ALL POSTS

LAS MISAS DIALOGADAS


[El siguiente artículo echa por tierra algunos mitos aceptados incluso en el mundo tradicionalista. Las reformas litúrgicas previas a los años conciliares, con la implantación de las “misas dialogadas” tuvieron efectos perversos en la correcta comprensión de la “Misa” y prepararon el camino a la perversión completa de la misa Novus Ordo. La exacta comprensión del pensamiento y terminología de la autora, debe obtenerse de la lectura del artículo original traducido del blog Tradition in Action]

MISAS DIALOGADAS: PARTICIPACIÓN, VERBALIZACIÓN, VULGARIZACIÓN

Dra. Carol Byrne, Gran Bretaña

Es evidente que el movimiento litúrgico, tal como fue concebido por Dom Lambert Beauduin, fue un intento de  hacer desaparecer  y de desalentar los modos de oír Misa esencialmente católicos. Como resultado se dio un manifiesto poder para desensibilizar a los sacerdotes y fieles en los valores tradicionales, y pocos católicos hoy en día, incluso entre los tradicionalistas, parecen captar el significado profundo de las respuestas de los laicos [en la misa]. Nunca  la Iglesia ha enseñado que los fieles tengan un derecho absoluto,sui generis, a la participación vocal como medio de participar en la liturgia. De hecho, el Papa Pío X nunca había mencionado, en general, el “derecho”, por parte de los laicos, de hablar o cantar en la liturgia. Sin embargo, bajo la pluma transformadora de Beauduin, la exhortación de Pío X para la participación en la liturgia – que no especifica ninguna actividad concreta,en particular, para los laicos y que ciertamente incluía la escucha con atención- se convirtió en una llamada inequívoca a la verbalización.

Mezclando astutamente los dos conceptos -participación y verbalización – Beauduin elevó el “diálogo” al grado de necesidad incuestionable, con el argumento (sin ninguna base en la tradición católica) de que el silencio de los fieles significa un aislamiento del culto público de la Iglesia, o sea, el que una persona orando en silencio durante la misa no esté realizando la oración de la Iglesia. Después se involucró personalmente en el abuso de llamar a estos católicos devotos, distantes, aislados, solitarios, ausentes, con fallos, que se preocupan sólo de sí mismos y carentes de cualquier consideración por el bien común, la edificación o el apostolado.

Verbalización en una misa Neocatecumenal

Verbalización en una misa  Neocatecumenal .

Todo era, por supuesto, una pura invención. Las respuestas verbales de los laicos durante la misa no son necesarias  para su plena participación. En la Misa, la gracia de Dios se comunica en virtud de las palabras y las acciones del sacerdote, con independencia de cualquier actividad externa de ningún tipo por parte de los laicos y es eficaz para los fieles en la medida en que, internamente, están bien dispuestos a recibirla.

Además, no hay evidencia objetiva de que el recitado en voz alta en realidad aumente la participación interior de los laicos. Dado que la verdadera participación en la Misa es interior, sólo Dios sabe quién entre los “activistas” en las bancos, participa realmente. La idea de que el “diálogo” ofrece a todos un medio caído del cielo para la verdadera participación en la Misa es manifiestamente insostenible. Beauduin, cuyo arte del engaño había comenzado  con su  “Misa dialogada”, pasaría a construir otras nuevas grandes teorías (la del ecumenismo, por ejemplo) en forma similar a otras manipulaciones suyas,  sin ningún undamento.
El fundamento de la insistencia de Beauduin en el “diálogo” en la Misa, se puede remontar a la idea errónea sobre la lex orandi (ley de la oración) de la Iglesia – similar a la de su heredero Novus Ordo–  de que la Misa es esencialmente una tertulia fraternal y de creer que el objetivo de la liturgia de la parroquia era la movilización de los fieles en torno al sacerdote para  un apostolado social. (2) (Véase su labor sobre el tema aquí)

De esta manera, reemplazó los objetivos trascendentes de la liturgia mencionados por el Papa Pío X, por su propia subjetividad y parcialidad.

La idea de Beauduin de “participación activa” a partir de entonces marcará la pauta para una reforma litúrgica “políticamente correcta”, lo que al final subvertiría la lex orandi , que había existido durante siglos.

Beauduin también tergiversó el papel del sacerdote en la Misa cuando declaró : “Los diálogos del sacerdote con el pueblo, deberían suscitar las respuestas en el pueblo, más que las del monaguillo“(3) No debemos subestimar la magnitud de este error o la amenaza mortal que supone para un católico esta concepción de la misa y, en consecuencia, de la misma lex orandi .

Las “misas dialogadas” es un nombre inapropiado ya que incluso el más iletrado católico  pre-Vaticano II sabía que en la Misa el sacerdote se dirige a Dios, no a nosotros. El poder del ritual para transmitir esta impresión era  evidente en el rito tradicional, sin necesidad de más explicaciones. Estaba el ambiente sagrado, la reverencia al Santísimo Sacramento, el cumplimiento estricto de las rúbricas, la propia lengua litúrgica utilizada por los ministros en la altar, el canto del coro, el silencio de la congregación y el hecho de que el sacerdote estaba frente a Dios, y no frente a la congregación.

La gente nunca tuvo intención de estar en conversación con el sacerdote que actúa in persona Christi

La gente nunca tuvo intención de estar dialogando con el sacerdote que actúa in persona Christi

Este último punto, por cierto, planteaba un enigma para algunos católicos modernos que asistían a la Misa tradicional: se desconcertaban sinceramente porque el sacerdote les daba la espalda cuando, en su estimación, suponían que debía dirigirse a  ellos. Lo que ellos no se daban cuenta es que el “diálogo” no es una conversación entre el sacerdote y el pueblo, sino una serie de oraciones dirigidas a Dios por el sacerdote que actúa en la persona de Cristo, Sumo Sacerdote. El hecho de que algunas de las oraciones del sacerdote pidan una respuesta no indica que deba haber una función verbal de los laicos. Por supuesto, los miembros de la congregación pueden seguir las respuestas en sus misales. Pero estas oraciones estaban hechas para alternarse entre el sacerdote y los ministros en el altar – o, en el caso de una misa cantada, el coro, que también ejercía un papel cultual- como lo había explicado el Papa Pío X. Entonces no se preveía ningún papel para la congregación respecto de cantar o hablar durante la Misa.  Incluso los monaguillos realizaban  sus tareas sólo por indulto y estaban vestidos con el hábito coral como señal de que estaban sustituyendo, por necesidad, a los clérigos del santuario, no a los laicos de los bancos.
Temprana influencia feminista.

Una mujer lee la epístola en una misa de Juan Pablo II

Una mujer lee la epístola en una misa de Juan Pablo II

Una de las iniciativas de Beauduin fue la fundación en la década de 1920 de la abadía benedictina ‘Ancilla Domini’ de  mujeres,  en Wépion, Bélgica, donde daba retiros a laicos en orden a su formación litúrgica. Su discípulo, Dom Virgil Michel, se basó en esta iniciativa del  benedictino para lograr un mayor papel de la mujer en la Iglesia, (4) apoyando también el liderazgo de las mujeres en la liturgia. Nombró, por ejemplo, a Justine Ward, (1879-1975), que dirigió y popularizó los  coros litúrgicos mixtos en los EE.UU., como miembro de la primera mesa editorial del Orate Fratres

 

 

III Malos efectos producidos por la ” misa dialogada” 

 

  • Dar papeles a todo el mundo en la Misa oscurece el papel único del sacerdote y lleva a la vulgarización (en ambos sentidos de la palabra) de la liturgia, de modo que se pierde la atmósfera sagrada. 
  • Se anticipa a la misa del Novus Ordo en la medida en que fomenta la inapropiada familiaridad del  laico con las cosas sagradas, empezando por el lenguaje litúrgico y canto. 
  • masa adolescente vida

    Abundan los abusos en una Misa de adolescentes que hace hincapié en la participación

    Da la impresión a los laicos que comparten la responsabilidad con el sacerdote en las palabras / el canto de la misa, lo que genera confusión acerca de Los roles de clérigos y laicos.

  • Anima a la feminización de la liturgia, dando a las mujeres un papel cantado/ hablado que fue antiguamente prohibido como per impossibile. . 
  • Se crea un sistema de dos niveles,  entre los que pueden dar las respuestas en latín y los que no pueden, fomentando así un ambiente de competitividad. 
  • Consigue que las palabras en latín parezcan tonterías sin sentido. 
  • Un conjunto variopinto de respuestas pronunciadas en diferentes tasas de velocidad y volumen por la congregación impropias de la  liturgia. 
  • Es una fuente de distracción para los que tratan de seguir las oraciones de la Misa en silencio en Inglés. También perturba la meditación para otros que tratan de orar a su manera.
  • Se crea una tensión innecesaria y una confrontación entre los pastores que están a favor de la forma de “diálogo” y los miembros de la congregación que prefieren orar en silencio en la Misa

En el próximo artículo, veremos cómo los papas Pío XI y Pío XII dieron creciente impulso oficial a la idea revolucionaria de la “participación activa”, incluyendo, en particular, la “Misa dialogada.” Siguiendo el ejemplo de Beauduin, aprobado oficialmente y validado en esta posición progresista, proporcionaron su aprobación y dirección en orden a su implementación en la Iglesia. Continuará

 

  1. “‘Ils ne s’associent pas à la prière, sacrificio au” … “en la n’est qu’un catholique distante, isolé un, solitaire un, étranger catholique un … ONU pas qui ne s’additionne catholique, qui ne Se ocupa de Que de soi, qui n’a aucun souci général du bien, aucune préoccupation d’edificación et d’apostolat “L. Beauduin,. Preguntas liturgiques et Paroissiales,Lovaina: Abadía de Mont César, 1922, p. 50
  2. Cf. L. Beauduin, Preguntas liturgiques, pp 51-52
  3. Ibid., p. 52: “Le prêtre parle au peuple et ce n’est pas l’enfant de chœur, c’est le peuple qui devrait répondre.”
  4. Estos incluían activistas radicales como Dorothy Day, Catherine de Hueck (ambos de los cuales se invitó a dar una conferencia a los seminaristas en la abadía de San Juan), Ellen Gates, Starr, quien promovió los principios socialistas, y muchos otros. Él escribió sobre este tema en Orate Fratres , ‘El Movimiento Litúrgico y la mujer católica “y” La Liturgia y la mujer cristiana “en 1928 y 1929.
 
Temas relacionados de interés

4 replies »

  1. Misas dialogadas, estripteases que rozan la pornografía en catedrales, reality shows en misas, … No entiendo como no se les cae la cara de vergüenza. Ni tan siquiera respetan las imágenes…

    http://radiocristiandad.wordpress.com/2014/05/20/novus-ordo-horror-show/

    http://eccechristianus.wordpress.com/2014/05/18/danzas-en-la-catedral-de-osnabruck-abril-de-2013/

    LA IGLESIA DE LOS APÓSTATAS. Ana Catalina Emmerick.

    «Vi la iglesia de los apóstatas crecer grandemente. Vi las tinieblas que partían de ella, repartirse alrededor y vi muchas personas abandonar a la Iglesia legítima y dirigirse hacia la otra diciendo: «Ahí todo es mas bonito, más natural y más ordenado» (AA.II.414)

    «Vi cosas deplorables: se jugaba, se bebía, se parloteaba, se seducía a las mujeres en la iglesia, en una palabra se cometían allí todo tipo de abominaciones» (AA.III.120)

    «Los sacerdotes dejaban que se hiciera cualquier cosa y decían la misa con mucha irreverencia. Vi pocos que tuvieran todavía piedad y juzgasen sanamente las cosas. Todo eso me afligió mucho. Entonces mi Esposo celeste me cogió por medio del cuerpo, como él mismo había sido atado a la columna y me dijo: «Es así como la Iglesia será todavía encadenada, es así como será estrechamente atada antes de que pueda revelarse» (AA.III.120)

    «El (mi esposo celeste) me mostró también en cuadros innumerables la deplorable conducta de los cristianos y de los eclesiásticos, en las esferas cada vez más vastas extendiéndose a través del mundo entero estando mi país incluido. Era un cuadro inmenso e indeciblemente triste que es imposible describir. Me fue así mostrado que no hay casi ya más cristianos en el antiguo significado de la palabra. Esta visión me llenó de tristeza. (AA.III.125)

    «Vi en el futuro la religión caída muy bajo y conservándose únicamente en algunos lugares, en algunos hogares y en algunas familias que Dios ha protegido también de los desastres de la guerra» (AA.III.557)

    Me gusta

  2. Donde dice: Ni tan siquiera respetan las imágenes…

    Debe decir: Ni tan siquiera respetan las imágenes, iconos y demás representaciones esculturales sagradas presentes en el templo…

    Todo les da igual.

    Me gusta

  3. expresiva la primera foto, “misa Neocatecumenal” la llama, qué burla de la palabra misa, ¿en qué se diferencia eso de esas desaforadas celebraciones ‘evangelistas’? daría la risa si no fuera tan serio, no hay más que ver esas caras y esos rasgos de posesos para comprender que eso es un pandemónium y de santo no tiene nada, y es evidente que revoltosos como ese fraile Dom Lambert Beauduin que propiciaron todo esto tienen más de deplorables que de beneméritos, mas de diablos que otra cosa, y que los papas que no supieron contrarrestar y poner coto a esa gente tampoco andaban muy allá en prudencia, celo y santidad

    Me gusta

  4. la insidiosa ‘participación activa’ en la misa del pérfido Beauduin es la misma engañifa demagógica de las democracias, es halagar al pueblo para descarriarlo, para hacerle creer que él mismo se gobierna con sus excelentes prendas maduras y responsables y que alcanzará así una plenitud y una felicidad que ya en realidad sólo serán ilusorias, porque eso sólo se consigue cuando el que rige y preside la comunidad es el Señor, si Dios no guarda la ciudad, en vano vigila el centinela, como dice el profeta, que es a quien en el fondo y de verdad se trata de desplazar, Cristo ya no estará presente a través del sacerdote y la fe de los fieles, ahora es otro el que manda, Deus non in conmotione, ahora sólo quedará ruido y vanidad, cubriendo oscuros intereses, un vacío que no se podrá llenar con nada… con nada bueno, en esto se resume todo: “Las “misas dialogadas” es un nombre inapropiado ya que incluso el más iletrado católico pre-Vaticano II sabía que en la Misa el sacerdote se dirige a Dios, no a nosotros.”, ya no es cosa de Dios y para Dios, es del pueblo y para el pueblo, y donde no está Dios en primer lugar, se pone el otro, esa fue, y es, la maligna intención, en el fondo y en esencia en nada se diferencian las nuevas misas de las misas negras, por más que se escandalice alguno, o con Dios o contra Dios, como decía Pío XII y contra los grises bergolianos, si no es de Dios es del diablo, no hay término medio

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s