ALL POSTS

¿LAS OMISIONES DE GARABANDAL, PRUEBAN SU FALSEDAD?


Este es el tema de un comentario mío, con que he respondido a un comentario de un post anterior. Como el error implícito en este argumento, es muy importante para discernir no solamente cualquier aparición, sino en nuestra propia vida personal y en el discurrir de muchos católicos conciliares y tradicionalistas, me ha parecido traerlo a esta entrada. Tanto más que el tema se ha visto reproducido en un página web haciéndose eco de la actualidad de Garabandal con la muerte del ciego Joey Lomangino, a quien se habría prometido (de los cual sólo hay el testimonio de una vidente, por lo que bien pudiera ser algo falso). Pues bien, yo para beneficio de todos, oso exponer mis ideas sobre el caso. Si contienen algún error me gustaría ser informado de ello.

Éste es el comentario que se contesta en este blog:

Nada: Garabandal es antes de la implementación de la nueva misa (1967 para la misa “normativa” y 1969 para el novus ordo) , pero si uno de los propósitos de las apariciones son advertir de un peligro, como el que iba a suponer la nueva misa, allí hay una omisión. Es la tesis de :
http://lahondadedavid.blogspot.com/2014/06/las-omisiones-de-garabandal-prueba-de.html

Y esta es mi respuesta que hago pretendiendo no herir a nadie sino salir por los fueros de la verdad:

Luso:

Ud. hace bien en corregirle sobre un error elemental a Nada y que demuestra que él no ha leído nada sobre las apariciones de Garabandal. En efecto el dice: “ TRAS implantarse la falsa misa y desaparecer la verdadera consagración, aparece Garabandal llamándonos al celo eucarístico…” Ahora bien los textos a que se remite diciendo “aparece Garabandal..” están escritos en 1961 y en 1965: ocho y cuatro años antes de la aprobación de la nueva misa; y algunos más respecto de la creación del nuevo ordinal de los sacramentos, que evidentemente guarda relación con la validez de la nueva misa y la vida sacramental y eucarística de los fieles. Yo ya me había referido a ello en uno de los posts dedicados a Garabandal, lamentando que no se hubiera parado en seco dichos cambios a la vista de los mensajes de Garabandal. Y si no se les hubiera dado crédito- lo cual era perfectamente legítimo, pese a las manifestaciones encomiásticas del papa del momento- se hubiera debido de tener en cuenta los textos del concilio de Trento sobre la misa y los sacramentos, así como la doctrina sobre la materia y la forma dada irreformablemente por Pío XII. En resumen los cambios contradecían y trituraban al magisterio solemne y ordinario precedente al pontificado de Pablo VI.
El que los mensajes de Garabandal sólo hubieran insinuado la maldad intrínseca de los cambios sacramentales y no la hubiera denunciado expresamente, avisando de ello con acentos gravísimos, supone el NO CONOCER la economía salvífica de la institución de la Iglesia, que se resume en que tanto la Iglesia, como institución, como nosotros individualmente no debemos esperar avisos del cielo, ángeles mensajeros, apariciones para todo aquello que la razón ilustrada por la Fe, con la ayuda del Magisterio, la oración personal y la dirección espiritual en el caso de los particulares; pueda darnos la solución de nuestras perplejidades. Muchos erróneamente acuden a pedir gracias extraordinarias, que les resuelvan dudas acerca de la comprensión de la Fe, la propia vocación,la resolución de problemas morales ante varias posibles, probables, o más probables soluciones de estos problemas. Ya implícitamente fue dicho por el mismo Señor Jesucristo, cuando en boca de Abrahan dijo aquéllo de “Tienen a Moisés y a los profetas“. Esto es algo trillado en la teología mística y moral, y ha sido la constante práctica y enseñanza de la Iglesia.

Todo ello está en contradicción con lo que Ud. aduce diciendo que “si uno de los propósitos de las apariciones son advertir de un peligro, como el que iba a suponer la nueva misa, allí hay una omisión”. . Su afirmación remite a un blog que sostiene esta falsedad entre otras a las que he apuntado brevemente.
La tesis, estaría puesta en forma de esta manera:

En algunas apariciones falsas, SE OMITE lo que es uno de los propósitos de las apariciones, : advertir de los peligros contra la Fe.
Es así que en Garabandal se ha omitido la advertencia sobre el peligro y el error, de la nueva Misa, y por extensión de los falsos ritos, y el cese de la “verdadera devoción eucarística”

Luego…. Garabandal al omitir la advertencia de todo ello, sería claramente una falsa aparición.

Ahora bien, este razonamiento falla en importantes puntos que paso a señalar.

El propósito de las apariciones no es ese que Ud. cita. Muy bien pudieran omitir claramente esa advertencia y continuar siendo verdaderas, con otros propósitos distintos. Es más yo creo que si hubiera habido tal advertencia expresamente declarada, podría ser un claro motivo para rechazar esa parición como falsa. Paso probar lo anterior:
En todas las grandes crisis de la Iglesia, como el arrianismo, el luteranismo, el calvinismo el anglicanismo etc.. no ha habido apariciones denunciando los errores que amenazaban y se propalaban. Sin embargo es claro que ha habido apariciones por la misma época, que no hablaban expresamente de esos errores. Guadalupe es una de ellas. (Se ha dicho de esta aparición que llevó a la Iglesia muchas más almas de las que le quitaban los errores de los “reformadores”).
Otra cosa es que en ocasiones, aunque no siempre, haya habido fenómenos extraordinarios que IMPLÍCITAMENTE confirmaban la falsedad de esos errores. Por ejemplo, las hostias conservadas incorruptas en El Escorial con gotas de sangre y la marca de las botas de los fanáticos calvinistas que en aquel siglo asaltaban las Iglesias y cometían horrendos sacrilegios contra la Eucaristía y las sagradas imágenes. Tales acciones fueron después repetidas por las huestes de Cromwell en Inglaterra. Hay muchos más ejemplos: Me vienen a la cabeza las Revelaciones a Santa Margarita, por el Sagrado Corazón. Es evidente, y así lo dicen muchos autores, que venían a contrarrestar la perniciosa influencia del jansenismo, estimulando la confianza en el amor divino, y la Fe en su ternura, misericordia y condescendencia con los humanos, particularmente con nosotros los pobre pecadores. Pero en ellas no se lee ninguna denuncia o aviso explícito del peligro del Jansenismo que por aquella época y hasta siglos más tarde pervertía los espíritus (Yo creo que sigue haciéndolo en la actualidad, particularmente en instituciones que reproducen los errores jansenistas, y los afines de los galicanos, respecto de la potestad del papado y su infalibilidad)

La razón profunda de este modo de ser en la economía de la Salvación es la ya apuntada: Dios ordinariamente no interviene visiblemente en los asuntos humanos que ellos pueden resolver con la ayuda de la oración, la gracia, el recurso al magisterio, y a la enseñanza de los Padres de la Iglesia, y a la dirección espiritual. En otras palabras “tienen a Moisés y a los profetas” o si se quiere tienen la “Santa Escritura, los Evangelios, y la enseñanza infalible de la Iglesia, y de los encargados expresamente para ello, los sucesores (los legítimos) de San Pedro- a quien fue dicho confirma a tus hermanos y apacienta a mis ovejas (las madres) y a mis corderos (los fieles). Es claro que Garabandal, ni ninguna otra aparición, pueden interferir ordinariamente en esta obligación del cristiano. El pretender algo distinto a esto es tentar a Dios, o sea un pecado, y de esto no están ajenos los que exigen a las apariciones y revelaciones privadas, la resolución de sus problemas. A contrario, caen también en el mismo fallo los que como Ud. y la página enlazada, dictaminan que una aparición es falsa porque no hubiera advertido expresamente de los peligros que estaban próximos a suceder.
Como resumen le diré que los que establecen, como es el caso de la página enlazada por Ud., un argumento para probar la falsedad de Garabandal, por HABER OMITIDO según su parecer, algo que allí se establece falsamente como el propósito de toda aparición; CAEN EL ERROR.

Con todo hay que aceptar que en Garabandal se sugieren y quizás se apunta bastante explícitamente a varios errores que ya inundaban el cuerpo social del catolicismo, en 1961 y siguientes y sobretodo en los años posteriores al Concilio. Como ya he indicado: La apelación a la Penitencia y al propio sacrificio, en una época marcada por el hedonismo, que en definitiva abriría paso al concilio modernista como causa última y más importante, patentizada en la casi total ausencia de tales temas en la predicación de los eclesiásticos, la corrupción de las devociones, particularmente de la devoción eucarística, la falta de temor de Dios que trascendía ya en la predicación de los eclesiásticos; la escasa importancia que se daba a la Eucaristía que culminaría en ataques y desprecios por las “visitas al Santísimo”, un nueva Misa y nuevos ritos ritos sacramentales; y sobre todo la casi explícita denuncia que atraviesa la terrible frase que fue determinante para prohibir la aparición, y para publicar desaprobaciones por falsos obispos modernistas y ya carentes de jurisdicción, “Cardenales obispos y sacerdotes, van, muchos por el camino de la perdición, y llevan consigo a muchas almas“. Nos podríamos preguntar si en esa frase no van ya implícitamente señalados los papas conciliares, aunque a lo menos, con certeza, sí lo estaba todo el clero católico de una institución (que llegaría pronto a no ser la Iglesia Católica) que en vez de ser sacramento de salvación, llegaría a llevar a muchas almas a la perdición. Me pregunto que más hacía falta decir, sin caer en pedir una patente intervención por parte de Dios, para desautorizar la situación del momento y la que iba a venir inmediatamente. ¡Qué terrible ceguedad puede ser mayor, que la de quien se atreve a señalar OMISIONES que delatarían la falsedad de las apariciones de Garabandal!. La situación me recuerda la de los fariseos que pedían signos del cielo y a quienes no se les darían, fuera del de la Resurección que tampoco supieron aprovechar.

Con esto no estoy diciendo que Garabandal sea una auténtica aparición de María, pues en absoluto sí pudiera ser falsa, pero entonces lo sería por otros motivos, entre ellos “la falta de velo en la Sma. Virgen“, si esto fuera malo, u otros muchos más, manifiestos en otras apariciones, como claramente acontece en las apariciones que propagan errores contra la Fe, y aun herejías como sería la rampante actualmente del “Ecumenismo” en Medjugorje.

Bayside, a lo que yo sé, es el tipo de apariciones, que le encantarían a Ud. y al blogger de la página citada, si es que no encontraran otros fallos como probablemente sucede. En efecto en esta aparición se establece la sana doctrina, como puede verse en numerosas páginas de internet, y no sólo no se omiten advertencias de peligros y errores actuales, sino que se prodigan ad nausean hasta el punto que sus adeptos la acogen como una nueva Biblia y un nuevo magisterio que les guíe en las tribulaciones presentes. En esa aparición NO SE OMITE EL SUPUESTO DEBER de avisar de los peligros y errores presentes. Sólo tiene un fallo, el respaldar a los papas conciliares, inventándose para ello “un supuesto papa malo” que sería un sosias del pobre Pablo VI, que como está dicho en otras revelaciones particulares, es el papa mártir, la víctima bendecida por el Corazón Inmaculado, como dice el P. Gobbi. En los libros que recogen sus mensajes sí hay advertencias explícitas de los actuales peligros y errores, puestos en boca de la Sma. Virgen, que en este caso no habría omitido su DEBER de avisarnos de todo ello. Tales avisos y advertencias llenan numerosas páginas de varios de sus libros. De seguro que el que lo tenga como guía abandona por lo menos en cuanto al tiempo que les dedica, la Santa Escritura y el magisterio de la Iglesia que han hablado suficientemente sobretodo todo ello. Es el viejo error del rico epulón, al que se le dijo que sus hermanos no tenían excusa, porque “tienen a Moisés y a los profetas”.

Como colofón de lo dicho, diré una anécdota que me ha venido a las mientes a medida que escribía este comentario. En las revelaciones particulares de Doña Marina de Escobar, la ilustre vallisoletana del siglo XVII, que convencieron al gigante de la espiritualidad, venerable Padre Luis de la Puente (también vallisoletano) que las equipara a las de Santa Gertrudis, Santa Matilde y otras santas; se narra un hecho por demás curioso: Nuestro Padre San Ignacio que se le aparecía con alguna frecuencia junto con otros santos además de Nuestra Señora y Nuestro Señor, le viene a indicar que algunas dudas en los penitentes, deben ser resueltas por medio de los padres espirituales y no por locuciones de los bienaventurados como él, a quien parece que la mística le encomendaba este oficio; aduciendo que los directores espirituales y confesores, gozan de luces especiales para estos casos con que les protege Dios. En su caso, el doctísimo P. La Puente y algunos más que le asistieron como los dominicos de San Pablo, hermanos carnales del Padre, también de gran santidad, no la defraudaron.

3 replies »

  1. En otro post me responde un hermano en la fe: “Garabandal es antes de la implementación de la nueva misa (1967 para la misa “normativa” y 1969 para el novus ordo)”, y yo digo:
    ¿acaso la nueva misa, nuevo catecismo, nueva liturgia, nuevos aires, nuevo altar no emanan del Concilio Ecuménico Vaticano II, CVII -concilio de apostasía-?. Pues bien, revisemos la historia, pues es evidente que las apariciones de Garabandal se desarrollan en estrecha simultaneidad con dicho pernicioso CVII. Veamos: éste será convocado en fechas previas al 25 de diciembre de 1961, fecha en que comienza, presidido por el antipapa JXXIII, y será clausurado el 8 de diciembre de 1964 por el también antipapa PVI. La primera aparición de Garabandal tendrá lugar el 18 de junio de 1961 y la última conocida el 13 de noviembre de 1965. Es evidente que ambos eventos ocurren paralelamente, y su coincidencia no puede ser casual, sino que entra dentro de los planes de la cabeza invisible del anticristo, el Demonio, planes que se ejecutan por las cabeza visibles del Anticristo, los antipapas, en contradicción manifiesta con la denuncia profética que la verdadera Virgen dió a los videntes en Fátima, pidiendo que a más tardar en 1960 se revelase al mundo y que el Antipapa JXXIII decidió ocultar en 1960 con la disculpa de que “no quería ser profeta de calamidades”.
    En definitiva, me mantengo en la Tesis de que Garabandal fue un instrumento del mal para acreditar como buena la Apostasía naciente. Así, cuando la Iglesia Universal entera, incluyendo el supuesto Papa, pero en realidad antiPapa, estaban cayendo en las manos del enemigo de Dios, la supuesta virgen de Garabandal afirma, sacándo hierro al asunto, que “algunos cardenales, obispos y sacerdotes caminan hacia la perdición”. Rápidamente los católicos identificaron a esas “manzanao podridas” como los cardenales, obispos y sacerdotes que se oponían al CVII desobedeciendo al “Papa”.

    Me gusta

  2. “…algunas dudas en los penitentes, deben ser resueltas por medio de los padres espirituales y no por locuciones de los bienaventurados como él…”, que é a Inteligencia divina?!!!

    O fariseu apenas busca regras.

    Me gusta

  3. Elijo este post entre todos los de garabandal para poner la siguiente informacion.
    Estoy estudiando a fondo estas apariciones y claramene la virgen DEFIENDE A LA IGLESIA CATÓLICA TRADICIONAL OPONIÉNDOSE CLARAMENTE A LA CONCILIAR.

    Como muestra dejo un maravilloso texto sobre un niño ( me gustaria saber quien es) que cuenta todas estas cosas mientras habla directamente con el santísimo en el sagrario. Extraido de http://www.virgendegarabandal.net/vdg/mita323.htm

    Diálogos con Jesús.

    Fragmento de la historia de un niño que habla con Jesús.

    La Santísima Virgen María enseñó durante sus Apariciones en Garabandal cómo se debe recibir la Comunión: las niñas siempre recibieron la Comunión de manos del Ángel (cuando no había sacerdotes en el pueblo) de rodillas y en la lengua. Incluso, saliendo de la Iglesia, salían sin dar la espalda al Santísimo sino andando hacia atrás. Solían ir a visitar al Santísimo con frecuencia y les enseñó a hablar con Jesús después de la Comunión y a escucharle. También dijo la Virgen que la Santa Misa es el Sacrificio incruento de su Hijo en la Cruz como desde siempre nos enseñó el Catecismo y que pensásemos durante la Santa Misa en la Pasión de Jesús.

    En el fragmento que sigue, este niño vive con gran amor a Jesús las enseñanzas de la Santísima Virgen en Garabandal.

    Diálogos con Jesús.

    Fragmento de la historia de un niño que habla con Jesús. El niño lleva en su mano derecha una estampa de la Virgen de Garabandal.

    Todo comenzó en una pequeña Capilla con el Santísimo en un pueblo del Norte de España. El niño estaba de rodillas pegado al altar, no había nada delante del Santísimo. Como desde tiempo inmemorial el Santísimo estaba en el centro, ningún otro altar o mesa delante, con un pequeño presbiterio, una barandilla y un niño de unos siete años, no reza, sino que habla con Jesús en el Santísimo. Un pequeño Sagrario, una lámpara que ardía a su lado derecho. No le dije nada me arrodillé apenas dos metros detrás de él.

    El niño escucha atentamente y habla a Jesús en voz baja. Tan entrañable mirada de amor hizo que saliese detrás de él y le pregunté:

    ¿Hablabas con Jesús?

    Sí, está en el Sagrario y le digo mis cosas.

    ¿Cuales?

    Mi familia es pobre, tiene problemas y le cuento a Jesús.

    ¿Escuchas a Jesús?

    Sí, muy claro, me dice lo que tengo que hacer. Me muestra muchas cosas y como soy pequeño me dice que primero me va a educar y para eso me da a su Madre y Madre nuestra, la Virgen María de Garabandal.

    ¿Por qué la Virgen de Garabandal?

    Porque ha venido del Cielo a decirnos lo que tenemos que hacer. Trae al Niño, el que vuelve de nuevo, el que me dice estas cosas.

    ¿Pero es que tu le oyes a Jesús?

    Sí, me habla clarísimo y sin palabras. Me muestra cosas de su vida y lo que tengo que hacer.

    ¿Y tu lo ves?

    Sí, lo veo todo aunque cierre los ojos.

    ¡Asombroso!, este niño, de unos siete años, no sabía que oir a Jesús clarísimo pero sin palabras es un diálogo místico muy superior a la locución y la visión sin imágenes sensibles, una contemplación mística del mas alto grado.

    ¿Cómo es que vienes a esta Capilla?

    Aquí hay sacerdotes muy buenos pero yo necesito hablar con Jesús primero y luego le digo a mi párroco. En mi iglesia parroquial pusieron una mesa delante de mi Jesús, delante del Santísimo, y veo a los Sacerdotes pero no puedo ver a mi Jesús. Ellos se ponen alrededor de la mesa, de espaldas al Sagrario, pero yo quisiera que se pusieran alrededor de Jesús para que todo lo que hagan se lo ofrezcan al Altísimo, a la Santísima Trinidad. Siento mucho frío en esa Misa. La Palabra viva es Jesús, y está allí en el Sagrario y me enseña a comprender todo lo que oigo de las lecturas. Según lo dicen lo entiendo.

    Pues dile a tu párroco que diga la Misa de cara al Santísimo.

    Algunas veces lo hace en latín. Y lo que dice lo entiendo.

    ¿Cómo es que lo entiendes? ¿Qué quiere decir “Dominus vobiscum”?.

    El Señor esté con vosotros.

    Y ¿quien te lo enseñó?

    Pues es que está claro porque lo entiendo.

    Ad Te qui laetificas juventutem meam, ¿qué es?

    Pues eso que dice, “a Ti que alegras mi juventud”.

    ¿Arregló Jesús los problemas de tu familia?

    Sí, se lo pedí y me lo concedió; unos los arregla ahora, otros dentro del mes y alguno durante el año. Pero, como me dijo “Sí”, todo está resuelto.

    ¿Por qué no vas al Santuario de la Virgen que está cerca de tu parroquia?.

    Voy alguna vez. Es que han quitado a mi Jesús y lo han puesto al lado. Es como si ya no fuese el Altísimo, está en segundo lugar y a mi madre la Virgen María la han puesto en el centro, sin Jesús. Hay un crucifijo en solitario que es muy frío porque ni tiene a su Madre ni al hijo que nos dio en la Cruz. Siempre quiero ver a Jesús, a Su Madre y a San Juan a su lado. Pero han separado al Hijo de su Madre y se lo digo a Jesús: que no sufra porque cuando sea grande se lo diré al Obispo.

    ¿Pero tu quieres ser Sacerdote?

    Sí.

    El Niño vive de un modo singular la Santa Misa. Me decidí volver otro día y hablar de nuevo con él. A los dos días le vi y le dije,

    ¿Pero es que no hay Sacerdotes que celebren como te dice Jesús?

    Los Sacerdotes de por acá son muy celosos y santos y son heroicos. Aun de viejos celebran en varias parroquias porque son pocos y algunos están enfermos. Muchos niños no hablan con Jesús ante el Santísimo y por esto hay pocas vocaciones y varias iglesias están cerradas.

    ¿Cómo va a llamar Jesús a los niños si no van a verle y si no hablan con Él en el Sagrario y no le escuchan. Mi párroco me enseñó que tenía que hablar a Jesús y escucharle y así lo hago. Mi párroco habla con Jesús delante de los niños y desde entonces yo le hablo también.

    ¿Cómo es que recibes la Comunión de rodillas?

    Mi Ángel de la Guarda, que está a mi lado, está de rodillas, adora y ama. Yo, a Dios, le recibo de rodillas. Mis manos no están consagradas. Voy a un sitio donde dan la Comunión de rodillas y en la lengua solamente. Es un Sacerdote viejo. La Virgen María enseñó durante las Apariciones de Garabandal que se debe comulgar de rodillas y en la lengua y enseñó que la Santa Misa es el Sacrificio incruento de su Hijo Jesús. El párroco nos lo enseña así en el catecismo.

    ¿Tu párroco cree en las Apariciones de la Santísima Virgen en Garabandal?

    Sí, muchísimo. Nos dijo en la catequesis que las Iglesias se unirán y que ahora, en el final de los tiempos, viene una gran purificación para el mundo y que después todos vivirán para Dios y que así lo dijo la Virgen durante sus Apariciones en Garabandal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s