ALL POSTS

UNA DECLARACIÓN MASÓNICA Y ECUMENISTA


Francisco reunido en el Vaticano con líderes de otras religiones firman la Declaración Conjunta contra la Esclavitud

Francisco reunido en el Vaticano con líderes de otras religiones firman la Declaración Conjunta contra la Esclavitud

[Mensaje de la Hna. María de Luján en el que nos envía el siguiente comunicado de la Agencia Reuters. Va precedido del asunto del mensaje al que titula: “Ideal masónico de Bergoglio a toda carrera”. Están enfatizadas en negrita palabras y frases que corroboran el título del asunto del mensaje]

[La declaración conjunta fue firmada, además de por el Papa, por el primado anglicano, Justin Welby, por el representante de Bartolomeo, el metropolita Emmanuel de Francia, por el budista venerable Bhikkhuni Thich Nu Chan Khong (de Thailandia) y el venerabile Datuk K Sri Dhammaratana (Malasia), per la señora Mata Amritanandamayi, per el representante del gran imán de al-Azhar, Abbas Abdalla Abbas Soliman (de Egipto), por el representante del gran ayatollah Basheer Hussain al Najafi, Naziyah Razzaq Jaafar, por el gran ayatollah Mohammad Taqi al-Modarresi y por el rabino David Rosen (de Jerusalén). También firmaron los dos amigos argentinos del Papa que lo acompañaron a la Tierra Santa durante la primavera, el rabino Abraham Skorka y el jeque Omar Abboud. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, envió un mensaje de apoyo.
Como se ve es innegable el carácter ecuménico de la declaración (musulmanes, judíos, hinúes, budistas) y de otras confesiones cristianas (empezando por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y por el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomeo…) y puede equiparase a otras reuniones ecuménicas de “papas”anteriores, si bien ésta con una finalidad práctica, la erradicación de la esclavitud.
Las razones alegadas son que cada ser humano es una persona LIBRE destinada a existir para el bien de otros en IGUALDAD Y FRATERNIDAD. Cada una, y todas las personas, son iguales y se les debe reconocer la misma libertad y la misma dignidad
Un lenguaje y unas razones muy diferentes al lenguaje de la Sagrada Escritura y el usado por la Iglesia Católica, que profesando la trascendencia de la persona humana le procura principalmente la Salvación (Salus Animarum), si bien no se olvida aliviar sus condiciones a veces degradantes o muy dolorosas. A veces haciendo esta labor de caridad, sin conseguir su efecto durante siglos, si bien lográndola al final. Fue el caso de la esclavitud. San Pedro Claver, el apóstol de los esclavos negros en Cartagena de Indias, se preocupó ante todo de la salvación de los negros, a quienes bautizó hasta el propio agotamiento, en un número que supera el de varios centenares de miles, y que en contraste se servía de varios esclavos negros para el ejercicio de su apostolado. Lo importante para él era el bien sobrenatural de sus amados esclavos negros. La Iglesia siempre ha tenido presente la dignidad original de la criatura humana hecha a imagen de su Creador, que si bien pronto cayó en la Culpa Original, de donde derivan los pecados personales y sociales que la someten y ella a su vez somete también a sus semejantes en la explotación y diferentes clases de esclavitud, pronto Dios le ofreció el remedio de la Redención de la Cruz, de donde fluye la GRACIA que sana la libertad humana y la encauza a la posesión de los bienes eternos. Todo esto constituye el MENSAJE SOBRENATURAL católico que está ausente de la Declaración. El naturalismo que trasciende en ella, invita a los “líderes religiosos sostenidos por los ideales de nuestras confesiones de fe y nuestros valores humanos compartidos”, a esforzarse en este objetivo que coincide enteramente con el programa de la Revolución y los derechos del hombre, con total olvido de su trascendencia y su destino sobrenatural.
La inversión de la doctrina católica es total, aunque al haber sido hecha por alguien que se reclama Jefe y Cabeza católico, y se reviste con sus ropajes, sin duda logrará “en un golpe maestro de Satanás” el olvido de la Fe en todos los fieles y el trastrueque de sus fines en otros meramente naturales, revolucionarios y masónicos.Es lo que vemos a nuestro alrededor y en las prédicas de nuestras iglesias, de donde han desaparecido palabras como Gracia, pecado, juicio, cielo, infierno, y sacramentos verdaderamente sobrenaturales, como la Confesión y la Divina y Real Eucaristía, todo en consonancia con el mensaje implícito en la declaración así como en el actual. “magisterio”. El reconocimiento de la pseudo iglesia conciliar y sobre todo el reconocimiento del “papado” en los papas conciliares y sobre todo en el último, no es la solución sino es parte del problema, prescindiendo de la intenciones personales. Él nos hace ser cómplice del mal que vemos extenderse a nuestro alrededor: la pérdida de la Fe y el olvido de la moral católica.]

Francisco reúne a los líderes de otras religiones contra el tráfico de seres humanos.

(©Reuters)
Hoy en el Vaticano se firmó una declaración conjunta para involucrar a hombres y mujeres de diferentes credos en el compromiso para eliminar la esclavitud moderna antes de 2020. Bartolomeo en video, Ban Ki-moon por escrito. Los explotadores ganan alrededor de 150 mil millones de dólares al año
Iacopo Scaramuzzi
Ciudad del Vaticano

Papa Francisco reunió en el Vaticano a diferentes exponentes de relieve de diferentes religiones (musulmanes, judíos, hinúes, budistas) y de otras confesiones cristianas (empezando por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y por el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomeo, que estuvo presente gracias a las nuevas tecnologías) para firmar una declaración conjunta en contra de la «moderna esclavitud» representada por la prostitución, el trabajo forzado y el tráfico de órganos.

El fenómeno, según los datos de la Walt Free Foundation, afecta a alrededor de 36 millones de seres humanos de todo el planeta. Según los datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las ganacias por esta explotación son de 150 mil millones de dólares al año.

“Declaramos a nombre de todos y de cada uno de nuestros credos que la esclavitud moderna, en término de trata de personas, trabajo forzado, prostitución, explotación de órganos, es un crimen de lesa humanidad. Sus víctimas son de toda condición, pero las más veces se hayan entre los más pobres y vulnerables de nuestros hermanos y hermanas», dijo Papa Francisco en el discurso que pronunció en la Casina Pío V, sede de las Pontificias Academias de las Ciencias y de las Ciencias Sociales, guiadas por el argentino mons. Marcelo Sánchez Sorondo. «La explotación física, económica, sexual y psicológica de hombres, mujeres y niños y niñas actualmente encadena a decenas de millones de personas a la deshumanización y a la humillación», continuó Bergoglio. E insisntió en que «cada ser humano, hombre, mujer, niño, niña es imagen de Dios, Dios es Amor y libertad que se dona en relaciones interpersonales, así cada ser humano es una persona libre destinada a existir para el bien de otros en igualdad y fraternidad. Cada una, y todas las personas, son iguales y se les debe reconocer la misma libertad y la misma dignidad». La esclavitud moderna, dijo el Papa, está presente a grande escala en todo el mundo, incluso bajo formas como la del turismo, y debe preocupar a todas las «personas de fe y a sus líderes, a los Gobiernos, a las empresas, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, para que para que brinden su apoyo férreo y se sumen al movimiento contra de la esclavitud moderna, en todas sus formas, sostenidos por los ideales de nuestras confesiones de fe y nuestros valores humanos compartidos, todos podemos y debemos levantar el estandarte de los valores espirituales, el esfuerzo mancomunado, la visión liberadora de manera de erradicar la esclavitud de nuestro planeta».

«Pido al Señor –dijo el Pontífice– que nos conceda la gracia de convertirnos a nosotros mismos en el prójimo de cada persona, sin excepción, y de brindarle ayuda activamente siempre que se cruce en nuestro camino, se trate ya de un anciano abandonado por todos, un trabajador injustamente esclavizado y despreciado, una refugiada o refugiado atrapado por los lazos de la mala vida, un joven o una joven que camine por las calles del mundo víctima del comercio sexual, un hombre o una mujer prostituida con engaños por gente sin temor de Dios, un niño o una niña mutilada de sus órganos que llaman nuestras conciencias haciendo eco de la voz del Señor. Les aseguro que cada vez que lo hicieron con uno de mis hermanos, lo hicieron conmigo».

La declaración conjunta se puso como objetivo eliminar para siempre «la esclavitud moderna antes de 2020»: «Los aquí firmantes estamos reunidos hoy aquí en pro de una iniciativa histórica, que tiene por objeto inspirar a todos los credos y a las personas de buena voluntad de todo el mundo a llevar adelante acciones tanto espirituales como prácticas con el fin de llegar al año 2020 habiendo erradicado las formas modernas de esclavitud de una vez y para siempre y en todo el Planeta. A los ojos de Dios cada ser humano, sea niña, niño, mujer o hombre, es una persona libre, y está destinado a existir para el bien de todos en igualdad y fraternidad. Las formas modernas de esclavitud, tales como la trata de personas, el trabajo forzado, la prostitución, el tráfico de órganos, y toda relación que no respete la convicción fundamental de que todas las personas son iguales y tienen la misma libertad y la misma dignidad, constituye un delito grave de lesa humanidad». Es el texto de ladeclaración conjunta, que fue firmada, además de por el Papa, por el primado anglicano, Justin Welby, por el representante de Bartolomeo, el metropolita Emmanuel de Francia, por el budista venerable Bhikkhuni Thich Nu Chan Khong (de Thailandia) y el venerabile Datuk K Sri Dhammaratana (Malasia), per la señora Mata Amritanandamayi, per el representante del gran imán de al-Azhar, Abbas Abdalla Abbas Soliman (de Egipto), por el representante del gran ayatollah Basheer Hussain al Najafi, Naziyah Razzaq Jaafar, por el gran ayatollah Mohammad Taqi al-Modarresi y por el rabino David Rosen (de Jerusaén). También firmaron los dos amigos argentinos del Papa que lo acompañaron a la Tierra Santa durante la primavera, el rabino Abraham Skorka y el jeque Omar Abboud. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, envió un mensaje de apoyo.

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s