ALL POSTS

LO DE KRAMER ESTÁ TRAYENDO COLA


Se está creando en el mundo tradi-profético-aparicionista, algo que podríamos calificar de “vuelta a Benedicto” unida al rechazo/oposición a Francisco, al que califican de antipapa por hereje. [Como si sólo lo fuera él entre los últimos papas]. Justo como la posición de Kramer en sus últimos posicionamientos, tal como se informó de ello en el blog. Es un ejemplo de ello, la siguiente carta a Benedicto. Interesantes las profecías aportadas. Algunas de escaso crédito. El que haya un movimiento amplio del mismo cariz se comprueba por el tráfico en internet de búsquedas relativas a dos papas enfrentados, por ejemplo en este blog está habiendo entradas en número inusitado sobre un post que trata de ello basándose en las profecías de Ana Catalina Emmetich.
image

CARTA A BENEDICTO XVI

Beatísimo Padre:

El 17 de diciembre de 2012 los cardenales Herranz, Tomko y De Giorgi te entregaron el expediente con los resultados de la investigación que les pediste realizar acerca de las filtraciones de documentos confidenciales conocidas como “Vatileaks” y acerca, sobre todo, de la amenaza de muerte que había contra tu persona, filtrada al periódico “Il Fatto Quotidiano”, y de la cual te había informado en su momento el cardenal Darío Castrillón.

Al constatar que, efectivamente, altos prelados dentro de El Vaticano, pertenecientes a la logia de la masonería eclesiástica, habían tomado la decisión de matarte, tú te resolviste  a renunciar. A los pocos días comunicaste a tu hermano, el sacerdote Georg Ratzinger, que abandonarías la Sede de Pedro pues nunca imaginaste conocer “ese rostro de la Iglesia”. Antes de las Navidades ya habías decidido renunciar, si bien lo diste a conocer públicamente hasta el 11 de febrero de 2013.

No es que hayas tenido miedo de perder la vida, pues sabemos que desde tu nombramiento como cardenal prometiste estar dispuesto a dar la vida por Cristo, pero lo hiciste por el bien de la Iglesia, al considerar que si de hecho lograban asesinarte, tu muerte habría ocasionado un terremoto, desatando una pugna infernal de influencias y maniobras turbias derivadas de los antagonismos internos en la curia de cara a la sucesión. No por temor a la muerte, sino por el posible daño que ésta hubiera causado a la Iglesia, decidiste que era mejor hacerte a un lado para desmontar las amenazas y adelantar una sucesión pacífica. Y, de suyo, sí lo lograste.

En un Informe que elaboró el sacerdote jesuita Arnaldo Zenteno, publicado el 9 de abril de 2013 en grupobasesfys.blogspot.mx señalaba que, cuando el recién electo Papa Francisco fue a verte a Castel Gandolfo, le confiaste eso mismo: que una de las causas que influyeron en tu renuncia fueron las amenazas que recibiste, pues pudiste constatar que ya se había tomado la decisión de matarte.

En este sentido, Santo Padre, si bien es cierto que en tu declaración expresaste renunciar “libremente”, el hecho es que en mayor o menor medida fuiste forzado por la presión de una fuerte acometida, por lo que tu libertad, según la doctrina canónica, fue condicionada “in radice”. Si bien tomaste la decisión de renunciar de acuerdo a las facultades que te concede el Código de Derecho Canónico, la tomaste bajo la coacción de una violencia moral, lo cual, Beatísimo Padre, invalidó desde la raíz tu decisión última y acabó por hacer inválido el acto que realizaste.

Hay que reconocer que si bien la Iglesia ha considerado siempre una ley sagrada que la elección de un Papa es ad vitam, es bueno que el Derecho Canónico contemple la posibilidad de la renuncia para casos de extrema gravedad, como puede ser el exilio, la persecución u otra causa grave. En este sentido, la renuncia prevista en el Canon 332 del C.D.C. es como una puerta de salida de emergencia, y es conveniente que exista, tanto así que esa salida te ayudó, Beatísimo Padre, a huir de la amenaza que se cernía sobre tu persona y sobre la Iglesia.

El hecho es, Santo Padre, que al estar el acto viciado de raíz, por esa violencia moral, tu renuncia fue canónicamente nula por inexistencia. Por lo tanto, nunca hubo sede vacante y el cónclave que le siguió fue totalmente inválido.

De ese cónclave, desvirtuado y confuso, al no haber cesado tú en ningún momento de ser el Vicario de Cristo, surgió un antipapa, el cual tomó el nombre de Francisco.

Afirmar que Bergolio es un antipapa no necesariamente quiere decir que sea una persona mala, o mal intencionada. En la historia de la Iglesia han habido 38 antipapas. Quiere decir únicamente que él no es el Vicario de Cristo y que, por lo mismo, no goza del carisma de la inerrancia.

La prueba de que no lo posee es que ya ha caído en varias herejías y faltas a la tradición, como al hacer eco de la herejía docetista diciendo que Cristo no se enojaba en verdad sino que solo fingía, o que la alianza mosaica no fue abrogada por Dios, contradiciendo el Conciclio de Florencia y el magisterio de varios Papas, o al postular, en un análisis libearcionsita y marxistoide, que debe haber una “Iglesia pobre para los pobres”, cuando nuestro Señor enseñó que la Iglesia debe ser para todos, ricos y pobres, o al vetar la Misa de San Pío V, que tú, Santo Padre, habías aprobado para varias comunidades de religiosos y laicos, o al lavar los pies a dos musulmanas en la ceremonia de la Última Cena del Jueves Santo, y no a doce sacerdotes, como siempre lo hiciste tú y quienes te precedieron, tradición que fue fundada por nuestro Salvador al lavar los pies a sus discípulos. Falso diálogo interreligioso que amenaza en llegar a terribles consecuencias para la fe del pueblo de Dios. Esto, por no hablar de las continuas transgresiones a la liturgia y a la tradición, las cuales dejan ver el exiguo aprecio que Francisco tiene por la investidura papal.

Cada vez son más los sacerdotes que en privado comentan los despropósitos de Bergolio. Alguno, como el Padre Paul Kramer, experto en las apariciones de Fátima, se ha atrevido a exigir públicamente la renuncia de Francisco, siguiendo la doctrina establecida por San Roberto Belarmino, San Alfonso María de Liguori, San Antonio y el Papa Inocencio III, los cuales enseñaron que cuando un Papa se muestra como un herético manifiesto, deja automáticamente de ser Papa, pues no es un católico: “Quien no es miembro, no puede ser cabeza”. Y San Francisco de Asis, de quien Bergolio tomó nombre, predijo que vendría un Papa “no electo canónicamente”, el cual no sería “un verdadero pastor, sino un destructor de la Iglesia”.

Sabemos, Padre Santo, que hasta ahora has preferido un prudente silencio ante tántos atropellos, fortaleciéndote espiritualmente como Cristo se fortaleció cuando se retiró al desierto antes de su pasión y muerte.

Pero tú tendrás que levantar la voz el día en que pretendan adulterar el sacramento de la Eucaristía para quitarle el carácter de sacrificio y dejar sólo el de memorial, al estilo protestante, para no incomodar a los otros credos. Ese día, que ya no es lejano, no resistirás la indignación y condenarás públicamente la apostasía y el sacrilegio. Lamentablemente, muchos habrán sido ya embaucados y se habrán alejado de la fe.

En este sentido, Beatísimo Padre, comenzará a cumplirse la situación predicha por santos y místicos, quienes predijeron el doloroso cisma de la Iglesia, la división entre la iglesia apóstata y la Iglesia fiel.

Las profecías dicen que ese cisma será simultáneo a una repentina invasión de Rusia sobre Europa, en coincidencia con la guerra descrita por el profeta Ezequiel (Ez 38), la Tercera Guerra Mundial. Entonces, el Papa legítimo, tú Padre Santo, serás traicionado y perseguido, y tendrás que huir de Roma para refugiarte de oculto en un lugar lejano, mientras que el antipapa se quedará gobernando la Iglesia apoyando la falsa paz, la sacrílega unificación de las religiones. Esa falsa paz será el soporte religioso del gobierno mundial del anticristo. Esa será la última y mayor prueba que sufrirá la Iglesia fiel.

En ese momento, el antipapa traicionará la fe aceptando la coalición de todos los credos y renunciando a la propia identidad católica. Tú, Benedicto XVI, serás perseguido hasta el final, y morirás mártir de la Eucaristía por una muerte cruel, según la visión que tuvo el Papa San Pío X y la que también tuvo Lucía y narró en el tercer secreto de Fátima.

Dijo San Francisco de Asís: “Habrá un Papa electo no canónicamente que causará un gran cisma”. Y la beata Ana Catalina Emmerick, religiosa agustina, precisó: “Vi una fuerte oposición entre dos Papas, y vi cuan funestas serán las consecuencias de la falsa iglesia (…) Esto causará el cisma más grande que se haya visto en el mundo”.

La Santísima Virgen dijo explícitamente en la Salette: “Roma perderá la Fe y se convertirá en la sede del anticristo”.

Y hay muchas revelaciones privadas y anuncios de jerarcas de la Iglesia:

• Dice el P. Paul Kramer, “El antipapa y sus colaboradores apóstatas serán, como dijo la Hermana Lucía, partidarios del demonio, los que trabajarán para el mal sin tener miedo de nada”.

• Y lo ya mencionado, dado a conocer por el Papa San Pio X: “He tenido una visión terrible: no sé si seré yo o uno de mis sucesores, pero vi a un Papa huyendo de Roma entre los cadáveres de sus hermanos. Él se refugiará incógnito en alguna parte y después de breve tiempo morirá una muerte cruel”.

• Juan de Rocapartida: “Al acercarse el Fin de los Tiempos, el Papa y sus cardenales habrán de huir de Roma en trágicas consecuencias hacia un lugar donde permanecerán sin ser reconocidos, y el Papa sufrirá una muerte cruel en el exilio”.

• Nicolas de Fluh: “El Papa con sus cardenales tendrá que huir de Roma en situación calamitosa a un lugar donde serán desconocidos. El Papa morirá de manera atroz durante su destierro. Los sufrimientos de la Iglesia serán mayores que cualquier momento histórico previo”.

• El venerable Bartolomé Holzhauser, fundador de las sociedades de clérigos seculares en el Siglo XVIII: “Dios permitirá un gran mal contra su Iglesia: vendrán súbita e inesperadamente irrumpiendo mientras obispos y sacerdotes estén durmiendo. Entrarán en Italia y devastarán Roma, quemarán iglesias y destruirán todo”.

• La revelación recibida por la Madre Elena Aiello, famosa estigmatizada que fuera consultada con frecuencia por el Papa Pio XII: “Italia será sacudida por una gran revolución (…) Rusia se impondrá sobre las naciones, de manera especial sobre Italia, y elevará la bandera roja sobre la cúpula de San Pedro”.

• Las palabras de Juan de Vitiguero: “Cuando el mundo se encuentre perturbado, el Papa cambiará de residencia”.

• Elena Leonardi, asistida espiritual del Padre Pio: “El Vaticano será invadido por revolucionarios comunistas. Traicionarán al Papa. Italia sufrirá una gran revuelta y será purificada por una gran revolución. Rusia marchará sobre Roma y el Papa correrá un grave peligro”.

• Enzo Alocci: “El Papa desaparecerá temporalmente y esto ocurrirá cuando haya una revolución en Italia”.

• La Beata Ana María Taigi: “La religión será perseguida y los sacerdotes masacrados. El Santo Padre se verá obligado a salir de Roma”.

• La mística María Steiner: “La santa Iglesia será perseguida, Roma estará sin pastor”.

• Las revelaciones en Garabandal: “El Papa no podrá estar en Roma, se le perseguirá y tendrá que esconderse”.

• Al P. Stefano Gobbi, místico y fundador del Movimiento Mariano Sacerdotal, le confió la Santísima Virgen: “Las fuerzas masónicas han entrado a la Iglesia de manera disimulada y oculta, y han establecido su cuartel general en el mismo lugar donde vive y trabaja el Vicario de mi Hijo Jesús. Se está realizando cuanto está contenido en la Tercera parte de mi mensaje, que aún no ha sido revelado, pero que ya se ha vuelto patente por los mismos sucesos que estáis viviendo”.

• Tu antecesor el Papa Paulo VI: “El humo de Satanás ha entrado por las grietas de la Iglesia” (Homilía del 29 de junio de 1972).

• Según San Pablo, el anticristo se manifestará precisamente después de que el Papa sea echado a un lado: “Tan solo con quitar de en medio a aquel que lo retiene, entonces se manifestará el impío” (2 Tes 2, 6-8).

Escribía el Canónico Roca, iluminista excomulgado que colaboró en la infiltración contra la Iglesia: “En su forma actual, el Papado desaparecerá, el nuevo orden social se implantará desde Roma pero al margen de Roma, sin Roma, a pesar de Roma, contra Roma. Y esa nueva Iglesia aunque tal vez no deba conservar nada de la disciplina escolástica y de la forma rudimentaria de la Iglesia antigua, recibirá sin embargo de Roma la consagración y la jurisdicción canónica”.

La nueva iglesia, liderada por el antipapa, apoyará la unificación de las religiones y la falsa paz, cumpliéndose lo dicho por Jesucristo en el sentido de que incluso los elegidos podrán ser engañados.

El Cardenal Karol Wojtyla fue muy claro cuando declaró, ante el Congreso Eucarístico de Pennsylvania, en 1977: “Estamos ante la confrontación histórica más grande que la humanidad haya tenido. Estamos ante la contienda final entre la Iglesia y la anti-iglesia, el Evangelio y el anti-evangelio. Esta confrontación descansa dentro de los planes de la Divina Providencia y es un reto que la Iglesia entera tiene que aceptar”.

En 1917 les fue revelado a tres pastorcitos en Fátima, Portugal, la misma revelación que tuvo el Papa San Pío X unos años antes, solo que de forma todavía más precisa: “Vimos a un obispo vestido de blanco, que teníamos el presentimiento fuera el Santo Padre, huir de un ciudad en ruinas tembloroso y con paso vacilante”.

La versión de Fátima apunta todavía más a que pudiera tratarse de ti, beatísimo Padre, y explicaría la frase “Vimos a un obispo vestido de blanco, que teníamos el presentimiento fuera el Santo Padre”. Si hubiera sido evidente que se trataba del Papa reinante, lo habrían dicho de forma innegable. En cambio, vieron a un “obispo vestido de blanco”. Ellos nunca se pudieron imaginar el tema de tu “renuncia”, por lo que solo tuvieron “el presentimiento”.

El segundo elemento es todavía más preciso y revelador: lo vieron huyendo “tembloroso y con paso vacilante”, lo cual puede deberse a la avanzada edad que ya tienes.

Y un tercer elemento también revelador: de ese mismo obispo vestido de blanco que antes ven huyendo de Roma, después afirman, a la hora en que es asesinado, que sí se trataba del “Santo Padre”.

Posteriormente a la huida del Papa legítimo, el antipapa se quedará en Roma liderando la “nueva iglesia”, apoyando la unión apóstata de las religiones. Es la “abominación desoladora” anunciada desde antiguo por el profeta Daniel, instaurada en el lugar santo, la cual coincidirá con la instalación del anticristo en el templo de Jerusalén reconstruido por tercera vez.

En palabras del Cardenal Luigi Ciappi, teólogo personal del Papa Juan Pablo II: “El Tercer Secreto se refiere a que la pérdida de la fe en la Iglesia, es decir, la apostasía, saldrá de la cúspide de la Iglesia”.

Queremos decirte, padre santo, que estamos orando continuamente por ti, para que tu fe no desfallezca y Dios te dé las fuerzas necesarias para dar testimonio y estar dispuesto a abrazar el martirio por amor a Él. Siempre recordamos unas de tus últimas palabras estando aún en la Sede de Pedro: “Ustedes estarán a mi lado, a pesar de que para el mundo yo permanezca oculto” (Discurso al Clero Romano, 14 de Febrero de 2013). Estamos, Beatísimo Padre, y seguiremos estando a tu lado en el futuro que la Providencia te depare.

Fuente: LOS ÚLTIMOS TIEMPOS

5 replies »

  1. Alberto Villasana es el autor de esta carta. Autor también del típico curriculo con objeto de impresionar, con el que se presenta en su página. Nada menos dice tener formación en Teología (U. Gregoriana de Roma), Filosofía (U. Angelicum de Roma), Humanidades Clásicas (C.E.S. Salamanca, España) y Comunicación (ITAM), entre otros logros.

    En fin la carta es bastante incoherente desde el punto de vista formal y de fondo.

    Porque veamos. Si el autor cree que Benedicto XVI es el papa ¿cómo se atreve a tutearle ¿ no le enseñaron en el Angelicum o en la Gregoriana algo de protocolo?

    Si el autor afirma que Bergoglio no es papa porque dice herejías, debería afirmar lo mismo de Ratzinger -Benedicto XVI- y de Wojtyla-Juan pablo II-; pues Francisco no ha innovado nada, hasta ahora, que no hayan dicho los dos anteriores. Ergo debería afirmar que ninguno de ellos es papa, coincidiendo con la posición de este blog; la cual, como es sabido no comparte este humilde servidor. Pero aplicar una medida patrón a unos y otra distinta a los demás, es absolutamente no solo incoherente, sino desquiciarte para cualquier cerebro.

    Cae el autor de la carta en una actitud reprochable, porque su texto es un continuo agasajo y alago al que cree que es el verdadero papa, hasta el punto de ser nauseabundo. Una cosa es el elogio, si él cree debe hacerse, y otra la lisonja.

    Sus razones canónicas para justificar a Benedicto XVI como papa, aún después de dimitir, las desarmaría un estudiante de primero de derecho. El autor apenas ha leído los canones que arroja como citas y nada más. El derecho es algo más complicado.

    Y sobre todo -algo que me preocupa mucho últimamente- abusa de las revelaciones privadas y las usa según su propio propósito. Este es un fenómeno en aumento, según me parece, que puede conducir con facilidad a la formación de sectas, si no se tiene la capacidad de discernir – capacidad inexistente en muchos grupos que piden signos y más signos-. Más le valiera aprender algo de la actitud de Santa Teresa y San Juan de la Cruz sobre tales manifestaciones. O de Bernadette, que no fiándose ni un pelo, arrojó agua bendita a la Virgen; ésta sonrió amablemente aprobando la actitud de la vidente que quería saber si no era un engaño del diablo ¿Dónde están las ediciones críticas, bien digo, con aparato crítico, de todas esas profecías antiguas? Al abandonarse el índice hoy cualquiera puede escribir lo que se le ocurra y venga en gana con tal que tenga cierta apariencia piadosa. Me preocupa mucho este, cada vez mayor, apoyo de grupos en videntes y sus revelaciones privadas, no sólo en los neoconservadores, sino cada vez más lo vengo viendo entre los tradicionales.

    Un repaso por su página da cuenta de su mente conspiranóica americanizada.

    Me gusta

  2. Realmente, una vergüenza… Esta gente no tiene el menor descaro en mentir, distorsionar los hechos, cubrir con un manto de “distracción” los gravísimos actos, enseñanzas heréticas, homologaciones de los diversos “credos” que han sido llevados a cabo por el mismo Ratzinger (y su predecesor Wojtyla) especialmente en el último Sínodo de los Obispos en Roma, con participación activa de “obispas” metodistas, el entonces “arzobispo anglicano” pro-gay y demás intervenciones de rabinos dando clase de exégesis escriturística…
    Eso ha sido Ratzinger, y mucho más. Todo lo que fue denunciado en detalle por el P. Luigi Villa en “Chiesa Viva” clama contra estos pseudo-tradicionales, que embaucan a los católicos menos informados y deformados por la acción disolvente de estos 50 años en que debió ser aplicada la Ley de la Iglesia para destituir a los herejes y no se hizo…
    ¡Y recién ahora la invocan, pero en beneficio de esa víbora ratzingeriana…!
    Esto clama al Cielo…

    Me gusta

  3. Ratzinger es un partidario de las herejías del vaticano 2 (libertad religiosa, ecumenismo y colegialismo) y de la liturgia, incluyendo la “misa”, de Montini y del “derecho canónico” de Wojtyla. Es decir, es hereje y lo ha sido antes de su elección al Papado, por lo cual ésta es inválida.

    El hecho que no sea tan malo como Bergoglio no lo hace bueno, es decir, católico y verdadero Papa.

    Sin duda alguna presentar a Ratzinger como el bueno y a Bergoglio el malo es otra maniobra para evitar que los católicos tomen una posición coherente, es decir, que la Santa Sede desde la muerte del último Papa, Pío XII, está vacante.

    Cuando Pablo VI se volvió indefendible y muchos comenzaron a cuestionar la legitimidad de su Papado, apareció (!qué casualidad!) el sosias, cuyas orejas eran más grandes o más chicas que las del original.

    El cuento es siempre el mismo: Tiene que haber un Papa, pues piensan que la vida sin “Santo Padre” sería un horror.

    Me gusta

  4. Completamente de acuerdo con Sofronio y demás intervinientes.

    Me temo que los subversivos autores de la revolución conciliar conocen todo este género de “profecías” mucho mejor que sus actuales propagadores, y que han visto en ellas un estupendo guión para engaño de incautos, completándolas, allí donde lo han creído necesario, por toda una serie de “profecías” de nuevo cuño, como las del iluso P. Gobbi, o las de las innumerables falsas apariciones como las de Medjugorge o el Escorial.

    Añadiendo a esto un escenario más o menos apocalíptico, logran obnubilar la mente y sobre todo, los sentimientos de los católicos, de modo que sean incapaces de ver, entender y aceptar la verdadera situación de usurpación en que nos encontramos.

    Me gusta

  5. Sofronio completamente de acuerdo contigo,tienes vista muy clara y profunda como
    tiene tener un verdadero cristiano que sufre y habla con hombria de las maldades
    que pasan en cumbre de la iglesia catolica que sin tener miedo de Dios lleva
    el mundo catolico por el camido de perdicion.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s