ALL POSTS

¿EL SÍNODO ABRE LA PUERTA A LA ADOPCIÓN DE NIÑOS POR HOMOSEXUALES?


[Articulo enviado en mensaje por Alejandro Sosa Laprida. También fotografía y los enlaces sobre la matería que siguen]

image 

LA “RELATIO” DEL SÍNODO ABRE LA PUERTA PARA QUE LOS NIÑOS SEAN ENTREGADOS A PAREJAS DE HOMOSEXUALES,

por Cosme María Beccar Varela

Me pareció espantoso cuando Horacio Rodríguez Larreta, segundo del Gobierno de Macri, se sacó una foto entregando los documentos del primer niño adoptado por una pareja homosexual. 

Pero el item 52 de la “Relatio” del Sínodo demuestra que se puede caer más bajo: 

  1. Sin negar las problemáticas morales relacionadas con las uniones homosexuales, se toma en consideración que hay casos en que el apoyo mutuo, hasta el sacrificio, constituye un valioso soporte para la vida de las parejas. Además, la Iglesia tiene atención especial hacia los niños que viven con parejas del mismo sexo, reiterando que en primer lugar se deben poner siempre las exigencias y derechos de los pequeños.” (http://www.clarin.com/mundo/texto-completo-Relatio-Post_Disceptationem_0_1229877363.html) 

Bajo la tenue máscara de una “constatación” de que hay niños viviendo con homosexuales, lo que en realidad expresa son las condiciones bajo las cuales se les pueden entregar niños. 

Dejo de lado la cuestión de la no discriminación y la misericordia con los homosexuales, porque es un tema lleno de matices y conformes. Puede haber confusiones entre la condena al pecado y la condena al pecador, con el resultado de que se absuelva al pecado bajo pretexto de absolver al pecador. Aunque es difícil, se puede entender que algunos católicos se equivoquen de buena fe al tratar esa cuestión. 

Pero exponer niños inocentes a convivir con gente que adopta el pecado contra la naturaleza como forma de vida es de una crueldad tan extrema que excede la posibilidad de ser explicado como un error de buena fe o como un malentendido. El perjuicio en el alma y la mente vulnerable de un niño expuesto a esas condiciones de vida es tan grande que ni siquiera se compara con los maltratos, el hambre o cualquier otro daño físico. Solamente una persona que haya perdido completamente la noción de la gravedad de ese pecado no se da cuenta de la enormidad del daño. No se me ocurre una mayor crueldad practicada con un niño. 

Y estoy deliberadamente dejando de lado la posibilidad de abusos físicos con el niño, para que no me digan que “pienso mal” de los homosexuales, aunque sean un secreto a voces las estadísticas en esa materia, así como las de violencia de género entre ellos, impublicables por ser políticamente incorrectas. La supuesta “verdad” oficial es que todos los homosexuales son amables, tranquilos, fieles a su pareja, discretos en su comportamiento y nunca dejan traslucir su vicio frente a los niños.       

Pero aún si ocurriera como pretende la “verdad” oficial, el daño que se le inflije al niño que se entrega a dos “padres” que adoptaron la sodomía como forma de vida es espantoso. El Sínodo no dice una palabra de ese daño y sólo pide prestar atención a sus exigencias y derechos, que en ese mismo lenguaje oficial adoptado por el Sínodo, sólo significa que deben darles bien de comer, llevarlos al colegio y procurar que se diviertan.     

El descarado cinismo de esta frase del Sínodo es mucho peor que la famosa respuesta de un ministro inglés, interpelado porque había niños trabajando en las minas de carbón: “Nos preocupamos por sus exigencias y derechos; por eso les damos tizas para que dibujen en las paredes de la mina”.  Del problema de fondo, ni una palabra, como si vivir en una mina de carbón fuera una situación que meramente “se constata”. Y de hecho una mina de carbón es un lugar menos insalubre para un niño que el “hogar” de una pareja homosexual. 

A partir del ítem 52 los que quieran poner niños en manos de homosexuales ya saben que una parte importante de la alta jerarquía eclesiástica, con suficiente influencia como para incluir sus opiniones en el documento que se entregó al público, les ha provisto con un “protocolo de procedimiento”, o sea una regulación canónica de esas entregas, o por lo menos un método para tranquilizar la conciencia de los que los entregan, que en el fondo es lo mismo que una legalización. 

Los padres sinodales que redactaron el item 52, los que lo publicaron, los que oyeron su texto sin decir nada y los que tenían autoridad para evitar su publicación, aceptaron ser responsables del escándalo que sufran los niños entregados bajo esta pseudo regulación canónica. El daño ya está hecho, aunque ahora traten de restarle autoridad al texto publicado. 

Corresponde repetir la frase que a Monseñor Baseotto le costó el puesto de Vicario castrense (y que la dijo por la Educacion Sexual en escuelas de La Plata, algo menos grave que la cuestion tratada en el item 52):  “Más le valdría ser arrojado al mar con una piedra de molino atada al cuello, que escandalizar a uno solo de estos pequeños. Lucas 17:2” Los padres sinodales conocen la verdadera interpretación de ese texto, así que no podrán tergiversarlo como hizo Kirchner. 

Cosme María Beccar Varela

[Siguen enlaces enviados por Alejandro Sosa Laprida, bajo el epígrafe “Revolución satánica bergogliana]

3 replies »

  1. Un crimen sin parangon en la historia ,, dejar a todos esos infantes expuestos a morir a fuego lento . a la vista de todos y a manos de estos pervertidos que escupen su insolencia sobre lo mas sagrado . . Que se preparen . ,.porque el garrotazo de nuestro Dios ya viene .

    Me gusta

  2. Muy perversas las dos frases. Aparte de que forman un sofisma perfecto, pues hay dos implicaciones entrecruzadas:
    Primera: lo inmoral de la unión se vuele moral a causa de los niños a los que hay que tratar según la moral o, como se dice, “se deben poner siempre las exigencias y derechos de los pequeños”. (Exactamente como en un toma de rehenes por los ladrones que atacan un banco etc., y así no le queda a la policía más que negociar, y que buenos son los ladrones que no matan los rehenes etc.)
    Segunda: lo inmoral de la adopción se vuelve moral a causa de la moralidad de los que, aparte de ser inmorales, algo calificable como moral tienen, por ejemplo, “el apoyo mutuo, hasta el sacrificio”. (Y que buena fue la loba que amamanto a Romulus y Remus.)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s