ALL POSTS

BIBLIOGRAFÍA DE LA INFALIBILIDAD


Éste  es el excelente trabajo de Alain DROTZ aparecido en el sitio Le CatholiquePedia blog, titulado BIBLIOGRAFÍA DE LA INFALIBILIDAD. El enlace del mismo lo damos abajo. Sólo remite a obras en francés, pero esto no impide su universalidad porque es en esa lengua donde se ha escrito más sobre la infalibilidad de los papas.
El trabajo ha merecido el siguiente comentario de la prestigiosa pluma de Louis Hubert Remy.

Querido Alain DROTZ,

Cómo se reconoce en tu trabajo al buen profesor de la Escuela Politécnica de Lausanne:
– Investigador obstinado;lo más exhaustivo posible.
– Descubridor dichoso, porque cuando se busca se encuentra;
– Maestro en la presentación de los resultados.
¡Qué gran trabajo! Tiene que acallar a los idiotas (= idiota, el que no entiende ) que intentan enseñarnos lo contrario, ¡sean ellos obispos, clero o laicos!
Ellos nunca han entendido el principio de no contradicción y nunca han podido hacer frente al reto que se les hace desde hace cuarenta años para que nos citen un párrafo, una frase ¡de un Papa falible!
Sí, la Santa Iglesia de Nuestro Señor ¡es santa e infalible!
Sí, los vicarios de Cristo ¡son infalibles!
Sí, la secta conciliar con sus falsos papas y obispos están equivocadas, nos engañan, ¡enseñan el error!
Ella será castigada por justa justicia de Dios.
Sólo hay que esperar.

Y éste es el comentario del mismo presentador del excelente trabajo al hilo de lo dicho por Louis-Hubert

Entre ” los necios (= idiotas que no entiende ) que intentan enseñarnos de lo contrario, “
está el inevitable Willy obispo ” de la rosa “… que termina (?) su “tesis “sobre” la infalibilidad de la Iglesia “con el N º IV:

Pero desde los Apóstoles, y a lo largo de los  siglos, ¿Dios iba a proteger a los hombres de Iglesia [sobre entendido a todos los Papas] para que no enseñasen nunca el error? De ninguna manera. Nuestro Señor nos ha advertido para  que nos guardásemos de los “falsos profetas” (Mt.VII, 15), e incluso San Pablo nos previno de  los “lobos rapaces” (Act.XX, 29-30). Pero, ¿cómo podría  Dios haber permitido a sus ovejas, el gran  peligro de los  pastores errados? Es que Él no quiere para su cielo,  pastores robots o  ovejas robots, si no que quiere que tanto los pastores como el rebaño hagan uso del libre albedrío que Él mismo les dio bien para enseñar o para seguir la Verdad. Y si hay una  multitud de pastores traidores , Él siempre podrá suscitar  un San Atanasio o un arzobispo Lefebvre (!) por ejemplo, para asegurarse de que su verdad infalible permanezca  permanentemente accesible al menos a las almas.

Antes de darles el enlace del trabajo bibliográfico, me voy a permitir mostrarles la sintonía del blog con lo dicho por el eminente profesor de la Escuela Politécnica de Lausanne.

Hace unos días  les ofrecía el trabajo titulado Falsificaciones del Catecismo mayor de San Pío X editado en Madrid en 1988, por la Fundación San Pío X. En el dejé en claro la tendenciosidad de la traducción del Catecismo, que no sólamente tergiversa los términos sino que añade a su antojo números en el catecismo que no están en el original. La finalidad como hemos visto era recortar al máximo al Infalibilidad pontificia, haciéndola funcionar solamente en el caso de un Magisterio Solemne. Éste era el resumen final puesto en ese post:

El Catecismo Mayor de San Pío X, publicado por la “Fundación San Pío X” no se ajusta al verdadero Catecismo de San Pío X. En lo concerniente al ” Papa” en los números 200 y 201, traduce mal el término “da solo” del original italiano; el número 200 añade libremente palabras; el número 201 no se encuentra en el catecismo original e induce a creer que solamente las declaraciones solemnes del magisterio son obligatorias, cuando en realidad son obligatorias también, como dijo el Papa Pío IX, lo mantenido como de Fe divina y católica en el magisterio ordinario unánime de la Iglesia. El catecismo español induce a creer que la definición del Concilio Vaticano sobre la infalibilidad del Romano Pontífice, sólo se refiera a las definiciones solemnes del Magisterio Extraordinario. Lo cual es patentemente falso. Naturalmente esto daría pie a pensar que el magisterio ordinario de los papas pudiera en ocasiones  ser herético o erróneo, lo cual contradice a muchas expresiones de la Constitución Pastor Aeternus y al sentir unánime de toda la Tradición, como también a definiciones del magisterio extraordinario ( Licet ea, Cum ex apostolatus) y a lo enseñado por todos los Doctores de la Iglesia, en particular San Roberto Belarmino, y San Alfonso de Ligorio. No es de extrañar la deriva de la FSSPX, que presenciamos en nuestros días con las manifestaciones y actuaciones de sus más conspicuos representantes. Todos ellos adolecen de una errónea, y podría decirse herética, posición sobre la infalibilidad pontificia, que les ha llevado a oficializar la errónea posición de “Reconocer y Resistir“, con las  consecuencias lamentables que todos conocemos.

 

Juzguen Uds. la similitud de puntos de vista del blog y el trabajo académico  de Msieur. Alain Drotz

Para el lector avido de profundizar en este trascendental tema le recomendamos estudiar los posts  que pueden obtenerse en la categoría de la pestaña superior, “Infalibilidad” y la subcategoría “Infalibilidad Pontificia”.

Nos congratulamos de poder ofrecer a los lectores el trabajo en cuestión que pueden leer fácilemente en los apuntes en francés de esta bibliografía:

Important-300x272
Documento en pdf de Bibliographie sur la infaillibilité

Algunos temas relacionados en el blog (hay muchos post relacionados que pueden encontrarse buscando en las categotías arriba mencionadas):

El divino Honorio Papa
Respuesta a Mons. Williamson de Mons. Sanborn
Papas herejes
Prosiguen las calumnias sobre Juan XXII para defender la propia posición
Precedentes heréticos de la “antipapolatría2
El hereticismo (de Mons. Lefebvre)
La cruzada de Mons. Fellay
Disentimos del P. Méramo
Breve de Pío IX a Dom Próspero Gueranger
Discutiendo la Infalibilidad Pontificia
Dwjamos las cosas claras
La Regla de la Fe
Precedentes heréticos del falibilismo
¿Puede un papa enseñar el error?
¿Errores en la doctrina de los papas?
Rehabilitación de Juan XXII
Más sobre la infalibilidad papal
¿fue hereje el Papa San Liberio

Hemos realizado el pequeño esfuerzo de ofrecerles traducidas las primeras páginas del trabajo y que van a continuación:

[Las notas van al final del post]

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA DE LA INFALIBILIDAD

 

Dedicada a las personas de “mala fe”

bibliografí-infalibilidad

Autor: Alain DROTZ del  CSI (Católico semper idem)

21/05/2014

Infalibilidad del Papa en materias de fe y moral

 

 

Por esto, adhiriéndonos fielmente a la tradición recibida de los inicios de la fe cristiana, para gloria de Dios nuestro salvador, exaltación de la religión católica y salvación del pueblo cristiano, con la aprobación del Sagrado Concilio, enseñamos y definimos como dogma divinamente revelado que:

Por tanto, deben ser creídas con fe divina y católica todas aquellas cosas que están contenidas en la Palabra de Dios, escrita o transmitida, y que son propuestas por la Iglesia para ser creídas como materia divinamente revelada, sea por juicio solemne, sea por su magisterio ordinario y universal.

Papa Pío IX, Constitución “Dei Filius” de 24 de abril de 1970 en el Concilio Vaticano 

 

El Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra, esto es, cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina de fe o costumbres como que debe ser sostenida por toda la Iglesia, posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres. Por esto, dichas definiciones del Romano Pontífice son en sí mismas, y no por el consentimiento de la Iglesia, irreformables.

Papa Pío IX, Constitución “Pastor Aeternus”, del 18 de julio de 1870, en el Concilio Vaticano

La “infalibilidad pontificia” tal como se refleja en la definición de Concilio Vaticano II, es el privilegio que tiene el Papa en cuanto  Papa, de no poder equivocarse en asuntos de fe y moral, cuando define una  doctrina que debe guardarse por la Iglesia universal.

Así pues, de inmediato vemos que para que el acto papal  goce  del privilegio de la infalibilidad, es necesario:

  1. Que el Papa hable como Papa: El Papa se dice infalible cuando habla EX CATHEDRA, es decir, cuando  cumpliendo con su cargo de Doctor y Pastor de todos los cristianos, define, en virtud de su suprema autoridad apostólica, la doctrina que ha de guardarse  por la Iglesia universal.
  2. Que se pronuncie sobre un artículo de la fe o la moral;
  3. Que defina  la doctrina que tendrá que guardarse por la Iglesia universal. Las definiciones del Romano Pontífice son irreformables por sí mismas, y no por el consentimiento de la Iglesia.

Cuando se dan  estas tres condiciones, el Papa es infalible. Pero si falta una cualquiera de ellas  el acto pontificio, por muy respetable que sea  en sí mismo y por su origen, no participa necesariamente del privilegio de la infalibilidad. Por lo tanto, se desprende necesariamente  – como vemos – que la infalibilidad del Papa es un privilegio absoluto, sin restricciones ni límites.

Léase  “La tradición católica de la infalibilidad” por Mons. de la Tour d’Auvergne Tome 1, 1875;  pág. 3 y siguientes.

bibliografía-infalibilidad 2

 

ÍNDICE DE MATERIAS

 

Introducción: Errores sobre la historia de la Iglesia Romana en sí misma considerada.

I . Bibliografía sobre la infalibilidad  en francés……………………………………..   7

II. Otras referencias……………………………………………………………………………………………….. 18

III Provervio chino e  Itinéraires ……………………………………………………………………………… 23

IV Sedevacantismo y liberalismo ……………………………………………………………………………… 31

V Algunos trozos escogidos de la Bibliografía ……………………………………………………………….40

A propósito  de Honorio y de las dos voluntades en Cristo alguien con humor decía de un falibilista: ” Al menos éste no caerá en la herejía de los monotelistas, el reconoce dos voluntades en sí mismo: si hace la Voluntad de Dios él también hace la suya propia. 1

 

 

Introducción: Errores sobre la historia de la Iglesia romana en sí misma considerada

Las teorías de los enemigos de la Iglesia sobre el Papa Virgilio, Honorio, o San Liberio han sido refutadas por los mejores historiadores católicos, especialmente por Dom Guéranger (Monarquía pontificale [2] o la Defensa de la Santa Iglesia Romana)[2] el cardenal Begin [3 ], Mons.  Dechamps [4] Mons. Cecconi [5], los abbés Rohrbacher [6] Constante [7 ] … y sobretodo  por los que se citan en las referencias dadas por Mons. Plantier, Obispo de Nîmes, asistente al trono papal en el Vaticano, en su carta pastoral del de julio de 1870: Mons. Manning [ 8],  Amédée de Margerie [ 9] el  P. Colombier, el abbé Riviére etc … y muchos otros, que se encuentran en la bibliografía.

 En efecto, basta leer la carta pastoral de Mons. Plantier en:

Decretos y cánones del Concilio Ecuménico y General del Vaticano (10)

(Victor Palmé  1873)

 

He aquí un pasaje  de  ella (Paragraphe XIII. Erreur sur l’histoire de l’Église Romaine elle-même,pp.LXI-LXIII) :

“La Liga, formada contra el éxito de la definición, se echa  con un ardor triunfal sobre la memoria de Honorio, convencidos de que este dificultad, que lanzan como un torrente, la obligaría a retirarse. Se hizo todo lo posible para que el dique fuera infranqueable. ¿Acaso no se dijo en un tono alto e insultante, que aquél Papa había enseñado, como Doctor universal, el error del monotelismo? ¿ No se dijo con el mismo énfasis, que el Sexto Concilio  General  lo había condenado como hereje?

En fin ¿No pretendieron sin abandonar su primera arrogancia que la condena impuesta por el sexto Concilio, había sido aceptada en los debates por las principales autoridades de la época, y sobre todo por algunos de los sucesores de Honorio? Son tesis tan falsa como anticuadas y que se ha tratado de reactivar en  este mismo  año, incluso por plumas de Académicos que todavía no han hallado el secreto para convertirse en mejores y más decentes  historiadores. A medida que iban produciéndose eran refutadas en medio de un fragor de ciencia y razonamiento por lo que se nos evita emprender esta tarea. [11]

Nos limitaremos  a observar que  el desmentido más decisivo que podría oponerse a esta escandalosa falsificación de la historia, a estos odiosos ultrajes infligidos a la Santa Sede, fue  la misma definición de la infalibilidad . Quién se atreverá a decir que el error se asentó en la sede de Pedro, que uno de quienes la han ocupado, llámese  Honorio, ha profesado la herejía?.

Antes de volver al Concilio,  todos los padres  conciliares habían estado profundizando esta cuestión; durante el Concilio , una vez más, la debatieron extensamente; se aclararon todos aquellos  hechos dudosos; examinaron, sin omitir ninguna, las más graves y  más delicadas objeciones. Nada les hizo dudar ni retroceder de la redacción de su decreto. Y ahora que lo tenemos, el propio decreto protege no sólo el futuro, sino que alcanza al pasado. Nos asegura que los sucesores de Pío IX, como el propio Pío IX, nunca habrán fallado en la fe; tenemos así la garantía de que los predecesores de Pío IX, cualesquiera que hayan sido, no han fallado jamás. Tanto Honorio, como Virgilio y Liberio no han perdido el  beneficio de este privilegio.

Como Vicarios de Jesucristo que eran, su enseñanza no ha sido realmente  eclipsada, ya que esto no hubiera sido posible. La promesa hecha al Príncipe de los Apóstoles les ha mantenido a todos ellos inquebrantables en la profesión de la verdad. Esta es la conclusión natural, necesaria e inevitable,  de la definición sugerida por el Espíritu Santo a los Padres del Vaticano, y ahora que tenemos la dicha de conocer esto, y debemos repetir no solamente con el énfasis de una certeza histórica, sino también embargados por una convicción divina, la hermosa aclamación del Concilio General Octavo: “No, no ha sido vana la  admirable promesa del Maestro: “ Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Los hechos han demostrado la verdad de estas palabras, ya que la Sede Apostólica ha mantenido siempre sin mácula  la religión católica y ha profesado sin mezcla de error  la santa doctrina ” (Concil. Constantino. IV, act. I . Concil. Tom. VIII, p. 988 -999).

Ahora bien, los obispos de la Fraternidad de San Pío X, casi todos los sacerdotes de la Hermandad y muchos laicos persisten desde hace más de 40 año  en machacarnos con  los errores sobre el Papa Honorio, para justificar su desobediencia al Papa.  “¿No han dicho, en un tono  altivo e  insultante, que este Papa había enseñado formalmente, como Doctor, el error del monotelisme? ¿ Y no  han añadido siempre con el mismo énfasis, que el  Sexto Concilio General  lo había condenado como hereje? ”

” ¿Y en fin no han proclamado din apearse de su primera arrogancia, que la condena impuesta por el sexto Concilio, había sido aceptada en los debates por las principales autoridades de la época y sobre todo por algunos de los sucesores de Honorio?  “

Leamos lo dicho por el Arzobispo Lefebvre en 1984 :

” Por eso ellos guardan el sentido de la fe, el sentido que la Providencia da a los buenos fieles y a los buenos sacerdotes de ahora,  de guardar la Fe, de mantenerse en  línea, de guardar el apego a Roma y la fidelidad a la Sede Apostólica, a la visibilidad de la Iglesia,  cosas esenciales,  sin prejuicio de seguir a los papas cuando promueven la herejía, como lo hizo el Papa Honorio. Fue condenado. Los que siguieron al Papa Honorio entonces  se extraviaron porque él después fue  declarado culpable.

“Ahora bien en la obra citada,  a la carta pastoral sigue inmediatamente una carta de Su Santidad Pío IX al obispo de Nîmes, que dice, p. CXII-CXIII:

“Hemos recibido  con gran satisfacción, venerado hermano,  la carta pastoral en la que anunciabas a tu pueblo la  definición del Concilio Ecuménico del dogma de la infalibilidad del Romano Pontífice cuando enseña ex-cathedra, pues en ella se manifiesta  con claridad tu absoluta devoción a la Santa Sede,  y se encuentra restituida la verdadera historia de toda la discusión.

Doble consecuencia que consideramos de gran utilidad a los fieles, que así pueden reconocer fácilmente sobre que poderosos argumentos teológicos y  sobre que c base sólida de una tradición constante se basa tu piadosa creencia  y la de la mayoría de tus venerables hermanos; y por otro lado, advertimos qué debiles eran las numerosas objeciones de los  disidentes,  rebatidas y trituradas cientos de veces, y por qué artificios habían sido reactivadas,  sostenidas e implantadas en nuestras mentes. Pero como un sinnúmero de folletos y publicaciones periódicas, que son  distribuidas con afán por estos disidentes,  han engañado  a muchos lectores, sea por las dificultades de la cuestión y su opurtunidad, sea por lo que toca al método seguido o a la libertad aportada en su examen, estamos seguros de que tu publicación ha corregido muy oportunamente estos errores.

Y que, en consecuencia, ha traído muchas mentes a una apreciación  más justa de la verdad de las cosas. Hemos acogido este testimonio de tu celo episcopal con un corazón agradecido  y esperamos que consiga los más abundantes frutos. Además, como prenda de gracia celestial y de Nuestra especial benevolencia, nos te otorgamos  venerado hermano, y  a toda tu diócesis la Bendición Apostólica.

Dado en Roma, junto a San Pedro, el 6 de octubre del año 1870, vigésimo quinto  de nuestro Pontificado.

¿Por qué lo que hemos escuchado del Papa Pío IX  desde su cátedra (enseñanza del Magisterio ordinario de todos los días), a petición de un obispo (Mons. Plantier) en unión con el Papa (Pío IX) y en la Iglesia sería eventualmente falso porque un obispo, desobedientes al “papa” reinante enseñe lo contrario, e igualmente lo hagan   obispos sin jurisdicción desde 19 88,  para justificar su desobediencia!

ABSURDO!

Notas

1 LAFOND Edmond, Rome oecuménique, lettre à un ami, Paris, Victor Palmé, 1870, p. 9

2. RP Dom Prosper Guéranger, de la monarquía papal, Victor Palmé 70

3 Louis Nazaire Bégin, “El primado y la infalibilidad de los papas”,LH Huot, editor.

4. Mons.Victor Auguste Dechamps, “La infalibilidad y el Concilio general”, París, Magnin and Sons, 69

5 Mons. Cecconi, “Historia del Concilio Vaticano II, 4 volúmenes, Librairie Victor Lecoffre 7

6 Rohrbacher, Historia Universal  de la Iglesia, Volumen XII

7 Abbot B.-M. Constant, “La historia y la infalibilidad del Papa, JB Pélagaud and Co., 59

8. Mons.  Manning, Arzobispo de Westminster, “El Concilio Ecuménico y la infalibilidad del Romano Pontífice”

9 Amédée de Margerie, “El Papa Honorio y el Breviario Romano”; cartas a  RP Gratry.

10 Véase http://www.liberius.net/livre.php?id_livre=59

11. Consultar el breve de León XIII: Saepenumero considerantes, 18 de de agosto de 1873

12. He aquí lo que Mons. Lefebvre se atrevió a decir  el  12 de junio 1984 tratando del  sedevacantismo y liberalismo […]

” Cuando el Papa Honorio fue condenado, fue condenado como Papa. Y, sin embargo, el Concilio de Constantinopla, el Papa León II, creo, no estoy seguro, condenó a Honorio como favorecedor de  la herejía. Él no dijo – está a favor de la herejía, así que no es Papa! No. No dijo – Como era el Papa, tenían que obedecerle y tenían que aceptar lo que él había dicho. ¡No, porque lo  condenaba! Entonces ¿qué era lo que había que hacer?  Bueno, había que reconocer que el Papa Honorio fue Papa, pero no había había que seguirlo cuando el favorecía la herejía “[…]“

Así que  yo, creo que  nos extraviaremos siguiendo a los actuales papas en lo que hacen … pues , sin duda, un día serán condenados por la autoridad eclesiástica. ” 13. En http://tradinews.blogspot.fr/ 0 /0 /credidimus-caritati-mgr-lefebvre-ne.html

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s