ALL POSTS

MICHEL MOTTET RESPONDE


Como sabemos ha habido una entrada titulada “Una Refutación a Michel Mottet” en la que nuestro querido  Jorge Rodríguez contestaba a  los argumentos de Mottet. Ahora he recibido un mensaje de Michel, apoyando su post inicial con lo escrito en La Sentinelle en comentarios de los que aporta los enlaces.

Sobre el tema del geocentrismo, próximamente publicaré alguna entrada porque, como explicaré, es para mí,  algo así como entrañable -aun sin querer entrar en la sustancia de sus bases teóricas que están por encima de mi formación y preparación- por haber sido sus defensores reducidos al ostracismo, a una conspiración de silencio, cuando no al desprecio y benévola displicencia de los espíritus fuertes, que resuelven su oposición en una sonrisa irónica, sin querer, quizás por no poder, entrar en un debate serio y profundo. La situación es muy similar a la que sufrimos los sedevacantistas y más la de los infalibilistas que creemos en la infalibilidad de los concilios y de los papas, de la que se deriva la primera. De ahí el que me resulte entrañable, dejando aparte su coherencia con la Fe católica y la verdad revelada de las Santas Escrituras, en las que a cada paso se alude a la firmeza de la tierra sede del Rey de los siglos en la que asienta su trono el “Cabeza de toda Criatura”.

Éste es el mensaje del señor Michel Mottet:

Muy querido señor,

ante todo le agradezco el que haya tenido el valor de publicar uno de mis artículos referentes a Wojtyla/Juan Pablo II y también el último de mis artículos sobre Copérnico, al que ha respondido el señor Jorge Rodríguez. Él tiene como base de referencia para la demostración de mi supuesto error la “vulgata”  pretendidamente científica de la teoría de Copérnico. Creo que si hubiera leído y meditado otros dos textos míos publicados en LA SENTINELLE DU CONTINENT, cuyas referencias son :

sentinelle ou
video
sentinelle

se hubiera dado cuenta que la dicha base de referencia se levanta sobre la arena y no resiste un análisis crítico… libre de la pasión que ha animado a los peores enemigos de la religión católica.

El cardenal  Roberto Belarmino pidió a Galileo que le presentara un prueba irrefutable  sobre la posibilidad de la teoría de Copérnico. Pero éste no la presentó  jamás ni a él ni a cualquiera de sus discípulos, entre los cuales se cuenta el señor Rodríguez.

Éste último no conoce o no es consciente  de que el “dogma” de Copérnico ha sido y sigue siendo  la base  de la propaganda de los judíos  y de los masones- su brazo secular- para desacreditar a la Iglesia y hacerla pasar como enemiga  de la verdadera ciencia.

Pero precisamente en nombre de la verdadera ciencia yo he  demostrado, desde hace más de cincuenta años,  la falsedad de esta teoría  que ha llegado a ser un dogma de fe científico y, lo que es infinitamente peor, un dogma religioso proclamado por el satanista  Wojtyla, alias Juan Pablo II quien ha “rehabilitado” al canónigo  Copérnico, quien además no fue en absoluto  “polaco”  sino prusiano.  Ratzinger como perfecto satanista, al igual que sus predecesores Roncalli,  Montini y J.P. I,  llevando una mitra con las cuatro estrellas de David ha hecho “inhumar” en la catedral polaca de  Frombork, la antigua Frauenburg prusiana,   algunos huesos que decían  que eran los Copérnico,  al haber sido identificados  por [ el ADN de]  UN  cabello encontrado en un libro de una biblioteca sueca que decían había pertenecido a Copérnico. Casi la totalidad del mundo cree férreamente en estas elucubraciones…

N. B.  Conozco perfectamente la teoría de Copérnico y además  me he tomado el trabajo de hacer una aplicación   lógica y visual suya, demostrando especialmente que esta teoría muestra, por sí misma y contra sí misma, la absoluta falsedad  de los satélites llamados geoestacionarios.

Michel Mottet

Categorías:ALL POSTS, Geocentrismo

3 replies »

  1. Estimados,

    Creo que ya no voy a seguir contestando estas teorías, me parece que lo único que consigo es amplificarlas, ya que no es en el campo de las demostraciones por medio de la razón donde se termina dirimiendo su veracidad, sino que es en el campo de lo emocional, de las “creencias”, de las filias y fobias, “esto me suena modernista”, “esto me suena tradicional”, etc., donde las personas terminan tomando partido por una u otra posición.

    Solo quiero terminar comentando algunas unas ideas que he ido decantando durante esta polémica.

    Lo primero que habría que determinar es si, desde nuestra Fe, debemos decir algo sobre cuáles son las leyes naturales del mundo físico. Mi humilde opinión es que Jesucristo no vino a darnos una explicación del funcionamiento del mundo físico, como tampoco a darnos un sistema político de gobierno, de organización del estado, o de regulación de los mercados, aunque izquierdas y derechas siempre han querido usar la religión en sostén de sus sistemas. Jesucristo sólo nos dice que ni un pájaro cae muerto sin que Dios lo consienta, pero no nos dice cómo calcular la velocidad cuando cae, ni las fuerzas que actúan sobre el pájaro etc. Nosotros vemos el mundo físico (incluidas las leyes físicas) pero lo que necesitamos saber para la tener Fe es que todo trascurre en Dios.

    Me dirán: Si en los temas de ciencias naturales no hay posición de la Iglesia, puedo creer lo que quiera. Claro que sí, si no hay una definición dogmática al respecto significa que no es necesario para la salvación del alma. Pero, yo veo algunos peligros para el católico que se entusiasme con teorías como las del Sr Morett:

    1) El problema para la Fe aparece cuando se quiere hacer católico al sistema geocéntrico y hereje a cualquier otro sistema. En mi opinión eso es corromper la Fe, haciendo de Fe algo que no es de Fe. Es decir, la Fe se corrompe tanto por negar un dogma como por hacer dogma algo que no lo es.

    2) ¿Qué pasa si se uno hace que la Fe se sostenga en una cierta concepción de las ciencias naturales? Primero, estimo que no debemos hacerlo porque no es esa la predicación de Nuestro Señor en el evangelio. Segundo, que si después se demuestra que estábamos equivocados se derrumba la fe.
    Luchando en el campo de las ciencias naturales equipados con malos argumentos científicos se termina dando la batalla equivocada en el ámbito en el que no deberíamos hacerlo, y se desacredita la doctrina verdadera que es lo importante que debemos defender. Así, el mensaje queda neutralizado, circunscripto a un grupo de iluminados (que no de elegidos).

    3) Es cierto que el Mundo está corrompido en la moral y en la doctrina. El católico de hace 2000 años y el de ahora sabe que el mal está en el Mundo y que tiene que huir de él. Por eso, es una tentación para el tradicionalista que, en su huida de todo lo que representa el “Mundo”, se vaya al otro extremo oponiéndose a todo progreso material. Debemos oponernos al modernismo por supuesto, pero es una batalla en campo espiritual, moral y doctrinal.

    4). Hay muy buenas razones para creer que los avances en las ciencias naturales han sido usados torticeramente por la revolución, la masonería, etc. para ridiculizar o desacreditar la religión como si esta fuera opuesta al progreso de las ciencias naturales. Lo cual es falso, como está bien explicado por León XIII en la encíclica Inmortale Dei. Sin embargo, los intereses anticatólicos han sido hábiles en presentar a la ciencia natural en oposición a la Fe. En una diabólica carambola, para oponerse a la revolución y a la masonería, muchos de los católicos tradicionalistas terminan oponiéndose a los avances de las ciencias naturales.

    5) Se abusa del argumento conspirativo de la judeo-masonería para hacernos creer que todo es una gran conspiración de dimensiones colosales. Según esta “propuesta”, durante los últimos 500 años los científicos, que son todos masones o ateos, se han puesto de acuerdo para desprestigiar el relato bíblico, inventando pruebas experimentales falsas sobre las que edificaron teorías erróneas. Sobre esta teoría conspirativa pienso que ya quisieran los masones tener semejante poder para controlar el accionar de cientos de miles de científicos, de diferentes países, a lo largo de centurias, coordinando decenas de ramas de la ciencia, millones de artículos publicados etc. para que no haya contradicciones y todo vaya de acuerdo a un plan maestro. Yo, a estas teorías las descarto por imposibles.
    O bien el caso extremo, todas las “pruebas científicas” son una ilusión creada por el satanás para hacernos perder la fe. Es decir, Satanás ha ido por allí “plantando” falsas pruebas y vivimos en una especie de mundo de Matrix donde lo que vemos solo es “el mundo que te han puesto sobre los ojos para cegarte a la verdad”. Esto para mí también es imposible, satanás es un ser espiritual como los ángeles, por lo tanto no puede tener semejante poder para alterar el mundo material.

    Me gusta

  2. Considero acertadas las opiniones de Michel Mottet y le agradecería mucho si por este u otro medio pudiera facilitarme el acceso a la aplicación que dice haber realizado para demostrar la la falsedad del copernicanismo.Un saludo.

    Me gusta

  3. Considero acertadas las opiniones de Michel Mottet y le agradecería mucho si por

    este u otro medio pudiera facilitarme el acceso a la aplicación que dice haber

    realizado para demostrar la falsedad de los satelites geostacionarios .Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.