ALL POSTS

¿CAYÓ SAULO DE UN CABALLO?


Hans Speckaert. Flandes. S. XVI

Hans Speckaert. Flandes. S. XVI

En un comentario de una entrada anterior se hizo una pregunta que ha respondido eruditamente Fernando R. Quizás muchos, entre los que me cuento, no estaban en condiciones de responder a la cuestión, en la que propiamente no se ponía en duda el hecho de la célebre caída del caballo, sino que se pedían los fundamentos escriturísticos o de la Tradición, para asegurar tal hecho. Las fotografías adjuntas con muchas más que podrían traerse , incluso muy antiguas en libros miniados y breviarios decorados, atestigüan, lo arraigado de la tradición.

Libro de las Maravillas. Maestro Mazarine. S. XV

Libro de las Maravillas. Maestro Mazarine. S. XV

La pregunta la puso Simón del Temple con estas palabras, en el comentario habido en la entrada “La conversión de San Pablo”

¿Alguien sabe de dónde salió la “tradición” de la caída de San Pablo a tierra desde un caballo? El texto de los Hechos dice: “caminando…” . Se agradece la gentileza.

Karol Dujardin. S. XVII .

Karol Dujardin. S. XVII .

A lo que responde Fernando R., así:

Estimado Simón:

Respondiendo a su inquietud, la ‘tradición’ que Ud menciona procede de la lectura del propio texto que hicieron los comentaristas de la primera generación. En efecto, el texto no dice ‘caminando’ [ hacia Damasco], sino ‘yendo de camino’ (‘en de too poréuesthai=et cum iter faceret). Teniendo en cuenta que el trayecto entre Jerusalem y Damasco era de unos 230 a 250 kms, resulta evidente que el mismo era recorrido a lomo de caballo o mula. Al respecto, un gran erudito como es el sacerdote italiano Giuseppe Ricciotti, comenta : “4. ‘Caído en tierra’, casi ciertamente de la posición del que cabalga y no del que anda a pie (cf. 22,7; 26,14). A la suposición de que Saulo iba montado no es obstáculo el hecho de que inmediatamente después le condujeran ‘de la mano’ a Damasco (vers. 8), precisamente cuando era más oportuna la cabalgadura, dado el estado de invalidez en que Saulo se encontraba; es posible que no pudiera mantenerse por sí mismo en ella, y que por este motivo sus compañeros lo acomodasen sobre el animal lo mejor que pudieran (como lo hizo el buen samaritano con el herido que encontró en su camino; Luc. 10,34), y sostenieéndolo por ambos lados, lo llevaron a Damasco. En este caso la expresión ‘de la mano’ tendría un sentido más amplio, porque se referiría directamente al animal, que el cabalgador no podía guiar por sí mismo, e indirectamente al cabalgador”

Caravaggio. S XVI

Caravaggio. S XVI

Responde y agradece Simón del Temple:

Se agradece, parece coherente, y aunque parezcan cuestiones bobas nos hacen profundizar en el conocimiento de las Escrituras, porque nos incitan a leerlas y a instruirnos con el conocimiento de los estudiosos sobre distintos pasajes que para algunos -como yo- nos resultan beneficiosos. De nuevo, gracias Fernando R .

3 replies »

  1. ¡Je, je! Muy buena pregunta, semejante a otras muchas que suelen plantear ciertos escrituristas cuando no tienen otra cosa mejor que hacer que enredar.

    Porque vamos a ver, sólo con que hubiesen imitado el comportamiento de san Ignacio de Loyola, bastaba para solucionar el asunto.

    En efecto, el santo fundador, ante la cuestión de si la primera persona a la que se apareció ya Resucitado fue su Benditísima Madre, aunque no lo reflejaran las Escrituras, lo da como evidente, apostillando: “El Señor supone que tenemos entendimiento”, es decir, supone que tenemos el suficiente sentido común natural como para darnos cuenta de que el mejor de los hijos no dejaría de cumplir su deber filial e ir a consolar a su madre, antes que nada.

    Pues aquí lo mismo: ¿Alguien es capaz de suponer que el Sanedrín se mostraría tan insensato como para enviar un comisionado urgente a 230 km de distancia, a pie?

    Lo normal era mandar un escuadrón a caballo, de la propia milicia del Templo, de modo que pudiera cumplir con la misión y reprimir posibles resistencias, a la vez que reafirmaba la autoridad del propio Sanedrín (ya sabemos lo importante que eran las formas representativas en cualquier sociedad no inficionada del veneno moderno del pauperismo-anarquismo-puritanismo).

    Era esto tan evidente que el texto no se molesta en mencionarlo.

    Me gusta

  2. Gracias también a usted Fernando Tellez. La intención no era “enredar”, sino entender. Ya ve usted con que altura y sencillez quedó respondida la pregunta. Siempre estamos a tiempo de aprender, ¿quién lo sabe todo? Tal vez era “evidente” para su “sentido común”, pero tanto su respuesta como la de Fernando R. han sido muy ilustativas para mi entender. Gracias también a usted por tomarse la molestia de agregar datos a la respuesta a mi pregunta.

    Me gusta

  3. Disculpe Ud., estimado Simón, no era mi intención aludir a nadie de aquí, sino a los exegetas modernistas que conocemos bien. Gracias por sus intervenciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s