ALL POSTS

UNA GANSADA PERTINAZ Y NOTORIA


honorio (1)

Descargar PDF

Tomo el término “gansada” en la acepción que encontramos en el famosísimo, quizás el mejor, diccionario de lengua castellana de María Moliner, que lo define así: (No siempre despectivo). Cosa sin sentido o sin seriedad que se hace o dice. Y remite a otros términos  como Majadería o Tontería.  Se me permitirá que aplique coloquialmente el término a lo dicho por Sofronio en un insultante artículo que cito abajo, y en el que abunda en la opinión de la herejía, si bien material, del divino (como lo llamó San Máximo el confesor) papa Honorio. Extiendo el cariñoso epíteto, a algunos comentaristas de su artículo a quienes también dedico este post.

Lo de pertinaz y notoria lo añado irónicamente porque son los adjetivos que acompañan o suelen acompañar a la palabra herejía para significar que ésta no es una simple herejía material – o sea sin la conveniente notoriedad, y sin ser sostenida pertinazmente ante las advertencias o con el obligado conocimiento de la doctrina católica, que alguien debe tener por su cargo o desempeño (profesor por ejemplo de teología o historia eclesiástica)- sino herejía formal.

En los últimos años es corriente oír de lo dicho o escrito por papas, que es algo que fue expresado fuera de su magisterio (por ejemplo en un libro como el de Ratzinger/Benedicto XVI), o más recientemente en las ya famosas entrevistas de Jorge Bergoglio/Francisco. Como no son magisterio o no son escritos propios de su cargo, o enseñanzas oficiales, no serían infalibles (induciendo a pensar que por lo tanto ya no se les podría imputar ser heréticos.) Esto se oyó del portavoz de la Conferencia Episcopal española refiriéndose a los libros de Benedicto XVI y también en numerosos escritos o blogs que tildamos de neocons ante las entrevistas de Francisco. Por tanto no revestiría importancia mayor, según ellos, el que un papa se expresara en un sentido alejado de o contrario a la doctrina católica, incluso de la que ellos gustan de calificar “ex-cathedra”. Por tanto todo estaría permitido a estos sujetos, que desempeñan el cargo “papal” siempre y cuando no se expresen en el “ejercicio de su cargo” o incluso si se expresan  en  su magisterio, siempre que éste no fuera “magisterio ex-cathedra“. En suma fuera de estos estrictos casos se induce a pensar que no habría herejía, ni podría haberla.

Pues bien sirva lo anterior para lo que que a continuación traigo a este post y califico -aunque no ex-cathedra, bien entendido- de gansada pertinaz y notoria.  Notoria porque es mil veces oída y escrita casi “ad nauseam”. Pertinaz porque siguen impertérritos ante los avisos y reconvenciones que desde muchos lugares se les hacen para que admitan que la herejía de un papa es herejía cuando notoria y pertinazmente es dicha, hable ex-cathedra o no, sea dicho en el desempeño de su cargo o no, sea parte de su magisterio ordinario o de su magisterio “ex-cathedra”. Tout court, un papa, caso de que le fuera posible caer en la herejía, como cualquier hijo de vecino podría ser hereje en cualquier circunstancia de su vida, hablando con amigos mientras desayuna, escribiendo un libro al que se le despoje o no de cualquier connotación magisterial, predicando en una homilía, o en cualquier circunstancia doméstica. Ni más ni menos como lo sería yo escribiendo este post, si se me ocurriera escribir a ciencia y conciencia, Cristo no es Dios”.

De paso observaré que la inmensa mayoría de los herejes o herejías de la historia, no han necesitado para ser herejías o herejes formales, más que el conocimiento de la doctrina católica y la pertinacia en negarla o en negar cualquier dogma de la Fe. También hay que decir que no hay que coger el término dogma en su acepción maximalista, por ejemplo en la definición de la “Inmaculada Concepción de María”. Basta con negar verdades divinas tal como se contienen en la Escritura (por ejemplo decir que Cristo no resucitó) o verdades católicas de obligado asentimiento. Y además conociendo esta obligación, afirmando algo herético, pertinazmente dicho, escrito o creído, estaríamos ante el pecado de herejía. Este pecado, conscientemente cometido, por un católico, es el peor, porque “ipso facto” despoja al pecador de la Fe teologal. Lo deja fuera de la Iglesia. Y tampoco hace falta que su pecado sea sancionado con una declaración de la Iglesia. Decir esto equivaldría a decir que un matrimonio nulo, conocido así por los cónyuges, llegando estos a descubrir en un momento dado el motivo de la nulidad de su matrimonio, pueden seguir viviendo como cónyuges sin pecar, hasta que sea emitida la sentencia de nulidad.En efecto, una cosa es la realidad de la nulidad, y otra es la declaración de ella, con las consecuencias jurídicas que derivan de la sentencia. Lo mismo pasa si se trata de herejía, una cosa es el pecado de herejía, y otra cosa es la sentencia o declaración del delito de herejía,cuyas consecuencias legales podrían, en algunos casos, surgir a partir de ese momento.

Lo anterior sirva de introducción al objeto de este post.

Nuestro amigo Sofronio que tantas veces ha enriquecido el blog con sus aportaciones que se le agradecen, incurre a mi parecer en la gansada, dicho sea coloquialmente, a que me he referido. Como saben los lectores del blog, ha sostenido discusiones respecto de la infalibilidad de los pontífices romanos, y más en concreto de la herejía del papa Honorio de quien hemos hablado en varias entradas. Él casi siempre ha abandonado la discusión sin rematar la faena.

Sofronio homónimo de un santo que intervino en las discusiones sobre Honorio, sostiene varias cosas en el artículo publicado en el blog “Tradición digital”,titulado El talón de Aquiles de la papolatría”. El término papolatría lo aplica excesiva y casi ofensivamente, a los que sostenemos la infalibilidad del magisterio ordinario de los papas. Pero no es éste su único exceso,puesto que también habla de ciertos sedevacantistas, nuestro caso, que al defender esto serian, según su piadoso diagnóstico, “sedevacantistas montaraces, extremistas, cegados en sus prejuicios, ariscos, con un infalibilismo absolutista, etc. y hasta contradictorios y heréticos” Evidentemente después de estos exabruptos no podrá en justicia quejarse si yo califico coloquialmente su posición de “gansada” aunque no involucro en la nota, como dice el diccionario, “algo despectivo“, como la caridad y el respeto exigen.

Hay que decir que a Sofronio se le han rebatido en este blog sus argumentos en numerosas ocasiones por ejemplo en lo dicho sobre el texto de la constitución Pastor aeternus, “el papa es infalible cuando hablando ex-cathedra etc.. que él arbitrariamente, como muchos, traduce como cuando cumple con las condiciones “reflejas” , ES DECIR CUANDO EL PAPA ENUNCIA REFLEJAMENTE Y EXPLÍCITAMENTE LAS DICHAS CONDICIONES. Como si tuviera que decir siempre “Nos como pastor supremo“…dando por supuesto que el papa en su magisterio ordinario al no decirlo explícitamente NO HABLA COMO PASTOR SUPREMO. Y lo mismo de las otras condiciones (definir enunciar etc.. ). Deberían ser dichas, según Sofronio, explícitamente. El lector puede leer aquí la famosa constitución Pastor Aeternus, de la que alegremente se ignoran las palabras que echan por tierra una interpretación restrictiva:

…seguida por los santos y ortodoxos doctores, ya que ellos sabían muy bien que esta Sede de San Pedro siempre permanece libre de error alguno,

ellos sabían muy bien que esta Sede de San Pedro siempre permanece libre de error alguno, según la divina promesa de nuestro Señor y Salvador al príncipe de sus discípulos: «Yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y cuando hayas regresado fortalece a tus hermanos»

Este carisma de una verdadera y nunca deficiente Fe fue por lo tanto divinamente conferida a Pedro y sus sucesores en esta cátedra,  …o

…gozan  [los pontífices] de aquella infalibilidad  de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres.

Pero además en la Constitución Dei Filius  se dice taxativamente:

deben ser creídas con fe divina y católica todas aquellas cosas que están contenidas en la Palabra de Dios, escrita o transmitida, y que son propuestas por la Iglesia para ser creídas como materia divinamente revelada, sea por juicio solemne, SEA  POR SU MAGISTERIO ORDINARIO Y UNIVERSAL

Pues bien la tesis de Sofronio que da por inconcusa, es que estos textos deben ser interpretados sólo referidos al magisterio solemne, extraordinario, ex-cathedra (expresión tardía en la iglesia en este sentido restrictivo) deben aplicarse SOLAMENTE cuando el papa habla reflejamente, cuando cumple las cuatro condiciones. ALGO NUEVO Y NUNCA CREÍDO EN LA IGLESIA a lo largo de su historia. Solamente ha sido propagado sobre todo como él mismo dice por muchos teólogos a partir del Concilio Vaticano I. Y antes a partir del S.XVI, bajo el influjo protestante, en algunos autores.

O sea parafraseando los textos aportados según la mentalidad de Sofronio:

La Sede de Pedro SIEMPRE…(pero no siempre sino  sólo cuando habla ex-cathedra)… La NUNCA DEFICIENTE  Fe de la Sede  sería entendida como SÓLO cuando define ex-cathedra (O SEA QUE NUNCA SIGNIFICA A VECES, QUIZÁS CADA DOSCIENTOS AÑOS, ciertamente no en los 50 años últimos de los 7 últimos “papas”)  y la Sede no gozaría de la infalibilidad de que goza  la Iglesia (o sea sería inferior a ella, necesitaría del consenso de todos los obispos para ser infalible). Como si Cristo hubiera dicho a la Iglesia: Tu eres la Roca sobre la que Pedro es edificado. De la iglesia recibirás Pedro la solidez que te hace inmune a las puertas del infierno. La infalibilidad te viene de la Iglesia. (JUSTO AL CONTRARIO DE LO DICHO POR CRISTO)

Lo de sea por juicio solemne, sea por su magisterio ordinario y universal.   atribuido al cuerpo de obispos junto con el papa, no iría dicho del papa solo, que es precisamente la conditio sine qua non de la infalibilidad de los obispos. Su MAGISTERIO ORDINARIO NO SERIA INFALIBLE al revés que el de los obispos unidos al papa. O sea se entendería de los obispos con el papa, y del papa con los obispos. Pero nunca del papa solo sin los obispos. El papa edificado sobre la Roca de la Iglesia.

Hasta aquí el ejemplo de lo que muchas veces se ha rebatido a Sofronio. Pero lo de “gansada” va referido a otra cosa. Véase lo que escribe:

que `como dice le Breviario] Honorio fue condenado porque “fomentó el crecimiento de las falsas afirmaciones de los herejes”; en efecto, fue materialmente hereje, aunque no formal, como falsamente concluyen los galicanos y protestantes. Paradójicamente juanpablistas y francisquistas junto al sedevacantista montaraz niegan la infalibilidad de, aproximadamente, un centenar de papas y de la Iglesia durante más de un milenio, mientras defienden un “infabilismo absolutista” y acatólico ¡Si eso no es una contradicción, que me digan qué lo sería!. Para entender mejor al sedevacantismo arisco: lo que estarían afirmando es que el Papa es infalible hasta cuando cuenta un chiste, menos estos más de cien papas y la oración litúrgica de la Iglesia que durante esos pontificados rezaron centenares de miles de sacerdotes.

Afirma Sofronio que “fomentar las falsas afirmaciones de los herejes” es una herejía material pero no formal. Pues en esto se equivoca. Material significa la materia a la que la forma, que es la notoriedad y pertinacia, da la cualidad de herejía formal. O sea, en las palabras,la herejía material y la formal son lo mismo. Difieren en las disposiciones del sujeto que en un caso pueden ser las de la ignorancia, la falta de pertinacia y de la exacta conciencia de que lo que dice ES CONTRARIO A LO QUE ENSEÑA LA IGLESIA. Un carbonero sin malicia podrá ser hereje material, pero no lo será formal hasta que desprecie reiteradamente la advertencia de la Iglesia. Si “fomentar las afirmaciones de los herejes” (por ejemplo por negligencia, falta de autoridad, por una falsa prudencia etc..) fuera herejía lo sería FORMAL en un papa ya que conoce perfectamente la doctrina. Pero si no es herejía, no es tampoco herejía material. Sofronio confunde los términos. En realidad parece que desconoce lo que es herejía material y lo que es herejía formal.

Además el aceptar una supuesta equivocación histórica del Breviario no es caer en la herejía ni de un centenar de papas ni de nadie que haya leído el Breviario. EL BREVIARIO EN TEMAS HISTÓRICOS NO ES INFALIBLE COMO FALSAMENTE SUPONE Sofronio. El que un centenar de papas supuestamente hayan creído falsamente un error histórico, como sería decir que “fomentó la herejía..”, no los convierte en herejes. Atacando a los infalibilistas absolutos y acatólicos, a los que llama sedevacantistas montaraces, él se proclama INFALIBILISTA EN GRADO SUMO y RIDÍCULO, puesto que que si los papas han rezado un breviario supuestamente con errores históricos, ÉL CREE que al contradecirlos, se negaría su infalibilidad. No hay contradicción como falsamente afirma. La única contradicción es la de él que proclama que los papas en su magisterio ordinario no son infalibles, pero cree que creer que erraron en su aceptación de un supuesto error histórico del Breviario es un ataque a su infalibilidad. Yo a esto más que contradicción lo llamo GANSADA. Nótese que todo esto lo afirmo en el supuesto de que esto lo diga el breviario.

Cuando dice que los sedevacantistas ariscos achacan al papa infalibilidad hasta cuando cuenta un chiste, está exagerando maliciosamente o ridiculizando. Los sedevacantistas montaraces no decimos eso. Decimos que infalibilidad significa INMUNIDAD FRENTE A LA HEREJÍA, o error contra la Fe. No significa que los papas no se equivoquen por ejemplo contando mal un chiste o errando en él. Ni tampoco en temas históricos, jurídicos, estratégicos, políticos, en ciencias naturales, en cuestiones artísticas, ni simulando como Pedro en Antioquía. Infalibilidad  significa, según decimos, que los papas no enseñan herejías (o errores contra  la Fe) en su magisterio sea ordinario o extraordinario. Si los seis últimos papas han enseñado herejías en su magisterio ordinario (puesto que no dieron enseñanzas ex-cathedra) ¿dónde está la asistencia de Cristo? (Yo estaré con vosotros etc...) Si los papas han enseñado un piélago de herejías, incluso aprobando en términos solemnes un Concilio que ridículamente afirma que no fue un concilio ecuménico sino una reunión pastoral de más de 2000 obispos, entonces ¿para que queremos papas? Los protestantes son más afortunados que nosotros. Ellos tienen la Biblia, pero nosotros tenemos unos papas que OBLIGAN a profesar las herejías de un Concilio, que llama desdichado.

Si un papa dijera, como él dice, que la materia de la Eucaristía bien pudiera ser la CocaCola, lo correcto sería decir que es un hereje y por lo tanto no es papa. Pero él falsamente afirma que ese papa seguiría siendo papa aunque lo disculparía por “no ser infalible“. No importa que llevara a toda la Iglesia a una Misa inválida, pero sería papa, que es lo que a él le importa. Pero en su obcecación no se da cuenta de la contradicción en la que incurre. Él dice que contradecir la liturgia de mil años, (aunque en un supuesto error histórico sobre Honorio en una lectura del Breviario) es atacar la Infalibilidad  de “un centenar de papas” que aprobaron y leyeron ese breviario; pero el que un papa mande decir la misa con el “sanguis” de Coca Cola, los” francisquistas” lo aceptarían porque defienden la infalibilidad del papa, pero aunque él no se inmuta porque no cree en ella, SIGUE PENSANDO QUE ES PAPA.

Pero la gansada mayor es la que afirma de eminentes teólogos que habrían dicho lo que él cita:

Los principales defensores de la infalibilidad papal, tales como Melchor Cano en el siglo dieciséis y Tomasino en el diecisiete, Pietro Ballerini en el dieciocho, el cardenal Perrone en el diecinueve, han sido cuidadosos al advertir que Honorio no definió ex cátedra, POR LO QUE NO ES HEREJE FORMAL Aunque algunos siguieron a Pighius y Baronio, la mayoría no negaron la autenticidad de las cartas.

Según estos teólogos, en atribución sin duda falsa de Sofronio, puesto que Honorio no definió ex-cathedra, no sería hereje formal. Pero un papa es hereje si comete herejía, sea en una definición ex-cathedra sea en el magisterio ordinario, sea en su vida privada en los momentos más particulares por ejemplo reunido con sus amigos en un desayuno de la casa Santa Marta. Sólo se necesita que lo que diga sea conscientemente contra el dogma católico. La pertinacia se supone en un papa, que hay que suponer que conoce perfectamente bien la doctrina católica. El que haya dicho algo herético en una declaración ex-cathedra es algo perfectamente irrelevante. Si dice herejías es hereje. Y a nadie le está permitido pensar que por no haber hablado ex-cathedra, sea herejía material. Esto denota una grave desinformación de lo que es herejía y de lo que implica o deja de implicar el Magisterio solemne ex-cathedra. Nosotros afirmamos- en el blog- que un papa no puede cometer herejía en su magisterio, sea extraordinario u ordinario. Sofronio debería revisar sus nociones sobre herejía material y formal. Son cosas que nada tienen que ver con el magisterio de los papas. Si se requiriera sentencias ex-cathedra para llegar a ser hereje no habría habido herejes en la historia. En realidad, no existiría el pecado de herejía.

También la cita que trae resaltada de un artículo, dice lo mismo:

la carta del Papa Honorio  no define o condena y no obliga a la Iglesia a aceptar su enseñanza, es imposible pensar que era una manifestación “ex cáthedra” y por lo tanto Honorio no es formalmente hereje,

En la cual se abunda en lo mismo: Como la manifestación de Honorio no era ex-cathedra, no sería formalmente hereje. Llevemos esta supuesta afirmación al absurdo, con el conocido “argumentum ad absurdum“. Imaginemos que Honorio hubiera dicho en esa “manifestación” que no es ex-cathedra, “Cristo no es Dios o “No existe la Trinidad de personas en Dios“, entonces el brillante autor del artículo citado, diría que es meramente puesto que no habló ex Cathedra es una herejía material, pero no formal. Claro, y Lutero no sería hereje, ni Calvino, ni Arrio ni los protestantes, ni los galicanos… etc.. ya que ellos han dicho sus herejías sin hablar ex-cathedra.  a esto le llamo yo “gansada” superlativa. En realidad se afirma que no ha habido herejes o herejías. Sería algo propio de los papas cuando hablan ex-cathedra. [Risum teneatis”]

También Sofronio dice que

Sembrar la sospecha de que las actas del Concilio hayan sido manipulas por los orientales, para sostener los propios prejuicios, es una gravísima acusación teñida de ignorancia o de culpa, ya que extendería esa duda sobre todos los demás Concilios Ecuménicos celebrados en el Oriente, lo que no se puede consentir porque atacaría la propia Revelación mediata.

Pues da la casualidad que Baronio, sin duda el mejor historiador eclesiástico siembra estas dudas. También lo hace el denostado Pighio. Pero no sólo ellos, el mismísimo San Roberto Belarmino, cuyas controvesias pueden leerse en el blog en la barra lateral, afirma textualmente :

“Ubi notandum est quodo etsi probabile sit, Honorium non fuisse haereticum et Adrianum ii Papam deceptum ex corruptis exemplaribus VI Synodi, falso putasse Honorium fuisse haereticum… [Nos remitimos al Cap.XXX “de Romano Pontifice, que puede fácilmente consultarse en el blog, en las Controversias, que no son fáciles de encontrar fuera del enlace que hemos puesto

¿Le diría Sofronio al gigante Belarmino que lo que hace es sembrar sospecha sobre sobre otros Concilios, y que su actitud  es una gravísima acusación teñida de ignorancia o culpa(!!!!!) y que está atacando la propia revelación mediata? Pues Belarmino en la cita claramente afirma  “es probable que Honorio no ha sido herético, y que Adriano II ha podido ser engañado por los ejemplares corruptos -léase falsificados- del VI Concilio”. Habrá hecho este agravio el santo doctor, llevado por un celo pueril  como Sofronio afirma de Pighio ( a cuya posición, por cierto, se adhiere Belarmino diciendo que “quae sententia probabilis est et defendi potest facile, ut postea suo loco ostendemus”?

En fin como sólo quería limitarme a las supuestas gansadas de Sofronio, como sedevacantista papólatra que soy, montaraz (como las cabras montesas digo yo ), arisco, extremista, cegado por prejuicios, forjador de ficciones, cayendo en la herejía -de quien niega la infalibilidad de 200 papas durante mil años- , con culpa y celo pueril ¿ Me dispensará el querido Sofronio de que utilice el calificativo de “gansada” (aunque no despectivamente) a cambio de las hermosas flores que dedica a los sedevacantistas “no opinionistas” como yo y otros muchos? Al parecer se me permite ser sedevacantista sólo como sosteniendo una opinión, pero en caso contrario caeré en una fulminante ex-comunión (¿ex-cathedra?) del magisterio sofroniano. Aquí me remito al luminoso artículo de Mons. Sanborn sobre el opinionismo en el que se demuestra hasta la saciedad justo lo contrario, que el opinionismo, que teóricamente acepta como lícito Sofronio, es una postura que se aparta de la doctrina católica, por mucho que la sostengan los FSSP.

En fin el resto del artículo de Sofronio  sobre Honorio creo que debe revisarse con lo dicho en el blog en los posts el divino Honorio papa y La nueva cruzada de Mons. Fellay.

Lo que dice respecto de que el hecho del sedevacantismo sólo puede aceptarse como opinión (no como certeza dogmática) si se declara así por el magisterio (¿pero quien lo haría?); ya hemos hablado sobre ello en el blog refutando tan singular opinión. Véase por ejemplo  el post  Una acusación infundada

También recomiendo el folleto de 61 páginas escrito en ingles por Jhon Lane– un sedevacantista arisco- que refuta espléndidamente la doctrina de la FSSP sobre el sedevacantismo tal como la expone el P. Boulet, en el que se extiende sobre el tema del post, de la infalibilidad de los papas y cómo perderían su cargo en el supuesto caso (pero imposible según nuestra opinión) de caer en herejía, sin ulterior declaración o sentencia. Sofronio como la FSSP cree que un papa sólo sería hereje material a menos que hablara ex-cathedra infaliblemente. La noción de que los papas serían sólo infalibles en el magisterio extraordinario y por lo tanto sólo en este caso podrían ser herejes o cuando fueran declarados tales por sentencia (¿pero de quién?) es común a la porción católica intoxicada por los falsos argumentos de la FSSP. El folleto en cuestión es CONCERNING A SSPX DOSSIER ON SEDEVACANTISM, BY REV. DOMINIQUE BOULET, SSPX.    Recomendadísima lectura de alguien serio que no incurre en”gansadas”, dicho sea coloquialmente.

6 replies »

  1. Ahora realmente creo que los peores enemigos que tenemos los Católicos, son los cobardes y faltos de fe de los medias tintas, que necesitan que se les maree la perdiz para caer.
    No pueden ver con el espíritu y por ende nesecitan que un juez terrenal llegue a la conclusión por ellos.
    Pobres personas los que se dicen tradicionalistas. Ven al diablo pero no lo pueden rechazar.

    Me gusta

  2. San Pablo en su carta a los Galatas hace referencia a ser libres por la fe y esclavos de la ley por la carne.
    Que Dios nos libre de caer en las terribles tribulaciones paralizantes que afectan a los medias tintas.
    Al principio nos producen desesperación por salvarlos, pero al final no nos queda otra que abandonarlos al verlos tan obstinados en confiar en la carne.

    Me gusta

  3. Al tal “Sofronio” le conozco por sus artículos y comentarios en la página “www.religionenlibertad.com”. Esta página web se dedica a hacer propaganda a los antipapas y a la falsa iglesia post-CVII. No hay nada nuevo en la viña del Señor. Como siempre, los santos somos perseguidos. En otros tiempos nos echaban a la boca del león. Ahora intentan desacreditarnos. Ánimo, conocemos la verdad y dicho conocimiento nos hace libres.

    Me gusta

  4. Nadia, disculpe Ud, pero podria facilitarnos la fecha de su “canonization”?
    Indudablemente los Catolicos somos perseguidos, pero de ahi a creerse santo como da a entender Ud en su comentario, hay mucho trecho y poca humildad.

    Me gusta

  5. Los que permanecemos en el resto fiel a pesar de la tribulación somos santos conforme a la Palabra de Dios (Ap 14, 1 y Ap 14, 4-5). No lo son sin embargo, muchos de los beatos y santos proclamados como tales por la iglesia apóstata post-CVII. ¿Puede usted creer esto?. No es cuestión de humildad/ orgullo, sino de creer en la Palabra que ha salido de la boca del Señor.

    Me gusta

  6. Acabo de leer el artículo del.. sujeto que usurpa el nombre del gran san Sofronio, y la verdad es que no sé qué es lo que predomina en mí, si la indignación o el asco supino.

    Resulta que el dicho.. sujeto ha estado ocupando a los intervinientes de este blog durante largo tiempo, en que con suma caridad y paciencia se le ha demostrado con infinitos argumentos la falsedad de la posición lefebvriana, y ahora, como si nada se le hubiera dicho, va con toda la tranquilidad del mundo a sembrar sus deyecciones en otros foros, sabiendo perfectamente que está calumniando gravemente a varios Papas y a la Iglesia entera, contradiciendo su juicio solemne varias veces intimado, e incurriendo en herejía notable, puesto que ya se le advirtió en este blog de que la sentencia Ecclesia Urbis Romae errare potest estaba condenada como herejía.

    Trayendo y llevando los argumentos ya analizados por san Roberto Belarmino, no es capaz de darse cuenta de que no importa en absoluto si la herejía de Bergoglio es material o formal. Porque esas son calificaciones que se aplican al foro interno, del que nosotros no tenemos por qué juzgar.

    De lo que sí tenemos derecho, y sobre todo, obligación de juzgar, es de la manifestación externa de la creencia de los que que pretenden ser católicos.

    Y es en este sentido que los canonistas se preguntan:

    Primero, si hay verdadera herejía. Que es lo primero que hay que averigüar, si hay alguna afirmación o negación que entre en oposición de contradicción con alguna creencia que la Iglesia haya impuesto como de Fe divina y católica.
    En el caso del Papa Honorio, todos los teólogos concuerdan en que NO hay ninguna herejía, que su contenido es perfectamente ortodoxo.

    No así en el caso de Bergoglio, donde ellos mismos (los lefebvrianos) tienen que reconocer que efectivamente hay herejía.

    Para estar seguros, hay que cerciorarse de que no hay alguna causa que excuse del delito, como pueda ser, que haya sido forzado, que el documento sea falso o interpolado, engaño, equívoco, etc…

    En el caso de Honorio, se ve bien claro que primero, no se sabe si las cartas aducidas son suyas, sobre todo la segunda, ni si han sufrido interpolación. Consta que el Patriarca Sergio quería engañarlo arteramente, para que dijera lo que dijera, se pudiera utilizar el texto del Papa a favor de la herejía.

    Debería bastar eso para lavar al Papa Honorio de la más pequeña mancha de herejía, pero es que sus sucesores han defendido no sólo su perfecta ortodoxia, sino también su diligencia en combatir la herejía, y han encomiado su doctrina, junto con santos como san Máximo el Confesor, san Agatón Papa O san Martín, Papa y mártir.

    Mientras que es sentencia común que las Actas del Concilio que lo habría supuestamente condenado están interpoladas, lo mismo que las supuestas cartas de san León II.

    Y por fin, tenemos la sentencia final y definitiva del Concilio Vaticano de 1870, en que después de haber examinado una vez más el caso de Honorio y de otros Papas pretendidamente herejes, sentencia la Constitución Pastor Aeternus que SIEMPRE fue la Sede Romana inmaculada de error, y que NUNCA desfallecería.

    Pero eso, a.. Sofronio, no le basta… acusar de herejía a quién la misma Sede Romana ha inocentado muchas veces, y de la manera más solemne y más obligatoria.

    Ahora eso sí, en el caso del Bergoglio, cuya herejía consta, antes durante y después de su elección, no hay ninguna duda porque la ha pronunciado muchas veces, delante de infinitos testigos, sin ninguna atenuante, y ha anunciado su intención de seguir por esa línea en la teoría como en la práctica, sin haber expresado jamás rectificación alguna ante el escándalo mundial, no sólo de los fieles católicos, sino hasta de los mismos protestantes, que a voz en grito lo llaman hereje.

    Ahí se precipita Sofronio en ayuda del hereje público y notorio.

    Si esto no es un fautor de herejía, además de ser él mismo hereje, no sé lo que será.

    Si fuera consecuente con lo que él mismo escribe, sin recurrir ni a la herejía antecedente, ni a otro argumento, tendría que concluir sin vacilación alguna que conforme a la doctrina de san Roberto y los mejores autores, Bergoglio ha perdido el Pontificado por herejía pública y notoria.

    Pero no, hay que inventar cualquier retruécano gongoriano-teológico para no dar su brazo a torcer, reconocer que está equivocado, y admitir que es imposible que un Bergoglio sea Papa de verdad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s