ALL POSTS

¿ LA MISA DE 1962 Y LA NUEVA SON LA MISMA MISA?


El Motu Improprio

Siete años más tarde: El Summorum Pontificum de Benedicto XVI Críticamente Examinado

image

UNA REALIDAD que hoy es muy necesario chequear

¿”Uno y el mismo rito”?

Cómo el Motu Proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI tuvo como objetivo destruir la Misa Latina Tradicional

por Gregorius

[Publicado originalmente el 12 de octubre 2007; revisado y ampliado, el 02 de agosto 2014]

Traducción de este blog no autorizada, consúltese el original para una exacta comprensión en Novus Ordo Watch

image

Arriba a la izquierda: “El cardenal” Ratzinger  en la “forma ordinaria del rito romano”, distribuye la comunión en la mano al protestante Roger Schutz. (Fuente ) Arriba a la derecha: “El cardenal” Ratzinger en la forma extraordinaria del rito romano” con una celebración poco común de una misa tradicional en Weimar, Alemania, en abril de 1999. ( Fuente )

Después de aproximadamente un año de rumores, el 7 de julio de 2007, el P. Joseph Ratzinger (“Papa Benedicto XVI”) finalmente lanzó una “Carta Apostólica Motu proprio “, titulada Summorum Pontificum , sobre el uso del Misal Romano de 1962 , en el l rito litúrgico conocido por muchos como la “tradicional Misa Latina” Este documento otorga un permiso bastante amplio a los sacerdotes de la Iglesia del Novus Ordo para usar el Misal de 1962 (de Juan XXIII) en lugar del Misal de 1970 (de Pablo VI) para la celebración de la misa, aunque no acaba,con todas las condiciones y restricciones, como veremos a continuación.

Muchas almas queridas y bien intencionados que tratan de ser buenos católicos tradicionales llevaban mucho tiempo esperando ese “indulto universal” – o permiso general – para “liberar” la misa tradicional, para que los sacerdotes ya no tengan que obtener una autorización especial de su obispos locales para que se le permita ofrecer la Misa según el Misal de 1962, dado que muchos obispos Novus Ordo se oponen con vehemencia a la misa tradicional.

Por lo tanto, ¿no es esto algo bueno? ¿No deberíamos alegrarnos de que la Tradición esté finalmente regresando? ¿No es el mismo ” Papa” el que muestra claramente que él está interesado en “la restauración de la tradición”?

Tales eran los sentimientos entonces, y tales son todavía hoy en gran medida siete años después. Pero lo que muchas almas sinceras pero engañados han aclamado como una gran victoria para los tradicionalistas, es en realidad nada más que un intento muy hábil para tratar de dar un golpe mortal a la verdadera Misa Tradicional y a la resistencia católica tradicional a la Iglesia del Vaticano II, como demostraremos en este ensayo. De hecho, en mayo del 2005, sólo unas semanas después de su elección, Novus Ordo Watch pronosticó que Benedicto XVI iba a restablecer la Misa de 1962 en la vida ordinaria de la Iglesia del Ordo Novus. Es parte integrante de la Revolución modernista su modus operandi de aplacar a los tradicionalistas, ya que ayudará a mantener dentro a las personas unidas a la Iglesia del Vaticano II y a sus falsos pastores.

Antes de comenzar nuestro análisis del motu proprio de Benedicto XVI con la carta adjunta que lanzó, primero vamos a entender algo muy importante: El rito de la Misa que Benedicto XVI autorizó de nuevo a gran escala es el del Misal de 1962 del “Papa Juan XXIII” (Cardenal Angelo Roncalli) – no es la Misa tradicional propiamente dicha. El misal publicado por Juan XXIII no se utilizó hasta que el Concilio Vaticano II ya estaba en desarrollo y pronto fue sustituido por el del Novus Ordo Missae de 1969 , aunque el llamado “Misal híbrido” ya estaba en uso desde 1965.

Algunos de los cambios introducidos por Juan XXIII, que no se encuentran en el Misal antes de 1962, son los siguientes:

  • Nombre de San José añadido al canon de la misa
  • Se abolieron el segundo Confíteor y la absolución (antes de la Santa Comunión)
  • Varios cambios en las fiestas.

Una copia en PDF del Misal de 1962 se puede descargar aquí .

Con el fin de ver lo que Benedicto XVI ha hecho al permitir un uso más amplio de la misa de 1962 por medio de su motu proprio que yo prefiero llamar  motu impropio, si se me permite el juego de palabras – hay que preguntarse sobre el “qué”, “cómo “, y el” por qué “.

Al responder estas preguntas, se hará evidente que la liberalización de Benedicto XVI del Misal de 1962 sólo debilitó la resistencia tradicionalista en su iglesia, como consecuencia, sin duda, de lo que se pretendía. Un mayor acceso a la Misa de 1962 habría mantenido a muchos tradicionalistas que de lo contrario hubieran dejado de estar  unidos a la Iglesia del Vaticano II y quizás se habrían añadido de nuevo algunos de los que estaban fuera del rebaño modernista, ahora dirigido por el “Papa” Francisco.

Esto es trágico, por muchas razones, la no menos importante de las cuales es que casi todos los sacerdotes que ofrecen Misa según el Misal de 1962 no están válidamente ordenados , ya que sus ordenaciones tuvieron lugar en el rito de ordenación dudoso de Pablo VI, o se produjeron en el rito tradicional, pero administrado por obispos que estaban ellos mismos inválidamente consagrados. (Ver los enlaces al final de este artículo para obtener más información.)

El “qué”

Así que, ¿qué ha decretado Benedicto XVI en Summorum Pontificum ? Él decretó que, a partir del 14 de septiembre de 2007, el Misal de 1962 se convertiría en lo que él llama la “forma extraordinaria” del “único rito romano”, cuya forma normal” – usted lo adivinó – es la Misa del Novus Ordo. Benedicto afirma que no existe una ruptura entre los dos ritos, que ambos son reglas auténticas de oración ( lex orandi ) y por tanto expresan adecuadamente la ley de la fe (lex credendi ). Con ciertas restricciones, aquí y allá, el Misal de 1962 se puede utilizar libremente en la Iglesia Nueva. Lo mismo ocurre con la administración de otros sacramentos en su forma pre-Vaticano II (bautismo, penitencia, confirmación, matrimonio santo, y “unción de los enfermos”, es decir, la extrema unción).

El “cómo”

En resumen: Se trata de permitir que cualquier sacerdote de la iglesia Novus Ordo pueda lícitamente ofrecer la Misa según el Misal de 1962 sin el permiso del obispo local, si la Misa se ​​dice en privado, es decir, sin que la gente asista. Esto puede hacerse en cualquier día excepto en el Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo (el “Triduo de Pascua”), durante el cual el uso del Novus Ordo Misal es obligatorio. En las parroquias Novus Ordo donde hay un “grupo estable” que está “unido” al Misal de 1962, el pastor puede “instar” o” animar” para que se digan estas misas, incluso con público, teniendo cuidado de que estas personas sigan formando parte de la la parroquia unidas al obispo local. Esta es básicamente la “carne” del motu proprio , aunque hay más en él y se establecen tecnicismos legales que, sin embargo, están más allá del alcance de este análisis.

El “por qué

Aquí viene la parte más interesante: ¿Por qué el padre Ratzinger hace esto? En conjunción con el motu proprio, Benedicto XVI emitió una carta dirigida a todos los obispos Novus Ordo en el mundo, en la que explica su decisión de permitir un uso más amplio del Misal de 1962. (Sería útil leer esta carta a fin de comprender mejor el comentario crítico que sigue) El texto completo de este documento se puede encontrar aquí:

En esta carta, Benedicto cándidamente deja en claro que su intención es complacer a los tradicionalistas que han dejado la “plena comunión” con su iglesia Novus Ordo, así como a aquellos que todavía están “en plena comunión”, pero podrían estar inclinados a dejarla:

Paso ahora a la razón positiva que me ha motivado a este Motu Proprio, que se añade al de 1988 [ Ecclesia Dei de Juan Pablo II]. Es una cuestión de llegar a una reconciliación interna en el seno de la Iglesia. Mirando hacia atrás en el pasado, a las divisiones que a lo largo de los siglos han desgarrado el Cuerpo de Cristo, se tiene continuamente la impresión de que, en los momentos críticos, cuando la división estaba naciendo, no se hizo lo suficiente por los líderes de la Iglesia para mantener o conquistar la reconciliación y la unidad. Uno tiene la impresión de que las omisiones por parte de la Iglesia han tenido su parte de culpa en el hecho de que estas divisiones hayan podido consolidarse. Esta mirada al pasado impone a nosotros hoy: hacer todo lo posible para permitir que todos aquellos que tengan verdaderamente el deseo de unidad, permanezcan en esta unidad o la reencuentren de nuevo. Pienso en una frase de la segunda carta a los Corintios, donde Pablo escribe: “Mi boca se abre, oh corintios, a vosotros y mi corazón se ensancha. No están mis entrañas cerradas a vosotros, las vuestras sí que lo están para mí. (2 Corintios 6:11-13). Pablo [note la referencia a sólo “Pablo”, en lugar de San Pablo -Gregorius ] lo dice ciertamente en otro contexto, pero su invitación puede y debe tocarnos a nosotros, justamente en este tema. Abramos generosamente nuestro corazón y dejemos espacio a todo lo que la fe misma ofrece.

(Benedicto XVI, “Carta a los Obispos con motivo de la publicación de la Carta Apostólica” Motu Proprio Data ‘ Summorum Pontificum sobre el uso de la liturgia romana anterior a la reforma de 1970 “ )

Con ello se cumple la predicción publicada por Novus Ordo Watch en 2005 con bastante precisión:

(2) Conforme pasa el tiempo, Benedicto XVI se esforzará al máximo para aparecer conservador, incluso tradicional; hará todo lo posible para reconciliarse con y totalmente regularizar, la Sociedad de San Pío X y los grupos tradicionalistas similares. Él permitirá que todos los sacerdotes del Novus Ordo que dicen la tradicional misa y tal vez incluso digan la Misa tradicional en forma regular en parroquias del Novus Ordo. (Esta reintroducción de la Misa tradicional en la vida ordinaria de la parroquia será absolutamente esencial.) Atraerá a los tradicionalistas de buena voluntad, pero confusos y cansados ​​de la guerra, por sus preocupaciones en relación con el Concilio Vaticano II y la Nueva Misa y hará que totalmente los acepten. Podría incluso reformar la Nueva Misa con una liturgia más conservadora. Podría venir en ayuda de una de las facciones fe la Iglesia que sigue siendo marginada y olvidada por tanto tiempo, a saber, los tradicionalistas. Se pretende tener la mente y el corazón de ellos abiertos a hacer todo lo posible para regularizar su situación, con el objetivo último de que todos los tradicionalistas formen parte de la Iglesia Nueva, bajo el lema tácito, sin embargo, de la “unidad en la diversidad . “

(Novus Ordo Watch,  “¿Qué esperar de ‘Papa’ Benedicto XVI” , 20 de mayo de 2005)

La Intención de Benedicto para con los Tradicionalistas supuso una desgracia, y ahora que han pasado siete años, es evidente que muchos cayeron en la trampa de la “oferta que no podian rechazar.”: Los elogios para Summorum Pontificum se escucharon por todas partes a pesar de que el documento en sí y la carta de motivos que la acompaña, es muy peligrosa y totalmente inaceptable, como veremos.

Mismo rito”, pero muy diferente

La Carta de acompañamiento de Benedicto XVI es quizás más interesante que todo el motu proprio. Comienza afirmando que sólo hay un rito romano de la Misa, a pesar de que se pueda celebrar en dos formas diferentes, una ordinaria y otra extraordinaria. Usted puede adivinar cuál es cuál. El “banal producto de todoterreno” ( como entonces-“Cardenal” Ratzinger la llamó en la década de 1990 ) es la forma “normal” (y, por tanto, primaria y normativa); la Misa de 1962, que todavía se asemeja externamente bastante a la anterior de Misa Tradicional de 1962, es la forma “extraordinaria”.

Considere lo que esto significa en la práctica.

Por ejemplo, en el lavado de las manos, la “forma extraordinaria” del “único rito romano” que tiene el sacerdote se reza el Salmo 25:6-12, de la siguiente manera (en latín, por supuesto, pero ésta es la traducción, que se encuentran en un misal diario estándar para el uso de los laicos):

Lavaré mis manos entre los inocentes; y rodearé tu altar, oh Señor:
Que yo pueda oír la voz de tu alabanza, y contar todas tus maravillas.
He amado, oh Señor, la belleza de tu casa; . y el lugar donde habita tu gloria
no pongas mi alma, oh Dios, con el impío, ni mi vida con hombres sanguinarios. En cuyas manos hay iniquidad: y cuya diestra está llena de sobornos, pero en cuanto a mí, he caminado en mi inocencia: redímeme y ten misericordia de mí.
Mis pies están en el camino directo: en las reuniones yo te bendecire oh Señor.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Pero la “forma ordinaria” del “único rito romano”, que, se nos dice, supuestamente expresa una misma fe ( lex credendi ) ya que expresa la misma ley de la oración ( lex orandi ), está el ruego del sacerdote limitado a sólo una línea del Salmo 50:

“Señor, lava mis iniquidades, límpiame de mis pecados.

Eso es todo.

Otro buen ejemplo sería la oración después de la consagración, el momento más sagrado de la misa católica cuando Dios mismo se encarna en el altar bajo las especies del pan y del vino. La “forma extraordinaria” del “rito romano” que recita el sacerdote es:

Por tanto, oh Señor, nosotros, tus siervos, como también tu pueblo santo, recordando la pasión bendita del mismo Cristo, tu Hijo, nuestro Señor, de su resurrección de entre los muertos, y su gloriosa ascensión al cielo, ofrecemos a tu excelsamajestad de Tus dones que nos otorgas, una víctima pura, una víctima santa, e inmaculada , el pan santo de la vida eterna, y el cáliz de la salvación eterna.

Dígnate mirar sobre ella con semblante pacifico y propicio, y acéptala , como cuando aceptaste la de Tu siervo el justo Abel, y el sacrificio de nuestro patriarca Abraham, y la que te ofreció el sumo sacerdote Melquisedec, sacrificio santo, víctima sin mancha.

Humildemente te suplicamos, Dios omnipotente, que estas nuestras ofrendas sean llevadas por manos de vuestro santo Ángel a vuestro sublime Altar en presencia de tu divina Majestad; para que los que participemos de este altar y recibamos el santísimo cuerpo y Sangre de tu Hijo seamos llenos de de toda bendición y gracia celestial. Por el mismo Cristo nuestro Señor. Amén.

¡Qué magnífico, elocuente, sublime y digna oración al Padre Todopoderoso! Es impresionante por su belleza, su riqueza doctrinal, y su identidad católica.

Por el contrario, el “nuevo y mejorado” rito de Pablo VI, que ahora es la “forma ordinaria” del “único rito romano”, ha sustituido a lo anterior, con esta parodia anodina de oración (en “Plegaria Eucarística No. 2″ , la forma más comúnmente utilizada):

En memoria de su muerte y resurrección, te ofrecemos, Padre, este pan de vida y el cáliz de salvación. Agradecemos que seamos dignos de estar en tu presencia y te sirvamos. Que todos los que participamos del Cuerpo y Sangre de Cristo seamos congregados en la unidad del Espíritu Santo.

¡vaya!

Para agregar insulto a la injuria, al introducir el Novus Ordo Missae, Pablo VI impíamente afirmó que finalmente se abrieron a los fieles “las riquezas, tanto doctrinales y espirituales” que hasta ahora “se escondían en a oscuridad de las bibliotecas” para que sean llevadas a la luz que ilumine y nutra los espíritus y las almas de los cristianos” (véase Pablo VI, “Constitución Apostólica” Missale Romanum de 1969).

¿Cómo fueron alimentados los ”espíritus y almas de los cristianos” por el “enriquecimiento” litúrgico de la Misa Nueva? Hemos sido testigos de ello durante los últimos 45 años, y todavía no ha terminado.

Lo que realmente sucedió cuando Pablo VI introdujo la Nueva Misa fue exactamente lo opuesto: Las oraciones hermosas y doctrinalmente ricas de la misa tradicional que habían iluminado y nutrido a los católicos por casi 2.000 años, se encerraron en la oscuridad de las bibliotecas, con la intención de que que nunca fueran encontradas de nuevo, y desaparecieran para siempre y fueran borradas de la memoria de la gente. Fue algo muy malo para Pablo VI y sus secuaces que la Iglesia católica y su misa verdadera no hayan podido ser destruidas; fue sólo a causa de un remanente de verdaderos católicos – y la santa providencia de Dios, por supuesto – que la verdadera Santa Misa siga viva hoy en día y que estas oraciones no hayan sido completamente olvidadas.

Tal vez el ejemplo más llamativo de lo mucho que estas “dos formas” del “único rito romano” expresan la “misma fe” se puede encontrar en la oración por la conversión de los Judios en la liturgia del Viernes Santo (para un análisis más detallado de las dos oraciones, por favor ver nuestro post, ““La Oración Novus del Ordo Viernes Santo”):

Misal tradicional (revisado por última vez por el Papa Pío XII en 1955):

Oremos también por los pérfidos Judios i [“pérfidos” retirado en el Misal de 1962 -Gregorius ] : que Dios todopoderoso quite el velo de sus corazones; para que ellos también reconozcan a Jesucristo, nuestro Señor.

Oremos. Pongámonos de rodillas.

Levantaos

Dios todopoderoso y eterno, que excluís de vuestra misericordia la falta de fe del pueblo judío,escucha nuestras oraciones, que te ofrecemos para la ceguera de aquel pueblo para que iluminados por la luz de tu verdad, que es Cristo, pueden ser liberados de su oscuridad. Por el mismo nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Misal de 1970 del Novus Ordo :

Oremos por el pueblo judío, el primero en escuchar la palabra de Dios, para que puedan seguir creciendo en el amor de Su Nombre y en la fidelidad a su pacto que Dios todopoderoso y eterno, hace mucho tiempo diste como promesa a Abraham y a su descendencia. Escucha la oración de tu Iglesia para que este pueblo pueda llegar a la plenitud de la redención. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor, Amén.

Obviamente, las dos oraciones se contradicen entre sí y ponen de manifiesto que la afirmación del P. Ratzinger de que los dos “formas” del “único rito romano” expresan la misma fe es falsa; enseñan una fe diferente, que es precisamente la razón por la que la Misa Tradicional tuvo que ser eliminada después del Concilio Vaticano II, y por qué la iglesia Novus Ordo es tan opuesta a la verdadera Misa tradicional. ¿Sorprende el porqué, incluso ahora que  con el nuevo Motu Proprio, el Misal de 1962 no pueda ser utilizado el Viernes Santo?

El Documento de Benedicto XVI especifica: “En las Misas celebradas sin una congregación, todo sacerdote católico de rito latino, tanto secular como religioso, puede usar el Misal Romano editado en 1962 por el beato Papa Juan XXIII como también el Misal Romano promulgado en 1970 por el Papa Pablo VI, y podrá hacerlo en cualquier día, con la excepción del Triduo Pascua “( Summorum Pontificum , art 2.). El Viernes Santo es el segundo día del Triduo Pascual, de los tres días previos al Domingo de Pascua.

Obviamente, la oración del Misal de 1962 para los judíos apunta claramente a su conversión a la religión verdadera (el mayor acto de caridad hacia el prójimo), mientras que la oración del Novus Ordo es un ejercicio del típico doble discurso modernista; es tan ambigua que no es del todo claro por lo que realmente se reza.

Por un lado, la oración modernista afirma claramente que los judíos tienen una alianza vigente con Dios y un vínculo genealógico con Abraham. Esto indicaría que la oración afirma que los judíos de hoy en día son parte de la alianza de Abraham que sigue siendo válida ante Dios (una herejía, obviamente, ya que el único pacto válido con Dios es la Nueva Alianza de Nuestro Señor Jesucristo – pero muchos Novus Ordos, incluyendo el “Papa” Francisco mantienen a pesar de todo esta herejía)

Por otro lado, sin embargo, la oración sugiere que este pacto no da lugar a la “plenitud” de la Redención – signifique lo que signifique. Al parecer, ya que se puede estar “parcialmente” en la comunión “completa” con la Iglesia católica, según los modernistas del Concilio Vaticano II, ¿se podría llegar a la Redención, ya sea “parcialmente” o “completamente”? ¿Díganme por favor, cómo se podría alcanzar “parcialmente la Redención?

En cualquier caso, la oración afirma que los judíos de hoy son el pueblo elegido de Dios, lo cual es una falsedad completa. El verdadero,”Pueblo Elegido” hoy en día son los miembros de la verdadera Iglesia Católica: “Es necesario recordar que los católicos son, mucho más que lo fueron los judíos, el pueblo escogido de Dios …” (Fr. Richard Clarke, “El ministerio de Jesús : Meditaciones breves sobre la vida pública de Nuestro Señor “, en hermosas perlas de la verdad católica , p 542).. La Sagrada Escritura, del mismo modo, es muy clara:

“No hay ni judio ni griego: no hay siervo, ni libre, no hay varón ni mujer. Porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, entonces sois la descendencia de Abraham, herederos según la promesa “(Gálatas 3:28-29).

Así que ahí lo tenemos. A los judíos carnales de hoy el ‘vínculo genealógico con Abraham’ no les beneficia nada. Es en Cristo Jesús por lo que nos convertimos en verdadero Pueblo Elegido e hijos espirituales de Abraham, y es por esta razón que los católicos desean que todos los judíos de conviertan en miembros de la Iglesia – de manera que ellos también puedan tener la puerta de la salvación abierta. ((Más sobre esto aquí .)

Pero esto no es realmente nada nuevo. Nuestro Señor mismo habló a los fariseos cuando ellos insistían en que eran hijos de Abraham:

“Ellos le respondieron Abraham es nuestro padre. Pero Jesús les dijo: Si fuerais hijos de Abraham, haríais las obras de Abraham. Pero ahora procuráis matarme, porque os he icho la verdad, la cual he oído de Dios. Esto no es obra de Abraham. “(Jn 8:39-40).

El punto es, una vez más, que el mero vínculo carnal a Abraham no sirve de nada desde la promulgación de la Nueva Alianza. Así pues, la “misma fe” que las “dos formas” del “único rito romano” supuestamente expresan – es una afirmación que es simplemente mentira.

La ambigüedad y las contradicciones en los textos litúrgicos modernistas no debería ser una sorpresa, sin embargo. El modernismo se nutre de ambigüedad, ya que todo el modus operandi de la modernidad es dar un nuevo significado a las palabras antiguas y proporcionar una negación plausible a alguien para poder envenenar astutamente a las almas. A través de la ambigüedad, la interpretación tradicional de los términos se erosiona gradualmente, y cuando pasen unas pocas generaciones, a las palabras se unirán entonces nuevas ideas. Así es cómo nace una nueva religión falsa. Sin duda es por esta razón que los verdaderos concilios de la Iglesia Católica siempre han insistido en la precisión en las formulaciones doctrinales.

En su decreto de 1794 Auctorem Fidei , el Papa Pío VI condenó enérgicamente esta táctica de la ambigüedad, que con razón decía ser el medio de innovadores que buscan cambiar con engaño la Fe e introducir falsas ideas novedosas entre los católicos. Parece como si él estuviera, anticipando el Concilio Vaticano II modernista, con sus ambigüedades deliberadas, al afirmar que “la gloria principal de un concilio consiste sobre todo en la enseñanza de la verdad con claridad y con exclusión de todo peligro de error”. La ambigüedad es el enemigo de la verdad y de la fe, y es el arma del Modernismo, ya que es tan destructiva y lleva a cabo lo que al final se pretende con tanta obstinación.

Los ejemplos que hemos visto aquí demuestran suficientemente que la afirmación de Benedicto XVI de que “las dos formas” del “único rito romano” expresan la misma fe es falsa. Para una comparación completa a dos columnas de las oraciones de la Misa del Novus Ordo y las del Misal de 1962,, por favor haga clic aquí .

Por supuesto, las diferencias entre la forma “extraordinaria” del “único rito romano” y la “ordinaria” no son sólo textuales, sino también visuales. He aquí una comparación visual de la misa Novus Ordo con la Misa Tradicional en los Estados Unidos:

La forma “ordinaria” del “Unico Rito Romano”

image

vs La forma “extraordinaria” del ” Unico Rito Romano

image

El contraste entre los dos es sorprendente y demuestra que, obviamente, no se trata de “uno y el mismo rito” de la Misa

El Intento de Benedicto XVI al difundir el Misal de 1962 (que, de nuevo, no es realmente la misa tradicional para empezar) con la misa Novus Ordo,es su golpe maestro contra la Misa Tradicional El que quiera ser parte de la iglesia de Ratzinger, por tanto, tendrá necesariamente que dar su consentimiento a la idea absurda de que la Nueva Misa y la Misa tradicional son, en el fondo, la misma cosa, y que simplemente la “forma” o la expresión es diferente. Esto significa que, las dos Misas son esencialmente iguales en su lex orandi y lex credendi , como Ratzinger insiste explícitamente (ver Summorum Pontificum ,. Art. 1).

Pero una vez que se concede que la Misa Tradicional no es otra cosa que una “forma extraordinaria” del Novus Ordo Misa, (después de todo, lo extraordinario se basa en  y presupone lo común), se deduce que uno reconoce entonces que  la “Misa ” del Novus Ordo es un rito romano católico auténtico y normativo de la Misa. ¿Es esto realmente algo que los tradicionalistas de la Iglesia del Ordo Novus consideran motivo de celebración?

Además, tenga en cuenta que lo que es extraordinario fácilmente puede ser revocado en cualquier momento. Con tan poco como con sólo apenas otro motu proprio , el Misal de 1962 puede suprimirse, y no poderse permitir. Lo que va de la mano con este “nuevo indulto” es, fundamentalmente, que todavía está a merced de los modernistas (lo cual debería ser una indicación de que el verdadero problema no es la supresión de la misa tradicional, sino el hecho de que Roma está ocupada por los herejes modernistas – una aterradora realidad de la que la supresión de la Misa verdadera no es más que un síntoma ). Sin embargo, muchos en la Iglesia del Novus Ordo han actuado como si el Summorum Pontificum fuera algún tipo de decisión definitiva, irreversible para “liberar a la misa en latín,” de una vez por todas – esta es la cuestión.

La carga de la prueba recae sobre Benedicto XVI, por supuesto, para demostrar cómo dos ritos tan diferentes como el Misal de 1962 y el del Misal del Novus Ordo podrían considerarse “uno y el mismo rito.” Benedicto no pretende tal demostración en su motu improprio o incluso en la carta que lo acompaña; simplemente declara que es así. Pero, por supuesto, lo que se afirma sin pruebas puede simplemente  negarse sin más; hemos demostrado con claridad, incluso utilizando sólo algunos ejemplos, que la afirmación de Benedicto es falsa.

Hay dos pequeños folletos de fácil lectura y comprensión, que demuestran las diferencias esenciales entre la Misa Tradicional y la Nueva Misa, proporcionando innumerables ejemplos más:

Por supuesto, la verdad es que la Nueva Misa y la Misa Tradicional son muy diferentes. Esto es evidente, incluso sólo basta reflexionar en el hecho de que los modernistas han suprimido desde hace tanto tiempo la Misa Tradicional y siempre la han odiado, y en el hecho de por qué en tantas parroquias Novus Ordo se encuentren tantas aberraciones litúrgicas y doctrinales, pero lo único que en realidad está fuera de la ley es la misa en latín (y ciertamente por qué incluso en el Summorum Pontificum, Benedicto prohíbe que el Misal de 1962 sea utilizado durante el Triduo Pascual, que es el punto culminante del año litúrgico y muy rico en contenido doctrinal ).

Como hemos visto, la única razón por la que Benedicto XVI, incluso promulgó su motu proprio es que tantas personas se hayan negado a asistir a la Nueva Misa – precisamente porque es esencialmente diferente de la Misa tradicional, es decir, se trata de una cosa diferente. Modernistas y tradicionalistas por igual saben que los dos ritos son diferentes, pero Benedicto XVI pretende que son lo mismo, y lo hace sólo como parte de una concesión para mantener a los tradicionalistas en su Iglesia del Novus Ordo, o para atraer de nuevo a los que la han dejado.¡ Él mismo lo dice!

La afirmación de que los misales de 1.970 y 1.962 son uno y el mismo rito, aunque diferentes “formas” o “expresiones” de los mismos (signifique lo que signifique en realidad), es tan absurda y ridícula que no merece más comentarios. Si ambos fueran el mismo y si ambos genuinamente expresaran la verdadera fe, entonces no habría habido nunca ninguna necesidad de cambiar lo más antiguo, para empezar, y los modernistas nunca habría aceptado la Nueva Misa, ni habrían dado origen a la nueva liturgia ni habrían dado respaldo a esta extraña y nueva religión. (El hecho de que la nueva religión modernista ha sido impulsada a través de la Nueva Misa es evidente por el hecho de que la mayoría de los católicos sólo o principalmente entran en contacto con su fe en las funciones litúrgicas – casi nadie lee los documentos oficiales del Vaticano).

Si los cambios en los misales sólo hubiesen sido una cuestión de preocupación confusa pero auténtica en las personas para que pudieran entender la lengua, simplemente habrían cambiado el latín a la lengua vernácula, y el resto se hubiese mantenido igual. En lugar de ello, por supuesto, a los modernistas se les ocurrió un nuevo rito litúrgico, precisamente porque la Misa Tradicional, o incluso la misa de 1962, no expresa o enseña la nueva religión del Vaticano II – de ahí la necesidad de una Nueva Misa

Considere la nueva definición de Pablo VI de la Santa Misa emitida en la Instrucción General del Misal Romano en 1969. Era tan mala que el Vaticano la cambió en la segunda edición de 1970 . El “Santo Padre” Pablo VI con toda seriedad define la Misa de la siguiente manera:

La Cena del Señor o Misa, es la reunión sagrada o congregación del pueblo de Dios reunido, con el sacerdote presidiendo, para celebrar el memorial del Señor. Por esta razón, la promesa de Cristo se aplica eminentemente a tal reunión local de la santa Iglesia: “Donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt. 18:20).

( “Instrucción General del Misal Romano” , Missale Romanum: Ordo Missae Editio Typica . [Typis Polyglottis Vaticanis, 1969], n 7)

Tal definición herética podría haber salido directamente del catecismo de Martin Lutero, pero no – ¡provenía del mismo “papa”!

Contrasta con esto la definición verdadera y tradicional de la Santa Misa, como esta que se encuentra en un catecismo sencillo y familiar, que se hacía aprender por los niños:

“La Misa es el sacrificio de la Nueva Ley en el que Cristo, a través del ministerio del sacerdote, Él se ofrece a Dios de manera incruenta bajo las especies del pan y del vino “(Mons. Louis LaRavoire Morrow, mi fe católica , p. 268).

Cardenal Alfredo Ottaviani reprendió Pablo VI por su definición herética:

La definición de la Misa se ​​reduce así a una “cena”, un término que la Instrucción General repite constantemente.

La Instrucción caracteriza aún más esta “cena”, como una asamblea, presidida por un sacerdote y celebrada como un memorial del Señor para recordar lo que hizo el Jueves Santo. Nada de esto, en lo más mínimo, implica:

  • La Presencia Real
  • La realidad del Sacrificio
  • La función sacramental del sacerdote que consagra
  • El valor intrínseco del Sacrificio Eucarístico independiente de la presencia de la “asemblea”.
  • En una palabra, la definición de la instrucción, no implica ninguno de los valores dogmáticos que son esenciales a la Misa y que, juntos, proporcionan su definición verdadera. Aquí, omitiendo deliberadamente estos valores dogmáticos “yendo más allá de ellos”, por lo menos en la práctica, se niegan.

(Cardenales Alfredo Ottaviani, Antonio Bacci, et al., Estudio Crítico corto del Novus Ordo Missae , 25 de septiembre 1969)

Como se ve, la nueva definición de Pablo VI, al igual que la propia Nueva Misa, ¡es “uno y lo mismo” con la definición tradicional! Esto demuestra lo crédula que es la gente. Es un insulto a la inteligencia de los católicos.

“NUNCA abrogada”

Otra afirmación realmente curioso que Benedicto XVI hace en la carta que acompaña a su Summorum Pontificum es que la Misa de 1962 nunca fue prohibida por la ley:

Tonterías. Una lectura superficial de la “Constitución Apostólica” de Pablo VI instituyendo, la Nueva Misa en 1969, Missale Romanum, muestra que fue totalmente abrogada, es decir, derogada. Por ejemplo, considere los siguientes pasajes:

El Misal Romano promulgado en 1570 por nuestro predecesor, San Pío V, por decreto del Concilio de Trento, ha sido recibido por todos como uno de los numerosos y admirables frutos que el santo Concilio produjo en la entera Iglesia de Cristo. … [L] las fórmulas del Misal Romano deben ser revisadas y enriquecidas. El comienzo de esta renovación fue obra de nuestro predecesor, el mismo Pío XII, en la restauración de la Vigilia Pascual y en el Rito de la Semana Santa, que constituyó la primera etapa de la actualización del Misal Romano para la mentalidad de hoy en día.

(Pablo VI, “Constitución Apostólica” Missale Romanum (1969), párr. 1-2)

Aquí Pablo VI está indicando que lo que él está a punto de instituir no es – por lo menos es lo que se deduce de su afirmación – un nuevo rito separado de la Misa, sino más bien una “actualización” o “revisión” del Misal Romano de San Pío V. No hay ninguna indicación de que él este creando un nuevo rito, para ser simplemente utilizado junto con el anterior (lo que permitiría decir que el antiguo rito nunca había sido derogado o sustituido). Tampoco Pablo VI aquí ofrece introducir una forma “ordinaria” de la Misa, que tiene su complemento en la forma “extaordinaria” del Misal de San Pío V- que es una distinción que Benedicto XVI hizo simplemente con el fin de “sintetizar”, de manera un tanto hegeliana, las dos ideas contradictorias que la Nueva Misa reemplazaba el Misal de San Pío V, y que sólo podía haber un rito romano de la Misa.

Además, tenga en cuenta la afirmación de Ratzinger sobre el rito tradicional acerca de que nunca había sido derogado a la luz de lo que Pablo VI dice en relación con las reformas del Papa Pío XII. ¿Hemos de entender que, del mismo modo, Pío XII también nunca derogó los últimos ritos de Semana Santa? La idea es de risa. Está claro que cuando Pío XII hizo los cambios en los ritos de la Semana Santa, se consideraron los ritos en uso antes, sustituidos. (Para obtener una opinión sobre por qué algunos sédévacantistes utilizan los ritos pre-Pío XII de Semana Santa de todos modos, ver aquí.)

Pablo VI sigue:

Uno no debe pensar, sin embargo, que esta revisión del Misal Romano ha sido improvisado..

Mostremos ahora, en líneas generales, la nueva composición del Misal Romano ….

En esta revisión del Misal Romano, además de los tres cambios mencionados anteriormente, a saber, la Plegaria Eucarística, el Rito de la Misa y la lectura bíblica, otras partes también se han revisado y modificado considerablemente: el Propio del tiempo, el común de los santos, las misas rituales y misas votivas ….

Ordenamos que las prescripciones de esta Constitución entrarán en vigor el 30 de noviembre de este año, el primer domingo de Adviento.

Deseamos que estos Nuestros decretos y prescripciones sean firmes y eficaces ahora y en el futuro, no obstante, en la medida necesaria, las constituciones apostólicas y ordenanzas emitidas por nuestros predecesores, y otras declaraciones, incluso las que merecen mención y derogación particular.

(Pablo VI, “Constitución Apostólica” Missale Romanum (1969) ., par 4-5,11,14-15; el subrayado es nuestro).

Los extractos anteriores demuestran fuera de toda duda que Pablo VI hizo con la Nueva Misa una revisión del Misal de San Pío V, que fue efectivamente reemplazado. Una vez más, él no estaba reclamando que creaba un nuevo rito separado, o una “forma ordinaria” del rito anterior, “extraordinario”. Estas ideas fueron hechas por Benedicto XVI para que su nueva legislación fuera aceptable por los tradicionalistas en su iglesia.

Por otra parte, las citas anteriores muestran que Pablo VI en realidad suprime el rito de San Pío V, Al indicar que el Novus Ordo Missae tendría que ser utilizado a partir del 30 noviembre de 1969, “no obstante, en la medida necesaria, las constituciones y las ordenanzas apostólicas emitidas por Nuestros predecesores, y otras declaraciones, incluso las que merecen mención y derogación en particular. “Esto es clara definitiva, y típica formulación legislativa papal. Nada “opcional” aquí.

El hecho es que los sacerdotes del rito romano fueron obligados a utilizar el Novus Ordo Missae exclusivamente. También se hizo hincapié en los documentos posteriores emitidos por el Vaticano. Como algunas conferencias episcopales, sin embargo, no fueron capaces de traducir todos los nuevos textos litúrgicos a la lengua vernácula a tiempo para el 30 de noviembre de 1969, fecha límite, la “Santa Sede” ofreció un período de gracia hasta el 28 de noviembre de 1971.

Para obtener información detallada y una respuesta a las objeciones relativas a la imposición de la nueva “Misa”, con numerosas citas de documentos oficiales del Vaticano, por favor visite:

Además de la legislación clara, también tenemos la muy clara práctica seguida después. Aquellos sacerdotes que se mostraron renuentes en la implementación de los cambios, o trataron de rechazar de plano el uso del Nuevo Misal fueron severamente reprendidos y castigados. Varios de ellos sufrieron una verdadera “persecución” por parte de sus obispos.

En 1976, Pablo VI escribió una carta al arzobispo Marcel Lefebvre, quien se negó a decir la Nueva Misa, y le dijo: “Hemos sancionado esta reforma [del Misal] por nuestra autoridad, lo que requiere que sea adoptado por todos los católicos. … No hemos juzgado bueno permitir más retrasos o excepciones a esta adopción … “(fuente). Al parecer, tanto Mons. Lefebvre y Pablo VI eran conscientes de que la Misa de 1962 nunca había “sido abrogada”, como Benedicto XVI ahora quiere que hacernos creer.

Sin embargo, se hicieron algunas excepciones para los sacerdotes ancianos para quienes la carga de aprender un nuevo rito de la Misa habría sido demasiado grande, pero esta concesión fue otorgada sólo a nivel individual. Ellos fueron autorizados a continuar el uso de un Misal antiguo, pero tenían que pedir al Vaticano un indulto personal especial para que se les permitiera se hacerlo.

El 1910 Enciclopedia Católica explica lo que el indulto es:

Los indultos son facultades generales concedidas por la Santa Sede a los obispos y a los demás, de hacer algo no permitido por la ley común ….

Es de notar, además, que la palabra indulto , empleado en un sentido menos restringido, es sinónimo de privilegio, gracia, favor, concesión, etc …. De ahí que hablemos del indulto de Cuaresma, un indulto de secularización concedida a un religioso, un indulto a ausentarse del rezo del Oficio Divino en el coro, un indulto que permite la celebración de la Misa en el mar, el indulto de un oratorio privado, altar privilegiado, y así sucesivamente.

( Enciclopedia Católica [1910], sv “Indulto, Pontificia” ;. subrayar en el original)

De hecho, la misa de 1962 fue conocida como el “indulto universal” entre 1984 y 2007 por la misma razón que no era necesario este permiso especial. (El documento de 1984 Quattuor abhinc Annos fue la primera concesión del Vaticano de un indulto para grupos de personas “conectadas” al Misal antiguo, aunque tenía severas restricciones, el segundo indulto, más amplio se produjo en 1988 En el motu proprio Ecclesia Dei de Juan Pablo II.

Pero si el Misal de 1962 nunca fue abrogado, como Benedicto XVI ahora tan despreocupadamente afirma que es un “hecho”, entonces ¿por qué era necesario primero obtener un indulto papal antes de que a uno se le permitiera usarlo?

Algunos podrían objetar que en la carta de Benedicto simplemente se dice que el Misal de 1962 siempre ha estado permitido “en principio”. Pero, ¿qué quiere decir con esta calificación? ¿Está sugiriendo que se permite en teoría, pero no necesariamente en la práctica? ¿Qué valor y significado es una autorización teórica que no tiene prácticas efectos? ¿Es un permiso no meramente “teórico”, un concepto completamente sin sentido, de todos modos?

Cuando por tanto examinamos la historia legislativa del Novus Ordo Missae, nos encontramos con que la idea de Benedicto de que el Misal tradicional nunca fue, de hecho, suprimido, simplemente no es verdad . Es una afirmación que él fabricó para que sea más fácil introducir su indulto universal.

“Oh TODOS ESOS ABUSOS no!

Siguiente en su carta a los obispos, el P. Ratzinger derrama algunas lágrimas de cocodrilo con respecto a los “abusos” que tan-desafortunadamente se han colado en la Nueva Misa, como si la propia Nueva Misa no fuera el epítome del abuso litúrgico. Ratzinger “lamenta” que:

Celebraciones … En muchos lugares no son fieles a las prescripciones del nuevo Misal, sino que éste llegó a entenderse como una autorización e incluso obligación a la creatividad, la cual llevó a menudo a deformaciones de la Liturgia al límite de lo soportable. Hablo por experiencia porque he vivido también yo aquel periodo con todas sus expectativas y confusiones. Y he visto cómo las deformaciones arbitrarias de la Liturgia profundamente sentidas por las personas que estaban totalmente radicadas en la fe de la Iglesia.

Estos son “lágrimas de cocodrilo”, claramente poco sinceras. ¿Con qué frecuencia la modernista Roma ha “lamentado” lo mal que se decía la Nueva Misa en muchos lugares? Sin embargo, nunca han hecho nada al respecto, aparte de las páginas temáticas y páginas de papeleo, siguieron haciendo leyes peores que introducían todavía más abusos – como las niñas monaguillas, y los “ministros de la Eucaristía”, y las numerosas “Plegarias Eucarísticas” diferentes y otras “opciones” como el elegir la hora de decir la Nueva Misa, la introducción de “Las Misas de niños” etc La lista es interminable.

Las Lágrimas de cocodrilo de Roma sobre los “abusos” en la Nueva Misa no son nada nuevo, de hecho. Documentos quejándose de lo mal que está las Misa del Novus Ordo, en la práctica se emiten cada cierto tiempo. Permítanme citar algunos pasajes para demostrar cómo se lamentaba Roma ante la litúrgia engendrada por el Misal del Novus Ordo de 1970:

Me gustaría pedir perdón – en mi propio nombre y en nombre de todos vosotros, venerados y queridos hermanos en el episcopado – por todo lo que, por cualquier razón, a través de cualquier debilidad humana, impaciencia o negligencia, de la aplicación parcial, unilateral y errónea de las directrices del Concilio Vaticano II, puede haber causado escándalos perturbaciiones sobre la interpretación de la doctrina y la veneración debida a este gran sacramento. Y le pido al Señor Jesús que en el futuro podamos evitar en nuestra manera de hacer frente a esta sagrado misterio que podría debilitar o desorientar de algún modo el sentido de reverencia y amor que existe en nuestro pueblo fiel.

-Juan Pablo II, Carta Dominicae Cenae , n. 12 (1980)

Pero estos aspectos alentadores y positivos no pueden reprimir su preocupación por los variados y frecuentes abusos de que se informa en diferentes partes del mundo católico: la confusión de roles, especialmente en relación con el ministerio sacerdotal y el papel de los laicos (recitación indiscriminada compartida de la Plegaria Eucarística, homilías pronunciadas por laicos, seglares que distribuyen la comunión mientras los sacerdotes se abstienen de hacerlo); una creciente pérdida del sentido de lo sagrado (abandono de los ornamentos litúrgicos, la Eucaristía celebrada fuera de la iglesia, sin necesidad real, la falta de reverencia y respeto por el Santísimo Sacramento, etc); incomprensión del carácter eclesial de la Liturgia (el uso de textos privados, la proliferación de las Plegarias Eucarísticas aprobadas, la manipulación de los textos litúrgicos para fines sociales y políticos). En estos casos nos encontramos cara a cara con una falsificación de bienes de la Liturgia Católica ….

Ninguna de estas cosas puede traer buenos resultados. Las consecuencias son – y no pueden dejar de ser – la distorsión de la unidad de la fe y del culto en la Iglesia, la incertidumbre doctrinal, el escándalo y el desconcierto en el Pueblo de Dios, y la casi inevitabilidad de reacciones violentas.

-Juan Pablo II, Instrucción Donum Inaestimabile , Prólogo (1980)

En ocasiones se han observado omisiones o añadiduras ilícitas, ritos inventados fuera del marco de las normas establecidas; gestos o cantos que no favorecen a la fe o a un sentido de lo sagrado; abusos en la praxis de la absolución general; confusión entre el sacerdocio ministerial, vinculado con la ordenación, y el sacerdocio común de los fieles, que tiene su fundamento en el bautismo. No se puede tolerar que algunos sacerdotes tomen sobre sí el derecho de componer plegarias eucarísticas o sustituir las lecturas profanas para los textos de la Sagrada Escritura. Iniciativas de este tipo, lejos de estar vinculadas con la reforma litúrgica, como tal, o con los libros que se han publicado después, están en contradicción directa con él, desfiguran y privan al pueblo cristiano de las riquezas auténticas de la Liturgia de la Iglesia . Corresponde a los obispos acabar con estos abusos …. [Gregorius observa:. Y por el Papa para erradicar obispos desobedientes]

-Juan Pablo II, “Carta Apostólica” Vicesimus Quinto Annus , n. 13 (1988)

El lugar del obispo en la misión santificadora de la Iglesia le lleva a tener una especial preocupación por la observancia de las normas litúrgicas en su diócesis … Por desgracia, los excesos en una dirección u otra han dado lugar a una cierta polarización entre las comunidades. … La vitalidad espiritual de vuestras comunidades depende en gran medida de la celebración digna de la liturgia. En todo esto se necesita el apoyo y la ayuda de vuestros sacerdotes y de todos los fieles, pero la mayor responsabilidad recae en ustedes que han recibido la plenitud del sacramento del sacerdocio.

-Juan Pablo II, Discurso a la Conferencia Episcopal de Australia , n. 3 (1993)

Para mirar hacia atrás en lo que se ha hecho en el campo de la renovación litúrgica en los años desde el Concilio, en primer lugar, hay muchas razones para dar gracias de corazón y alabar a la Santísima Trinidad por la maravillosa conciencia que se ha desarrollado entre los fieles acerca de su papel y responsabilidad en esta obra sacerdotal de Cristo y de su Iglesia. También hsy que darse cuenta de que no todos los cambios siempre y en todas partes se han acompañado de la explicación y de la catequesis necesaria; como resultado, en algunos casos se ha producido una falta de comprensión de la naturaleza misma de la liturgia, que conduce a los abusos, la polarización, ya veces incluso grave escándalo.

-Juan Pablo II, Discurso a la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos , n. 1 (1998)

Desgraciadamente, junto a estas luces, no faltan sombras. En algunos lugares, la práctica de la adoración eucarística ha sido casi completamente abandonada. En varias partes, ciertos abusos contribuyen a oscurecer la recta fe y la doctrina católica sobre este admirable Sacramento. Se nota a veces una comprensión muy limitada del Misterio eucarístico. Privado de su valor sacrificial, se vive como si fuera simplemente un banquete fraterno. Por otra parte, la necesidad del sacerdocio ministerial, fundado en la sucesión apostólica, es a veces oscurecida y la naturaleza sacramental de la Eucaristía se reduce únicamente a la eficacia como forma de proclamación. Por eso, aquí y allá, surgen iniciativas ecuménicas que, aun con buenas intenciones, se entregan a prácticas eucarísticas contrarias a la disciplina con la cual la Iglesia expresa su fe. ¿Cómo no expresar profundo dolor por todo esto? La Eucaristía es un don demasiado grande para admitir ambigüedades y reducciones. [Gregorius Observaciones: No hay ambigüedad aquí ?, ¿eh]

-Juan Pablo II, “encíclica” Ecclesia de Eucharistia , n. 10 (2003)

En este sentido, no es posible guardar silencio sobre los abusos, incluso muy graves, en contra de la naturaleza de la Liturgia y los Sacramentos, así como la tradición y la autoridad de la Iglesia, que en nuestros días, no raramente, dañan las celebraciones litúrgicas en diversos ámbitos eclesiales u otros. En algunos lugares la perpetración de abusos litúrgicos se ha convertido en casi habitual, un hecho que, evidentemente, no se puede permitir y debe cesar.

-Juan Pablo II, Instrucción Redemptionis Sacramentum , n. 4 (2004)

Y todo esto viene de un hombre que se ofreció a celebrar las “liturgias eucarísticas” más absurdas y exóticas en la vida de la Iglesia del Vaticano II, que incluía bailarines hindúes y mujeres con el pecho desnudo, por ejemplo. Por favor,  nadie así está capacitado para seguir “lamentando” abusos del Novus Ordo.

Así, se obtiene la imagen: Al lamentar abusos litúrgicos en su carta de 2007 a ​​sus obispos, Benedicto XVI está simplemente continuando una tendencia iniciada mucho antes que él. No creo ni por un minuto que exista aquí verdadera preocupación con respecto a cómo se lleva a cabo la adoración de Dios en la Iglesia Ordo Novus. Si lo hubiera, “el Cardenal” Schonborn de Viena, Austria, habría sido destituido de su cargo después de que él presidiese esta pesadilla “litúrgica” .

¿Qué pensaría usted de un presidente que decía ser pro-vida y se quejase del aborto de vez en cuando, luego se diese la vuelta y nombrase jueces a favor del aborto por todos los sitios, y tal vez incluso hubiese seleccionado a un abortista como su cirujano general? ¿Diría usted que esas lágrimas sobre el mal del aborto son sinceras? Por supuesto que no. Por eso la “tristeza” de Benedicto XVI por los “abusos” del Novus Ordo es fingida. Se pregunta por qué tantos sacerdotes Novus Ordo han entendido el Nuevo Misal “como una autorización e incluso obligación a la creatividad” – tal vez sea porque la nueva liturgia misma es tan banal y sosa, que claman por algo importante, algo que le da forma, algo que les hace asumir algún tipo de identidad. Además, se presta perfectamente a ser “abusada” precisamente porque, como ha dicho el propio Ratzinger, es un producto “banal, todoterreno” , con un suministro interminable de diferentes “opciones” para elegir, cada uno lo que resulta en una diferente “experiencia litúrgica” Todo esto fue en definitiva provocado, por Pablo VI y el Concilio Vaticano II, que no quiso dejar la “riqueza litúrgica” de la Nueva Misa oculta por más tiempo en las bibliotecas oscuras del Vaticano.

Esto, dicho sea de paso, es una manera por la cual sabemos que los modernistas en Roma son deliberados y maliciosos en su destrucción del catolicismo: Incluso cuando los malos frutos son muy evidentes, se niegan a arrancar de raíz la causa del mal. Aunque Pablo VI había dicho inocentemente que enriquecía verdaderamente la liturgia católica para que se pudieran extraer mayores frutos, al final de su “pontificado” unos diez años más tarde, se debiera haber vuelto a la Misa Tradicional y condenado el Novus Ordo como un completo desastre, porque para entonces los frutos terribles eran totalmente evidentes.

Esto no sucedió, por supuesto, y la razón es obvia: Pablo VI creó la Nueva Misa para destruir la fe. Del mismo modo, en 1988, Juan Pablo II“, se lamentó” del hecho de que algunos “han promovido innovaciones fantasiosas, alejándose de las normas dadas por la autoridad de la Sede Apostólica o de los obispos, rompiendo así la unidad de la Iglesia y la piedad de los fieles e incluso, en ocasiones, contradiciendo las cuestiones de fe “(”Carta Apostólica ” Vicesimus Quinto Annus , n. 11). ¿Qué ha hecho para detener este desgarramiento de la unidad de la Iglesia y de la piedad de los fieles? Nada, por supuesto. En lugar de ello, permitió las monaguillas y así lo puso peor.

La simple verdad es que las “innovaciones extravagantes”, en su mayor parte, salieron por primera vez del propio Vaticano, desde la “Gran renovación” de Juan XXIII y de sus sucesores de triste memoria.

“NOSTALGIA” LITÚRGICA

Además, en su carta a los obispos del mundo, Benedicto XVI afirma que concede este indulto especial para un mayor uso del Misal de 1962 debido a que muchas personas, tanto jóvenes como mayores, tienen “atracción” por esta “experiencia” litúrgica. Él ignora completamente el hecho de que los verdaderos tradicionalistas no insisten en la misa tradicional por razones de nostalgia, experiencia o sentimiento, sino por razones de la fe católica. La misa tradicional expresa a la perfección y muy bien el Credo  que desde entonces ha sido falsificado por el Concilio Vaticano II (de ahí la necesidad de una nueva misa, y de ahí la gran oposición de tantos modernistas a la Misa tradicional o incluso la misa de 1962, como ya he mencionado).

Se debe a que la Misa tradicional rinde un culto apropiado, sin concesiones, y no adulterado a la Santísima Trinidad, aprobado por verdaderos Papas católicos, aquél al que los tradicionalistas sólo asisten. No tiene nada que ver con la nostalgia o el latín per se . No es debido a algún “encuentro con el misterio de la Santísima Eucaristía” por lo que sentimos “especialmente adecuado” (palabras de Benedicto XVI) el que nos neguemos al culto dado en la Nueva Misa y sólo asistamos a la Misa Tridentina. Pero Benedicto, en la moda típicamente modernista, reduce todo a la subjetividad, al sentimiento y la experiencia personal. El Papa San Pío X nos advirtió en contra, precisamente, de esto en su encíclica contra el modernismo hace 107 años: “… Todo en su sistema se explica por impulsos o necesidades internas” ( Encíclica Pascendi Dominici Gregis , n 21, 1907.).

¿Quién, entonces, ha sido sacudido por el gesto de Ratzinger? Sólo los falsos tradicionalistas, a los que en realidad no importa donde se dice una misa tradicional, o quién la ofrece, qué misal se utiliza etc – en otras palabras, aquéllos que no miran más que lo externo. Ellos han aceptado con júbilo su oferta porque para ellos, lo que importa ante todo no es la fe sino la celebración externa. Cuando el latín es solemne, las vestiduras son preciosas, las velas son lo suficientemente largas, y el incienso huele bien, se “sienten” en casa y voluntariamente se entregan a la ilusión de que están siendo católicos tradicionales. Pero cualquier genuino católico rechaza tales mascaradas modernistas farisaicas, que sólo existen para atraer a los tradicionalistas superficiales a la Iglesia del Novus Ordo; son el fruto prohibido que parece hermoso a la vista y dulce al paladar. Es la razón por la que la Revelación Divina nos dice lo que es correcto y lo incorrecto, en lugar de hablar de emociones. Ratzinger puede mantener su sentida nostalgia; los verdaderos católicos no caen en la trampa.

AVANZANDO

Así que, ahora que han pasado siete años desde la promulgación de Summorum Pontificum, ¿cómo podemos esperar que esta “forma extraordinaria” del “único rito romano” cause impacto en el futuro? Una cosa es cierta: Va a ser muy interesante ver lo que suceda, no sólo con la Fraternidad San Pío X y las comunidades del indulto como el FSSP y el Instituto de Cristo Rey, sino sobre todo en el nivel diocesano.

Imagínese hordas de “sacerdotes” modernistas que intentan utilizar la Misa de 1962 en sus iglesias del Novus Ordo, en sus mesas altares. ¿Utilizarán ministros de la Eucaristía? ¿Y niñas monaguillas?

¿Pondrán lectores a “proclamar” las lecturas en vernáculo? ¿Darán la Comunión en la mano? ¿Van a usar el leccionario Novus Ordo de las epístolas y del Evangelio?¿Van a añadir la “segunda lectura” del Novus Ordo en el rito de 1962? ¿Utilizarán “hostias” no válidas para el tabernáculo Novus Ordo?

En su carta de acompañamiento, Benedicto XVI ya dejó caer una pista de que esto es más o menos lo que eventualmente podría tener lugar. Él dice que “las dos Formas del uso del Rito romano pueden enriquecerse mutuamente” y enumera algunos ejemplos: “ Nuevos santos y algunos de los nuevos prefacios pueden y deben ser insertados en el antiguo Misal”. Traducción: ”Que se empiece a hacer experiencias entre la gente! ”

Basta con contemplar la Comunión en la mano como un “enriquecimiento” opcional para aquellos que se sienten “atraídos” hacia esta “práctica litúrgica” (imagino, podría recordar a algunos amigos de su infancia – más nostalgia!).¿Sabes?, estos modernistas; nunca se quedan sin ideas para “enriquecer” la liturgia. ¿Qué pasará? ¿Habrá personas que protesten? ¿y que por lo tanto tal vez renuncien  a su amada Misa de 1062¶ por completo?

Sin duda, habrá un montón de cosas ”enriquecedoras” pero probablemente habrá una calle de sentido único en su mayor parte: La forma de  1962 comenzará a asumir algunas características típicamente Novus Ordo, mientras la forma Novus Ordo seguirá teniendo, más o menos la colección lamentable de oraciones modernistas-liberal-protestante-masónicas que tiene ahora. Sí, creo que no es exagerado predecir que lo que va a salir de esta “coexistencia” de las “dos formas” de “uno y el mismo rito” será, que al final haya un Misal 1962 completamente destruido, de modo que, con el tiempo, Benedicto XVI pueda detener la tontería de “dos formas” de “un rito” y simplemente la síntesis (aquí viene Hegel otra vez), y el resultado será probablemente una nueva misa con un poco de latín y un poco más de incienso, o algún tipo de un misal híbrido como el que ya estaba en uso en 1965.

Oremos para que más y más gente salga por fin de esta farsa. Siempre debemos recordar que la verdadera cuestión es la Fe: Se trata de la Fe, no simplemente de la Santa Misa. Se trata de la Fe por la que tantos mártires soportaron una muerte cruel; que, por encima de todo, Nuestro Señor murió por redimirnos. Se trata del amor que Él nos ha mostrado hasta amarnos hasta el final y que nos da todo lo que Dios desea darnos. Esta es la Fe que ha sido pisoteada y casi se ha apagado por completo, y no sólo por unos pocos clérigos asilvestrados, sino deliberada y sistemáticamente por la propia institución del Vaticano desde la “elección” del cardenal Angelo Roncalli, en 1958, que se hacía llamar “El Papa Juan XXIII.” (Para obtener más información, consulte el silogismo de sedevacantismo , así como los tradicionalistas, la infalibilidad, y el Papa [PDF] y El Cónclave Bizarre de 1958.)

Pero la verdadera Iglesia Católica no puede hacer lo que ha hecho la Iglesia del Novus Ordo, como el Papa Pío XII nos recuerda:

Ciertamente, la Madre amorosa [la Iglesia] es impecable en los sacramentos, con los que ilumina y nutre a sus hijos; en la Fe que ella siempre ha conservado intacta; en sus leyes sagradas impuestas a todos; en los consejos evangélicos que ella recomienda; en esos dones celestiales y gracias extraordinarias a través de las cuales, con inagotable fecundidad, genera los ejércitos de mártires, vírgenes y confesores.

(Pío XII, Encíclica Mystici Corporis , n. 66, 1943)

Eso no es exactamente una descripción precisa de la Iglesia modernista del Vaticano II, ¿verdad?

Veamos, entonces, no se deje engañar por la iglesia cismática falsa de Roma, la “Iglesia de la Oscuridad” (Ven. Anne Catherine Emmerich) que sólo busca destruir la Fe que nos han enseñado desde la época de Cristo y de los Apóstoles.

Papa San Pío V, ruega por nosotros!

Gregorius

X-XII-MMVII
revisada y ampliada 02 de agosto 2014

Enlaces relacionados de interés:

4 replies »

  1. Muy esclarecedor este artículo. Desde un principio sospechamos un doble fin: por un lado exclusivamente propagandístico y por el otro confundir – y fundir – dos “ritos” irreconciliables en su naturaleza; a lo que en la práctica se unió el desprecio y la indiferencia de la “jerarquía” y los “sacerdotes” modernos por el tema – obviamente afectados también por la falta de autenticidad de su ordenación misma – indiferencia y desprecio al que se puede sumar “un cierto secretismo” con el que se trató el asunto, al punto que muchísima gente no sabe nada del mismo a la fecha. Pasado el tiempo un hecho que igualmente marca definitivamente las cosas es la “renuncia” misma de “Benedicto XVI” y su pervivencia como “papa emérito” junto al nuevo “papa”

    ¡Ven Jesús, no tardes…!

    Me gusta

  2. Yo me pregunto, los catolicos durante mas de 1500 años asistieron a un rito extra-ordinario de la misa? o.O ¿Cómo, si a pesar de que hay mas ritos, este era el mas venerado y no existía el Novus ordo? la respuesta es evidente…

    Maledicto XVI es todo un zorro…

    Me gusta

  3. Estaba interesado en un misal que no fuera muy de Vaticano II, y el Misal Diario Católico Apostólico Romano (basado en la misa tridentina) de 1962 parece estar bien. Mi otra opción sería un Misal Romano completo, de Andrés Pardo, editado por la BAC. ¿Alguien podría aconsejarme un poco? Gracias

    Me gusta