ALL POSTS

FRANCISCO: NO TENGAIS MIEDO DEL JUICIO


smiley-

La consigna “No tengais  miedo”  fue muy repetida por Juan Pablo II.  No creo que explícitamente dijera que se refería al  temor del infierno y al Juicio al final de nuestra vida. Quizás fue una argucia para que no pareciera lo que era, una falsa consigna. ¿De qué se iba a tener miedo? Era lo que muchos se preguntaban. En realidad él quería un cristianismo sin “temor”. “El amor echa fuera el temor“. Esto se oye mucho hoy día apartándose de la interpretación tradicional de este versículo de San Juan, que hace  la Iglesia,  enseñándonos que el Apóstol se refiere al temor servil. Pero no al  temor filial de los hijos de Dios, que temen ofender a un Padre tan bueno y apartarse de El para siempre. Es lo que enseña San Ignacio en sus Ejercicios. aunque el temor servil es bueno para salir del pecado, es mejor el temor filial que es una cosa con el amor. (sentido de la cita).

En nuestros días es un intento de los modernistas desterrar el temor del infierno y del juicio y dar falsas seguridades. La única seguridad la hallaremos en nuestra continua oración pidiendo la perseverancia final y esforzándonos sinceramente para no caer en el pecado. La devoción a María, el rosario, y las otras señales de predestinación nos dan confianza de nuestra salvación siempre que no nos sirvan para caer en el pecado con tranquilidad.

Hay que volver a la piedad tradicional en la que el temor tiene su puesto. Hay que cerrar los oídos ante quienes predican un cristianismo fácil, sin exigencias, de sola confianza y de seguridad de nuestra salvación. A esto conspiran algunos “nuevos movimientos”  en la estela de Lutero y su “sola fides”, su fe fiducial.

Por desgracia es algo común en la predicación de  los “ultimos papas“. Después se extrañarán, de que no hay vocaciones religiosas, de un catolicismo tipo  JMJ. De vicios extendidos universalmente, también entre el clero, como son los pecados contra la castidad, de la pederastia  que si siempre ha existido, ha tenido un crecimiento exponencial , después del conciliábulo Vaticano II, particularmente en los países más trabajados por el modernismo.

Como no podía ser de otro modo y acorde con otras enseñanzas de Francisco, para quien la salvación se extiende a todos los hombres de “buena voluntad“, también ateos [que son hijos de Dios de primera clase], u homosexuales [¿quién soy yo para juzgarlos?] instalados en su género de vida, sin querer salir de él, ni vivir de acuerdo al Evangelio y  la Escritura; su predicación adolece de ese modernismo destructor, que da falsas seguridades en una vida disipada. Este artículo de Novus Ordo Watch, analiza su ultima catequesis sobre una de  las postrimerías, “El Juicio”, y en la que incide en el tópico de una falsa confianza.

“Papa” Francisco: “¡No tengais miedo del Juicio!

El “caótico Francisco” ha vuelto a lo suyo otra vez. En la “catequesis” del miércoles, el “papa” Francisco reflexionó sobre el Juicio, y, en esencia, dijo a sus fieles que no deben apurarse porque no es un asunto tan importante.

Esta es quizás, hasta la fecha, la expresión más descarada  de su falso evangelio  “todo misericordia, y no- justicia” que predica un Dios que  siempre es misericordioso y que nunca condena. (El 12 de noviembre de 2013, Francisco  afirmó la blasfemia de que Dios simplemente “regaña”, pero nunca castiga o  nos”pega”. Quizás necesite revisar el Antiguo y el Nuevo Testamento para darse cuenta de la realidad. Por otra parte, él ya había aclarado en septiembre que él no cree en un Dios católico, y en consecuencia, lo que él realmente cree, sobre esto, es una incógnita.)

Si hay una cosa que este mundo malvado necesita escuchar, es la terrible y perfecta justicia de Dios que se nos impondrá en el juicio al final de nuestra vida –  la salvación eterna si morimos en el estado de gracia santificante (después de una obligatoria pena del purgatorio para la mayoría), y el castigo perdurable del infierno si morimos en pecado mortal. Aunque en esta “catequesis” especial Francisco, él reconoce  que los “no creyentes” se “condenarán” (parece sin embargo que esto no es así, porque incluiría a su amigo rabino judío  Skorka, cuyas comidas él mismo se asegura de que son kosher , pero en cualquier caso, Francisco rechaza la idea de que los judios tienen que convertirse a Cristo para su salvación); sin embargo, parece estar diciendo que todos los creyentes serán salvos – como si los fuegos del infierno no fueran un peligro real y preocupante, incluso para los miembros de la iglesia. Al hablar de esta manera, Francisco sugiere la herejía de la sola fides , “ la fe sola“, enunciada por el protestante archiherético Martín Lutero, en total contraste con la clara enseñanza de la Sagrada Escritura: “... por las obras se justifica el hombre, y no sólo por la fe “(Santiago 2:24). E incluso aunque admita que los no creyentes se “condenan”, en realidad no dice en qué consiste esa condena, al calificarla de un mero “encerrarnos en nosotros mismos“, una frase típicamente modernista que podría significar cualquier cosa –  menos, de hecho, el fuego eterno del infierno.

El texto completo de la reflexión de Francisco en el Juicio Final está disponible en italiano aquí , pero el sitio web del Vaticano no ofrece la traducción completa. Sin embargo, este enlace aquí parece tener la mayor parte de la catequesis en Inglés. Citaremos algunas partes sobresalientes:

No tengais miedo de la sentencia definitiva de Dios,en la que los buenos serán separados de los malos, porque Jesús siempre estará a nuestro lado, porque podemos confiar en la intercesión y la benevolencia de los santos, y porque Dios “no envió a su Hijo para condenar, sino para salvar “y” el que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado “, y en este sentido “el juicio ya ha comenzado.

“Creo en la vida eterna”, fue el pasaje del Credo elegido por el “papa”, para centrarse en el juicio final. “Pero –  dijo de inmediato – no tengais miedo.” “Cuando pensamos en el regreso de Cristo y en el juicio final, en el que  se revelará hasta sus últimas consecuencias lo que cada persona ha hecho o dejado de hacer durante su vida terrena, percibimos que estamos ante un misterio que se cierne sobre nosotros, que ni siquiera podemos imaginar. Un misterio que despierta casi instintivamente en nosotros un sentimiento de temor, y quizás incluso de terror. Sin embargo, si pensamos con cuidado acerca de este hecho, sólo puede dilatarse el corazón de un cristiano y ser un gran motivo de tranquilidad y confianza “.

En primer lugar, porque la revelación cristiana termina, en el Apocalipsis, con “el abrazo de Jesús, que es la plenitud de la vida, la plenitud del amor. ¡Seremos abrazados porJesús! Si pensamos en la sentencia desde este punto de vista, todo el miedo y la duda se desvanece y deja una profunda alegría y expectación. Será el momento en que se nos juzgará listos para ser revestidos con la gloria de Cristo, como con un vestido de bodas para el banquete, una imagen de la comunión plena y definitiva con Dios “.

“Papa: No tengais miedo del juicio final, porque Cristo estará siempre a nuestro lado” , 11 de diciembre de 2013 AsiaNews.it)

La actitud despreocupada hacia la muerte y el juicio de Francisco  no es nueva – su inmediato predecesor, Benedicto XVI, también tenía una aversión a mencionar  la alternativa al destino al Cielo. Comenzó su primera carta encíclica, supuestamente de la caridad, omitiendo una parte impopular de un hermoso pasaje evangélico  (las palabras en rojo son las que Benedicto omite): “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito ; para que todo aquel que crea en él, no perezca, sino que tenga la vida eterna “(Jn 3,16). Puede verificar por sí mismo que Benedicto omitió estas palabras cruciales aunque “negativas” de su encíclica – HAGA CLIC AQUÍ para una captura de pantalla de la página en el sitio web del Vaticano, y haga clic aquí para el enlace a la encíclica completa (la cita con la omisión que se encuentra en el segundo párrafo de la introducción).

Por el contrario, la Santa Madre Iglesia siempre nos ha dado a entender que tenemos que tener un santo temor filial de la muerte y del juicio de Dios, el cual es infinitamente perfecto y totalmente diferente a los juicios de los hombres, quienes sólo pueden ver el exterior y pueden engañarse, por su falta de comprensión y  conocimiento.

El gran  Franz Hunolt, apodado el “San Alfonso alemán“, predicó sermones poderosos sobre todos los aspectos de la vida cristiana en lo que respecta a la salvación de nuestras almas, incluyendo algunas de las cuatro postrimerías (muerte, juicio, cielo, infierno). Usted puede leerlos [en inglés] de forma gratuita en el enlace para el índice de los  sermónes  – véase el Volumen 5), o puede comprar una copia impresa aquí (Amazon) .

La Sagrada Escritura, por supuesto, está llena de pasajes que hablan del fin de nuestra vida, la salvación y la condenación, el juicio, el cielo, el infierno, la justicia y la misericordia de Dios, el perdón y el castigo. Considere sólo algunos ejemplos “impopulares” más abajo y pregúntese si el testimonio de la Sagrada Escritura  ofrece una imagen poco menos que, digamos, “optimista” sobre el juicio final del alma, tal como Francisco da, a lo que parece:

  • Isaias 11:3-4
    Y él [el Mesías] deberá ser lleno con el espíritu del temor del Señor. No juzgará según la vista de los ojos, ni argüirá por lo que oyen los oídos. Pero él juzgará a los pobres con justicia, y argüirá con equidad a los mansos de la tierra ….
  • Miqueas 7:04
    El mejor de ellos es como un espino; el más honrado como una zarza. Pero viene el día  de ajustar las cuentas, el día que anuncia el centinela. el día de su destrucción.
  • Sofonías 3:5,8
    El Señor es justo en medio de ella, no cometerá iniquidad: por la mañana,  traerá su juicio a la luz, no faltará, pero el hombre malo no ha conocido la vergüenza. Por tanto, ..dice el Señor, en el día de la resurrección que ha de venir, mi juicio reunirá las naciones, y juntará los reinos, para derramar sobre ellos mi enojo, todo el ardor de mi ira: porque será consumida toda la tierra por el fuego de mi celo.
  • Amos 5:18,20
    ¡Ay de los que desean el día de Yahvé: ¿para qué os servirá el día del Señor? ¿Acaso el día del Señor no será tinieblas,  no- luz?
  • Malaquías 4:05
    He aquí, yo les enviará Elías profeta, antes que venga el día grande y terrible del Señor.
  • Mateo 7:13-14
    Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por él.  Porque estrecha es la puerta, y estrecho es el camino que lleva a la vida, y ¡pocos son los que lo hallan!
  • Mateo 7:22-23
    Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y echamos fuera demonios en tu nombre, y no hemos  hecho muchos milagros en tu nombre?  Yo entonces les diré , Nunca os conocí: apartaos de mí, hacedores de maldad.
  • Mateo 13:49-50?
    Así será al fin del mundo. Los ángeles saldrán, y separarán a los malos de entre los justos. Y los echarán en el horno de fuego: allí será el llanto y el crujir de dientes.
  • Lucas 13:24-25
    Esforzaos por entrar por la puerta estrecha, porque muchos, os digo, tratarán de entrar y no podrán.  Pero cuando el dueño de la casa esté adentro, y cierre la puerta , los de  fuera  llamarán a la puerta, diciendo: Señor, ábrenos. Y él responderá, diciendo: No sé quiénes sois.
  • Romanos 2:2,5
    Porque sabemos que el juicio de Dios es según verdad contra los que hacen tales cosas. Pero de acuerdo con tu dureza y tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y la manifestación del justo juicio de Dios.
  • Hebreos 10:30-31
    Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, y yo te haré pagar. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. Es una cosa terrible caer en las manos del Dios vivo.
  • 1 Pedro 4:17-18
    Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios. Y si será así con nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no creen en el evangelio de Dios? Y si el justo con dificultad se salva, ¿qué será del impío y el pecador?
  • 1 Juan 2:28
    Y ahora, hijitos, permaneced en Él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, y no seamos confundidos por él en su venida.
  • Judas 1:14-15
    Ahora bien Enoc también, el séptimo desde Adán, profetizó, diciendo: He aquí, viene el Señor con sus millares de santos, para hacer juicio contra todos, y para reprender a todos los impíos de todas las obras de su impiedad, por lo que han hecho impíamente, y de todas las cosas malas que los pecadores impíos han hablado contra Dios.
  • Apocalipsis 03:03
    Ten en cuenta, por tanto, lo que has recibido y oído, y medita y haz penitencia. Porque si no  estás en vela, vendré a ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré a ti.
  • Apocalipsis 6:15-17
    Y los reyes de la tierra, y los príncipes, y los tribunos, y los ricos, y los fuertes, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de las montañas: Y decían a los montes y a los peñascos: Caed sobre nosotros. Y se taparán el rostro ante aquel que está sentado en el trono y ante la ira del Cordero: Porque llegó  el gran día de su ira, ¿Quién permanecerá de pie ?
  • Apocalipsis 20:11-15
    Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado sobre él, de cuya presencia la tierra y el cielo huyeron, y no había lugar  para ellos.Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie en la presencia del trono, y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que estaban en él, y la muerte y el infierno devolvieron a sus muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y el infierno y la muerte fueron echados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Quien no se halló escrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

En verdad, no hay  nada  que debe ser temido más que el juicio de Dios Todopoderoso! El testimonio bíblico es simplemente super-abundante en este punto.

Considere también la sabia enseñanza del gran San Alfonso María de Ligorio, que enseñó lo siguiente en un sermón sobre el Juicio Particular:

Ahora bien, ¿cuál será el terror de cada uno de nosotros cuando estemos en el punto de la muerte, y tengamos ante nosotros  la sentencia que debe tener lugar, en el mismo momento en que el alma se separa del cuerpo? Entonces se decidirá nuestro destino, a la vida eterna o a la muerte eterna. El momento  en que  sus almas  pasarán de  esta vida a la eternidad, a la vista de sus pecados pasados, el rigor del juicio de Dios, y la incertidumbre de su eterna salvación, ha hecho temblar a los santos. Santa María Magdalena de Pazzi temblaba en su enfermedad, a causa del temor del juicio, y cuando su confesor se esforzaba en darle ánimos, ella le dijo: “Ah Padre, ¡es una cosa terrible  comparecer ante Cristo en el juicio!. ” Después de pasar tantos años en la penitencia, en el desierto,  Santa Agata temblaba  en la hora de la muerte, y dijo: “¿Qué será de mí cuando vaya  a ser juzgada.  El venerable Padre Luis de la Puente fue presa de un ataque tal de temblor ante el  pensamiento de la cuenta que debía rendir a Dios, que también tembló la habitación en  que estaba. El pensamiento del juicio inspiró al venerable Juvenal Ancina, sacerdote del Oratorio, y después obispo de Saluzzo,  la determinación de dejar el mundo. Al oír cantar el Dies Irae, y considerando el terror del alma al presentarse ante Jesucristo,  Juez,  tomó, y luego ejecutó, la resolución de entregarse enteramente a Dios.

(San Alfonso, Sermón del Juicio Particular para el Octavo Domingo después de Pentecostés )

Como se ve, San Alfonso no pensaba que  el Juicio Final fuera a ser  un paseo para todos los que simplemente “creen” en el Evangelio.

Recordemos también la advertencia de san Juan María Vianney, de que cualquier alma que no reza pidiendo la gracia de la perseverancia final , no la recibirá . No es exactamente lo que Jorge Bergoglio ha escupido en los últimos tiempos, ¿verdad?

Luego está la secuencia conocida Dies Irae (Día de la Ira), que la Santa Madre Iglesia pone en labios de  sus sacerdotes al  recitar  las misas de   Requiem  por los difuntos. Es la expresión melódica y poética del terrible y aterrador evento de nuestro juicio. Puede ver un hermoso tracto de su actuación musical aquí (versión Mozart) y leer el texto en latín y en la traducción de Inglés en este enlace . Pregúntese si el contenido del Dies Irae es compatible con el evangelio  hippie de Bergoglio. Advertencia: Es el  Dies Irae , no el  Dies Gaudii – Día de la Ira , no el Día del Gozo .

No se deje engañar por los apologistas Novus Ordo, que encontrarán para usted  citas  aquí y allá de Francisco, en las que parece estar enseñando una doctrina ortodoxa (¡si es que se puede encontrar en él  alguna!), en la que parece estar en contradicción con lo que enseñaba el 11 de diciembre de 2013, en su catequesis de los miércoles. Tales son, los trucos de los herejes y engañadores, que les permiten inyectar el veneno de sus errores astutamente:

A menudo sucede que ciertas indignas ideas aparecen en la Iglesia de Dios,  que a pesar de que se oponen directamente entre sí,  juntas  traman   socavar de alguna manera  la pureza de la fe católica. Es muy difícil equilibrar cuidadosamente ambas,  de tal manera que parece que estamos dando la espalda a una de ellas, al rechazar y condenar por igual a ambas. Mientras tanto, el asunto es tal que el error diabólico, cuando se ha coloreado ingeniosamente con  sus mentiras, fácilmente se viste de la semejanza de la verdad,  cuando con  muy breves adiciones o cambios corrompen el significado de las expresiones, y la confesión de la verdad, que normalmente sirve para  la salvación, a veces, con un ligero cambio, lleva a la muerte.

(El Papa Clemente XIII, encíclica En Dominico Agro [1761], párr. 2)

Del mismo modo, el Papa Pío VI denunció con firmeza …

el pretexto erróneo de que … afirmaciones aparentemente chocantes en un solo lugar se desarrollan según la ortodoxia en otros lugares, e incluso en otros lugares son  corregidas, como si permitieran   afirmar o negar la afirmación, o dejarlas en manos de las inclinaciones personales del individuo – como siempre ha sido el método fraudulento y atrevido utilizado por los innovadores para establecer el error. Permite tanto la posibilidad de promover un error y como de librarse de  él.

Así desvarió  el hereje Nestorio, que …

diciendo  una plétora de palabras, mezclando cosas verdaderas con otras  oscuras; mezclando a veces unas con  otras,  de tal manera  parecía confesar las cosas que antes había  negado y, al mismo tiempo poseer un fundamento  para negar esas mismas cosas que confesaba.

El mismo Papa Pío  dio instrucciones claras sobre la manera de hacer frente a estas herejías con un disfraz ortodoxo:

Cada vez que se hacen declaraciones que disfrazan las sospechas de error o peligro,  bajo el velo de la ambigüedad, es necesario denunciar el significado perverso bajo el cual se camufla el error opuesto a la verdad católica.

(El Papa Pío VIBull Auctorem Fidei [1794], corpus.)

Cualquier persona que niegue la verdad del peligro del infierno y la seriedad del juicio de Dios, predica un falso evangelio, él es un falso profeta, un falso maestro, un mentiroso y un anticristo (cf. 2 Cor 11:04; 2 Tim 4:03, Gálatas 1:6-9; 1 Jn 4:03; 2 Jn 1:9). ¡Hemos sido advertidos!

Consideren esto: ¿Quién tendría interés en tranquilizarle para que no tema el juicio que le sobrevendrá? ¿Será Dios? ¿O no es más bien el viejo enemigo, el padre de la mentira (cf. Jn 08:44) que ya tentó a Eva en el paraíso, alegando falsamente: “No, no sufrirás la muerte” (Gen 3:04)?

El evangelio predicado por Francisco es directamente el del infierno.

” Pero el asalariado, y el que no es el pastor, a quien no pertenecen las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo las arrebata, y dispersa las ovejas: Y él huye, porque  es un asalariado, y no le importan las ovejas “(Jn 10:12-13).

Independientemente de que Francisco sea el lobo o el asalariado, ¿ es que no es definitivamente un falso pastor?

No escuches a Francisco – él es un antipapa, un engañador, un falso maestro (ver más pruebas aquí ). Cuida bien de tu alma; teme el juicio de Dios, y prepara tu alma para el día en que tengas que dar cuenta de tus obras para : “.. el día del Señor  grande y terrible: ¿Quién podrá soportarlo? “(Joel 2:11).

smiley-¿Que es lo de arriba:?

Una nueva y mejorada versión de Francisco ‘  del Juicio final de  Miguel Ángel  de la Capilla Sixtina del Vaticano. Es evidente que en esta versión el artista del Renacimiento ha perdido por completo la verdadera naturaleza y el impacto de nuestra cita al final de nuestras vidas, que, según Franciscp, esencialmente consiste en “choca esos cinco”, “una palmadita en el hombro“, y un caluroso “Bienvenido al Cielo, colega!”

4 replies »

  1. El santo temor de Dios es un don del Espíritu Santo, necesario para guardarnos del pecado. Está claro que Bergoglio carece de él. Ni siquiera es un anti-Papa, pues la secuencia Papa-AntiPapa-Papa acabó en Pedro Romano, tal y como profetizó San Malaquías. Pedro Romano fue nombrado Papa por el Señor en persona cuando se cumplió el anuncio de San Juan: “Sí, hijos míos, permaneced en Él, para que, cuando se manifieste, tengamos plena confianza y no nos veamos avergonzados ante Él el día de su gloriosa venida” (I Jn, 2, 28).

    Me gusta

  2. Este desgraciado de Bergoglio es peor que Ratzinger, aquél era más sutil y astuto, pero éste es un payaso bufón que sobrepasa incluso a Wojtyla. Miedo y mucho es lo que él debería tener por escandalizar a todos los pequeñuelos que creen en Ntro. Señor Jesucristo y enseñarles falsas doctrinas llenas de un sentimentalismo odioso y edulcorado. ¡Cuántas almas están yendo por la vía ancha de la perdición directas al infierno por culpa de este idiota pusilánime y herético! Mejor le sería que le pusieran una piedra de molino al cuello y lo echaran al mar…

    Me gusta

  3. Estamos en el fin de los tiempos y antes vendra la Gran Apos tacia.Digamos entonces Maranatha e imploremos la Parusia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s