ALL POSTS

QUIÉN ES PAPA Y QUIÉN NO PUEDE SERLO


 

[El siguiente texto está sacado de unas conferencias sobre su libro, del autor de quien hemos hecho mención en el post Apología del Papado y en Entrevista a Carlo di Pietro : Carlo di Pietro]

¿QUIÉN ES PAPA Y QUIÉN  NO ES PAPA. DE “APOLOGÍA DEL PAPADO” DE CARLO DI PIETRO

¿Quién es el Papa y que no es el Papa.  De "Papal Apología" de Carlo Di Pietro

[…] Entonces, cuidémonos de no echarnos al ruedo sin haber estudiado bien el tema, porque sería caer en el error e incluso probablemente caer en pecado. ¡Precaución y sabiduría! Yo no sé de medicina, ni de ingeniería, tampoco entiendo de Arte, por eso callo y escucho, porque soy ignorante; Así que te recomiendo que tú también atiendas a lo que te compete y permanezcas en silencio frente a la evidencia histórica (la cual yo utilizo) y la ciencia teológica (atendiendo solamente al Magisterio),  que es la única manera de protegerse de los miasmas  sucio y pestilente. Utiliza el cerebro,  Caput imperat, non  pedes .

¿Qué nos enseña la Pastor Aeternus , Constitución Dogmática del Concilio Vaticano II sobre la Iglesia de Cristo, aprobada el 18 de julio de 1870, en la que se definieron dos verdades de la fe revelada y siempre creída, a saber, la institución del primado apostólico en el bienaventurado Pedro y la prometida infalibilidad?

Sobre el Primado: Nos proclamamos y afirmamos, sobre la base de los testimonios del Evangelio, que la primacía de jurisdicción sobre toda la Iglesia de Dios fue prometida y entregada  al bienaventurado apóstol Pedro por Cristo Nuestro Señor, inmediata y directamente. Sólo a Simon, de hecho- a quien ya se le había dicho: “Tú serás llamado Cefas” (Jn 1:42), después de haber pronunciado la confesión: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”- el Señor dirigió estas solemnes palabras: “Bendito eres, Simón Bar Iona pues la  carne y la sangre no te han revelado eso, sino mi Padre que está en los cielos, y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra la misma. Yo te daré las llaves del reino de los cielos: lo que atares en la tierra será atado en los cielos, y lo que desatares en la tierra quedará desatado en los cielos “(Mateo 16,16-19). Y fue a Simón Pedro únicamente, después de su resurrección, a quien Jesús dio la jurisdicción de Supremo Pastor y guía de todo su rebaño con estas palabras: ” Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas “(Juan 21:15-17). Esta clara doctrina de la Sagrada Escritura, tal como siempre ha sido interpretada por la Iglesia Católica, Se opone sin rodeos a la maldad de las opiniones de aquellos que, cambiando la forma de gobierno determinada por Cristo el Señor en su Iglesia, niegan que Cristo ha colocado sólo en Pedro, el verdadero y propio primado de jurisdicción sobre los demás Apóstoles, individualmente o en su conjunto, o de los que dicen que en el Primado no dio directa e inmediatamente al bienaventurado Pedro, sino a la Iglesia y, a través de ésta, al Apóstol como ministro de la misma Iglesia. ” Por tanto, si alguien afirma que el bienaventurado Apóstol Pedro no fue establecido por Cristo Señor príncipe de todos los Apóstoles y cabeza visible de toda la Iglesia militante, o que no ha recibido del mismo Señor nuestro Jesucristo, un primado real de jurisdicción, sino sólo de honor: que sea anatema. “

Perpetuamente: “[…] De ello se sigue que quien accede a esta sede de Pedro, en virtud de la institución de Cristo mismo, obtiene el primado de Pedro sobre toda la Iglesia. Por lo tanto no desaparece lo que la misma verdad dispuso, y el bienaventurado Pedro perseverando en la solidez que se le concedió de ser roca inexpugnable nunca retiró su mano del timón de la Iglesia [St. LEO M., serm. III al. II, cap. 3]. “

Sobre la solidez y naturaleza del Primado de la Naturaleza del Romano Pontífice : “[…] el mismo Romano Pontífice siendo sucesor del bienaventurado Pedro, Príncipe de los Apóstoles, es el verdadero vicario de Cristo, la cabeza de toda la Iglesia, el padre y maestro de todos los cristianos ; a él en el bienaventurado Pedro, le ha sido confiada por nuestro Señor Jesucristo, todo el poder para dirigir, gobernar y gobernar la Iglesia universal […] proclamamos así pues y declaramos que la Iglesia Romana, por decreto del Señor, tiene el primacía de potestad ordinaria sobre todas las demás, y que esta potestad de jurisdicción del Romano Pontífice, verdadero poder episcopal, es inmediato:  todos, pastores y fieles, de cualquier rito y dignidad, están obligados a la subordinación y obediencia jerárquica y verdadera, no sólo en las cosas que pertenecen a la fe y la moral, sino también en las relacionadas con la disciplina y gobierno de la Iglesia en todo el mundo. De esta manera, salvaguardada la unidad de comunión y la profesión de una misma fe con el Romano Pontífice, la Iglesia de Cristo será un solo rebaño bajo un solo pastor supremo. Esta es la doctrina de la verdad católica de la que nadie puede salir sin pérdida de la fe y sin poner en peligro la propia salvación  […] Y puesto que  por el derecho divino del primado apostólico el Romano Pontífice está a la cabeza de toda la Iglesia, también proclamamos y afirmamos que él es el juez supremo de los fieles [PIo VI, Breve Super Soliditate, de 28 de noviembre 1786] “.

Magisterio infalible del Romano Pontífice : “. 

Para cumplir este oficio pastoral, nuestros predecesores trataron incansablemente que el la doctrina salvadora de Cristo se propagase en todos los pueblos de la tierra; y con igual cuidado vigilaron de que se conservase pura e incontaminada dondequiera que haya sido recibida. Fue por esta razón que los obispos de todo el orbe, a veces individualmente, a veces reunidos en sínodos, de acuerdo con la práctica largamente establecida de las Iglesias y la forma de la antigua regla, han referido a esta Sede Apostólica especialmente aquellos peligros que surgían en asuntos de fe, de modo que se resarciesen los daños a la fe precisamente allí donde la fe no puede sufrir mella67. Los Para cumplir este oficio pastoral, nuestros predecesores trataron incansablemente que el la doctrina salvadora de Cristo se propagase en todos los pueblos de la tierra; y con igual cuidado vigilaron de que se conservase pura e incontaminada dondequiera que haya sido recibida. Fue por esta razón que los obispos de todo el orbe, a veces individualmente, a veces reunidos en sínodos, de acuerdo con la práctica largamente establecida de las Iglesias y la forma de la antigua regla, han referido a esta Sede Apostólica especialmente aquellos peligros que surgían en asuntos de fe, de modo que se resarciesen los daños a la fe precisamente allí donde la fe no puede sufrir mella67

Con el fin de cumplir con esta tarea pastoral, nuestros predecesores siempre cuidaron  de difundir la doctrina salvadora de Cristo entre todos los pueblos de la tierra, y con igual dedicación vigilaron para se mantuviese íntegra y pura tal como se les había confiado. Por esta razón los obispos de todo el mundo, bien solos bien reunidos en Sínodo, en consonancia con la larga tradición de las iglesias y guardando el modo de proceder de la antigua regla, especialmente cuando se enfrentaban a peligros para la fe, recurrían a esta Sede Apostólica , donde la fe no puede fallar, para que procediese en persona a reparar los daños [Cf S. BERNA. Epistar. CXC]. 

Los Romanos Pontífices, también, como las circunstancias del tiempo o el estado de los asuntos lo sugerían, algunas veces llamando a concilios ecuménicos o consultando la opinión de la Iglesia dispersa por todo el mundo, algunas veces por sínodos particulares, algunas veces aprovechando otros medios útiles brindados por la divina providencia, definieron como doctrinas a ser sostenidas aquellas cosas que, por ayuda de Dios, ellos supieron estaban en conformidad con la Sagrada Escritura y las tradiciones apostólicas. Espíritu Santo, de hecho, no fue prometido a los sucesores de Pedro para revelar, con su inspiración, una nueva doctrina, sino para custodiar con cuidado y para dar a conocer con fidelidad, con su ayuda, la revelación transmitida por los Apóstoles, que es el depósito de la fe . Ciertamente esta doctrina apostólica fue  abrazada por todos los Venerables Padres y reverenciada y seguida por los santos y ortodoxos  Doctores, sabiendo muy bien que esta Sede de San Pedro siempre permanece inmune a cualquier error debido a la promesa divina hecha por el Señor, nuestro Salvador , al Príncipe de sus discípulos: ” Yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca, y cuando te hayas convertido confirma a tus hermanos . ” Por lo tanto este carisma infalible de la verdad y de la fe le fue conferido por Dios a Pedro y a sus sucesores en esta cátedra, para que ejerciera su elevado cargo en pro de la salvación de todos , para que todo el rebaño de Cristo, se apartase del error y de los pastos venenosos, y se nutriera con el alimento de la doctrina celestial y para qué, después de haber eliminado lo que conduce al cisma , la Iglesia en su conjunto se mantuviese firme en su fundamento, y  resistiese firmes a las puertas del infierno. “

Resumen de los dogmas (tenga en cuenta que negar un dogma – verdades de fe revelada y definida – significa ser herejes siempre, o materiales, si no lo conocen  , o formales, si lo conocen) :

¿Quién, entonces, es el Papa según  la Iglesia? El Romano Pontífice es el sucesor de San Pedro; Tiene competencias directas conferidas por el mismo Cristo; piedra incontrovertible que nunca se retiró la mano del timón de la Iglesia; verdadero vicario de Cristo, cabeza de toda la Iglesia, padre y maestro de todos los cristianos; le ha sido confiado por nuestro Señor Jesucristo, todo el poder de guiar, gobernar y regir a la Iglesia universal; todos, pastores y fieles están obligados, según su caso, a la subordinación jerárquica y verdadera obediencia; no sólo en cosas que pertenecen a la fe y la moral, sino también las relacionadas con la disciplina y gobierno de la Iglesia en todo el mundo, por lo que en estas cuestiones (fe, costumbres, la ley, el culto, la canonización, las aprobaciones de órdenes religiosas) El Papa no se equivoca; es, por derecho divino, el juez supremo de los fieles; difunde la saludable doctrina de Cristo; repara el daño hecho por los herejes y los que yerran; no revela ninguna doctrina nueva, sino que mantiene escrupulosamente y da a conocer fielmente, con la ayuda prometida por Jesucristo, la revelación transmitida por los Apóstoles, que es el depósito de la fe; siempre queda inmune a cualquier error debido a la promesa divina hecha por el Señor; tiene el carisma infalible de la verdad y de la fe; ejerce su elevado oficio para la salvación de todos; apacienta  las ovejas con el pasto de la doctrina celestial; elimina lo que conduce a la escisión.

Estudie y entienda este dogma, pues afirmar lo contrario es herejía formal, (cf. Cuerpo Místico, Pío XII), ¡ conózcalo!

Dicho esto, he aquí  algunas observaciones triviales. Como demuestro (respecto de los casos utilizados como un arma por los calvinistas y los herejes de ayer y de hoy: Liberio, Vigilio, Honorio I, Nicolás I, Alejandro VI, el Papa Gregorio XIII, el Papa Inocencio III, Esteban VII, Juan XXII) en la Apología del Papado , la  herejía y el cisma nunca han existido en la primera Sede ( el Papa San Gregorio VII enseña que la Iglesia Romana nunca ha errado, y que no deben ser tomados por católicos quienes no concuerdan en esto con la Iglesia. Los Papas Evaristo, Alejandro I Sixto I, Pío I, Victor, Ceferino, Marcelo, Eusebio y otros afirman la misma doctrina ) , de lo contrario las puertas del infierno habrían prevalecido contra ella, o deberíamos creer que Cristo ha mentido, o que su oración no fue eficaz, o que los Papas dichos estaban  engañados, o que la Iglesia reunida en el Vaticano nos engañó. Como he demostrado,  con más de 200 documentos del Magisterio, si hubo contrastes y contradicciones, se refirieron exclusivamente a cuestiones disciplinarias o abrogables o reformables, por tanto no se deje engañar por anticlericales  y personas emocionales (que quieren pecar libremente o sembrar herejías. .. diciendo que la Iglesia está  tan mal … ), que prostituyen la evidencia histórica haciendo valer sus tesis e hipótesis demoníacas…

Quien te enseña conscientemente lo contrario es un mentiroso. Quien lo hace inconscientemente debe ser privado de su puesto en la enseñanza, o porque es un ignorante, o superficial, o es una persona psicológicamente frágil y fácil para ser condicionada,  lo cual es peligroso pues vive en una desordenada actitud donde el sentimiento prevalece sobre la razón, que siempre tiene que llevarnos a Dios, si se utiliza correctamente. Petty como Focio, Wyclif, Huss, Lutero, Calvino, y los calumniadores más descarados y los herejes de todas las edades, enseñan lo contrario de lo que enseño la Iglesia, como ahora he recordado.

Como dijo Pío IX, con toda la Iglesia reunida en torno a él, en contra de toda la tinta derramada para refutar estos dogmas poderosos y santos, ” Si alguien entonces se atreve a oponerse a esta nuestra definición, Dios no lo quiera: que sea anatema “.

Luego están las preguntas siguientes al Concilio Vaticano II: ¿qué pasa,  dicen algunos , con estos Papas que promulgan herejías, práctican actos de apostasía, aprueban leyes, cultos blasfemos inmorales, proclaman santos a condenados, persiguen a las órdenes religiosas católicas, poniendo en su lugar a organizaciones laicales heréticas, así como han aprobado y promulgado en el último concilio, falsas doctrinas ( así lo afirman ), universalmente, incluso utilizando ( por ejemplo ) falsas interpretaciones de las Escrituras?

Si esto ocurre, significa que, como nos enseña el dogma (promulgando la verdad de la fe católica y, condenando lo contrario con anatema), según ha explicado Alfonso María de Ligorio, y muchos otros antes que él, desde San Antonio a San Belarmino, y negarlo  significa ser modernista (contra la tradición) como lo han especificado Benedicto XIV – León XIII – Pío X – El Papa Pío XII (que yo uso cuando sea necesario), diciendo que estos sujetos no han podido ser Papas, que nunca han recibido el Poder de Jurisdicción  porque hubo un impedimento, entonces no estaría permitido ningún tipo de “communicatio in Sacris”, según las palabras del Apóstol, y si fuera cierto que los usurpadores han paganizado la Misa:” «Quid ergo dico? Quod idolothytum sit aliquid? Aut quod idolum sit aliquid? Sed, quae immolant, daemoniis immolant et non Deo; nolo autem vos communicantes fieri daemoniis. on potestis calicem Domini bibere et calicem daemoniorum; non potestis mensae Domini participes esse et mensae daemoniorum. An aemulamur Dominum? Numquid fortiores illo sumus?».

Entendemos que: 1) no puede haber ningún papa hereje, apóstata o cismático; 2) que si esto sucede, esa persona no es Papa, porque de lo contrario, se niega el dogma infalible; 3) quen reconozca el Primado de jurisdicción a un hereje o cismático no reconoce el dogma deL Primado de jurisdicción; 4) porque de la visibilidad de la Iglesia se desprende que ese sujeto no es el Papa, ya que enseña y gobierna de manera NO una y No santa, de lo contrario se rechaza el dogma de la visibilidad [Iglesia (cum Pontifex) Una, Santa, Católica y Apostólica] ; 5) que existe un estado de necesidad que hay resolver mediante el Derecho y para explicarlo con precisión como lo hago en Apología del Papado (no soy un canonista, como explico en el texto, podría estar equivocado, pero mi hipótesis es específica y es una hipótesis) ; 6) en el entretanto, los fieles plenamente conscientes pecan si comunican con el hereje, el apóstata o el cismático. Pero quienes no son conscientes de ello, aunque sin su culpa, no se separan de la fe, tal como acaeció en el tiempo del Cisma de Occidente; 7) que los que enseñan lo contrario, rechazan la  Pastor Aeternus , y por lo tanto, rechazan la fe católica.

Desafío a cualquiera que diga, que aquí,  estamos haciendo apología del sedevacantismo o negando alguna verdad de la fe revelada y definida, o de la teología común. Los críticos se interrogan oh hacen lo que deben:  penalizar o quedarse con la cabeza metida en una bolsa. Contra Pastor Aeternus y contra los que, como yo, la defiende, no hay nada que hacer sino la calumnia o censurar o filosofar sin utilizar argumentos del Magisterio, no hay armas legítimas disponibles.

Es suficiente, y ahora sigo explicando las principales corrientes teológicas de las herejías contemporáneas  (modernismo, ratzingerianesimo, sedeplenismo), no sin antes señalar que la cuestión ya no es objeto de debate teológico, porque es materia revelada por Dios y definida por la Iglesia. Recordamos  Pío XII contra el Modernismo y la Nouvelle Theologie, enHumani generis (… incluso en defensa del magisterio ordinario y no el solemne y extraordinario … por no hablar, no tenía tiempo que perder con la impenitente): 

” Hay algunos que, de propósito y habitualmente, desconocen todo cuanto los Romanos Pontífices han expuesto en las Encíclicas sobre el carácter y la constitución de la Iglesia; y ello, para hacer prevalecer un concepto vago que ellos profesan y dicen haber sacado de los antiguos Padres, especialmente de los griegos. Y, pues los sumos pontífices, dicen ellos, no quieren determinar nada en la opiniones disputadas entre los teólogos, se ha de volver a las fuentes primitivas, y con los escritos de los antiguos se han de explicar las constituciones y decretos del Magisterio.

13. Afirmaciones éstas, revestidas tal vez de un estilo elegante, pero que no carecen de falacia. Pues es verdad que los Romanos Pontífices, en general, conceden libertad a los teólogos en las cuestiones disputadas —en distintos sentidos— entre los más acreditados doctores; pero la historia enseña que muchas cuestiones que algún tiempo fueron objeto de libre discusión no pueden ya ser discutidas.

14. Ni puede afirmarse que las enseñanzas de las encíclicas no exijan de por sí nuestro asentimiento, pretextando que los Romanos Pontífices no ejercen en ellas la suprema majestad de su Magisterio.

Es posible que la Luna caiga sobre la Tierra; es muy posible que mi libro Apología de papado contenga errores (damos la bienvenida a correcciones); pero NO es posible que un verdadero Papa promulgue nuevas doctrinas heréticas o apóstatas sobre asuntos de la fe y las costumbres, cultos paganos, leyes inmorales, santos condenados etc …, CRISTO JESÚS NO MIENTE Y LA IGLESIA NO SE EQUIVOCA PROCLAMANDO DOGMAS DE FE Y LA “PASTOR AETERNUS” LO ES. Todo el mundo dice y hace lo que quiere, pero esta es la verdad que usted debe saber y proclamar desde las terrazas  [… continúa … de videos en línea 17/06/2014 de conferencias]

De la conferencia del 12 de junio de Potenza y del 13 de junio de Teramo

Link: http://www.effedieffe.com/index.php?option=com_content&view=article&id=297900%3Aapologia-del-papato-due-appuntamenti&catid=83%3Afree&Itemid=100021

Facebook: https://www.facebook.com/apologiadelpapato

2 replies »

  1. Jn 21:20-22.- “Pedro miró alrededor y vio que, detrás de ellos venía el otro discípulo …… Cuando Pedro lo vio, preguntó a Jesús: Señor, y este ¿qué?. Jesús le contestó: Si yo quiero que él permanezca hasta que yo vuelva, ¿a ti qué?”

    En esta parte revela el Señor que Pedro (y sus sucesores) no permanecerían en el dogma, sino un resto fiel representado por Juan (y sus sucesores).

    Me gusta

  2. Si fue aprobada en mil 1870 no es algo salido del concilio vaticano segundo, pues todo lo salido de CVII está en el error, y lo que ya estaba antes del CVII no es del CVII aunque el CVII se apropie de ello para sus fines.

    Si quien convoca el CVII es un hereje, este hereje solo puede llevar a la herejía!.

    Si quien gobierna como papa no lo es, este solo puede llevar al error y a la confusión de la verdadera doctrina (evangelio diferente al de Galatas 1:8 es anatema) mezclando el error de lo que no lo es, para así lograr el objetivo de la secta para la que trabaja (masonería), la confusión es el arte de la secta, ella mezcla verdades con mentiras para pasar sus mentiras como verdades, y las verdades diluirlas en el tiempo como mentiras obsoletas alejadas de los tiempos modernos. Así, mientras los que se creen sabios, pasan a ser unos siervos necios que se creen sabios, pues entre que ellos discuten esto es verdad y esto no, la verdad es diluida… ellos así siempre logran sus objetivos, la aceptación parcial de algo que es un error en su principio y en su totalidad, pues el error se oculta en el conjunto del evangelio propuesto, y este ha de ser destruido en su totalidad sin entrar a discutir lo que es o no es, lo que estaba de lo que no estaba, ya que lo estaba antes del CVII estará por ser verdad, pues lo que estaba estará, pero lo que no estaba no se ha de permitir que este.

    La lucha entre sí de quienes están en la verdad, es la victoria de quienes niegan la verdad.
    Dios, Patria y Rey

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s