesto que no hemos recibido de ellos injurias, ni siquiera les tratamos o conocemos. El celo que debemos todos tener por la causa de Dios es quien nos ha puesto en el caso de gritar y de levantar como voz de trompeta nuestra voz.

    “-Pero ¿y el decoro del hombre honrado? ¿Y las leyes de la caridad? ¿Y las máximas y ejemplos de los Santos? ¿Y los preceptos de los Apóstoles? ¿Y el espíritu de Jesucristo?

    “Poquito a poco, Es verdad que los hombres extraviados y errados han de ser tratados con caridad, mas eso ha de ser cuando hay fundada esperanza de llevarlos con tal procedimiento a la verdad; si no hay tal esperanza, y sobre todo si está probado por la experiencia que callando nosotros y no descubriendo al público el temple y humor del que esparce errores, redunda eso en gravísimo daño de los pueblos, es crueldad no levantar muy libremente el grito contra tal propagandista, y dejar de echarle en rostro las invectivas que tiene muy merecidas.

    “De las leyes de la caridad cristiana tenían, a fe, muy claro conocimiento los Santos Padres. Por esto el angélico doctor Santo Tomas de Aquino, al principio de su célebre opúsculo Contra los implanadores de la Religión, presenta a Guillermo y a sus secuaces (que por cierto no estaban aún condenados por la Iglesia) como enemigos de Dios, ministros del diablo, miembros del Anticristo, enemigos de la salud del género humano, difamadores, sembradores de blasfemias, réprobos, perversos, ignorantes, iguales a Faraón, peores que Jovíniano y Vigilancio.” ¿Hemos acaso nosotros llegado a tanto?

    “Contemporáneo de Santo Tomás fue San Buenaventura, el cual juzga deber increpar con la mayor dureza a Geraldo, llamándole “protervo, calumniador, loco, impío, que añadía necedad a necedad, estafador, envenenador, ignorante, embustero, malvado, insensato, perdido.” ¿Alguna vez hemos llamado nosotros así a nuestros adversarios?

    “Muy justamente (prosigue el P. Mamachi) es llamado melifluo San Bernardo. No nos detendremos en copiar aquí cuanto escribió durísimamente contra Abelardo. Nos contentaremos con citar lo que escribe contra Arnaldo de Brescia, pues habiendo éste izado bandera contra el clero y habiéndole querido privar de sus bienes fue uno de los precursores de los políticos de nuestros tiempos. Trátale pues, el Santo Doctor de “desordenado, vagabundo, impostor, vaso de ignominia, escorpión vomitado de Brescia, visto con horror en Roma y con abominación en Alemania, desdeñado del Sumo Pontífice, afamado por el diablo, obrador de iniquidad, devorador del pueblo, boca llena de maldición, sembrador de discordias, fabricador de cismas, fiero lobo”.

    “San Gregorio Magno, reprendiendo a Juan, obispo de Constantinopla, le echa en cara su “profano y nefando orgullo, su soberbia de Lucifer, sus necias palabras, su vanidad, su corto talento, “No de otro modo hablaron los Santos Fulgencio, Próspero, Jerónimo, Siricio Papa, Juan Crisóstomo, Ambrosio, Gregorio Naciarcen, Basilio, Hilario, Atanasio, Alejandro obispo de Alejandría, los santos mátires Cornelio y Cipriano, Atenágora, Ireneo, Policarpo, Iguacio mártir, Clemente, todos los Padres en fin, que en los mejores tiempos de la Iglesia se distinguieron por su heroica caridad.

    “Omitiré describir los cáusticos aplicados por algunos de éstos a los sofistas de su tiempo, aunque menos delirante que los de los nuestros, y agitados de menos ardientes pasiones políticas.

    “Citare sólo algunos pasajes de San Agustín, quien observó “que los herejes son tan insolentes como poco sufridos en la reprensión; que muchos, por sufrir la corrección, apostrofan de buscarruidos y de disputadores a aquellos que les reprenden>; añadiendo “que algunos extraviados han de ser tratados con cierta caritativa aspereza, Veamos ahora cómo seguía él estos sus propios documentos. A varios llama “seductores, malvados, ciegos, tontos, hinchados de soberbia, calumniadores”; a otros, “embusteros de cuyas bocas no salen más que monstruosas mentiras, perversos, maldicientes, delirantes”; a otros, “neciamente locuaces, furiosos, frenéticos, entendimientos de tinieblas, rostros desvengonzados, lenguas procaces, Y a Juliano le decía: “O a sabiendas calumnias, fingiendo tales cosas, o no sabes lo que dices, por creer a embusteros”; y en otro lugar le llama “tramposo, mentiroso, de no sano juicio, calumniador, necio.”.

    “Digan ahora nuestros acusadores, ¿hemos dicho nosotros algo de eso, o siquiera mucho menos?”

    “Mas basta ya de ese extracto, en el cual no hemos puesto palabra nuestra, aunque algunas hemos omitido de dicho P. Mamachi, entre otras las citas de los lugares de los Santos Padres, por deseo de abreviar. Por igual razón no hemos extractado la parte de la defensa, en que dicho Padre saca del Evangelio iguales ejemplos de caritativa aspereza.

    “De tales ejemplos, pues, bien pueden deducir nuestros amables censuras, que en cualquier motivo en que afiancen su crítica, sea en un principio moral, sea en reglas de conveniencia social y literaria, si no queremos decir que su opinión resulta plenamente refutada por el ejemplo de tantos Santos, que fueron a la vez excelentes literatos, queda por lo menos muy desautorizada y muy de incierto valor.

    “Y si a la autoridad de los ejemplos quiere verse reunida la de las razones, muy breve y claramente las expuso el cardenal Pallavicini, en el capítulo II del libro de su Historia del Concilio de Trento. En la cual dicho autor, antes de empezar a probar como fue Sarpi Malvado, de maldad notoria, falsificador, reo de enormes felonías, despreciador de toda religión, impío y apóstata”, dice entre otras cosas, que “así como es caridad no perdonar la vida a un malhechor, para salvar a muchos inocentes, así es caridad no perdonar la fama de un impío, para salvar la honra de muchos buenos.” Permite toda ley que, para defender a un cliente de un falso testigo, se aduzca en juicio y se pruebe lo que a éste puede infamarle, y que en otra ocasión el decirlo seria castigado con gravísima pena. Por esto yo, defendiendo en este tribunal del mundo, no a un particular cliente, sino a toda la Iglesia católica, seria vil prevaricador si no opusiese al testigo falso aquellas notes y tachas que desvirtúan y anulan su testimonio.

    “Si, pues, todos creerían prevaricador al abogado que, pudiendo demostrar que su acusador es un calumniador, no lo hiciese por razones de caridad, ¿por qué no se ha de comprender de igual manera que, por lo menos, no puede acusarse de haber violado la caridad al que hace lo mismo con los perseguidores de toda clase de inocencia? Sería esto desconocer la instrucción que da San Francisco de Sales en su Filotea al final del capítulo XX de la parte II. “De eso, dice, exceptuad a los enemigos declarados de Dios y de su Iglesia, los cuales deben ser difamados tanto como se pueda (por supuesto, sin faltar a la verdad), siendo gran obra de caridad gritar: “¡Al lobo!” cuando está entre el rebaño o en cualquier lugar en que se le divise.”

    Hasta aquí La Civilta Cattolica (vol. I ser. V, página 27), cuyo artículo tiene la fuerza de su elevado y respetabilísimo origen, la fuerza de las razones incontrovertibles que aduce; la fuerza, por fin, de los gloriosos testimonios que emplaza. Nos parece que con mucho menos baste para convencer a quien no sea liberal o miserablemente resabiado de Liberalismo.”

    Y téngase en cuenta que lo mismo que en nuestros días, el inevitable clérigo liberal de aquellos tiempos intentó que la obra de D. Félix fuera condenada, nada menos que por la Santa Sede, precisamente por ser “Excesiva, extremista, inmoderada, inoportuna, cavernaria, casi herética y desobediente al Papa, y por supuesto, por faltar a la

    “caaaariiiiiiidaaaaaaad”.

    Claro que la Santa Sede de entonces estaba presidida por verdaderos prelados católicos, y por un Papa legítimo, que no sólo no condenaron la obra, sino que la alabaron calurosamente, mientras mandaban al eclesiástico liberal a su casa, severamente reprendido.

    Igualito que con Jorgito de Copacabana y sus bailantes ensotanados, vaya.

    Me gusta

  5. Debo aclarar para los que no digieren lo que leen, que el comentario, como bien lo indica el propietartio del blog, es mío.

    ¿insultos o descripción? Primero mataron la espiritualidad en todo el orbe católico, reemplazándola por un sentimentalismo chirle. Ahora se alimentan de esa putrefacción en una sucia simbiosis. Los ex católicos necesitan alegría falsa, ruido, ritmo: alimento para los sentidos y los sentimientos.
    Los “obispos” necesitan dar todo eso para que la gente no se aleje de ellos. Saben que peligra el buen yantar.

    Lo malo de todo eso es el destino de cientos o miles de millones de almas. ¿Parece poco? ¿Debe uno por educación y respeto acallar la ira que naturalmente explota? ¿Sería eso caridad?

    Me gusta

  6. Don , si ” se avecina un cisma en la Iglesia conciliar” ¿ dónde estaba la apostasía, antes o a partir de ahora ? Y digo esto ,porque no habría necesidad de cambiar nada si ya estaba establecida la apostasía desde hace años .

    Opino que antes hubo errores , pero a partir de ahora está mucho más claro el “salganse de ella Pueblo mío ” Apocalipsis 18:4

    -Lucy-

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s