ALL POSTS

LA DESTRUCCIÓN DE LA MISA TRIDENTINA CON LA NUEVA MISA


[Gran artículo el siguiente aunque hecho por un católico conciliar. Por ello hay que corregir alguna terminología y expresiones tales como las referencias a la Consagración de Rusia por el “papa” (nos preguntamos cómo podría influir ello en la vuelta al Vetus Ordo) y las referencias a que debemos orar para que el actual “papa” Francisco no derogue las misas tridentinas ahora permitidas (esto último ha sido eliminado del artículo). Por otra parte sobre el absurdo de pedir a Francisco tal consagración y sobre la consagración pedida por la Virgen (que no hay que separar del contexto  de la persecución rusa y que para su desaparición fue pedida) hay muchos artículos en el blog. En esencia decimos que la consagración aunque imperfectamente fue hecha por Pío XII y la insistencia en este punto sólo sirve para distraer de la verdadera lucha que en nuestros días se exige a los católicos verdaderos ]

Cómo destruyó la Nueva Misa a la Misa Tridentina

Dr. Remi Amelunxen

En el último artículo estudiamos los cambios lentos y constantes realizados en la liturgia de la Misa por los progresistas conciliares que sirvieron de preparación a la Nueva Misa. Ahora vamos a ver la destrucción cada vez más radical. Dos documentos fueron promulgadas el 3 de abril de 1969, para la reforma de la Misa:

 

  1. La Institutio generalis, con 341 artículos en los que los nuevos ritos se explican minuciosamente, y
  2. El texto del nuevo Ordo Missae.

Estos dos documentos entraron en vigor el 30 de noviembre de 1969, lo que en términos prácticos significa que Nueva Misa se impuso en la Iglesia Católica Romana.

 

Arriba el sacerdote-celebrante y los concelebrantes ante un altar desnudo; abajola gente es invitada. a reunirse alrededor de la mesa.

Arriba el sacerdote-celebrante y los concelebrantes ante un altar desnudo; abajola gente es invitada. a reunirse alrededor de la mesa.

altar 2

Cuando la Nueva Misa fue introducida por primera vez, se definió en la Institutio como “una asamblea del Pueblo de Dios, bajo la presidencia del sacerdote.” No hay ninguna mención en ella de la Misa como sacrificio. Tampoco hubo ninguna mención del dogma de la transubstanciación. Por cierto, ambas omisiones incurren en el anatema del Concilio de Trento. En su lugar la misa se ​​presentó como un memorial de la Resurrección y la Ascensión. (1) En su obra En las Aguas turbias del Concilio Vaticano II, Atila Guimarães señala otros dos puntos muy importantes de la misa modificados por el Novus Ordo: El Ofertorio y la Consagración, con innovaciones realizadas para dar entrada a [ las ideas] protestantes. En el Ofertorio en la Misa Tridentina, muchas oraciones como el Suscipe Sancte Pater, el Offerimus Tibi Domini, el Deus qui humanae substantiae y el Veni Sanctificator muestran claramente el carácter propiciatorio del Sacrificio. Todas estas oraciones fueron eliminadas en el Novus Ordo. (2) No puede pensarse otra modificación esencial en la fórmula del Canon Romano, que hiciera la Misa más aceptable a los protestantes. Ya vimos en el último artículo de introducción de los tres nuevos Cánones, que desacralizan la Misa y eliminan su carácter sacrificial esencial. En la Nueva Misa, la fórmula consagratoria fue cambiada y se fundió con la oración preparatoria de la Consagración Qui pridie, las dos juntos convierten la consagración en “la narración de la Institución”. A esto, Guimarãaes nota que se da a entender que la Misa ha pasado de ser un sacrificio a una mera cena conmemorativa. Es importante destacar que la forma de la Consagración del Santo Sacrificio de la Misa se ​​expresó definitivamente en el Concilio de Florencia en 1442, fue reiterada en el Concilio de Trento en 1545 y fue codificada en el Missale Romanum por el Papa San Pío V en 1570 en la Bula tempore Quo primum “.

Primera misa novus ordo Pablo VI

Pablo VI dice la primera nueva misa en el Vaticano

Y continúa: “La eliminación de las palabras” mysterium fidei‘de la fórmula consagratoria del vino en el Novus Ordo contradice estas dos palabras y a Quo primum, y podría parecer un intento deliberado para eliminar el carácter sacrificial de la Misa. Lo cual facilita la aceptación del Novus Ordo a los protestantes y pone serias dudas acerca de la transubstanciación en la mente de los clérigos y laicos católicos. Dudas de esta magnitud pueden ciertamente contribuir a aumentar poderosamente la extraordinaria crisis de Fe que sacude gran parte del clero “(3). Por consiguiente, concluye:” El corazón del Santo Sacrificio de la Misa ha sido profundamente modificado por el Novus Ordo. “(4)

Un inútil Intervención

Naturalmente, los progresistas estaban satisfechos con la Institutio de 1969 y con la Nueva Misa, pero los conservadores no estaban satisfechos. El 13 de septiembre, los Cardenales Ottaviani y Bacci enviaron a Pablo VI la conocida Intervención titulada Breve Examen crítico del Novus Ordo Missae.

 

intervención baccii ottavian

La Intervención de Ottaviani no logró cambios esenciales en la forma de la Nueva Misa

En él señalaron que la Nueva Misa “represetaba en su conjunto y en sus detalles, un alejamiento notable de la teología católica de la Misa, como se formuló en la sesión 22 del Concilio de Trento, que erigió una barrera infranqueable contra toda herejía que pudiera afectar a la integridad del misterio. “(5)

Para desviar las críticas que hacía este documento, se publicó un nuevo texto que revisada la Ordenación General, el 26 de marzo de 1970, con un prólogo a la Institutio que presentaba algunos principios doctrinales de la doctrina católica ausentes en la versión 1969. Sin embargo, un estudio cuidadoso de este prólogo no muestra modificaciones esenciales en relación con el documento de 1969, porque no se hizo ningún cambio significativo en el texto de la Nueva Misa (6). No se dio entonces “una forma más aceptable” o ni tampoco se produjo la victoria, incluso parcial, sobre la Nueva Misa de la Institutio de 1969, como fue pregonado por algunos escritores tradicionalistas y conservadores para ganarse el favor de la comisión Una Voce y el de los autores de la Intervención. Por su intención de destruir que se observa incluso en la forma latina original del documento de 1969, el Novus Ordo llegó a ser una parodia doctrinal que muestra claramente su intención de destruir la Misa Tridentina. Fueron reemplazados o desechados un total de 35 oraciones lo que es aproximadamente el 70% de la Misa tridentina, así como muchos versículos y respuestas breves, más de 20 signos de la Cruz, 12 genuflexiones y varios otros actos de reverencia. (7) De este modo se logró la ruptura con la Sagrada Tradición y el Dogma. Hay que recordar que los autores de esta parodia fueron los miembros del comité llamado Consilium quienes fueron dirigidos por el Arzobispo Bugnini, cuyas conexiones Masónicas son casi seguras. Para colaborar con el grupo estaban seis observadores protestantes, a quienes Pablo VI agradeció públicamente su ayuda en la “re-edición de una manera nueva los textos litúrgicos … para que la lex orandi (la ley de la oración) se ajustara mejor a la lex credendi (la ley de la fe ). “(8) Uno sólo puede preguntarse cómo unos herejes protestantes podrían ofrecer cualquier ayuda en la formulación de un rito que rechazaban.

 

observadores Consilium

Pablo VI recibe a los observadores protestantes en una reunión del grupo Consilium establecido para. reformar la Misa

En conclusión, cabe señalar que la Nueva Misa de Pablo VI en 1969 está notablemente de acuerdo con la Misa Anglicana de Cranmer de 1549. Un procedimiento análogo de cambios gradualmente hechos también fue utilizado para preparar a los fieles a aceptar estos dramáticos cambios y las explícitas herejías del anglicanismo. (9)

Al ser las Misas del Novus Ordo más del 95% de las misas de rito romano en el mundo, los católicos tradicionales que tienen acceso a las misas tridentinas pueden sentirse especialmente bendecidos.

Al actual Papa Bergoglio no le gusta la misa tridentina [por lo que no sería extraño] que la derogue, acto que sería ipso facto inválido. Tristemente los observadores diocesanos que controlan a los sacerdotes que dicen la Misa Tridentina también especifican que aquella Nueva Misa llamada la Misa híbrido [de 1962] aprobada por Benedicto, resulta algo caótico para ellos y sus congregaciones.

Sólo cuando se haga la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de Nuestra Madre Santísima conforme a lo dispuesto en la gran aparición en Tuy, España, el 13 de junio de 1929, a la Hermana Lucía, en presencia de la Santísima Trinidad y de la Santísima Madre, será el fin de esta apostasía . Esta solicitud se hizo hace 86 años, y es poco probable que el actual Pontífice – que nunca se refiere a Fátima y el Rosario, haga la consagración. Lo más probable es que nos sobrevenga el gran Castigo que se predijo caerá sobre un mundo infiel, en Fátima y Quito. Pero tenemos la promesa de Nuestra Señora que luego, después de la gran limpieza, la Iglesia Católica será restaurada a su antigua ortodoxia, a la pureza y a la belleza. Continuará

 

  1. Atila S. Guimaraes, En Aguas Turbias del Concilio Vaticano II, Maeta: 1999, pp 234-235..
  2. Ibid., Pp. 230 hasta 233
  3. Ibid., Pp. 233-234.
  4. Ibid., P. 234.
  5. La Intervención Ottaviani: un estudio crítico de la Nueva Misa, edición en línea
  6. A. Guimaraes, En Aguas Turbias del Concilio Vaticano II, p. 226.
  7. Padre Paul Trinchard, Novus Ordo Condemned, Metairie LA: Maeta. 1997, p. 34.
  8. A. Guimaraes, En Aguas Turbias del Concilio Vaticano II, p. 260.
  9. Esta similitud se revisa en detalle P. Noel Barbara, “una similitud Inquietante Entre las reformas protestantes de 1.549 y las reformas de Pablo VI desde el Vaticano II” Fortes en Fide, No. 12, 1983

6 replies »

  1. El Novus Ordo debe ser prohibido en cuanto venga un buen Pastor y excomulgado aquel que lo celebre o promulgue. Yo en cuanto veo imágenes del Novus Ordo me pongo malo, es que es un rito que me deja un tanto extraño, parece algo mundano de la línea “progre”, es como una celebración bastante desacralizada y con bastantes elementos profanos y de la política liberal, no soy capaz de ver algo santo ahí.
    Muchos dicen que esto es cosa de gustos y que no se debe menospreciar el Novus Ordo, pero en fin, ya con eso me dan la razón en que hay dos Misas diferentes “a gusto del consumidor”, y entonces yo la pregunta que me hago es ¿dónde está la Unidad de la Iglesia aquí? Porque vamos, no se puede servir a dos señores, dijo Cristo, pues a uno se le amará más que a otro, y con la Misa igual, no pueden existir dos Misas al mismo nivel, y ya se ve que la Misa Tridentina es bastante despreciada y la Novus Ordo es la oficial, por tanto, se han burlado de la perpetuidad que formuló San Pío V y de su indignación con aquel que desprecie su Misa.
    Hablan de cisma en este Sínodo, cuando yo el cisma enorme que veo es tras el CVII, todo quedó dividido y hay como dos Iglesias, que en unas cosas parecen iguales, pero en otras son muy diferentes, y aquí es donde uno se pregunta dónde quedó la Unidad de la Iglesia y entonces es cuando se concluye que probablemente es que hay dos Iglesias, una falsa y otra verdadera.

    Me gusta

  2. Servidor las Notas de la Iglesia son cuatro, Una, Santa, Católica y Apostólica.
    La Unidad que es una de las Notas de la Iglesia Verdadera, consiste en el Culto – Fe – Gobierno, en ese orden; el Gobierno es para defender el Culto y la Fe, no para destruirlo, que es lo que hicieron desde el vaticano 2.
    Puesto que el Culto en la Liturgia vehiculiza doctrina, si cambian el culto cambian la Fe.
    Por lo que luego de ese concilio se ha destruido la nota de Unidad.

    Me gusta

  3. Vengo con la esperanza de que alguien podrá aclarar mis dudas…si he entendido bien, la Misa(de 1962) que dicen “autorizar” en la Summorum Pontificum, tampoco es la verdadera? ¿No es válida entonces?
    Me dicen que ya nadie celebra la Misa anterior a 1962 y que sería sólo para los “puristas “.

    Me gusta

  4. Silvia: Se lo hago muy sencillo. San Pio V codificó (no inventó) la Santa Misa a PERPETUIDAD, y quien osara tocarla, o transformarla o cambiarla, incurriría en la maldición de los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo. Ahora bien, el masón Roncalli (alias Juan XXIII, el “bueno”) “tocó” el Cánon -de suyo irreformable- agregando, en 1962, “piadosamente” a San José, con lo cual daba a entender que el Santo Sacrificio podía ser reformable (en contra de la perpetuidad dada por San Pio V). Y además incurrió en la maldición dicha antes.
    Lutero había dicho que si lograban cambiar la Misa, destruirían la Iglesia, y es lo que hizo Paulo VI, quiso demoler la Iglesia, sustituyendo la Santa Misa Católica, verdadero y único Sacrificio de Cristo, por la cena protestante que la Ramera o iglesia oficial (que ya estaba eclipsando a la Iglesia Católica en ese entonces con falsa jerarquía e inválidos Sacramentos) adoptó como su ritual propio. No conformes con eso cambiaron también los Rituales de la Consagración Episcopal y el de la Ordenación Sacerdotal, destruyendo los dos “obstáculos” que impedían la instalación y la propagación -de parte de la iglesia conciliar- de la Apostasía como religión antropocéntrica e idólatra. Los decretos provenientes de la falsa autoridad de los anti-papas (desde Roncalli hasta el actual Bergoglio) carecen de validez para los católicos, pues ellos no son autoridad, y hay obligación de denunciarlos y resistirlos por herejes y destructores del Dogma y de la Moral, pues la Iglesia Católica es indestructible, aunque no se halla (fisicamente) más en Roma.
    Hay verdaderos Obispos y Sacerdotes que rezan la Misa llamada de San Pio V, en la actualidad, y son los que mantienen la continuidad del Orden Sacerdotal, aunque no reconocidos como tales por la falsa iglesia que no es EN NADA católica. En ellos y en los fieles que nos mantenemos alejados de la Ramera, perseverando con firmeza en la Fe, descansa la Promesa de Jesucristo que “las puertas del Infierno no prevalecerán” sobre la Iglesia, en este momento con Sede vacante desde la muerte de Pio XII.
    Por tanto y para finalizar el pequeño informe le digo que las únicas Misas válidas son las que se rezan en la actualidad sin las “reformas” del masón Roncalli. Fuera de esto, algunos podrán decir que Lefebvre y su Fraternidad rezan la Misa católica, pero no es así, por dos razones: porque hay serias y graves dudas acerca de la validez del Orden Sacerdotal en ellos, y porque adoptaron la reforma del Cánon que hizo el masón Roncalli, además de ser objetivamente una secta cismática, porque reconocen a los herejes por verdaderos Papas y no obstante se resisten en obedecer la “autoridad” de ellos en lo que consideran -ellos- que no se debe obedecer, dándose la atribución de juzgar lo que ellos creen como “Santa Sede”, y como “sumo Pontífice”.
    Los “puristas” no existen, existimos los católicos.

    Me gusta

  5. Silvia, desgraciadamente si dices cosas demasiado tradicionales, o sea cosas verdaderamente católicas, te dirán esas cosas de purista, fundamentalista, fanática, etc.
    Yo sólo por decir a uno del Novus Ordo que me parecían fatal los gestos de complicidad con las herejías de los Papas Conciliares, ya me tachó en seguida de fanático, soberbio, fundamentalista y que sigo la palabra que mata el espíritu, cosa que obviamente me dolió, no porque sean desprecios, sino porque me lleva a grandes dudas como “¿y si tiene razón? ¿y si estoy yo equivocado? ¿y si estoy camino al Infierno?”, pero gracias a Google, en seguida busco imágenes o cosas de los Neo Papas y se me disipan las dudas y digo “no, no estoy equivocado, esto no puede ser la Iglesia de Cristo”.

    Me gusta