ALL POSTS

VENDRÁ DE NUEVO PARA JUZGAR


[Comentario de “g” a la entrada “Objeciones a Lacunza de la Congregación del Índice]

He aquí un irrefutable argumento que refuta cualquier tipo de milenarismo, a saber, que es imposible esconderse detrás de adjetivos (por ejemplo, como: no carnal, sino espiritual; no craso, sino sutil; mitigado etc.)

Fuente de argumento: Theologiae Dogmaticae Compendium in usum studiosorum theologiae, tomus III, edidit H. Hurter S.J., Oeniponte, 1903, páginas 661-662.
Dejo al final el link hacía el archivo PDF que contiene éstas páginas con mis subrayados.

El argumento se funda de una manera inequívoca sobre el CREDO NICENO CONSTANTINOPOLITANO. Precisamente sobre estas palabras:

et íterum ventúrus est cum glória, iudicáre vivos et mórtuos, cuius regni non erit finis.

καὶ πάλιν ἐρχόμενον μετὰ δόξης κρῖναι ζῶντας καὶ νεκρούς, οὗ τῆς βασιλείας οὐκ ἔσται τέλος.

y de nuevo vendrá con gloria, para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin.

También, para más detalles y clarificación del sentido de éstas palabras, se toma en cuenta Mat. 25, 31-46, o sea, lo que en algunas biblias se intitula como “El juicio de las naciones”. Para más comodidad, reproduzco el fragmento al que se hace referencia.

31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,
32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.
33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.
34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.
35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis;
36 estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.
37 Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?
38 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?
39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?
40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.
41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.
42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber;
43 fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis.
44 Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?
45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.
46 E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

Sentencia principal del argumento:

El JUICIO UNIVERSAL descrito en Mat. 25, 31 ss será INMEDIATO a la SEGUNDA VENIDA de Cristo y precede el INGRESO de los justos en el CIELO y de los injustos en el INFIERNO. Con lo cual: Entre el JUICIO UNIVERSAL y la EJECUCIÓN DE LA SENTENCIAS DEL JUICIO UNIVERSAL no hay ningún REINO INTERMEDIO.

a) Antes de todo se recuerda una verdad de FE, en sus dos aspectos:
1. es revelado y creído que hay solamente DOS venidas de Cristo: primera en humildad, segunda en gloria; 2. para los cristianos la primera FUE, y la segunda SERÁ.

b) En ésta segunda venida, NO DESPUÉS, juzgará Cristo los vivos y los muertos. Esto lo tomamos literalmente del CREDO NICENO CONSTANTINOPOLITANO:

“y de nuevo VENDRÁ con gloria, PARA JUZGAR a vivos y muertos, y su reino NO TENDRÁ FIN”.

O sea: vendrá para juzgar los vivos y los muertos, NO para reinar, ya que estos son:
la razón, el motivo, el fin, el SCOPUS; por eso, muchas veces, se conjuga —se asocia, se relaciona, se vincula etc.—, el JUICIO con la SEGUNDA VENIDA de Cristo.

Sigue una cita de Mat. 16, 27:

Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y ENTONCES pagará a cada uno conforme a sus obras.

Filius hominis venturus est in gloria Patris sui cum angelis, et TUNC reddet unicuique secundum opara eius.

También se mencionan sin citar: 2Tim. 4,1; e. Jud. v. 4.
Con respecto al citado versículo de Mat. 16, 27, se cita a s. Agustino:

Interrogationi tuae, qua quaeris, utrum in adventu Domini MOX credendum sit futurum esse iudicium, puto, quod sufficiat fides symboli, qua confitemur, Cristum a Patris dextera esse venturum ad vivos et mortuos judicandos. Cum ergo ipsa sit ei causa veniendi, quid aliud acturus est mox ut veniret, nisi propter quod veniet? (ad Dulcitium l. de octo quaest. q.3 n.2; y para éste fragmento se remite a de Civ. Dei XX, 1)

A la pregunta  tuya, a la que buscas [respuesta], si en la venida del Señor PRONTAMENTE (mox=pronto) se debe creer que será el juicio (si se debe creer que a la venida del Señor le SEGUIRÁ PRONTO el juicio), pienso, que sea suficiente el símbolo de fe [el CREDO NICENO CONSTANTINOPOLITANO], en cual confesamos [eso], [:] Cristo que está sentado a la derecha del Padre ha de venir para juzgar los vivos y los muertos. Así pues ya que ésta es la CAUSA de su venida ¿que otra cosa ha de hacer PRONTAMENTE (mox) cuando venga  sino aquello por lo que ha  venido?

c) Luego se sigue:
El juicio de los justos y de los injustos es UNO y SIMULTANEO, pues no hay dos juicios separados, uno de los justos, otro de los injustos. Para esa obvia mención se remite a la descripción del juicio universal hecha en Mat.25, 32 ss y Jo. 5, 27. De aquí testimonia s. Pablo en Act. 17, 31, que Dios ha establecido UN DÍA en el cual ha de juzgar EL MUNDO según la justicia.

d) Tampoco puede pensar alguien que la venida de Cristo (adventum Cristi) ha de durar mil años. Sostener eso es manifiestamente gratuito etc., sobre todo cuando ya se ha probado que hay una inmediata CONEXIÓN entre el JUICIO y la VENIDA de Cristo, y también que hay UN sólo juicio.

e) El reino en el cual cual participarán como santos según hayan sido juzgados en el juicio, no es un reino milenario y terrenal, sino UN REINO ETERNO Y CELESTIAL, exactamente como resulta evidente de Mat. 25, 34. Con lo cual, si a la venida le sigue de inmediato el juicio y al juicio de los justos le sigue de inmediato el ingreso de estos en el reino celeste, es falso imaginar un reino milenario intermedio, ya que, del mismo modo, al juicio de los injustos le sigue de inmediato el ingreso de estos en el infierno, sin que haya un estado intermedio etc.

f) Tampoco precede el reino milenario a la venida de Cristo, pues esto lo niegan los mismos milenaristas.

RESUMEN de cómo el CREDO niega todo tipo de milenarismo, precisamente a partir de estas palabras: “y de nuevo vendrá con gloria, para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin”.

  1. Creemos en DOS venidas de Cristo.
  2. La primera vez vino en HUMILDAD.
  3. La segunda vez vendrá en GLORIA. Credo: “DE NUEVO vendrá con GLORIA”.
  4. La segunda venida marca el FIN DEL MUNDO por el JUICIO INMEDIATO DEL MUNDO. Credo: “PARA juzgar”
  5. El JUICIO INMEDIATO DEL MUNDO será un juicio universal, no parcial, o sea, de TODOS. Credo: “vivos Y muertos”.
  6. Al JUICIO INMEDIATO DEL MUNDO, cual sigue inmediatamente a la segunda venida, a el también, le sigue inmediatamente el cumplimiento de lo que se ha juzgado: el ingreso inmediato de los injustos el infierno eterno; el ingreso inmediato de los justos en el reino eterno de Cristo. Credo: “y su reino NO TENDRÁ FIN”.

Descargar esta entrada en documento PDF

[Comentario añadido por el autor]

Del argumento más arriba presentado se sigue:

  1. Es imperiosamente necesario refutarlo para luego poder sostener cualquier tipo de milenarismo.
  2. De otro modo se ignora la Fe (el Credo) y la Razón (el argumento fundado racionalmente en el Credo).
  3. Quien ignora la Fe y la Razón no puede pretender que, según la Fe y la Razón, no sea el mismo ignorado en lo que sostiene.
  4. Y si acepta que sea ignorado el mismo en lo que sostiene, entonces debe aceptar que es completamente absurdo si aún ignora que acepta que sea ignorado en lo que sostiene, o sea, si todavía continua con lo que sostiene en evidente contradicción consigo mismo, con la Fe y con la Razón.
  5. En tal caso: se puede sospechar cualquier cosa…

58 replies »

  1. “g”. Su argumento es un círculo vicioso porque intenta impugnar el Milenarismo con el mismo Credo que profesaba la Patrística Milenarista.
    Intente de nuevo. Esto no convence.

    Me gusta

  2. Estimado Jorge Rodríguez:

    Respuesta al comentario de aquí: https://moimunanblog.wordpress.com/2014/11/09/objeciones-a-lacunza-de-la-congregacion-del-indice/#comment-10463

    Hay dos Juicios: PARTICULAR y UNIVERSAL (o de las naciones: Mat. 25, 31-46). Esto es de fe.
    Como yo no leo la Biblia, menos el Apocalipsis, indíqueme Usted cual es uno y cual es otro en lo que ha citado (al punto 4.) Motivo: porque escribe “Es cierto que la segunda venida marca UN juicio ya que … pero NO ES JUICIO DEL FIN DEL MUNDO” —añado yo: o sea, el UNIVERSAL—, y, como tampoco es el PARTICULAR, de eso se puedo entender que sería esto un TERCER JUICIO.
    Pregunta: ¿confiesa TRES juicios?

    Luego sigue, y aunque parece que se le escapó, no se le escapó, porque confirma lo que insinúa antes (punto 4); aún así, le pregunto: ¿si ha de ser UNIVERSAL el juicio, no se entendería por éste adjetivo que el juicio es de TODOS, a saber, de los vivos y de los muertos? ¿No ha oído el sintagma “EL DÍA DEL JUICIO”?
    Dice: “Habrá juicios…” ¿Cuantos? Y claro, cuantos juicios, tantos días etc., etc.

    Al último párrafo: me gustaría que se acuerde. Pero le advierto que el problema éste tiene soluciones que se extienden por muchas páginas, algunas soluciones más claras y definitivas que otras.

    Observaciones:

    1. No es suficiente decir que en “mi opinión no refuta”. Porque yo puedo decir con suficiente suficiencia que en mi opinión su opinión no refuta que no refuta etc., etc. La lógica proclama: ¡al argumento un contraargumento! Con lo cual, seamos serios y ofrecer argumentos y contraargumentos construidos con afirmaciones claras y distintas, tal que puedan ser fácilmente utilizadas en inferencias lógicas.

    2. Antes que el Apocalipsis, se nos impone el Credo, y se nos impone junto con la enseñanza del Magisterio de la Iglesia; luego se nos impone la enseñanza de los santos padres y doctores de la Iglesia; le siguen los manuales y los catecismos que sintetizan tanto la enseñanza del Magisterio de la Iglesia, como la enseñanza de los santos padres y doctores de la Iglesia; al final, solo al final, siguiendo a estos, se nos impone la propia interpretación de la Sagrada Escritura, desde luego, de acuerdo con que eso es nuestro oficio, ya que, al simple creyente le esta prohibido el oficio de la exégesis, y el respeto a tal prohibición le diferencia del protestante. (Estos días buscaré un documento oficial que lo confirme etc.)

    Me gusta

  3. Estimado “g” ¿Porque no hace Ud. una cosa? Tome el capítulo 20 del Apocalipsis y rebátalo versículo por versículo en vez de perder el tiempo conmigo.

    Le aseguro que si se leen bien, es decir con ganas de entender y no con ganas de ganar una discusión de blog, no hay contradicción entre el Credo y el Apocalipsis o lo que dice San Pablo, ni puede haberla. El Juicio universal está también en el capítulo 20:12 del Apocalipsis, pero también habrá juicios antes en Ap. 20:4, supongo yo (esto no está explicitado en el texto) que no serán universales sino juicios a los que queden vivos luego de la Parusía o los que murieron durante la parusía en Ap. 19:20 pero habían adorado a la bestia.

    ¿Qué quiere que le haga? en el Apocalipsis habla en dos lugares de juicios (pero solo en un lugar del juicio universal), y el texto claramente va en orden cronológico, no contiene símbolos raros, ni requiere “exégesis”, solo leer.

    Finalmente, en cuanto a que está prohibida la exégesis a los laicos contésteme esto ¿Quien tiene actualmente jurisdicción para prohibir o para permitir? ¿Usted tiene jurisdicción? ¿Francisco y la Iglesia conciliar tienen jurisdicción? Mi exégesis puede ser errónea, vale, pero EXIJO, que alguien de la Iglesia Católica con jurisdicción la evalué y de su veredicto, o me dé permiso, o me lo prohíba, no otro bloguero armado con una colección de citas a su gusto.

    Me gusta

  4. Estimado Simón Del Temple:

    1. No es mi argumento; en realidad es de s. Agustin, al cual argumento que se añada el significado teológico de algunos términos teológicos, como es el de “juicio universal”.

    2. Mire Usted en un diccionario de lógica y analice la estructura de lo llamado “circulo vicioso”, si no tiene semejante diccionario, busque Usted en internet… o ya lo hago yo … y ya lo hice, y en cuatro clicks encontré estos ejemplos: “la cerámica se rompe fácilmente porque es frágil”; “la gasolina arde porque es inflamable”. — ¡Seamos serios!

    3. Si sería verdadero lo que Usted afirma —su explicación de la circularidad viciosa del argumento—, lo mismo se podría afirmar en infinitos casos argumentativos, siendo así imposible la impugnación de cualquier error etc., etc. Mas, para ver cuan escandalosa es su explicación, la adapto al argumento fundamental que justifica la razón de éste blog y de todos los que se han “arriesgado” su fe al pensarlo… y éste es el argumento: a) el papa es infalible; b) Bergoglio es falible; c) Bergoglio no es papa; y ésta es la adaptación: es un círculo vicioso porque intenta impugnar la infalibilidad papal de Bergoglio con la misma infalibilidad que profesa el papa Bergoglio.

    4. Concluye Usted: “Intente de nuevo. Esto no convence.” Concluyo yo: Intente de nuevo. Esto no convence.

    5. Si no refuta éste argumento, Usted no debería hablar más sobre milenarismo. Y eso es de una decencia elemental. Yo estoy a su disposición y le ruego que de la cara, como se dice en castellano.

    Me gusta

  5. Veo que se quiere salir del texto del cap.XX, por lo cual le voy a hacer un regalo:
    ‘Conozco las reglas de la alegoría, no por haberlas yo inventado, sino por haberlas topado en libros de otros. Los que no siguen el sentido literal de la Escritura, no llaman al gua, agua; sino cualquier otra cosa. Interpretan ‘planta o pez’ como se les antoja. Explican la naturaleza de los reptiles o de las fieras, no de acuerdo a lo que son, sino a lo que cuadra a sus alegorismos; tal como los intérpretes de los sueños… Yo en cambio, cuando veo la palabra ‘hierba’, no entiendo sino hierba. Planta, pez, fiera, animal doméstico… tomo todos estos términos en sentido literal; porque no me avergüenzo del Evangelio… (Hex.9, 80)”. (San Gregorio de Niza).
    Otro regalo:
    Maldonado (In Mattheum, VIII, 12): ‘Lo que puédese interpretar literalmente, interpretarlo alegóricamente, eso es propio de incrédulos o de gente que busca salirse de la fe’ “. “Según la Regla de Oro de la exégesis, ‘Siempre hay que interpretar literalmente a menos que sea imposible’ (San Agustín)”.
    Ese fue otro más y van tres (hoy estoy dadivoso).

    Finalmente y como usted pone en tela de juicio no solo el Milenarismo, sino también el sentido LITERAL de la Escritura, le recuerdo lo que decía el Papa Pio XII:

    Encíclica Divino Afflante Spiritu expresa: “Al llevar a cabo esta obra, tengan presente los intérpretes, que su máximo cuidado ha de dirigirse a ver y determinar con claridad, cuál es el sentido de las palabras bíblicas que se llama literal. Este sentido literal, han de averiguar con toda diligencia por medio del conocimiento de las lenguas, con ayuda del contexto y de la comparación con pasajes semejantes; a todo lo cual suele también apelarse a la interpretación de los escritores profanos, a fin de que aparezca patente y claro el pensamiento del autor”. (Dz. 2293).

    Por tanto si San Juan escribió de parte de Dios y siendo inerrante la Escritura -aún en materia de Profecías- que va a haber dos resurrecciones, así será, y que entre ellas ha de haber un largo período de tiempo (Mil años) en el cual Jesucristo en su Segunda Venida inaugurará Su Reino anunciado por los Profetas, así será, y que el Diablo en ese período estará encadenado, así será.
    De mi parte, con usted, doy por terminado el asunto.

    Me gusta

  6. Estimado Jorge Rodríguez:

    Le repito, yo ni siquiera leo la Biblia, aún más el Apocalipsis. Sin embargo, diciendo eso, digo que la leí entera, pero hace 25 años, y si a veces leo algo, es solo para verificar citas, palabras latinas y griegas. No me atrevo a lecturas exegéticas; me fueron, me son y me será suficientes los escritos exegéticos de los santos padres y doctores de la Iglesia. En cuanto al Apocalipsis, le digo sinceramente que a mí me provoca nauseas: es un libro muy fuerte. Para mi, que otros lo leen y hacen exégesis, es algo que no comprendo…

    Por favor, “no con ganas de ganar una discusión de blog” escribo yo aquí. Éste reproche puede Usted hacerlo en contra de todos los que escriben aquí. Además no discutimos discusiones, sino verdades contra errores y errores contra verdades. Sin embargo, si alguien me diría que a causa de tal o cual discusión que yo gané se le hizo claro tal o cual cuestión, entonces ¿estaría yo tan santo para no ser tan débil y no sentirme bien? Dejémonos a nosotros en paz y discutamos lo que urge discutir.

    Repito la pregunta: ¿confiesa más de DOS juicios?

    Un detalle: en el juicio universal serán juzgados no solo los hombre, sino incluso los ángeles, tanto los malos, como los buenos. (Del mismo libro citado más arriba: non solum homines, sed et angeli tam mali, quam boni”.) OJO: ¡también los ángeles buenos! Y desde luego que sí, porque así los recompensará Dios con sus divinas recompensas.

    En cuanto a la exégesis, no he encontrado más que eso, 2Pet. 1, 19-21:

    19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;

    20 entendiendo primero esto, que NINGUNA PROFECÍA DE LA ESCRITURA ES DE INTERPRETACIÓN PRIVADA,

    21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

    La exégesis de estos versículos le toca a Usted hacerla.

    Me gusta

  7. Estimado Simón Del Temple:

    Vuelvo, insistente…

    Afirma Usted: “Su argumento es un círculo vicioso porque intenta impugnar el Milenarismo con el mismo Credo que profesaba la Patrística Milenarista.”

    Según he dicho, el autor del argumento es s. Agustin. Con lo cual, según Usted, dado que s. Agustin fue confesor del Credo y milenarista, jamás podrá refutar el milenarismo a partir del Credo. Y como él, cualquiera. ¡Pero esto es absurdísisisisimo! He aquí lo que ocurre cuando se piensa contra la verdad.

    Me gusta

  8. Estimado “g”, si parte de malas traducciones de la Biblia va llegar a cualquier lado, le recomiendo la de Monseñor Straubinger que es directa del griego y se puede descargar en varios lugares de Internet, Copio y pego el pasaje de la segunda epístola de San Pedro:

    2 Pedro 1, 19-21
    19 Y tenemos también, más segura aun, la palabra profética, a la cual bien hacéis en ateneros como a una lámpara que alumbra en un lugar oscuro hasta que amanezca el día y el astro de la mañana se levante en vuestros corazones
    20 entendiendo esto ante todo: que ninguna profecía de la Escritura es obra de propia iniciativa; 21 porque jamás profecía alguna trajo su origen de voluntad de hombre, sino que impulsados por el Espíritu Santo hablaron hombres de parte de Dios.

    Lo que Pedro dice en 2 Pedro 1,20 es que ninguna profecía es obra humana sino que es la palabra de Dios, nada que ver con su copy-paste de “ninguna profecía es de interpretación privada”

    Me gusta

  9. Objeciones al Anti-Milenarismo:

    Si no hubiera un periodo de ‘Mil’ años de Paz Mesianica en la Tierra, tipo Isaias 9-6, “y el león como un buey comerá hierba, el niño de pecho jugará junto al nido de la víbora…” sino que habría un final del mundo súbito, las almas purgantes del Purgatorio quedarían eternamente atrapadas en él, sin posibilidad alguna de salir de ese estado.
    Pero sobre todo, multitud de profecías quedarían incumplidas, empezando por la tercera bienaventuranza, “Bienaventurados los mansos porque ellos heredarán la Tierra”.
    En concreto todas las profecías que hablan de la futura Tierra, las naciones, los reyes del futuro…
    Pongamos algunos ejemplos:

    En Apocalipsis 5, 9-10 está escrito: “la corte celestial glorifica a Dios, porque ha confiado los destinos del mundo al Cordero Inmolado,Cristo Jesús…”; y más adelante, el coro de alabanza se dirige a Cristo: “Eres digno…, porque fuiste sacrificado, y compraste con tu sangre para Dios hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación, y has hecho de ellos para nuestro Dios un reino de sacerdotes, y reinan sobre la tierra.” Evidentemente, los Sacerdotes del Cordero reinarán sobre la Tierra en el Reino Milenarísta, sí o sí. En este siglo mundano nunca lo han hecho.
    Que se trata de un reinado en la tierra y sobre las realidades de este mundo, queda también aclarado al señalar a dicho reino un tiempo de duración x (Ap 20, 4-7); en cambio para el imperio del Cielo lógicamente está fuera del Tiempo, en el ámbito de lo que no puede acabarse, en el ámbito inmutable de las realidades eternas.
    También, casi todas las revelaciones privadas quedarían anuladas, pues hay muchísimo casos en los que se alude a este Reino de Paz en la Tierra, por ejemplo en las dadas por Jesús a la doctora Mary Jane Even (llamada “secretaria de Cristo” para los últimos tiempos) le ha sido especificada, con todo lujo de detalles, la instauración de este Reino en la propia tierra.

    Me gusta

  10. Estimado Simón Del Temple:

    Escribe Usted: “Veo que se quiere salir del texto del cap.XX”. No, pues ni siquiera he “entrado” en el. Hablemos del argumento más arriba presentado, ya que refuta lo que Usted sostiene: el milenarismo etc.

    Escribe Usted: “Finalmente y como usted pone en tela de juicio no solo el Milenarismo, sino también el sentido LITERAL de la Escritura”. No, pues ni he afirmado eso, eso contra el sentido literal, ni se deduce de lo que he afirmado. Hablemos del argumento de más arriba… Pero gracias por la cita de s. Agustin: ‘Siempre hay que interpretar literalmente A MENOS QUE SEA IMPOSIBLE’, a saber, si lo que se interpreta literalmente resulta entrar en conflicto dogmático con la fe y en conflicto lógico con la razón. Ahora bien, como a Usted tanto le importa la interpretación literal, por favor, me gustaría saber cual es su interpretación literal de estos versículos, que también los he reproducido más arriba, o sea, los de 2Pet. 1, 19-21:

    19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;

    20 entendiendo primero esto, que NINGUNA PROFECÍA DE LA ESCRITURA ES DE INTERPRETACIÓN PRIVADA,

    21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

    Y pregunto, después de las respuestas mías de más arriba: ¿se retracta Usted de eso: “Su argumento es un círculo vicioso porque intenta impugnar el Milenarismo con el mismo Credo que profesaba la Patrística Milenarista.”, o no?

    No, no puede dar por terminado el asunto: impera la fe; impera la razón.

    Me gusta

  11. Estimado Jorge Rodríguez:

    Lo siento por el copy paste. Me serví de internet porque no tengo la Bilblia en castellano. Sin embargo, he aquí dos versiones en latín del versículo 20:

    hoc primum intelligentes quod OMNIS PROPHETIA SCRIPTURAE PROPRIA INTERPRETATIONE NON FIT. (biblia sacra juxta vulgatam clementinam)

    si illud primum noveritis, NULLAM PROPHETIAM SCRIPTURAE ESSE PROPRIAE EXPLICATIONIS (domini nostri novum testamentum. ex interpretatione theodori bezae berolini: mdccclxxiii)

    τοῦτο (this) πρῶτον (first) γινώσκοντες (knowing), ὁτι (that) πᾶσα (any) προφητεία (prophecy) γραφῆς (of scripture) ἰδίας (of its own) ἐπιλύεσεως (interpretation) οὐ γίνεται (is not). (the interlinear literal translation of the greek new testament, new york — falta el año — el texto griego es idéntico con el publicado por Angelo May: Novum Testamentum ex vetustissimo codice vaticano secundis crius editum studio Angeli Maii … 1859)

    Con lo cual: la traducción castellana del copy paste es CORRECTA.
    Luego espero su exégesis.

    Respecto al numero de los juicios: por favor, teclea una cifra.

    Me gusta

  12. Estimado Jorge Rodríguez:

    Si tiene razón con eso, porque palabra por palabra PROPRIA INTERPRETATIONE NON FIT es: no se hace por propia interpretación … ¿qien? la profecia… οὐ γίνεται es convinceste.

    Disculpas por eso.

    Me gusta

  13. Estimado JuanC:

    Eso “que habría un final del mundo súbito, las almas purgantes del Purgatorio quedarían eternamente atrapadas en él, sin posibilidad alguna de salir de ese estado” hay que demostrarlo. Sobre un final súbito del mundo existen muchas paginas escritas al favor de éste.

    Me gusta

  14. “g”: Nadie puede conocer el futuro, como dice el Profeta Isaías en XLI,23. Las Profecías solo pueden tener un origen: Dios. El hombre no puede hacer profecías, pero pueden hablar o escribir inspirados por Dios, impulsados por el Espíritu Santo (cfr S. Pe. I,21) y de tal modo está comprometida la autoridad de Dios, que no puede haber error en lo que revela, porque ninguna Profecía de la Escritura es obra de la propia iniciativa del hombre. Así San Juan escribe lo que Dios le revela, impulsado por el Espíritu Santo, y así es imposible que se cuele cualquier error. Entonces si el Espíritu Santo hubiera querido inspirar algo distinto, ¿por´qué razón no dijo lo que quería inspirar en lugar de impulsar a escribir lo que no quería? El capítulo XX habla clarísimamente de DOS resurrecciones: “y vivieron y reinaron con Cristo mil años…El resto de los muertos no tornaron a vivir hasta cumplidos los mil años.” Luego y como toda Profecía tiene origen en Dios, el Espíritu Santo impulsó a San Juan a escribir dos resurrecciones. Y así pacíficamente lo creyó la Iglesia Patrística hasta que apareció el hereje Kerintos y se puso a decir toda sarta de sandeces acerca del Milenio que los alegoristas -de todos los tiempos- interpretan mal. Hasta el mismo San Agustín que fue milenarista y entendía literalmente el cap.XX, viendo los estragos que hacía la mala interpretación, empezó a alegorizar, y la regla que él mismo puso NO LA SIGUIÓ. No es “imposible” interpretar literalmente como tranquilamente la Patrística lo hizo: Dos resurrecciones y en medio un intervalo de tiempo donde comienzan a cumplirse todas las Promesas en el Reino pensado y querido por Dios desde toda la eternidad: Si Dios no hubiera pensado y querido la Encarnación del Verbo no hubiera habido Creación, pero hubo, el Verbo que tendría que haber nacido de la Inmaculada solo para reinar sobre la Creación hecha para El, lo hace igual después del pecado de Adán que no tiene poder de cambiar nada en la Mente Divina, sino tan solo el modo: en vez de gloriosa, pasible, y en vez de reinar, redimir. Por eso en tiempo de Su Pasión dijo solemnemente y con toda la Majestad de Dios. “AHORA mi Reino no es de acá”. Lo será “acá” -en la tierra- cuando vuelva a tomar posesión del Reino que le tiene preparado el Padre, pero no solo volverá como Rey sino también como Juez, a dar el galardón que cada uno merece: “Venid benditos de mi Padre a tomar posesión del reino preparado para vosotros” “Y os digo que no volveré a beber del fruto de la vid hasta que VENGA EL REINO DE DIOS” (cfr. Sn. Lc.XXII, 18). Y esto lo dijo antes de convertir el vino en Su Sangre. Por tanto se está refiriendo que de algún modo lo hará. Después de la Resurreccción no tenía necesidad de comer, pero lo hizo para que no creyeran que era un fantasma. Por tanto si dijo que volverá a beber vino en el Reino de Dios, no se trata del Cielo, donde no hay vino, sino de Su Reino sobre la tierra, y lo hará.
    Entonces, dos resurrecciones intercaladas por el Milenio. Si el Espíritu Santo no quiso decir esto ¿para que lo dijo? Tenían que venir los ALEGORISTAS y enmendarle la plana al Espíritu Santo!!! ¡Vamos!

    Me gusta

  15. CONCILIO DE TRENTO, SESIÓN 4° (8 de Abril de 1546)
    Decreto sobre la Edición y Uso de la Sagrada Escritura

    Praeterea ad coercenda petulantia ingenia decernit, ut nemo, suae prudentiae innixus, in rebus fidei et morum ad aedificationem doctrinae Christianae pertinentium, Sacram Scripturam ad suos sensus contorquens, contra eum sensum, quem tenuit et tenet sancta mater Ecclesia, cuius est iudicare de vero sensu et interpretatione Scripturarum Sanctarum, aut etiam contra unanimen consensum Patrum, ipsam Scripturam Sacram interpretari audeat, etiamsi huiusmodi interpretationes nullo umquam tempore in lucem edendae forent. Qui contravenerint, per Ordinarios declarentur, et poenis a iure statutis puniantur.

    Decreta además, con el fin de contener los ingenios insolentes, que ninguno fiado en su propia sabiduría, se atreva a interpretar la misma Sagrada Escritura en cosas pertenecientes a la fe, y a las costumbres que miran a la propagación de la doctrina cristiana, violentando la sagrada Escritura para apoyar sus dictámenes contra el sentido que le ha dado y da la santa madre Iglesia, a la que privativamente toca determinar el verdadero sentido e interpretación de las Sagradas Letras; ni tampoco contra el unánime consentimiento de los santos Padres [Concilio Trullano, c. 19], aunque en ningún tiempo se hayan de dar a luz estas interpretaciones. Los Ordinarios declaren los contraventores, y castíguenlos con las penas establecidas por el derecho.

    Me gusta

  16. Ergo: si el milenarismo va “contra el unánime consentimiento de los santos Padres”, entonces “castíguenlos con las penas establecidas por el derecho”.

    Me gusta

  17. Con respecto a cuántos juicios hay, pues solo dos: el de cada uno inmediatamente después de la muerte individual y el Juicio final, donde resucitarán los réprobos, pues los justos, santos y mártires fueron juzgados dignos de recibir el reino. Al final del Milenio Jesucristo juzgará a los réprobos: “apartaos de Mí”, en cuanto a los justos les dirá: “Venid benditos de mi Padre”, para que aparezca pública la ignominia de los malos y quede ratificada para la eternidad la santidad de los buenos. Por eso dice San Pablo, refiriéndose a la Parusía, que resucitarán primero los que son de Cristo, y los fieles que estén vivos serán arrebatados con Cristo en el aire. Nada se dice de los réprobos, porque su juicio público es al final. Durante el Milenio o bien resucitan todos los justos de una vez o irán resucitando de acuerdo a sus méritos: los primeros en resucitar son los últimos Mártires que murieron en la persecución del Anticristo, y así hasta el “último” bienaventurado, por eso San Juan llama “bienaventurados a los de la “primera resurrección” . Nada de esto se opone al Dogma que “ha venir a juzgar a vivos y muertos” porque TODOS los hombres son juzgados, y muchos-“una muchedumbre incontable de toda raza, pueblo y nación”- son juzgados dignos de tomar posesión del Reino con Jesucristo. Que si corporaliter o visibilter no interesa, porque el Rey estará como estuvo después de la Resurrección.
    Ahora, en este punto, conviene intercalar la escatología de San Ireneo.

    Me gusta

  18. 1) Es que no hay unanimidad de los Santos Padres.
    2) Ahora mismo, no hay nadie que pueda definir dogmáticamente.
    3) Tampoco hay nadie que pueda aplicar el derecho.
    4) Lo único que hay son los decretos de 1841 y 1844 que no definen, ni condenan, lo único que hacen es advertir disciplinariamente que no se puede enseñar con certeza

    Me gusta

  19. Estimado Jorge Rodríguez:

    1. Si se está de acuerdo que el milenarismo éste —espiritual, sutil, mitigado etc.—, no puede ser enseñado con certeza, entonces que no se enseñe con certeza… o que se enseñe con incerteza… a ver si alguien tiene la virtud que requiere enseñarlo así.

    2. El argumento sigue en pie.

    3. Y eso es lo que se ve: Usted, también don Simón Del Temple, ya habéis visto en que punto atacar por parecer éste débil: EL JUICIO UNIVERSAL; y al concepto teológico de JUICIO UNIVERSAL se le puede hacer dos hechizos interpretativos: a) que hay muchos juicios, más de dos —el particular y el universal—, multiplicándolos según el numero de los grupos de los que han de ser juzgados (su posición); b) que el JUICIO UNIVERSAL mismo dura mucho, por hacerse en trozos (la posición de don Simón Del Temple). — Ningún problema: voy a fortalecer dogmáticamente y lógicamente el JUICIO UNIVERSAL.

    Me gusta

  20. Estimado g :

    ¿Qué tipo de penas establece el derecho para el caso de los milenaristas de la segunda mitad del siglo XX y lo que va del XXI? Es decir, después de la disposición de la Sagrada Congregación del Índice.

    Gracias.

    Me gusta

  21. Pues bien: TODO queda claro clarísimo según el CATECISMO ROMANO, tanto con referencia al argumento que FULMINA cualquier tipo de milenarismo, como con referencia a aquellos intentos de NEGAR lo que cada católico es obligado a creer con respecto al JUICIO UNIVERSAL. Por eso, ruego a todos los interesados, por el amor a la verdad, que lean el CATECISMO ROMANO del año 1926, páginas 77-82, sea descargándolo de éste mismo blog (en la columna derecha), sea, si quieren leerlo con los subrayados míos, de aquí: https://dl.dropboxusercontent.com/u/48753313/catecismo_romano_fragmento.pdf

    ¡Viva Cristo Rey!

    Me gusta

  22. Estimado “g”,

    1) En ningún lugar del enlace que ud ha puesto se menciona el milenio o el milenarismo ¿de qué fulminación me habla?

    2) En ningún lugar de ese texto se impugna que el milenio pueda caber perfectamente entre la parusía y el juicio final (que también está en el apocalipsis) ¿o no sabe Ud que mil años son para el Señor como un día y un día como mil años? ¿No dijo Nuestro Señor que venía PRONTO y han pasado dos mil años? Entonces si ”pronto” son dos mil años, que es el milenio sino un momento?.

    3) El apocalipsis no impugna el juicio final sino que viene claramente predicho en él.

    Me gusta

  23. Donde si viene impugnado el milenarismo es en el catecismo de Juan Pablo II, y no es ninguna sorpresa:

    “676 Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia, lo cual no puede alcanzarse sino más allá del tiempo histórico a través del juicio escatológico: incluso en su forma mitigada, la Iglesia ha rechazado esta falsificación del Reino futuro con el nombre de milenarismo (cf. DS 3839), sobre todo bajo la forma política de un mesianismo secularizado, “intrínsecamente perverso” (cf. Pío XI, “Divini Redemptoris” que condena el “falso misticismo” de esta “falsificación de la redención de los humildes”; GS 20-21).”

    Además, busca confundirlo diabólicamente con el marxismo que condena Divini Redemtoris.
    Pero ¿que se podía esperar del besacoranes?

    Me gusta

  24. Para abg:

    El incumplimiento de lo que prohibe el Índice remite al Canon 2222 del Código Pío Benedictino:

    Aunque la ley no lleve aneja ninguna sanción, puede sin embargo, el superior legítimo castigar con alguna pena justa, aún sin previa conminación, la transgresión de aquella, si el escándalo tal vez dado o la gravedad especial de la transgresión así lo exigen; fuera de éste caso, no puede castigarse al reo si antes no se le ha amonestado, conminándole con una pena latae o ferendae sententiae en el caso de que viole la ley, y esto no obstante la hubiere violado.

    Desde luego, en casos graves —libros heréticos, pornográficos, de magia etc.—, se encargaba el código civil, siendo el mayor castigo la pena capital.

    Fraternales saludos en Cristo y María.

    Me gusta

  25. Estimado Jorge Rodríguez:

    Esto ésta escrito negro sobre blanco:

    1. Señal de la segunda venida: aparición del Anticristo.
    2. En la segunda venida vendrá para juzgar a TODOS.
    3. Todos serán juzgados en un Día y en un sólo lugar: EL JUICIO UNIVERSAL.

    Lo que a Usted no se queda claro es éste orden:

    1. Fulminado el Anticristo por Cristo en su segunda venida en GLORIA.
    [2. Aquí no lo tiene Usted claro. — Pero ojo: esto es antes del Juicio Universal, y para insertar un reino intermedio aquí, hay que postular tanto un Juicio, el tercero, tanto una resurrección especial.]
    2. Conmoción general de los astros y la conflagración de la tierra.
    3. Resurrección general de TODOS los hombres.
    4. JUICIO UNIVERSAL.

    Le aconsejo que lea el texto del Catecismo con mis subrayados, sea por ahorro de tiempo. Luego puede preguntarme cualquier cosa.

    Respecto al otro comentario: Sí, tienes razón, buscaban confundirlo diabólicamente con el marxismo. Yo tuve como asignatura troncal éste Catecismo. ¡No lo voy a tocar nunca jamás!

    Fraternales saludos en Cristo y María.

    Me gusta

  26. He leído el texto y sigo sin encontrar porqué no se puede poner un milenio, o lo que Dios disponga, entre (1) y (3), ni tampoco veo porque hay que postular un juicio intermedio. Puede venir la Parusia y hacer el juicio universal después del milenio perfectamente. ¿Donde dice que entre (1 ) y (3) hay un plazo estipulado de tiempo? ¿dice en algún lado que entre (1) y (3) hay una hora, una semana…?

    Me gusta

  27. Estimado Fernando Roqué:

    ¿Sería Usted tan amable y escribir punto por punto esto momentos y estos eventos según el orden cronológico? Luego veremos si concuerdan con el Catecismo.

    Claro: no se puede poner un milenio ENTRE la segunda venida y el juicio universal porque: “y de nuevo VENDRÁ con gloria, PARA JUZGAR a vivos y muertos, y su reino NO TENDRÁ FIN”. — Aquí está la fulminación de cualquier tipo de milenarismo.

    Fraternales saludos en Cristo y María.

    Me gusta

  28. Estimado g :
    Muchas gracias por su respuesta y por su valiosa defensa de la Iglesia Católica y de sus disposiciones disciplinares y demás.

    Fraternales saludos en Cristo y María.

    Me gusta

  29. La Fe Católica se apoya en un “trípode”: Escrituras Santas, Tradición y Magisterio, al punto que sin alguna, deja de haber Fe Católica.
    El Milenio se encuentra en la Escritura, a modo de Profecía, por lo cual no puede haber una definición del Magisterio y no por eso se “caiga” la Fe, por tanto nos queda recurrir a la Tradición a ver si está explicada la Profecía sobre el Milenio, y Oh sorpresa! Sí!!!! Ya vimos cómo se expresa San Justino, pero en San Ireneo se encuentra a Jesucristo -después de la Creación- como Centro en el orden sobrenatural y natural, según aquello de:”nadie va al Padre sino por Mi”, que trasciende el sentido de oposición al falso ecumenismo, sino sobre todo en el plano sobrenatural: “nadie conoce al Padre sino solo el Hijo y aquel a quien quiera revelarlo”, razón por la cual -según la escatología de San Ireneo- el Milenio es hasta necesario para ir “adaptando” a los resucitados con cuerpo y alma, al conocimiento del Padre mediante la total incorporación al Verbo Encarnado, es decir que en el Milenio o Reino Terreno de Cristo NO HAY visión beatífica completa de la esencia divina, sino paso a paso para que todos lleguen a la “estatura de Cristo” como dice San Pablo. “El Padre nada hace sin Su Verbo y a nadie reconocerá si no tiene en sí la “imagen y semejanza” por El que han sido creados. Por eso el Verbo Encarnado es la piedra de arco que traba todo el edificio. Desconocer al Hijo es desconocer al Padre: “Felipe tanto tiempo hace que estoy con vosotros y aún no me conocéis, quien Me ve , ve al Padre”.Y como la eternidad será la perfecta posesión de los bienaventurados de la esencia divina´-según los grados de méritos de cada uno- en esto también Jesucristo, el Verbo Encarnado, es el único Maestro: “Uno solo es vuestro Maestro”. Por eso “la vida eterna es conocerte a Ti, único Dios verdadero, y a Tu Enviado, Jesucristo”
    Ahora no estamos hablando del Milenarismo de Lacunza, ni de sanciones disciplinares, ni de “peligrosidades” en la enseñanza. San Ireneo es un Santo Padre que profesó tranquilamente el Milenarismo como se lo trasmitió San Juan, ni metafórico, ni alegórico, sino literal-literal. Esto es Tradición en la que se apoya la Fe Católica y el Magisterio no ha hecho más que ratificar.

    Me gusta

  30. “Simón del Temple”

    ¿Ya ve como hasta usted mismo reconoce que escribe cosas que no tienen nada que ver con el tema en discusión?
    En cuanto al milenarismo de Lacunza, Castellani o el de usted, que parece que son lo mismo, por qué sigue empeñado en tratar de enmendarle la plana al Magisterio?

    Me gusta

  31. Veo que he cometido un error de copy paste: en vez de dirigir el ultimo comentario a Jorge Rodríguez lo he dirigido a Fernando Roqué, a quien le pido disculpas, y así aprovecho enviarle un amistoso saludo.

    Me gusta

  32. Vamos a ver, “g”, baje a tierra de una vez. Ud no es Torquemada ¿Ud se va a poner a juzgar “punto por punto” lo que yo digo y si va con el catecismo? ¿No ve que no es nadie para tomar exámen a los demás? Opine si quiere, que para eso el blog da libertad, pero hasta ahí como hacemos todos.
    ¿Que le tengo que hacer yo una “lista”, o explicar, a alguien que dice que el Apocalipsis le dá nauseas?
    Si hasta a San Juan de la Cruz le señala Ud. lo que le faltó poner en sus escritos.
    Luego dice que hay que “tener cuidado” con Castellani, cuando es un sacerdote que si no fue un santo está muy cerca.
    Ya medio me acusó de ocultista en otro comentario y lo deje pasar porque bueno, parece que tiene entusiasmo…pero ya cansa.
    Encima percibo que se hace el sordo con las respuestas a sus comentarios que siempre son agresivos, y replica como si no se le hubiera contestado en varios lugares por más de un blogero, o responde de forma incomprensible. La cuestión es que tiene que llevar la razón siempre y poner siempre el último post.
    Mire, no se está luciendo.

    PD: Ya sé que va a poner otro post abajo de este, pero no se lo voy a contestar.

    Me gusta

  33. La enigmática sentencia de nuestro contertulio “g”:

    “2. Antes que el Apocalipsis, se nos impone el Credo, y se nos impone junto con la enseñanza del Magisterio de la Iglesia; luego se nos impone la enseñanza de los santos padres y doctores de la Iglesia;…”

    A raíz de esta sentencia me gustaría que me respondiera a algunas preguntas:

    ¿Para usted el Libro del Apocalipsis forma parte de la Revelación Divina o Sagradas Escrituras inspiradas por el Espíritu Santo?

    ¿Cree usted en la inenarrancia del Apocalipsis?

    ¿Cree usted en la autoría de San Juan Evangelista del Apocalipsis?

    Si la respuesta es “sí”, su sentencia de arriba carece de sentido y usted debería revisar todos sus comentarios y si la respuesta es “no” usted no es más que uno de los muchos protestantes que pululan por ahí interpretando las Sagradas Escrituras a su antojo y para los que unos libros si forman parte de las Sagradas Escrituras y otros no a gusto de cada uno.

    Y por cierto, que tras la caída del Anticristo habrá un período de esplendor de la Iglesia no sólo viene en los Evangelios por palabras propias de Cristo sino que ha sido sostenido por muchos santos y videntes de mucha reputación en la Iglesia Católica, entre ellos por citar uno, Hildegarda de Bingen, s.XII, sin que la Iglesia haya emitido ningún tipo de condena ni prohibición de sus obras.

    Y que lo mismo que el mundo antiguo pereció por su iniquidad bajo el cataclismo del Diluvio, así este mundo será consumido cuando llegue su momento por el fuego y habrá un cielo nuevo y una tierra nueva que heredarán los justos o los hijos del Reino como así lo atestigua no sólo el Apocalipsis, sino los Evangelios, San Pablo y la segunda carta de Pedro. Que haya gente empeñada en una mala interpretación del Credo, de las Sagradas Escrituras o interpretación a su gusto y sosteniendo cosas contrarias a lo expuesto en las mismas Escrituras y sostenido por la Iglesia haya ellos con su conciencia.

    Por cierto, una cosa es el período de mil años establecido en el Apocalipsis y su correcta interpretación y otra cosa es el milenarismo. Por cierto, no confunda la expresión fin del mundo o de los tiempos como fin y extinción de la Creación. Espero que sepa apreciar la diferencia pues son cosas distintas.

    Ap 22: 6 Luego me dijo: “Estas palabras son ciertas y verdaderas; el Señor Dios, que inspira a los profetas, ha enviado a su Ángel para manifestar a sus siervos lo que ha de suceder pronto.

    7 Mira, vengo pronto. Dichoso el que guarde las palabras proféticas de este libro.”

    18 Yo advierto a todos los que escuchan las palabras proféticas de este Libro: «Si alguien pretende agregarles algo, Dios descargará sobre él las plagas descritas en este Libro.
    19 Y al que se atreva a quitar alguna palabra de este Libro profético, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la Ciudad santa, que se describen en este Libro».

    Me gusta

  34. Estimado Jorge Rodríguez:

    1. Todo católico tiene derecho a imitar a Torquemada y a cualquier santo que peleó por la verdad; más: es eso una obligación. ¿Niega Usted eso?
    2. No opino; pienso; con lo cual, puedo argumentar todo lo que escribo aquí. ¿Puede Usted poner el dedo sobre algo erróneo que yo hubiera escrito?
    3. Si el dueño del blog me invita a no escribir una palabra más aquí, lo haré de inmediato. ¿Acaso cree Usted que no hay bastantes lectores de éstos comentarios interesados del tema y del problema?
    4. La biografía de Castellani habla por sí misma.
    5. No le he acusado de ocultista. He dicho: Todo simbolismo acaba en ocultismo. Comparación: “Todo peatón que cruza la calle en rojo puede ser atropellado”. De esto no resulta que a los peatones que no respetan ésta advertencia se les dicen “muertos”.
    6. Nadie refuto el argumento contra el milenarismo. Las respuestas marean la perdiz.
    7. Cuidado con el AD HOMINEM.

    Con lo cual, de nuevo:

    ¿Sería Usted tan amable y escribir punto por punto esto momentos y estos eventos según el orden cronológico? Luego veremos si concuerdan con el Catecismo.

    Me gusta

  35. Estimado Wamba:

    1. Respecto a lo que citó de un comentario mío: Aquello es el orden; al revés, es propio de los protestantes. Para esclarecer más la “idea”: En el ORDEN DIVINO, primero ésta la Revelación o sea la Sagrada Escritura, luego el Credo junto con los Dogmas y el Magisterio de la Iglesia, luego la Teología especulativa. En el ORDEN HUMANO primero ésta el Credo junto con los Dogmas y el Magisterio de la Iglesia, luego, para los que tienes dientes de leche, ésta la Teología especulativa y solo al final la Revelación o sea la Sagrada Escritura; pero para los que tienen dientes fuertes, capaces de roer y masticar la Verdad Divina, siempre mantener como primero el Credo junto con los Dogmas y el Magisterio de la Iglesia, poner la la Revelación o sea la Sagrada Escritura antes de la Teología especulativa carece de importancia.

    Adaptación al caso: Ningún católico puede poner antes del Credo y de los Dogmas y del Magisterio de la Iglesia lo que el entiende según lo que el lee en la Biblia. Porque PRIMA SER CATÓLICO AL SER EXEGETA CATÓLICO. (Ahora bien, no es el castellano mi idioma materno, pero aparte de los errores gramaticales y de tecleado, otros errores no he cometido.)

    2. Respondo a su preguntas: a la primera: sí; a la segunda: sí; a la tercera: sí.

    3. Mi respuesta es un triple “sí” y mi sentencia no carece de sentido, según lo afirmado arriba (punto 1).

    4. Decir que soy protestante es un mero insulto. Sin embargo, no lo tomo en serio, porque sé que lo hizo Usted por mera negligencia. Además me es Usted muy simpático por muchos comentarios suyo que he leído con placer.

    5. No cita nada de Hildegarda von Bingen… —mi santa preferida, cuya música escucho casi a diario.

    6. Si es Usted milenarista, LE IMPLORO que me aclare que entiende Usted por éste “milenio”, desde luego, sin omitir los detalles cronológicos de los eventos, tampoco el fundamento dogmático… porque solo y solo y solo citar del Apocalipsis no sirve: es como me citaría de Bhagavad-guitá.

    Fraternales saludos en Cristo y María.

    Me gusta

  36. Me alegra que conste “si” a mis tres preguntas. No me quedaba claro ante sus objeciones al Apocalipsis. Decirle que en ningún momento en pretendido insultarle, mi comentario derivó de mis dudas sobre lo anterior.

    Respecto que para un católico, se supone que somos católicos, lo mismo que ocurre con la interpretación de la Biblia (desgraciadamente ya hoy día nadie cree en el sentido literal de la Biblia la cual es vista como un libro de mitos, alegorías y metáforas) ocurre con la interpretación del Credo, usted lo habrá podido ya observar. Usted entiende una cosa por el fin del mundo, la resurrección de los muertos y el Juicio Final y otros cuando recitan el Credo entienden otra cosa (me refiero a que cada uno se formará una idea de cómo ocurrirán estos hechos en cuestión que claramente están narrados en la Biblia). Es más si usted va a teólogos a que le expliquen que entienden sobre los apartados “que vendrá para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin” y sobre la “resurrección de los muertos” probablemente cada uno le dará una versión y para su comprensión tendrán que recurrir a las Santas Escrituras y entre ellas al Apocalipsis, pues es un libro canónico desde el s.IV, y le hablarán lo que pensaban los Santos Padres doctores y demás expertos hasta nuestros días. Pero en el Credo no está todo el contenido de la Fe Católica y si en las Sagradas Escrituras donde la Iglesia Católica con la asistencia del Espíritu Santo nos la va exponiendo. O por lo menos eso hacía hasta no hace mucho.

    El Credo es una profesión de fe, sencilla y llana para los fieles, de los aspectos fundamentales de nuestra fe y en nada contradice a las Sagradas Escrituras pues deriva de la misma. Pero el Credo no da una explicación de su contenido ni de otros muchos aspectos de las enseñanzas de nuestra fe ni del contenido de la Sagrada Escritura porque si así fuera sobraría el magisterio de la Iglesia y tantos y tantos libros escritos por santos y expertos teólogos sobre las mil y una cosa que nos habla las Escrituras, entre ellas lo que debatimos aquí. Ni en el Credo está contenido todo lo que un católico debería saber o quiere saber si quiere ir más allá de esa mera profesión de fe pues si así fuera sobraría las Sagradas Escrituras. Nos bastaría con recitar el Credo y lo sabríamos todo sobre todo, no tendríamos necesidad de leer la Biblia. Ni el Credo es suficiente para la salvación de almas y alcanzar la vida eterna. Si tal hubiese sido el caso, no hubiesen sido necesarias las Santas Escrituras (y en especial, el Nuevo Testamento con las enseñanzas de Jesús y de los Apóstoles por revelación del Espíritu Santo) ni su interpretación por parte de la Iglesia, simplemente con que Jesucristo nos lo hubiese dejado escrito en un papel como a Moisés les dejó Dios escrito los Diez Mandamientos hubiese bastado. Ahí tenéis todo lo que debéis saber sobre todo. Por tanto, no se puede poner el Credo por encima de las Sagradas Escrituras.

    Respecto a Santa Hildegarda aquí te dejo un enlace y lo que escribió acerca del período que vendría posterior a la caída del Anticristo que coincide también con visiones de A.C. Emmerick. Pero es más, cuando pueda te expondré textos de la Biblia donde queda explicado que tras el gran castigo que caerá tras la gran tribulación habrá un período donde reinarán los justos como Jesucristo, San Pablo, San Pedro y San Juan en el Apocalipsis (todos explican lo mismo) nos narran.

    http://www.hildegardiana.es/4blog/040.html

    Por su parte, el Scivias dice: “Tras la muerte del Anticristo, el lugar donde cayó se llenará de hedor y de niebla […] para que los hombres seducidos por el Impío se aparten de su error y vuelvan a la verdad”. Al ver la muerte del Anticristo, “los pueblos se sobrecogerán, presa del más horrible espanto, derramarán sollozantes lamentos y lúgubres clamores, y dirán amargamente que se engañaron” (SC, 3,11, 39). “Caído el Hijo de la Perdición muchos de los que cayeron en el error volverán a la verdad” (SC, 3, 11, 40). No obstante, es de suponer que el Anticristo seguirá teniendo seguidores hasta el final del tiempo, pues la Luz Viva exhorta a hacer frente “a cuantos precedan y sigan al Hijo de la Perdición, al que llamáis Anticristo” (SC,3,11,19).

    La Luz también anuncia a la Iglesia una época de esplendor y de conversiones, lo que obliga un tiempo de duración desconocida para que los seres humanos puedan rectificar y convertirse, antes del Juicio Final colectivo en el que quedarán cristalizadas, valoradas y retribuidas para toda la Eternidad nuestras conductas. De hecho, la Luz Viva anuncia para esta época la conversión del pueblo judío (OD, 3ª, 2ª,8).

    Hacia 1151, año en que presumiblemente se dictaron estas líneas, la Luz Viva prohibía escudriñar más allá. “Lo que queda no podrás saberlo, pues está oculto en el Padre. De este ciclo de tiempos aún tenéis por delante largos años antes de que venga el Homicida. Esta no es sazón ni éste es el momento de que sepáis qué ocurrirá entonces, como tampoco sabéis qué pasará tras los siete días de una semana. Solo lo sabe el Padre, que también tiene esto bajo su potestad. Sobre los días de la semana o el transcurso de los tiempos del mundo, nada más sabrás, oh hombre” (SC,3ª, 11, 23).

    Pudiera ser que 962 años después ya hayan llegado la sazón y el momento de escudriñarlo, y con esta esperanza nos atrevemos a presentarlo; no obstante la advertencia es taxativa:
    “Tras la caída del Impío, no indagar el Último Día del eclipse del mundo, pues nadie podrá saberlo. Es un secreto que el Padre guarda recóndito. En consecuencia, estad preparados, oh hombres, para el Día del Juicio. Porque, según se ha dicho, Mi Hijo, el poderosísimo guerrero, vencerá en los últimos tiempos al Hijo de la Perdición y a su padre el Demonio con todas sus artimañas” (SC, 3,11,41).

    Me gusta

  37. El acto final de la permanencia de la Humanidad sobre la Tierra tal como la conocemos lo describe Santa Hildegarda en la 12ª Visión del Scivias, que es una visión realmente corta (apenas un tercio de las normales) donde este último acontecimiento queda recogido así en el “Sumario”:

    Durante el Último Tiempo, terribles cataclismos en aire, tierra o agua acabarán con toda vida en la Tierra, de la que desaparecerá todo lo pútrido. Tras esta muerte general, los cuerpos de los muertos humanos, buenos y malos, signados o no signados, resucitarán en toda su integridad y con su sexo sin que importe cómo murieron.

    Mientras prosiguen los cataclismos, el Hijo del Hombre llegará con gran majestad en la misma forma humana que tuvo en la Tierra, con potestad del Padre para juzgar a los hombres. Los que estén signados pasarán este juicio sin dificultades y serán arrebatados rápidamente, sin alegatos porque cada uno tendrá a la vista sus obras. Refulgirán los patriarcas, profetas, apóstoles, mártires, confesores, vírgenes, monjes y todos los que se hayan esforzado, pero, sorprendentemente no quienes hayan elegido vida contemplativa solo porque era la mejor.

    Los Cielos guardarán silencio mientras el Hijo del Hombre pronuncie la sentencia en la conciencia de cada uno. Los infieles ya estarán juzgados.

    Terminado el Juicio reinará la máxima quietud y la Gloria eterna recibirá a los elegidos con grandes alabanzas, mientras el Infierno se tragará a los malos entre alaridos. En la nueva Tierra, los elementos, el sol, la luna y las estrellas cambiarán a mucho mejor, los astros no se moverán y entre otras cosas ya no habrá noche.

    http://www.hildegardiana.es/4blog/041.html

    Como ve, estimado g, lo que vio su Santa Hildegarda, su santa favorita, en nada contradice a lo expuesto en las Sagradas Escrituras, incluido el Apocalipsis.

    Y le dejó un parte de citas:

    2 Pe 5 Porque ignoran intencionadamente que hace tiempo existieron unos cielos y también una tierra surgida del agua y establecida entre las aguas por la Palabra de Dios, 6 y que, por esto, el mundo de entonces pereció inundado por las aguas del diluvio, 7 y que los cielos y la tierra presentes, por esa misma Palabra, están reservados para el fuego y guardados hasta el día del Juicio y de la destrucción de los impíos.

    10 El Día del Señor llegará como un ladrón; en aquel día, los cielos, con ruido ensordecedor, se desharán; los elementos, abrasados, se disolverán, y la tierra y cuanto ella encierra se consumirá.

    11 Puesto que todas estas cosas han de disolverse así, ¿cómo conviene que seáis en vuestra santa conducta y en la piedad, 12 esperando y acelerando la venida del Día de Dios, en el que los cielos, en llamas, se disolverán, y los elementos, abrasados, se fundirán?

    13 Pero esperamos, según nos lo tiene prometido, nuevos cielos y nueva tierra, en lo que habite la justicia.

    Y en el Apocalipsis:

    Ap 19:19 Vi entonces a la Bestia y a los reyes de la tierra con sus ejércitos reunidos para entablar combate contra el que iba montado en el caballo y contra su ejército.

    20 Pero la Bestia fue capturada, y con ella el falso profeta – el que había realizado al servicio de la Bestia las señales con que seducía a los que habían aceptado la marca de la Bestia y a los que adoraban su imagen – los dos fueron arrojados vivos al lago del fuego que arde con azufre.

    21 Los demás fueron exterminados por la espada que sale de la boca del que monta el caballo, y todas las aves se hartaron de sus carnes.”

    20: 1 Luego vi a un Ángel que bajaba del cielo y tenía en su mano la llave del Abismo y una gran cadena.

    2 Dominó al Dragón, la Serpiente antigua – que es el Diablo y Satanás – y lo encadenó por mil años.

    3 Lo arrojó al Abismo, lo encerró y puso encima los sellos, para que no seduzca más a las naciones hasta que se cumplan los mil años. Después tiene que ser soltado por poco tiempo.

    7 Cuando se terminen los mil años, será Satanás soltado de su prisión 8 y saldrá a seducir a las naciones de los cuatro extremos de la tierra, a Gog y a Magog, y a reunirlos para la guerra, numerosos como la arena del mar.

    9 Subieron por toda la anchura de la tierra y cercaron el campamento de los santos y de la Ciudad amada. Pero bajó fuego del cielo y los devoró.

    10 Y el Diablo, su seductor, fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde están también la Bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

    21: 1 Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva – porque el primer cielo y la primera tierra desaparecieron, y el mar no existe ya.

    2 Y vi la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia ataviada para su esposo.

    3 Y oí una fuerte voz que decía desde el trono: “Esta es la morada de Dios con los hombres. Pondrá su morada entre ellos y ellos serán su pueblo y él Dios – con – ellos, será su Dios.

    Puede leerse el Apocalipsis y verá que concuerda en todo con los Evangelios y las cartas de los apóstoles. El Juicio Final no es más que la destrucción de los impíos y el triunfo de Dios y su Iglesia. Por lo demás, Dios quiere que muchas cuestiones permanezcan ocultas y que no las escudriñemos.

    Me gusta

  38. Estimado Wamba:

    1. Escribe: “si usted va a teólogos a que le expliquen” — Tiene perfecta razón, si voy; pero no voy; antes tengo el Catecismo, luego a los ss. Padres y Doctores de la Iglesia. Pero no miento que he leído a muchos de los capullos que prepararon teológicamente el Gran Conciliábulo, especialmente a Hans Urs von Balthasar, pues éste dice muchas cosas interesantes.

    2. Escribe: “recurrir a las Santas Escrituras” — Yo recurro solo para detalles técnicos. No me atrevo interpretar por propia cuenta ningún versículo; aún más si se trata del Apocalipsis.

    3. Escribe: “Pero en el Credo no está todo el contenido de la Fe Católica” y lo demás… — ¡Niego! ¡Toda la Revelación está concentrada en el Credo! Del Credo se pueden deducir lógicamente todos los dogmas de la Iglesia. ¿Has visto que cualquier catecismo, en una de sus partes, es pura explicación del Credo? Sin embargo, si eres teólogo, un estudioso del logos divino, desde luego, que vas más allá del Credo y del Catecismo etc.

    4. Respecto a las citas del Scivias: Nada de mil años. (Lo mismo con respecto a las del segundo comentario suyo.)

    5. Respecto al fragmento “Tras…” (SC, 3,11,41): Ojo al contraste de significado entre “caída del Impío” y “vencerá en los últimos tiempos al Hijo de la Perdición y a su padre el Demonio”. Hay interpretaciones poderosísimas que afirman algo bien diferente.

    Otra cosa: En pocos días tendré lista una traducción del latín que contiene varios argumentos contra el milenarismo, precisamente una página en dos columnas del tomo 11, de un curso de teología intitulado “Theologiae cursus completus ex tractatibus omnium perferctissimis”, del año 1838. Espero que participes con comentarios.

    Fraternales saludos en Cristo y María.

    Me gusta

  39. Ave María purísima, buenas noches a todos, venerables hermanos, sin ánimo de entablar un combate, sino solamente con la intención de esclarecer lo que aparece un tanto oscuro. Esta cuestión es para Simón del temple, a quien conozco por foto, desde hace varios años, y a quien considero un amigo.
    Teniendo en cuenta la regla de oro de San Agustín en la interpretación de las Sagradas letras, que hay que tomar en sentido literal a menos que contradiga la fe o la razón. Bien.
    Tomando en sentido literal todo el capítulo xx de Apocalipsis, parece que nada contradice la fe. Dice la escritura que cuando Cristo murió, muchos justos resucitaron y se aparecieron a muchas personas. Supongo que sobre estos ya no tuvo poder ninguna clase de muerte, y reinaron con cristo sobre la tierra por espacio de 40 días. Lo que narra la escritura como suceso una vez, creo que no hay inconveniente en que vuelva a suceder. Sin embargo, en mi humilde opinión, me parece en contra de lo razonable, razonable a la luz de fe, que permanezcan mil años sobre la tierra antes del juicio universal. Teniendo en cuenta lo que dice San Pedro, que para Dios un dia son como mil años y mil años como un día, podemos decir que estos supuestos mil años quizás sea cuestión de días, y con esta cifra queda oculto el día del juicio universal.
    Espero su opinión. Saludos y que Dios lo bendiga.

    Me gusta

  40. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo

    Sobre estos comentarios me parece muy importante recalcar, que no solo la Expresión del Querer Divino que Jesucristo Nuestro Señor realizó en la oración del Padre Nuestro y unidos a Él toda su Iglesia por cerca de 2000 años explica perfectamente la interpretación literal del Apocalipsis referente a un tiempo de triunfo “SICUT IN COELO ET IN TERRA” después de la derrota del Anticristo por medio de su PARUSÏA (Manifestación) y “el aliento de su boca” antes del Juicio Final, sino que es muy clara también esta concordancia cada vez que profesamos nuestra FE con el credo de NICEA y repetimos juntos con los primeros cristianos la auténtica Esperanza Cristiana

    Et expecto resurrectionem mortuorum
    Et vitam ventúri sæculi. Amen: Y LA VIDA DEL SIGLO VENIDERO

    De hecho el mismo credo confirma esta Verdad reflejada en el Apocalipsis en la siguiente parte:

    Et íterum ventúrus est cum glória,
    Iudicáre vivos et mórtuos,
    Cuius regni non erit finis: Y SU REINO NO TENDRA FIN

    Aquí se confiesa la Segunda Venida de Jesucristo donde después de juzgar a vivos y muertos al fin del mundo le da la continuidad eterna a su Reino que ya existe cuando se alcanzo LA VIDA del Siglo Venidero (Milenio Apocalíptico) que confesamos y creemos, después de abatido el Dragón Antiguo y sus dos Bestias por su Parusía(manifestación)

    De hecho como bien apuntan si el Padre Lacunza era enemigo de la FE, lo que el hizo por instigación del Diablo fue desvirtuar la Verdad sobre Apocalipsis con su libro buscando la condena explicita del mismo, mezclando verdad con mentira y así alejar a los Fieles, por medio de la obediencia, de una Verdad muy Importante para estos tiempos, que en realidad confiesan cada vez que rezan el Credo de Nicea o que piden en el Padre Nuestro, pero cuando se expone como es la rechazan como si así el maligno pudiera condenar válidamente la Palabra Divina del Sagrado Apocalipsis con la obra de un Infame.

    No por nada Dios permitió esta apostasía en la que vivimos pues por no haber amado LA VERDAD el hombre se complace en la Iniquidad.

    FIAT

    Me gusta

  41. Pio: Tal vez yo lo conozca a usted, y en realidad eso no tiene relevancia en esta disputa. Quien niegue que el Milenio está en la Tradición, extraído como interpretación literal -he citado entre otros a San Justino y sobre todo a San Ireneo de Lyón, el gran adversario de los herejes gnósticos y gran defensor de la Primacía de Jesucristo, y al cual jamás el Magisterio le ha achacado un error, sino por el contrario, ha exaltado su nombre con una Misa especial en la que abundan los textos referidos al Milenio y a la Parusía de Cristo- quien niegue esto, digo aduciendo que hay que descartar el Milenio de San Juan por unas medidas “disciplinarias” de unos alegoristas que se tuvieron que corregir: pusieron “visibiliter” por “corporaliter”, porque sino estarían negando la presencia REAL y CORPORAL de Jesucristo en la Eucaristía, y porque pusieron en el “index” el libro de Lacunza ilustradísimo en la Escritura, a quien -según Menéndez y Pelayo- no le encontraron ninguna herejía en la Doctrina, y lo hicieron porque firmó con el pseudónimo de un rabino y porque designó como “antitipo” del sacerdocio judío que lo condenó a Cristo, al “tipo” de sacerdocio que tenía presente ya mechado de racionalismo y corrupción moral, digo, negar el Milenio Patrístico por esto, es una estupidez mayúscula, cosa que nunca ha hecho la Iglesia. El hecho que el Milenio haya quedado en el olvido por el ataque justificado de los Padres de los siglos posteriores debido a la mala interpretación de los herejes, es harina de otro costal. Pero nadie tiene autoridad en la Iglesia, ni antes, ni ahora, ni nunca de condenar la propia Tradición en la interpretación de esta materia, porque es de suyo inalterable: forma parte del “magisterio ordinario” y de ninguna manera puede ir contra la Fe. Los alegoristas que digan lo que quieran, pero que justifiquen la “atadura de Satanás” con lo que dice San Pedro “que el Diablo anda suelto buscando a quien devorar”. Si no lo pueden hacer, porque salta a la vista que no es cierto, entonces tampoco pueden justificar alegóricamente el Milenio diciendo que es el Reino de Cristo que ya empezó desde la Cruz, porque además de irreverente, no se compagina con los textos de la Escritura. Habría más para hablar, pero que empiecen por allí, si pueden.

    Me gusta

  42. Estimado Simón Del Temple:

    1. El Milenio NO PERTENECE a la Tradición. Tengo el argumento perfectísimo que refuta eso. Como ya he dicho, voy a traducir al castellano un texto del latín etc., que lo contiene etc. No hice esto hasta ahora y tampoco hasta lunes porque estuve y estaré casi todo el día en el bosque, a recoger setas…

    2. Sobre “ataduras de Satanás” y “que el Diablo anda suelto buscando a quien devorar”: le recomiendo que lee un tratado de demonologia etc.

    Fraternales saludos en Cristo y María.

    Me gusta

  43. Simón del temple; voy a formular mi duda de una manera más sencilla y directa.
    Como podemos tener la certeza de que el Apocalipsis al decir, y reinaron con Cristo mil años, se refiere a 1000 años de 365 días cada uno? En cuanto al resto del capítulo xx, en mi opinión particular, puede tomarse en sentido literal, pues yo no encuentro nada contrario a la fe.
    Estos mil años, no podrían significar 10 0 15 años, tal vez? O alguna otra cifra mucho menor a 100 años?

    Me gusta

  44. Estimado pio:

    Usted ya lo dijo con perfectísima claridad: “que estos supuestos mil años quizás sea cuestión de días, y CON ESTA CIFRA QUEDA OCULTO EL DÍA del juicio universal”, o sea el CUANDO será el fin del mundo, fin exacto del mundo incluso oculto al Hijo. Porque, luego, hasta un niño pude calcular el fin exacto del mundo, sumando 1000 al año tal de la Parusía.

    Fraternales saludos en Cristo y María.

    Me gusta

  45. Y ¿por qué razón usted tomaría literalmente del cap, XX, parte sí y parte no? ¿qué le hace pensar que “reinaron” hay que interpretarlo literal, y “Reinaron con Cristo mil años”, no? ¿en qué consistiría la imposibilidad que fueran literalmente mil años? ¿en Dios que revela? ¿en la naturaleza? ¿en la incomprensión de la mente humana que cuando Dios revela “pez” , los hombres ven “moscas”? ¿por qué no creerle a Dios que no engaña ni puede ser engañado? ¿quién es el sabio que estuvo con El cuando le ponía límites al mar o cuando creaba el universo?¿qué necio puede entender -lo digo en general sin pensar en nadie- que cuando el Espíritu Santo le impulsa a San Juan escribir “MIL AÑOS”, en realidad estaba queriendo decir 10 ó 100 ó 3 ó 2000 o toda la eternidad? Si hubiera querido que se entendiera de otra forma, ¿por qué no dijo lo que quiso, en vez de hacer jugar a las adivinanzas? Ese no es el obrar de Dios.
    San Ireneo refiriéndose a los días de la Creación expresa lo siguiente: “El mundo se consumirá en tantos miles de años, cuantos días han sido empleados en hacerlo…la relación de lo que se ha hecho es una profecía de lo que se hará. Porque un día del Señor es como mil años” Ponga atención cuando dice “un día DEL Señor…”,no un día nuestro (Cfr. Adv. her.V,25) . Por eso San Roberto Belarmino dice: “De aquí no se deduce que sepamos el tiempo del último día; pero decimos que es probable, mas no que sea absolutamente cierto, que el mundo no dure más allá de seis mil años” (De Rom.Pont.III, 3).El Papa León X en el V Concilio de Letrán ha prohibido bajo pena de excomunión reservada al Papa, enseñar en cátedra la época fija de la llegada del Anticristo y la del Juicio Final. (sesión XI, cont. De modo praedicandi). Aquí conviene señalar dos cosas: la primera es que el Papa habla del “Anticristo” en singular, como un ser personal. La segunda, que no nos está vedado conjeturar porque Nuestro Señor nos MANDA estar atentos a las señales de su Retorno.
    Existe una antigua tradición que el mundo durará 6000 años, los Padres de la Iglesia, griegos y latinos, creen que habiendo coincidido el Advenimiento de Cristo al final de los 2000 desde Abraham hasta Cristo y habiendo sido de 2000 el período anterior desde el comienzo del Mundo hasta Abraham, así después de Cristo pasarían 2000 más hasta su Retorno. Aproximadamente 6000 años. Falta el del “descanso”.
    En el Libro del Génesis se lee clarísimo que la obra de la Creación fue hecha en seis días, y al SEPTIMO descansó. San Ireneo dice que estos días son “profecía de lo que se hará” San Juan escribe que son SIETE los períodos de la Iglesia Católica sobre la TIERRA. El “séptimo” es Laodicea, por tanto -estamos conjeturando y no poniendo fechas- estando casi al final de “Filadelfia” que es el SEXTO, según notamos por las señales que se nos ha mandado ver, en el que ya aconteció la Gran Apostasía señañada por San Pablo como previa a la aparición del Anticristo, y habiéndose quitado los dos obstáculos que impedían esto: es decir La supresión oficial del Santo Sacrificio y la supresión del Primado de San Pedro por la vacancia de la Sede, entonces decimos que el Retorno de Cristo no puede estar lejano, y que al volver en Su Parusía inaugurará el SEPTIMO período de la Iglesia (Laodicea) que no será otra cosa que el Reino de Mil Años ANUNCIADO en la ESCRITURA, en el cual la Iglesia Católica será sumamente floreciente porque “el Diablo fue encadenado para que no sedujera durante mil años…”(vaya coincidencia: alegórico o literal. Mil años el Reino de Cristo y mil años de encadenamiento de Satanás justito después de la Parusía!), además los que queden y no hayan muerto tendrán comunicación con los resucitados: Santos y Mártires, pero sobre sobre todo, será tan floreciente por que Jesucristo ya Manifestado (Parousía) podrá aparecerse cuantas veces quiera al igual que su Madre Santísima.
    O sea que LAODICEA corresponde al “descanso” del Génesis” “profecía de lo que se hará” dice San Ireneo, es decir 6000 años la duración del Mundo y MIL AÑOS el Reinado Temporal de Jesucristo en la TIERRA, y “su Reino no tendrá fín” porque de ahí y después del juicio de los réprobos sigue la eternidad.
    Seis días la Creación, seis mil años la lucha de la Iglesia contra el Mundo acrecentada al final con el Falso Profeta y el Anticristo. Séptimo día de la Creación, descanso de Dios, séptimo período de la Iglesia, descanso de persecuciones y herejías coronados por el Reino de Cristo por mil años.

    Me gusta

  46. Estimado Simón Del Temple:

    1. Mil disculpas, pero no le dejo en paz…

    2. Escribe y saca de eso conclusiones a favor de su** milenarismo judaizante*: “Existe una antigua tradición que el mundo durará 6000 años”: mero DISPARATA CABALÍSTICO, porque cada niño puede calcular el fin de mundo, o sea, sumando 4000 más 2000 más 1000… y el fin exacto del mundo será en el año 7000 desde la creación del mundo o en el año 3000 desde el Nacimiento de Nuestro Señor etc., y quien quiere hacer cálculos exactísimos, debe de saber que según el calendario judío estamos en el año 5764, según Beda el Venerable en el año 5966 y según Ana Catalina Emmerick en el año 6013. “PERO DE AQUEL DÍA Y DE LA HORA NADIE SABE, NI AUN LOS ÁNGELES QUE ESTÁN EN EL CIELO, NI EL HIJO, SINO EL PADRE” (Marcos 13:32) “PERO DEL DÍA Y LA HORA NADIE SABE, NI AUN LOS ÁNGELES DE LOS CIELOS, SINO SOLO MI PADRE” (Mateo 24:36) — ¡Dejemos de rabinar!

    3. Pregunta Usted con énfasis: “¿por qué razón usted tomaría literalmente del cap, XX, parte sí y parte no?” — Luego pregunto yo con el mismo énfasis: ¿por qué razón Usted no toma literalmente Marcos 13:32 o Mateo 24:36? Si los toma, entonces ¿porqué tanto jalear rabínico?

    Fraternales saludos en Cristo y María.


    * “milenarismo judaizante” porque esa es la conclusión de muchos investigadores; no la mía.
    ** “su” porque afirman eso con referencia a cualquier tipo de milenarismo etc.; con lo cual, también al suyo etc.

    Me gusta

  47. Ave María purísima.
    Simón del temple:
    En cada capítulo puedes tomar cosas en un sentido o en otro. El mismo apocalipsis, cuando dice cabeza, dice colina, cuando dice cabeza dice rey, y que el séptimo rey es el octavo y es la bestia. Si todo fuera así de sencillo, hasta los infieles comprenderían la Escritura.

    Con respecto al séptimo día. Según afirma el P. Suárez, en su libro, Misterios de la vida de Cristo, disputa 53 sección 4. San Ireneo, juntamente con otros santos y algunos rabinos, creían que Cristo había nacido corriendo ya el sexto milenario, siguiendo a los setenta intérpretes. Y dice que esta forma de interpretar los días de la creación y los de la duración del mundo, procede de los comentaristas hebreos, tomándola de cierto oráculo de Elías que se lee en el talmud. Estaríamos, pues según ellos, corriendo en el octavo milenario.
    De cualquier forma, quien asegura que cada día de la creación duró mil años, y aunque así fuera, quien dice que el séptimo día duró mil años, cuando acabó el séptimo día? Otros opinan que el séptimo día, figura es del descanso eterno, cuya duración no conoce fin.

    Para concluir, lo que Ud. Opine es respetable, simplemente a mí no me parece la opinión más probable, que todavía nos falten más de mil años para el juico universal. Si para Ud. Es una cuestión de fe, creo que ninguno de nosotros puede condenarlo como hereje, pero los que pensamos diferente creo que tampoco hemos desviado en el camino de la fe. Por lo tanto me parece inútil seguir con estas pequeñas disputas. Así que por mi parte doy terminado este tema. Si Ud., quiere seguir escribiendo al respecto, por favor no se ofenda si no le contesto, no vaya a pensar que quiero ser grosero, o que me ha convencido.
    Mis más sinceras muestras de respeto y afecto, en Los Sacratísimos Corazones de Jesús Y de María.

    Me gusta

  48. La interpretación de Simón del Temple del las escrituras de forma puramente literal es una de las posibles, la más recomendable en la mayoría de los casos, pero no es obligatoria y, en mi opinión, no es la mejor cuando se trata de profecías y visiones. En ese caso personalmente pienso que la interpretación debe ser parte simbólica y parte literal. ¿Quien dice cual parte es simbólica y cual literal? pues no hay una guía segura, hay que estudiar, rezar y si Dios te ayuda entenderás.

    Aunque algunas cosas son evidentes, por ejemplo cuando en Ap.1:16 dice de Jesucristo: “de su boca salía una espada aguda de dos filos” Lo razonable es pensar que se refiere al poder de la palabra y no que le sale una espada literal de la boca, ¿Se quita la espada para hablar luego con el apóstol? Por lo tanto hay que buscar el significado de estas cosas. No es lo mismo cuando se trata de relatos evidentemente históricos como los del NT. Sí se dice que Jesús hizo tal o cual milagro, subió o bajo de tal lugar etc. es evidentemente un relato literal de hechos presenciados por los apóstoles.

    Se puede ser igualmente milenarista sin ser literalista acerrimo, porque el Reino terrenal se profetiza en muchos lugares de las escrituras, así que alguna forma de Reino habrá. Aunque yo no tengo en claro su duración hasta el juicio final, con mil años se refiere evidentemente a un plazo muy largo de tiempo, porque generalmente los plazos de tiempo de las profecías son más largos que los literales. P. ej. las 70 semanas de Daniel, resultaron ser 70 semanas de años. Tampoco sabemos como “funcionará” ese reino, según Castellani, no debemos imaginarnos a Jesús gobernando con sus ministros de agricultura, justicia, etc.

    Aunque no viene a cuento del milenarismo, también el Génesis tiene su miga, por ejemplo en el capítulo 1, Dios crea primero la luz y luego crea las estrellas (sol) ¿Cómo puede ser? Además, en el capítulo 1 sigue una secuencia de creación con el hombre al final. Pero en el capítulo 2 se sigue otra secuencia donde al principio no hay nada sino una fuente que regaba la tierra, luego crea Dios al hombre y luego planta el jardín del Edén y coloca al hombre que había hecho en el jardín, y en Gen 2:18-19 parece que forma a los animales de la tierra después que al hombre. Entonces aquí algo pasa que con la interpretación literal no se alcanza a comprender.

    Me gusta

  49. De hecho, esa tradición de que el mundo (el fin del tiempo de los impíos como profetizó nuestro Señor) duraría 6.000 años queda reflejada muy bien en el propio Beato de Liébana en su famoso libro “Comentarios al Apocalipsis”. Beato para redactar su libro (que no es más que un mosaico recopilatorio muy bien hilvanado de comentarios de los primeros padres y exegetas, ya que de su propia cosecha hay muy poco en la obra) maneja, además de la Biblia, obras de Gregorio Magno, Isidoro, Victorino, Primasio, Ticonio, Apringio, Jerónimo, Agustín, Ambrosio, Fulgencio, Orígenes, Casiano, Cipriano, Cirilo, Euquerio, Filastro, Gregorio de Elvira y Hegesipo. Con su explicación del Apocalipsis, Beato pretendía además preparar a los creyentes para el fin del mundo, que había de sobrevenir, según sus cálculos, al final del sexto milenio, en el año 800 de nuestra era (ya que ellos arrastraban un error de cálculo de la edad de la creación desde la antigüedad que A. C. Emmerick vio muy bien).

    De todas formas, Beato de Liébana mantenía una cierta cautela y afirmaba que los hombres “desconocemos si se acortarán” los años que restaban para la llegada del milenio. La figura del Anticristo, entendida como todo aquél que no reconoce a Cristo, recorre el “Comentario” casi como hilo conductor y a él se le dedican páginas enteras: a su número, a su nombre, a su papel en el final de los tiempos.

    Desde el inicio de la Creación hasta el Diluvio transcurre aprox. 2000 años. Desde el Diluvio hasta el Nacimiento de Cristo aprox. otros 2000 años. Y desde Cristo hasta nuestra fecha ya han transcurrido aprox. otros 2000 años.

    Pero para entender la cronología del fin de los tiempos, no hay que perder nunca de vista la secuencia que establece el Apocalipsis. Es decir, primero viene la gran tribulación, una época en la que el diablo, Satanás, es dejado suelto por un tiempo para tentar a los hombres y se vale de la Bestia (el Anticristo) y del Falso Profeta para seducir a los hombres. Tras la derrota, Satanás es encadenado hasta dentro de 1.000 años que debe ser liberado otra vez y el Anticristo y el Falso Profeta son arrojados a los infiernos. Es de suponer, que la derrota del Anticristo junto con todos los que lo adoraron vendrá acompañada de un gran castigo divino como en los días de Sodoma y Gomorra o del Diluvio. Tras esto se nos anuncia una época de esplendor de la Iglesia en la tierra (reinado de Cristo durante 1.000 años, no sabremos si es un milenio exacto o no). Tras este período de 1.000 años es de nuevo soltado Satanás para probar a los hombres y perseguir a los santos, pero será derrotado y arrojado al fuego eterno. Entonces vendrá el fin de este mundo tal como lo conocemos y vendrá el Juicio de los vivos y los muertos de acuerdo a sus obras. Tras el Juicio, Dios inaugura una nueva etapa donde la Creación es renovada y donde hay unos cielos nuevos y una tierra nueva no contaminada ya por el pecado.

    Ap 21:1 Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva – porque el primer cielo y la primera tierra desaparecieron, y el mar no existe ya.
    2 Y vi la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia ataviada para su esposo.

    3 Y oí una fuerte voz que decía desde el trono: “Esta es la morada de Dios con los hombres. Pondrá su morada entre ellos y ellos serán su pueblo y él Dios – con – ellos, será su Dios.
    7 Esta será la herencia del vencedor: yo seré Dios para él, y él será hijo para mi.

    Ahora bien, ¿en qué época se sitúa la gran tribulación para los cristianos y la Venida del Anticristo? Obviamente debe ser en una época dominada por la apostasía y de suplicio para los cristianos. Tanto Santa Hildegarda, como Santa Brígida como A.C. Emmerick nos dan muchas pistas y suelen ser bastante coincidentes.

    HILDEGARDA DE BINGEN

    Durante la cruenta edad del Lobo, las herejías, la impiedad y otros males avisan de la proximidad del Anticristo. Los hombres dirán que nunca se habían visto crímenes e impurezas de tanta envergadura (cap. 26). Y entonces, cuando los hombres crean vivir en paz tras la tribulación causada por las invasiones extranjeras y la división del Sacro Imperio, en el seno de la Iglesia se levantarán repentinamente herejías y confusiones (27).
    El Hijo de la Perdición fingirá ser varón virtuoso pero infligirá muchos tormentos a los elegidos, a quienes matará en crueles suplicios (9). Durante la persecución zozobrará la confianza en la Iglesia y los hombres se dirán con gran desaliento: «¿Qué es esto que se dice de Jesús?, ¿es verdad o no?». Los que permanezcan fieles durante la gran apostasía sufrirán grandes tormentos (10).

    Estas tribulaciones continuarán hasta que el Hijo de la Perdición abra la boca para predicar su nociva doctrina. Y cuando haya pronunciado sus palabras de falsedad y mentira, el cielo y la tierra se echarán a temblar” (28).

    El Anticristo emboscará sus doctrinas en la sexualidad; afirmará que la impureza y delitos parecidos no son pecados; dirá que no hay pecado si la carne busca el calor de la carne lo mismo que el hombre se calienta al fuego; afirmará que todos los preceptos que prescriben la castidad derivan de la ignorancia.
    Cuando sea vencido el Hijo de la Perdición, la verdad se manifestará a plena luz, y en toda la tierra se borrarán las mentiras del Impío hasta que llegue el Fin del Mundo (11).

    SANTA BRÍGIDA DE SUECIA.

    “Cuarenta años antes del año 2000, el demonio será dejado suelto por un tiempo para tentar a los hombres. Cuando todo parezca perdido, Dios mismo, de improviso, pondrá fin a toda maldad. La señal de estos eventos será: cuando los sacerdotes hayan dejado el hábito santo y se vestirán como gente común, las mujeres como hombres y los hombres como mujeres”.

    A.C. EMMERICK.

    12 de abril de 1820 – Tuve todavía una visión sobre la gran tribulación, bien en nuestra tierra, bien en países alejados. Me pareció ver que se exigía del clero una concesión que no podía hacer. Vi muchos ancianos sacerdotes y algunos viejos franciscanos, que ya no portaban el hábito de su orden y sobre todo un eclesiástico muy anciano, llorar muy amargamente. Vi también algunos jóvenes llorar con ellos. (AA.III.161)

    En medio del infierno había un abismo espantoso; Lucifer fue precipitado allí cargado de cadenas, una espesa humareda lo rodeaba por todas partes. Su destino era regulado por una ley que Dios mismo había dictado; vi que, cincuenta o sesenta años, si no me equivoco entes del año 2000, Lucifer debía salir durante algún tiempo del abismo.

    Vi muchos otros datos que he olvidado, otros demonios debían también ser puestos en libertad en una época más o menos alejada, con el fin de tentar a los hombre y de servir de instrumentos a la justicia divina. Muchos de estos demonios deben salir del abismo en esta época y otros de aquí a poco tiempo. (DD.452)

    Me gusta

  50. En la visión de A.C.Emmerick se me quedó cortado su visión, pero yo creo que a todo el mundo le suena lo que narra y ve. ¿¿Post-CVII??

    “12 de abril de 1820 – Tuve todavía una visión sobre la gran tribulación, bien en nuestra tierra, bien en países alejados. Me pareció ver que se exigía del clero una concesión que no podía hacer. Vi muchos ancianos sacerdotes y algunos viejos franciscanos, que ya no portaban el hábito de su orden y sobre todo un eclesiástico muy anciano, llorar muy amargamente. Vi también algunos jóvenes llorar con ellos. (AA.III.161)

    Vi a otros, entre los cuales todos tibios, se prestaban gustosos a lo que se les demandaba.

    Vi a los viejos, que habían permanecido fieles, someterse a la defensa con una gran aflicción y cerrar sus iglesias. Vi a muchos otros, gentes piadosas, paisanos y burgueses, acercarse a ellos: era como si se dividieran en dos partes, una buena y una mala. (AA.III.162)”

    Me gusta

  51. Cronología o, con permiso, logocronía del reo Satanás:

    1º : Satanás libre… pues libre para estar encerado luego en el Infierno, de donde se dice que será soltado etc., etc., etc.
    2º : Satanás está en el Infierno… pues allí debe estar para que sea suelto de allí, aunque ningún milenarista aclara CUANDO fue encerado allí y con que motivo etc., etc., etc.
    3º : Satanás libre… pues fue soltado para el tiempo de la gran tribulación etc., pero al venir por la segunda vez Nuestro Señor etc., etc.
    4º : Satanás está de nuevo en el Infierno… por tiempo de 1000 años, tantos cuanto dura el reino milenario de Cristo con los santos en la tierra etc., etc., etc.
    5º : Satanás libre de nuevo… para perseguir a los santos, pues así encaja con el Milenio etc., etc., etc.
    6º: Satanás está para siempre en el Infierno — a no ser que sale uno apocatástasista y dice que no, que no, que saldrá etc, etc.

    Todo eso es completamente sin sentido, puramente rabínico y supone una clara ofensa a la majestad divina: ¿qué Dios es éste Dios que juega el Pepito paga doble?

    Me gusta

  52. SOBRE MILENARISMO.

    [fragmento de Theologiae cursus completus, tom. XI, Parisiis, 1838, pp. 644-646.]

    Digo primero: El reino milenario en la tierra de Cristo con los santos es ficticio.

    Primero se prueba a partir de la Sagrada Escritura.

    1º Mat. 22, 30: “Primeramente, en la resurrección no se toma mujer ni esposo, sino que son como ángeles en el Cielo”. Con lo cual, el reino de Cristo con los santos no será según los placeres carnales, incluso según los moderados.

    2º El ángel profetiza que el futuro reino de Cristo es eterno, Luc. 1, 33: “reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin”. También Mat. 24 y 25: en el juicio final, así como los réprobos son enviados al gehena eterno, del mismo modo son invitados los santos al reino eterno, lo que ya definió la Iglesia en el concilio de Constantinopla, con estas palabras del Credo: “Cuyo reino no tendrá fin”. Con lo cual, el reino de Cristo con los santos no debe ser circunscrito a mil años.

    Segundo se prueba a partir de los ss. Padres que lucharon contra éste error.

    1º Según Gaio, escritor muy antiguo, conforme Euseb. lib. 3, c. 22.
    2º Según s. Dionys. Alexand. lib. de Promissionibus.
    3º Según Euseb. lib. 3, cit. c. 33. donde haciendo comentarios sobre s. Papías, dice: [“11. El mismo Papías cuenta además otras cosas como llegadas hasta él por tradición no escrita,] algunas extrañas parábolas del Salvador y de su doctrina, y algunas otras cosas todavía más fabulosas. [12.] Entre ellas dice que, después de la resurrección de entre los muertos, habrá un milenio, y que el reino de Cristo se establecerá corporalmente sobre esta tierra. Yo creo que Papías supone todo esto por haber tergiversado las explicaciones de los apóstoles, no percatándose de que éstos lo habían dicho figuradamente y de modo simbólico.”*
    4º Según s. Hieron. en el prefacio lib. 18, Coment. a Is.
    5º Según s. Epiph. haeres. 77, refutando tal error levantado por Apolinario.
    6º Según s. Agustin lib. 20 de Civit. cap 7, donde admite que él mismo ha sido partidario de aquella opinión.

    Tercero se prueba por la razón.

    Es ficticio el reino milenario de Cristo con los santos en la tierra después del juicio universal, si los santos inmediatamente al morir, en la medida que son plenamente purgados, consiguen en el cielo una clara visión de Dios, y por eso la suma beatitud, imperdible y eterna. Mas así es, por probarse la siguiente conclusión; con lo cual:

    La objeción primera con referencia al celebre y oscuro lugar del cap. XX, donde se dice:
    “1. Vi después a un ángel que bajaba del cielo llevando en la mano la llave del Abismo y una cadena enorme. 2. Sujetó al dragón, la serpiente antigua, que es Satanás o el diablo, y lo encadenó por mil años. 3. Lo arrojó al Abismo, cerró con llave y además puso sellos para que no pueda seducir más a las naciones hasta que pasen los mil años. Después tendrá que ser soltado por poco tiempo. 4. También vi unos tronos, y sentados en ellos los que tienen poder para juzgar. Vi también las almas de aquellos a quienes les cortaron la cabeza por causa de las enseñanzas de Jesús y de la Palabra de Dios. Vi a todos los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen y no habían recibido su marca en la frente o en la mano. Volvieron a la vida y reinaron mil años con el Mesías. 5. Esta es la primera resurrección. El resto de los muertos no volvieron a la vida hasta que se cumplieron los mil años. 6. ¡Feliz y santo es el que participa en la primera resurrección! La segunda muerte ya no tiene poder sobre ellos: serán sacerdotes de Dios y de su Mesías y reinarán con él mil años. 7. Y cuando se terminen los mil años, Satanás será soltado de su prisión, 8. saldrá a engañar a Gog y Magog etc.” Mas aquello es el reino mismo de los milenarios; con lo cual.

    Respuesta: Niego la suposición. Porque en éste lugar no se hace ninguna mención, ni a la ley, ni a la circuncisión que ha de ser reavivada, ni al templo de Jerusalén que ha de ser reconstruido, como comentaba Cerintio, ni a los placeres corporales, incluso a los moderados, como fabulaba Papías. Por eso, se entiende aquel lugar del Apocalipsis con respecto al reino espiritual que forman y formarán los justos con Cristo a través de aquel todo intervalo que se da entre la muerte de Cristo hasta la venida del Anticristo; de tal modo que “mil años”, dice s. Agustin lib. 20 de Civ. c. 7, “se ponen por todos los años de éste siglo, para denotarse mediante numero perfecto la plenitud misma de los tiempos”, al igual como el acostumbrado decir de la Sagrada Escritura por el cual se designa a veces una multitud máxima e indefinida, como en aquel Salmo 104, 8: “Él se acuerda eternamente de su alianza, de la palabra que dio por mil generaciones”; asimismo en Salmo 89 y Job. 9. Éste lugar entero se interpreta según el sentido dado por s. Agustin y por el ilustrísimo Bossuet en Exposit. Apocal. cap 2. Vea eso.

    La objeción segunda con respecto a lo que urge según la autoridad de muchos Padres de los primeros tres siglos, la de Justino, Irineo, Tertuliano, Lactancio, Severo Sulpicio y la de otros que han sostenido el reino milenario de Cristo; con lo cual.

    Respuesta: Los dichos Padres, como ya he afirmado, han sido victimas de los sermones apócrifos del Señor, cuales sermones Papías había puesto en papel siguiendo a unas mal entendidas tradiciones orales de los Apóstoles; pero cuando llego a conocerse que estos sermones eran suposiciones, inmediatamente todos los Padres impugnaron esa opinión sobre el milenario reino de Cristo.

    Se establece: Según Tertul. de Praescrip. haeret. c. 31, “aquello es del Señor y verdadero, lo que es antes dado [prius traditum]; pero lo que es añadido después, aquello es extraño y falso”; mas la opinión del reino milenario de Cristo con sus santos ha sido dada antes [prius tradita est], al ser esa sostenida por los Padres de los primeros tres siglos; con lo cual.

    Respuesta: Niego la premisa menor. Porque se considera pertenecer a la tradición (traditum) o tener fuerza de tradición aquello “lo que siempre (quod semper), lo que en cualquier lugar (quod ubique) lo que desde todos (quod ab omnibus) ha sido dado en tradición”, como dijo Vicentius Lirin en Commonit. Sin embargo LA SENTENCIA SOBRE EL REINO MILENARIO DE CRISTO CON SUS SANTOS NI SIEMPRE, NI EN CUALQUIER LUGAR, NI DESDE TODOS HA SIDO DADA EN TRADICIÓN EN LOS PRIMEROS TRES SIGLOS DE LA IGLESIA, y de hecho Gaius, muy antiguo escritor del siglo segundo o, por lo menos, del tercero, también Dionisio de Alejandría, cual florecía alrededor del siglo tercero, lucharon contra ésta sentencia, incluso s. Justino Mártir mismo, patrón de ésta, en el Diálogo con Trifón, evidencia que muchos, píamente y cristianamente sintiendo, se habían opuesto a ésta sentencia; y esas sos sus palabras: “Te confieso que de hecho yo y muchos otros lo mismo que yo sintiendo, consideramos esto [el reino terrenal de Cristo], como bien sabéis, como venidero. Pero también te he mostrado que muchos de los que tienen pura y pía opinión cristiana no reconocen esto.” Este lugar, observa el ilustrísimo Bossuet en Expositione Apocal. c. 20, fue pervertido por el herético protestante Josepho Mede.

    La objeción tercera con respecto a Mat. 26, 29 “Les aseguro que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el Reino de mi Padre”; con lo cual en el reino de Cristo los santo disfrutarán de las delicias corporales de la comida y de la bebida.

    Respuesta: Niego la consecuente. Porque aquellas palabras, como otros lugares de la Sagrada Escritura donde se hace mención a la comida y a la bebida, deben ser entendidas en sentido místico con referencia al disfrute de las delicias espirituales. O, según interpreta Juan Crisóstomo, aquellas palabras han de referirse al tiempo que interviene entre la resurrección y ascensión de Cristo, que de nuevo bebió de este fruto de la vid, para probar la verdad de la resurrección suya.

    * Eusebio de Cesarea, Hist. ecl. BAC, Madrid 2008, p. 193

    Texto latín subrayado:
    https://mega.co.nz/#!aQ9xxIKR!k4VFM4T02DVMUdBeeqwQNctGzHCpJblzSQmcnxcZoN0

    Me gusta

  53. Job 1:6 El día en que los hijos de Dios fueron a presentarse delante del Señor, también el Adversario estaba en medio de ellos. 7 El Señor le dijo: “¿De dónde vienes?”. El Adversario respondió al Señor: “De rondar por la tierra, yendo de aquí para allá”. 8 Entonces el Señor le dijo: “¿Te has fijado en mi servidor Job? No hay nadie como él sobre la tierra: es un hombre íntegro y recto, temeroso de Dios y alejado del mal”. 9 Pero el Adversario le respondió: “¡No por nada teme Job al Señor! 10 ¿Acaso tú no has puesto un cerco protector alrededor de él, de su casa y de todo lo que posee? Tú has bendecido la obra de sus manos y su hacienda se ha esparcido por todo el país. 11 Pero extiende tu mano y tócalo en lo que posee: ¡seguro que te maldecirá en la cara!”. 12 El Señor dijo al Adversario: “Está bien. Todo lo que le pertenece está en tu poder, pero no pongas tu mano sobre él”. Y el Adversario se alejó de la presencia del Señor.

    Lc 22: 31 “¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo; 32 pero yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos.”

    Y que decir de las tentaciones de Satanás a Jesucristo en el desierto. ¿Son alucinaciones o imaginaciones mentales de Nuestro Señor?

    1Pe: 8 Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el Diablo, ronda como león rugiente, buscando a quién devorar.

    Ef 6:12 Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas.

    Y que decir de la terrorífica visión de Leon XIII que dio origen a la oración a San Miguel Arcángel. El padre Domenico Pechenino escribe: “No recuerdo el año exacto. Una mañana el Sumo Pontífice León XIII había celebrado la santa misa y estaba asistiendo a otra de agradecimiento, como era habitual. De pronto, le vi levantar enérgicamente la cabeza y luego mirar algo por encima del celebrante. Miraba fijamente, sin parpadear, pero con un aire de terror y de maravilla, demudado. Algo extraño, grande, le ocurría. Finalmente, como volviendo en sí, con un ligero pero enérgico ademán, se levanta. Se le ve encaminarse hacia un despacho privado. Los familiares le siguen con premura y ansiedad. Le dicen en voz baja: “Santo Padre, ¿no se siente bien? ¿Necesita algo?” Responde: “Nada, nada”. Luego comentaría: «Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que él podía destruir la Iglesia y llevar a todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás le pidió permiso a Dios de tener 100 años para influenciar al mundo como nunca antes había podido hacerlo». Pudo ver también a San Miguel Arcángel aparecer y lanzar a Satanás con sus legiones en el abismo del infierno. La oración en su versión breve quedó así:” San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla; sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los demás espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.”

    Entonces en que quedamos, ¿el Diablo puede andar suelto o no puede andar suelto, puede ser soltado o no puede ser soltado, puede tentar y probar a los hombres o no puede tentar y probar a los hombres porque del Infierno no pueden salir los demonios?

    Por cierto, la visión de un inminente fin del mundo era una idea que estaba incluso en la mente de los primeros Santos Padres, Doctores y Papas de la Iglesia católica como San Gregorio Magno (c. 540-604). San Gregorio Magno pensaba, ante el momento que le tocó vivir marcado por convulsiones, desórdenes, calamidades tanto naturales como socio-culturarles, las pestes y el hambre azotando por todas partes, la ruina de Roma y otras ciudades que quedaron desoladas, las invasiones lombardas, todo ello decíamos, no sólo le hizo pensar en la posibilidad del fin del mundo, sino en la proximidad de un fin inminente siendo el encargado de anunciarlo y de preparar a cuantas más almas mejor para este evento:

    “…las ciudades son despobladas, las aldeas arrasadas, las iglesias incendiadas, los monasterios de hombres y mujeres destruidos… Lo que pase a partir de ahora en el mundo yo lo ignoro, pero en esta tierra en la que vivimos el mundo no es que esté anunciado su final, sino que lo muestra de manera ostensible. (Diálogos, San Gregorio Magno). Y lo mismo pensaban otros como San Gregorio de Tours y otros muchos coetáneos suyos.

    Y ahora le dejo un vídeo actual, de ahora, del verdadero dominador y Amo del Mundo. Hasta que Dios quiera, claro. Cada vez más gente a cambio de éxito, poder, dinero, fama, placeres, etc. venden su alma al diablo.

    Artistas que vendieron su alma al diablo:

    Como verá estimado “g”, no sólo Nuestro Señor Jesucristo, sino San Juan, Santa Hildegarda, León XIII, San Gregorio Magno, A.C. Emmerick, Santa Brigida de Suecia y otros muchos otros son rabinos judaizantes y usted es el elegido para salvar al fiel rebaño de la Iglesia.

    Por cierto, no sé a cuento de que viene su última parrafada “copy and paste” sobre el milenarismo. Ya sabemos lo que es el milenarismo y sus refutaciones. Hay muchos tratados escritos. Yo creo que usted ve algún escrito con el número 1.000 y automáticamente entra en estado shock y empieza a gritar a carrera limpia: Milenaristas, milenarismo, milenaristas!!! Supongo que por alguna razón usted ha tenido alguna fatídica o traumática experiencia relacionada con el número 1.000.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s