ALL POSTS

EL OBISPO WILLIAMSON CONSAGRA UN NUEVO OBISPO


LA “RESISTENCIA” NEO TRADICIONALISTA TIENE UN NUEVO OBISPO. LA FSSP, CONDENA, EL VATICANO SE APRESTA PARA ANUNCIAR LA EXCOMUNIÓN

 

LA "RESISTENCIA" NEO TRADICIONALISTA TIENE UN NUEVO OBISPO. LA FSSP, CONDENA, EL VATICANO SE APRESTA PARA ANUNCIAR LA EXCOMUNIÓN

El hágalo usted mismo de la religión del neo-tradicionalismo, más concretamente, el campo de los “realmente malos tradicionalistas de la Resistencia” (es decir, aquellos que se separaron de la Fraternidad San Pío X porque la Fraternidad San Pío X ya no era la SSPX, han conseguido un nuevo obispo: el 19 de marzo de 2015, en Nova Friburgo, Brasil, cerca de Río de Janeiro, Mons. Richard Williamson, de 75 años, consagró al P. Jean-Michel Faure, de 73 años. 

Ya publicamos un artículo sobre la inminente consagración:
En español AQUÍ

Williamson es uno de los cuatro obispos originalmente consagrados por Monseñor Marcel Lefebvre en Ecône, Suiza, el 30 de junio de 1988 (ver video AQUÍ), que fue la fecha oficial del comienzo de lo que en la Iglesia del Novus Ordo se llegó a conocer como el “cisma de Lefebvre”. El 1 de julio de 1988, el Vaticano anunció que los dos obispos consagrantes: Lefebvre y de Castro Mayer así como los cuatro consagrados: Williamson, de Galarreta, Fellay y Tissier de Mallerais, habían incurrido en excomunión automática. Esta excomunión – totalmente falsa, por supuesto, ya que la secta del Novus Ordo no tiene poder para excomulgar a nadie – fue levantada por el “Papa” Benedicto XVI, el 21 de enero de 2009. En octubre de 2012, Mons. Williamson fue expulsado de la Sociedad de San Pío X por – irónicamente – desobediencia a la autoridad supuestamente legítima (más sobre esto AQUÍ). Con los intentos manifiestos de la FSSPX para lograr una reconciliación con la Roma modernista y la expulsión de Williamson, varios sacerdotes y laicos, empezaron a salir de la Fraternidad San Pío X y formaron lo que se ha dado en llamar la “Resistencia”, o “Fraternidad San Pío X de la Estricta Observancia” 

Hasta ahora, el Vaticano ha guardado silencio, pero a medida que la consagración vaya teniendo mayor publicidad en la gran prensa secular y la de la secta del Novus Ordo, probablemente emitirá un decreto anunciando que que tanto Mons. Williamson como Mons. Faure han incurrido en la excomunión automática establecida por participar en una consagración episcopal sin el requerido mandato ‘papal’.

Mientras tanto, en un comunicado de prensa emitido ayer, la Fraternidad San Pío X condenó la Consagración de Mons. Faure llevada a cabo por Mons. Willamson, alegando que no es en “nada comparable a las consagraciones de 1988”:

Es interesante echar una mirada atrás y ver como reaccionaron en 1988 a la declaración de excomunión por el Vaticano, 24 superiores de la Sociedad de San Pío X. A continuación, la carta abierta al “cardenal” Bernard Gantin de fecha 06 de julio de 1988:

EMINENCIA:
Reunidos alrededor de su Superior General, los Superiores de distritos, seminarios, y casas autónomas de la Fraternidad sacerdotal San Pío X juzgan conveniente expresarle respetuosamente las siguientes reflexiones.
Por medio de su carta del 1º de julio pasado Ud. se creyó obligado a informara S. E. Monseñor Marcel LEFEBVRE, a S. E. Monseñor Antonio de CASTRO MAYER y a los cuatro obispos que fueron consagrados el último 30 de junio en Econe, su excomunión latae sententiae. Juzgue Ud. mismo sobre el valor de una tal declaración que viene de una autoridad que rompe en su ejercicio con aquella de todos su predecesores hasta Pío XI, en el culto, la enseñanza y el gobierno de la Iglesia.
En cuanto a nosotros, estamos en plena comunión con todos los Papas, y todos los Obispos que han precedido al Concilio Vaticano II, celebrando exactamente la Misa que ellos codificaron y celebraron, enseñando el Catecismo que ellos compusieron, oponiéndonos contra los errores que ellos condenaron muchas veces en sus encíclicas y cartas pastorales. Quiera Ud. entonces juzgar de qué lado se encuentra la ruptura. Estamos extremadamente apenados por el enceguecimiento de espíritu y el endurecimiento de corazón de las autoridades romanas.
En cambio, nosotros jamás quisimos pertenecer a ese sistema que se califica a sí mismo de Iglesia Conciliar y se define por el Novus Ordo Missae, el ecumenismo indiferentista, y la laicización de toda la sociedad. Si, nosotros no formamos parte, nullam partem habemus, del panteón de las religiones de Asís; nuestra propia excomunión por un decreto de Vuestra Eminencia o de otro discasterio no sería más que la prueba irrefutable. No pedimos nada mejor que el ser declarados ex communione, fuera de la comunión, del espíritu adúltero que sopla en la Iglesia desde hace veinticinco años, excluidos de la comunión impía con los infieles. Creemos en el Único Dios, Nuestro Señor Jesucristo, con el Padre y el Espíritu Santo, y seremos siempre fieles a su Única Esposa, la Iglesia, UNA, SANTA, CATÓLICA, APOSTÓLICA y ROMANA.
El ser asociados públicamente a la sanción que fulmina a los seis obispos católicos, defensores de la fe en su integridad y en su totalidad, sería para nosotros una distinción de honor y un signo de ortodoxia delante de los fieles. Estos, en efecto, tienen absoluto derecho de saber que los sacerdotes a los cuales se dirigen no están en comunión con una iglesia falsificada, evolutiva, pentecostal, y sincretista.
Unidos a esos fieles, hacemos nuestras las palabras del Profeta: (1 Reyes, 7/3) “Praeparate corda vestra Domino et servite illi Soli: et liberabit vos de manibus inimicorum vestrorum Convertimini ad Eum in toto corde vestro, et auferte deos alienos de medio vestri. ” “Dirigid vuestros corazones hacia el Señor y servid a El Solo: y El os librará de las manos de vuestros enemigos. Convertios a El de todo corazón y quitad de en medio vuestro a los dioses ajenos. “

 
          Confiados en la protección de Aquélla que ha aplastado todas las herejías del mundo entero, le rogamos Eminencia, crea Ud. en nuestra devoción hacia Aquel que es el Único Camino de la salvación.
 
                                                     Econe, julio 6 de 1988
 

Entre los sacerdotes firmantes de esta carta, estaba el hoy Monseñor Faure así como también el entonces Superior General de la FSSPX, P. Franz Schmidberger.

Como es evidente, el contenido de la carta revela que la Fraternidad San Pío X tiene una posición teológica: por un lado, retorcida y contradictoria, ya que los firmantes dicen pertenecer a la “Iglesia Una, Santa, Católica, y Apostólica Romana” y creer que el Vaticano II Secta es una “falsa iglesia” modernista con el que no quieren tener ninguna parte, ¡pero también insisten en que la autoridad que declaró su expulsión – “El Cardenal” Gantin – es autoridad legítima de la , Una, Santa, Católica y Apostólica! ¡Creen que la “excomunión” ha sido nula y sin efecto, sin embargo, a continuación, afirman en esta carta que “no piden nada mejor que ser declarado fuera de esta comunión impía de los impíos”!

Este es colmo del absurdo teológico,. Esto es incomprensible, porque, por un lado, la gente que suscribe  esta posición, invariablemente se dividirán  al menos en dos facciones: aquellos que ponen mayor énfasis en la unión con Roma (“¡porque las autoridades de Roma son autoridades las  la verdaderaiglesia!”) Contra aquellos que ponen mayor énfasis en salvaguardar la verdadera doctrina (“¡porque las enseñanzas  que provienen de Roma son heréticas!”) Esto, por supuesto, es un esfuerzo desesperado, porque no es posible que la verdadera Santa Sede pueda, alguna vez  estar en desacuerdo con la verdadera doctrina: “… la Sede de San Pedro siempre permanece intacta de cualquier error, de acuerdo con la divina promesa de nuestro Señor … ” (Concilio Vaticano I, Constitución dogmática Pastor Aeternus; Denz. 1836). En  realidad, esa es la razón de tener una Iglesia Católica, “la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad” (1 Tim 3,15), para   “que en adelante no seamos niños fluctuantes y llevados a la deriva por todo viento de doctrina, al antojo de la humana malicia de la astucia que conduce engañosamente al error.”(Efesios 4:14).

En lo que a esto respecta,hemos publicado recientemente un reto fascinante para la Fraternidad San Pío X, que, hasta el momento, nadie de la “resistencia” ha respondido:

Doce preguntas incómodas a la Fraternidad de San Pío X (En español)

Sólo la posición sedevacantista puede resolver este absurdo: La secta religiosa que en la actualidad ocupa el Vaticano no es, de hecho, la verdadera  Iglesia Católica y sus autoridades no son autoridades católicas válidas. Esta sola consideración puede poner fin a la locura “reconocer, pero-resistir”, que es un lío desesperado de confusión y contradicción. De hecho, el comunicado de prensa emitido por la Casa General de la FSSPX el 19 de marzo de 2015, tiene toda la razón cuando acusa a los Monseñores Williamson y Faure de “no reconocer a las autoridades romanas, salvo de manera puramente retórica. “Esto se llama  cisma, pero, subjetivamente hablando, el acusador (la Fraternidad San Pío X) es culpable de lo ,mismo, (porque creen que Francisco y sus cinco predecesores han sido Papas legítimos – aunque no lo son en realidad – pero les reúsan sumisión. Ciertamente, ellos pueden decir que, al menos, “diálogan” con los que dicen que son las autoridades católicas lícitas, y que en su intento de encontrar un terreno común, están dispuestos a negociar, que sólo se resisten a ellos “cuando realmente es necesario”, etc., pero en última instancia, esto sigue siendo sólo el mismo tipo de presentación “retórica” ​​de la que acusan a Williamson y a Faure de, porque al fin y al cabo, no aceptan que los gobierne o enseñe la “Santa Sede” en cualquier circunstancia, sino que deciden lo que es o no aceptable. Como el Papa León XIII dejó en claro, esto no constituye una verdadera sumisión al legítimo superior. De modo que la diferencia entre la FSSPX oficial  y la -SSPX de la “Resistencia” con respecto a la la “Santa Sede” es una cuestión de grado, no de clase. Nuestra sugerencia de ambas facciones de la Fraternidad San Pío X es: Traten de aplicar la teología católica, evidentemente, hasta ahora no lo han hecho.

De modo que la “resistencia” tiene ahora un nuevo obispo. Con sus 73 años, seguramente Mons.  Faure, dentro de poco  tratará de consagrar a su propio sucesor. Oremos para que al menos uno de estos dos obispos, finalmente se dé cuenta de que la única manera de combatir con éxito la enfermedad del Vaticano II es comenzar con el diagnóstico correcto: la Sede Apostólica está ocupada por impostores desde 1958.

Ver también:

Link Permanente

Tomado de Novus Ordo Watch 

Católicos Alerta

3 replies »

  1. Señores: la cosa no terminó allí. Dentro de poco se esperan dos “consagraciones” más. El circo “tradicionalista” continúa…total ¿qué más da? uno, tres o quince. La hipótesis de una “iglesia” lefebro-episcopaliana-tradicionalista, resistente pero aceptadora del hereje como “autoridad” se va acercando a la realidad… Y, es que el error al principio se hace gigante al final, puesta la causa se siguen los efectos…del “árbol malo siguen saliendo frutos malos”…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s