ALL POSTS

REFUTACIÓN DE OBJECIONES FRECUENTES CONTRA EL SEDEVACANTISMO


[Esta entrada traída de Sedevacantiste pour rester catholique reviste gran importancia. Es la refutación que se hace al P. Rioult. Este padre, ha abandonado recientemente la FSSP por la deriva liberal que tiene ahora la institución. Se honra el gesto que ha tenido. Sin embargo respondiendo a un entrevistador comete varios errores, ya clásicos, en las objeciones que pone contra el Sedevacantismo. La entrada se trae al blog no tanto por la figura del P. Rioult, que en nuestros ámbitos hispanos carece de relevancia; sino por la refutación de los errores cometidos en la entrevista, los cuales se oyen frecuentemente entre nosotros, sobretodo en ámbitos afines a la FSSP]

Respuesta al P. Rioult relativos a algunos puntos esenciales

Hace unos pocos meses, varios sacerdotes franceses fueron expulsados ​​de la Fraternidad de San Pío X por atreverse a desafiar la política liberal de Mons. Fellay para con el Vaticano. Entre ellos, el P. Rioult, quien ahora se proclama “non una cum” . Por desgracia, parece que todavía existen muchos errores en su discurso. Respecto de la entrevista dada por él recientemente en París, el 6 de octubre de 2013, creemos que es útil revisar algunas ideas dadas por este sacerdote, sobre todo porque ha sido nombrado interinamente capellán de las religiosas de Crézan.

– Pélage: La iglesia conciliar parece haber dados pasos adelante con Francisco. Y con su velocidad y su originalidad, es difícil decir dónde va a estar mañana. Si el Arzobispo Lefebvre la declaró cismática (a la iglesia conciliar), aunque sin embargo reconoció la autoridad de los que están a su cabeza, ¿No es ya tiempo de declarar que sus líderes carecen de cualquier autoridad católica?

P. Rioult: Para mí, esto es materia de opinión . No sé qué es realmente Francisco. De lo que estoy seguro es que yo no estoy en comunión con él. He tomado públicamente decisiones como una solución práctica a este problema: Es una conclusión que puedo y debo tomar. Pero no tengo las aptitudes teológicas y aún menos la autoridad para decir con certeza que esta persona es tal o cual . Ésta es mi insuficiencia, yo soy limitado; yo no soy un gran teólogo. Eso es todo. La historia de la Iglesia y la teología demuestran que la Iglesia ha vivido durante siglos con opiniones teológicas incompatibles entre sí (sobre la gracia, y sobre otros cuestiones teológicos) durante siglos, siempre y cuando, no hubiera un juicio definitivo y autorizado de la Iglesia. La Iglesia ha vivido con opiniones teológicas en conflicto. Bueno, yo creo que hoy día cuando vivimos el misterio de la iniquidad, debemos tener la caridad necesaria y la humildad intelectual para aceptar varias explicaciones sobre las que la Iglesia no se ha pronunciado con autoridad. Aceptemos que haya opiniones incluso contradictorias, pero que que no se impidan las disputas teológicas ni que se muestren los fallos de un argumento particular.

Primer error: “Se trata de una materia de opinión

a / La posición sedevacantista ¿ es una opinión o es una conclusión teológicamente cierta?

El “sedevacantismo” se basa en dos razonamientos. Es una posición que no puede ser cuestionada, porque deriva directamente de la doctrina católica y del magisterio infalible de la Iglesia:

1. La infalibilidad pontificia

Mayor: Desde el Concilio Vaticano II, los que se presentan como Papas enseñan herejías y públicamente se oponen a los fundamentos de la religión católica.
Menor: Ahora bien, un Papa no puede desviarse de la fe. Es un dogma de fe enseñado por nuestro Señor y por supuesto por los papas y por todos los doctores de la Iglesia.
Conclusión: Por tanto, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco no pueden ser Papas de la Iglesia Católica.
Más detalles AQUÍ   . [Consúltese también en este blog lo relativo a la infalibilidad pontificia en la pestaña superior y el examen de la enseñanza de los papas conciliares, en sus respectivas pestañas]

2. Necesaria sumisión de los fieles católicos al Papa

Mayor: La fe nos manda rechazar las enseñanzas, las reformas y las herejías de los “papas” conciliares.
Menor: Ahora bien, es necesario y obligatorio por parte de un católico fiel obedecer y estar sujeto al Papa en el orden que le es propio. Esto es de fe divina y católica.
Conclusión: es absolutamente cierto que los “papas” del Vaticano II están privados de la autoridad pontificia que les es propia.
Más detalles  AQUÏ [Véase en el blog sobre este tema ¿Es lícito resistir al Papa?<, ¿Hay que obedecer al papa legítimo?

b / ¿Es importante confesar que Francisco es Papa? ¿No es más bien algo que pertenece al orden de la libre opinión?

Citemos a Mons. Sanborn: [ en el blog tenemos el artículo suyo titulado El OPinionismo, en donde desarrolla sus ideas sobre este punto por extenso.

La cuestión del papado de Benedicto XVI ¿ es una cuestión de libre opinión?

“Por supuesto que no. Nuestra salvación eterna depende de nuestra sumisión al Romano Pontífice . En consecuencia, la cuestión del papado de Benedicto XVI es de suma importancia, y en esto debemos tranquilizar nuestra conciencia de una forma u otra . Si llegamos a la conclusión que el Concilio Vaticano II contradice la enseñanza de la Iglesia, entonces tenemos que negarnos a reconocer como verdadero papa a Benedicto XVI. A la inversa, si llegamos a la conclusión de que la enseñanza del Concilio Vaticano II no es un cambio sustancial en la fe católica, entonces debemos reconocer a Benedicto XVI como verdadero Papa y debemos seguir lo que nos manda. Un católico que no se preocupa por saber si es o no Papa, no tiene en absoluto espíritu católico. Por el cntrario, está inmerso en un estado de espíritu cismático que rechaza la autoridad. Durante el Gran Cisma de Occidente, cuando había tres pretendientes al trono papal, San Vicente Ferrer condenaba a los que eran indiferentes en cuanto a saber quién era el verdadero Papa “.

Mons. Sanborn en esto no inventa nada sino que se remite al Magisterio de la Iglesia Católica:

Bonifacio VIII:
“Declaramos, definimos y pronunciamos que es absolutamente necesario para la salvación de toda criatura humana estar sujeto al Romano Pontífice (Bula UNAM SANCTAM)

Pío XI:
“No hay nadie y nadie se queda en la única Iglesia de Cristo, a menos que reconozcamos y aceptemos con la obediencia , la autoridad y el poder de Pedro y sus legítimos sucesores. (MORTALIUM ANIMOS. Pío XI, 1928)

Pío XII:
“Es por eso que nadie se salvará si ,si a sabiendas de que la Iglesia está divinamente instituida por Cristo, no aceptara, sin embargo, someterse a la Iglesia o rechazara la obediencia al Romano Pontífice , Vicario de Cristo en la tierra. ” (Carta del Santo Oficio al obispo de Boston, DS 3867)

2. Segundo error: “Nosotros no somos la autoridad por lo cual no podemos decir nada”

Una cosa es tener la autoridad  de decir que los “papas” posconciliares no son legítimos  y otra cosa es verse obligado, para guardar la fe, a constatar que no tienen la autoridad papal.

Evidentemente, no pertenece a los miembros de la Iglesia discente el que pretendan  constatar públicamente, con la autoridad requerida para ello, la vacancia de la Santa Sede.

Los “sedevacantistas” solo constatan – mediante un juicio privado – que ninguno de las “papas del Vaticano II”  pueda ser, en realidad, papa ante Dios, porque  lo que han hecho los “papas del Vaticano II “ningún Papa verdadero ha podido hacerlo: promulgar las constituciones, decretos y declaraciones del Concilio Vaticano II y mantener  enseñanzas que se oponen a los juicios del  magisterio infalible, o promulgar y mantener la”Nueva Misa “que se opone “ en general y en detalle ” a la enseñanza del Concilio de Trento.

Contrariamente a lo que dice el P. Rioult, no es necesario tener grandes habilidades teológicas para constatar todo esto y extraer la conclusión lógica que se desprende de los hechos y de la doctrina católica tradicional. Por lo tanto, el Padre Rioult tiene  absolutamente el derecho e incluso el deber de cuestionar, mediante un  juicio privado, la función, la autoridad y el respeto de los Pastores incriminados. Es la misma fe la que nos lo manda. [Véase en el blog  un artículo del autor de este post con el siguiente título nuestro Una acusación infundada]

image

“Sí, se permite e incluso se manda a los fieles, señalar la razón de su fe,  de sacar las consecuencias  de ella,  encontrar aplicaciones, establecer paralelismos y analogías. El fiel laico tiene el derecho de hacer todo esto, y además loba hecho en todas las épocas con el aplauso de la Iglesia. “
(Don Félix Sardá y Salavany)

 

Una vez más, los “sedevacantistas” no pretenden sustituir a los que tienen poder en la elección de los papas  y menos aún a la Iglesia docente, para hacer un juicio público autorizado sobre los “papas del Vaticano II”,  sino todo lo más  hacer un juicio privado a este respecto.

Demos otra vez  la palabra a Mons. Sanborn:

¿Tenemos el poder de decir que los papas  del Vaticano II no son verdaderos papas?

“No tenemos el poder legal de declararlo. Pero si tenemos, como católicos, la obligación de comparar lo que se enseña el Concilio Vaticano II con la enseñanza de la Iglesia Católica. La virtud de la fe nos exige que lo hagamos,  porque la fe es sabiduría sobrenatural y por tanto exige que todo este en conformidad con ella. Si no hiciéramos esta comparación, no tendríamos la virtud de la fe. Si comprobamos que  las enseñanzas del Vaticano II no están en conformidad con la enseñanza de la fe católica, estamos obligados a rechazar el Vaticano II y nos vemos forzados a concluir que aquellos que lo han promulgado  no tienen la autoridad de Cristo. De lo contrario, nuestra adhesión al error que es contrario a la Fe sería la ruina de la virtud de la fe en nosotros, y nos convertimos en herejes . Del mismo modo, si aceptamos la idea de que la Iglesia Católica fue capaz de promulgar doctrinas falsas, un culto pernicioso, y malas disciplinas, seríamos herejes. Así pues, concluir en privado  que Benedicto XVI es un hereje o incluso un apóstata de la fe, no es “juzgar” el Papa en el sentido que le dan los  canonistas y teólogos.

De hecho, si no pudiéramos  ni siquiera pensar en la posibilidad de que el Papa fuera  un hereje, entonces ¿por qué muchos teólogos  han hablado  de esta posibilidad y de  sus consecuencias? “

Léase nuestro artículo: Réfutation concernant la supposée usurpation d’autorité de la position “sédévacantiste”

cristo-ferito-dalle-bombeEn cuanto a las diferencias teológicas que han existido durante la historia de la Iglesia, el P. Rioult  se equivoca al referirse a ellas para  justificar su posición.

Ciertamente, la historia de la Iglesia nos ofrece muchos ejemplos de diferentes puntos de vista teológicos . La controversia más célebre fue la tensa confrontación entre dominicos y jesuitas respecto a la gracia. La autoridad de la Iglesia, al recordar que la unidad en la fe era lo esencial, siempre ha relativizado estas “divisiones” de los teólogos y a veces incluso ha llamado al orden a los espíritus belicosos. Porque se trataba d opiniones teológicas secundarias, mientras hoy en día  estamos enfrentados en hechos  que se oponen directamente  a  los dogmas y a los principios de la fe, era lado, mientras que hoy las opiniones teológicas, que se enfrentan a  hechos condenados por el magisterio infalible de la Iglesia, y que entran en conflicto directo con los dogmas y principios de la fe. Así que no puede haber ninguna  comparación posible..

Tercer error: ¿Misas “una cum” o “non una cum”? Esto tiene poca importancia, afirma  el Padre Rioult. Lo importante es el combate contra el modernismo.

Pélage: Hemos visto, en años anteriores  a sedevacantistas declarados,  al lado de quienes reconocían  la autoridad de Pablo VI, haciendo juntos la guerra contra el modernismo. Hablo sobre todo de los años 1960 y 1970 … Además  hemos visto al P. Grossin ( fuente ) y la Asociación Mexicana de Trento ( proponiendo la  colaboración con los sacerdotes de la Fraternidad  en desacuerdo con la dirección de la misma, para llevar adelante el combate contra la iglesia conciliar. ¿Cree usted que esta colaboración es  deseable? ¿Es incluso posible?

P. Rioult: “Sin duda alguna creo que sería bueno llegar a esta libertad de opinión, y a la colaboración entre todas las fuerzas católicas ..
Del mismo modo que es una lástima que los sedevacantistas se nieguen a estar en comunión con  los “una cum” que tienen la  fe y luchan contra los modernistas, es injusto también que los “una cum”  (línea oficial de la FSSPX) excomulguen de hecho  a los sacerdotes” non una cum” cuya opinión no es más que teológica.  Sólo hay un problema y la teología nunca lo ha tratado.  No se trata de saber si el papa herético sigue siendo papa. Estamos ante un problema de una magnitud diferente .. la apostaría de la Iglesia Romana predicha por San Paul y enseñada por Santo Tomás! “

En primer lugar, vamos a dejar responder al P. Grossin citado por “Pélage”

“Nunca he escrito  que propusiese  una colaboración entre sacerdotes” una cum “y sacerdotes “ non una cum“.  Me ofrecí a recoger los sacerdotes expulsados, en mi  casa, si no tuvieran casa adonde ir. Estoy abierto a la discusión con ellos, pero no reduzco la cuestión del Papa y de la Misa “una cum” al rango de opiniones. No son opiniones, son conclusiones  teológicas ciertas , lo cual es mucho más fuerte y vinculante sin ser sin embargo un dogma definido, ¡por supuesto!

El P. Rioult no ha comprendido que citar a  un hereje notorio en el Canon de la Misa es un acto sacrílego. No se puede aprobar a  quienes hacen sacrilegios públicos, y menos aún comulgar con su sacrilegio.  Esto no es una cuestión de opinión “.

misa non una cumEs evidente que la cuestión de las misas  “una cum” o “non una cum” es esencial y primordial: Que Nuestro Señor sea blasfemado asociándose en el Canon de la Misa con un anticristo, el jefe  de una nueva religión anti-católica, ¡esto no es un “simple detalle”!

¿Cómo se puede por una parte resistir al modernismo, y por otra parte unirse con modernistas, incluso dentro del Santo Sacrificio de la Misa, que es “la suma y el centro de la religión cristiana“? (Pío XII, Encíclica Mediator Dei) No puede haber colaboración entre sacerdotes y fieles “una cum” y “non una cum” , no podemos estar unidos con personas que son, en palabras de San Alfonso María de Ligorio“la plaga y la ruina Iglesia [pretendiendo y deseando] que el Pastor Supremo pueda errar en sus juicios en materia de fe. “

Invitamos a todos nuestros lectores a orar por el P. Rioult para que el Espíritu Santo ilumine al sacerdote que, remarquémoslo, tuvo el mérito, de escapar de las garras de la Fraternidad de San Pío X.

Descargar PDF

5 replies »

  1. Estimados,
    Primero quiero decir que no estoy en condiciones de abrir juicio sobre cuál es la posición acertada, pero leyendo este artículo sobre la posición sedevacantista me llamaron la atención dos pasajes:

    “Una vez más, los “sedevacantistas” no pretenden sustituir a los que tienen poder en la elección de los papas y menos aún a la Iglesia docente, para hacer un juicio público autorizado sobre los “papas del Vaticano II”, sino todo lo más hacer un juicio privado a este respecto”

    y de M Sanborn:
    “Así pues, concluir en privado que Benedicto XVI es un hereje o incluso un apóstata de la fe, no es “juzgar” el Papa en el sentido que le dan los canonistas y teólogos”

    Pero ¿Qué diferencia hay entre un hacer juicio privado y tener una opinión personal? Si uno tiene una opinión es porque ha hecho algún análisis o juicio privado…
    A mí me parece que la posición sedevacantista además del juicio privado, que yo no consigo distinguir de “formarse/tener una opinión”, tiene consecuencias en la esfera pública, o sea que el juicio no es tan privado sino que se hace, digamos, en el foro. Además tiene consecuencias prácticas y lógicas como el conclavismo que también son acciones no-privadas.
    Saludos cordiales

    Me gusta

  2. El sedevacantismo es una opción que los fieles tendrán que escoger. Lo absoluto es que los hijos de Dios cumplan los mandamientos que Él nos dió. La Iglesia se creó para eso. Cierto que, si no vivimos la santa misa y sacramentos bien (según el magisterio), faltamos al primer mandamiento y peligra nuestra salvación. Esforcémonos pues por buscar lo que más agrada al Señor en el entorno religioso que Él nos ha proveído. Por supuesto, rechazemos las enseñanzas del Anticristo y evitemos participar en su falsa liturgia.
    A los cristianos que critican el sedevacantismo simplemente les falta conversión.

    Me gusta

  3. A Jorge Rodríguez:
    En efecto, juicio privado puede consistir a veces en “tener una opinión”, aunque otras veces el juicio privado llega a una certeza, una de las cuales es la conclusión teológica cierta.
    En el post el autor usa el término “publico”, en “juicio público”, como sinónimo de “oficial”. Estos juicios oficiales, son lo pronunciados por instancias autorizadas, sean tribunales etc.. o por personas de reconocida autoridad, incluso aprobada, como algunos canonistas o moralistas. Ellos interpretan autorizadamente el Derecho canónico o los documentos morales del magisterio.
    El sedevacantista lo único que hace es constatar determinados hechos que le llevan a una conclusión teológica cierta (aunque algunos se declaran opinionistas, pero también en un juicio privado). Esto lo puede hacer con un juicio interno (que de todas maneras le lleva a adoptar posturas consecuentes en público) o con un juicio externo, manifestado con sus palabras ante conocidos, o también hecho público, en sus escritos, prensa, blogs.. Pero todo esto cae dentro del dominio de lo privado y no alcanza el dominio de lo públicamente oficial. Esto sucedería si lo hiciera un papa o un cargo eclesiástico, en el desempeño de su cargo, o bien si gozara de una posición reconocida y cuasi oficial como moralista o canonista. Por ejemplo, cuando el Cardenal Ottaviani, prefecto del Santo Oficio, publicó su “Breve Examen Crítico” sobre la misa Novus Ordo, no fue un juicio meramente privado, sino fue un juicio público y cuasi oficial.
    Su objeción es una cuestión de nomenclatura. Creo que sería más claro usar el término oficial, en vez de público. Porque los juicios privados (externos e internos) tienen una proyección pública siempre. Excepto en juicios internos que no han llegado a plasmarse en posturas de alguna manera públicas. Este es el caso de las herejías ocultas. Nadie puede conocerlas. Ni la Iglesia las puede o quiere juzgar. Pero por su propia dinámica casi siempre llegan a plasmarse en actos o palabras públicos.
    Por otra parte la palabra “juicio” es utilizada en situaciones que sólo tienen cierta analogía, pero tienen significados diversos. Algunas veces es un “término totalmente equívoco”. Por ejemplo “fulano ha perdido el “juicio”.
    Juicio básicamente es el resultado de un razonamiento. Es un juicio lógico. Todos los hacemos muchas veces al día. Pueden ser ciertos o probables (como en las opiniones), internos y externos, implícitos (por ejemplo en una persona que se comporta como atea, juzga como correcta la posición atea, haciendo de ella un juicio implícito) o explícitos. Los juicios externos, son plenamente públicos, porque los expresamos ante conocidos en privado, o ante audiencias más o menos extensas e importantes: hablando o por escrito, en la prensa, en un blog, en un comentario hecho en algún post. Pero no son los juicios oficiales de un tribunal de justicia, que surten efectos en el ámbito de lo civil o de lo penal. Ni son los hechos por políticos en el parlamento declarando la línea oficial de un partido, o gobernantes en el ejercicio de su cargo. A veces hay juicios privados cuasi oficiales, por las circunstancias o por la relevancia del que los hace. También hay los juicios “oficiosos” que aunque no son oficiales pueden tener una repercusión cercana a lo oficial.
    Dicho todo lo anterior, hay que reconocer que los sedevacantistas se manifiestan en el campo de lo privado. aunque hay una gran diferencia, por ejemplo entre lo que manifiesto yo, o lo que manifiesta un obispo sedevacantista de reconocido prestigio como Mons. Sanborn, o un personaje público como el P.Paul Kramer de gran influencia en algunos ambientes. Pero los juicios de todos ellos no llegan a tener la cualidad de oficiales.
    O sea el sedevacantismo se pronuncia en el ámbito de lo privado, aunque muchas veces en público. Quizás algún día un papa declare oficialmente que los papas de la época posconciliar, fueron usurpadores, papas ilegítimos, y sus actos y declaraciones nulos, inválidos, e írritos. El Sedevacantismo ese día, habrá sido sancionado por un juicio oficial.

    Me gusta

  4. Gracias a El Arca por su clara exposición. Entiendo pues que el sedevacantismo hace un juicio privado y se pronuncian en lo público, por lo tanto es juicio público en el sentido de externo, lo que no hacen es un juicio oficial.

    Para los sedevacantistas no hay actualmente una autoridad que pueda pronunciarse. Pienso que la consecuencia lógica es que cada uno, de acuerdo a su sensibilidad, termina adoptando una postura propia. De ahí el amplio rango de sedevacantistas que van desde los que lo consideran una opinión probable hasta los que lo consideran una verdad irrefutable.

    Además, parece que no hay posición al respecto de este asunto que esté libre de puntos débiles. Por supuesto, la verdad en algún lado estará…
    Saludos cordiales

    Me gusta

  5. Estimado Jorge Rodríguez. Ha dado Ud. en el clavo al atribuir la diversidad de sedevacantismos ala falta de un pastor legítimo. Cada uno se erige en su guía en orden a hallar la verdad, incluso en temas esenciales. Sin embargo tenemos la luz del magisterio pontificio de los 260 papas que nos han precedido y de los concilios, así como del magisterio ordinario y universal de los obispos en comunión con el papa.
    Sucede que este último magisterio está devaluado atribuyendo muchas cosas que ha mantenido a “tradiciones de hombres” y sólo aceptan el magisterio solemne, que llaman ex cátedra.
    Pero el magisterio ordinario de los obispos con el papa, y el magisterio ordinario del papa también está preservado del error.
    Si todos nos atuviéramos a estos magisterios ordinarios, no habría ninguna división.
    Y nadie podría guiarse por su “juicio privado” que es algo protestante. Aquí el término” juicio privado” no está dicho en el sentido que se ha usado para aceptar el Sedevacantismo sino en el sentido de “subjetivo” es decir independiente del magisterio.
    En el blog aceptamos la infalibilidad de los papas. Ellos han hablado de muchas cuestiones que hoy se ponen en duda, aunque sin querer dar a esta enseñanza un carácter solemne. Si siguiéramos con humildad está enseñanza, no habría lugar a divisiones.
    La esencia de la fe está en creer en lo que Dios ha revelado según la regla de la santa Iglesia. Cualquier subjetivismo u opinionismo nacido del juicio privado destruye la fe.
    Creo Dios mismo lo que VOS nos habéis revelado y la Santa Iglesia Católica, Apostólica, y. ROMANA , nos enseña. Aunque a mí me parezca otra cosa. Depongo mi juicio personal y acepto lo que la Iglesia siempre ha tenido. En particular la Iglesia Romana, que preside el papa, infalible en su enseñanza, es la Regla de la Fe. Como dijo Sixto IV en su encíclica “LICET ea” está condenada la sentencia “ECCLESIa Urbis Romae errare potest”, o sea el Papa válido y legítimo.
    El SEDEVACANTISMO no es una opinión teológica. Es una conclusión cierta y obligatoria a todos. Porque se apoya en el magisterio infalible ordinario y extraordinario de la Iglesia y en particular de los papas. De este magisterio se aparta dramáticamente la secta conciliar. El sedevacantismo ilegítimo desprecia el magisterio ordinario de los papas. Y en puntos particulares se aparta de él. Compruébelo Ud. Mismo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s