ALL POSTS

¿IGLESIA VISIBLE?


catholic-sanctuary

Por ser “la visibilidad de la Iglesia” un tema que hemos tratado en diferentes entradas del blog, traemos el siguiente artículo. En el blog se trata  por ejemplo de ello en Dificultades en la visibilidad de la Iglesia. De allí pueden obtenerse otros posts o haciendo clic en la etiqueta- en la parte inferior del artículo- “Visibilidad de la Iglesia”.

UNA CONTRADICTORIA CONCEPCIÓN DE “VISIBILIDAD ECLESIAL”

Patricio Shaw

 

Este cuadro representa la Iglesia visible, compuesta de personas de toda edad, de todo sexo y de toda condición que adoran a Dios con fe, o que contemplan en una actitud plena de amor. La Iglesia es, en efecto, una sociedad que reúne “todos los fieles (…) por el lazo de una sola fe y de una sola caridad” (Vaticano I: Pastor aeternus, prólogo). La vida de la Iglesia continúa durante la vacancia de la Santa Sede: los buenos cristianos piden humildemente a Dios que les dé un nuevo papa.

Algunos apelan al principio de la visibilidad, pero confían en una Iglesia invisible que suministra contraveneno invisible contra la visible que es a la vez la puerta y negación segura de la Invisible…

Algunos “católicos antimodernistas” como principal razón para permanecer en la eclesialidad postconciliar  dan la necesidad de la nota de la visibilidad de la Iglesia Católica, y el hecho de que la eclesialidad postconciliar es visible, y reprochan a los sedevacantistas estar fuera de ella como si estuvieran fuera de la Iglesia Católica.

Sin embargo lo que la eclesialidad postconciliar de cargos burocráticos y poder y espectáculo propagandístico y aun ritual tenga de católica, es totalmente invisible a ellos mismos, pues lo visible es pura apostasía y desvío religioso. Esos antimodernistas especiales “proyectan” la Santa Iglesia Católica, históricamente UNA, sobre esa eclesialidad de mala muerte. Ahora bien, ¿de qué sirve la visibilidad de un establecimiento irreligioso donde la nota católica es totalmente invisible y necesita ser imaginada? ¿Y de qué sirve esa “catolicidad heredada pero fantasmagórica” si es toda invisible y, si convoca al culto del Dios verdadero, no lo hace visible, oficial y generalmente, sino en las personas de ellos aferradas a una combinación personal de tradiciones que no pertenecen a la que llaman “Iglesia visible”? ¿De qué sirve la misma Iglesia Católica Tradicional que aman sin tener donde verla ni encontrarla, y si ella no tiene en sus “representantes autorizados y divinamente asistidos” ni doctrina católica fiel, ni (salvo rarísimas excepciones), Sacerdocio ni Eucaristía ni Absolución válidas?

En definitiva, apelan al principio de la visibilidad, pero confían en una Iglesia invisible que suministra contraveneno invisible contra la visible que es a la vez la puerta y negación segura de la Invisible…

Cuánta locura por no estar algo solo, y por no tener que agachar un poco la cabeza y decir “ergo erravi”.

Fuente:Católicos Alerta

8 replies »

  1. “To be or not to be?
    That is the question!”

    Me pregunto… cuando la Iglesia estaba en las catacumbas… o cuando la Iglesia salio del Cenaculo… era SOCIALMENTE VISIBLE?

    Cuantos millones de subditos tendria roma en aquel entonces? que porcentaje seria Catolico?

    el 0.00001%, el 0.0001%? el 0.01%?… no creo que llegase al 1.0%

    Cuantos CATOLICOS (que crean TODOS los Dogmas) quedaran hoy?
    Cual es la poblacion mundial? cual el el % de la iglesia conciliar?

    Me gusta

  2. Confunden todo. Porque no hablan de que Cristo constituyó a Pedro CABEZA visible , esto es, hay un Pedro en algún lado, visible para todos (fuera de la excepxción que confirma la regla que es la sucesión por muerte y ahora la más rara de por renuncia, seguidas necesariamente por un Cóncalve). Tampoco hablan de la perpetuidad en el primado, esto es, ese Pedro visible tiene potestad de régimen sobre toda la Iglesia y esta perpetuidad no admite excepciones (no se dice por ejemplo “hasta la venida de la apostasía o del anticristo”). Niegan así a SS Pío XI : “Cristo Nuestro Señor instituyó su Iglesia como una sociedad perfecta, externa por naturaleza y perceptible a los sentidos” (Mortalium Animos), a Pío XII : “De aquí que ellos se equivocan en una cuestión de Verdad Divina, cuando se imaginan a la Iglesia invisible, intangible, neumatológica, como dicen, por la cual muchas comunidades cristianas , aunque difieren una de otra en su profesión de fé, están unidas por el lazo invisible”, SS Pío XII, (Mystici Corporis) y finalmente caen en la condena de Vaticano I: “Si alguien dice que la Iglesia, que ha recibido las promesas Divinas , no es una visible y externa de los fieles, sino sólo un sociedad espiritual de los predestinados o de los justos, conocida solo para Dios, sea anatema” . (Del primer esquema preparatorio del Vaticano I, Canon 4, Mansi, 53, 316).

    Me gusta

  3. Derechos de Dios:

    Se contesta a Ud. Mismo: Cuando nace en Pentecostés, la Iglesia tiene una visibilidad tremendamente reducida, si la comparamos con lo que llama la visibilidad “social” que alcanzó más tarde, pero desde luego, tenía toda la necesaria. El más y el menos no alteran la esencia de las cosas. Presente y visible en el último cristiano verdadero justo antes del fin del mundo, la Iglesia Militante estará toda ella en ese individuo, aun un simple laico. (Todavía no hemos llegado tan lejos, je, je).

    La Iglesia VISIBLE, hoy día, se encuentra en todos los católicos que cumplen los tres criterios reseñados por otros en este mismo blog: Fe íntegra, ministerio y culto apostólicos ( al menos in voto), y sujeción a los pastores legítimos (cuando volvamos a tenerlos).

    Como dicen los teólogos, mientras por parte de los pocos o muchos católicos fieles haya deseo de volver a proveer de titulares legítimos las sedes usurpadas (también la de Roma) que continúen la serie de pastores, no se puede decir que éstas hayan caído en abandono, y se perpetúa la visibilidad de la Iglesia Jerárquica en esos católicos que protestan por la ocupación ilegítima, y esperan el tiempo del restablecimiento.

    Luso:

    Me parece que aquí, nadie ha negado lo que recuerdan los textos aducidos en su comentario.

    Pedro y sus sucesores son Cabeza Visible, y perpetua, lo que no quiere decir que esa dignidad de naturaleza perpetua vaya a estar siempre ocupada en acto por un sucesor legítimo. La historia de la iglesia, y la Bula de Paulo IV nos enseñan lo contrario, y que puede transcurrir mucho tiempo hasta que esa situación se normalice, sin que falte a la Iglesia la mínima visibilidad que la haga reconocible entre las naciones.

    ¿O es que la visibilidad la aseguran gentes como el bufón Francisco, los obispos bailantes, y los virtuosos cristianos que se arremolinaban en las playas de Río, “dans leur plus simple appareil”.?

    Me gusta

  4. Concuerdo con lo por Vd. dicho… Y concuerdo necesariamente porque expresa la realidad de las cosas.

    Sin embargo, parece que a Vd. y algunos otros mas, se les escapa un aspecto crucial del asunto:

    la SIMETRIA de los sucesos actuales con los de la Iglesia en sus inicios (a los inicios de la Era Constantina).

    Ese es el punto clave, me parece.

    Me gusta

  5. visibilidad de la Iglesia no significa necesariamente que haya de estar presente en un magnífico templo y a la vista de todos, puede estar en las catacumbas, pero siempre será visible en cada uno de sus miembros y visible y accesible para quien quiera verla y entrar en ella, porque tendrá sus sacramentos, sus ministros, sus fieles… y su historia irrenunciable, la Iglesia neumática que motejaba Pío XII sería la que niega todo eso y pretende erigirse en verdadera sobre su propio deseo e imaginada santidad, como la de los ‘hermanos separados’ de la presente Iglesia conciliar

    Me gusta

  6. esas palabras que citas de papas y del concilio Vaticano sobre la visibilidad de la Iglesia y el anatema contra los que lo nieguen, valían para su tiempo y lo que todos consideraban y veían como la Iglesia, y un cura por la calle era fácilmente reconocible, ¿pero hoy, cuando todo está trastornado y patas arriba y por menos de nada te cuelan gato por liebre? no significa absolutamente que hoy, sin buena y abundante jerarquía, la Iglesia no sea visible, porque es visible en cada verdadero fiel, sólo que es más difícil discernirla (o quién sabe, quizá no, los tiempos difíciles ponen a cada uno en su sitio y revelan a los traidores), pero tampoco puede decirse, claro está, que en aquellos buenos tiempos fuera oro todo lo que relucía

    Me gusta