ALL POSTS

TOUCHÉ


NON POSSUMUS - BONITO TEMA

Confieso que me he sentido “touché” por las acusaciones de calumniar a un hombre de Dios.  A tal punto que he buscado confesión. Pero como, en mi opinión, no hay sacerdotes válidamente ordenados por obispos válidamente consagrados (por lo menos la FSSX se toma en serio la objeción dado que reordena sub conditione a sacerdotes conciliares), he estado a punto de renunciar si no fuera porque participando del esperpéntico razonamiento de Mon.Williamson pensé que las ordenaciones pudieran ser válidas  en virtud de la mentalidad liberal de los ordenantes/ordenados, que haría que al igual que acontece con los papas (a los que Monseñor califica de Apóstatas Romanos, lo que no le impide tenerlos por “mi Santo Padre” y ofrecer la misa “Una cum” ellos) fueran verdaderos sacerdotes. Al final he hecho caso al sentido católico que me queda y he rechazado el pensamiento como un embeleco diabólico.

A las acusaciones de blogs tan probadamente tradicionalistas como Non Possumus, Syllabus, y Spes que publican el artículo acusador he pedido en el comentario que aquí traslado, que manifiesten en algún punto concreto la falsedad o calumnia del escrito. Pero no pueden hacerlo. En su lugar alegan razonamientos extrínsecos como son los testimonios sobre Schoombroodt y  Remy   de un Cekada a quien maldito el caso que le hacen en sus soberbios artículos sobre la ordenaciones enteramente nulas  y la gravedad de decir/asistir a  las misas una cum.

Para de algún modo satisfacer/refutar o pedir respuestas a los dichos blogs- lo cual no harán, dado su endeble posición y su inveterada costumbre de callarse como p..érfidos anglicanos, en la estela de su protector que colocan en la cabecera sorprendentemente al lado de Mons. Lefebvre y San Pío X–  coloco aquí tres comentarios que pueden explicar los extremos involucrados en el artículo de marras,

Uno es mío como editor del blog  que intenta dar explicaciones o aclaraciones y los otros dos de un lector, Fernando Téllez que al parecer conoce a  Robert Filmore pues le defiende con tanto acierto.

Estos son los comentarios:

moimunan dice:

Este post ha levantado iras sobretodo entre los que tienen como cuestión de honor la defensa de Mons. Williamson.
Advertí como editor del blog que la cuestión en sí misma supera mis conocimientos. Y que el lector del blog debe ejercer su sentido crítico y aportar si lo considera argumentos o pruebas en contrario
Las ideas expuestas es verdad que complementan a lo expuesto en el blog Virgo María. Allí también se dan todo lujo de detalles. El Padre Schoonbroodt es benemérito por el blog dicho que ha incorporado muchas investigaciones sobre diversos temas, pero en particular sobre la invasión a Roma de la “Corporate Reunion” anglicana, logrando su definitivo triunfo en nuestros días. La liturgia romana hoy día es igual que la anglicana. Y en cuanto a la invalidez de la ordenes sacerdotales y sobre todo episcopales- que trata en su otro blog Rore Sanctifica- está en el mismo plano que la invalidez de las órdenes anglicanas, definida por León XIII, en su“Apostolicae Curae“, que se aplica perfectamente a los ritos conciliares. Nadie que acepte el magisterio pontificio puede aceptarlos.
Muchos dirán como en el blog Non Possumus que es un delirante, ridículo y vil ataque a Monseñor Williamson. Ellos enarbolan la acusación de calumnia pero deberían probarlo mostrando cualquier falsedad en las cosas dichas. No lo hacen porque no pueden. En lugar de ello traen unos testimonios acerca del P.Schoonbroodt, en los que le dejan como manejado por otros como si no tuviera personalidad e ideas propias. También traen el testimonio delP.Cekada. Si tanto aprecian al P.Cekada ¿por qué no se aplican sus ideas sobre las misas “Una cum” que califica como gravísimo pecado mortal, incluso para los fieles que asisten a ellas. Pero ellos son “Una cum” los papas conciliares a los que califican de herejes.
La postura de Non Possumus es contradictoria y gravemente herética como está dicho en este blog, por ejemplo en el post “El hereticismo“. No se puede reconocer herejías en los papas y en el Concilio aprobado por un papa, y al mismo tiempo reconocerlo como papa legítimo. Tampoco se puede resistir a los papas a quienes reconocemos como tales. También se demuestra esto en este blog en múltiples sitios, por ejemplo en el post “¿Es lícito resistir al papa?“.
Ellos juzgan a los papas en nombre de su comprensión- con juicio privado- de la Tradición, juzgando con ello al papa a quienes reconocen como tal, y erigiéndose ellos mismos en “papas”, superiores a él y que como se sabe “prima sede a nemini iudicatur..”. Ellos lo hacen porque en realidad son jansenistas y galicanos.
Es una postura la de “Non Possumus” soberbia, y voluntariosa. Además de contradictoria y herética.
Nosotros, a quienes ellos motejan de sedevacantistas, no hacemos más que aceptar el magisterio de la Iglesia en bulas como la de “Cum ex apostolatus” y seguimos a la casi totalidad de los Padres y teólogos, particularmente Santo Tomás, San Roberto y San Alfonso.
Ellos defienden a Mons.Williamson porque caen en los mismos errores y herejías que el artículo le achaca, a saber:
Negación de la infalibilidad del Magisterio ordinario del Papa, o del Magisterio Ordinario Universal, con la excusa de las famosas e inexistentes “condiciones”.
Negación del Papa como Regla próxima de la Fe, sustituido por la regla remota, es decir, la Tradición.
Negación de la infalibilidad del Papa en su aprobación de los ritos litúrgicos, pudiendo un Papa, según él, aprobar un rito “intrínsecamente nocivo” e incluso gravemente herético, además de inválido.
Afirmar que una definición dogmática puede ser buena en sí, pero mala per accidens.
Esas definiciones serían debidas únicamente al enfriamiento de la caridad… “
Et alibi, aliorum, plurimorum, que suele predicar corrientemente la FSSPX.”

En resumidas cuentas caen en la calumnia adjudicándonos calumniar a Mons. Williamson. Y también son cobardes-ellos sí- porque se niegan, como es su política habitual a enfrentarse a un debate de ideas.
El que un autor escriba bajo pseudónimo no es cobardía. Es una práctica universalmente admitida en internet que puede legitimarse por muchos motivos.
Por ello les emplazo a retirar su acusación de calumnia o a mostrar en qué cosas ha sido calumniador el autor del artículo.
Espero que no respondan con la cobardía como suelen y salgan a la palestra a contestar a las acusaciones vertidas en este comentario.
Por último los juicios que traen sobre Hubert- Remy son inaceptables conociendo como conocemos su labor en defensa de la Tradición.-la verdadera y no la tamizada por el juicio privado de -Non Possumus- y sobretodo sus servicios al frente de la editorial de su nombre. Aquí les dejo un emblemático vídeo para que comprueben lo absurdo de las despectivas citas sobre este ejemplar y coherente católico. Sin embargo dicen:

Nosotros nos divertíamos leyendo los delirios de Rémy en voz alta y riéndonos; eran como una loca parodia de teorías conspirativas tradicionalistas. Habiendo conocido bien a Monseñor Williamson, sospecho que él probablemente encontró estas denuncias divertidas.

Fernando Téllez dice

El desconocimiento de la historia y cortas entendederas no  permiten entender el sentido de la exposición, al menos, debería hacersenos el favor a los demás, de no acusar repetidamente al autor de vil calumnia, cuando el hecho es que los resultados de las maniobras del británico están a la vista, sus bufonerías para nada inocentes, también, y el régimen de terror y delación sistemática que hacía reinar en los seminarios que dirigió, puede comprobarse por los muchos testimonios de gentes que tuvieron que padecerlos, y que incluso fueron obligados a “informar” sobre los más menudos hechos, dichos y omisiones de sus compañeros.

Cosas estas que un cándido y bonachón émulo de san Nicolás desde luego no habría hecho.

Aunque en la biografía de W no existiera todo ese manojo de indicios convergentes y más que elocuentes, sólo con su actuar público, y los graves fallos doctrinales que reseña, el personaje ya exhalaría un olor sulfuroso para nada recomendable.

Eso de que le dejaron en la calle y sin ningún ingreso, lo dirá Ud. Porque lo cierto es que beneficia de una red clientelar más que generosa, y desde luego, jamás ha pasado necesidad, precisamente.

Y a pesar de todo lo dicho y publicado, se niega a discutir seriamente y sin las habituales descalificaciones con que otros sitios han saludado este escrito, asuntos tan importantes como la vacancia de la Santa Sede y demás sedes episcopales, la invalidez de las órdenes conferidas con los nuevos rituales, o la infalibilidad pontificia.

Ahora, eso sí, se mete precisamente en el jardín negacionista,en el que no tiene competencia alguna, y que habría evitado cuidadosamente, de no ser porque es un especialista de la provocación.

En cuanto a su encubrimiento pertinaz de ciertos clérigos y seminaristas sodomitas y pedófilos, bien averiguada por otras fuentes, como la conocida periodista norteamericana Randy Engel, supongo que ella también será una vil calumniadora. Igual que los que denunciaban las acciones del “santo” y marránico P. Maciel, o las del P. Buela y su IVE.

Y si lo persiguieran verdaderamente y no de mentirijillas, estaría en la cárcel desde hace tiempo, y no de avión en avión por todo el mundo.

Ahora que se va sabiendo quien es el personaje, y cual es su jueguecito, espero que él mismo tenga la valentía de definirse, sin delegar en palmeros como Ud, o como ciertos impotentes sitios internéticos, que saben insultar, pero no dar razones plausibles.

Fernando Téllez  dice

Por sano sentido común, sabrá que se puede probar la verdadera identidad de una persona y el auténtico significado de sus hechos de varias maneras diferentes: Bien por sorprender “in fraganti” al interfecto en algún delito, o reunión de malhechores, bien por confesión del propio interesado, explícita o implícitamente, o bien por convicción, es decir, por haber reunido un cierto número de indicios a primera vista no necesariamente conectados entre sí, pero que cobran sentido, si se los pone en el contexto más amplio de los orígenes, vida, hechos, palabras y omisiones del encausado.

Nos manda Nuestro Señor ser sencillos como palomas, sí, es decir, no ser excesiva e injustamente sospechosos, pero al mismo tiempo, también nos manda ser astutos como serpientes, porque el enemigo sabe esconderse muy bien bajo apariencias de bien, como ángel de luz, por lo que no hay que esperar a que confiese o a que se le sorprenda “in actu”, para tomar las debidas precauciones.

Fíjese en que nadie acusa a W de ser masón, sería demasiado primario, y realmente, no creo que haya sido nunca un enmandilado.

Pero cualquiera que tenga un poco de conocimiento de cómo funciona el mundo real, sabe que los orígenes familiares, la educación, y los amigos, mentores intelectuales y espirituales, y tendencias profundas de la sociedad en que uno ha desarrollado sus años formativos tienen una enorme influencia, y consecuencias duraderas de por vida, siendo muy difícil escapar de un pasado y unos antecedentes diseñados para marcar hasta el tuétano a las personas a ellos sometidas.

W nace precisamente en la herejía que dará como resultado a la iglesia conciliar, sufre desde pequeño todas las influencias de la ideología religiosa, política, social, y económica dominante en las élites mundialistas que nos tiranizan. Sigue el “cursus” típico de los futuros buenos reclutas y soldados de ese poder luciferiano que desde el S. XVII rige los destinos de de buena parte de la humanidad desde su City de Londres, y se rodea de amigos perfectamente conocidos y significados por su adhesión a esos mismos ideales, y no precisamente de los menos formados, informados, e incluso, iniciados.

Así como en otros casos, como el del niño-lobo de Córdoba, aun siendo humano, ha sido criado entre lobos, y actúa, siente, vive y aúlla como ellos, lo normal y esperable es que vaya a comportarse como lobo, a no ser que se le reeduque completamente y desde los principios (sin que el éxito esté asegurado ni mucho menos), lo mismo, de un humano que se ve inmerso en ese ambiente tan peculiar y tan bien diseñado y puesto a punto desde hace siglos para formar completamente a útiles instrumentos del Imperio, se puede esperar que piense, sienta, actúe y reaccione del modo en que lo han programado, conscientemente o no.

Más aún, si recordamos que la “pérfida Albión se ha ganado ese apelativo, porque logró crear un sistema de infiltración sistemática en las filas enemigas, siempre bajo apariencias contrarias e insospechables credenciales, con el fin de subvertir desde dentro las estructuras, o desviarlas y aprovecharlas a favor de los intereses del Imperio.

Y que suele basar su actuar sobre el famoso “divide and rule”, es decir, en crear divisiones en las fuerzas enemigas, para inutilizarlas y controlarlas discretamente y sin que lo sospechen sus miembros.

O que la llamada Iglesia de Inglaterra funciona según ese mismo principio dialéctico, “High Church, Low Church, incluso “Middle Church”, y que eso queda en las costumbres mentales de sus fieles incluso cuando éstos se convierten al catolicismo, o a la ortodoxia (el famoso fenómeno de los “convertsy”, a los que se procura no ordenar sacerdotes, y menos obispos),

me parece que ya tendríamos razones más que sobradas para sospechar de las intenciones de un arquetipo perfecto de operador de los Services.

Pero es que si además, llegamos a saber que su seminario ha sido notablemente corto, (es decir, que no se le ha purgado de tantos años de deletéreas influencias), nuestras inquietudes aumentan.

Si luego nos confirman muchos que lo han experimentado y aun sufrido, nos confirman que ya en esos años, W se especializaba en aplicar las típicas estrategias del buen “agent provocateur” entre sus compañeros, y no precisamente en aras de la paz y armonía tan necesarias en la formación de los futuros sacerdotes.

Provocateur

Si para colmo, el mismo interesado no sólo no niega esos extremos, sino que confiesa él mismo que esos enfrentamientos son buenos, y que los fomentaba en los seminarios de los que estuvo a cargo, ya no son sólo sospechas, son hechos probados los que empiezan a acumularse.

Otra táctica muy utilizada por el Service es la de la distracción. Orientar a la resistencia hacia una vía de garaje, de modo que jamás se planteen los temas cruciales, o se les dé una falsa solución, que siga manteniendo el estado de división latente, y siempre a punto de reactivación.

¿Qué ha hecho Mons. W en todos estos años, sino desviar la atención de temas estratégicos y tácticos tan fundamentales como la legitimidad de los ocupantes conciliares del Papado, la identidad o distinción entre Iglesia Católica e iglesia conciliar, o la invalidez de la seudo-misa de Pablo VI, no sólo por defecto de intención subjetiva en el ministro, sino por defecto de forma e intención objetivos, presente en el rito mismo, y que hace inválida la “Nueva Misa” en todos los casos?

Por no hablar de la invalidez sistemática de las órdenes conferidas con el nuevo ritual promulgado el 18 de Junio 1968, cuidadosamente ocultada tanto a Mons. Lefebvre, como a los demás fieles, gracias a la intervención de W., que encomendó a los dominicos de Avrillé una refutación de los trabajos de Rore Sanctifica…

Precisamente los que tuvieron la inteligencia de señalar el marchamo anglicano de toda ala operación, y que W. debía conocer como ninguno, sin que jamás abriera la boca…

Todo esto son hechos comprobados, y confesados por su autor, no “calumnias”…

Otra táctica más, típica de ese antiguo Londres perpetuamente sumido en la niebla más espesa, y que aquí llamaríamos “la tinta del pulpo”:

Es bien sabido que los hijos de las tinieblas huyen de la luz, en este caso, de la claridad filosófica y teológica.

W se ha especializado también en elaborar unas teorías bufonescas sobre la “mente enferma” de los tiranos conciliares, sobre su presunta incapacidad de distinguir entre verdad y error, que los haría incapaces de caer en herejía formal, y por ende, según la conveniente teoría de algunos, seguirían siendo autoridad legítima, aunque prediquen y perpetren las peores barbaridades. Basta con familiarizarse con la producción ratzingeriana para comprobar lo capaces que son los “Maitre à penser” de la Iglesia conciliar.

Desde entonces, el surrealismo de las teorías de W han ido en aumento, así que sus mismos partidarios procuran encontrarle paliativos y paños calientes, no sea que los desacredite completamente.

Eso es precisamente lo que el agent provocateur W ha hecho, poniendo sobre la mesa el asunto del holocuento. Es como poner en bandeja la cabeza, al menos civil, de todos sus partidarios, que se convierten definitivamente en parias de la sociedad.

Por lo que toca al aspecto simbológico, tan omnipresente en las sociedades “discretas” que nos inspiran, cualquier especialista podrá confirmarle que una combinación como la presente en el escudo de W es cualquier cosa menos inocente. Y es que gustan mucho de desplegar a los ojos de los profanos su condición y sus intenciones, porque saben perfectamente que sólo una minoría se dará cuenta, y que esa minoría no tiene ninguna posibilidad de tener éxito en su intento de sonar la alarma, porque siempre se encontrarán “tontos útiles” y “compañeros de ruta”

tontos útiles

compañero de ruta

que a cambio de su pequeño confort intelectual y espiritual, y de seguir siendo un honorable miembro de la sociedad “comme il faut” (o sea, no como esos tradilocos, hirsutos, conspiranoicos, integristas, cismáticos, herejes, etc…), harán lo que sea para cerrar los ojos y negar la evidencia que W ha confesado más de una vez, y que manifiesta fieramente en su mismo escudo de armas, a intención de todo el que sepa interpretarlo (el que tenga oidos, que oiga, el que tenga ojos, que vea, y el que no, que se j…orobe).

Ya hemos visto en el blog la estrategia del “pobre papa Benedicto”, en que al lobo se le hace pasar como si fuera un partidario de la Restauración, perseguido por los malos malísimos, que al final le han obligado a dimitir, y a quedar prisionero en el Vaticano, mientras tiene que ver cómo su sucesor va anulando su obra (Cf. Franciscanos de la Inmaculada).

Aquí tenemos el síndrome del “pobre Mons. Williamson”, perseguido por los traidores “fellayones”, y por el mundo mundial, pero que prosigue la resistencia, en plan Astérix contra los “romanos” como los llama, supongo que no por casualidad, Mons. W.

“Estamos en el año 50 antes de Jesucristo. Toda la Galia está ocupada por los romanos… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor…”

Ásterix

Habrá que llamarlo Williamorax “El irreductible”, seguro que si llega a leer esto, se sentirá muy identificado con la siguiente producción:

En fin…, volviendo a lo serio, ya que se dicen tan admiradores de san Pío X, tendrían que recordar que si el Papa hubiera tenido que ajustarse a las reglas que Ud. nos querría imponer, y no empezar a ladrar y a intervenir hasta que el mismo encausado se pusiera un cartelito escrito con grandes letras rojas “MODERNISTA”, poca labor habría hecho, y completamente ineficaz, porque igual que un Roncalli que se escondía detrás de un “tridentinismo renovado”, los pérfidos saben esconder muy bien su juego.

Cuando estaba en proceso de canonización, los modernistas tartúficos y vestidos de púrpura también intentaron evitar su glorificación, acusándolo, por supuesto, de falta de caridad y de prudencia, porque procuraba echar abajo los disfraces de los hipócritas.

En todo este tiempo, los mediocres obispos españoles ni se enteraban siquiera de que tenían el enemigo dentro de casa, e incluso mandaban a sus mejores seminaristas a los centros mismos de la subversión, como contaba Mons. Suquía, enviado a Maria Laach “porque estos padres son muy píos y hacen muy bien los Oficios”, cuando en la cripta, ya celebraban algo muy parecido a la Misa Nueva, desde los años 30…

Así ponían los del “sodalitium pianum” en la ficha de cierto condecoradísimo (por el régimen liberal) obispo español, más entendido en marquesas que en teologías y subversiones: “Belle nullité espagnole!”, y no era el único, como pudo comprobarse en el Concilio…

Volviendo al sentido común: “Si anda como un pato, nada como un pato, hace cuá cuá como un pato, concluyo que es un pato…”

Si ha nacido, vivido, sido educado, actúa, habla, piensa, y reacciona como un buen agente MI6, y con todo ello, favorece los mismos intereses de la neo-anglicana iglesia conciliar, ¿Qué voy a concluir? Que es un pobre y sincero católico despistado? Otro, quizás, pero W, realmente, no creo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s